Toponimoak

Nafarroa Beherea. Historia

Las llanuras de la Novempopulania -parte componente de Aquitania - conocen una oleada de gentes pertenecientes a tribus vasconas en el año 581. Gregorio de Tours consigna el acontecimiento sin especificar a qué tipo de pobladores pertenecen los habitantes de la Novempopulania de lo cual no se infiere, a nuestro parecer, que la región no pudiera conocer población permanente vasca. Lo que sí sabemos con certeza es que, por entonces, la vieja Novempopulania ha pasado ya a llamarse Vasconia y que desde el año 602 tiene un duque, dependiente de los reyes francos: Genial I, duque de Vasconia (más tarde Gascuña). A esta Vasconia, parte sur de Aquitania, pertenecerá la Baja Navarra hasta finales del siglo XII en que se incorpora, tras una serie de oscilaciones, al reino de Navarra.

Pocas noticias directas pues, a reportar. Aquitania es independiente en el 660 (duque Felix) Sabemos que en el 732 Abderramán atraviesa la Baja Navarra por Roncesvalles; en su derrota por las tropas francas y aquitanas -batalla de Poitiers- es decisiva la acción de Eudón el Grande, duque de Vasconia. Waifre, duque de Vasconia, es muerto en el año 768; la Aquitania es ocupada a continuación por Carlomagno y el nuevo duque, Ochoa, tiene que someterse al franco, que, diez años después sufre una tremenda derrota en Roncesvalles por los vascones. Según la Chanson de Roland sería en San Juan de Pie de Puerto donde se veló a los doce cadáveres de los caballeros de su séquito. Tras destituir a los duques nativos, Carlomagno decide ese mismo a ño la creación de un reino de Aquitania para titular del cual destina a su hijo Luis, recién nacido, que tomará en la historia el apelativo de "Piadoso" (Ludovico Pio).

Primera fluctuación hacia el Sur: el nuevo reino de Navarra (siglos IX-X). Tras varias revueltas, entre ellas la del a ño 813 contra Luis el Piadoso, se vuelve a la situación anterior a la tormenta franca.

En el 824 consta ya la existencia del nuevo reino de Navarra con Eneko Arista a su cabeza. En el 832 puede darse también por independizado al ducado de manos francas: el conde Aznar Sánchez se zafa de la autoridad de Pipino, hijo de Luis el Piadoso.

Ambas entidades se hallan entrelazadas por un origen étnico común, pero, lo que más las cohesiona, es el parentesco, más o menos cercano según el momento, entre sus dirigentes, como veremos a continuación. En el siglo X puede decirse que el ducado de Vasconia es hereditario y soberano; refiere Moret que a la muerte de Arnaldo, uno de los duques, se deliberó entre sus súbditos acerca del sucesor, recayendo las preferencias sobre el rey de Navarra, Sancho II (970-994) debido a que les estaba a cuento la unión con los navarros, por el parentesco antiguo y cercanía de tierras; o porque hallaron en el rey D. Sancho, derecho para la sucesión, como hijo de D.ª Urraca, que Oihenarto sospecha fue hija del conde de Gascuña D. Sancho Sánchez, o hija de su hermano, el conde D. Aznar (Anales, t. I, p. 310).

D. Sancho aceptó el ofrecimiento y franqueando los puertos de Cize con su ejército, puso en orden todo lo que pertenecía al bien público de aquel nuevo señorío. De los dos hijos que tenía, uno de ellos, García el Corvo, será investido con la Vasconia Ulterior; la Vasconia Citerior, que parece comprendía la merindad de Ultrapuertos, que propiamente llaman hoy día "vascos" y alguna parte del principado del Bearne y de los condados de Bigorra y Comange, fue directamente administrada por el monarca pamplonés, que, parece ser recibió su apodo Abarca en esta ocasión ya que

seyendo dallent del puerto vinieron los moros sobre Pamplona e cercaronla. E porque las nieves eran tan grandes en los puertos, que era el paso tan perigloso, fizo facer avarcas de cuero; e passo desta guissa, e dio salto en los moros...

(Crónica de los Estados Peninsulares).

A la cabeza del ducado de Vasconia Ulterior, convertido ya en hereditario se halla la familia Sancho, desgajada de la familia real de Navarra que desciende del hijo de Sancho Abarca. La Vasconia Citerior, -que es la que a nosotros nos interesa en estos momentos por englobar a la Baja Navarra-, fue entregada en dote a la infanta Dª Urraca, tía de D. Sancho III el Mayor de Navarra y madre del duque de Vasconia Ulterior, Sancho Guillermo. Las dos Vasconias, unidas por vía matrimonial, pasarán más tarde a engrosar el patrimonio de D. Sancho el Mayor. Bajo las leyes de la feudalidad, el territorio de la antigua Novempopulania se secciona en diversas unidades político-administrativas: vizcondado del Béarn, de Lomagne, de Olorón, de Louvigny, de Tartas, de Orthe, de Zuberoa, de Gabarret, de Tursan o Miremont, de Marsan, de Maremne, de Sault, de Lab, de Baigorry, de Arberoa, de Lavedán, de Montaner, de Aster, de Fezensaguet, de La Berthe, de Corneillan, de Dax; condados de Bigorra, de Fezensac, de Armagnac, de Gaure, de Asterac, de Pardiac y de Aure.

El señorío de Mixe y Ostabarret se desgajó del vizcondado de Dax en el primer tercio del siglo XI; se creó para dotar al hijo segundogénito del vizconde García Arnaldo, y le estaban subordinados los barones de Luxe Gramont, Bergouey, Sorhapuru y Escos del valle de Mixe y los de Ostabat y Lantabat en el de Ostabarret. El vizcondado de Arberoa fue vasallo del de Laburdi hasta la segunda mitad del siglo XI; con él completamos la nómina del primer andamiaje feudal en la Baja Navarra.

Hacia el año 1020 el duque de Vasconia, Sancho Guillermo, cede la soberanía, a su sobrino Sancho el Mayor, de las tierras de Lapurdi, Arberoa, Ossès, Baigorry y Cize, en agradecimiento a la ayuda prestada por el monarca navarro a su tío contra el conde de Toulouse. Sancho Guillermo residía con bastante frecuencia en la Corte navarra a la que le unía no sólo el interés político sino también los lazos de tradición y familia. Mixe y Ostabarret siguen dependiendo de Dax. Sancho Guillermo muere el 4 de octubre de 1032 (1030 para Oihenart) dejando solamente herederas mujeres. A la hora de traspasar sus bienes prefirió reintegrarlos a Navarra.

Toda Vasconia pasó al dominio directo de Sancho el Mayor por medio de herencia; parece ser que la voluntad del testador fue decisiva en este traspaso (Moret, t. II, p. 221) sobre todo si recordamos que D. Sancho el Mayor había ayudado a su tío contra el conde de Toulouse al que, por otra parte, también redujo.

La Vasconia pasó, pues, a engrosar los extensos dominios navarros: tierras vascas y tierras no vascas como Aragón, Pallarés y Castilla, además de feudos vinculados a Sancho personalmente como el de Barcelona, Toulouse y la misma Vasconia. A su muerte (1033), debió de traspasar ésta al duque de Aquitania (Moret: Anales... t. III, p. 61) pero

"algunos de los señores de la Gascuña continuaron algún género de reconocimiento a nuestros reyes o porque quedaron con él al tiempo de la enajenación, o porque como de príncipes más poderosos y confinantes, buscaban las clientelas y se hacían sus dependientes, admitiende honores suyos y reconociéndolos por ellos".

Entre estos "señores de la Gascuña" debieron de estar, con toda probabilidad los bajonavarros ya que en 1057 tanto el vizcondado de Baigorry -creado por Sancho el Mayor en 1033- como el de Arberoa, el valle de Ossès, el de Cize, Armendarits, Irissarry y Iholdy son feudatarios del reino de Navarra, por lo menos hasta 1120.

Mientras por un lado hay tierras bajonavarras -Arberoa, Cize, Ossés, Baigorry- que parecen seguir dependiendo de Pamplona hasta cerca de 1120 otras como son Mixe y Ostabarret, feudatarias de Dax, parecen caer en órbita, más o menos cerrada, de Aquitania. Es en estos años oscuros y en estas tierras fluctuantes de Mixe y Ostabarret cuando surgen, procedentes de la familia vizcondal de Dax, los linajes de Luxe y Agramont. Entre 1058 y 1059 da comienzo la usurpación del vizcondado de Dax por García-Arnaldo, señor de Mixe y Ostabarret, tío del vizconde. A su muerte, Mixe y Ostabarret siguen desgajadas de Dax, a disposición de los hijos de García-Arnaldo.

Asistimos en este momento a una de las mayores sorpresas que pueda depararnos la historia de Navarra: el nacimiento físico de los bandos agramonteses y beamonteses y a su calidad de hermanos ya que tanto los Agramont como los Luxe descienden del usurpador García-Arnaldo, los primeros de Bergoin-García -hijo de García Arnaldo- y los segundos de otro García-Arnaldo, su nieto, ambos segundones. Las dos familias más poderosas del país, las que lo dirigirán y las que lo destrozarán, han nacido hijas de la misma sangre.

Un par de siglos después el hecho se repite pero ya en tierras altonavarras; vemos que por las venas de beamonteses y agramonteses alto-navarros corre la misma sangre, procedente

"de un mismo origen, que fue el rey D. Felipe III el Noble, abuelo común de unos y otros. De los mariscales marqueses de Cortes por D. Leonel de Navarra, hijo natural del rey D. Carlos II, y de los condestables condes de Lerín por D. Carlos de Beaumont, hijo (natural también) de su hermano, el infante D. Luis, conde de Beaumont, en Francia: de suerte que D. Carlos y D. Leonel eran primos hermanos y en ellos comenzó la enemistad de las dos familias... por los celos de la mayor gracia y favor del Rey..."

(Moret: Anales.., t. VI, p. 365).

A la muerte de Fortún I Sancho (1062) vizconde de Lapurdi, vasallo del rey de Navarra Sancho IV el de Peñalén, su hijo, Fort-Fortun, recibe en herencia los valles de Arberoa, Cize y Ossés, y se titula vizconde de Arberoa, cosa que también harán su hijo, García Fortún, y sucesores. En 1082 Mixe es invadido por un fuerte ejército encabezado por Céntulo V Gastón "El Joven" del Béarn, ejército que los bajonavarros logran derrotar y rechazar, muriendo en la acción un primo de Céntulo, el barón Arnaldo Guillermo Milán, y varios otros caballeros bearneses. Al cabo de ocho años la operación se repite, esta vez con éxito. Mientras las tierras feudatarias de Navarra se reparten entre los hijos del vizconde de Lapurdi. (1086) -Arberoa recae en García-Fortún, Cize en Sancho Fortún y Ossés a medias entre los dos pero indiviso- Mixe y Ostabarret son ocupadas por los bearneses (1090) que entran encabezados por el vizconde Gastón IV y permanecerán en ellas hasta, por lo menos, 1134-1136. Así pues, a las puertas del siglo XII, nos hallamos con parte del país ocupada por bearneses y, el resto, objeto del forcejeo entre Navarra y Aquitania.

El año 1104 adviene D. Alfonso el Batallador al trono de Navarra. La Baja Navarra es por entonces, un conglomerado de valles -Arberoa, Baigorry, Cize, Mixe, Ostabarret, Ossès- y un puñado de torres defensivas como Garris, San Juan de Pie de Puerto y Labastide-Clairence. Los lazos que unen a la parte bajonavarra no sometida a los bearneses con los reyes de Navarra son meros vínculos de feudalidad reforzados, a lo sumo, por la nostalgia de un remoto pasado común. Es inútil querer ver en ellos una bisagra política moderna inquebrantable "desde abajo"; se trata de un contrato personal a la figura del rey -cabeza simbólica del común linaje, fraccionado por entonces en diversas fratrias incluida la aquitana-. De ahí la extraordinaria mobilidad de los vínculos que hacen bascular continuamente a la futura Ultrapuertos entre el sur y el norte.

A Alfonso el Batallador le obedecerán así caballeros procedentes de todos los rincones vascos. Los bajonavarros participan en la toma de Zaragoza (1118) al lado de bearneses, suletinos, etc, pero apenas figuran en la Corte de Pamplona. Hacia 1120, el duque de Aquitania, duque también de Vasconia o Gascuña desde 1033, parece haber forzado este equilibrio. El valle de Ossès, el de Cize y el de Arberoa vuelven a aparecer en la órbita del ducado de Vasconia, como se desprende de un documento de donación al monasterio de Sordes firmado por el duque de Aquitania, el vizconde de Laburdi, el de Arberoa y el de Zuberoa. Otro tanto ocurre con el vizcondado de Baigorry. Todo hace pensar en una intervención armada del aquitano a la que Alfonso el Batallador contesta en 1130 con el sitio y toma de Bayona.

Moret (Anales.., lib. XVII, cap. VIII) lo interpreta en este sentido cuando asevera que

la principal (causa) y que más ciertamente se descubre es: que la ambición destemplada del duque Guillermo X con la cercanía de Aquitania tocaba ya, no como quiera en las tierras de los amigos, sino en las mismas tierras propias del rey, en los confines de Navarra la baja o tierra de vascos, que de tiempo inmemorial han sido del señorío de los reyes de Pamplona.

El P. Risco tampoco duda en seguir la interpretación de Moret. Según Campión y Yanguas, que siguen ambos a Risco, a la muerte del rey D. Alfonso el Batallador habría seguido un período de inseguridad y desórdenes aprovechado por el duque Guillermo, padre de la famosa Alienor, y luego por ésta para apoderarse de la Baja Navarra. Agrega el P. Manuel Risco que

antes de apoderarse los ingleses de Bayona y de la región hacia Navarra y el río Vidaso, todo este territorio pertenecía a los reyes de Pamplona, no menos que la Baja Navarra, que siempre poseyeron

(España Sagrada, t. XXXII, Madrid, 1878, p. 161).

Unos van y otros vienen: en la batalla de Fraga -12 de julio de 1134- muere Céntulo VI del Bearn, lo que permite recuperar, al vizconde de Dax sus tierras y al señor de Mixe y Ostabarret las suyas de manos bearnesas. Entre 1134 y 1135, Talesa, viuda de Gaston, preside la corte de gentilhombres de Mixe, pero en 1136 es ya Pedro Arnaldo de Dax quien lo hace, al lado de su vasallo, Arnaldo-Dat de Mixe que había casado con su hermana Guiraude hacia 1095. A la muerte de Guillermo X de Aquitania (1137), Alienor, la nueva duquesa de la extensa tierra aquitana -que engloba además al ducado de Vasconia o Gascuña, los condados de Burdeos y Agen y el ducado de Toulouse - hereda la Baja Navarra que, según el monje de Vézelay, Hugo de Poitiers, que escribe de 1156 a 1167, llegaba hasta los Pirineos: toda Aquitania, la Gascuña, la Basconia y la Navarra, hasta los Pirineos y Cruz de Carlos (Ibañeta). En 1140, Mixe y Ostabarret son nuevamente invadidas por bearneses. Su señor, Arnaldo-Dat, muere en la guerra que tiene lugar entre el bearnés y el vizconde de Dax, su superior y cuñado. Raymond-Arnaldo, hijo del bajonavarro accede al vizcondado de Dax, a la muerte de su titular, con lo que el señorío de Mixe y Ostabarret y el vizcondado de Dax vuelven a recaer en una misma persona. Treinta y un años durará la ocupación esta vez; en 1151, los barones más influyentes de la corte de Mixe, Pedro de Luxe, Viviano de Agramont y Arnaldo de Garris, acompañan al vizconde de Bearn, Pierre de Gabarret, en la fundación de un priorato en Ordios.

El año trascendental del siglo XII lo constituye sin embargo 1152, trascendental para el país vasco continental y para Europa. Alienor, duquesa de Aquitania, obtiene el divorcio de Luis VII de Francia y casa con el conde de Anjou, Maine y Turena, que dos años después será coronado como Enrique II de Inglaterra y duque de Normandía. Se sientan en 1152 las bases a la administración inglesa, durante trescientos a ños, de gran parte del territorio hoy francés y del vasco, en este último caso Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa. Campión, Yanguas, Risco, etc, sitúan, dos años después (1154) una sublevación bajonavarra que triunfante, habría realizado la reincorporación a la monarquía pirenaica.

Esta sería, según Risco, la primera vez en que la Baja Navarra fuera usurpada a los reyes de Pamplona, que la habían poseído desde el establecimiento del reino hasta ahora. Pero Alienor debió incluir a la Baja Navarra en la Gascuña, que junto con el condado de Poitou y el ducado de Aquitania, da en herencia a su hijo, Ricardo Corazón de León, en 1169; en el séquito del nuevo duque figuran (1170) varios caballeros bajonavarros; el vizconde de Baigorry, los señores de Belzunce y el de Armendarits acompañan al inglés en su visita a Bayona. Un año después, Pedro, vizconde de Dax y señor de Mixe y Ostabarret, recuperó el señorío bajonavarro de manos bearnesas, pero, no pudo sustraerlo de las de Ricardo. En 1177 se rebeló contra su autoridad. Algo después de las navidades de este a ño, Ricardo pone sitio a Dax en la que se halla también Céntulo III, conde de Bigorra: la ciudad sólo se rinde a los diez días por la muerte de Pedro.

Navarra, hija de Pedro, es la encargada de rendir homenaje al duque aquitano. A su muerte, el señorío de Mixe y Ostabarret, así como el vizcondado de Dax, recaen en su marido, Arnaldo-Raymond, vizconde de Tartas. Parece ser que esta rebelión se generalizó a Laburdi y la Baja Navarra, según documento de 1177 redactado por Rogerio Hoveden:

"Ricardus Comes Pictaviae fuit in Aquitania apud civitatem Burdegalensem, qui statim post Natale domini obsedit Akensem civitatem, quam Petrus vicecomes Aquensis et comes Bigorniae contra eum munierant, et infra decem dies cepit. Deinde obsedit Bajoniam civitatem, quam Ernaldus Bertrandus Vicecomes Bajoniae contra eum munierat, et infra decem dies cepit, et inde promovens exercitum suum usque ad portus Syzarae, quae nunc Porta Hispaniae dicitur, obsedit Castellum Sancti Petri, et cepit, et demolitus est illud, et compulit per vim Basclos et Navarrenses jurare, quod pacem ab illa hora peregrinis et inter se servarent in perpetuum, et destruxit omnes malas consuetudines, quae inductae erant apud Sorges et apud Espurim".

Como se ve, Ricardo aprovechó la expedición para castigar a varios nobles bajonavarros -Viviano de Agramont, el señor de Saint-Michel, etc.- por la frecuencia con que expoliaban a los peregrinos en su paso por los puertos del Cize. El misterioso castillo de San Pedro -situado probablemente en Saint-Jean-le -Vieux- fue completamente arrasado.

Algo muy importante ocurre al año siguiente de esta sublevación: el señorío de Cize recae en García-Arnaldo, señor de Ahaxe, con el que el rey de Navarra, Sancho el Sabio, tramita el traspaso del valle heredado donde establecerá la Castellanía de San Juan de Pie de Puerto, avanzadilla de lo que con los años constituirá la merindad de Ultrapuertos. El guardián de esta ciudadela real en tierra bajonavarra se denominará castellano (alcaide). Del 1184 a 1186 estará a su cabeza Johannes le Briays. Una carta del II de las calendas de sept. de 1188 menciona a Martín Chipia como tenente de la castellanía para el rey D. Sancho el Sabio. El cargo es de duración breve; Martin Chipia, por ejemplo, pasa a ser alcaide de Azagra en 1201, de Miranda de Arga en 1202 y de Azagra nuevamente en 1206 y 1208. En 1191 consta un tal Pedro de Arróniz como teniente del cargo y en 1194 un tal Rodrigo de Baztán. San Juan de Pie de Puerto, sede de la castellanía, irá aglutinando bajo sí los distintos territorios bajonavarros; su castellano o alcaide se denominará por entonces "guardia de las tierras de Ultrapuertos", equivalente a baile general o merino.

Ricardo Corazón de León no parece haber reaccionado ante esta implantación de una cuña por el soberano vecino -recordemos que por estas fechas su vida es un continuo incidente: Tercera Cruzada (1189-1192), cae prisionero, se subleva su hermano Juan, etc. Por otra parte, su matrimonio con la princesa Berenguela, hermana de Sancho el Fuerte, suavizó las relaciones entre los dos reinos, hasta el punto de que hacia 1196 (1193, o incluso antes de 1189), para Jaurgain Ricardo cedió la soberanía de Baigorry, Arberoa y Ossès y reconoció la navarra sobre Cize. Desde este momento, estos cuatro valles bajonavarros consolidan su situación dentro del reino navarro.

La castellanía de San Juan extendió sus tentáculos políticos-administrativos a Baigorry, Ossés, Arberoa y territorio de Cize lentamente. Mixe y Ostabarret, dependientes del vizconde de Tartas y de Dax, Arnaldo Raimundo, entran también en órbita navarra en el mismo a ño: en marzo de 1196, Arnaldo Raimundo, presta homenaje al rey de Navarra, Sancho el Fuerte (Anales..., t. IV, p. 93). Pero aún ha de tardar en borrarse el viejo vínculo de estos dos valles con Dax; en lo eclesiástico perdurará hasta la Revolución Francesa a pesar del cambio político acaecido. En lo político, Pierre Arnaldo de Luxe se resistió a la soberanía navarra llegando incluso a fortificar Ostabat; no parece doblegarse Luxe hasta 1228.

Durante el reinado de dos monarcas navarros, Sancho el Fuerte y Teobaldo I, se consolida la administración, el vasallaje y la participación de los bajonavarros dentro del marco del reino pirenáico. Sancho el Fuerte perdió el Duranguesado, Alava y Guipúzcoa pero ganó la Baja Navarra y Zuberoa, cosa que muy pocos autores recuerdan, ante la magnitud de las pérdidas. El año 1200 (12 de octubre) D. Sancho otorga la primera reglamentación para el uso de los pastos del valle de Aldudes al que acudían pastores de Baigorry, Erro, Valcarlos, Baztán y Aezkoa. D. Sancho se reservó el derecho de un quinto sobre el espigueo de los cerdos lo que dio origen a que a la zona se la denominara en adelante Pays Quint o Quinto Real. El 17 de diciembre de 1203 pasa a la Baja Navarra para ser objeto de un ceremonial trascendental: juramento de fidelidad de Viviano de Agramont y 27 caballeros, en su mayor parte del país de Mixe: Guillermo Arnaldo y Bertrand de Béguios, Arnaldo de Ainciburu de Beyrie, el señor de la casa de Camou, Olivier de Berraute, etc. Firman como testigos varios nobles de Mixe, Zuberoa y Alta Navarra La integración de los bajonavarros se manifiestan aun más en la batalla de las Navas de Tolosa 1212 a la que acuden caballeros bajonavarros, laburdinos, suletinos y bearneses.

En 1228 el señor de Luxe, dueño desde el siglo XI del señorío de Mixe y Ostabarret, renuncia a sus derechos sobre Ostabarret a favor del rey de Navarra; la gente de Ostabat molerá sus granos en los molinos reales de San Juan de Pie de Puerto. El de Luxe presta al monarca navarro un solemne homenaje de vasallaje. D. Sancho procura ganarse a la nobleza bajonavarra; Teobaldo I, procedente de un país -Champaña- que se ha hecho célebre por sus ferias y dinamismo comercial, favorecerá al contrario al estado llano y, en especial, a la burguesía de las villas a las que otorgará diversas cartas o fueros. En la Baja Navarra destacamos la confirmación 1234 del fuero de Bayona que gozan los habitantes de San Juan de Pie de Puerto desde tiempo inmemorial y la carta otorgada a la villa de Saint-Etienne de Baigorry (18 de julio de 1234) confirmando los privilegios acordados por sus predecesores. Su hijo proseguirá en esta línea política de democratización. Las dos familias más importantes de Allien Puertos le rendirán homenaje: en septiembre de 1237 lo hace Arnaldo Guillermo, se ñor de Agramont, por su castillo y sucesores ; en 1247, lo harán en Olite, Raymond-Arnaldo, vizconde de Tartas, por Villanueva y su castillo, y su vasallo, Pierre-Arnaldo, señor de Luxe, por las tierras de Mixe y Ostabarret.

También juran los hijos del vizconde, Pedro de Dax y Remón Roberto. Se estipula en este homenaje, entre otras cosas, que -en caso de guerra entre Inglaterra y Navarra, el de Tartas servirían al inglés con su persona pero entregaría a un caballero vasallo suyo para que sirviera a Navarra con su persona, castillo y tierras. El rey -dice Moret- pasó a gozar de todos los derechos y francaje que acostumbraron tener los reyes sus antecesores en Mixe y Ostabarret. Como fiadores el vizconde ofreció a Ramón Guillermo, vizconde de Zuberoa, a Pedro Arnaldo, señor de Luxe, y a Gastón de Béarn. Los tres aceptaron.

A mediados del siglo XII cuando a la sociedad europea comienza a abrírsele una era de estabilidad y mayor seguridad en los caminos que en épocas precedentes, las autoridades religiosas alzan una serie de edificios destinados a acoger a los viajeros en su tránsito hacia la supuesta tumba del Apóstol Santiago. Los peregrinos podían optar por atravesar el macizo pirenáico por Somport, Roncesvalles o Irún. La ruta que desembocaba en el segundo portillo era la que atravesaba a la Baja Navarra centrando los mayores contingentes en Ostabat. Es el fraile poitevino, Aimery Picaud, autor de la Guía del peregrino o quinta parte del "Codex Calixtinus" (siglo XII) el primero que enumera las vías que van a desembocar en la encrucijada de Ostabat:

La ruta que pasa por Sainte-Foy (de Conques en Rouergue), la que atraviesa Saint-Léonard (de Noblat en Limousin) y la que pasa por Saint-Martin de Tours, se reúnen en Ostabat, y después de haber atravesado el puerto de Cize, alcanzan en Puente la Reina a la que atraviesa Somport; desde aquí un único camino conduce a Santiago.

Los hospitales fueron enclavándose sobre todo en los lugares cercanos a desfiladeros, que por entonces abundaban en fieras, sitios propicios a servir de escondrijos a ladrones y falsos ermitaños, así como a no pocos nobles que se dedicaban en aquellos siglos al honroso pasatiempo de desvalijar viandantes. Mucha tinta han hecho verter los acerbos improperios del peregrino Picaud (1140) y aun en pleno siglo XV, Alta von Harff se hace eco del peregrino del Poitu al afirmar no he encontrado gente semejante ni en país musulmán... Ricardo Corazón de León castigó a varios nobles bajonavarros por haber maltratado a peregrinos; se cuentan entre ellos a Viviano de Agramont y al señor de Saint-Michel.

Los focos de irradiación hospitalaria son las abadías de Lahonce y Roncesvalles; son los monjes premostratenses -instalados en Lahonce y Urdax en el siglo XII- y los monjes-caballeros de Malta (Hospitalarios de San Juan de Jerusalén) afincados fuertemente en Roncesvalles los que más se destacan en la erección de filiales -prioratos y encomiendas- bordeando el Chemin Romiu de Compostela, calcado sobre la vieja vía romana de Astorga-Burdeos, hasta las cercanías de Apat-Ospital (Saint-Jean-le -Vieux). Hasta esta encomienda, la ruta seguía la carretera actual, pero en Apat, el peregrino echaba a andar a orillas de un arroyuelo afluente del Harzubi, pasaba por el barrio de Zabalza, cercano a Arsorits, y llegaba a San Juan de Pie de Puerto bordeando la margen izquierda del Laurhibar. Después de este reposo, comenzaba el temido paso de los Pirineos, bien por Valcarlos, bien por el Puerto de Cize. Este último tramo era el más frecuentado; el Puerto de Cize situado entre Atheka y Bentarte, se alcanzaba a través de una caminata por la divisoria de aguas entre el río Valcarlos y el Beherobie. Desde allí se iniciaba el descenso hacia Ibañeta y luego Roncesvalles.

Durante toda la Edad Media dura el trasiego de viajeros; al llegar a las primeras décadas del siglo XVII la mayoría de los peregrinos compostelanos prefieren ya pasar por Bayona-Irún-San Sebastián-Vitoria. Quedan como viejos testigos el priorato de Luxe, los hospitales de Garris, el priorato de Saint-Palais, el complejo de Ostabat-Harambeltz, el priorato de Utziat, la encomienda de Apat-Ospital, el priorato de Magdeleine, la encomienda de Arsorits, los hospitales de Irasketa y Gorosgaray, el hospital de Santa Maria de Burunza, la encomienda de Saint-Michel-le-Vieux, el priorato de Santa Maria de Orisson, y el de Arrokaluz. Algo alejadas a la ruta principal la encomienda de Mokosail, la de Irissarry, el priorato de Béhaune, la encomienda de Bidarray y el hospital de Uharzan.

Navarra consta aún de sólo cuatro merindades: Pamplona, Sangüesa, Estella y Tudela o Ribera. Lo que será con el tiempo la Sexta Merindad, la Baja Navarra, se denomina aún Castellanía de San Juan, cuyo castellano o alcaide posee, eso sí, los atributos de merino. El 5 de octubre de 1258, Brax Garcia, señor de Luxe, presta homenaje a Teobaldo exceptuando el vasallaje que debe como inmediato superior jerárquico, al vizconde de Tartas. Ese mismo año se constituye en la Baja Navarra una Hermandad o Cofradía que agrupa a los habitantes de Cize, Baigorry, Ossés y villa de Armendarits.

Teobaldo II casó con la hija del rey de Francia, San Luis (Luis IX); este estrecho vínculo le obligó a luchar a su lado contra el rey de Inglaterra, que en 1259 (Tratado de París) había tenido que renunciar a la soberanía sobre la Gascuña. El 23 de febrero de 1265 una hueste de caballeros, ballesteros, escuderos e infantería pernocta en San Juan de Pie de Puerto, a cargo del senescal de Navarra, Clemente de Launay. Otras dos expediciones pasan por San Juan, una llegada el día 6 de abril -que estuvo 35 días-, y otra el sábado siguiente a la fiesta de San Juan (15 días). Los pabellones y tiendas del rey estuvieron enclavados durante este tiempo en San Juan. Al a ño siguiente viene Teobaldo en persona; el 20 de septiembre extiende cartas por las que dona a Arnaldo-Guillermo de Agramont y a su hijo 10 caballerías y 6 a sus descendientes. El noble Agramont le había prestado homenaje, dos días antes, por él y por sus sucesores. Como ya dijimos, D. Teobaldo también tendió como su padre, a fortalecer la vida municipal; sin llegar a una lucha abierta contra la nobleza, ésta vio sustraerse a su poder pueblos enteros. En la Baja Navarra estipuló las contribuciones y privilegios de Iholdy y Armendarits (Aix de la Provenza, 7-VI-1270) días antes de partir a la Cruzada con San Luis, su suegro. Este fuero confirmado por Luis I "Hutin" en 1307 establecía tres tipos de ayuda al rey: cuando éste marchara a Ultramar, cuando casara a su hija primera y en rescate de la persona del rey. Partió, pues, a la última de las Cruzadas acompañado de navarros de ambos lados. A los bajonavarros -Belzunce, Irumberry, Uhart, etc.- los encabezaron el señor de Agramont con toda su parentela y bando así como el de Luxe con los suyos.

El matrimonio de Juana provoca una controversia en el reino que desembocará en la guerra de los barrios de Pamplona (1276). El concejo de San Juan de Pie de Puerto prestó homenaje de fidelidad a D.ª Juana el 5 de mayo de 1276 poniendo de manifiesto su satisfacción por el matrimonio de ésta con el hijo del rey de Francia, Felipe el Hermoso. En este año y el siguiente, el prior de San Juan visita Pamplona para gestionar la paz del reino. En la intervención de Beaumarchais en Pamplona participa Luxe con sus mesnadas. En 1291 fueron enviados mensajeros a los señores de Luxe y Agramont para que acudiesen a la hueste de Salvatierra. Al cabo de tres años, Remón Arnalt de Tartas presta homenaje a la reina por las tierras de Mixe y Ostabarret en nombre de su sobrino, Arnalt Arremont, que es menor de edad. A finales de siglo (1298) asisten a las Cortes de Pamplona los diputados de San Juan de Pie de Puerto, valles de Cize, Arberoa, Ossés y Baigorry. La asistencia a las Cortes de Pamplona será esporádica con la excepción de los diputados de San Juan.