Bertso Singers

Topet, Pierre (1998 version)

Etchahun. Bardo rústico suletino, nacido en Barkoxe (Barcus) en fecha incierta, probablemente el 27 de septiembre de 1786. Su figura ha sido objeto de contradictorias interpretaciones populares y el eco de su quehacer poético resuena todavía en tierra vasca. Debernos a la ejemplar investigación de Jean de Haritschelhar (1969) los datos exactos de su atormentada biografía.

Pertenecía, por ambas ramas, a familias labradoras acomodadas. De sus primeros datos biográficos sólo se conoce la versión que ofrece en Etxahunen bizitziaren khantoria de 1834, según la cual su vida fue un continuo cúmulo de desgracias y persecuciones ya desde la cuna. Pequeño, feo, sospechoso según él de bastardía, trabaja en el campo desde los diez años lo cual no obsta, sin embargo, para que sea el candidato a heredar no sólo la casa materna sino también "Topetia", la de su tío paterno.

Su primera gran frustración se produce a los 17 años cuando, tras dejar embarazada a la sirvienta del caserío, María Róspide, es desheredado por su tío y amenazado de serlo también por su padre. Abandona, pues, a su amante. Fruto de su gran dolor será su hermoso poema Urx'aphal bat (Una tórtola) de años más tarde.

En 1808 contrae matrimonio con la novia que le designan sus padres, Engráce Pelento, y pasa a ejercer el mayorazgo de "Etchahunia". Matrimonio desgraciado que engendrará seis hijos y se perderá en disputas y malos tratos debidos a las discrepancias y a los celos masculinos.

En 1819, tras haber reaccedido a la herencia de "Topetenia", pierde el juicio con sus parientes y con ello el caserío. A continuación y, tras la muerte de su madre, con la que tampoco se entiende, sobreviene un pleito entre Etchahun, por una parte, y su padre y hermanos, de otro; "Etchahunia", su heredad, es repartida (1821) en virtud de la aplicación del código napoleónico que permite el reparto de los mayorazgos. Por estas fechas comienza a sospechar que su mujer le engaña con su vecino, lo cual contribuye a acrecentar su natural irascibilidad.

Pero este carácter litigioso y antisocial no se va a manifestar sólo en relación con su entorno familiar. En octubre de 1821 es condenado a prisión por asestar un hachazo a un hombre que le reclama una deuda. Dos años de condena a los que habrá de sumar otros tres (Saint-Palais, Pau, Agen) a los que se hace acreedor por un asunto de moneda falsa. Topet reflejará en sus versos un cerco social de visos paranoicos; su mujer, el amante (Heguiaphal), un supuesto bastardo de ambos, su familia extensa, los carceleros, el sistema judicial, todos conspiran para arrebatarle la tranquilidad y los bienes. Una huida de la cárcel de Saint-Palais acaba en nuevo confinamiento y mayor vigilancia, un recurso perdido la acarrea el pago de las costas. Sale en libertad a comienzos de 1827 pero por poco tiempo.

Roído por los celos (su mujer se ha ido de casa), profiriendo continuamente amenazas contra Héguiaphal, todas las sospechas recaen sobre él cuando un vecino es tiroteado y malherido (1 de mayo de 1827) de noche en un camino cercano a su caserío. Etchahun se esconde durante una temporada en los montes de Zuberoa. Pero sus intenciones no parecen ser buenas; tras haber permutado "Etchahunia" por una casa más pequeña (comprometiéndosele en metálico el resto), varias casas de Héguiaphal son en octubre pasto de las llamas. Una pieza de convicción -la canción Mündian malerusik (Por desgracia en el mundo) compuesta en esos días y dada a conocer de mano en mano- va a proporcionar la prueba de su culpabilidad. Etchahun es encarcelado en febrero de 1828 acusado de intento de asesinato (la víctima, pese a lo que perduró en la tradición, no llegó a morir).

Pero, en el sonado juicio que tiene lugar en Pau ese verano, el jurado lo declara no culpable y es dejado en libertad pese a tener a toda la opinión pública coterránea en contra. Es durante este juicio cuando su caso salta a los periódicos y el poeta alemán Albert von Chamisso (1781-1838) lo descubre y convierte al bardo en un rebelde romántico encadenado a su destino. Fruto de este descubrimiento será en 1831 el poema Des Basken Etchehons Klage.

Vuelto a casa, comprueba su impopularidad, sus deudas y la malquerencia de los suyos. Antes de reemprender, sin embargo, lo que va a ser el gran tema de sus siguientes doce años -la recuperación del patrimonio- marcha, a finales de octubre de 1831 de peregrinaje a Roma, no sin componer antes uno de sus mejores poemas, Bi berset dolorusik (Dos versos doloridos). Al volver, seis meses después (26 de abril de 1832), dice haber estado en varias cárceles e incluso ante la Virgen de Loreto, relato que plasma en el gran poema Ahaide delezius huntan. (En esta atmósfera deliciosa), su obra maestra al decir de los entendidos Larrasquet y Echaide.

De regreso a Barcus reinicia su vida de litigios aunque esta vez confía también en la mediación de terceros a fin de conseguir transacciones que le permitan recomponer lo que considera su patrimonio. Consigue que su mujer vuelva con él y se reconcilia con sus hermanos y hermanas, recupera, en 1832, "Etchahunia", casa a dos hijos. En adelante, años de furor romántico y de la primera carlistada, su fama de improvisador crece. Durante el viaje de 1833 de Ernest Legouvé compone para él Musde Legouvé. También dedica una canción-poema al procurador del rey, Clérisse, que le insta a que escriba el poema autobiográfico que ya hemos mencionado: Etxahunen bizitziaren khantoria. En 1838 compone su vengativa sátira contra la heredera de Gaztalondo, Gaztalondoko prima (La heredera de Gaztalondo), y en los primeros 40 Üdoien prozesaren khantoria (El cantar del proceso de Üdoi). En junio de 1841 se le invita a recitar -o cantar- un epitalamio, Sohütako ezteitan (En las bodas de Sohüta), en el castillo de Chéraute con ocasión de la boda de Adelaida de Caricaburu con J. Baptiste de Rouihan. Es muy probable que cobre por estos menesteres artísticos.

Sin embargo, su espíritu retorcido le impide disfrutar de este armisticio. Reinicia sus reclamaciones contra el dueño de "Topetia", su hermano Jean, al que acusa de haberle despojado aprovechando su estancia en la cárcel. Para ello no duda en falsificar un documento y, cuando es descubierto, huye, cubierto de deudas, a finales de 1842, a España, donde acude en peregrinación a Compostela.

En los dos años que dura su ausencia es condenado a diez años de trabajos forzados, cien francos de multa y costas; sus bienes son depositados judicialmente y su hijo Joseph pasa a heredar «Etchahunia». De regreso en el invierno de 1844, su contumacia le ha vuelto a poner a la sociedad y la familia en contra; ni en su propia casa se le recibe. Es así cómo los gendarmes lo apresan y es encarcelado en Pau donde en un juicio (agosto de 1845) en el que, vestido de peregrino, simula enajenación mental y extremada religiosidad, se le rebaja la pena a tres años de prisión, cien francos y costas. Repite la puesta en escena en casación y consigue rebajar aún un año, ingresando en la prisión de Lot-et-Garonne el 24 de febrero de 1846 donde permanecerá hasta el 20 de diciembre de 1847.

A partir de este momento las cosas le irán de mal en peor; su mujer, harta de los litigios maritales que ponen en peligro su dote, consigue la separación de bienes y su familia le huye (inspiración de Idorroki olha ). Vive en Garindein, en casa de un hermano aparcero del señor Basterreche de Tardets, hasta 1850. Lleva a pleito a su hijo y heredero del que consigue una renta. Por esas fechas, meses que siguen a la revolución de 1848, inaugura, a la sombra del sufragio universal, una nueva modalidad de versificación, bertso papera, electoral, que pone al servicio (y costas) de los candidatos de izquierda. J. A. Chaho y Michel Renaud, principalmente.

Pero un violento altercado con su hermano determina su expulsión en julio de 1850 y su establecimiento en una borda donde meses después alguien -él acusa a su sobrino- le atraca de noche y le da un golpe como consecuencia del cual queda tuerto. A comienzo de 1851 el sobrino es juzgado y absuelto; Etchahun no sólo pierde un ojo sino también toda credibilidad. Aquí comienza su vida maldita y errante de mendigo a través de toda Zuberoa.

Un motivo más de resentimiento se suma a su amargo catálogo: en el primer certamen de poesía vasca convocado por D'Abbadie en 1853 no se le da el primer premio -ni el segundo- a él sino a un cura, lo cual da pábulo a su anticlericalismo presente ya en la producción anterior. Bi berseten eguitez, Barkoxeko eliza y Musde Tiraz son buena muestra de su vena amarga y satírica contra un clero autoritario y engreído, acrecido por la contrarrevolución, que se vengará en sus últimos años mediante negativas de absolución.

Muerte del poeta y destrucción de su obra. En efecto, ya con 75 años, el segundo semestre de 1861 Etchahun consigue que se le haga un hueco en "Etchahunia" donde, como anota Haritschelhar, "ya sea por orden del cura de Barcus, ya por propio deseo de penitencia, todos sus papeles y cuadernos son quemados". Muere unos meses después, el 17 de enero de 1862, siendo enterrado en Barcus. Las novelas Joanak-Joan de Y. Etxaide y Etchahun, le malchanceux de Pierre Espil, amén de una pastoral, se han basado en la vida del bardo suletino.

El autor de Maria Solt eta Kastero, Sarrantzeko sentoralak (Los peregrinos de Sarrantze), Bi ahizpak (Dos hermanas), Hiltzerako kantoriak (Canto para morir), Ahargo eta Kanbillu, y una vasta producción que no ha llegado hasta nosotros, no sólo fue un bertsolari extraordinario sino también un hombre dotado de una fibra poética vigorosa que halló en la línea más tradicional un adecuado vehículo para gran número de piezas elegíacas y satíricas. Vehemencia, realismo, fuerza y sobriedad son los calificativos que ha merecido un quehacer poético muy diferente según se trate de expresar el sufrimiento de un yo atormentado o el carnaval diario de aquello que ocurre a los demás. En cuanto a las comparaciones con otros poetas, sólo pueden establecerse en función de coordenadas semejantes.

A este respecto nos dice Haritschelhar: "incidentalmente, debido al hecho de que tanto Villon como Verlaine tuvieron en común con Etchaun el haber conocido la prisión, el R. P. Lhande ha llegado a escribir hablando del poeta de Barcus que éste era "el Villon o el Verlaine de la literatura vasca". Se trata de una idea, según me parece, sin pies ni cabeza. Sin embargo, esta idea ha sido retomada por diversos críticos. Orixe declaró simplemente que Etchahun es el Verlaine vasco. Zaitegi estableció una estrecha comparación entre Villon y Echahun. José María Donosty, sin embargo, rechazó la comparación con Verlaine declarándola aparente y superficial. Yon Etxaide no se declara convencido por el estudio de Zaitegi y establece a su vez relaciones entre Rutebeuf y Etchahun. Lo siento mucho pero no puedo seguirles en ese terreno... Es de mucho mayor interés establecer relaciones con otros que han podido ejercer alguna influencia sobre el poeta de Barcus y, para ello, hay que atenerse a la literatura en lengua vasca ya que Etchahun no poseía otra cultura. Las únicas vías posibles son aquellas en las que penetró M. Lafon en su artículo sobre Etchahun y Detchepare o la nuestra cuando hemos señalado la influencia ejercida por Larralde-Bordachuri".

Un disco de Herri Gogoa interpretado por N. Etchart, J. Etchart y otros recogió algunos de sus poemas.

  • ALDAPEKO. "Etxhaun bertsoak gipuzkeraz emanik", Olerti, 1964, 1965.
  • DASSANCE, L. "De la légende d'Etchahun à son histoire", Gure Herria, 1962, p. 114
  • DONOSTI, J. M. Echahun el bardo maldito
  • CHAMISSO, A. Von. "Des Basken Etchehon's Klage", publicado en Revista Internacional de Estudios Vascos, 1933, pp. 618-621, por A. Irigaray
  • EPPHERRE, G. "Etchahun Barcoche-en orhoitzapenetan eta uhuretan", Gure Herria, 1962, p. 65
  • ETXAIDE, Jon. "Amasei seme Euskalerriko", Zarautz, 1958, pp. 37-60; --: Etxahun'en Bertsoak Gipuzkeraz, ltxaropena, Zarautz, 1969; --: "txahun eta Otsalde", Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1989, 1-2, pp. 37-64
  • GALLOP, R. "Deux poèmes d'Etchahun Barkuxe", Gure Herria, 1930, X, p. 305
  • GODINOT, M. "A propos de Topet-Etchahun", Gure Herria, 1950, p. 178
  • HARITSCHELHAR, J. "Etchahunen mandoa", Gure Herria, 1960, p. 221; --: "Deux chansons perdues d'Etchahun Barkoche", Gure Herria, 1960, p. 2; --: "Etchahun et Chamisso, Detalles y datos de sumo interés" en Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1960, pp. 71-83 y Gure Herria, 1962, p. 99; --: "Manuscrits d'Etchahun récenment entrés au Musée Basque", Bulletin du Musée Basque, 1964, n.º 24, pp. 87-91; --: "Le poète souletin Pierre Topet-Etchahun", Bilbao, 1970
  • IRAIZOZ, P. A. "Etxahun euskaldunaren deitorea (Chamisso)", Yakintza, 1935, p. 347 (Trad. al español)
  • IRIGARAY, A.: "Una poesía de Chamisso sobre Etchahun", Revista Internacional de Estudios Vascos, 1933, XXIV, p. 618; --: "Bertso-Dema", en Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1948, pp. 103-105, publica Agur adishkidea y una nota
  • ITHURRIAGUE, J. "Un peuple que chante", pp. 66-70
  • LABURTZALE, P. "Etchahun", Gure Herria, 1939, p. 27
  • LAFITTE, P. "Le basque et la literature d'expression...", pp. 48-49
  • LAFON, R. "Le chanson de Métiers d'Etchahun", E. Jakintza, 1953-57, VII, p. 119; --: "Etchahun et Dechepare", Gure Herria, 1962, p. 69
  • LARZABAL, P. "Etchahun. Sei gertaldiko ikusgailua". Gure Herria, 1953, p. 38, 117; --: "Etchahun mintzo", Gure Herria, 1962, p. 140.
  • LHANDE, Pierre y LARRASQUET, Jean. Le Poète Pierre Topet dit Etchahun et ses oeuvres, Bayone, 1946.
  • MEMORIAL BEARNAIS: jueves, 25 de agosto de 1828, n.º 4, p. 3.
  • MICHELENA, Luis. Historia de la Literatura Vasca, p. 115
  • ONAINDIA, S. Milla Euskal Olerki Eder, p. 421; --: Gure bertsolariak, Bilbao, 1947, pp. 255-159.
  • ORMAETXEA, Nicolás "Orixe". "Euskal-Literatura...", Euskal Esnalea, 1927, p. 214
  • PICOCHET. "Etchahun", Gure Herria, 1926, pp. 632-634
  • VILLASANTE, Luis. Historia de la Literatura Vasca, pp. 166-170
  • ZAITEGI, Y. "Villon eta Etxaun", Eusko Gogoa, 1955, p. 44.