Udalak

Maule-Lextarre

A diferencia del resto de Zuberoa la actividad económica de la comuna gira en torno a la industria, siendo prácticamente inexistente la agricultura. La población activa es muy elevada y se calcula que más del 40 % del colectivo de Mauléon está ocupado en diversas actividades económicas. Este elevado porcentaje es consecuencia de la estructura por edades de la comuna. La agricultura es prácticamente residual; apenas acoge al 2 % del total activo.

Según el censo de 1982, el total de la población considerada activa era de 1.924 personas desglosadas en: 1.114 obreros, 127 trabajadores autónomos, 153 patronos, 239 profesionales y 291 empleados. El total de ocupados era de 1.863 en los siguientes sectores: 1.111 en la industria, 703 en servicios y 49 en el sector primario.

La industria ha sido la actividad económica de mayor importancia; dentro de la misma sobresalía el sector del calzado. Se trataba de un sector con gran tradición y estructurado en empresas de tamaño reducido y de tipo familiar.

La alpargata y la economía de Mauléon

La emigración, tan importante en Zuberoa y tan perjudicial para la agricultura, está en el origen de la industria alpargatera. Efectivamente, los emigrantes encargaban en Mauléon las alpargatas a las que estaban acostumbrados y que no encontraban en América. Citemos a Th. Lefebvre:

"En 1868, los emigrantes establecidos en Argentina solicitaban que se les enviasen suelas de alpargatas del país, ya que había muchos alpargateros que trabajaban a domicilio; los alpargateros de la región de Mauléon se las enviaban a través de recaderos que acudían a buscarlas en coches. De este modo, el desarrollo del comercio ultramarino fue el que inició y fomentó la gran industria de la región de Mauléon. Los alpargateros hacían venir de Dunkerque el hilo de yute con el cual fabricaban a mano la trenza necesaria para confeccionar las suelas de las alpargatas".

El fabricante de alpargatas aparece en Mauléon a partir de 1850. En realidad, él no las fabrica, sino que compra la materia prima, organiza y distribuye el trabajo a domicilio, recoge el producto ya acabado, lo almacena, lo vende y lo exporta.

Es la familia Béguerie la que desempeñará en Mauléon un papel preponderante en el nacimiento de esta actividad. Manda trabajo al domicilio de algunos campesinos para quienes esta actividad secundaria supone una fuente adicional de ingresos, ciertamente modesta, pero novedosa y nada despreciable. El/la destajista pespuntea, monta y cose las alpargatas o sandalias, como se las llama en Mauléon, en los famosos bancos de madera trapezoidales. Todos participan, especialmente las mujeres y los niños.

La materia prima incluye la lona, fabricada en el país al principio e importada posteriormente, hasta que un hijo de la familia Béguerie abre en 1910 una tejeduría en Mauléon, así como la cuerda de esparto traída al principio de España, y luego de yute, procedente de la India y de los países asiáticos.

Esta actividad se expande rápidamente y los fabricantes de alpargatas se multiplican. En 1864, los pedidos masivos de Brasil y de Venezuela enriquecerán a los fabricantes. Hacia 1868, las cuatro quintas partes de la fabricación de alpargatas van a la Plata, Argentina e Uruguay, donde los suletinos mantienen corresponsales activos. Durante los treinta primeros años (1850-1880), la fabricación de alpargatas será casi exclusivamente patrimonio de los campesinos de los alrededores.

A partir de 1880, la industria de Mauléon se concentra en las fábricas Béguerie, Cherbero, Barraqué y otras que nacen en ese momento. Conocerá una gran prosperidad con la aparición de los motores eléctricos. Algunos fabricantes construyen su propia central hidroeléctrica sobre el río (Cherbero, Béguerie). Surgen nuevos mercados y las minas del norte de Francia son grandes consumidoras de alpargatas.

La mano de obra local es insuficiente y a partir de 1875 los industriales llaman a los aragoneses y roncaleses que constituían una mano de obra estacional, y muchos de ellos se van estableciendo en la ciudad. En 1891 los inmigrantes constituían el 21% de la población de Mauléon, y el 31% en 1911.

La evolución económica de Mauléon sigue su curso tras la primera guerra mundial. Aparecen nuevos industriales: Bidegain, Pourtau; la fábrica Barraqué, fundada en 1865, pasa al yerno, Henri Saubiette, y se convierte en la fábrica Saubiette en 1924. Aguer abre su fábrica hacia 1920, Etchandy en los años 30, así como René Elissabide.

Una nueva alpargata con suela de caucho surge hacia 1935 en la fábrica de René Elissabide, que lanza la marca Regum, y posteriormente, en los años 50, la marca Pataugas .

En los años 60, la competencia extranjera, principalmente asiática, se hace cada vez más patente. La producción cae un 20 %. Elissabide cierra en 1965. En los años 70, la producción, que se ha recuperado algo, debe enfrentarse de nuevo a la competencia, española primero y luego china.

En 1985, Mauléon padece la crisis de las industrias tradicionales: las fábricas de alpargatas, que eran unas 40 en 1946, ya no son más que 5 en Mauléon. Tan sólo quedaba una sola empresa importante, la de Etchandy, que empleaba a más de 200 personas y que a comienzos del siglo XXI estaba a punto de cerrar.

La alpargata ha marcado el destino de Mauléon y la economía de Zuberoa durante más de un siglo. Hoy en día, esta industria única se ve afortunadamente complementada por actividades novedosas y diversas: industria agroalimentaria, queserías, tejidos polares (Tissages du Saison, Ets. Béguerie), botas de seguridad de caucho (Ets. Etchegoyhen), mecánica, materiales compuestos, carpintería metálica, informática, servicios y muchas más.

El sector terciario es el otro gran eje de la actividad económica de Mauléon. A finales del siglo XX daba ocupación al 38 % del total activo.

Junto a servicios propios de la comuna encontramos otro cuyo radio de acción traspasa los límites municipales. Mauléon cuenta con un Hospital de Medicina General y Maternal con capacidad para 35 camas y dos consultorios médicos. La comuna pertenece a la circunscripción sanitaria de Oloron cuya área comercial ejerce notable influencia sobre Zuberoa.

Se contabilizaban asimismo 7 entidades bancarias (2 Cajas de Ahorro y 5 Bancos) y 3 hoteles con capacidad para 50 personas. Las comunicaciones con el B.A.B. y Lapurdi litoral se hacen a través de Saint-Jean-Pied-de Port y Cambo-les-Bains. Mauléon es núcleo terminal de vía férrea. El ferrocarril que enlaza con Bayonne y consecuentemente con la franja litoral lo hace a través de Sauveterre de Bearn y Puyoô fuera de los límites históricos de Euskal Herria.