Toponimoak

Argentina

Los centros vasco-argentinos son los lugares donde se incuban estas actividades. Citaremos algunos: Laurak Bat, Centro Vasco-Francés, Gure-Echea, Euzko Txokoa, Centro Navarro y las entidades Acción Nacionalista (PNV), Emakume Abertzale Batza (PNV) y Liga de Amigos de los Vascos en Buenos Aires. El centro educacional y benéfico Euskal Echea, de Llavallol; Zazpirak-Bat, de Rosario; Euskaldunak denak bat, de Arrecifes; Euskal Etxea, de Quilmes; Laurak-Bat, de Bahía Blanca, otros que escapan a nuestra memoria, e innumerables canchas deportivas y sitios de reunión desparramados por toda la inmensidad argentina. Publicaciones como La Baskonia (f. 1893), La Euskaria (f. 1906), Euzko Deya (f. 1939), Nación Vasca, Gernika, Aritza, Boletín Americano de Estudios Vascos (f. 1943), dan detallada cuenta de todas estas actividades que abarcan toda la gama social y cultural. Esta se desarrolla en íntima compenetración con la numerosísima sociedad vasco-argentina, integrada en todos los organismos de la nación.

La influencia de la generación vasca del 36 llega hasta la Universidad en todas sus disciplinas. Los Irujo, López Mendizábal, Gárate, Ildefonso Gurruchaga, G. Garriga, P. Alzo, P. Ataun, Amado Alonso, Santiago Cunchillos, R. M.ª de Aldasoro, Leo Goti, Olivares, Ruiz Añíbarro, Q. Múgica, Pedro de Basaldua, Jesús de Zabala, los Gamboa, Kaperotxipi, Fagoaga, Cruzalegui, Archanco y tantos otros que escapan a esta somera relación, escriben en la prensa diaria, en revistas y periódicos de la colectividad vasca, o pronuncian conferencias en altos organismos culturales y en los centros ya citados. Se abren también numerosas clases de euskera y se recuerda aquel euskera, unificado por el pueblo, que se empezó a hablar en las barriadas vascas de Buenos Aires. Veáse El euskera en América, por G. Garriga, "Boletín del Instituto Americano de Estudios Vascos", n.º 33 y Los inmigrantes prósperos, de F. Grandmontagne, p. 373.

No queda a la zaga la actividad artística. Los pintores Flores Kaperotxipi y J. León Cruzalegui se encargan de organizar exposiciones y conferencias sobre pintura vasca. El pintor Teodoro Erentxun abrió la ruta por la que llegarían innumerables pintores y algún escultor famoso como Oteiza. Nestor Basterrechea también, de muy joven, estuvo en este ambiente. Y fueron llegando tras Erenchun, José de Bikandi, Zuloaga, los Arrue, los Zubiaurre, Cabanas, Balenciaga, Aranoa, Pascual, Ibáñez de Aldecoa Salazar Echeverría y otros. Debemos citar también al miniaturista guipuzcoano Julián de Amilibia, al pintor navarro Azarola, al bilbaíno Martín Herrero, a Pedro Mari de Irujo.

El médico guipuzcoano José A. de Ibarbia publica en 1936 un libro de Cirugía con 400 dibujos propios. Los pintores vasco-argentinos también son numerosos: Juan Aresti, Ignacio Echandi, Acebal Idígoras, Jorge Beristain, E. Larrañaga, E. Andía, María Arzuaga. v. Arte Vasco, por F. Kaperotxipi. Ekin. Buenos Aires, 1954. En las Semanas Vascas de Mar del Plata, organizadas por el Centro Vasco de dicha ciudad, tienen cabida todas las manifestaciones culturales vascas patrocinadas por la Federación de Entidades Vasco-Argentinas (FEVA). Intervienen en estas y otras fiestas los grupos folklóricos de diversas entidades, bertsolaris y pelotaris. Coros mixtos como el Lagun Onak, dirigido por el maestro Moisés Larrimbe; el de Zazpiak-Bat de Rosario, por C. Luzardi. También participan los profesores de danzas vascas Ildefonso de Azpiazu y Satur Salegui, el maestro Landazábal, el barítono Ignacio Ibarra, la soprano Carito L. de Ibarra, los tenores Antonio Miner y Gregorio Barrios, la rondalla Usandizaga, los grupos Saski Naski y Antzerti, el actor Fernando Ochoa, los bertsolaris Segundo Yurrita y Arnaldo Aguerre.

En cuanto al deporte, se manifiesta también la aportación vasca. La irrupción de los pelotaris en el ambiente argentino y sus jornadas de emoción, las hemos citado ya. Pero hay también una oleada nueva de pelotaris, muchos llegados después del 36, que anima las canchas de los centros vascos. Se pueden citar algunos como K. Areso, A. Astigarraga, L. Cortabitarte y S. Larraza. Como aizkolaris, notamos las actuaciones de los hermanos Garbizu. En el fútbol argentino participan Lecea, Lángara, Areso y Zubieta. El mismo Arrizabalaga, "Txirri", se casa en Buenos Aires. Esta eclosión vasca se refuerza espiritualmente con los retoños del árbol de Guernica que crecen en Euskal Echea de Llavallol, en el Laurak-Bat de Buenos Aires y en otros lugares de la Argentina.