Udalak

Pamplona / Iruña

Pamplona y su equivalente vasco Iruñea (o Iruña) son dos de los topónimos de nuestra tierra a los que los estudiosos más atención han prestado. En los siglos XVI-XVII se explicó el nombre eusquérico como Iriona 'ciudad buena', Irienea 'ciudad mía' e Iruona 'tres buenas' (Jimeno & Salaberri, 2006: 84), y no podemos decir que todas estas explicaciones sean infundadas, ya que hace unos años Mitxelena creía que Iruñea o Iruña podía ser, en origen, 'villa, ciudad buena' (véase más adelante).

Poza (1587: 27v) ya intuyó en el siglo XVI que en la base del topónimo Pamplona estaba el antropónimo Pompeyo: "Paleampolis, Pompeyopolis es la ciudad de Pamplona silla Episcopal y metrópoli del Reino de Navarra. Fundación de Pompeyo Magno después de haber sujetado a los Vascos", y fue Bähr (1948: 33) el primer autor moderno que se percató de que el topónimo Pompaelo, Pompailo con el que los geógrafos clásicos denominaron la ciudad y origen del nombre castellano actual contenía el elemento ilu, que podría estar presente en Iruñea o Iruña (Iruna según el lingüista vasco-alemán, de un anterior Illu-ina), además del nombre Pompeius del proconsul romano. Antes Luchaire (1973 [1879]: 156) se había mostrado de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Historia de 1802, que al parecer seguía a Traggia, al pensar que el segundo elemento del nombre de la capital navarra era one, une 'lugar'.

Caro Baroja (1945: 189) cree que la base del nombre eusquérico de la capital de Navarra y de la Iruña alavesa es irun, aumentativo de iri, uri 'ciudad', que se puede identificar con Irun, nombre de la localidad guipuzcoana, pero no sabemos en qué se basa el mencionado autor para hacer esa afirmación. Untermann (1976) considera que Pompaelo, Pompelo es un nombre ibérico, no vasco, en el que además de Pompeius está -iltu-, es decir, que en ibérico el topónimo se habría escrito *pompai-iltu 'Pompeiopolis' de donde deduce que iltu significa 'polis, ciudad'. Tovar (1977) se muestra en desacuerdo con el lingüista alemán y cree que la leyenda olcairun de la moneda encontrada en la región vascona se puede traducir por 'la Iruña de la olca ('campo bien arado')'; el problema que esto plantea es que habría que pensar que el paso habitual en euskera de l a r entre vocales ya se había cumplido para fecha muy temprana. Salva este obstáculo el lingüista español diciendo que en euskera, en zonas marginales, ha habido resistencia al mencionado cambio l > r en posición intervocálica, hecho que explicaría la presencia de Pompaelo frente a olcairun.

Mitxelena (1979: 26), siguiendo a Bähr y contradiciendo a Untermann, considera que en la forma latina Pampilone el final -ilone "doit correspondre, d'une façon ou d'une autre, à basque Iruiñea" y que procede de una anterior *il + vocal, no de *iL + vocal escrito -Lt- (-iltu-) en ibérico, ya que, de lo contrario, no se podría explicar la r del nombre vasco actual. La base, por lo tanto, es hiri 'villa', 'ciudad' (de un anterior ili) y el final podría ser quizás el adjetivo on 'bueno, buena', con -e paragógica (como en adore 'ánimo', 'valor', de un anterior ardore y este, a su vez, del español ardor) o resultado del uso del topónimo en casos locativos, y -a tal vez artículo (como eskuin, eskuina 'mano derecha', pronunciado eskuña, de *eskuine, palabra compuesta de esku 'mano' y on, o Lekuine nombre vasco del oficial Bonloc, de leku 'lugar' y el mencionado adjetivo on; Mitxelena, 1977: 149). Irigoien (1992: 153-155) piensa que Iruñea (y también Iruña e Irun) equivale a la voz románica medieval castro; la forma Pamplona, en la Edad Media Pomplona, procedería según este investigador de *Pompe[i]- + *ilon 'ciudad de Pompeyo'.

Hace unos años J. Mª Jimeno (1993) defendió que Runa, antigua denominación del río Arga que pasa por Pamplona, procedía del nombre de la ciudad. En un trabajo más reciente Jordán (2001) invierte la hipótesis de Jimeno y considera que es el río, que hace derivar de *Irumna, el que ha dado el nombre a la ciudad. Para *Irumna plantea dos posiblidades: a) que proceda de una base *ir desconocida más *umna 'río' (como en Garumna > Garona) y b) que el hidrónimo sea un derivado de reu- / ru- 'fluir'. Sin embargo, hay dos obstáculos importantes: a) que de Runa no haya salido *Urruña (Urruña es una localidad labortana), con vocal protética normal en euskera ante vibrante múltiple (cf. latín rota > vasco errota 'molino', castellano rueda), sino Iruña, y b) que si Iruña es una variante romance de *Irumna no aparezca en el antiguo reino la supuesta variante vasca *Iruna que correspondería a tal étimo.

Gorrotxategi (2000: 148) dice que en Pompel?n se ha solido ver un -ilu(n) 'ciudad' indígena que puede compararse con los Ilumberritani de Plinio situados en Lumbier (Navarra) y con el nombre de la ciudad de Irún, con -n final. Explica este investigador que -n en euskera es la desinencia del locativo (por ejemplo Donostian 'en San Sebastián') y que es posible que la forma locativa fuera más empleada que la absolutiva (Donostia 'San Sebastián'), de tal manera que esto pudo llevar, en algunos casos, a la adaptación a una flexión nasal.

Así pues, parece que la Iruñea navarra es lo mismo que la Iruña alavesa y que está relacionada con Irun en Gipuzkoa, con Irunberri, variante eusquérica de Lumbier en Navarra, y también con Irunbe, despoblado de Álava (Salaberri, 2007). El étimo puede ser hiri, procedente de un anterior ili 'población', término cultural que gozaba de una extensión geográfica considerable. La segunda parte del topónimo podría ser, como sugiere Mitxelena, el adjetivo on 'buena', aunque no es seguro, y no es una insensatez considerar que la -a final es el artículo. Es muy posible que el nombre eusquérico Iruñe, o una forma más antigua *Ilone, *Ilune sea la segunda parte del nombre castellano Pamplona, de un anterior Pomplona, y este de *Pompilona, posible variante de *Pompilone.

El testimonio eusquérico más antiguo es [E]necones Yrunieco que parece corresponderse a la forma latinizada Lope Enecones de Irunia (1122, Goñi, 1997, 140, págs. 142-143. Véase Salaberri, 2003: 125), es decir, [Lope] Enekones Iruñeko ('Lope hijo de Eneko de Pamplona'), el cual muestra claramente que la forma utilizada en la capital era Iruñe(a), que coincide con Iruñea, forma que emplea J. Lizarraga, escritor de Elkano, localidad cercana a la ciudad. Iruñea es, además, la variante que aparece en el pie de imprenta de la mayor parte de las obras publicadas en euskera en Pamplona durante los siglos XVIII y XIX (Jimeno & Salaberri, 2006: 80-81). Iruñea es, igualmente, la forma elegida por la Academia de la Lengua Vasca - Euskaltzaindia ya en el primer nomenclátor de 1979 (pág. 93), siguiendo, aparentemente, la propuesta de Mitxelena (examina el tema en profundidad en 1983).

  • BÄHR, G. "Baskisch und Iberisch". Eusko Jakintza II. Baiona: 1948.
  • CARO BAROJA, J. Materiales para una historia de la lengua vasca en su relación con la latina. Salamanca: 1945. Existe una reedición de la editorial Txertoa realizada en Donostia / San Sebastián en 1990.
  • EUSKALTZAINDIA. Euskal Herriko Udalen Izendegia. Bilbao: 1979.
  • GOÑI, J. Colección diplomática de la Catedral de Pamplona. Tomo I (829-1243). Pamplona: Gobierno de Navarra, 1997.
  • GORROTXATEGI, J. "Ptolemy's Aquitania and the Ebro Valley", Ptolemy. Towards a linguistic atlas of the earliest Celtic place-names of Europe. Aberystwyth: CMCS Publications, 2000, 143-157.
  • IRIGOIEN, A. "Réplicas de topónimos vascos en América y Filipinas (origen y etimología)". De Re Philologica Linguae Uasconicae IV. Bilbao: 1992, 133-167.
  • JIMENO, J. Mª. "Arga et Runa flumen". Fontes Linguæ Vasconum 64. 1993, 507-519.
  • JIMENO, J. Mª & SALABERRI, P. "Toponimia navarra. VIII. Cuenca de Pamplona. Pamplona / Iruña". Obras Completas de José Mª Jimeno Jurío 47. Pamplona: Udalbide - Pamiela - Euskara Kultur Elkargoa, 2006.
  • JORDÁN, C. "Del topónimo euskara de Pamplona". Fontes Linguæ Vasconum 88. 2001, 417-429.
  • LUCHAIRE, A. Études sur les Idiomes Pyréneens de la Région Française suivi de Recuil de Textes de l'Ancien Dialecte Gascon. Ginebra: Slatkine Reprints, 1973 (1879).
  • MITXELENA, K. Fonética Histórica Vasca, San Sebastián: 2ª edición corregida y aumentada, Seminario Julio de Urquijo, 1977.
  • MITXELENA, K. "La langue ibère". Actas del II coloquio sobre lenguas y culturas prerromanas de la Península Ibérica, Salamanca: 1979, 23-39.
  • MITXELENA, K. "Iruñea", in: Piarres Lafitte-ri omenaldia. Bilbao: Iker 2, Euskaltzaindia, 1983, 445-451.
  • POZA, A. De la antigua lengua, poblaciones, y comarcas de las Espanas en que de paso se tocan algunas cosas de la Cantabria, Bilbao: 1587.
  • SALABERRI, P. Euskal Deiturategia: Patronimia. Bilbao: Udako Euskal Unibertsitatea, 2003.
  • SALABERRI, P. "Acerca del nombre eusquérico de Lumbier", Euskera 2007. 3, 52. liburukia, 1167-1171.
  • TOVAR, A. "El nombre de Pamplona". Fontes Linguæ Vasconum 25, 1977, 5-8.
  • UNTERMANN, J. "Pompaelo", Beiträge zur Namenforschung 11.2, 1976, 121-135.

FSZ 2009

Procede del Privilegio de la Unión (1423) por el que Carlos III unificó la ciudad. Es apuntado; en campo de azur, león pasante de plata, lampasado y armado de gules y surmonteado por corona real de oro. Cadenas de oro sobre gules por bordura. Como timbre se añadió posteriormente una corona ducal sobre las armas. Como reverso, cinco llagas rodeadas de una corona de espinas, emblemas añadidos con ocasión de los votos acordados durante la epidemia de peste de 1599.

Fue de diferentes colores hasta el acuerdo municipal de 1930 que adoptó el verde, muy usado en épocas precedentes. Sobre el mismo, el escudo de la ciudad ya descrito.

Con una localización central dentro de Navarra, posee una extensión de 23,53 km.², una altitud de 292 m. en el casco urbano, y una pendiente media inferior al 5 %. Limita al norte con Juslapeña y Ezcabarte, al sur con Galar, al este con Villava, Burlada, Egüés y Aranguren y al oeste con Cizur y Olza. Desde un punto de vista físico, Pamplona se encuentra asentada en el fondo de la cuenca que lleva su nombre, constituyendo junto a la de Aoiz-Lumbier la comarca que, bajo la designación de Cuenca subpirenaica -dentro de la Navarra montañosa-, supone el paso clave de la transición entre dos Navarras contrapuestas en cuanto a características físicas se refiere.

El término municipal de Pamplona queda inmerso en una amplia cubeta erosiva, y cerrada por montañas muy continuas, donde se abren valles espaciosos de suave ondulación -Valle de Aranguren, Juslapeña, Egüés-, entre los que se alzan series de colinas y montañas como las de San Cristóbal (895 m.), Mendurro (935 m.), Sollaundi (854 m.), y Larrageta (662 m.), entre otras. Ya bordeando la cubeta, encontramos una serie de sierras constituidas por montañas de mediana altitud (ver Cuenca de Pamplona), modeladas a expensas de materiales calizos y conglomeráticos más resistentes. Al mismo tiempo, un régimen fluvial de acumulación ha favorecido la creación de unos sistemas de terrazas y glacis en los cursos medios de los ríos de la Cuenca. De este modo, Pamplona se encuentra situada sobre una terraza del río Arga, de origen cuaternario, constituida principalmente por conglomerados. Entre los cantos rodados, que denotan su origen fluvial, abundan calizas, ofitas, areniscas y cuarcitas. Estos sedimentos descansan discordantemente sobre las margas Biarritzienses (localmente llamadas "tafa"), que corresponden al Eoceno Medio de la Era Terciaria. Estas consideraciones de tipo geológico son fundamentales para definir el suelo de Pamplona como un suelo alóctono, es decir, un suelo formado a partir de los conglomerados cuaternarios y no de la roca madre, tata autóctona.

Desde este punto de vista, Pamplona se encuentra situada en una zona de transición entre dos dominios climáticos contrapuestos: el atlántico y el submediterráneo. Estos ambientes, unidos al de montaña, se sitúan en los vértices de un triángulo, cuyas influencias hacen de la Cuenca de Pamplona, una zona de transición climática cuyo régimen depende, según los años, de la mayor o menor energía con que se presentan tales influencias. Los datos climáticos referentes al núcleo de Pamplona, podemos resumirlos en el siguiente cuadro sinóptico:

Precipitación media anual1.000/1.200 mm.
Precipitación media estacionalOtoño250 mm.
Invierno250 mm.
Primavera200 mm.
Verano150 mm.
Influencia oceánica30%
Días precipitacion122
Precipitacion invernal
respecto a la total anual
Lluvia:112
Nieve:7,8
Granizo:2,2
Temperatura media diurna14,8º C
Temperatura media nocturna9,7º C
Temperatura media anual12,2º C
Verano19,4º C
Otoño13,2º C
Primavera11,2º C
Invierno5,3º C
Amplitud termica anual22,5º C
Media temperatura minima2,5º C
Media temperatura máxima25º C
Evapotranspiración potencial anual700 mm.
Exceso/déficit de agua+ 200 mm.

Promedios de lluvia y de evaporación en el período 1904-1908,
según observaciones del Instituto Provincial de Pamplona
Ref. Geografía General del País Vasco-Navarro.
MesesLluvia media en milimetrosEvaporacion media en milimetros
1904190519061907190819041905190619071908
Enero111,874,894,581,512,51,732,72,31,8
Febrero5344,7136,46261,52,93,533,22,9
Marzo55,431,84263,5573,45,74,84,34,7
Abril54,171,6135,4104255,66,374,87,6
Mayo53,582,339,571487,76,97,57,37,2
Junio54,754,439,5844,57,38,48,97,75,6
Julio553149,282298,3107,98,7
Agosto60,92340,11833,89,38118,49
Septiembre3839,320,54137,58,447,46,15,5
Octubre47,931,7144,7280,9215,62,25,34,26
Noviembre28102,778,735,5442,62,42,32,51,7
Diciembre70,522213,582,589,3222,21,81,9

En las inmediaciones del término municipal de Pamplona, la red hidrográfica queda constituida por un río principal: el Arga. Se trata de un río que marca bien la transición hidrológica entre los Pirineos y las Montañas Vascas. Su curva de variaciones estacionales de caudal es, en líneas generales, de tipo pluvial oceánico o atlántico, pero seguramente, los altos caudales de marzo y abril, reflejan tímidamente el comienzo de la influencia de la fusión de las nieves, fenómeno que se da cada vez con mayor intensidad hacia el este. Nace en el macizo de Alduides (Quinto Real), con dirección norte-sur atraviesa el valle de Esteribar. En Eugi, y una vez recibidos los riachuelos que bajan de Okoro, Saioa y Erregerena, sus aguas son represadas, formando el pantano de Eugi, que abastece de agua potable la ciudad de Pamplona. Entre Huarte y Villaba recibe al Ulzama, descendiendo por el valle de Odieta. A partir de aquí, su dirección sufre un cambio, orientándose ahora hacia el Oeste, a la par que bordea Pamplona, la cual queda situada sobre una de sus terrazas. Los barrios de La Rotxapea y Magdalena se ven regados por las aguas de este río -a cuyas orillas se han establecido algunos retazos de cultivos hortícolas-, describiendo pequeños meandros a su paso por la capital.

Los dominios de vegetación traslucen las influencias climáticas y la orografía de la comarca, teniendo gran importancia el microclima local. Pamplona, incluida en la región eurosiberiana, forma parte de la provincia submediterránea, donde un clima transitorio, determina el predominio de la vegetación submediterránea, allí donde el ambiente no es aún propicio para la flora verdaderamente mediterránea (ver Cuenca de Pamplona). La vegetación potencial típica de la Cuenca, donde queda insertado el municipio de Pamplona, viene representada por el Quejigal (Quercus faginea), que con una sombra poco densa, representa una de las formas más xerofíticas del robledal mediterráneo venteado. Es quien verdaderamente refleja lo que es la transición; una transición conflictiva caracterizando la unión entre el hayedo y el robledal, siendo una vegetación que va a aguantar un clima un poco extremo y menos térmico que la encina, situándose sobre una altitud que oscila entre los 500 y los 1.000 m. En la actualidad, este paisaje original está profundamente alterado como consecuencia de la acción antrópica. En los llanos y depresiones -las zonas más fértiles- es donde encontramos el cultivo masivo, rodeado de matorrales y pastos generalmente espinosos y variables, según el ambiente. En el caso del municipio de Iruña, la distribución de las superficies de cultivo y aprovechamiento, sería la siguiente:

Comarca Cantabrica/Baja Montaña308.541 Ha.
Municipio de Pamplona3.017 Ha.
Material4 Ha.
Prados7 Ha.
Frondosas7 Ha.
Quejigos9 Ha.
Pastizal12 Ha.
Coníferas17 Ha.
Huerta y otros cultivos herbáceos en regadio124 Ha.
Labor intensiva611 Ha.
Improductivos (núcleo urbano, carretera...)2.226 Ha.

Temperaturas y precipitaciones en el trienio 1989-1991
según datos del Observatorio de Pamplona
Ref. Diario de Navarra, Anuario 92.
Evolución temperatura media
en grados
Evolución precipitaciones
en litros por m²
198919901991198919901991
13,6413,3912,45605692704
SZM

En nuestros días, según los datos del padrón municipal de los habitantes de Pamplona de fecha 1 de abril de 1986, la población asentada en el término municipal se eleva a 183.703 personas de hecho y 178.849 de derecho, con ligero predominio del sexo femenino sobre el masculino (51,7 % y 48,3 % respectivamente). Esto supone que la capital acoge al 35,8 % en el supuesto de la población de hecho y al 34,66 % en el caso de la población de derecho. En definitiva, más de un tercio de a población navarra se concentra en la capital. A esta cifra se llega tras un proceso demográfico cuyo máximo desarrollo se dio en el siglo actual y más concretamente a partir de 1960, ya que entre 1900 y 1950 la población pasó de 28.886 habitantes a 72.394 lo que supone un incremento anual de 1,85. Contrariamente, entre 1950 y 1986 se pasó de los algo más de 70.000 habitantes, ya citados, a los 183.000, con una tasa anual de 2,68, y un momento álgido ceñido al intercensal 1960-1970, donde la población creció por encima del 4 % anual, a un promedio de casi 5.000 personas/año. La densidad media es muy elevada: 7.800 hab/km². Su evolución y significación con el total del territorio, durante el presente siglo, se refleja a continuación:

AñoIruñaNavarra%
190028.886307.6099,4
191029.472312.2359,4
192032.365329.8759,8
193042.259345.88312,2
194061.188369.60816,5
195072.394383.93218,9
196097.880402.04224,3
1970147.168464.86731,7
1975165.105489.84933,7
1981183.126507.36736,1
1986183.703512.67635,8

En el Padrón municipal a 1 de enero de 2000 posee 182.666 habitantes.

A través de estas cifras se comprueba que Pamplona paulatinamente adquiere mayor significación en el conjunto provincial, pasando de algo menos del 10 % de principios de siglo a los valores actuales sobre el 35 %. Asimismo, se percibe que el estancamiento que afecta a partir de los años ochenta al conjunto de los territorios de la CAV también se da en Navarra. En el caso de Iruña, como en el de otras capitales, en este estancamiento confluyen dos hechos. El propio estancamiento en sí y el desarrollo de los municipios periféricos que se consolidan como áreas dormitorio (Barañain). Esta tendencia se podría continuar en años próximos, con lo que la comarca iría adquiriendo el protagonismo que antaño tuvo la capital. Fiel reflejo de esta situación es el progresivo protagonismo que alcanza la población mayor de 65 años que se sitúa sobre el 14 % del total.

Fuente: Censo de población 2001.
HombreMujeresTotal
87.91096.054183.964

Evolución de la población del municipio
en los siglos XIX-XXI
AñoPoblación
de hecho
Población
de derecho
Población
1857
1860
1877
1887
189722.702
190022.89628.463
191025.63030.988
192026.65628.110
193029.75330.609
194028.88631.211166.279
195029.47233.281171.150
196032.63538.308180.483
197042.25952.743182.666
197561.18868.288186.245
198172.39493.429189.364
198697.880145.026190.937
1991147.168163.197
1996165.277177.906
1998183.126178.439
1999183.703180.372
2000191.197
2001
2002
2003

Distribución de la población según estado civil y año
Finales del siglo XX y comienzos del XXI
Fuente: Censo de población 2001.
HombresMujeresTotal
En este municipio50.48850.723101.211
En otro municipio de Navarra14.77020.39135.161
En una de las CCAA limítrofes5.7396.88112.620
En otra CCAA no limítrofe10.82911.18422.013
En el extranjero5.1205.39010.510

Movimiento natural de la población
Finales del siglo XX y principios del XXI
Fuente: Instituto de Estadística de Navarra e INE. Movimiento Natural de la Población.
AñoNacimientosDefuncionesMatrimoniosCrecimiento
19802.7681.3401.0941.428
19901.7561.405944351
20001.8401.579905261
Acumulados cada 8 años
1979-198618.56810.7178.1357.851
1987-199413.75511.3117.5452.444
1995-200213.63612.4157.0451.221

Indicadores demográficos
Finales del siglo XX y comienzos del XXI
Fuente: Censos y Padrones de población.
197519811986199119962001
Densidad de la población6.8577.4757.4977.5796.9877.730
Edad media323335374041
Tasa Bruta de Natalidad23,4914,8610,439,958,8710,98
Tasa Bruta de Mortalidad8,097,467,647,879,177,79
Tasa Bruta de Nupcialidad8,995,695,335,384,854,6

La población activa se encuadra mayoritariamente en el sector servicios. Dentro de esta población activa que significa el 33 % del total es claramente mayoritario el sexo masculino en la proporción de 210 hombres por 100 mujeres: proporción que no se manifiesta en igual medida en todos los sectores de actividad. La misma se ha visto alterada en los últimos años por la progresiva incorporación de la mujer al mundo laboral, que a pesar de alcanzar las tasas de actividad más altas de los últimos años dista mucho de situarse en valores similares a los del sexo masculino. La tasa de paro, aunque fluctuante en los últimos años, incluso meses, se puede situar sobre el 10 % de los mayores de 16 años, o, lo que es lo mismo, el 18 % del total de la población activa; estos valores pueden modificarse por cuestiones coyunturales de manera significativa. La tasa de paro afecta más a la población femenina.

La población encuadrada en el sector primario es muy reducida, inferior al millar de trabajadores. Significan tan sólo el 1 % del total y en su gran mayoría son hombres. Los trabajadores del sector secundario quedan ligeramente por debajo del 40 % del total. La proporción entre trabajadores de ambos sexos es de 6,5 hombres/1 mujer. Por último el sector servicios es mayoritario, casi el 60 % del total, siendo en éste donde se produce la mayor presencia femenina, ya que el 40 % de estos empleos los desarrollan las mujeres. Estos más de 15.000 puestos de trabajo suponen el 80 % del total de la mano de obra femenina.

Población por lugar de origen en 1986
TOTAL%
Pamplona89.95749,3
Resto de Navarra52.12728,5
Castilla-León8.0654,4
C.A. Vasca6.2113,4
Andalucía6.0583,3
Aragón4.0832,2
La Rioja2.7951,5
Extremadura2.4621,3
Extranjeros2.0401,1
Madrid1.8471
Cataluña1.6130,8
Galicia1.2810,7
Castilla-La Mancha1.0370,5
Cantabria7440,4
Asturias P.7000,2
Valencia6410,3
Murcia2120,1
Apátridas1500
Ceuta y Melilla1480
Canarias1340
Baleares1000
TOTAL182.405100
Otros721

PPS

Pamplona es cabeza de partido judicial. Se compone de dos entidades de población; Pamplona y Etxabakoitz. Iruña es hoy, además, una importante área metropolitana, situada al nivel de San Sebastián, Vitoria y Baiona. Su área de atracción se extiende a toda Navarra, exceptuando la Ribera Estellesa, bajo la influencia del área de La Rioja, y la comarca de los Valles Cantábricos, más vinculados al área de Irún.

Las distintas transformaciones económicas que ha experimentado Navarra, han afirmado la capitalidad de Pamplona. En la época de la modernización agrícola la ciudad creció como consecuencia de su mejora como centro de servicios. En la etapa del rápido proceso de industrialización, a partir de los años sesenta, y que se localizó en los núcleos periféricos de la ciudad, Pamplona ejerció una gran influencia sobre la población navarra, que acudió masivamente a la capital. Después, con la crisis industrial, los servicios recuperan la primacía de la función de Pamplona en la región. Este doble flujo de industrias y pobladores provocó, pues, varias consecuencias. A saber:

a) La formación del área metropolitana de Pamplona.

b) El aumento de la población de la ciudad a casi el doble, pues, de los 97.880 habitantes que tenía en 1960, pasó a alcanzar los 180.598 habitantes en 1988.

c) Un desequilibrio urbano y humano entre la provincia y la ciudad, pues, si en 1960, la población de Pamplona suponía el 24,34 % de la población total de Navarra, en 1988 este porcentaje alcanzaba el 34,68 % de los 520.715 habitantes con que contaba Navarra.

A esta cifra hay que sumarle los más de 50.000 habitantes, que, repartidos entre los concejos y municipios que forman su Area Metropolitana, le permiten superar ampliamente los 200.000 pobladores, y acercarse a los 282.954 habitantes censados en la Merindad de Pamplona en 1988.

Este crecimiento humano contribuyó, como ya queda dicho, a formar el Area Metropolitana de Pamplona, en la que se pueden diferenciar las siguientes unidades:

  • La Ciudad Central

Típico modelo de ciudad sobre amplia terraza de río, en este caso, el Arga. Formada por el Casco Viejo y los dos Ensanches.

a) En el Casco Viejo se distinguen tres barrios: Navarrería, con una estructura radial en su parte alta y regular en el resto. San Cernin, con una ordenación poligonal. San Nicolás, con una planta de tipo rectangular.

b) Ensanches. El primer Ensanche, hasta la Avda. de la Baja Navarra, aprobado en 1888, y el segundo, aprobado en 1917, se articulan en torno a la calle de Carlos III, que es, junto a la Plaza del Castillo y el Paseo Sarasate, eje del C. B. D. (Centro Comercial de Negocios). Lógicamente, en lo que respecta a la especialización de funciones, la mayor parte de las mismas y de los servicios se localizan en esta Ciudad Central, en la que, como hemos dicho, se diferencian el Casco Viejo y los dos primeros Ensanches. El Casco Viejo está habitado en su mayoría por clases medias, que experimentan una tendencia al envejecimiento, mientras que las clases bajas, que comparten este espacio con las anteriores, muestran un pro- ceso de rejuvenecimiento. Esta área, aunque conserva su carácter tradicional, avalado por una gran variedad de funciones, ha iniciado un proceso de regresión materializado en la pérdida de funciones que fueron típicas del centro de la ciudad. Los Ensanches, y en especial el primero, se especializan en servicios financieros, grandes comercios, y otros servicios. El primer ensanche, y parte del Casco Viejo, se ha especializado en una función puramente terciaria, con una población de clase alta, que está envejecida. En el segundo ensanche se diferencian: una función residencial, ocupada por la clase media-alta, una clara función comercial y pequeñas industrias especializadas. Nuevos ensanches hacia el Sur, San Juan, Abejeras (Erletokieta), Arrosadia, Iturrama, Milagrosa, Ermitagaña, etc., unidos a la Ciudad Central por una semicorona verde -Ciudadela, Taconera-, albergan importantes zonas residenciales y de servicios, entre los que destacan la Ciudad Universitaria y la Zona Hospitalaria, que ejercen como un auténtico subcentro especializado de alcance regional.

  • Barrios periféricos

Al Norte, el río Arga divide, o mejor dicho une, pues una amplia serie de puentes-Miluze, San Jorge, Cuatro Vientos, Plazaola, Rotxapea, San Pedro, de la Magdalena, etc.- se encarga de ello, la Ciudad Central y los barrios periféricos. Estos son los de Txantrea, Cuatro Vientos, San Jorge (Sanduzelai)... En ellos, pese a la disparidad de formas y funciones, hay dos notas comunes: el hecho de ser barrios obreros, y la escasa dotación de servicios. Atendiendo a las funciones que detentan podemos diferenciar:

a) Un cinturón residencial bien definido: barrio de la Txantrea.
b) Areas de uso mixto, industrial y residencial, como en la Rotxapea.
c) Polígonos industriales como Landaben, al Norte del río, pero al Oeste de la ciudad, entre el ferrocarril y el río, y Huarte.

  • Periferia exterior

Por lo que respecta a la población de la llamada periferia exterior, en la que aparece un volumen de población muy variado, podemos dividirla en tres grandes áreas:

a) Area submetropolitana, contigua a la periferia interior, que comprende concejos y municipios muy vinculados a la Ciudad Central -Ansoain, Barañain, Berriozar, Burlada, Villava-, donde el dinamismo de los nuevos barrios ha relegado, si no hecho desaparecer, a la antigua aldea, a un lugar residual.

b) Area suburbana, formando la periferia exterior de Pamplona, que cuenta con concejos dinámicos -Cizur Mayor (Zizurnagusia), Cizur Menor (Zinzurgutia), Noain, Mutilva Baja (Mutilopea), Orcoien (Orkoien)-, con barrios de nueva creación en los ejes de acceso a la ciudad.

c) Area rururbana, integrada por al menos otros 15 concejos, escasamente poblados, y en los que la primitiva estructura de la aldea apenas ha sufrido modificación.

En resumen, atendiendo a las características de la población, en Pamplona distinguimos: Casco Viejo: experimenta un descenso de población, destacan el comercio y los servicios. Los Ensanches: habitados por clases medias y altas, presenta una actividad de servicios muy clara. Areas periféricas: domina una población joven e inmigrante, que trabaja en las industrias de la periferia.

Pamplona se halla rodeada de una importante masa vegetal que da holgura a su edificación y posibilidad de esparcimiento a sus habitantes. El más entrañable de sus parques, el de la Taconera, de estilo romántico, enlaza con los de la Ciudadela, Vuelta del Castillo, Antoniuti y Larraina, entre Iruña Vieja, el primer ensanche y San Juan. Todo el contorno Oeste-Norte-Este se halla bordeado por el Arga. Entre éste y las viejas murallas una serie de sotos, arboledas, huertos y parques -Santo Domingo, Aranzadi, Tejería, Media Luna ciñen el Casco Viejo y el segundo ensanche- con su correspondiente correlato al otro lado del río: Errotazar en la Rotxapea, la Magdalena en la Txantrea. En el extremo este bordea el río la cuesta verde del Beloso. Por el sur encontramos el parque de Illargi Enea en la Milagrosa y toda la orilla del río Sadar, auténtico vergel en la zona universitaria y zona de paseo del barrio de Iturrama y plan Sur Finalmente, entre Sanduzelai (San Jorge) y San Juan comienza a adquirir carta de veteranía el parque de la Biurdana. En parte dentro del término, el monte Ezkaba, coronado por el fuerte de San Cristóbal, constituye un bonito punto de esparcimiento. Por lo demás y sin contar los situados en los recintos privados, Iruña dispone de más de 50.000 árboles (olmos, chopos, pinos laricios, plátanos, acer nagundos, fresnos, sicómoros, castaños de Indias, cipreses, álamos y falsas acacias.

JIO

Censo de edificios
Finales del siglo XX y comienzos del XXI
Fuente: I.E.N. Censo de edificios 1990.
Edificios destinados a vivienda familiarEdificios y complejos de edificios no destinados a vivienda familiar
ExclusivamentePrincipalmenteDestinados a vivienda colectivaNo destinados a vivienda
1 vivienda2 o más1 vivienda
uso agrario
TotalTotal
1.338985879622

Censo de Viviendas durante los siglos XX y comienzos del XXI
(1) Población en viviendas familiares/nº de viviendas familiares habitadas
Fuente: I.E.N. Censos y Padrones de población y viviendas.
Población
Total
Viviendas ColectivasViviendas familiares
NúmeroPoblaciónVacíasHabitadasPoblaciónTamaño medio (1)
166.279156283215906527131634473,10069622294311

Al constituirse la red estatal de ferrocarril y carretera Pamplona quedó claramente marginada, pues los grandes ejes Madrid-Irún y Bilbao-Barcelona discurren por el oeste y sur de la ciudad respectivamente, y además, lo hacen muy alejados de la misma, por lo que relegan a la ciudad a un papel secundario en lo que a comunicaciones se refiere.

La estructura vial de Pamplona es claramente radial. Presenta unos ejes que la atraviesan:

a) De norte a sur: la N.-121 une la frontera de Dantxarinea (Dantzaria) con Tafalla y Tudela, para dirigirse después a Zaragoza y Madrid.

b) De este a oeste: la N.-240 une Alsasua (Vitoria y Bilbao) y Tolosa (San Sebastián) con Irurzun y Pamplona, prosiguiendo hacia Jaca y Huesca.

Dos carreteras, la N-111 en dirección sur hacia Estella y Logroño, y la C-135 hacia el norte hacia Roncesvalles y la frontera francesa, completan el mencionado sistema radial básico de carreteras de Pamplona. Este sistema conecta en una circunferencia de poco más de 150 km. de radio con Logroño, Tudela, San Sebastián, la frontera francesa, Bayona, Vitoria, Bilbao, Jaca, Huesca, Zaragoza y Soria. Por su singular importancia destaca la Autopista de Navarra (A-15), cuya construcción fue aprobada por la Diputación el 28 de octubre de 1970, que desde Irurzun (variante O.) enlaza a Pamplona, a la altura de Castejón, con la Autopista del Ebro (A-68), que une Bilbao con Zaragoza y el Mediterráneo.

El principal problema a resolver, toda vez que la variante de Pamplona dio hace años solución al tráfico rodado en la periferia de la ciudad, es el enlace por autovía con Guipúzcoa y la costa. Hay que tener en cuenta que, la ciudad mantiene unas relaciones de primer orden con San Sebastián, y que en la actualidad están muy perjudicadas por la estrechez de la carretera, la sinuosidad y la abundancia del tráfico pesado de camiones que ocasionan un tráfico muy lento. Pamplona es una ciudad dominada por el tráfico por carretera. Esto lo atestiguan las casi 50 líneas regulares de autobuses, que, con una configuración lógicamente radial y entre los que destacan los ejes Pamplona-Irurzun y Pamplona-Tafalla, en lazan la ciudad con otros tantos puntos de Navarra o de las provincias próximas.

A esto habría que añadir las 12 líneas urbanas que durante 1989 utilizaron 17.785.000 usuarios. En 1990 y contando sólo hasta noviembre experimentaron un aumento del 4,54 % alcanzando 18.593.000 viajeros. (Datos facilitados por COTUP). Este tráfico rodado junto al espectacular incremento del automóvil como medio de transporte privado ha generado una importante servidumbre, que es la de absorber ese volumen de tráfico en una ciudad poco preparada para ello.

Distancias
Saint-Jean-du-Pied-du-Port76 km.
San Sebastián91 km.
Bayona111 km.
Bilbao160 km.
Vitoria95 km.
Mauleon116 km.

En el aspecto ferroviario es en el que aparecen las principales deficiencias de comunicación de Pamplona. Debido a la estructura radial del ferrocarril en el Estado español, la ciudad queda al margen de la red principal de ferrocarriles, tales como el Madrid-Irún, por lo que los enlaces deben hacerse en los dos nudos férreos más importantes de la provincia como son los de Alsasua y Castejón. En Alsasua confluyen las líneas Madrid-Irún e Irún-Barcelona, y en Castejón las líneas que van a Logroño, Soria, Madrid y Zaragoza. La única vía férrea que enlaza Pamplona con la red estatal es la que une Alsasua con Zaragoza. Esto hace que la estación de Pamplona presente las siguientes cifras:

Estación de Pamplona
Fuente: INE y RENFE
Viajeros19791989
Largo recorrido--80.276
Regional--86.051
TOTAL88.925166.327
Mercancias (Tm.)19791989
Recibidas845.791409.124
Salidas252.809201.896
TOTAL1.098.600611.020

La posibilidad de que la línea férrea Madrid-París pase por Pamplona, junto al proyecto del ferrocarril de los Alduides, que uniría Navarra con Europa, vieja aspiración, a través del Sur de Francia, se consideran vitales para Pamplona, ya que convertirían a la ciudad en el centro de transporte ferroviario entre el Estado y la Comunidad Europea. A modo de resumen hay que destacar en las vías de comunicación terrestres la existencia de un gran arco, que desde Irurzun enlaza Pamplona y Tudela, compuesto por la carretera, el ferrocarril y la autopista.

El tráfico aéreo se desarrolla a través del Aeropuerto de Noain. Calificado por Aviación Civil como de tercera categoría, inició los vuelos regulares en 1972, después de haber sido utilizado como aeródromo militar durante la Guerra Civil. El área de cobertura del aeropuerto de Noain es reducida, pese a haber experimentado un fuerte impulso, pues debe enfrentarse a la competencia, no pequeña, de los otros aeropuertos vascos. La pista de 2.207 m. de longitud soporta el tráfico de tres líneas regulares y algunos vuelos "charter". Las líneas son: Pamplona-Madrid, (12 vuelos semanales), Pamplona-Barcelona (7 vuelos semanales) y Santander (7 vuelos semanales). La evolución experimentada por el aeropuerto es la siguiente:

Evolución
(Fuente: Cámara Oficial del Comercio e Industria de Navarra y Aeropuerto de Noain).
197219771987198919901991
Aviones2981.2142.1772.5622.7612.943
Pasajeros7.81195.261103.253135.668159.117166.609
Mercancía (en Kg.)--123.314110.957101.548118.206

Ver artículo Aeropuertos en Euskal Herria.

A partir de 1967, fecha en la que la Diputación Foral suscribió un acuerdo con la Compañía Telefónica Nacional, se puso en servicio la red automática de Pamplona y se instalaron 8.400 nuevas líneas en la ciudad. Nuevos convenios firmados entre la Diputación Foral y la CTNE amplían, en 1969 y 1973, las dotaciones de la ciudad, que en la actualidad, además de disponer de más de la mitad de las 170.656 líneas instaladas en Navarra hasta septiembre de 1990, cuenta con una central y 4 edificios urbanos: Pamplona-Cortes (que atiende 2 centrales), Pamplona-Este (3 centrales) y Pamplona-Rotxapea (3 centrales).

Tráfico postal de Pamplona en 1983, en millones de objetos, y comparación con Navarra.
Ref. INE, Gobierno de Navarra, Reseña Estadística de Navarra, 1984.
OficinasCorrespondencia nacidaCorrespondencia distribuida
OrdinariaCertificadaAsegurada
unidades
Ordinaria
y asegurada
Certificada
TOTAL PROVINCIAL40.5491.38313.03050.7501.682
Pamplona:
- Central25.8858928.77124.162789
- Sucursal n.º 1569174144713
- Sucursal n.º 22.2645215044530
- Sucursal n.º 3678551905

Tráfico telegráfico de Pamplona en 1983
y comparación con el total de Navarra
Ref. INE, Gobierno de Navarra, Reseña Estadística de Navarra, 1984.
OFICINASTELEGRAMASRADIOTELEGRAMAS
InterioresInternacionalesInterioresInternacionales
Exp.Rec.Exp.Rec.Exp.Rec.Exp.Rec.
TOTAL PROVINCIAL33.17254.2031.9742.9084090316
Pamplona:
- Central25.23141.1021.5862.375258022
- Sucursal n.º 12065------------------
- Sucursal n.º 2703---62---4---1---
- Sucursal n.º 3------------------------
FRANQUICIA
OficialesServicios
Exp.Rec.Exp.Rec.
TOTAL PROVINCIAL5.29816.87920.51935.243
Pamplona:
- Central4.3125.21215.43618.673
- Sucursal n.º 12833449305
- Sucursal n.º 29369113482
- Sucursal n.º 3---28342236

JIO

Merced al cuidado manifestado por sucesivas corporaciones municipales en preservar el curso natural del río Arga, Iruña disfruta excelentes huertas a escasos metros del casco urbanizado, especialmente en los meandros del río conocidos como Aranzadi, Magdalena y Rotxapea y en la Txantrea y

Burlada. Las principales hortalizas iruñarras que pueden encontrarse en el mercado viejo de Pamplona son las achicorias, cardos, escarolas, pimientos verdes, borrajas, puerros, berzas, acelgas, lechugas, cebollas, espinacas, vainas, tomates, patatas, rábanos y habas.

Según el censo agrario de 1972 había en este ayuntamiento 140 explotaciones agrícolas, 38 de menos de 1 Ha., 45 de 1 a 5 Has., 19 de 5 a 20 Has., 7 de 20 a 100 Has. y 1 de 100 a 300 Has. Todo ello hace una superficie censada de 793 Has., 468 de las cuales son de tierra labrada y 325 sin trabajar. El régimen de tenencia era el siguiente: Propiedad, 582; Arrendamiento, 138; Aparcería, 63; Otros, 10. Cultivos de secano: 206 de trigo, 108 de cebada y 3 de maíz. Tractores: 4 de petróleo, 8 de gasolina y 60 de gasoil. Las superficies en Has. ocupadas por diversos cultivos agrícolas en 1981-1984 eran las siguientes (Fuente: G. N., S. Estad.): La comunidad cuenta con 205 Has. de tierras comunales, lo que constituye un 8,70 % del total. En 1984 el censo ganadero arrojó las siguientes cabezas:

Fuente: D. F. N., Serv. Cat.
Bovinos50
Ovinos20
Porcinos23
Aves96

  • Agricultura y ganadería a finales del siglo XX
Principales resultados del censo agrario 1989 y 1999
Fuente: Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación. Censo Agrario
Censo 1989Censo 1999
Número de Explotaciones3631
Superficie total (ST)285422
Superficie agrícola utilizada (SAU)268327
- Tierras labradas (TL)218235
- Herbáceos y barbechos218229
- Frutales06
- Olivar500
- Viñedo0
- Otros leñosos92
- Pastos permanentes
Agricultura a 31/12/1999 (hectáreas)
Tierras labradas en secano216,31
Tierras labradas en regadío18,47
Superficie forestal53

Feria del Pan; en 2001 celebra su II edición.

El comercio es una actividad del sector terciario, que satisface necesidades personales de tipo inmediato, y está unido de forma directa al proceso productivo. Este sector crece al desarrollarse la actividad agrícola o industrial. En Pamplona, el comercio fue la actividad económica principal durante la modernización agrícola. En los años cincuenta casi la mitad (49 %) de la población activa de Navarra dedicada al comercio trabajaba en la capital. Por licencias concentraba a la mitad de los mayoristas y a la cuarta parte de los minoristas de Navarra. Se trataba de un comercio tradicional no especializado. Durante los años sesenta, con la fuerte industrialización, el comercio pasa a un plano menor, pero con la crisis industrial, recupera su antiguo lugar.

Así, en 1975, Pamplona cuenta con 3.055 licencias comerciales, lo que supone el 38 % de toda Navarra. Ocupa además, al 20 % de la población activa del sector en la capital, cifra que se ha mantenido en los años ochenta, aunque el comercio no ha estado exento de cambios estructurales. Con la industrialización y el crecimiento y la nueva distribución de la población se produce un aumento del peso comercial de Pamplona, que llega al 50 % de los comercios de Navarra. A gran distancia de la capital aparecen como un segundo rango, dentro de la jerarquía industrial, las ciudades de Tudela, Estella y Tafalla. El pequeño comercio, que acumulaba un alto volumen de empleo familiar no asalariado, sobre todo en alimentación, ha entrado en crisis. Aparecen nuevas fórmulas comerciales como Mercairuña, un gran centro de distribución mayorista alimentario creado en 1977 por el Ayuntamiento de Pamplona, Mercasa y la Diputación Foral. Responde al modelo de mercado-calle de inspiración inglesa. Ubicado en las afueras de Pamplona tiene una superficie total de 180.000 metros cuadrados.

Aparecen también, nuevos tipos de comercio minorista que, utilizando superficies mayores que las del comercio tradicional, empleando mano de obra asalariada y modernas formas de venta, ofrecen a los clientes una variada gama de productos. Surge un comercio más especializado. Durante los últimos años hay que destacar una continua disminución en el número de licencias comerciales, siendo especialmente acusada en la alimentación. En el campo de la distribución comercial se esperan grandes cambios para los próximos años puesto que está prevista la construcción de dos Grandes Superficies en Pamplona, Eroski y Sabeco.

MERCAIRUÑA 1990
(Datos facilitados por gentileza de Mercairuña)
Frutas (kg)26.978.201Pescado fresco (kg)3.521.021
Verduras (kg)17.650.869
Cosecheros (kg)11.991
Total (kg)44.641.061

Locales comerciales activos en 1984 y total navarro
Ref. INE, Gobierno de Navarra, Reseña estadística de Navarra, 1984.
CNAECLASE
DE ACTIVIDAD
N.º DE LOCALES ACTIVOS
NAVARRAPAMPLONA
TotalEstabl.AuxiliarTotalEstabl.Auxiliar
61Total8.6258.0595663.2503.000250
62Comercio al por mayor9328369628925237
63Recuperación de productos6767---2222---
64Intermediarios del comercio104941054504
Comercio al por menor7.5227.0624602.8852.676209

Empresas de distribución en Pamplona
y resto de Navarra en 1990
Fuente: Alimarket. En 1991 se inaugura Eroski en Pamplona y Tudela; en 1992 Leclerc en Cordovilla (Galar)/em>
EMPRESASANAGRAMASUPERFICIELOCALIDAD
VENTAS (m²)
EroskiEroski9.100Navarra
AundiaAundía4.098Pamplona
NekeaSuper Mabo5.000Pamplona
IrujoAldi, Aukera1.700Pamplona
Supernercados AgudSuper Agud5.200Tudela
DirsaPreko3.698Pamplona
Distribuciones NavarraTodo-Todo970Estella
Super IruñaSuper Iruña840Pamplona
SabecoSabeco780Tudela
MenbarSancho el Fuerte650Pamplona
DigsaCompre Bien454Navarra

Ref. Diario de Navarra, Anuario 92.

  • Orígenes

En la actividad industrial de Pamplona hay una fecha que marca la separación entre una industria artesanal muy vinculada a los recursos locales y el desarrollo de una industria concentrada, con fuertes innovaciones técnicas, que tiene en la metalurgia a su sector más representativo. Esa fecha es 1964. Es entonces cuando se aprueba el Programa de Promoción industrial, que impulsa y transforma la industria en Pamplona. En las líneas anteriores hemos mencionado el carácter artesanal, aunque no carente de innovaciones técnicas, y local de la industria. Esto se advierte al observar que en los años cincuenta el mayor número de empresas por actividad se encontraba, dentro de la Merindad de Pamplona, en la alimentación (541) -harineras, cárnicas...-. Le siguen en importancia numérica las del metal (398), aunque sin alcanzar un alto grado de concentración geográfica en comparación con las otras merindades de la Comunidad Foral, y la industria textil (348), que pese a estar ligada a recursos exteriores como la del metal, al contrario que ésta aparece muy concentrada, ya no en la comarca de Pamplona, sino en la capital. Un fenómeno semejante ocurre con las industrias de artes gráficas.

  • Despegue

La Diputación Foral aprueba en 1964 el Programa de Promoción Industrial (PPI). Mediante este ambicioso plan de subvenciones -e algunos capítulos como el del suelo se alcanza el 50 % en exenciones y anticipos- la Diputación pretende alcanzar varios objetivos: crear puestos de trabajo, descentralizar el desarrollo, aprovechar los recursos navarros y atraer y movilizar capitales, tanto internos como externos. El intento de lograr estos objetivos se materializa en la instalación de polígonos industriales, que fueron creados junto con los ayuntamientos, en primer lugar, en las cabeceras comarcales, en el caso de Pamplona en Landaben. En la capital se realiza la mitad de las inversiones, y se crea cerca del 40 % de los empleos. Al desarrollo de la ciudad ya venía contribuyendo el Ayuntamiento desde 1957. Puesto que el Plan General de Ordenación Urbana contemplaba zonas residenciales-industriales y zonas específicamente industriales, en esa fecha se aprueba un Plan General de Ordenación Urbana. Sería injusto cargar todo el peso del desarrollo industrial navarro, y de Pamplona en particular, sobre el PPI promovido por la Diputación, por lo que sin negar su importancia hay que afirmar que el proceso de industrialización ya había comenzado antes de la puesta en marcha del Programa.

Ejemplo de ello es la expansión, desde mediados de los años 50, de Huarte en maquinaria, metal y papel, de los talleres de Pamplona (Orbaiceta) vinculados al automóvil, los electrodomésticos de línea blanca (Superser), y la entrada del capital vascongado, catalán y multinacional. El tipo de industria resultante, a finales de los años 60, señala el predominio de las pequeñas y medianas empresas. En la actividad industrial todos los sectores aparecen ya representados. Para 1974 Pamplona alcanza el 17,9 % del empleo industrial de Navarra, contando su área metropolitana el 37,5 %. Es la metalurgia la actividad más pobladora, con más del 50 % de los trabajadores, seguida, en la capital, de la alimentación y conservas (13,9 %), cerámica y construcción (9 %). En el área metropolitana a la metalurgia le siguen la química (21,4 %), y algo más atrás el papel y la madera.

La crisis. En 1973 se produce la llamada "crisis del petróleo", que entre otros efectos provocó un alza generalizada de los precios, y la crisis aportó inflación y paro. La situación de Pamplona no podía diferir de la del resto del Estado, por lo que a partir de 1975 se inicia una serie de expedientes de crisis, que si bien al principio no afectaron a un gran número de trabajadores, exceptuando algunos casos como AUTHI, S.A. con más de 1.500 trabajadores, sí lo harán en los últimos años de la década de los setenta. El impacto de la crisis obliga a unir esfuerzos para asentar y mejorar la industria. Así la Diputación lanzó el Plan de Inversiones Públicas (1972-1975), mientras el empresariado prefirió modernizar sus industrias antes que crear otras nuevas. Significativo es el proceso llevado a cabo en el metal por Superser unido con Agni (Estella) en 1971. El grupo incorpora después otras empresas españolas siendo uno de los primeros en electrodomésticos, pero la crisis continúa y fruto de una nueva reconversión nace en 1983 SAFEL, con un 80 % de participación del Gobierno de Navarra.

  • Finales siglo XX

El proceso de industrialización, iniciado en los años sesenta, ha permitido el paso de una zona vinculada al mundo agrícola a un espacio industrial avanzado tecnológicamente. El área metropolitana de Pamplona, y en especial la capital, se ha adaptado y ha superado la crisis mucho mejor que el conjunto de Navarra pues, si ésta, en el período 1972-1984, perdía el 16 % del empleo mercantil, el área metropolitana ganaba un 9 % y Pamplona un 12 %. Por sectores ganan empleo los del metal, química, alimentación y textil, pese a que los tres últimos pierden empleo en la periferia. Fenómeno contrario ocurre con la madera y la construcción: pierden trabajadores en la capital y los ganan en la periferia. El papel pierde en las dos zonas. En la década de los ochenta, Pamplona y su área metropolitana ocupan casi el 50 % del empleo industrial de Navarra.

Las industrias aquí representadas responden al tipo de pequeñas y medianas empresas, y son la principal fuente de riqueza de la comunidad, destacando por su carácter exportador y dinámico. La metalurgia, que concentra más del 50 % de los empleos del sector de Navarra -destacando los subsectores de automoción y transformación de metales-, forma junto a la alimentación y el papel y artes gráficas, el principal exponente de la actividad de la zona, que comprende además siderúrgica, mecánica, electrónica, material eléctrico, maquinaria agrícola, química, farmaceútica, caucho, textil, fibras artificiales, cuero, madera, material de construcción, etc. Durante los últimos años se ha producido un lógico trasvase de las industrias desde Pamplona hacia la periferia, como consecuencia de los empujes descentralizadores, la modernización y la búsqueda de un suelo industrial más apto a las nuevas necesidades. Así lo demuestra el hecho de que en el período 1982-1990 todos los sectores industriales pierden empleo en la capital, mientras el metal, la alimentación y la construcción ganan en la periferia. Este cambio de actividad viene apoyado por la creciente especialización de Pamplona en los servicios.

Empleo industrial, 1990
Fuente: Catálogo Industrial de Navarra. Gobierno de Navarra.
Años 1974, 1982 y 1990.
PAMPLONAAREA METROPOLITANA
197419821990197419821990
Metal básica y de transf.5.4386.4895.4284.8026.43411.728
Conservas y alimenta.1.4171.6211.729681571809
Química y minería4411.1261.0272.3752.1311.524
Textil, cuero y calzado868931351342159159
Madera y muebles6553572439891.032411
Cerámica y construcc.915444100404416477
Papel y A. Gráf.4053893271.5231.3101.383

Tamaño empresas, 1990
Fuente: Catálogo Industrial de Navarra. Gobierno de Navarra.
Años 1990.
TrabajadoresPAMPLONAAREA
METROPOLITANA
TOTAL
N.º Emp.Obrer.N.º Emp.Obrer.N.º Emp.Obrer.
De 5 a 491542.4562784.2094326.665
De 50 a 90151.056241.088392.864
De 100 a 249111.714132.362244.076
De 250 a 49951.576269472.270
De 500 ó más42.35567.362109.717

El sectro terciario en Pamplona siempre ha desempeñado una función primordial. Durante la fase de la fuerte industrialización de la ciudad, en los años sesenta, esta actividad eclipsó algo de lo que venía siendo, en espaecial dedse el proceso de modernización agraria de Pamplona, la función básica de la ciudad: los servicios. A partir de la crisis industrial, el sector terciario domina claramente entre las actividades urbanas. Dentro de los servicios más importantes destacamos, aquí dejando a un lado la función político-administrativa, los siguientes: Comercio, Banca y Turismo.

  • La Banca

En las líneas anteriores ya nos hemos referido a que Pamplona tiene una triple función política, universitaria e industrial y transportista. Esta última ha sido la base de la economía urbana y motor del desarrollo de determinados servicios como la banca, los seguros, servicios de consulta y administración. De entre ellos destaca, sin lugar a dudas la banca. En 1897 queda inaugurado el Banco Agrícola de Navarra, fundado por la Diputación y contando con un capital de dos millones de pesetas. En diciembre de 1989 se localizan en Pamplona 7 Cajas de Ahorros con cerca de 90 sucursales y 34 Bancos con una cantidad semejante de oficinas. Su desglose es el siguiente:

CAJAS DE AHORROOFICINAS
Caja de Ahorros de Navarra .33
Caja Municipal de Pamplona26
Caja Laboral Popular13
Caja Rural5
Caja Postal6
Caja de Pensiones de la Vejez y Ahorros (Caixa)3
Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja1
BANCOSOFICINAS
Banca Catalana1
Banco Atlántico4
Banco Barclays Bank1
Banco Bilbao-Vizcaya8
Banco Cantábrico1
Banco Central10
Banco Citibank España1
Banco Comercial Español1
Banco Comercial Trasatlántico1
Banco del Comercio2
Banco de Crédito agrícola1
Banco de Crédito Industrial1
Banco de España1
Español de Crédito7
Banco Exterior de España3
Banco de Fomento1
Banco Guipuzcoano3
Banco Hipotecario de España2
Banco Hispano-Americano5
Banco Intercontinental Español3
Banco Madrid2
Banco Navarra1
Banco del Norte1
Banco Pastor1
Banco Popular Español2
Banco Santander6
Banco Santander de Negocios, S. A.1
Banco Saudí-Español, S. A.1
Banco Société Génerale de Banque en Espagne1
Banco Urquijo Unión, S. A.2
Banco Vasconia10
Banco Vitoria1
Banco Zaragozano2
Banco Bankinter2

  • Turismo

Pamplona es una ciudad cuyo nombre es ampliamente conocido fuera de las fronteras de Navarra. Las famosas fiestas de San Fermín, que se celebran del 6 al 14 de julio, atraen a un incontable número de turistas, que llegan no solo de la propia Navarra, de las provincias vecinas, o del Estado, sino también de muchos puntos de Europa e incluso de Norteamérica. Pero, el resto del año, la ciudad queda al margen de ese turismo de masas, por lo que su estructura hotelera es típicamente metropolitana. Contaba, en 1989, con un total de 15 hoteles y hostales, que disponían de 803 habitaciones, repartidas de la siguiente forma:

Estructura hotelera
(Fuente: Guía de Hoteles 1989)
Hoteles y H. ResidenciasHostales y Hs. Residenciales
CategoríaNúmeroCategoríaNúmero
****1****--
***4***1
**1**--
*1*7

La ciudad puede ofrecer, sin embargo, unos cuantos puntos de interés para el viajero que quiera visitarla, entre los que destacamos los citados en el apartado "Artes plásticas y Monumentales".

Infraestructura Turística a 1/1/2002
Fuente: Departamento de Industria y Tecnología, Comercio, Turismo y Trabajo.
EstablecimientoNúmeroPlazas
Cafeterías9114.632
Restaurantes2192.497
Hoteles21586
Pensiones540
Casas Rurales00
Campings00
Apartamentos2400

JIO

Distribución de la población según la relación con la actividad económica
Fuente: I.E.N. Censos de Población y viviendas
19751981198619911996
Activa54.88463.32167.84076.70770.819
- Ocupado52.29954.68252.75665.17757.812
- Parado sin empleo antes5374.2276.8313.2623.486
- Parado con empleo antes2.0484.4128.2538.2689.521
Inactiva107.130113.319109.665103.03795.062
- Retirado, pensionista11.31916.44720.46023.76027.031
- Incapacitado01.3641.1541.3771.088
- Escolar, estudiante43.55650.07846.78047.18037.928
- Labores del hogar37.19035.01930.82226.06424.081
- Otra situación15.06510.41110.4494.6564.934
Servicio Militar1.1831.266934628398

Población ocupada de 16 o más años según situación profesional en 2001
Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001
HombresMujeresTotal
Empresario3.4811.5114.992
Autónomo4.3242.1866.510
Cooperativista426241667
Ayuda familiar86151237
Asalariado fijo29.86720.81350.680
Asalariado eventual7.4259.12416.549

Población ocupada de 16 o más años,
residente en viviendas familiares según actividad económica en 2001
Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001
HombresMujeresTotal
AgriculturaAgricultura, ganadería y selvicultura584286870
EnergíaExtracción de productos energéticos y refino561470
Producción energética30696402
IndustriaAlimentación, bebidas y tabaco7484231.171
Textil, cuero y calzado165337502
Madera y corcho, excepto muebles10717124
Papel y artes gráfica9577861.443
Química272126398
Caucho y plástico634235869
Otros minerales no metálicos20271273
Metalurgia y productos metálicos2.4763542.830
Maquinaria y equipo2.2473742.621
Maquinaria, equipos informáticos y material eléctrico359108467
Material de transporte5.6671.0206.687
Muebles, reciclaje y otras industrias manufactureras529161690
ConstrucciónConstrucción5.3516746.025
ServiciosComercio y reparación5.6305.46911.099
Hostelería1.5162.3673.883
Transporte y comunicaciones2.9159643.879
Banca, finanzas y seguros1.6679232.590
Servicios a empresas e inmobiliarias3.7263.2246.950
Administración Pública3.3942.9216.315
Educación, sanidad y servicios sociales4.56010.21814.778
Actividades recreativas, culturales y otros servicios1.5413.1584.699

Población ocupada según sectores económicos
Años 1975-1996
Fuente: Censos y padrones homogeneizados. I.E.N.
19751981198619911996
Primario449455328894445
Secundario18.53718.36016.15319.72814.177
Construcción28.47832.24933.59638.59239.495
Terciario4.8353.6262.6935.1153.695

Tasa de actividad según sexo y grupo de edad en 2001
Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001
TOTAL57
H 16-2445
H 25-4493
H 45-6479
H 65 o más3
M 16-2440
M 25-4480
M 45-6446
M 65 o más1

Evolución del paro registrado en el mes de marzo
Finales del siglo XX y comienzos del XXI
Fuente: I.N.E.M.
198814.63819969.555
198913.62419979.540
199011.09519988.926
199110.41319997.929
19929.86620007.469
199310.28920016.908
199411.43820027.175
19959.793

Los avatares del ayuntamiento de Iruña a lo largo de los siglos son reseñados en el artículo Pamplona / Iruña. Historia. Por lo demás, la Ley de Fueros de 1841 igualó el régimen municipal pamplonés al del resto del Estado. Los alcaldes de esta ciudad desde entonces han sido:

J. L Mencos y Manso de Zúñiga(abril 1844-septiembre 1844)
José María Vidarte(septiembre 1844-enero 1846)
Policarpo Daoiz(enero 1846-enero 1854)
Luis Iñarra Reta(enero 1854-octubre 1854)
Ramón Barásoain(octubre 1854-agosto 1856)
El Conde de Ezpeleta(agosto 1856-marzo 1857)
Juan Pablo Ribed y Piedramillera(marzo 1857-enero 1859)
Luis Iñarra Reía(enero 1859-enero 1863)
Valentín María de Jáuregui y Oliveti(enero 1863-enero 1867)
Gerónimo Subiza(enero 1867-septiembre 1868)
José Javier de Colmenares y Vidarte(septiembre 1868-octubre 1868)
Luis Iñarra Reta(octubre 1868-marzo 1871)
Javier Escartín(marco 1871-febrero 1872)
Rafael Gaztelu y Murga(febrero 1872-abril 1872)
José Javier de Colmenares y Vidalte(abril 1872-febrero 1873)
Francisco Húder San Román(febrero 1873-agosto 1873)
Luis Martínez de Ubago y Michelena(agosto 1873-septiembre 1873)
Miguel Iráizoz y Barbería(septiembre 1873-octubre 1873)
Víctor Vengoechea y Osácar(octubre 1873-enero 1874)
José Javier de Colmenares y Vidarte(enero 1874-marzo 1877)
E. Galdiano y Garcés de los Fayos(marzo 1877-abril 1881)
Joaquín Jarauta y Arizaleta(abril 1881-julio 1881)
José Javier de Colmenares y Vidarte(julio 1881-marzo 1883)
Joaquín García y Echarri(julio 1883-julio 1885)
Miguel García Tuñón(julio 1885-enero 1886)
Joaquín García y Echarri(enero 1886-julio 1887)
José Obanos Istúriz(julio 1887-enero 1890)
Fausto Elío y Mencos(enero 1890-julio 1891)
Teófano Cortés y Marichalar(julio 1891-diciembre 1892)
Alberto Larrondo y Oquendo(diciembre 1892-enero 1894)
Santiago Iráizoz y Mina(nombrado por R.O.de 23.XII.1893,
renunció sin tomar posesión)
Agustín Blasco y Michelena(marzo 1894-julio 1895)
Fernando Gorosábel y Sagasti(julio 1895-julio 1897)
Miguel García Tuñón(julio 1897-abril 1901)
Javier Arvizu y Górriz(abril 1901-mayo 1902)
Joaquín Viñas y Larrondo(mayo 1902-enero 1904)
Joaquín García y Echarri(enero 1904-junio 1904)
Salvador Ferrer y Galbete(junio 1904-noviembre 1904)
Daniel Irujo Armendáriz(noviembre 1904-julio 1905)
Joaquín Viñas y Larrondo(julio 1905-febrero 1907)
Daniel Irujo Armendáriz(febrero 1907-julio 1909)
Juan Pablo Arralza Baleztena(julio 1909-noviembre 1909)
Joaquín Viñas y Larrondo(noviembre 1909-diciembre 1913)
Alfonso Gaztelu Maritorena(diciembre 1913-enero 1916)
Manuel Negrillos Goicoechea(enero 1916-junio 1917)
D. Martínez de Azagra Esparzajunio 1917-diciembre 1917)
Julio Pascual Subirán(diciembre 1917-enero 1918)
Francisco Javier Amaiza Baleztena(enero 1918-abril 1920)
José María Landa Bidegáin(abril 1920-abril 1922)
Tomás Mata Lizaso(abril 1922-enero 1923)
Joaquín Iñarra Ruiz(enero 1923-octubre 1923)
Javier Sagaseta de Ilúrdoz Santos(octubre 1923)
Leandro Nagore y Nagore(octubre 1923-octubre 1926)
Alejandro Ciganda Ferrer(noviembre 1926-mayo 1927)
Joaquín Canalejo e Iriarte(junio 1927-diciembre 1927)
Jenaro Larrache Aguirre(diciembre 1927-septiembre 1928)
José Segardía y Luis de Redín(septiembre 1928-febrero 1930)
Francisco Javier Arvizu y Aguado(febrero 1930-abril 1931)
Modesto Velasco Sagredo(abril 1931-junio 1931)
Mariano Ansó Zunzarren(junio 1931-noviembre 1931)
Nicasio Garbayo Ayala(noviembre 1931-agosto 1934)
Tomás Mata Lizaso(agosto 1934-abril 1940)
José Garrán Moso(abril 1940-agosto 1941)
Juan Echandi Indart(agosto 1941-octubre 1942)
Antonio Archanco Zubiri(octubre 1942-diciembre 1944)
Daniel Nagore Nagore(diciembre 1944-noviembre 1946)
José Iruretagoyena Solchaga(noviembre 1946-octubre 1947)
Miguel Gortari Errea(mayo 1949-abril 1952)
Javier Pueyo Bonet(abril 1952-enero 1958)
Miguel Javier Urmeneta Ajarnaute(febrero 1958-febrero 1964)
Juan Miguel Arrieta Valentín(febrero 1964-enero 1967)
Angel Goicoechea Reclusa(enero 1967-mayo 1969)
Manuel Agreda Aguinaga(junio 1969-diciembre 1969)
Joaquín Sagüés Amorena(diciembre 1969-septiembre 1972)
José Javier Viñes Rueda(septiembre 1972 -junio 1974)
José Arregui Gil(junio 1974-febrero 1976)
Francisco Javier Erice Cano(febrero 1976-octubre 1976)
Julián Balduz Calvo(abril 1979-junio 1987)
José Javier Chourraut Burguete(junio 1987-1991)
Alfredo Jaime Irujo(mayo 1991- )

En la actualidad el ayuntamiento iruñarra está compuesto por 27 miembros.

Presupuestos Municipales del municipio en 2002
Centros de enseñanza básica26
Centros de enseñanza secundaria41
Centros de enseñanza de adultos2
Centros de Salud12
Bibliotecas públicas locales39
Hospitales (H) o Consultorios (C)6

La primera traída de aguas de Iruña se efectuó en el último tercio del siglo XVIII desde Subiza (cendea de Galar). Durante los años de la II República se trajo también de Arteta (acuífero entre Andía y Urbasa) y, posteriormente, estas masas se incrementaron con agua traída de Eugi. En 1982 se creó la Mancomunidad de Aguas de la Comarca de Pamplona que en el día consume más de 22.000.000 de metros cúbicos anuales. En Mendillorri (Egüés) se hallan los depósitos de abastecimiento y distribución de agua.

Hasta los años 60 de este siglo aún se recogían los residuos sólidos urbanos en carros y se llevaban a pequeños vertederos donde la inexistencia de envases y plásticos hacía que la basura desapareciera. En 1960 se encargó de la recogida la empresa Abrogan, que cerró en 1976. Desde entonces el kilo de basura por habitante de los plamploneses se arroja en Argiñariz. El proyecto de crear un nuevo vertedero en el valle de Aranguren está produciendo lucha popular y polémica.

  • Infancia y juventud

Cuenta con cuatro Centros de Atención Primaria: Unidad de infancia y juventud del Gobierno de Navarra, Junta Provincial de protección de menores de Navarra del Ministerio de Justicia, Patronato Protección de la mujer del Ministerio de Justicia y Dirección Provincial del Ministerio de Cultura. Tribunal tutelar de menores. Fundación Bartolomé de Carranza.

Servicios Residencias Piso-Hogar: Cuenta con 6 centros de Hogar Infantil titular del Gobierno de Navarra, todos ellos en atención a menores de 3 a 16 años; para la atención a menores hasta 16 años cuenta con la Residencia Cortes de Navarra, Residencia Avda. de Zaragoza y Residencia M.ª de Urdax, todas ellas del Consejo Superior de Protección de Menores; la Asociación Mensajeros de la Paz cuenta con tres centros, todos ellos en atención a menores sin límite de edad; la Asociación Navarra Nuevo Futuro cuenta con tres centros, todos ellos en atención a menores de 2 a 16 años.

Servicios Residenciales: Orfanato de Navarra, Hogar escolar mixto Sta. M.ª la Real, Casa "La Providencia", Residencia Jorbalan y Casa-Hogar. Residencia juvenil Ruiz de Alda.

Centros de orientación psicopedagógica: Servicio de orientación psicopedagógica, Servicio de orientación escolar y vocacional, Gabinete psicopedagógico Argaray, Centro Psicopedagógico, Centro Psicosocial (consulta ambulatoria), C. tratamiento. Psicomotricidad relacional, C. Or. y Rehab. Psicop. "Huarte de S. Juan" y Rehabilitación de lenguaje.

Guarderías: Guardería infantil Ntra. Sra. de Roncesvalles, Guardería Ninia Etxea, Guardería San Jorge, Guardería Sta. Teresa, Guardería Ntra. Sra. de los Angeles, Guardería Belén Hogar Infantil, Escuela infantil Donibane, Guardería Milagrosa, Guardería Municipal Printzearen Harresi, Guardería Municipal Rochapea, Guardería Haurtzaro, Guardería Izastegui y Guardería Egunsenti.

Guarderías privadas: Guardería infantil de la Obra Social de la C. A. N., Corazón de María, Pitufos, San Miguel, Kinder, Guardería (con este nombre hay 5 guarderías).

Jardines de Infancia: "Bambi", Colegio Vázquez de Mella, "El Pilar", "Herri Ikastola", "Hijas de San José", "Ikastola Municipal", "La Asunción", "MM. Concepcionistas", "Ntra. Sra. del Huerto", "Ntra. Sra. de las Mercedes", "Peques", "Sdo. Corazón", "Sta. Catalina Laboure", "Santa María", "Santísimo Sacramento", "Santo Angel de la Guarda", "Virgen de la Paz", "Ntra. Sra. de Loreto", "Parvulario San Jorge" e "Ikastola Francisco de Jaso".

Talleres-Profesionales: Taller Profesional Chantrea, especialidad: jardinería; Taller Profesional Chantrea, especialidad: mecánica; Taller peluquería; Taller Profesional San Juan, especialidad: electricidad, r. electrodomésticos y bricolage; Taller Profesional Milagrosa, especialidad: fontanería y electricidad; Taller Profesional Rochapea, especialidad: carpintería y muebles; Taller Escuela Chantrea, especialidad: soldadura, cerrajería, fontanería, mecánica del automóvil, reparación del automóvil. Actividades complementarias; Taller Escuela Echavacoiz, educación y orientación profesional.

Grupos Scout: "Alorap", "Antonio Ollo", "Flor de Lys", "La Asunción", "Mikel Gurea", "Ntra. Sra. de la Paz", "V.° Tropa", "S. Vicente de Paúl", "Soto de Lezkairu" y Delegación Diocesana de Escoutismo. Asociación Juvenil "Club Albatros", Asociación juvenil "Huarte de S. Juan", Grupo de teatro "Txingurritegi-Hormiguero", Asociación juvenil "Zaltua", Asociación de actividades juveniles "Gasteak", Movimiento Pioneros (colectivo pedagógico), Asociación Cultural Recreativo Deportivo Benéfica "Gatxori", Asociación Cultural Recreativa "Sarasate", Centro juvenil "Boscos", Grupo de Renovación Carismática "San Miguel", Juventudes Marianas Vicencianas, Eguzki Lore y Club de tiempo libre "Zarata".

  • Reinserción Social

Centros Atención Primaria: Unidad de Reinserción Social del Gobierno de Navarra, Comisión de Asistencia Social del Ministerio de Justicia, Asociación de gitanos de Navarra "La Majari" y Centro de información y acogida de transeuntes de Cáritas Diocesana. Centro de Promoción Santa Lucía, Comedor Transeúntes, Residencia adultos, Piso-Hogar, Residencia Aralar, Residencia Traperos de Emaús, Residencia Recoletas, Dormitorio para transeúntes, Residencia, Residencia Albernia y Residencia San Miguel.

Servicios Sanitarios: Asociación Centro Antox, Asociación Centro Oasis, Servicio de alcoholismo y toxicomanías y Servicio alcoholismo y toxicomanías del Hospital Psiquiátrico.

Servicios Ocupacionales: Taller ocupacional, Taller-Centro de Trabajo y Taller-exposición.

Asociaciones: Asociación Alcohólicos Anónimos, Alanon (Asociación de apoyo para familiares de alcohólicos), Antox (Asociación navarra de ayuda al toxicómano), Asociación "El Patriarca", Oasis (Asociación para la rehabilitación de toxicómanos), Movimientos sin fronteras, Asociación de Servicios de iniciativa social Escolumbre (A.D.S.I.S.), Asociación para la difusión de la problemática de la marginalidad social y Asociación colectivo "Triku".

  • Familia y Comunidad

Centros de atención primaria: Unidad de Servicios de Base, Servicios Sociales, Centro Municipal de urgencias para las mujeres y Asistencia Social de Cáritas. Centros de Orientación familiar y Educación sexual del Gobierno de Navarra y "Andraize" del Patronato Municipal del Ayto. de Pamplona (Txantrea). Teléfono de la Esperanza. Fondo de Asistencia Social. Solidaridad Cristiana de Familias. Cáritas Diocesana cuenta con dos pisos-hogares para atención a madres solteras, sin límite de edad. Albergue Municipal de acogida para mujeres agredidas. Residencia Txiki-Polit de Cáritas Diocesana para atención a madres solteras. Institución Villa Teresita para atención a madres solteras gestantes.

Asociaciones de Vecinos: "Arga de la Chantrea", "Auzoberri" del barrio Iturrama, "Auzolan" del Barrio Rochapea-S. Pedro, Asoc. Independiente "Cuatro Vientos" Rochapea, "Colonia Argaray", "Iruña Zarra" del Casco Viejo, Asociación de vecinos del barrio de la Milagrosa, "Ntra. Sra. del Pilar" del barrio Echavacoiz, Asociación de Vecinos del barrio de San Juan y Asociación de Vecinos Sanducelay del barrio de San Jorge. Asociación de Mujeres agredidas y maltratadas. Asociación de viudas "Roncesvalles" de Pamplona y provincia. Asociación de consumidores de Navarra "Irache". Asociación Amas de Casa y Consumidores y Usuarios de Navarra "Sta. M.ª La Real". Asociación Cruz Roja.

Asociación Padres de Familia: Asociación de donantes benévolos de sangre de Navarra. Asociación de familiares y amigos de presos. Asociación Navarra para la defensa de la vida (Andevi), Asociación Equinez para la ocupación del tiempo libre.

  • Minusvalías

Centros de atención primaria: Unidad de disminuidos físicos, psíquicos y sensoriales: Inserso, Delegación Provincial de la ONCE, Alcer y Anfas, Servicio Residencial Hospital Psiquiátrico S. Fco. Javier.

Servicios Sanitarios: Centro Base de Minusválidos, Equipo Multiprofesional, Centro de diagnóstico y orientación terapéutica, Centro de salud mental, Unidad de valoración médica de incapacidad, Arans-Na (Asoc. Rehabilit. Auditiva niños sordos Navarra) y Unidad perinatal de estimulación precoz.

Centros de Educación Especial: Colegio Errotazar, "La Carbonilla", Asociación de Padres de niños autistas de Navarra, Centro de estimulación infantil El Molino, Centro de Educación Especial El Molino e Instituto pedagógico para niños anormales y sordos.

Aulas de Educación Especial: C.P.C. "Virgen Blanca", C.P. "Ave María", C.P. "Blanca de Navarra", C.P. "Cardebal Ilundain", C.P. "Ermitagaña", C.P. "García Galdeano", C.P. "Iturrama", C.P. "José M.ª de Huarte", C.P. "José Vila Marqués", C.P. "M.ª Ana Sanz", C.P. "Martín Azpilicueta", C.P. "Fernando Remacha", C.P. "Nicasio de Landa", C.P. "San Benito", C.P. Prácticas "San Francisco", C.P. "Víctor Pradera", C.P. "San Jorge", C.P. "San Juan Azpilagaña" y Centro Especial de Empleo "Hermandad Navarra de Minusválidos". Centro Ocupacional "El Huerto", Centro Ocupacional "Ibaiondo". Club de ocio Argitzia, Club de ocio Txiki.

Asociaciones: Asociación para la lucha contra enfermedades renales (Alcer), Asociación de padres de niños ciegos y con deficiencias visuales graves "Berdintasuna", Asociación de padres de niños sordos "Arans", Asociación Sordomudos de Navarra, Auxilia, Coordinadora de minusválidos, Delegación Provincial de la ONCE, Fraternidad Católica de enfermos (Frater), Asociaciones de minusválidos Psíquicos "Argitzia", A. Familiares y A. Subnormales/Anfas, Asociación Navarra de padres de niños autistas, Asociación Navarra de PP. de diabéticos infanto- juvenil y Asociación Navarra de ostomizados "Ando".

  • Servicios Generales Tercera Edad

Centro Atención Primaria Unidad de 3.° edad, Centro Atención Primaria Inserso, Club-Comedor, Servicio Asistencia domiciliaria titular del Gobierno de Navarra, Servicio de Asistencia domiciliaria del Inserso titular del M.ª de Trabajo y Seguridad Social, Residencia-Apartamento San Martín, Piso-Hogar, Residencia de Pensionistas de la S. Social, Residencia Angélicas, Retiro Sacerdotal del Buen Pastor, Residencia del Sagrado Corazón, Casa de Misericordia, Residencia de Hermanitas de los Pobres, Servicio educacional 3.ª edad.

Servicios Ocupacionales: Club jubilados Iru-Bide, Auzotegi, San Cernin, San Pedro, Oskia, Larrabide, de la C.A.N., Echevacoiz, Ermitagaña, San Jorge, San Juan, Centro de Formación de la 3.ª edad, Club Social de jubilados y Pensionistas Orbina 1.200, Hogar del Pensionista, Asociación Club "Irubide" (de pensionistas, jubilados y viudos de Pamplona). (Ref. Comunidad Foral de Navarra. Dep. de Sanidad y Bienestar social: Guía de los servicios sociales de Navarra, Pamplona, 1985).

Número de viviendas principales en 2001
según problemas registrados
Fuente: I.E.N. Censo de viviendas 2001
Unidades%
Ruidos21.08533
Contaminación8.73714
Poca limpieza en las calles11.91019
Malas comunicaciones4.8598
Pocas zonas verdes14.10622
Delincuencia en la zona11.46718
Falta de servicios1.1712

Organización no gubernamental "Tercera edad para el Tercer Mundo". Asociación "Pro-Perú" (1988), presidida en 2001 por Laura Arribas Berendenson. Organización no gubernamental vasca para la cooperación y el desarrollo "Hirugarren Mundua eta Bakea-Paz y Tercer Mundo" (1998). Organización no gubernamental "Taupada". Asociación Navarra de Parkinson "Anapar". A.R.P.N., colectivo que trabaja para que las personas con problemas visuales y sensoriales puedan disfrutar del teatro en Navarra. "Ildo", asociación de apoyo a menores de edad víctimas de abusos sexuales (1999).

  • Orígenes

La sanidad pamplonesa tiene sus antecedentes en la Edad Media. Iruña, paso importante en la Ruta Compostelana, constituyó fin de etapa para los peregrinos que llegaban de Roncesvalles. Ya desde tiempos remotos fue conocida por la hospitalidad con que fueron acogidos. A tal objeto se fueron creando a través del tiempo organizaciones hospitalarias. Existen noticias de un antiguo hospital de San Miguel, que más tarde fue instalado junto a la puerta de la gran Alberguería de peregrinos, que ha durado hasta el XIX, y a la que Sancho Ramírez había concedido que de toda carga de leña que entrara en Pamplona se diese un leño a la dicha Alberguería. Estaba a cargo del canónigo hospitalero. En 1285 se mandó que estuviera dotado de cuarenta lechos, además de los diez que solía tener, y que a cada peregrino se le diera su ración de pan y vino con su plato de verdura, carne o legumbres, según el tiempo. "Allí dan de buen grado por amor de Dios, lo cual te causará gozo", dice Kunig. Con el tiempo vino a menos este hospital, de forma que sólo contaba con ocho camas para recoger a las mujeres peregrinas que iban a Santiago o venían de allí, y para el servicio de las mismas:

"está asignada una beata con dos criadas, y por la malicia del tiempo se ha disminuido la devoción de la romería de Santiago por manera que por no haber concurso de peregrinos la hospitalidad de dicha casa se ha quitado casi totalmente y la dicha dignidad se ha descargado de las dichas cargas..."

En el siglo XVI se creó el Hospital General, al que iban a parar la mayor parte de los peregrinos, que continuaban, sin embargo, comiendo en la Hospedería de la Catedral. Así lo cuenta en el siglo XVII Domenico Laffi:

"Mientras se canta la Misa Mayor, dan de comer a doce peregrinos en una mesa aparejada en la misma puerta de la iglesia; hacen ir a todos los peregrinos a la salida de la cocina, donde el cocinero da a cada uno una escudilla de caldo en lugar de menestra, que en este país no se usa, y cuando todos tienen su escudilla les hacen poner en fila, y así van en procesión a la iglesia con su escudilla de caldo; se sientan a la mesa cada uno en su puesto, y viene un individuo con un cesto de pan y da uno a cada peregrino; después se acerca otro con un gran caldero de carne y reparte un trozo por persona; después otro lleva una tajada de carne de puerco a cada peregrino, y el último va con el vino y sirve un vaso por persona, acabando con esto la ceremonia".

Otro peregrino, Manier, nos dirá que le dieron sopa, bacalao, un panecillo blanco y dos vasos de vino. Existían otras casas que los peregrinos encontraban en el barrio de la Navarrería. La Cofradía de Santa Catalina tenía establecidas dos: una en la calle de Dormitalería para peregrinos españoles, y otra, en la calle del Obispo (actual calle de la Compañía) y que se destinaba a los peregrinos extranjeros. [José M.ª de Huarte, La basílica de San Martín y el Hospital del Corpus Christi 1920]. De este último se sabe que acogía gran número de peregrinos belgas, franceses y alemanes; que algunos morían en el hospital y no pocos permanecían semanas y hasta meses en calidad de enfermos. A los que fallecían en el hospital se les costeaba el entierro y se celebraban misas por sus almas. Hay que decir que los peregrinos franceses de la Edad Media preferían alojarse con sus connacionales en los barrios de francos de San Cernin y San Nicolás.

A comienzos del siglo XII los peregrinos extranjeros -franceses en su mayor parte se establecieron en barrios extranjeros que pronto recibieron la protección de los Reyes. En ellos fueron surgiendo hospitales y hospederías, de los que se tiene noticias documentadas ya en el siglo XIII. Frente a la Iglesia de San Cernin había un hospital regido por los francos bajo la advocación de Santa Catalina. En el hospital de la Iglesia de San Lorenzo también se acogían peregrinos en el siglo XIV, y existía otro llamado el Hospital de Labradores, que servía para las parroquias de San Cernin y San Lorenzo, y acogía igualmente peregrinos pobres. En el siglo XVI con la disminución de peregrinos se estimaron excesivas todas estas fundaciones hospitalarias, por lo que sólo cuatro de ellas siguieron siendo las destinadas a los peregrinos, y aun se estimaron como excesivas. [Ref.: J. M. L.: Peregrinaciones a Santiago, Madrid, 1949, t. II, pp. 114-119].

  • Red sanitaria

Las competencias sanitarias estuvieron distribuidas hasta 1990 entre el Insalud y el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra. En este capítulo debemos hacer la diferenciación entre la llamada atención primaria y la hospitalaria. La asistencia primaria se reparte en Pamplona de la siguiente forma: Dependientes del Insalud: un Centro Sanitario, un Ambulatorio, 5 Centros de Salud, 4 Consultorios Médicos. Dependiendo del Organismo Autónomo "Servicio Regional de Salud" del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra "Osasunbidea" existen: 5 Centros de Salud Mental, un Servicio de Alcoholismo y Toxicomanías, un Centro de Orientación Familiar y Educación Sexual (COFES), un Gabinete de Salud Laboral. Asistencia hospitalaria: Pamplona cuenta con 9 hospitales cuya titularidad se halla repartida entre el Insalud, el Gobierno de Navarra, la Iglesia y la iniciativa privada. La relación de los centros es la siguiente:

Centros
(1) Las cifras con asterisco se refieren a 1987. El resto a 1985.
(Fuente: Cámara Oficial del Comercio e Industria de Navarra).
EstablecimientoCamas (1)ClasificaciónTitularidad
H. Virgen Camino638*GeneralInsalud
H. de Navarra520*GeneralGob. Navarra
C.S. Juan de Dios150*GeneralIglesia
C. Univ. Navarra448GeneralPrivado
C. San Miguel103GeneralPrivado
C. San Fermín82GeneralPrivado
C. San Fco. Javier30QuirúrgicoPrivado
H. Psiquiátrico1.007PsiquiátricoGob. Navarra
C.N.S. Camino55PsiquiátricoIglesia

Sin ninguna duda, entre todos estos centros mencionados, el de mayor renombre es el de la Clínica Universitaria de Navarra, pues en muchos casos se coloca a la cabeza de los del Estado y su área de influencia no sólo supera Pamplona y alcanza a toda Navarra, lo que por otra parte es corriente en cualquier hospital de capital de provincia, sino que, sobrepasando Navarra, ejerce una fuerte atracción sobre las provincias vecinas, y aún sobre otras comunidades del Estado.

JIO

La coexistencia de varias lenguas, escritas y habladas a lo largo de la historia, en Navarra y en Pamplona, es un hecho innegable. Plantearlo o presentarlo como un fenómeno de igualdad de aceptación es falsear la visión de la realidad. Para una recta comprensión del plurilingüismo en la capital navarra es preciso contemplar las clases sociales que constituyeron el entramado social, singularmente durante las Edades Media y Moderna.

El hecho de la coexistencia de varias lenguas en Navarra y su capital en determinadas épocas es un fenómeno radicalmente sociológico. La utilización de distintas lenguas ha sido rasgo diferenciador entre las clases sociales más altas, importadoras o aceptadoras de elementos culturales exógenos, y los "navarros" indígenas, afectos a una cultura y lengua propia. Para desdicha de ésta, la realidad ha sido y es así. La sociedad navarra estaba jerarquizada antes de que la presencia de los burgos revolucionara la ciudad: siervos habitantes que trabajan tierras de sus "domini"; labradores propietarios vecinos de "villas" rurales, dedicados al cultivo de tierras propias o ajenas y sujetos al pago de pechas y otras servidumbres a sus señores jurisdiccionales. La economía de la Corona, de la Nobleza y de la Iglesia se basaba fundamentalmente en la capacidad productora de los cultivadores. Iruña era una población vascona.

La presencia de los ejércitos de Pompeyo y otras influencias supusieron la "romanización" material y espiritual de la población y la presencia del latín entre los elementos culturales importados. Su aceptación debió ser muy desigual entre los magistrados y "civites pompaelonenses" y en el medio rural de la ciudad y su "conca". Por ser lengua escrita, oficial en las relaciones administrativas del Municipio y el Imperio, el latín se impuso como lengua culta sobre la de los Vascones, hablada pero no escrita. El derrumbamiento de las estructuras imperiales debió comportar una mayor ruralización o "navarrización" de estructuras, cultura y lengua. Un cronista musulmán de la campaña de Abd al-Rahman contra Pamplona (año 924), señaló como características más notables de la ciudad su situación entre montañas, la pobreza de sus habitantes, de los que "la mayoría hablan vasco (al-bashkiya), lo cual les hace incomprensibles" y la dureza de las pezuñas de sus caballos. La curia regia y episcopal y la clerecía constituirían la minoría bilingüe, que utilizaba el latín oficial en la liturgia, en la documentación escrita, y probablemente como vehículo de expresión oral.

Comenzaría luego la lenta gestación de los romances. La presencia del francés Pedro de Roda o de Andouque al frente de la diócesis fue revolucionaria. Siguiendo las directrices repobladoras iniciadas en Jaca por Sancho Ramírez, fundó el burgo de San Cernin, al que seguirían el "Burgo Nuevo" o "población" de San Nicolás, junto a la antigua Iruña, convertida desde ahora en "Nabarriria", "Villa" o "Civitas navarrorum". Tres núcleos urbanos, con características socio-culturales diferentes, separados por murallas, enfrentados hasta el aplastamiento del más débil. Los vecinos del "Burgi Sancti Saturnini de Iruina" constituían un "coetus clausus", del que estaban excluidas otras clases, singularmente los "navarros": "Nullus homo non populet inter vos, nec nauarro, neque clerico, neque milite, neque ullo infanzone" (1129). Entre los burgueses las lenguas usadas serían el latín (liturgia, documentación), gascón y occitano (finales del siglo XI al XIV).

Posteriormente surgió la "población" franca de San Nicolás, con distinto fuero y componente étnico-social y económico. La presencia de "navarros" hace presumible que el vascuence tuviera virtualidad en las relaciones vecinales. Por contraposición a la calidad de los francos del Burgo y de la Población, la vieja Iruña del Obispo y su cabildo, y de los siervos de Santa María, pasó a ser la "Villa navarrorum", "la Ciudad de los navarros" o "Nabarr-iria" (Nabarrería). En los textos forales, singularmente en el otorgado por Sancho el Sabio a Estella en 1164, el adjetivo "navarro" tiene un contenido social evidente, aplicado al sector campesino, avecindado en "villae" ("villanus") y cultivador del campo ("rusticus"). "Navarro" "villano", "rústico" son conceptos equivalentes, aplicados a la población indígena rural.

La estratificación supone distintos niveles económicos, sociales y culturales, afectando directamente a las lenguas. Las minorías letradas utilizaban lenguas "cultas" (latín, romances occitano languedociano, gascón y navarro), oficiales en la liturgia y la administración de la curia regia y episcopal, notarios, escribanos y literatos. La lengua de los Vascones ("locus quem Vascones vocant Igurai mendico", 1085) o "Vasconica lingua" ("locus quod dicitur in basconea lingua Mussiturria", 1059), utilizada por la población indígena rural, numéricamente mayoritaria, no será utilizada como vehículo de expresión escrita y permanecerá proscrita, como lengua vulgar de villanos y rústicos, afectada directamente por las connotaciones peyorativas que en el contexto social tenía la población que la hablaba, los "navarri". La "lingua navarrorum" o "idioma de la tierra navarra" equivale a "rusticum vocabulum" ("mons qui dicebatur rustico vocabulo Ataburu", 1049), "lingua rusticorum" ("dicebatur a rusticis Aker qaltua"), "lingua vulgaris" ("Rex Sanctius qui cognominatus est ab antiquis vulgalibus Auarcha", 1049). "Sique illos (navarros) loqui audires, canum latrancium memorares. Barbara enim lingua penitus habentur", dice el autor del Códice Calixtino del siglo XII.

Es un hecho probado e indiscutible que en nuestro solar el vascuence fue anterior a las lenguas celtas, al latín y a cualquiera de las lenguas romances, implantado siglos antes que el árabe en las comunidades musulmanas de la Ribera y el hebreo de las judías, y mayoritaria entre la población del reino y diócesis de Pamplona. Sin embargo, el hecho de que ésta haya sido siempre redactada en latín u otra lengua "culta" produce entre los observadores superficiales la sensación, que se refleja en ciertas afirmaciones, de haber estado en paridad de uso con el vascuence, e incluso haber tenido primacía. La carencia de literatura vasca escrita situó a la lengua de los navarros en inferioridad de condiciones frente a las escritas. Estas afirmaciones, válidas para la mayor parte del territorio navarro actual hasta el siglo XVIII, lo son también para su capital.

Si la literatura escrita, en latín u otras lenguas, fue vehículo de expresión de las clases "cultas"; el medio geofísico, los accidentes del terreno, la tierra que los navarros trabajaron o donde pastaron sus ganados, "habló" la lengua popular con que la denominaron los labradores y pastores. De la rica toponimia pamplonesa medieval, buena parte resulta enigmática en cuanto a su significado, tanto la que no se ha perpetuado en uso (Ariech, Çeapitze o Çeapeitz, Errugugaitzuru, Erreperro, Lanbos, Mairumilio), como la conservada con más o menos fidelidad (Miluze, Ezkaba, Çadar, Barçaturo, Biritzitu, Bigurdana). Entre los materiales seleccionados, unos denuncian la calidad del suelo (Arriurdineta, Kaskailleta, Bustinzuria, Landazabal) o su morfología (Mendia, Mediçalbo, Aldapa), el destino dado por el hombre, singularmente para pasto de ganados (Zaldeuntze, Larrea, Larrezabala, Euntzamearra, Ezpil), o la situación o dirección de un paraje concreto (Alorrondo, Arzubiondoa, Argarai, Ezpilagaña, Ripabe, Landabea o Landaben, Irunbitartea; Aizagerri, Aizagirre o Aizarregi, Akerragerre o Akerregi). Abundan los hidrónimos: Iturburu, Iturriapurriaga (perfectamente localizado), Iturriotzaga, Urraiturri; Morea, Moreaburua, Butzuaga; posteriormente aparecen nuevas alusiones a fuentes en Iturrizarra, Iturrondo, y el conocido "Iturrama" o "Madre de la fuente de San Antón".

Son muestrario representativo de la ílora: Arantzedi, Ezpeleta, Hidia o Hidiazabal, Ilarrea, Bikueta, Lezkairu, Ardantzeparralea. En el área de la hagionimia se imponen rotundamente los nombres latinos o romances, dándose a lo sumo en la documentación escrita ciertas asimilaciones al vascuence popular en Sancta Pia < Donapia; San Macario < Samakai; Santa Engracia < Santa Gracia < Donagrazia. Denuncian la presencia de pamploneses vascohablantes las voces toponímicas romances (navarro u occitano), asumidas y adaptadas a la lengua autóctona. Dentro de la población: "Bainueta" (= Los Baños), "Txapitela" (= El Chapitel), "Portalapea" (= Bajo el portal). En extramuros: "Rotxapea" (= Jus la Rocha), "Justitzieta" (= Las Justicias o Las Horcas), "Ermitagaña" (= Encima de la Ermita) o "San Migelgaña" (= Encima de San Miguel), también denominado "Playa de San Juan"; a pesar de aparecer tardíamente, alude sin ninguna duda al monasterio, después ermita, de San Miguel del Valle Claro, en Barañain, residencia temporal (1244-1247) de una comunidad religiosa femenina, "las dueñas de Barañain", trasladadas a San Pedro de Ribas.

El componente étnico-social y lingüístico de la población pamplonesa se reflejó de algún modo en la nómina de calles y plazas. En el burgo de San Cernin se impusieron rotundamente las denominaciones romances, exceptuando algunos parajes suburbanos, como "Rotxapea" (= Jus la Rocha) o la Bigurdana o Biurdana. Durante la segunda mitad del siglo XIII, sobre todo tras el arrasamiento de la Navarrería, nació en la parte noroccidental del burgo la llamada "Pobla Nova del Mercat", habitada por labradores navarros, a quienes fueron concedidos solares con el fin de tener trabajadores agrícolas, según opina Martinena Ruiz. El componente lingüístico de la población no deja lugar a dudas mirando el callejero de ese rincón urbano: Urradinda o Zakudinda (= Rua de los Sacos), que terminaba en el hospital de los labradores del burgo, llamado "Languin obrari"; Arriasoranza; Sanduandia, alusiva a la enorme talla de la Virgen de la O; Urrea o Sobranza, Urainodia.

En la Navarrería, posesión secular del obispo y los canónigos, existieron las calles o barrios de Zurriburbu, Areis (o Las Eras) y Zugarrondo. En la Población de San Nicolás, la Rúa Chica, popularmente conocida como "Dindatxikia" o "Lindachiquía". El vascuence debía ser lengua viva en Iruña a finales del XV. Cuando los reyes Juan de Albret y Catalina I, acompañados por la princesa Magdalena y muchos nobles bearneses, vinieron en diciembre de 1423 a Navarra, el Conde de Lerín les cerró las puertas de la ciudad y debieron pasar las Navidades en Egüés. Ajustado un acuerdo, el Condestable les abrió las puertas y pudieron ser solemnemente coronados en la catedral el domingo 13 de enero. Con ese motivo hubo grandes festejos. Según testimonio de Garibay, repetido por el P. Alesón y numerosos autores, "en una de las comedias que se representaron" hubo chistes alusivos a la situación de Pamplona, como esta copla en vascuence, que el historiador Lacarra supone cantaban los beaumonteses por las calles:

Labrit eta Erregue
Ayta seme dirade,
Condestable Jauna
Arbitzate Anaie.

(Labrit y el Rey son padre e hijo; al señor Condestable tomadlo por hermano).

La conquista del reino de Navarra por los castellanos en 1512, su anexión a la corona de Castilla y la ocupación definitiva en 1521, tuvieron muy desiguales consecuencias. Mientras en la porción meridional y su capital Pamplona los monarcas mantenían una política de castellanización cultural, en la Baja Navarra, abandonada por los conquistadores, siguieron reinando y gobernando los Albret. En la porción del Reino de Navarra dependiente de la diócesis de Pamplona, y mientras Navarra fue reino independiente (siglo XIX), la lengua natural popular mayoritaria de los navarros siguió siendo el vascuence. El fenómeno lingüístico en la capital debe ser contemplado y valorado en un contexto geográfico-social amplio. El núcleo urbano de Iruña, la Ciudad, formaba unidad con su barrio rural, la denominada "Arba", "Conca", "Terra Pampilonensis", "Iruñerria". "La Cuenca ha sido barrio y una misma cosa con la dicha Ciudat de Pamplona, exenta de la merinía de las Montañas deste Reyno", reconocía Fernando el Católico en 1514.

Los propios "iruñerritarrak" reivindicaban en 1562 el goce de "los usos, costumbres y fueros de Pamplona, como barrio y una cosa anexa de la Ciudad". Las relaciones políticas, administrativas, comerciales y religiosas de la Cuenca y la Ciudad fueron intensas. La Cuenca fue vascoparlante y monolingüe mientras Navarra fue reino independiente, salvo la clerecía, los escribanos y algunos vecinos plurilingües (romanceados, latinados y vascongados). Un abad de Izu, natural de Sesma, fue denunciado en 1590 por no saber vascuence en un pueblo donde "todos son bascongados y no saben romançe" y "no se platica sino bascuence, ni saben los más vecinos y residentes del romance". Unos años antes afirmaban en Arraiza (Echauri) que el "bascuence es la lengua que se habla en dicho lugar". Los escribanos vascongados escuchaban las condiciones manifestadas en euskera por las partes, redactaban el documento en la lengua oficial castellana, y lo notificaban para su aprobación a los contratantes "dándoles a entender su contenido, desde su principio hasta el fin, en su lengua de bascuence, por no entendérseles el romance".

Esta realidad, normal en toda Iruñerria, también se producía en la capital, donde existía un sector de población que desconocía el castellano. Al notificar en 1593 una sentencia a Gil de Egozcue y Miguela de Erroz, su mujer, vecinos de Pamplona, un notario hizo constar que se la dio "a entender en lengua bascongada, ques su propio lenguaje, por no entenderseles romançe" (Archivo General de Navarra: Pro. Asiáin, Car. 6). A escuchar los sermones de un religioso en Pamplona (1586) acudieron mujeres, "que no entendían castellano sino solamente vascuence", comunicándole que le habían entendido al hablar en castellano. Al margen de otras interpretaciones, el testimonio habla de un sector de ciudadanos vascohablantes y de un medio de penetración del castellano, el púlpito. No parecía normal por entonces; en todos los conventos había religiosos euskaldunes y para las cuaresmas llevaban a San Cernín predicadores en lengua popular.

La conciencia vivida por un sector culto de la población navarra, uno de cuyos exponentes fue el Licenciado Juan de Beriáin, abad que fue de Echagüe y después de Uterga, de que el vascuence era la lengua propia y natural del reino de Navarra, parece basada en un sentimiento patriótico. En ello pudo influir el impulso dado a la lengua popular por Bernat d'Etxepare, autor de "Linguae Vasconum Primitiae", primera obra impresa en vascuence, y por Jean de Leizarraga, traductor del Nuevo Testamento por encargo de la reina Juana de Albret, dentro del movimiento humanístico propiciado e impulsado por las reinas de Navarra Margarita (1492-1549), autora del "Heptameron", su hija Juana (1528-1572) y Margarita de Valois (1553-1613). Al norte y al sur del Pirineo se produjo una valoración de la "lengua natural" de la "patria", hablada por la mayor parte de la población. En los libros parroquiales encontramos referencias más explícitas y frecuentes al "bascuenze", llegando incluso al añadido de comentarios, como el de don Miguel Olábarri, vicario de Torres de Elorz en 1635, al certificar haber leído los mandamientos de visita pastoral a su feligresía "en bascuence, que es nuestra común lengua". En Pamplona el impulso partió de los eclesiásticos y del Ayuntamiento.

"Considerando que el lenguaje primero y natural de la Ciudad y sus montañas, de donde por la mayor parte heran los mozos e mozas de serbicio, hera el bascuence, y que assi como otros muchos vecinos y habitantes no sabian ni entendian otra lengua que el dicho bascuence"

La Ciudad acordó en 1604 que "de aquí adelante a perpetuo, así como hay predicador ordinario en el lenguaje castellano para los sermones de cuaresma, haya también en vascuence". Lo nombrará el Regimiento cada año, para que "predique en la dicha lengua bascongada desde la una de la tarde hasta las dos en la parroquia de San Cernin o en otra", todos los domingos y fiestas de la cuaresma.

El cuaresmero elegido para ese año fue el dominico fray Esteban de Beriain (Gom: Historia del Obispado de Pamplona, V, p. 58). En la de 1614 predicó estos sermones el Licenciado Munárriz, presbítero de Muru-Astrain, "asistiendo a ellos mucha gente"; al año siguiente lo hizo el Licenciado Galar, vicario del lugar de su apellido, ambos en la Cuenca de Pamplona (ADP.: Cars. 256, n. 51; 259, n. 3). La valoración de la lengua popular no se basa solamente en la necesidad pragmática de hacer inteligible a los fieles la doctrina religiosa. Don Antonio Venegas y Figueroa, obispo de Pamplona (1606-1612), madrileño de noble familia, fomentó la solemnidad del Corpus Christi. Haciendo gala de "una estima de la lengua vasca, que sorprende en un obispo castellano", según palabras del historiador Goñi Gaztambide, los años 1609 y 1610 organizó certámenes literarios en lengua castellana, latina "y bascongada, que es la materna de este Reyno", porque ano es razón que la lengua nativa del Reino quede desfavorecida" (Goñi: op. cit. V, pp. 69-75).

Vivía por entonces el Licenciado don Juan de Beriáin, nacido en Uterga hacia 1566, abad de Echagüe (1592-1599) y después de su lugar natal (1602-1633). Escribió y dio a la imprenta dos libritos: "Tratado de como se ha de oyr missa, escrito en romance y bascuence, lenguajes de este Obispado de Pamplona" (1621) y "Doctrina Christiana escrita en romance y bascuence lenguajes de este obispado de Pamplona" (1626). En el prólogo "Al lector" que lleva el "Tratado", Martín de Alcoz, secretario del Consejo Real hace esta afirmación: "Romance y Bascuence (son) lenguajes de este Reyno de Navarra". En el puesto por Beriáin a su Doctrina christiana expone la necesidad de conocer los misterios de la fe, objetivo a conseguir por medio de la catequesis y la predicación. El problema radica, según él, en la lengua que ha de utilizarse en la catequesis: romance oficial o vascuence popular. Hombre muy pragmático, Beriáin optó por utilizar ambas, lo que le convierte en pionero del bilingüismo en obras impresas en Navarra.

Escribe en el Bascuence "que se habla en Pamplona, cabeça deste Reyno y Obispado de Nauarra, que es el que se habla en la mayor parte del, donde se habla bascuence, y el que mejor se entiende en todas las partes". El romance servirá de auxiliar porque, al existir varios dialectos vascos, si alguien no entendiera lo expresado en el de Iruña, "de lo que escribo en Romance puede sacar el Bascuence que se usa en su tierna". "Escrivo en Bascuence, porque no ha havido nacion en todo el mundo que no se aya preciado de la lengua natural de su patria, y de enseñarla en las escuelas a leer y escrivir". Fundamenta esa afirmación en argumentos tomados de intelectuales coetáneos y de clásicos como Cicerón. Y añade: Según esto, razón es que nosotros estimemos nuestra lengua bascongada; porque "Túbal, Hijo de laphet... habló y enseñó en este Reyno la lengua de Bascuence, y después acá, hasta el día de oy, se ha conservado en la muy noble Ciudad de Pamplona y en toda la tierra Bascongada".

La presencia del mítico Túbal, hijo de Noé, legendario fundador de poblaciones en Navarra y otras partes, era por entonces una verdad inconcusa entre los historiadores; con ella reivindicaban y pretendían probar las antigüedades, origen y excelencias de una ciudad, un pueblo, un cargo, un personaje u otra realidad. Don Pedro Fernández Zorrilla, burgalés y obispo de Pamplona, recomendó a sus curas del área vascófona la utilización de los libros del cura de Uterga en las catequesis: Sin dejar el siglo XVII consignamos el valioso testimonio de Joannes Etxeberri, cantor de Pamplona como la ciudad más principal o capital de los vascos: "Iruñea Euskaldunen hiri buruzagia", a quien, por escribir en euskera, alababan todos, incluidos los de Pamplona:

Laudorio bada handi
duçula Euscaldunez
Laphurtarrez bizcaitarrez
baita Nafar Iruñez".

"A principios del siglo XVII la mayoría de las mozas y mozos de servicio de la ciudad de Pamplona, así como otros muchos vecinos y habitantes de la misma, no sabían ni entendían otra lengua que el vascuence"

(Goñi Gaztambide: op. cit., V, 57).

La cuestión de la lengua estuvo de actualidad en los comentarios ciudadanos y en la preocupación de los munícipes en 1676. Valentín Sanz de Jaso, vecino de Pamplona y pariente de San Francisco Javier, fundó por su testamento en 1585 la "capellanía que llaman de los agonizantes". Su titular estaba obligado a ayudar a bien morir a los pobres acogidos en el Hospital General, donde debía residir de día y de noche. Cumpliendo la voluntad del fundador, durante casi un siglo "se an puesto en dicho Ospital siempre personas abiles y suficientes, que han residido personalmente", y "sujetos muy inteligentes de la lengua bascongada, sin que se haya visto exemplar de persona que aya servido dicha Capellanía en quien se allasse el impedimento de no saber la lengua sobre dicha".

En 1676 era capellán de agonizantes don Juan Gil de Balduz, presbítero residente en la ciudad. El fiscal diocesano lo denunció por no residir en el centro y porque "tampoco sabe la lengua bascongada, siendo tan precisa y necesaria, pues la mayor parte de los enfermos son vascongados y se hallan todos en notable desconsuelo". Pretendía el fiscal que el capellán pusiera a su costa persona competente para cumplir su ministerio con los moribundos. Alegó Balduz que no residía en el Hospital por carecer de habitación, y "confesó no entender la lengua Bascongada, con que mal puede asistir a los agonizantes, que no saben romanze", cuando "los más enfermos son bascongados"; por ello está dispuesto a renunciar a la mitad de la renta de la capellanía para darla a otro conocedor de la lengua. Insistió el fiscal en la incapacidad de Balduz, debida a desconocer la lengua vasca, "siendo tan precisa y necesaria por ser la mayor parte de los enfermos bascongados", y por haber sido la voluntad del testador y la tradición constante en el Hospital.

Era inútil alegar carencia de habitación "pues, aunque la hubiere, no sería útil ni servicio alguno por la incapacidad que le asiste de derecho, respecto de no tener inteligencia en la lengua sobre dicha", único motivo de exclusión de los candidatos que la desconocían. Expuestas por ambas partes las razones ante los tribunales eclesiásticos, el Vicario general dictó sentencia el 17 de septiembre: Balduz debía renunciar a la mitad de la renta de la capellanía en favor de un capellán vascongado, puesto por el Vicario del Hospital General. En adelante, los patronos de la capellanía deberán nombrar a "persona que entienda la lengua bascongada, por ser necesario y conforme a la obligación de semejante asistencia de ayudar a bien morir en el dicho Ospital, en donde muchos que mueren no entienden romance" (ADP.: Car. 1278, n. 2).

Diez años después del proceso y sentencia sobre la capellanía del Hospital General, se planteó otro (1686) en el mismo tribunal contra Pedro Pagola, receptor romanceado, desconocedor del vascuence, quien pretendía ejercer el oficio de examinar testigos en Pamplona. En el artículo 13 de los cargos, sus compañeros receptores alegan contra él: "Item que el lenguaje primitivo y natural de los naturales de esta Ciudad y advenedizos a ella de las Montañas de este obispado, ha sido y es el bascongado, y por ello ha sido y es preciso que la parte contraria, para la recepción de las pruebas que hubiere de ejecutar en esta Ciudad, tenga perfecta inteligencia de este lenguaje". Siendo así, Pagola ha examinado a testigos por medio de intérprete. Replicó el procurador del acusado que "en esta ciudad la lengua común y que se practica en lo común y general es la Castellana, la qual la saben todos o los más moradores de ella, y mi parte tiene suficiente inteligencia en la lengua bascongada, habiéndola aprendido con la continua habitación de treinta y seis años y más que ha que Irabita en esta Ciudad" (1686. Goñi Gaztambide: H. O. P., VI, 417).

El testimonio del receptor, acusado de no saber vascuence, pero que dice haberlo aprendido por residir muchos años en Pamplona, es el testimonio más elocuente de que en las calles de Iruña era normal la lengua vasca. Ello explica la presencia de numerosos mozos que acudían desde Baja Navarra, Zuberoa y los valles de Baztán, Bortziriak, Malerreka, Basaburua y otros valles vascohablantes para aprender oficios en Pamplona con maestros oficiales que hablaban su misma lengua, presente también en las iglesias (púlpitos y confesonarios), en comercios, tiendas y mercados. Durante el siglo XVIII el panorama lingüístico apenas había cambiado. Era en 1717 abad de Berriozar (Ansoain) don José San Román, natural de la ciudad de Estella, nombrado por el Conde de Ablitas, señor del lugar. Regidores y vecinos expusieron en el obispado su deseo de tener un cura "capaz en el ydioma Bascongado" para predicar y oir las confesiones; el designado no lo sabía, ni le entendían cuando predicaba, enseñaba la doctrina y confesaba. El clérigo de Lizarra declaró conocerlo y propuso "ser examinado en dicho idioma y lengua bascongada".

Así lo hizo el Padre Maestro fray Miguel de Lesaca, dominico del convento de Pamplona, y lo halló "suficiente para que pueda confesar y confesarse en dicho idioma, enseñar la doctrina christiana, aunque le falta la expedición para poder hablar corriente el Vascuenz" (ADP.: Car. 1.407, n. 18). En 1722, los vecinos de Bidangoz (Roncal) nombraron vicario al paisano D. Miguel de Hualde, licenciado en Alcalá de Henares. Alguien se opuso a la designación, alegando que en la villa "solo se habla la lengua bascongada, especialmente las mugeres y niños que, en lo regular, no entienden otra", y don Miguel no la sabe. El licenciado aceptó someterse a examen, se presentó en Pamplona, expuso en la Curia que "la lengua que se habla en el valle de Roncal es distinta en un todo a la que se habla en lengua bascongada en esta Ciudad y su çircunferencia" y solicitó ser examinado "en dicha lengua bulgar bascongada, según y en la forma que se acostumbra en aquella tierra". Lo hizo ante el Comendador de la Merced, el cual certificó haberlo hallado suficiente en lengua Bascongada. Según refiere Idoate en Rincones...., [t. III, págs. 467 y 468], en el año 1791 un tal Joaquín de Locen obtuvo una de las tres capellanías del Hospital General de Pamplona, planteándose un curioso pleito por desconocer el nuevo capellán el euskera. La junta del hospital acordó pedir al nuevo capellán que aprendiera la citada lengua, necesaria entonces con la mitad de los pacientes. Pero Locen fue acusado posteriormente de falta de interés en aprenderla, planteándose la junta el problema de si se podrían admitir capellanes sin conocimiento del euskera.

Al comenzar el siglo XIX vivía casado en Artica (Ansoain), a dos pasos de la capital, Félix Sarasa Aldareguía "Cholín", natural de Berriosuso, guerrillero contra los franceses; Espoz y Mina, vascongado también y amigo personal de Cholín, dijo de él que "era el vascongado más cerrado que había existido en Navarra". Durante la primera guerra carlista, el secretario de la Cendea de Cizur redactó las "Notas para el catastro", plasmando toda la toponimia en la lengua popular vasca, hecho absolutamente insólito en documentos oficiales, cosa que repetirá en 1865 el concejo de Orcoyen. Todos los datos hasta ahora conocidos sobre la lengua vasca en Iruñerria señalan esa década de 1860 como la época de su regresión. El Príncipe Luis L. Bonaparte incluyó en la zona vascohablante a la Cuenca, pero no a Pamplona, "quoique bien des personnes s'y trouvent qui sachent parler le basque", aunque solamente lo utilizan para hablar con los campesinos. Burlada, Ansoain, Villava, Arre, Ballariain "conservent encore un soufle de vie basque" (1863). Perico Alejandría, un pamplonés castizo, publicó ese año en su Guía de Pamplona que sus paisanos hablaban cuatro lenguas: francés (comercio), castellano (Ribera), euskara o vascongada (Montaña) y un dialecto o jerga en las aldeas inmediatas a la capital, de lo que aporta ejemplos. Mucho más próximo a nosotros fue Cándido Testaut quien, bajo el pseudónimo "Arako", fue publicando en la prensa desde 1910 sus Dialogando (Pamplona, Ed. Leyre, 1947), elementos de una sintaxis y vocabulario que no había terminado de asimilar la lengua exógena.

Actualmente perdura todavía entre los mayores de los pueblos de Iruñerria un léxico vasco relativamente rico. Cualquier vecino de la Cuenca emplea preferentemente las voces amandarra", "bustin","lezka", "ezpuenda" o "zugarro" en lugar de las castellanas "delantal", "arcilla", "carrizo", "ribazo" u "olmo". Pero a esto, que es pasado y reliquia moribunda de una multisecular realidad lingüística, tenemos que añadir la presencia viva del euskera en la radio, en las casas y en la calle, y la esperanza que representan miles de estudiantes de y en la "lingua navarrorum". En 1986 el porcentaje de hablantes era ("D. P. V."):

Erdaldunes86,55%
Euskaldunes
- Alfabetizados4,25%
- Algo Alfabetizados1,24%
- No alfabetizados0,65%
Casi euskaldunes
- Alfabetizados4,17%
- Algo Alfabetizados1,42%
- Pasivos1,74%

Estudiantes de cuskera en Pamplona y su área
(Curso 1989-90)
Preescolar y E.G.B.
Modelo A:
G. Galdeano (E.P.)373
San Juan de la Cadena (E.P.)23
Calasanz15
Etxabakoitz79
La Compasión193
San Miguel43
Total modelo A726
Modelo D:
San Jorge II (E.P.)173
Axular Ikastola301
Amaiur lkastola628
Hegoalde Ikastola575
Francisco de Jaso Ikastola565
San Fermín Ikastola1.053
Total Modelo D3.295
Total Preescolar y E.G.B.4.021
B.U.P. y C.O.U.
Instit. Navarro Villoslada68
Instit. Padre Moret185
Instit. Iturrama207
San Fermín lkastola211
Total671
Adultos
Arturo Kampion421
IPES Euskaltegia68
Barañain71
Pedro Axular Euskaltegia48
Gob. Navarra. Euskaltegia280
A.E.K. Euskaltegi, Gaueskolak:87
Arrosadia42
Donibane Auzoa12
Errotxapea162
Iruñezar14
Iturrama9
Joan d'Amendux125
Txantrea1.339
Total alumnos6.031

JOJ

El municipio se encuentra incluido en la Zona Lingüística (según el artículo 5.º de la ley foral 18/86 de 15 de diciembre que divide a la comunidad foral en tres zonas): Mixta.

Población de 2 o más años clasificada
según nivel de euskera (competencia lingüística) y año de referencia
Fuente: Censo de población 2001.
HombresMujeresTotal
Euskera1.8762.0733.949
Castellano78.61286.565165.177
Las dos3.1893.2106.399
Otra lengua1.4649912.455
Entiende:
- Con dificultad8.3508.54216.892
- Bien8.5299.04217.571
Habla:
- Con dificultad9.1189.48218.600
- Bien7.6207.98615.606
Lee:
- Con dificultad6.5476.90013.447
- Bien7.1627.50614.668
Escribe:
- Con dificultad6.0436.61512.658
- Bien6.5296.80113.330

Itziar Aragüés presentó en diciembre de 2000 su tesis doctoral, dirigida por Carmen Saralegui, Estudio sociolingüístico del léxico del habla de Pamplona. El Area de Cultura del Ayuntamiento de la ciudad publicó en abril de 2003 el libro Y tú ¿cómo dices...? Vocabulario actual de Pamplona, el trabajo de investigación realizado por la autora. La publicación recoge las formas de expresión de la ciudad, las palabras y modismos que se utilizan espontáneamente en el habla cotidiana de los pamploneses.

  • Primaria y secundaria

Los avatares culturales y educacionales de la ciudad en el pasado pueden examinarse en el apartado "Historia" de este artículo. En la actualidad el hecho de que entre las tres funciones primordiales de Pamplona figure la universitaria ha incidido en que las tasas de escolaridad infantil fuesen de las más altas del Estado, pues para el comienzo de esta década se superaba el 99 %. Los cambios demográficos de la ciudad en los últimos años han hecho variar la población estudiantil, que ha visto reducir en un 24 % a su alumnado en la Enseñanza básica desde septiembre de 1983 hasta septiembre de 1990. A la espera de la nueva configuración escolar tras la implantación definitiva de los nuevos niveles de enseñanza, el panorama educativo en Pamplona (ciudad) en septiembre de 1990 era el siguiente:

Panorama educativo
(Fuente: Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra).
CENTROESTATALPRIVADOIKASTOLATOTAL
Preescolar y EGB2226452
FP710 (+4 no concer.)--17 (+4 no concer.)
BUP Y COU815--22
TOTAL3750 (+4 no concer.)491 (+4 no concer.)
ALUMNOSC. ESTATALC. PRIVADOIKASTOLATOTAL
Preescolar y E.G.B.7.79615.7991.51525.110
F.P.3.6904.025--7.715
B.U.P. Y C.O.U.6.7615.240--12.001
TOTAL18.24725.0641.51544.826

En 1990 el área de Iruña cuenta con las siguientes ikastolas: Amaiur para alumnos de Preescolar y E. G. B. contando con comedor y transporte escolar; Axular que acoge alumnos de Preescolar y E.G.B., con comedor y transporte igualmente; Hegoalde es también para alumnos de Preescolar y E.G. B., con comedor y transporte; Francisco Jaso y Paz Ciganda ambas también para alumnos de Preescolar y E. G. B. con transporte y comedor; por último San Fermín que recibe alumnos de Preescolar, E.G.B., B.U.P.-C.O.U., contando con comedor y transporte escolar. [Fuente: Federación de Ikastolas].

  • Enseñanza artística

Preparación para Bellas Artes, estudios oficiales de cerámica y decoración y similares imparte la Escuela de Artes sita en la calle Amaya. Los pintores Pedro Salaberri y Marino Royo imparten también docencia. Taller infantil de plástica "San Juan". Música en el Conservatorio Municipal. Ballet en la Academia de música. Academias privadas: A. de Ballet Español, Estudio de Danza Paula Gutiérrez, Escuela de Danza Almudena Horno, E. de Danza, Arte y Ritmo.

  • Escuelas universitarias

Escuelas de Formación del Profesorado de EGB, Escuela Universitaria de Estudios Empresariales, Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola, Escuela de Enfermería Hospital de Navarra, Escuela de Enfermería Virgen del Camino, Escuela Universitaria de Trabajo Social, Escuela de Ingeniería Técnica Industrial, Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

  • Centros no universitarios

Ipes. Instituto Promoción de Estudios Sociales, Escuela de Idiomas de Navarra, Escuela Nacional de Estudios de Turismo, Escuela de Educadores Bartolomé Carranza, Escuela de Graduados Sociales, Educación Especial, Educación y Promoción de Adultos (EPA), Formación Profesional.

  • Universidad

Dos Universidades ubicadas en Pamplona hacen que el aspecto universitario esté muy cuidado, pues contienen más de 20 centros superiores entre facultades y escuelas universitarias.

Universidad privada. La Universidad de Navarra fue fundada en 1952 por el Opus Dei. Constituida como Universidad de la Iglesia en 1960, el Estado reconoció, en 1962, los estudios cursados en ella. La Facultad de Derecho fue la primera en iniciar sus actividades, seguida de la Facultad de Medicina (1954). A continuación una amplia lista de Facultades y Escuelas Universitarias completan la oferta académica: Filosofía y Letras -con sus especialidades de Geografía e Historia, Filosofía, Ciencias de la Educación y Filología-, Ciencias Biológicas, Farmacia, Teología, Derecho Canónico, Arquitectura, Ciencias de la Información, Ciencias Económicas y Empresariales, Artes Liberales, Ayudantes Técnicos de Laboratorio, Lengua y Cultura Española, Enfermería, Idiomas. Esta enseñanza universitaria fue seguida en 1988 por un total de 11.983 alumnos de los cuales 6.153 eran navarros y 5.479 no navarros, cifra esta última que supone el 48,26 % de los estudiantes, lo que nos da la idea de la gran atracción que sobre la población estudiantil ejerce la Universidad de Navarra, como ya hemos apuntado de titularidad privada, pues es esta Universidad, y en especial la Facultad de Medicina, la que concentra mayor cantidad de alumnos que proceden de fuera de Navarra.

Atendiendo al número de alumnos por Facultad destacan las de Derecho Medicina, con 2.334 y 1.971 alumnos respectivamente en el curso 1987-1988. Queda dicho, que es esta última Facultad de Medicina la que atrae al mayor número de estudiantes no navarros, puesto que, de los 1.971 estudiantes matriculados en el mencionado curso académico, 1.319 alumnos procedían de fuera de Navarra, lo que supone el 66,92 %. Otras Facultades importantes por el número de alumnos son la de Filosofía y Letras con 1.361 alumnos, la Facultad de Ciencias de la Información con 1.001 alumnos, y la de Farmacia con 951 matrículas, en la que igualmente se registra un mayor número de estudiantes venidos de fuera de Navarra. Estos 11.983 alumnos, que estaban matriculados en la Universidad de Navarra en el curso académico 1987-1988, eran atendidos por un total de 1.067 profesores, repartidos entre 802 profesores titulares y 265 ayudantes, siendo de nuevo la Facultad de Medicina la que cuenta con el mayor número, pues presenta 281 profesores y 48 ayudantes, frente a los 128 profesores y 37 ayudantes con los que cuenta la Facultad de Filosofía y Letras.

Universidad Pública. Al margen de la Universidad de Navarra se han venido cursando en Pamplona otros estudios como los de Ingeniería Técnica Industrial, Auxiliar Técnico Sanitario, Magisterio, etc. Hoy, sin embargo, no todos los estudios universitarios acaban aquí, pues el Gobierno de Navarra aprobó el 20 de abril de 1989 una oferta universitaria pública para la comunidad foral, por la que se ponía en marcha la nueva Universidad Pública de Navarra, primera Universidad creada en España tras la Ley de Reforma Universitaria. En el primer curso, comenzado en octubre de 1989, la Universidad Pública de Navarra, cuyo proyecto arquitectónico es obra del navarro Sáez de Oiza, ofrecía cuatro licenciaturas -Ingeniería Industrial, Ingeniería Agronómica, Ciencias Económicas y Ciencias Empresariales-, y dos diplomaturas -Ingeniería Técnica Industrial en las ramas de mecánica y electricidad, y estudios de Graduado Social-. Más de 1.000 alumnos para esta nueva Universidad, que de momento ocupa las instalaciones de la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial de Pamplona, cuyas enseñanzas absorbe. El curso 1990-1991 es la fecha acordada entre la Diputación Foral, el primer rector provisional de la Universidad Pública de Navarra, Pedro Burillo y el rector de la Universidad de Zaragoza, para realizar la integración de las actuales Escuelas Universitarias dependientes, hasta el momento, de la Universidad de Zaragoza, a la nueva Universidad Pública de Navarra, cuando ésta cuente ya con equipamiento y medios para ello.

El Gobierno de Navarra tenía previsto destinar en 1989, 1.600 millones de pesetas para el proyecto arquitectónico universitario. Esta cantidad se complementaba con 347 millones de pesetas más de subvención presupuestaria a la Universidad Pública, cuyo claustro, en ese primer curso, estaba integrado por 63 profesores repartidos entre los cuerpos docentes -catedráticos y titulares- y contratos administrativos para profesores asociados. Tres han sido los criterios que se han seguido a la hora de elegir las enseñanzas a impartir:

a) Satisfacer una amplia gama en todos los estamentos sociales.

b) El interés de la Diputación Foral por contar con titulaciones superiores orientadas al mercado de trabajo.

c) La posibilidad de facilitar a los actuales y antiguos alumnos de Escuelas Universitarias ubicadas en la comunidad foral ampliar su formación, incorporándose a carreras de ciclo largo como complemento de las anteriores.

Con la puesta en marcha de esta nueva Universidad no sólo habrá docencia en las Escuelas señaladas, sino que la actividad investigadora alcanzará a 15 de los 25 departamentos, a saber: Producción Agraria, Matemática e Informática, Gestión de Empresas, Automática, Derecho, Geografía e Historia, Electrónica e Ingeniería de Sistemas, Economía, Ingeniería Mecánica y de Materiales, Física, Química, Ciencias de la Salud, Sociología y Psicología, Filosofía y Metodología de las Ciencias, Métodos Estadísticos y Linguística y Literatura.

JIO

''''''''''
Distribución del alumnado de la Universidad de Navarra, en el periodo 1980-1984, por facultades y según el origen geográfico
Ref. "Navarra Hoy", 1985.
Facultades
Escuelas Tec
Escuelas Univ.
CursosNº de alumnos
(A)
Navarros
(B)
% de alumnos
navarros
% en 4 años
Derecho1980-819245826363,7
1981-821.01865063,8
1982-831.17171461
1993-841.25883766,5
Medicina1980-811.45978353,755
1981-821.48579153,3
1982-831.67187252,2
1993-841.43288061,5
Filosofia y
Letras
1980-8181956468,972,7
1981-8294468372,4
1982-831.05576772,7
1993-841.10383876
Cc. Información1980-813971834648,1
1981-82404119247,9
1982-834723248,9
1993-8456927949
Biológicas1980-8141323657,158,7
1981-8249528958,4
1982-8354631758,1
1993-8458735760,8
Canónico1980-81631930,220
1981-825758,8
1982-8359915,3
1993-84461226,1
Farmacia1980-8162929246,446,4
1981-8266530545,9
1982-8369130944,7
1993-8469033548,6
Arquitectura1980-814892304744,5
1981-8252523544,8
1982-8359825642,8
1993-8463928144
Teología1980-811591911,915,6
1981-82187189,6
1982-832202913,2
1993-841574729,9
EU. Enfermería1980-8151837071,469,4
1981-8258542672,8
1982-8358339868,3
1993-8459438965,5
Eu. Ing. Técnica I.1980-8136435196,469,4
1981-8237936897,1
1982-8340338695,8
1993-8444943296,2
Total27.970 (A)16.566 (B)B/A X 100 = 59,2

Población de Pamplona, en 1981, de diez y más años, según sexo y nivel de instrucción, y su comparación con Navarra
Ref. INE, Reseña Estadística de Navarra.
NIVEL DE INSTRUCCIÓNNAVARRAPAMPLONA
AMBOS SEXOS
TOTAL429.346148.084
ANALFABETOS8.5821.796
SIN ESTUDIOS5.370281
PRIMER GRADO:
-Completos145.40732.287
-Incompletos98.85838.597
SEGUNDO GRADO:
1er Ciclo:
-Completos475.11018.640
-Incompletos32.22412.318
2º Ciclo:
-Completos28.22213.319
-Incompletos26.85511.751
TERCER GRADO:
Esc. Universitarias y equivalentes
- Completas14.4367.446
- Incompletas3.4321.494
Facultades, E.T.S. y Doctorado:
- Completas10.1365.954
- Incompletas8.0914.100
NO CLASIFICABLES Y NO BIEN ESPECIFICADOS193102
VARONES
TOTAL212.21570.511
ANALFABETOS3.077542
SIN ESTUDIOS2.57882
PRIMER GRADO:
-Completos70.13114.007
-Incompletos46.19616.717
SEGUNDO GRADO:
1er ciclo:
-Completos23.2478.671
-Incompletos16.5486.311
2º Ciclo:
-Completos17.4917.990
-Incompletos13.4775.944
TERCER GRADO:
Esc. Universitarias y equivalentes:
-Completos5.7082.938
-Incompletos1.538713
Facultades, E.T.S. y Doctorado:
-Completos7.3224.218
-Incompletos4.8472.346
NO CLASIFICABLES Y NO BIEN ESPECIFICADOS5634
MUJERES
TOTAL217.13077.573
ANALFABETAS5.5051.254
SIN ESTUDIOS2.792199
PRIMER GRADO:
-Completos75.27718.280
-Incompletos52.66221.880
SEGUNDO GRADO:
1er Ciclo:
-Completos24.2929.969
-Incompletos15.6776.007
2º Ciclo:
-Completos10.7315.329
-Incompletos13.3785.807
TERCER GRADO:
Escuelas Universitarias y equivalentes:
-Completo8.7274.509
-Incompletos1.894781
Facultades, E.T.S. y Doctorado:
-Completos2.8141.737
-Incompletos3.2441.754
NO CLASIFICABLES Y NO BIEN ESPECIFICADOS13768

Ubicación de los centros de enseñanza (1987-1988)
Casco ViejoDonibane-San Juan/Erraitagaña
PúblicaPública
C. P. Martín AzpilicuetaC. P. José M.ª de Huarte
C. P. San FranciscoC. P. Femando Remacha
E. U. de Profesorado de E.G.B.C. P. S. Juan de la Cadena
E. U. de Estudios EmpresarialesC. P. Ermitagaña
Escuela de IdiomasC. P. José M. Iribarren
Conservatorio Joaquín MayaI. B. n.º 3 (La Granja)
I. B. Navarro Villoslada
PrivadaPrivada
Santo TomásSan Cernín
Santa Teresa de JesúsSanta Teresa de Jesús
Academia N. Politécnica
IturrameMilagrosa/Santa M.ª la Real
PúblicaPública
C. P. IturramaC. P. José Vilá Marqués
C. P. AzpilagañaC. P. Víctor Pradera
AmaiurHegoalde
I. B. n.º 6 (Iturrama)U.N.E.D.
I.N.B.A.D.
PrivadaPrivada
Cardenal LarraonaLa Milagrosa
Ntra. Sra. de LoretoE.U.I.T.I.
Sta. Catalina Labouré
Santísimo Sacramento
I.N.E.T.
EnsancheTxantrea
PúblicaPública
C. P. Blanca de NavarraC. P. Arturo Campión
C. P. Vázquez de MellaC. P. García Galdeano
I. B. Ximénez de RadaC. P. M.ª Ana Sanz
I. B. Príncipe de VianaCentro Prees. Sta. Teresa
E. U. Trabajo SocialAxular
Esc. Graduados SocialesI. B. Padre Moret
Conserv. Pablo SarasateI.F.P. Virgen del Camino
Esc. Artes AplicadasI.F.P. M.ª Ana Sanz
PrivadaPrivada
CalasanzEl Redín
MM. ConcepcionistasEsclavas Sdo. Corazón
El PilarHijas Jesús
Esc. Salesianas D. BoscoHijas de San José
Misioneras Sdo. CorazónM.ª Auxiliadora
PequesInstituto Pedagógico
Sagrado CorazónEunate
San IgnacioEl Molino
San Miguel de Aralar
Santa M.ª la Real
Santo Angel
Ursulinas
Vedruna
M.ª Inmaculada
Academias (Jamar-Roncescalles)
Etxabakoitz-Campus/DonapeaSanduzelai-San Jorge
PúblicaPública
C. P. Nicasio de LandaC. P. San Jorge I
Inst. Politécnico DonapeaC. P. San Jorge II
Esc. F. P. Enfermería
Esc. U. Enfermería GIN
PrivadaPrivada
EchavacoizI. T. C. Cuatrovientos
Francisco de Jaso
Universidad de Navarra
Rotxapea
PúblicaPrivada
C. P. Ave MaríaNtra. Sra. de la Compasión
C. P. Cardenal IlundáinNtra. Sra. de las Mercedes
ErrotazarNtra. Sra. de Roncesvalles
San Agustín
San Antonio

Número de alumnos de centros universitarios
Curso 1990-1991
Ref. Gobierno de Navarra, Departamento de Educación, Cultura y Deporte
Públicos
UNEDCentro asociado de Pamplona2.464
Centro asociado de Tudela281
Total UNED
Universidad Pública de NavarraDiplomado en Enfermería101
Diplomado en Estudios Empresariales238
Diplomado en Graduado Social424
Diplomado en Profesorado de E.G.B.353
Diplomado en Trabajo Social125
Ingeniero Agrónomo203
Ingeniero Industrial238
Ingeniero de Telecomunicación124
Ingeniero Técnico Agrícola156
Ingeniero Técnico, Industrial (Total)848
-- De ellos especialidad Eléctrica266
-- De ellos especialidad Mecánica461
Ld. CC. Económicas y Empresariales475
Total Universidad Pública de Navarra4.285
Centros adscritos a
la Universidad Pública
E.U. de Enfermería (Diplomado)147
E.U. Ingeniería Técnica Agrícola298
E.U. de Trabajo Social (Diplomado)266
Total en centros adscritos711
TotalCentros Universitarios Públicos7.741
Privados
Universidad de NavarraTotal General Universidad Privada16.616
Especialidades en Navarra:13.681
- Arquitectura944
- Artes Liberales117
- Ciencias (Biológicas)665
- Ciencias (Dietética y Alimentación)188
- Ciencias (Química Aplicada)135
- Ciencias Económicas y Empresariales864
- Ciencias de la Educación (CICE)407
- Ciencias de la Información1.048
- Derecho2.602
- Derecho Canónico46
- Enfermería721
- Estudios Superiores de la Empresa56
- Farmacia1.130
- Filosofía y Letras (CC. Educación)563
- Filosofía y letras (Filología)244
- Filosofía y Letras (Filosofía)236
- Filosofía y Letras (Gª e Historia)474
- Filosofía Eclesiástica85
- Idiomas678
- Lengua y Cultura Españolas (ILCE)70
- Medicina2.066
- Teología355

Evolución de los estudiantes navarros, en el período 1980-1984, matriculados en el campus de Pamplona de la Universidad de Navarra según su origen social
Ref. "Navarra Hoy", 1985.
Curso AcadémicoTotalDistribución porcentual por niveles de renta
BajoMedioAltoSin clas.Total
1980-813.84944,6739,8415,10,33100
1981-824,40245,5839,9213,170,79100
1982-834.74945,3839,1714,261,19100
1983-844.84147,1137,9614,520,41100

Nivel de instrucción de los mayores de 10 años era según el censo de 1981
(INE)
Primer grado47,90 %
Segundo grado37,80 %
Tercer grado12,80 %
Analfabetos1,20 %
Sin estudios0,30 %

Población de 16 y más años que no estudia, según los estudios realizados, a finales del siglo XX
Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001
HombreMujerTotal
No sabe leer o escribir4846961.180
Sabe leer o escribir (fue menos de 5 años a la escuela)2.5963.9116.507
Sin completar EGB, ESO o Bachiller elemental12.29216.82129.113
Bachiller Elemental, EGB, ESO completa (graduado)18.87620.89739.773
Bachiller superior, BUP, Bachiller, LOGSE, COU, PREU9.7129.45619.168
FP 1, FP grado medio, Oficialía Industrial o equivalente5.3254.6729.997
FP 2, FP grado superior, Maestría Industrial o equivalente7.0865.44112.527
Diplomatura, Arquitectura, o Ingeniería Técnica,
tres cursos de Licenciatura, Ingeniería o Arquitectura
6.81810.31717.135
Arquitectura, Ingeniería, Licenciatura o equivalente9.4979.16018.657
Doctorado1.1397421.881

En 2001 la capital se hermana con la ciudad colombiana de Pamplona.

  • Organismos

El arquitecto tudelano Rafael Moneo fue el autor de la reconstrucción delPalacio de los Reyes de Navarra, construido en 1190 por Sancho VI el Sabio, luego Capitanía General sede de los virreyes y propiedad del Gobierno navarro desde 1986. Fue inaugurado por los Reyes de España el 28 de marzo de 2003 como sede del Archivo General. El espacio restaurado está dotado de instrumentos de alta tecnología para la clasificación, consulta, conservación y custodia del patrimonio documental de Navarra. Acoge la documentación que se encontraba en el Archivo General del Palacio de Navarra, además de los de Protocolos archivados en el barrio de San Juan, y los fondos de Diputación fechados hasta 1982-83, ubicados en la antigua fábrica de Super Ser. Las secciones institucionales del archivo serán: Sección del Reino, Comptos, Tribunales reales, Virreinato o Capitanía General, clero, beneficencia, protocolos notariales, contaduría de hipotecas, delegación de hacienda, archivos municipales y particulares, Gobierno Civil.

Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra "Baluarte" inaugurado con la asistencia de los duques de Lugo el 30-10-2003, obra del arquitecto navarro Francisco Javier Mangado. Se trata de uno de los más grandes auditorios y palacios de congresos de España, con una superficie de 63.000 m². Dispone de diversos espacios:

1. Auditorio Principal con un aforo para 1.552 espectadores, con una superficie en sala de 1.252,8 m², un patio de butacas de 883 m², un anfiteatro de 369,8 m² y un espacio escénico de 497 m², dispone de palco de autoridades y sala V.I.P.

2. Sala de Cámara con un aforo para 458 espectadores, con una superficie en sala de 460 m², un patio de butacas de 335.4 m² y un espacio escénico de 124.9 m².

3. Salas de Congresos (Luneta y Ciudadela), en la tercera planta, cada una con un aforo para 400 personas, con cuatro cabinas de control polivalentes, pantallas y equipos audiovisuales de última generación, sistema de videoconferencia y posibilidad para traducción simultánea.

4. 3 Salas de conferencias, Gola (para 100 personas con una superficie de 110 m²), Boulevard (98 personas, 162 m²) y Corona (100 personas, 110 m²); la Sala San Antón situada en el sótano -2, tiene una superficie de 294 m².

5. Sala de Exposiciones, con una superficie de 2.000 m², que dispone de acceso autónomo desde la plaza del Baluarte y está dotada con sistemas informáticos de última generación.

6. En la misma planta, Mezanina, que tiene una superficie de 900 m².

7. En el segundo sótano, Sala de la Muralla, el antiguo baluarte de San Antón de la Ciudadela de Pamplona, con una superficie de 1.805 m².

El Planetario de Pamplona fue inaugurado oficialmente en noviembre de 1993. El edificio, obra de Iñaki y Iosu Aurrekoetxea Aurre e Iñigo de Viar Fraile, se distingue como un enorme cilindro con proporciones áureas. Realizado por el Gobierno de Navarra a través del Departamento de Educación y Cultura, y cofinanciado por la Caja de Ahorros de Navarra, está gestionado por la empresa pública Planetario de Pamplona, S.A. Cada año pasan por este lugar más de 250.000 personas.

Museo de Educación Ambiental situado en el Monasterio Viejo de San Pedro, creado en 2003 con el objetivo de dar a conocer y valorar los recursos medioambientales, y sensibilizar y educar a los ciudadanos.

Entre finales del siglo XX y comienzos del XXI hallamos asimismo, entre otros: Teatro "Mira"; Galería de arte "Carlos Ciriza"; Galería de arte "Joaquín Sorolla"; las Compañías de títeres: "Kollins Clown", "Txirristra", "TEN-Pinpilinpauxa"; Galería de arte "Gasber"; Grupo de danzas "Duguna"; Grupo de teatro "T'Ombligo"; Galería de arte "Moisés Pérez de Albéniz" (1996); Fundación cultural "Sayoa"; Fotogalería "Iruña", en el hotel Maisonnave; "Foro Gogoa" (1996); Grupo espeleológico "Satorrak"; Asociación musical "Los Amigos del Arte"; Ortzadar Euskal Folklore Taldea (1974); Galería de arte "Juan Amiano" (2001);Galería de arte "Pintzel"; Fundación cultural "Sayoa"; Asociación sin ánimo de lucro "Club Bonsái Pamplona" que celebra en 2002 su V Exposición; Colectivo surgido desde la Escuela de Imagen y Sonido C.T.L. "Asociación de Jóvenes Realizadores de Navarra" (2002), que organiza en 2002 el certamen "Cortomanía 2002"; Colectivo para la difusión y promoción de cine fantástico y de terror "Amatxogore" (2000); Asociación de Amigos del Museo de Navarra (2002); Centro de Información y Animación Rural Europea (CEDERNA-GARALUR)

  • Eventos

Programa cultural estival "Cultura abierta en Verano" organizado por el Ayuntamiento desde 1997, que, en la edición de 2004, ofrece 78 actividades abiertas -de carácter participativo- de teatro, cine, música, exposiciones y concursos en 21 espacios públicos de la ciudad. Ciclo de Música Contemporánea del Teatro Gayarre, que en febrero de 2004 celebra su III edición. Ciclo de músicas tradicionales "Jornadas de Folclore y Cultura Tradicional", que celebra en 2001 la XVI edición en el Museo de Navarra ; organizadas por el colectivo "Ortzadar Euskal Folklore Taldea". Certamen "Pamplona Jóvenes Artistas", que celebra en 2001 la XVII edición. Premio a la Creación Literaria (1993). Se celebra en 2002 la XXII edición de la Feria del Libro Antiguo, organizada por la librería de la capital navarra "Irache". "Festival de Creación Audiovisual de Navarra", que celebra en 2001 su IX edición. "Concurso de Pintura de la Comunidad Foral de Navarra". Cita literaria anual "Encuentro de Escritoras" (1996). Concurso de Textos Teatrales de Pamplona que, en 2001, celebra su X edición. Feria de Muestras de Navarra que, en 2001, celebra su III edición. Bienal de Artes Plásticas "Ciudad de Pamplona", que en 2001 celebra su VIII edición. Feria del libro antiguo y de ocasión; se celebra del 22 de septiembre al 7 de octubre. Festival de música rock "Actúa".

La ciudad del inmortal Sarasate cuenta con una importante serie de sociedades y grupos dedicados al cultivo de la música entre los que hay que destacar la veterana Orquesta Santa Cecilia, el Orfeón Pamplonés y la Agrupación Coral de Cámara. Esta afición a la música, común a todo el pueblo vasco, rayaba en apoteosis en los conciertos sanfermineros que llegó a organizar el mismo Sarasate, el cual, en persona, asomado a un balcón de la Plaza del Castillo y a requerimiento de la multitud (¡Jota, Pablico, jota!), finalizaba el festejo interpretando una interminable jota que acababa cuando sólo le quedaba una cuerda del violín, tras haber roto todas las demás. La Academia Municipal de Música (gratuita) y, luego, el Conservatorio de Música encauzaron muchas vocaciones musicales. También la Escuela de Música de la Seo de la Catedral donde nacieron a la profesión músicos como Hilarión Eslava. En las páginas de la musicología figuran célebres nombres irunxemes como Regino Ariz, Baldomero Barón, Luis Belzunegui, Pablo Colino, José Erviti, Alberto Fraile, Andrés Goñi, Juan Guelbelzu, Leocadio Hernández, José Antonio Huarte, Manuel Huarte, Pío Iraizoz, Bonifacio Iraizoz, Arturo Lapuerta, Félix Lavilla, Martín Lipuzcoa, Martín Rodríguez y Pablo Sarasate.

  • Organos

Organo construido probablemente en el siglo XVIII con caja estilo neoclásico, convento Agustinas Recoletas; en la parroquia de La Asunción, órgano construido en 1931, donación de la parroquia de San Nicolás de Wipperfürth (Alemania) y trasladado en 1981 por la Diputación Foral de Navarra. Con caja de madera maciza labrada en algunas terminaciones; también de mucho interés es el órgano del convento de los PP. Carmelitas Descalzos construido por "J. Bte. Ghys" y comprado a los Dominicos de Igueldo (San Sebastián) en 1920. La caja es de estilo neogótico; la Catedral de Santa María cuenta con un órgano construido por "Organería Española" en 1946 con caja neogótica; la parroquia de San Agustín, órgano construido por Juan Douarte en 1934, con caja de estilo ecléctico; en la parroquia de San Lorenzo, órgano construido por J. Roqués en 1920 con caja de estilo ecléctico; en la parroquia de San Nicolás, órgano construido por Pedro Roqués entre 1866 y 1867 con hermosa caja barroca; en el convento de Santo Domingo, órgano construido probablemente en el siglo XVIII con bella caja de estilo barroco.

No todo es trabajo; para que sus habitantes y, eventualmente aquellos que estén de paso, disfruten de sus ratos libres, se pueden encontrar, dedicadas al ocio y a la cultura, entre otras las siguientes opciones: seis cines, a varios de los cuales los criterios de rentabilidad ha obligado a reconvertirse en multicines y ofrecen 20 salas; la Escuela Navarra de Teatro, 16 grupos independientes de Teatro; tres bibliotecas, los Museos de Navarra, Diocesano, de Sarasate y Etnográfico. El investigador puede visitar los Archivos de Protocolos, General y Municipal y los amantes de las artes plásticas las salas de la Ciudadela, CAN, CAM, CLP y Galería Monxet. Hasta 1955 existieron las galerías de Anastasio Martínez, Sala Lipuzcoa, Sala Ibáñez, Galería Egui y las exposiciones esporádicas de Diputación y Ayuntamiento.

Hallamos hoy (1990) en Pamplona diversas asociaciones, grandes y pequeñas, dedicadas a la danza, música popular y culta, teatro y animación cultural.

  • Bandas y fanfarres

Asociación cultural banda de música "La Pamplonesa" constituida en 1919 y que cuenta en la actualidad con 48 componentes bajo la dirección de Ricardo García Cerdá. Banda de Aire del Ave María creada en 1976. Cuenta en la actualidad con 11 componentes bajo la dirección de Angel Márquez. Repertorio: dianas, animación y pasacalles. Banda de música Iruña constituida en 1985 y que cuenta en la actualidad con 23 componentes bajo la dirección de Rufino Campión Zabalegui. Repertorio: música instrumental de calle. Gaiteros de Pamplona constituida en 1973. Cuenta en la actualidad con 9 componentes bajo la dirección de José L. Fraile y Javier Lacunza. Repertorio: música de animación de calle y para danza. Txantrea-Txantreako Gaiteroak constituida en 1985. Cuenta en la actualidad con 10 componentes bajo la dirección de Francisco José Leuza García. Repertorio: música instrumental y danza. Iruñeko txistulari taldea constituida en 1942. Cuenta en la actualidad con 5 componentes bajo la dirección de Alejandro Martínez Olazarán. Orquesta navarra de acordeones constituida en 1987 y que cuenta en la actualidad con 25 componentes bajo la dirección de Miguel Angel Aragón Arrarás. Ortzadar fanfarrea constituida en 1974. Cuenta en la actualidad con 12 componentes bajo la representación de Juantxo Barcos. Repertorio: música popular de Euskal Herria. Ortzadar instrumentos autóctonos constituida en 1980. Cuenta en la actualidad con 15 componentes bajo la representación de Juantxo Barcos. Os fillos de breogán. Lar gallego de Pamplona constituida en 1983. Cuenta en la actualidad con 42 componentes bajo la dirección de Emilio Estévez Alvarez. Repertorio: folklore gallego. Txalaparta. Karlos eta Joseba (Ortzadar). Constituida en 1984. Cuenta con dos componentes bajo la dirección de Joseba Ozcoidi.

  • Fotografía

Agrupación fotográfica y cinematográfica de Navarra en la calle Zapatería, Anaitasuna en la calle Monasterio de Irache y Auzotegi en la calle Santesteban de la Txantrea.

  • Editoriales

Iruña dispone de casi todas las editoriales de Navarra, razón por la que remitimos al lector al artículo Navarra.

  • Música clásica e informal

· Ana María y María del Carmen Montoya Legaria grupo de dos componentes que cuenta en su repertorio con todo tipo de música clásica.
· Conjunto de Cámara de Acordeones "Víctor" constituido en 1988. Cuenta en la actualidad con 5 componentes bajo la dirección de Víctor M.ª Valencia Arregui. Repertorio: Música clásica de acordeón de concierto.
· Conjunto de Cámara de "Paulino Otamendi" constituido en 1938 y que cuenta en la actualidad con 30 componentes bajo la dirección de Luis Pastor.
· Conjunto Instrumental del Conservatorio "Pablo Sarasate" constituido en 1987. Su número de componentes oscila entre 8 y 12 personas bajo la dirección de Raúl Madinabeitia.
· Cuarteto de Saxofones del Conservatorio "Pablo Sarasate" constituido en 1980 y que cuenta en la actualidad con 4 componentes bajo la dirección de F. Javier Garayalde.
· Dúo Anonymus constituido en 1987. Repertorio: Dúos para violín y violoncello desde el Renacimiento hasta el Romanticismo y algunas obras posteriores.
· Dúo Martínez Peñuela-Eguilaz constituido en 1985. Cuenta con un repertorio de música instrumental (flauta y guitarra) de los siglos XVI al XX.
· Egunsenti constituido en 1986. Cuenta en la actualidad con 11 componentes bajo la dirección de Raúl Madinabeitia.
· Grupo de Cámara "Syrinx" constituido en 1982 y que cuenta en la actualidad con 4 componentes bajo la dirección de M.ª Pilar Huici Goñi.
· Orquesta de Santa Cecilia de Pamplona constituida en 1879, cuenta en la actualidad con 53 componentes bajo la dirección de Jacques Bodmer.
· Trío Schumann constituido en 1988, cuenta con un repertorio de música de Cámara, tríos para piano, violín y violoncello.
· Zura Laukotea constituido en 1988. Director: Javier Muñoz Giménez. Agrupación Coral de Cámara constituida en 1970. Cuenta en la actualidad con 19 componentes bajo la dirección de José Luis Eslava.
· Capilla Mixta de la Catedral constituida en 1962. Cuenta con 45 componentes bajo la dirección de Aurelio Sagaseta.
· Coral Instituto Irubide constituida en 1985 y que cuenta con 25 componentes bajo la dirección de Alfonso Carlos Huarte Guillén.
· Coral Institutos Príncipe de Viana-Ximénez de Rada constituida en 1988. Cuenta en la actualidad con 40 componentes bajo la dirección de Sagrario de Viguri Goicoechea.
· Coral Ipar Doñua constituida en 1970 y que cuenta en la actualidad con 40 componentes bajo la dirección de Federico Villanueva Sáinz.
· Coral San José constituida en 1955. Cuenta en la actualidad con 38 componentes bajo la dirección de Manuel Elvira Ugarte.
· Coral Santo Tomás constituida en 1988. Cuenta con 40 componentes (voces blancas) bajo la dirección de José Carlos Díaz de Cerio.
· Coral Universitaria de la Escuela de Magisterio. Cuenta en la actualidad con 60 componentes bajo la dirección de Manuela Jimeno.
· Coro San Fermín constituido en 1976 y que cuenta en la actualidad con 30 componentes (Voces Blancas) bajo la dirección de Fermín Iriarte Irigoien.
· Coro Voces Graves constituido en 1977 y que cuenta en la actualidad con 14 componentes bajo la dirección de José Antonio Huarte Azparren.
· Escolanía Loyola constituida en 1980 y que cuenta en la actualidad con 55 componentes. Director: José Luis Lizarraga.
· Grupo Coral de Música Rey Teobaldo I constituido en 1980 y que cuenta en la actualidad con 25 componentes bajo la dirección de José Luis Lizarraga.
· Niños Cantores de Navarra constituido en 1964. Cuenta en la actualidad con 45 componentes bajo la dirección de José M.ª Goicoechea Aizcorbe.
· Cuarteto de jazz "Sebastiana" constituido en 1984. Director: Josetxo Goia Aribe.
· Dúo de Acordeón, "Juanjo y María José" constituido en 1985. Director: Juan José Tomasena. Repertorio: Música clásica y popular.
· Grupo musical "Arranoa" constituido en 1977. Cuenta en la actualidad con 4 componentes bajo la dirección de Carlos Sánchez Equiza. Repertorio: Txistu de concierto, folklore vasco y celta, música de compositores vascos y contemporáneos.
· Grupo musical "Big Band Perdido" que cuenta con 20 componentes bajo la dirección de Reinhard Valeruz.
· Grupo musical "De dos en Blues" constituido en 1989 y que cuenta con dos componentes bajo la representación de Miguel Remón y Miguel A. González.
· Grupo musical "Mercado negro". Cuenta en la actualidad con 8 componentes bajo la dirección de Reinhard Valeruz.
· Grupo musical "Poxpolin Blues Big Band" constituido en 1989. Cuenta en la actualidad con 12 componentes bajo la dirección de Arantxa Goikoetxeandia.
· Grupos Musicales Unidos constituido en 1980. Cuenta en la actualidad con 25 componentes bajo la dirección de Carmelo Erdozáin Gil. Repertorio: Música folk, coral y moderna.
· Kontuz Hi. Grupo rokero constituido en 1988. Cuenta con 5 componentes bajo la dirección de Angel Javier Arre Zugasti. Línea 2 constituido en 1984 y que cuenta con 3 componentes bajo la representación de Emilio Gay Gota.
· Mephisto constituido en 1985 y que cuenta con 4 componentes bajo la representación de Ignacio Zabala Cepero. Múltiple 12 constituido en 1986 y que cuenta en la actualidad con 4 componentes bajo la representación de Jesús y Carlos Glaría.
· Zarrapo constituido en 1988 y que cuenta con 3 componentes bajo la representación de Maite Ezquerro.
· Orfeón pamplonés, veterana agrupación creada en 1891 bajo la dirección de Remigio Múgica, primero de voces graves y, desde 1906, de voces blancas. Celebró su centenario con 120 voces bajo las órdenes de José Antonio Huarte.
· Orquesta de Acordeones del Ave María constituida en 1976 y que cuenta en la actualidad con 16 componentes bajo la dirección de Daniel Huarte.
· Refugiados constituido en 1984 y que cuenta con 5 componentes bajo la representación de Antonio J. Armendáriz.
· Sparto constituido en 1983. Cuenta en la actualidad con 5 componentes bajo la dirección de José Luis Pino López.
· Tijuana in Blue constituido en 1985. Cuenta en la actualidad con 6 componentes bajo la representación de F. Javier Rodríguez.

  • Animadores

Colectivo Animación Infantil "Adardunak" constituido en 1985 y que cuenta en la actualidad con15 componentes bajo la representación de José Antonio Girona García. Chus y Kaito dúo constituido en 1977. Repertorio: Parodias, música, magia cómica. Infantil y todos los públicos. Sketches. Txomin y Peru xiki dúo constituido en 1958. Juanjo Ruiz humorista constituido en 1983.

  • Joteros y rondallas

Brotes Navarros constituida en 1986. Cuenta con 7 componentes bajo la dirección de Jesús M.ª Iricíbar Hurtado. Gracia Navarra constituida en 1984 y que cuenta con 24 componentes bajo la dirección de Elena Leache Echalecu. Grupo Huarte constituida en 1988. Cuenta en la actualidad con 5 componentes bajo la representación de Rita Jiménez Ochoa. Hermanos Nagore constituida en 1979 y que cuenta en la actualidad con 3 componentes bajo la representación de Juan Carlos Nagore Zapelena. Navarrerías constituida en 1976 y que cuenta con 6 componentes bajo la dirección de José Julián Iriarte. Rondalla Armonía "Hogar de la Tercera Edad" constituida en 1982 y que cuenta con 8 componentes bajo la dirección de Gregorio Sádaba.

  • Danza

Baile clásico español de la escuela de danza del Gobierno de Navarra constituido en 1981. Cuenta en la actualidad con 16 componentes bajo la dirección de Cristina Alvarez Istúriz. Repertorio: danzas españolas y flamenco. Danok bat dantzari taldea constituido en 1978. Cuenta en la actualidad con 35 componentes bajo la representación de Natalia Latienda. Grupo folklórico "Raíces y Brotes" del hogar extremeño de Navarra constituido en 1983. Cuenta en la actualidad con 38 componentes bajo la dirección de Miguel Cáceres Rodríguez. Iruña taldea constituido en 1972 y que cuenta en la actualidad con 65 componentes bajo la representación de Fermín Garaikoetxea Aramburu. Ortzadar Euskal folklore taldea constituido en 1974 y que cuenta en la actualidad con 60 componentes bajo la representación de Ortzadar. Yauzkari dantza contemporánea constituida en 1980 y que cuenta en la actualidad con 14 componentes bajo la dirección de José Laínez Díez. Duguna, ex-grupo de dantzaris del Ayuntamiento de Iruña, desvinculado del mismo por negarse a dejar de utilizar la ikurriña en sus desfiles y números coreográficos.

  • Teatro

Aula de Teatro "Jus la Rocha" constituido en 1986. Cuenta en la actualidad con 12 componentes bajo la dirección de Luis A. González Díaz. Grupo de Arte y Teatro "Sabel" constituido en 1982 y que cuenta en la actualidad con 7 componentes bajo la dirección de Xabier Satrústegui. Grupo de Teatro "Hitz Anaitasuna" constituido en 1983. Cuenta en la actualidad con 18 componentes bajo la dirección de Iosu Garín Esparza. Grupo de teatro "Irubide" constituido en 1978. Cuenta en la actualidad con 25 componentes bajo la dirección de Germán González Estremad. Repertorio: Pigmalión de G. Bernard Shaw. Grupo de teatro "Popi-Zarratrako" constituido en 1978 y cuenta en la actualidad con dos componentes. Grupo de teatro "Trapalanda" constituido en 1984 y que cuenta en la actualidad con 4 componentes bajo la representación de Luis Fco. Ruiz Mintegui. Grupo de Teatro "Zuekin Hogar de Tercera Edad" constituido en 1975 y que cuenta enla actualidad con 26 componentes bajo la dirección de Carmen Aguirre Hernández. Grupo de teatro "Taxuka" constituido en 1988 y que cuenta con dos componentes bajo la dirección de Alfonso Zabala. Grupo de teatro de títeres "Txikili-Txakala" constituido en 1978. Cuenta en la actualidad con 6 componentes bajo la representación de Gema Azkoaga Urcelay. Grupo de teatro de Marionetas Gabea constituido en 1986. Cuenta en la actualidad con tres componentes bajo la representación de Ana Sagaseta de Ilúrdoz. Grupo "Escuela de Teatro Talo" constituido en 1985 y que cuenta en la actualidad con 19 componentes bajo la dirección de Carmen Piérola Olmedo. Grupo Navarrería constituido en 1980 y que cuenta en la actualidad con 20 componentes bajo la dirección de Eduardo Gorraiz. Mimo Colwn Kollins grupo de dos componentes constituido en 1981. Repertorio: Juegos Infantiles. Taller de teatro escolar navarro "Villoslada" constituido en 1978 y que cuenta en la actualidad con 30 componentes bajo la dirección de Ignacio Aranguren Gallués. Repertorio: Teatro escolar y juvenil; Alesio, una comedia de tiempos pasados de Ignacio García May. Teatro de la "Media Luna" constituido en 1988 y que cuenta en la actualidad con 7 componentes bajo la representación de Aurora Moneo. Teatro Estable de "Navarra-Pinpilipauxa" constituido en 1979. Cuenta en la actualidad con 73 componentes bajo la repre sentación de Iñaki de Miguel y M.ª José Sagüés. Teatro "Sambhu Mimo" constituido en 1982. Consta de dos componentes bajo la dirección de Juan A. San José Munárriz. (Ref. Gobierno de Navarra: Catálogo de Grupos Artísticos de Navarra, Pamplona, 1990).

Navarra, concretamente Pamplona, tiene la fortuna de poseer un riquísimo archivo histórico de Asociaciones en la sede del Gobierno Civil (hoy Gobierno de Navarra) archivo recientemente abierto al público y a los investigadores. Ello nos permite conocer el año de la presentación de los estatutos de todas las asociaciones religiosas, recreativas sindicales, artísticas, profesionales, políticas, deportivas, colegios oficiales, mutuas, etc. La relación de las mismas hasta 1969 es la siguiente:

  1. Congregación de las Ursulinas de Jesús (1826)
  2. Casino Eslava (1880)
  3. Centro Escolar Dominical Obrero (1881)
  4. Orfeón Pamplonés (1890)
  5. Asociación Santa Cecilia (1890)
  6. Cámara Agrícola de Navarra (1891) Nuevo Casino Eslava (1897)
  7. Cámara Oficial de Comercio, de la Cámara de Navarra (1899)
  8. Agrupación Socialista (1902)
  9. Asociación de Jóvenes de Luis Gonzaga (1902)
  10. Asociación de Sociedades Obreras y Mutualidad de la Conciliación (1902)
  11. La Conciliación (1902)
  12. Hermandad de Tejedores (1903)
  13. Asociación de Arquitectos (1905)
  14. La Mutua Seguros accidentes de trabajo (1905)
  15. Asociación de Religiosas Benedictinas (1907)
  16. Comunidad de San José (1908)
  17. Centro Obrero (1909)
  18. Mutualidad Obrera (1909)
  19. Cooperativa Anónima Militar de Pamplona (1910)
  20. Federación Católica Social Navarra (1910)
  21. Sociedad Política nacionalista Euzko-Etxea (1910) (Zapatería 50)
  22. Asociación de la Prensa (1911)
  23. Cámara Oficial de la Propiedad Urbana de Pamplona (1911)
  24. Cooperativa Obrera Unión Productiva de Pamplona (1911)
  25. Asociación de Magisterio Público de la enseñanza de la provincia de Navarra (1914)
  26. Centro Aragonés (1914)
  27. Asociación de Secretarios de Ayuntamiento de Navarra (1916)
  28. Asociación de Margaritas (1916)
  29. Asociación de Veterinarios de Navarra (1916)
  30. Nueva Peña (1916)
  31. Centro Maurista (1917)
  32. Los Irunshemes (1917)
  33. Asociación Juventud Integrista (1918)
  34. Caja Navarra de Seguros contra el Pedrisco (1918)
  35. Club Osasuna (1918)
  36. Colegio Provincial de Practicantes de Navarra (1918)
  37. Pamplona Lawn Tennis Club (1918), pasando a denominarse en 1961, como "Club de Tenis Pamplona"
  38. Sociedad Fomento de Pamplona (1918)
  39. Juventud Vasca (1919)
  40. La Sirena (1919)
  41. Margaritas de Navarra (1919)
  42. Sociedad de Zapateros y Similares de Pamplona (1919)
  43. Asociación de Maestros del Partido Judicial (1920)
  44. Centro Católico Español (1920)
  45. Colegio de Profesores (1920)
  46. Asociación de Antiguas Alumnas de la Escuela Normal de Navarra (1921)
  47. Asociación de Propietarios Terratenientes de Navarra (1921)
  48. Centro Pamplonés (1921)
  49. Club Deportivo Amaya (1921)
  50. Club Deportivo Vasconia (1921)
  51. Club Lagun Artea (1921)
  52. Federación de Juventudes Vascas de Pamplona (1921)
  53. Jesús y María (1921)
  54. La Marea (1921)
  55. La Navarra Foot-Ball Club (1921)
  56. Santa María de Pamplona (1921)
  57. Sociedad Filarmónica de Pamplona (1921)
  58. Sociedad La Cometa (1921)
  59. La Cuatrena (1922)
  60. La Ochena (1922)
  61. La Segura (1922)
  62. La Virgen del Camino (1922)
  63. Sindicato Unico de Trabajadores de Pamplona (1922)
  64. Unión Nelo Sport Navarro (1922)
  65. Club Deportivo Fortuna (1923)
  66. Club Deportivo Pamplonés (1923)
  67. Conferencias de Sindicatos Libres del Norte de España (1923)
  68. La Estrella (1923)
  69. El Souper Tango (1923)
  70. Asociación de Estudiantes Católicos de Alumnas Normalistas de Navarra (1924)
  71. Asociación de Estudiantes Católicos de Bachillerato (1924)
  72. Club Deportivo Indarra (1924)
  73. Club Deportivo Iruña (1924)
  74. Club Dena-Ona (1924)
  75. Unión Expansiva (1924)
  76. Asociación de Acreedores de la Agrícola (1925)
  77. Asociación de Ganaderos de Navarra (1925)
  78. Club Atlético Aurora (1925)
  79. Azkarrena (1925)
  80. Colegio de Titulares Mercantiles de Navarra (1925)
  81. Colegio Pericial Agronómico de Navarra (1925)
  82. Federación Atlética Navarra (1925)
  83. Federación Navarra de Pelota (1925)
  84. Gremio de Carbonería (1925)
  85. El Symmy (1925)
  86. Sociedades Obreras de Pamplona (1925)
  87. Asociación de acreedores del Banco-Vasco (1926)
  88. Asociación Católica de la Mujer (1926)
  89. Club Alpino Eurkotorra (1926)
  90. Club Taurino (1926)
  91. Colegio de Doctores de Navarra (1926)
  92. Peña la Armonía (1926)
  93. Sociedad de Obreros de Villava (1926)
  94. Sociedad Profesional de Industrias diversas (1926)
  95. Antiguos Alumnos de la Escuela de Maestros de Navarra (1927)
  96. Asociación Católica de Padres de Familia (1927)
  97. Baile Público (1927)
  98. Club Deportivo (1927)
  99. La Protectora Vasco Navarra Riojana (1927)
  100. Peña La Unión (1927)
  101. Peña Artística Musical (1927)
  102. Unión Navarra (1927)
  103. Asociación Católica de Padres de Familia (1928)
  104. Auxiliares de Farmacia (1928)
  105. Colegio Navarro de Arbitros (1928)
  106. Comité Pro Federación Navarra de Fútbol (1928)
  107. Federación Navarra de Fútbol (1928)
  108. Sociedad Teatral (1928)
  109. Sociedad de Socorro (1928)
  110. Sociedad Recreativa Peña Juventud (1928)
  111. Cámara de Inquilinos (1929)
  112. Asociación de Enseñanza Católica (1929)
  113. Celti F.C. (1929)
  114. Juventud Carlista (1929)
  115. Peña de Amigos de Aragón (1929)
  116. Sociedad Odontológica Navarra (1929)
  117. Tertulia Cultural (1929)
  118. Asociación de Propietarios de Automóviles de Alquiler (1930)
  119. Asociación Merri-Club (1930)
  120. Club Deportivo Dena-Zuri (1930)
  121. Casino Eslava (1930)
  122. Iruñako (1930)
  123. La Yeteka (1930)
  124. Los Iruñarra (1930)
  125. Juventud Jaimista de Pamplona (1930)
  126. Magdalena F.G. (1930)
  127. Peña Jantxori (1930)
  128. Acción Jaimista (1931)
  129. Asociación Defensora de Religiosas Vasco-Navarras (1931)
  130. Asociación Cultural Juventud (1931)
  131. Agrupación Republicana Radical Socialista (1931)
  132. Agrupación Escolar Tradicionalista (1931)
  133. Asociación Católica de la diócesis de Pamplona (1931)
  134. Asociación Euskaltzaleak (1931)
  135. Asociación Navarra de Militares Retirados (1931)
  136. Asociación de propietarios e inquilinos de los Barrios Extremales (1931)
  137. Asociación San Miguel In Excelsis (1931)
  138. Ateneo Pablo Iglesias (1931)
  139. Club Natación (1931 )
  140. Club Atlético Osasuna (1931)
  141. Asociación Nacionalista Emakume-Abertzale-Batza (1931) (Zapatería 50)
  142. Juventud Republicana Radical (1931)
  143. Partido Republicano Radical (1931)
  144. Partido Republicano Federal de Navarra (1931)
  145. Sindicato Unico Metalúrgico (1931)
  146. Sociedad Peña Alegría ( 1931 )
  147. Sociedad Umore-Ona (1931)
  148. Sociedad Gaztedi Alai (1931)
  149. Agrupación de Obreros Vascos (1932)
  150. Agrupación de Dependientas (1932)
  151. Acción Republicana (1932)
  152. Agrupación de Cultura Vasca (1932)
  153. Agrupación Navarra de Estudiantes Vascos (1932)
  154. Asociación Nacionalista Euzko-Gaztedia (1932) (Plaza de la República 29, 4.°)
  155. Campo Deportes Larraina (1932)
  156. Mutualidad Obrera Profesional (1932)
  157. Nuevo Club de Pamplona (1932)
  158. Oposición Comunista de Izquierda (1932)
  159. Partido Republicano (1932)
  160. Peña Los Dieciseis (1932)
  161. Sociedad "Campo de Deportes Larraina" (1932)
  162. Sociedad Ateneo Navarro (1932)
  163. Sociedad de Estudiantes del Magisterio Primaria de Navarra (1932)
  164. Sociedad Radio Comunista de Pamplona (1932)
  165. Sociedad del Comité Provincial del Partido Radical Socialista (1932)
  166. Unión de Inquilinos (1932)
  167. Agrupación Política Derecha Republicana (1932)
  168. Asociación Católica de Lavanderas (1933)
  169. Asociación de Sastres (1933)
  170. Asociación de Hoteles, Cafés y Bares (1933)
  171. Asociación de Estudiantes Católicos de Alumnos Normalistas de Navarra (1933)
  172. Asociación de Propietarios de Fincas Urbanas de Pamplona (1933)
  173. Asociación de Dueños de Cafés y Bares (1933)
  174. Asociación Salud y Cultura (1933)
  175. Blanca de Navarra (1933)
  176. Club 1933 (1933)
  177. Colegio de San Miguel de Excelsis (1933)
  178. Cultural San José (1933)
  179. Centro Recreativo Salinas de Pamplona (1933)
  180. Junta Central Provincial P. Radical (1933)
  181. Juventud Masculina Católica de Navarra (1933)
  182. Colegio Angélico Santo Tomás (1933)
  183. Juventud Católica Femenina de Navarra (1933)
  184. Mutualidad de la Federación de Asociaciones Patronales de País Vasco (1933)
  185. Mutua Profesional (1933)
  186. Partido de Acción Nacionalista Vasco (1933)
  187. Sociedad Deportiva Alpinista Denak-Bat (1933)
  188. Unión Navarra (1933)
  189. Academia Iruñense de Filosofía (1934)
  190. Adoración Nocturna de Ntra. Señora del Camino (1934)
  191. Asociación Provincial de Secretarios de Juzgados municipales de Navarra (1934)
  192. Asociación Aire Libre (1934)
  193. Asociación Socorro Rojo (1934)
  194. Asociación Juventud Popular Agraria (1934)
  195. Asociación La Farándula (1934)
  196. Cinematografía Amateur (1934)
  197. Federación Navarra de Natación Amateur (1934)
  198. Hermandad de Carlistas (1934)
  199. Izquierda Republicana (1934)
  200. La Amistad (1934)
  201. Los Amigos del Euskera (1934)
  202. Mutualidad Solidaria Vasca (1934)
  203. Naparrako-Euzko-Ikasle-Batza (1934)
  204. Partido Republicano Radical Independiente (1934)
  205. Patronato de la Inmaculada (1934)
  206. Peña de Casa de San Francisco (1934)
  207. Sociedad de Socorros Mutuos de Artesanos (1934)
  208. Sociedad de Maestras Sastras de Navarra (1934)
  209. Sociedad Navarra de Aparejadores de Obras (1934)
  210. Unión de Viticultores Navarros (1934)
  211. Agrupación de Estudiantes Vascos de Navarra (1935)
  212. Alianza de Socorros (1935)
  213. Asociación de Guarnecedoras (1935)
  214. Asociación Karioka (1935)
  215. Asociación Católica de Lavanderas (1935)
  216. Asociación de Obreros y Empleados Municipales (1935)
  217. Asociación Católica de Alpargateras (1935)
  218. Asociación Católica de Costureras (1935)
  219. Asociación de Estudiantes Católicos (1935)
  220. Asociación Católica de Confeccionadoras de Ropa Blanca (1935)
  221. Asociación Liga de Derechos del Hombre (1935)
  222. Asociación de Estudiantes Católicos (1935)
  223. Asociación Católica de Oficios Varios (1935)
  224. Asociación Católica de Dependientas (1935)
  225. Asociación Católica de Sastras (1935)
  226. Asociación Católica de Tejedoras (1935)
  227. Colegio Oficial de Odontolólogos (1935)
  228. Colonia Veraniega para Obreras (1935)
  229. Falange Española de las J. O. N. S. (1935)
  230. Junta de Caridad (1935)
  231. Juventud de Izquierda Republicana (1935)
  232. Juventud Masculina de Acción Católica de la Parroquia de San Nicolás (1935)
  233. Hermandad de San Cosme y San Damián (1935)
  234. Kiroltzale-Euzkolara (1935)
  235. Montañeros de Navarra (1935)
  236. Renovación Española (1935)
  237. Sindicatos de Oficios Varios (1935)
  238. Sindicato Español Universitario (1935)
  239. Sindicato Azucarero (1935)
  240. Sindicatos de Acción Católica (1935)
  241. Unión Ciclista (1935)
  242. Unión Navarra de Remolacheros (1935)
  243. Unión Republicana (1935)
  244. Asociación de Porteros y Acomodadores (1936)
  245. Asociación Asistencia Social (1936)
  246. Asociación La Conciliadora (1936)
  247. Centro Cultural Obrero Femenino (1936)
  248. Club Deportivo Euzkotarra (1936)
  249. Atlética Navarra (1936)
  250. Centro Mariano (1936)
  251. Federación Universitaria Escolar de Navarra (1936)
  252. Juventud Deportiva (1936)
  253. La Solidaridad (1936)
  254. Peña La Amistad (1936)
  255. Sindicatos Obreros Profesionales (1936)
  256. Sociedad de Obreros La Solidaridad (1936)
  257. Sociedad Sulphur (1936)
  258. Unión Diocesana de Mujeres Católicas (1936)
  259. Uniones Parroquiales de Mujeres Católicas de San Nicolás (1936)
  260. Asociación de Margaritas (1937)
  261. Círculo Tradicionalista (1937)
  262. Casino Eslava (1938)
  263. Montepío de Practicantes (1938)
  264. Sociedad de Socorros Mutuos Artesanos (1938)
  265. Talonario de las Asociaciones (1938)
  266. Asociación Filatélica (1939)
  267. Club Atlético Osasuna (1939)
  268. Cultura y Caridad (1939)
  269. Hermandad de Chocolateros (1939)
  270. Montepío Médico Navarro (1939)
  271. Racing Club (1939)
  272. Antiguos Alumnos de las Escuelas Pías (1940)
  273. Asociación Periodista (1940)
  274. Asociación de Montañeros de Navarra (1940)
  275. Club Deportivo Aralar (1940)
  276. Agrupación Artística Mutiko-Alayak (1941)
  277. Peña La Veleta (1941)
  278. Sociedad Anónima Ebro (1941)
  279. Sociedad Anónima Agrícola Industrial Navarra (1941)
  280. Sociedades Anónimas (1941)
  281. Peña San Fermín (1942)
  282. Sociedad Anónima El Irati (1942)
  283. Sociedad Anónima El Arga (1942)
  284. Sociedad Anónima Electro Química San Miguel (1942)
  285. Asociación Católica de Padres de Familia (1943)
  286. Asociación de Antiguas Alumnas de La Normal (1943)
  287. Asociación de Cazadores y Pescadores de Navarra (1943)
  288. Asociación de Enseñanza Católica de Navarra (1943)
  289. Asociación de la Prensa (1943)
  290. Casino España del barrio de Capuchinos (1943)
  291. Círculo Recreativo Plus Vetra (1943)
  292. La Jarana (1943)
  293. Los Amigos del Sello (1943)
  294. Doble Cuartero Vocal (1943)
  295. Nuevo Casino de Pamplona (1943)
  296. Nuevo Casino Eslava (1943)
  297. Orfeón Pamplonés (1943)
  298. Hidroeléctrica Cinco Villas (1943)
  299. Peña de Cazadores (1943)
  300. Peña el Bullicio (1943)
  301. Peña Los Iruñenses (1943)
  302. Peña Recreativa la Saeta (1943)
  303. Peña Recreativa La Unica (1943)
  304. Sociedad de Conciertos Santa Cecilia (1943)
  305. Sociedad Anónima Editorial Navarra (1943)
  306. Sociedad Anónima Electra Aranaz (1943)
  307. Sociedad Anónima Electra Carcar (1943)
  308. Sociedad Anónima Construcciones Nacionales (1943)
  309. Sociedad Anónima Crédito Navarro (1943)
  310. Sociedad Anónima Electra (1943)
  311. Sociedad Anónima Hidráulica Urederra (1943)
  312. Sociedad Anónima Hidráulica Moncayo (1943)
  313. Sociedad Anónima Gran Tejería Mecánica (1943)
  314. Sociedad Anónima General de Patentes de Industria y Comercio (1943)
  315. Sociedad Anónima de Abonos Químicos (1943)
  316. Sociedad Anónima Berrueza (1943)
  317. Sociedad Anónima Compañía Navarra de Explotaciones Agrícolas (1943)
  318. Sociedad Anónima de Aguas Potables (1943)
  319. Sociedad Anónima Fuerzas Eléctricas de Navarra (1943)
  320. Sociedad Anónima Euskaria de Seguros (1943)
  321. Sociedad Anónima Euskalduna (1943)
  322. Sociedad Anónima Euskal-Jai (1943)
  323. Sociedad Recreativa Iruñaki (1943)
  324. Sociedad Anónima Cementos Portland (1943)
  325. Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto "Príncipe de Viana" (1944)
  326. Asociación de Antiguas Alumnas de la Normal (1945)
  327. Asociación de Enseñanza Católica de Navarra (1945)
  328. Peña Domingo (1945)
  329. Asociación Católica de Padres de Familia (1946)
  330. Asociación Filatélica "Los Amigos del Sello" (1946)
  331. Centro Recreativo Salinas de Pamplona (1946)
  332. disuelta, Nuevo Casino (1946)
  333. Nuevo Casino Eslava (1946)
  334. Orfeón Pamplonés (1946)
  335. Peña "El Bullicio Pamplonés" (1946)
  336. Peña Recreativa "La Unión" (1946)
  337. Peña "Los Iruñeshemes" (1946)
  338. Sociedad Conciertos Club Taurino (1948)
  339. cambio de reglamento en el año 1961, Santa Cecilia (1946)
  340. Peña Bochista (1952)
  341. Sociedad Recreativa Napardi (1952)
  342. Asociación de Belenistas (1953)
  343. Peña Alegría de Iruña (1953)
  344. Arga Sociedad de Pesca Deportiva (1954)
  345. Asociación Musical "Los Amigos del Arte" (1954)
  346. Caja Navarra de Seguros de Accidentes (1954)
  347. Colegio Oficial Farmacéutico (1954)
  348. Colegio Provincial Veterinario de Navarra (1954)
  349. Colegio Oficial de Médicos de Navarra (1954)
  350. Colegio Oficial de Veterinarios (1954)
  351. Colegio Oficial del Secretariado Local Navarro (1954)
  352. Colegio Oficial de Peritos Agrícolas (1954)
  353. Colegio Oficial de Odontólogos de Navarra (1954)
  354. Comerciantes Reunidos, SA (1954)
  355. Club Aldapa (1954)
  356. Club Lagun Artea (1954)
  357. Federación Navarra de Ciclismo (1954)
  358. Federación Regional Navarra de Ciclismo (1954)
  359. Real Peña Motorista (1954)
  360. Reunión Gremios de Relojeros (1954)
  361. Asociación Nacional de Químicos (1955)
  362. Colegio Oficial de Farmacéuticos (1955)
  363. Colegio Oficial de Practicantes (1955)
  364. Colegio Oficial de Aparejadores (1955)
  365. Compañía Inmobiliaria Euskalduna, SA (1955)
  366. Compañía "Electra Urbaum" (1955)
  367. Compañía Ahorro y Capitalización, SA (1955)
  368. El Irati, SA (1955)
  369. Fuerzas Eléctricas de Navarra (1955)
  370. Hermandad de la Pasión del Señor (1955)
  371. Montepío Médico Navarro (1955)
  372. "La Información" (1955)
  373. La Vasco Navarra (1955)
  374. "Los Amigos del Arte" (1955)
  375. Montepío de Practicantes (1955)
  376. Múgica, Arellano y Cía. (1955)
  377. Patronato de la Banda de Música (1955)
  378. Real Peña Motorista (1955)
  379. Sociedad Mercantil Vinícola de Navarra, SA (1955)
  380. Sociedad "El Irati" (1955)
  381. Socorros Mutuos de Artesanos (1955)
  382. "Unión Deportiva Hogar Chantrea (1955)
  383. Círculo Cultural "Vázquez de Mella" (1958)
  384. Círculo Navarro Villoslada (1958)
  385. Club "Lagun Artea" (1958)
  386. Club Deportivo Iruña (1958)
  387. Unión Deportiva Hogar Chantrea (1959)
  388. Hermandad Ferroviaria de Santa María la Real del Sagrario de Pamplona (1969)

Cabe citar también: Asociación de Cazadores y Pescadores de Navarra, Asociación de Hoteles, Restaurantes y Similares, Club Natación, Colegio Oficial de Empleados Municipales de Navarra, Falange Española de las JONS, Sindicato de Trabajadores del Campo de Salinas de Pamplona.

El 21 de noviembre de 1900 se crea la primera asociación obrera, la Sociedad de Obreros en Madera, Carpinteros Federados. En 1901 seguirían este ejemplo gran número de agrupaciones obreras y así se constituyeron: La Sociedad de Obreros Canteros, el día 26 de febrero, el 1.° de abril al Sociedad de Albañiles, el 19 de este mismo mes la Sociedad de Obreros en Hierros y Metales, cinco días más tarde la Sociedad de Obreros Hojalateros; una sociedad patronal se inaugura el 29 de junio, la Asociación de Patronos, y continúan surgiendo sociedades obreras, el 24 de julio la Sociedad de Obreros Tipógrafos, el 29 de septiembre Sociedad de Obreros Toneleros, el 2 de octubre la Federación de Sociedades Obreras, el 11 de diciembre la Sociedad de Obreros en Tejidos, en Telares Volantes y, finalmente, en este año, también se funda la Sociedad de Ebanistas y Tapiceros. Un año después se suman a las anteriores la Sociedad de Obreros Pintores y Doradores, creada el 9 de enero, la Sociedad de Obreros Barreneros el 12 de mayo y la Sociedad de Obreros Peones el 5 de agosto; el 1.° de diciembre aparece una nueva institución, La Conciliación, y en este mismo año se constituyó la Unión General de Trabajadores, así como una sociedad de crédito y seguros, La Actividad.

En 1904 se funda la organización obrera-política Obreros Republicanos. Un año después, el 7 de mayo se inaugura La Mutua, entidad patronal. En 1907 aparecen: el día 29 de julio La Protectora Obrera, mixta, y el 25 de agosto La Asociación Mutua de Agricultures, patronal. El 29 de septiembre de 1908 abre sus puertas una entidad no profesional, El ABC del Seguro. En 1909, el 11 de febrero queda constituido un sindicato obrero, Oficios Varios Unión Productora, tres días más tarde se funda Socorros Mutuos, Unión Productora, no profesional; finalmente, el 27 de diciembre de este año nace el Centro de Obreros de carácter instructivo-recreativo. El 4 de agosto de 1910 aparece Obreros Panaderos, obrera; seis días después lo hace una agrupación patronal, Ganaderos de Navarra. En 1911 se crean tres nuevas asociaciones: el 6 de marzo la Sociedad Mutua de Propietarios, el 22 de noviembre la Unión Agraria y de los Dueños de Solares en el Ensanche, y el 19 de diciembre la Sociedad de Obreros Pintores y Doradores. En el año 1912 son siete las agrupaciones que hacen su aparición: el día 6 de febrero la Sociedad de Viticultores de Navarra, patronal, el 25 de abril Obreros Constructores de Carruajes, el 29 de mayo la Sociedad de Ebanistas y Tapiceros, también obrera, el día 17 de junio el Sindicato de Obreros de Ntra. Sra. del Camino, el 23 de julio otra agrupación obrera, Camareros y Similares, el 2 de septiembre sección de la Federación Nacional de Ferroviarios, del mismo tipo que la anterior y, finalmente, el 28 de noviembre la Asociación de Ultramarinos y Coloniales, patronal.

Un año después se sientan las bases del Sindicato Agrícola de Agricultores Navarros, patronal; y el día 1.° de mayo se inaugura la Hermandad de Veteranos Carlistas. El año 1915 quedan constituidas dos nuevas sociedades obreras: el 19 de abril el Montepío de Canteros, y el 22 de agosto el Sindicato profesional de Obreros, Oficios y Profesiones Varias. El año siguiente, se inaugura la Asociación de Fabricantes de Harina de Navarra y Rioja, patronal, el día 29 de enero, y doce días después se crea una no profesional, Socorros Mutuos de los Empleados de Hacienda de la provincia de Navarra. Hicieron su aparición antes de junio de 1916 otras sociedades como: Socorros Mutuos de Artesanos, no profesional, el Montepío de Maestros, como la anterior, el Orfeón Pamplonés, obrera e instructivo-recreativa, la Asociación Agrícola, patronal, y la Cámara Oficial de Comercio. El 19 de diciembre de 1919 se constituye la Cooperativa Agrícola-Caja Rural, aprobada por el Ministerio de Trabajo el 6 de marzo de 1946, que contaba en 1960 con 64 socios. En 1944, el día 15 de noviembre se inaugura la Cooperativa Obrera Católica que, siendo aprobada el 24 de septiembre del año siguiente, estaba compuesta en 1960 por 327 socios. El día 23 de enero de 1946 quedó aprobada por el Ministerio de Trabajo la Caja C. Coop. Obr. y Pant. de Navarra. La Cooperativa Navarra de Productores de Leche se creó en febrero de 1953 y, aprobándose en mayo del mismo año, agrupaba a 715 socios en el año arriba mencionado. Dos años más tarde, el día 23 de diciembre se inaugura y se aprueba la Cooperativa Vinícola de Navarra. El Ministerio de Trabajo dio su aprobación a la Cooperativa Navarra Gran. Lanar, Cabrío, el día 14 de mayo de 1960. En este mismo año quedó constituida la Cooperativa Conservera Navarra, en el mes de febrero, siendo aprobada el 4 de mayo de ese año.

Las Asociaciones actuales las hallará el lector a lo largo de los apartados de este artículo dedicados a la cultura y ocio, administración y servicios, historia, etc.

  • Auzoenea, Centro comunitario del Casco Viejo, situado en la calle Aldapa, inaugurado en noviembre de 2003.
  • Asociación Ópera de Cámara de Navarra (2003).
  • Asociación Amigos de la Catedral de Pamplona (2001).
  • Sociedad Club Deportivo Irrintzi (1951).
  • Peña Struendo de Iruña (1962).
  • Grupo espeleológico Satorrak.
  • Asociación musical "Los Amigos del Arte".
  • Asociación de Amigos de los Castillos
  • Asamina (1980).
  • Colectivo gay Kattalingorri.
  • Asociación vecinal "Alde Zaharra", que organiza en 2001 la XI Semana Cultural.
  • Peña Muthiko Alaiak, celebran su "Día del Socio" coincidiendo con la festividad de San Saturnino; posee un Grupo de Danzas y de una fanfarre.
  • Asociación de voluntarios de la iglesia Adventista Adra.
  • Asociación para la defensa del euskera y la cultura navarra Orreaga (1997).
  • Asociación de Joyeros, Relojeros y Plateros de Navarra (1978).
  • Club Taurino de Pamplona; en 2003 celebra la XXV edición de su revista anual, que publica en vísperas de San Fermín.
  • Club Scania Pamplona Atlético Femenino.
  • Peña "Alegría", organizadora de la popular Operación Patata, una iniciativa solidaria desde hace más de 50 años (2003); los beneficiarios de esta acción son los residentes de las Hermanitas de los Pobres, la histórica residencia de la Avenida de Guipúzcoa. El recorrido discurre como de costumbre por la zona de la Burunda y por la del Valle de Erro, cuyos habitantes tienen la costumbre de tener ya preparadas las patatas convenientemente, de forma que facilitan su carga.
  • Club Rotary.
  • Sociedad Gastronómica "Napardi" (1952); concede anualmente las distinciones "Gallico de San Cernín" (1986).
  • Colectivo cultural "Asociación Mayores de Navarra Sancho el Mayor" (2001).

Existen varios itinerarios recomendados para correr o para andar en bicicleta, e incluso para combinar el carrerismo o el ciclismo con el tren y el autobús. Navegar por el Arga es otra alternativa al ocio; una vez al año, a finales de junio, hay una Travesía popular del río. Más de 60.000 iruñarras son socios de entidades deportivas privadas y cerca de 50.000 están federados:

Ajedrez700Ciclismo1.255
Béisbol752Judo y Artes marciales4.500
Atletismo2.490Rugby350
Baloncesto1.577Act. subacuáticas130
Tenis de mesa272Pelota7.000
Golf400Fútbol7.000
Pesca300Gimnasia2.000
Patinaje900Deporte Universitario1.500
Sky3.902Deporte Aéreo2.000
Balonmano2.029Motociclismo79
Tiro olímpico al plato500
Montañismo2.499
Tiro olímpico de precisión600Caza3.000
Natación584TOTAL49.539
Otras Federaciones
(Dep. Rural, Halterofilia, Tenis, Hípica, Automovilismo,
Piragüismo, Vela, Remo, Voleibol, etc.)

El Ayuntamiento posee cuatro campos de fútbol, seis piscinas dos frontones cubiertos y siete descubiertos, una pista de balonmano cubierta y 8 descubiertas, tres pistas de baloncesto al aire libre y una cubierta, cuatro pistas de minibasket, tres de patinaje, dos pabellones cubiertos y una pista de voleibol, una de hockey sobre patines, una de tiro al arco y una de atletismo. Las instalaciones privadas más antiguas son:

ClubsAño de fundaciónNúmero de socios
C. Tenis191810.878
C.D. Amaya19659.000
C. Natación Pamplona19317.900
S.C.D.R. Anaitasuna1952 (Peña 1949)6.500
A.D. San Juan19625.132
U.D.C. Chantrea19525.075
I. Oberena1952 (I. Iglesia 1940)4.828
C.A. Osasuna1960 (Club, 1920)4.200
U.D.C. Rochapea19682.100
C.D. Larraina19332.000
Echavacoiz1976 (Soc., 1970)1.200

El Estadio de Fútbol de El Sadar, con capacidad de 25.000 personas, fue inaugurado en 1967.

Ver Pamplona / Iruña. Historia.

Debido a su complejidad, al apartado dedicado a la historia de Pamplona se ha desarrollado en un artículo aparte.

La Ciudad de Pamplona conserva un amplio abanico de obras de arte. Bellas manifestaciones que testimonian los distintos períodos artísticos que se suceden en la capital desde la época romana hasta nuestros días.

La romanización fue intensa en Navarra. Si bien apenas se conservan restos de ciudades romanas, se han encontrado varios de gran importancia como los de Liédena -por sus características de villa/vivienda/finca-, Soto de Ramalete y Falces. Los restos musivarios hallados en estas villas conforman una buena parte de la colección existente en el Museo de Navarra de Pamplona. Hay que destacar que en el patio del citado Museo, se ha instalado un completo mosaico que ocupaba el peristilo de la "villa" de Liédena y se dispone manteniendo su forma originaria, con el estanque sito en el lugar que ocupaba, el antiguo impluvium. Completan la colección, los hallazgos provenientes de la propia ciudad de Pamplona. De los cuales, los últimos han sido extraídos de las excavaciones hechas en la calle Curia y presentan a monstruos marinos y fortificaciones, como elementos temáticos reiterativos. Está también el mosaico polícromo hallado en la Navarrería que representa la lucha de Teseo y el Minotauro y los dos fragmentos procedentes de Andión. En el apartado de escultura funeraria en Navarra, se han encontrado un gran número de estelas de diversa calidad. De la misma capital procede la estela de Sextilus Silonis (hoy en el Museo de Navarra).

En Pamplona y a cargo de M.ª Angeles Mezquíriz, se excavó la necrópolis visigoda descubierta en las actuales calles de Amaya, Olite, Arrieta y Leyre. De la misma, se extrajeron ocho jarros de cerámica, collares de vidrio y ámbar, sortijas y joyas diversas, llaves, espadas, cuchillos, regatones y otros objetos de hierro. Todos ellos se exponen en el Museo de Navarra.

Durante el Medievo la Ciudad de Pamplona conoció un período de guerras civiles, cuya plasmación arquitectónica fue la construcción de las fortalezas interiores. Hoy nada queda de ellas salvo las descripciones. Tampoco quedan restos del castillo medieval, ni del primitivo hospital de San Juan de Jerusalén -sito en el Barrio de San Juan-, al ser derruido en las guerras contra la Convención. En cambio, todavía existen puentes de construcción medieval, como el de Miluze -en el paraje llamado San Jorge, junto a Landaben-, el de Santa Engracia, el puente de la Magdalena -por donde entraba el camino francés de Santiago- y el de San Pedro de Ribas. Este último (con tres arcos de medio punto), es tal vez el más antiguo de la ciudad (época transicional al gótico). Al período medieval pertenece también el Molino de Caparroso que todavía se alza junto a la "puerta de diamante" del Río de los Maderos; canal éste obtenido del Arga en el paraje del Parque de la Tejería.

La construcción consta de una torre que le confiere un aspecto de semi-fortaleza (fue convertido en central eléctrica del Irati y desempeñó un importante papel durante las guerras carlistas del XIX). A la misma época pertenece el edificio románico-gótico de Comptos Reales (palacio de Atuzo, construido hacia el año 1300). Se trata de un raro ejemplar de edificio público medieval. En él estableció Carlos II "El Malo" el tribunal de Cuentas del Reino a partir de 1364 (Monumento Nacional, 1868), siendo actualmente la sede de la Institución Príncipe de Viana. Otro ejemplo de arquitectura civil, hoy Gobierno Militar en deshaucio, tapiado y abandonado, es el Palacio Real. Con todo, apartado especial merece la obra más representativa del Medievo: la Catedral, que también en el caso de Pamplona, sufre transformaciones y añadidos a lo largo de su historia.

La primer, mención que se tiene de la antigua catedral, aparece en la Bula del 4 de marzo de 1097 que concede Urbano II a Pedro I de Aragón y Navarra. Anteriormente, Ben Adhari, en su crónica de las campañas de Abderramán, dice que en el 904 y tras la batalla de Valdejunquera, llegó a Pamplona y dio orden de destruir todas las casas, entre las que se cita la Catedral. Durante el siglo X, se dice que los obispos de la antigua Iruña y sus canónigos, salieron con frecuencia de allí para instalarse en Leyre o Monjardín, por razones de seguridad. En el año 1031, Sancho el Mayor hace donaciones a la Catedral de Pamplona. Si bien, parece ser que se trataba de algún edificio que hacía este papel, pues la verdadera catedral románica no se comenzó a construir hasta el año 1100, bajo el mandato del obispo Pedro de Roda o de Andouque.

En 1101, D. Pedro hacía donación de casas y viñas al Maestro Esteban, procedente de Compostela, quien se hizo cargo de los trabajos. En 1127, el obispo De la Rosa consagró la catedral. De la antigua construcción, sólo perduran algunos restos de los muros en la gótica, unas esculturas halladas en los basamentos de la escalinata del actual pórtico, además de algunas ménsulas, esculturas y valiosos capiteles que hoy se pueden admirar en el Museo de Navarra. Por los vestigios, se deduce que la antigua construcción tenía tres ábsides semicirculares, tres naves algo más estrechas y cortas que las actuales góticas y portada doble. La fachada se conservó hasta que, a finales del XVIII, Ventura Rodríguez levantara la actual. Tenía dos torres desiguales, la del norte rematada en campanal añadido, la del sur, la cárcel episcopal, con puerta al exterior defendida por un matacán y con machones de escalones en bisel iguales a los del sobreclaustro actual.

El claustro, situado al sur, unía la catedral a la Dormitalería de los peregrinos de Santiago -de ahí el nombre de la calle contigua-. En la catedral actual queda una capilla, llamada antiguamente "de los palacios de Jesucristo" que parece fue una construcción independiente en la catedral antigua y el conjunto más notorio de la Navarrería antes de la catedral románica. Varios desastres contribuyeron a la desaparición de esta construcción y al nacimiento de la actual gótica. La guerra civil fue el primero de ellos; las tropas francesas del Conde de Artois, destruyeron la Navarrería y saquearon la Catedral. En 1312, ya se habla de los trabajos para su reconstrucción, bajo las órdenes del obispo Arnaut de Bar bazán. De este momento son dos galerías del claustro, las alas norte y este, la Sala Barbazana, el Refectorio, la Cocina y el Dormitorio de los Canónigos; en estas dependencias, se nota la influencia francesa.

El 1 de julio de 1390, se desplomó el coro y parte de las naves de la construcción románica. Carlos III el Noble emprenderá la reconstrucción en 1397. Dña. Blanca prosiguió la obra de su padre, dejando constancia de su mecenazgo en las claves de la nave central. La edificación gótica de naves y capillas no se terminará hasta el 1525, si bien para el año 1457 la construcción está casi finalizada (en estas obras intervienieron los arquitectos Juan Cortel, Pedro de Olloqui, Juan de Oroz y Janin de Lome). Se comienza edificando las capillas del lado del Evangelio y los cinco tramos de esta nave lateral, en cuyas claves aparece el escudo de Dña. Leonor, reina de Navarra. De este primer momento podría ser también la portada Norte, llamada de siglo José y que aún conserva la policromía original en sus finas tallas del tímpano. Del mismo momento son también sus portones batientes de madera. Posteriormente, se harán la nave lateral de la Epístola y la central que tiene también cinco tramos rectangulares, aumentados a seis a finales del XVIII, a fin de enlazar con la nueva fachada. Estilísticamente, se caracteriza por su sobriedad decorativa y la influencia francesa de la vecina catedral de Baiona; sin triforio, predomina el macizo sobre el vano, quizá en consonancia con la tradición gótico-navarra y peninsular.

Algunos soportes descansan en basa a manera de zócalo y la mayor parte de los capiteles llevan decoración vegetal, si bien en ciertas ménsulas de las capillas la decoración es de bustos o motivos animales. En la cabecera se da una solución pragmática aunque poco vistosa, consiguiendo albergar la girola y las capillas radiales al estilo de la catedral de Baiona. Las dependencias góticas de la época del obispo Arnaut de Barbazán encierran un gran valor artístico.

  • El nuevo claustro

Uno de los mejores exponentes del gótico navarro, se debió de comenzar por sus alas norte y este, quedando terminado hacia 1425. El sobreclaustro de remate se hizo ya en gótico flamígero, contrastando así con el gótico pleno del resto. De planta cuadrada, con galerías abovedadas de crucería simple, se compone de un primer tramo de ventanales ojivales, seisen cada crujía, apoyados en salientes y estrechos contrafuertes. El segundo tramo remata en balaustrada. La tracería de los lados norte y este es más antigua y sencilla, y muchos de sus arcos carecen de gabletes, mientras otros los tienen rematados en escudos. Las dos alas restantes tienen los gabletes rematados en estatuas. Los estilizados ventanales, cobijan arcos geminados sobre mainel, y éstos a su vez, contienen otros dos maineles. El calado pretil del claustro alto no fue terminado hasta principios del siglo XVI. De esta época es la galería superior con vigas de madera sostenidas por pilastras y zapatas, que desentona con el resto. En el apartado escultórico, merecen reseñarse los capiteles de variada decoración -desde temas religiosos del Viejo Testamento hasta estampas populares-, enmarcada en finas tracerías góticas.

En la parte noreste se encuentra una Epifanía esculpida por Jacques Perut. Y ocupando una de las paredes laterales del claustro, está la Puerta Preciosa, compuesta de doble archivolta apuntada, decorada por finas tallas de ángeles y profetas, con arcos torales intermedios. El tímpano queda dividido en cuatro pisos horizontales, en los que se tallan escenas. En el primero, se narra la vida de la Virgen, con escenas separadas por columnillas góticas que sostienen una arquería florida. En el segundo, el Pentecostés, la Dormición, y por último, la Coronación. Flanqueando la puerta, en sus jambas, dos buenas esculturas de Santa María y el Arcángel, en estilo gótico avanzado. El portón batiente que la cierra, es una rica talla renacentista en maderas duras. Alrededor del claustro, las dependencias para los canónigos, en cuya disposición se sigue la norma cisterciense (algo poco común para la época).

  • Capilla Barbazana

Situada al este, es una sala capitular con puerta adornada de estatuas y dos ventanas cistercienses hacia el claustro. Tiene planta cuadrada y bóveda estrellada de ocho puntas. Las ménsulas van doradas, al gusto inglés, y las claves se decoran con figuras de profetas; en la central, la Virgen María. Su cripta fue usada para enterramiento de obispos. De ahí el sepulcro de Miguel Sánchez Asiain.

  • El Refectorio

Es una amplia sala rectangular de alta bóveda de ojivas que recaen sobre grandes ménsulas con altorrelieves historiados relativos a las leyendas que cantaban los juglares. Los muros se abren con estrechas ventanas de mainel central. La decoración del tímpano de la puerta y de la tribuna tiene resabios nórdicos. Dos estatuas a la entrada representan la Iglesia y la Sinagoga. Del autor de estas esculturas parecen ser también los dos tímpanos que hay sobre las puertas del ángulo sudoeste del claustro. Las claves mayores y menores van decoradas con escudos y blasones; escudos de las naciones de la Europa medieval y blasones de las ciudades y villas y las casas alféreces del Reino de Navarra.

  • La Cocina

Es una interesante dependencia de planta cuadrada con chaflanes triangulares en los ángulos ocupados por chimeneas. En el centro, una alta chimenea con gran bocina octogonal que termina en un largo pináculo.

  • Pintura

Y, pasando al apartado de la pintura, señalar que una buena parte de las muestras pictóricas existentes en las distintas dependencias circundantes al claustro, han sido trasladadas al Museo de Navarra. En el testero del Refectorio, había una gran pintura mural de Juan Oliver -según consta en su inscripción-, enmarcada por figuras de profetas. Su composición la forman tres registros donde se pintan escenas de la Pasión, centradas por una gran Crucifixión, la Deposición y la Resurrección en la parte inferior. Debajo, unos juglares con sus instrumentos, e intercalados entre éstos, unos escudos que contienen las armas Navarra-Evreux. Por sus características estilísticas cabe relacionar a Juan Oliver con los pintores ingleses, más aún, se supone que fue un pintor inglés al servicio de la corte del Rey de Navarra; utiliza colores casi uniformes, predominando rojos y azules, marca contornos, y sus cabezas hidrocéfalas con melenas de paje tienen grandes ojos almendrados.

Pinturas del Paramento de la Puerta Preciosa. Composición monumental con el árbol de Jesé, de gran altura y repleto de personajes correctamente dibujados, más las representaciones de la Trinidad, Jesús en la Cruz y la Virgen, junto con una serie de profetas que llevan filacterias; Mezquín asocia esta pintura al esquematismo francés y la data en los primeros años del siglo XIV. Pinturas del sepulcro del obispo D. Miguel Sánchez Asiáin. Representan el Nacimiento de la Virgen, la Presentación en el Templo y las figuras de un caballero y del obispo titular arrodilladas en la característica posición gótica como oferentes. En el testero, el Juicio Final, con el Padre y el Hijo, ángeles, la Virgen en actitud mediadora y un grupo de sus patrocinados. El arcosolio está decorado con medallones, figuras bíblicas entre hojas y diversos motivos vegetales; datan de la segunda mitad del XIV y la crítica tiende a relacionar al autor con las escuelas del siglo de Francia, tal vez la de Avignon.

  • Antiguo claustro

Abriendo un paréntesis a las obras contenidas en el antiguo claustro y en la igualmente desaparecida construcción románica, lo más valioso sin duda, son los capiteles de la primera mitad del siglo XIII (queda señalada su localización actual en el Museo de Navarra). En los mismos se observa la mano de dos grandes artistas: el Maestro Esteban y el llamado Maestro del Claustro. Al conocido Maestro compostelano se le atribuyen siete grandes capiteles que pertenecieron a los pórticos del templo, las ménsulas decoradas con cabezas de leones y algunas tallas sueltas. Las piezas más importantes son cuatro capiteles, el de los pájaros de robusto pico mordiéndose sus patas y los de entrelazo tupido. Al Maestro del Claustro, por su parte, se atribuyen seis capiteles dobles de talla vegetal y tres historiados procedentes del antiguo claustro, de valor y belleza extraordinarios. Los temas de éstos son la Pasión en el primero (Prendimiento, Beso de Judas y Crucifixión), el Descendimiento, la Sepultura y la Resurrección en el segundo, más la historia de Job en el tercero (este último tema fue poco habitual en la escultura medieval). Hay escenas muy bellas y de gran fuerza expresiva, como el Descendimiento, el Beso de Judas, la Crucifixión, pero en general por lo que destaca el Maestro es por su calidad y libertad compositiva, su talla natural, expresiva y detallista, además del uso de elementos arquitectónicos para enmarcar escenas y separar registros; en siglo Pedro de la Rua (Estella) y en la Portada de San Martín de Unx, se percibe la influencia de este escultor, por lo que algunos lo relacionan con el Maestro de Uncastillo.

  • Escultura y orfebrería

Tras este inciso, a continuación se reseñarán por épocas las bellas muestras escultóricas, pictóricas, de forja y orfebrería que alberga el templo. En su mayor parte, son realizaciones del Gótico, Renacimiento y Barroco. La única excepción es la antigua verja del presbiterio hecha con volutas en espiral (como en el Románico) que según parece, se forjó con los hierros que defendían la tienda de Miramamolín en la batalla de las Navas de Tolosa, rotas por Sancho de Navarra. Se data, por tanto, a comienzos del siglo XIII y se encuentra en el claustro, habiendo dejado lugar para una nueva verja en estilo gótico florido, firmada en 1517 por Guillermo Ervenat, compuesta por cuatro pilastras cuadradas decoradas finamente y puerta central. Se supone también de este autor otra verja que primitivamente cerraba el coro en oposición a la primera.

Un excelente ejemplo de escultura funeraria, situada casi debajo del mismo crucero, es el sepulcro de Carlos III y Dña. Leonor, labrado en alabastro por Janin de Lome, entre 1413 y 1419 (autor formado en la escuela borgoñona); las figuras de los monarcas, talladas con gran realismo y detalle, aparecen yacentes con las manos en actitud orante y bajo doseletes. A sus pies, un león y dos lebreles. La base va decorada con arquerías de traceria gótica, albergando imágenes deplorantes que recuerdan a las del sepulcro de Felipe el Atrevido y Juan Sin Miedo (de Klaus Sluter). En el testero, una gran inscripción conmemorativa.

Del siglo XVI es la verja de hierro de la Capilla de Cristo que fue primitivamente del trascoro.

Una obra capital del Renacimiento español enriquece el interior de la Catedral: la Sillería del Coro. Las trazas y el programa de ésta se deben al francés Esteban de Obray, en 1540. Además intervinieron Guillen de Holanda, Juan de Moreto, fray Juan de Becuais y obradores burgaleses de los círculos de Siloé y Vigarny. Está dispuesta en dos hileras de sillas. La parte alta, con 58, es de respaldos altos y guardapolvos saledizos. La inferior, con un total de 54 sillas, sin ellos. Ambas se encuentran a distinto nivel, con pasos entre las dos de varios escalones. Los respaldos de las sillas bajas no están sólo tallados con grutescos y otros elementos renacentistas, sino también embutidos en madera de boj sobre el roble usado como principal materia prima. Los brazaletes y los tabiques de separación están completamente tallados, excepto los sectores del recorrido del asiento al plegarse.

Las "misericordias", pequeñas ménsulas de la contratapa, presentan figuras irónicas en actitud de protesta por el peso que les toca cargar, pues sirven para apoyarse. Los sitiales, también con incrustaciones de boj, representan escenas mitológicas y temas del Antiguo y Nuevo Testamento. Todo el orden superior de sillas está sobremontado por un resplado corrido. En primer orden, cortas columnas separan representaciones fantásticas y alegóricas. Sobre sus fustes, otras columnas más altas recubiertas de follaje que hasta la altura de un nuevo friso dejan espacios para una colosal serie de evangelistas, santos, fundadores y vírgenes realizados en medio relieve. Encima, frisos con decoración que recuerdan la Antigüedad clásica, y sobre ellos, veneras que cierran las falsas hornacinas creadas. En el conjunto se entremezclan formas italianizantes y platerescas con las de los talleres regionales de Vascongadas, Aragón y Rioja. El facistol original desapareció pero deben considerarse suyas ocho tablas talladas que integran el nuevo, finamente esculpidas con grutescos y arabescos de gusto plateresco.

Los retablos datan en su mayor parte de esta época renacentista o anticipian ya este estilo, como en el llamado Retablo de Caparroso. Obra de la segunda mitad del XV, de factura gótica con influencia flamenca y ciertos detalles que anuncian ya, el Renacimiento. Aparece centrado por una imagen de Cristo sufriente de gran expresividad, rodeada de profetas en pie, en actitud declamatoria y con filacterias. Parecer ser obra del navarro Juan Gascó, formado junto a Pedro Díaz de Oviedo en Tudela. Otro retablo, el de la Trinidad, es obra de Juan de Anchieta. El retablo de una capilla del lado N., se atribuye a Domingo Vidart (1600), con estofado de Juan Claver. Está también el Retablo de Santo Tomás, de autor desconocido y fechado a comienzos del XVI, que representa la siguiente estructura y temática: banco con escenas de la Pasión de Cristo, cuerpo central distribuido en cinco calles de dos pisos con escenas de la vida de Cristo y la Virgen.

En la calle central, esculturas de madera policromada que representan la duda de Santo Tomás. En el guardapolvo están representados los donantes en actitud de orar. Cabe destacar la expresividad de las figuras y el cuidado dibujo y colorido de las pinturas. También renacentista es el antiguo Retablo Mayor de la Catedral, hoy trasladado a la iglesia neo-renacentista de siglo Miguel. Data del 1598 y es obra de Pedro González de San Pedro, discípulo de Juan de Anchieta. De grandes dimensiones, policromado y estofado por Juan Claver, consta de sotobanco y tres cuerpos con cinco calles y cuatro entrecalles, separadas todas ellas por columnas pareadas realizadas en los tres órdenes clásicos. Predomina lo arquitectónico sobre lo escultórico, tal vez por la dificultad que tuvo que suponer el llenar un espacio tan grande. El efecto es pobre y bastante convencional. A pesar de ello, merecen especial mención algunas tallas como la de la Asunción y altorrelieves ejecutados con un gran realismo que preconizan ya el Barroco.

Un último apartado dedicamos ahora al capítulo de orfebrería. Las dependencias anejas a la gran nave guardan el llamado Tesoro de la Catedral en el que hay pinturas de distintas épocas, de poco valor artístico, tablas, trípticos, orfebrería, etc. Algunas de las obras más importantes han sido trasladadas al Museo Diocesano. Cabe destacar dos relicarios de gran valor (ambos de época gótica). El Relicario del Santo Sepulcro, de 1258, regalo que San Luis hizo con ocasión de la boda de su hija Isabel con Teobaldo II de Navarra. Su forma recuerda la traza de la Sainte Chapelle. El tema representado es la Resurrección del Señor. Para algunos autores, en el tratamiento de los personajes se ven semejanzas estilísticas con el Maestro de Reims. En cualquier caso, sí que queda clara la relación con talleres franceses en su ejecución. De época más avanzada, fines del siglo XV, es el Relicario de la Santa Espina.

De taller pamplonés, hecho a modo de templete con arco conopial. En un principio, la portezuela inferior albergaba la reliquia. En la actualidad, se coloca el ostensorio en su parte superior. Relicario del Lignum Crucis. Relicario esmaltado de los primeros años del siglo XV, está realizado a modo de esbelto templete gótico, rematado en tres cruces y con esmaltes relativos a la Pasión. Hecho, probablemente, en talleres parisinos, contiene un fragmento del Lignum Crucis que el emperador bizantino Manuel Paleólogo envió a Carlos III, solicitando ayuda contra los turcos. Ostensorio de la Catedral. Realizado en Pamplona en 1540 en estilo plateresco, es de autor desconocido. En su basamento contiene temas a "candelieri" y escenas de la vida de Cristo. Templete eucarístico de la Catedral. En su origen se destinó como marco y soporte de la custodia plateresca en la procesión del Corpus. Hoy se utiliza para cobijar la imagen de Santa María la Real. Obra del orfebre José Velázquez de Medrano, de fines del siglo XVI, se aprecia en él la influencia del romanismo miguelangelesco y las directrices de Juan de Arfe Villafañe. En su superficie desarrolla un amplio programa teológico con escenas del Génesis y de la vida de Cristo. De las piezas de plata que se conservan, la mayoría es del siglo XVI. Hay que indicar que en estas obras de platería desaparecen las influencias francesas, siendo mayores las conexiones con La Rioja, donde se realizaron durante este siglo muchas piezas para Navarra. De las mismas, un buen número son cruces de brazo recto con terminaciones en flor de lis, evolucionando de las cuadrilobuladas a las de perfiles zigzagueantes.

Para terminar, queda referirse a la última modificación de la que fue objeto la Catedral de Pamplona hacia el año 1780, cuando el cabildo decide derribar la antigua fachada y construir una nueva al gusto neoclásico. La obra, realizada por canteros navarros según proyecto de Ventura Rodríguez, es un buen ejemplo de la arquitectura academicista del momento. Se trata de un pórtico tetrástilo con columnas de orden corintio rematado en frontón, que hace resaltar el ático provisto también de frontón y que culmina en cruz adornada por ángeles. En este ático, está esculpida la Asunción, de inspiración neoclásica. Flanqueándolo, dos cuerpos laterales con balconcillos y las torres cuadradas en sus dos primeros tramos y ochavadas en el último, rematando en cupulines campaniformes. Un gran atrio neoclásico con enrejado rodea la fachada. (En la torre norte se halla la segunda campana (en dimensiones y peso) de España, fundida en 1584 por Pedro Villanueva).

La arquitectura navarra de estos siglos recibe una gran influencia francesa, dada la raigambre de las casas reales (Evreux, Foix...) gobernantes. La más antigua de las construcciones religiosas góticas completas es la de San Cernin del siglo XIII, inicialmente obra románica. Su pórtico, sin apenas decoración, con columnas de capitel corrido y flanqueado por las esculturas de San Saturnino y San Honesto con el niño Fermín. En alzado, estrechas y escasas ventanas debido a su condición de iglesia-fortaleza, resaltada por las dos grandes torres que la flanquean y que debían servir como atalayas. La del norte, campanario, marcaba oficialmente las horas. En el siglo XVIII, sustituyen sus almenas por el chapitel ochavado que hoy vemos y que sirvió de observatorio y puesto de señales durante el bloqueo carlista. En la otra torre, el reloj oficial de Pamplona. Del siglo XVIII es el remate actual, debido a Simón de Larrondo. En el interior, una gran nave de crucería que exigiría uno o dos tramos más para lograr una mayor armonía.

Absides con bóveda de "gajos de naranja" de gruesa nervatura. El coro descansa sobre un gigantesco arco escarzano. Adosada, se construyó la Capilla de la Virgen del Camino, entre los años 1758 y 1776, en estilo barroco italianizante con pinturas que recuerdan a las de Tiépolo en su interior. Señalar también que uno de los tímpanos de la Iglesia (como curiosidad escultórica) está presidido por Cristo sedente rodeado de símbolos de la Pasión y figuras orantes que pudieran ser los mecenas. Un segundo edificio religioso a considerar es la Iglesia de San Nicolás. Comenzada en estilo de transición a finales del XII, conserva detalles de este periodo en las puertas norte y oeste. De inicios del Gótico, queda la cubierta del ábside y el abovedado de las naves laterales, si bien la factura que presenta es resultado de la casi total remodelación de que fue objeto en el siglo XIX. Será Blas de Iranzo quien comience las tareas de reconstrucción, continuadas en 1888 por Angel Goicoechea, en esa corriente ecléctica característica del siglo.

En este edificio, dada su raigambre medieval y el propio gusto del arquitecto por el románico y el gótico, abundan los elementos arquitectónicos de aquella época: arquería lombarda, arco de medio punto en la Casa Parroquial, pórtico con arcos ojivales, y la peculiaridad del empleo del ladrillo cara-vista además de motivos mudéjares (decoración de medallones y rombos). Posteriormente, José Martínez de Ubago dirige las obras de remodelación de las torres, intentando rescatar el aspecto de fortificación que tuvieron. Dentro ya de la arquitectura civil románico-gótica, está el Palacio Real de Pamplona o Palacio de San Pedro, así llamado por su situación cerca de la iglesia de San Pedro de la Navarrería. De origen románico, fue durante el reinado de Sancho el Sabio cuando experimentó un mayor empuje constructivo. Hacia el año 1366 fue reformado y en 1384, con Carlos III, se hizo una nueva remodelación. El Palacio fue también episcopal hasta que en 1427, el papa Martín V lo cede a la reina Dña. Blanca II, ocupándolo desde entonces los reyes y virreyes de Navarra. Conservó sus torres medievales hasta el siglo XVII. En la actualidad, de su posible riqueza y esplendor no quedan restos, sólo sobrias salas góticas con bóvedas de crucería simple y casi nula decoración.

El Renacimiento en Pamplona tiene una de sus manifestaciones en la portada del Antiguo Hospital (1556), cuya autoría no queda resuelta, aunque al parecer se debe a Juan de Villarreal y no a un autor francés como se venía pensando. Siendo también probable la colaboración de Juan Vizcaíno que se sabe diseñó la parte del edificio que une la Iglesia con el Hospital propiamente dicho, cerrando así un patio entre ambas edificaciones. Igualmente renacentistas son las alas lateral y posterior del edificio. Construidas en ladrillo, ya habían sido terminadas en la fecha antes señalada para la portada (1556), siendo restauradas en época reciente por D. José Yárnoz e instalándose allí el Museo de Navarra. Su fachada data de mediados del XVI y perteneció, inicialmente, a una ermita de Puente la Reina. En el interior y a ambos lados del altar se dispone parte de las sillerías de la Catedral de Pamplona (obra de Esteban de Obray, 1540). El retablo central renacentista de hacia 1535 procede de Burlada y fue pintado por Juan del Bosque, mientras que la talla se debe en parte al mismo Esteban de Obray. Los retablos laterales fueron hechos originariamente para esta capilla y llevan las armas del fundador, el canónigo Diego de Goñi.

Del mismo siglo era la Iglesia de San Agustín, cuyo interior fue renovado en imitación románico-bizantina (el edificio perteneció al convento de las Agustinas hasta su demolición). Está también la Basílica de San Ignacio. De pequeñas dimensiones, fue erigida donde, según la tradición, cayó en 1521 San Ignacio de Loyola defendiendo una puerta -o bien el Castillo- de la ciudad contra los franco-navarros; del castillo, se conserva en esta iglesia un cuadro de época. Pese a sus resabios góticos cabe citar también la Iglesia de Santo Domingo, en donde destaca su antiguo suelo realizado en enormes tablas de madera. El retablo mayor, fechado en 1567, se aleja ya del plateresco para iniciar el "modo a la romana". Según Biurrun, la obra se debe a Nicolás de Berástegui; cabe señalar que su composición es seguida con dificultad, dado que los temas de la Pasión -con figuras de santos dominicos y otros en las entrecalles-, han sufrido alteraciones en el orden. Además de estas manifestaciones de arte religioso, el Renacimiento en Pamplona tuvo una plasmación de gran envergadura en la arquitectura militar con la construcción de la Ciudadela o "Castillo Nuevo". Este castillo, el último levantado en Navarra, se proyectó en la línea de las nuevas fortificaciones renacentistas, en las que jugaba un papel clave la no menos novedosa fuerza de la artillería. Las obras -aprovechando materiales del castillo levantado en 1513 por Fernando el Católico-, se iniciaron a partir de 1571, por orden de Felipe II y bajo la dirección de Giacomo Palear (el Fratín), estando terminadas hacia el año 1650.

Con posterioridad, en 1685, se completó con un sistema de contraguardias y rebellines. Más aún, hacia 1720, se practicó una remodelación interna, proveyéndosele de pabellones y bóvedas altamente resistentes. El esquema es un pentágono regular con cinco baluartes en los ángulos y dos accesos, uno principal orientado hacia la ciudad, más un segundo, la Puerta del Socorro, situado a la vuelta del castillo. Todo el recinto estaba rodeado por un ancho foso. Hoy en día y a pesar de que muchos de sus elementos han desaparecido, el conjunto se conserva casi en su totalidad. No se olvide que ya en 1888 para la construcción del Primer Ensanche, se derribaron los baluartes de San Antón y de la Victoria, desapareciendo parte del muro interior, fosos y puentes. Se mantienen, en cambio, casi intactas, las murallas de los lados norte y noroeste con los baluartes de San Bartolomé, de Labrit y del Real. Otro tanto sucede con las puertas. Así, la de Francia (o de Zumalacárregui) no ha necesitado restauración desde 1572 hasta nuestros días, conservándose todavía el puente levadizo de madera con cadenas. Además de estos ejemplos arquitectónicos, del mismo período y en el apartado de artes decorativas, señalamos la existencia de tapices renacentistas pertenecientes al Antiguo Hospital, hechos sobre cartones, del pintor holandés Van der Ecke, que se conservan en el Palacio de la Diputación.

La arquitectura religiosa del Barroco en Navarra distingue dos etapas. El Primer Barroco fue proyectado en su mayoría por los tracistas navarros de la Orden Carmelitana, quienes siguieron las pautas decorativas marcadas por Francisco de Bora, si bien introdujeron novedades en materia constructiva hasta el punto de configurar un modelo "carmelitano", de planta con una sola nave y altares dispuestos a lo largo de los muros, más un rectángulo vertical rematado por un frontón en la fachada. Entre los tracistas, destacó el propio Prior del Convento de Pamplona, tras cuya muerte su labor arquitectónica fue continuada por Fray Pedro de Santo Tomás. Así, tomó el relevo de Fray Juan de San José en las obras del convento de Santa Ana, construido entre 1662 y 1669.

Con todo, el Barroco se impone definitivamente en la segunda mitad del XVII. Este segundo Barroco, se caracteriza por una decoración abigarrada y rica, aunque en el norte de Navarra perduraron las formas simplificadas y sobrias. La Capilla de San Fermín, aneja al templo parroquial de San Lorenzo y edificada entre los años 1896 y 1717, es quizá el ejemplo más significativo del barroco carmelitano en Pamplona. Esta capilla, que todavía hoy guarda en su interior una imagen del Patrón de Pamplona hecha en madera, fue ideada por los arquitectos Santiago Raón, Fray Juan de Alegría y Martín de Zaldúa, quienes la concibieron -en planta y en alzado- según los cánones de la época: una cruz griega inscrita en un cuadrado y doble ala con dos pisos; uno inferior, en piedra, con grandes arcadas entre pilares de orden dórico toscano y friso decorado, más un piso superior, en ladrillo rojo con vanos adintelados. El empleo del ladrillo se repite en el testero y paramento contiguo que rematan en frontones triangulares y contienen óculos flanqueados por escudos cerámicos que representan las armas heráldicas de la ciudad de Pamplona. Todo ello rematado por un tambor octogonal -cuyas ventanas permiten la iluminación interior de la cúpula- y linterna. Señalar que desde su edificación ha sido objeto de reformas con las consiguientes modificaciones. En concreto, las de 1800-1805, afectaron al interior en el aspecto ornamental, sobre todo, y el estilo seguido fue el Neoclásico. Posteriormente y tras los bombardeos de septiembre de 1823, las partes básicamente modificadas fueron el cimborrio y la linterna.

Por último destacar la ya señalada combinación de materiales que se conjuga en la fachada, elemento éste distintivo y frecuente en la arquitectura de la Navarra Media, donde confluyeron las corrientes estilísticas de la Montaña y la Ribera (piedra y ladrillo). Dicho rasgo constructivo, sin embargo, no fue exclusivo de la arquitectura religiosa; también lo adoptaron los edificios civiles. Tal es el caso del Palacio del Conde de Ezpeleta (Calle Mayor 65), cuyo alzado se proyecta en dos cuerpos; de sillar almohadillado el primero y de ladrillo el segundo. Este edificio, único ejemplo del barroco civil en Pamplona, muestra la siguiente fachada: una monumental puerta circundada por pilastras con estípites y guirnaldas rematadas en cabezas a modo de herma. Encima un friso y cornisa partida centrada por un escudo familiar, flanqueado por sirenas y guerreros. Con esta composición la concibieron los arquitectos Pedro de Arriarán y Antonio Elorza (artífice, el segundo, de las molduras y tallas de la fachada).

El Palacio Episcopal, por su parte, es un edificio barroco con un ligero estilo de reminiscencias navarro-aragonesas. Data del siglo XVIII y presenta la curiosidad de tener dos fachadas. También del XVIII pero obra de la corriente rococó, es la Sacristía Mayor de la Catedral de Pamplona. Del Barroco tardío y emblema representativo de la ciudad es la fachada de la Casa Consistorial, única parte que subsiste del edificio elevado en 1755 derribado en 1952. Proyectada por José de Zay y Lorda con amplia decoración rococó, fue rematada por el frontón más clasicista de Juan Lorenzo Catalán. Esculturas, columnas, balconajes y enrejado se combinan en un bonito conjunto. Otros palacios destacables del siglo XVIII pamplonés son el de los Navarro (Zapatería 50), el de los Guendulain (Zapatería 53), el del Condestable (Mayor 2), el de los Redín-Cruzart (Mayor 31), el de los marqueses de Rozalejo (Carmen 17), y el de Goyeneche e Iturbide (Plaza del Castillo 7). Dentro de la arquitectura militar barroca, recordar las reformas de la Ciudadela, dirigidas por Ignacio Sala y a las que antes se ha hecho referencia.

En cuanto a la pintura, la aportación autóctona al Barroco, fue escasa y pobre. Los artistas navarros no consiguieron más que superar el arcaísmo del que adolecía la producción pictórica de principios de siglo. No obstante, sería injusto ignorar las obras de la familia Berdusán. Así, el joven Vicente Berdusán desarrolló un importante trabajo en Navarra. De su padre heredó cierto tenebrismo para pasar, tras su contacto con la escuela madrileña (1655-62), a elaborar una pintura más colorista y grandilocuente en la que gusta de ropajes vaporosos (al igual que Francisco Rizzi vestía a sus personajes). A modo de ejemplo, se conserva en la Catedral una pintura de Santa Teresa escritora, realizada por un Berdusán (Carlos), pintor que se limitó a imitar tipologías ya creadas. Por suerte, la mediocridad de la pintura navarra del Barroco se vio superada un siglo después. El arte Rococó, tuvo su gran artista en el pintor Luis Paret y Alcázar. El prestigio de éste como decorador le valió un contrato en el Ayuntamiento de Pamplona para el diseño -tras finalizar en 1778 las obras de Viana- de cinco fuentes, de las que se conservan tres, emplazadas en la plazuela de las Recoletas, en la del Consejo y en la Calle del Carmen. En estas realizaciones, se aprecia el eclecticismo de un autor que conjugó lo rococó y lo neoclásico.

Para completar el apartado pictórico, señalar que en el Museo de Navarra se conservan dos obras de Francisco de Goya que en su momento le fueron encargadas por la Diputación del Reino. Se trata de dos retratos: el de Fernando VII y el del Marqués de San Adrián. Este segundo, firmado por Francisco de Goya en 1804, es considerado como uno de los mejores entre los pintados por el autor en el período 1803-1806 y posiblemente el más logrado de sus retratos masculinos. El Marqués, que viste traje de montar, lleva una fusta en su mano derecha y un libro en la izquierda (signo de ser personalidad culta e ilustrada). Con las piernas cruzadas y levemente apoyado sobre un soporte, su pose elegante y dandy se asemeja mucho a la de los retratos ingleses. Destaca el fino colorido y el logro de calidades; calzón en terciopelo oro-viejo y chaleco blanco, sobre los que posa una luz amarillenta y que con trastan con el claroscuro del paisaje de fondo. La resuelta factura y los ricos recursos estéticos que muestra Goya en esta obra, se complementan con una singular agudeza para profundizar en la personalidad del retratado; los ojos rojizos del Marqués denotan su temperamento inquieto e inestable. En definitiva, la composición, el color, la luz, los tejidos, la actitud y rostro, conforman un exquisito cuadro realista.

La primera obra de corte netamente neoclásico realizada en Pamplona es el Acueducto de Noain. Esta construcción llevada a cabo en un período (siglo XVIII) en el que la ciudad encaminó sus esfuerzos a la puesta al día de los servicios urbanos, formaba parte del proyecto de traída de aguas desde Subiza para abastecer a la capital. Hoy, es el único resto que se tiene de la magna empresa. Su artífice final sería Ventura Rodríguez, quien contó con la colaboración de Francisco Alejo Aranguren y con la dirección técnica de Angel Ochandátegui. Desde el punto de vista estético, destaca la sencillez y, a la vez, grandiosidad del conjunto, que lo convierten en uno de los más bellos acueductos de la edad moderna. Por las mismas fechas se desarrollan en la capital las obras de la fachada neoclásica de la Catedral. En el siglo XVIII también, configura su actual morfología la Plaza del Castillo que con sus dieciocho mil metros cuadrados de superficie distribuidos en planta trapezoidal es uno de los lugares más conocidos y de mayor vida en Pamplona. Su existencia se remonta a la época medieval cuando se abría entre los muros de la Navarrería y los de la población de San Nicolás.

Desde entonces la historia le ha confiado muchas y muy diversas funciones, pasando por ser solar de mercado, prado procesional, coso taurino, palenque, plaza del castillo viejo (que le dio su nombre), vertedero, muladar, patio de armas, estación de autobuses regulares. Hoy en día conserva toda su vitalidad y sobra decir que es el corazón de la capital. Su tardía incorporación urbanística, bastante posterior a la fusión de los tres burgos medievales, explica su definitiva configuración en época avanzada; el quiosco actual es de 1942. Construcción ya contemporánea pero que mantiene la estética dieciochesca es el Palacio de la Diputación que se erige entre el año 1847 y 1851. Su fachada con grandes porches y arcadas es claramente neoclásica. Son recientes la fachada a Carlos III (1931-1934) y los bronces -que representan Reyes de Navarra- y los relieves alegóricos de temas florales en mármol blanco en los que participó Fructuoso Orduna.

La producción arquitectónica contemporánea en Pamplona se halla estrechamente vinculada a la historia de los ensanches que en esta época se realizan en la capital navarra. Así las nuevas corrientes arquitectónicas -Historicismo, Eclecticismo y Modernismo- que surgen en Navarra en torno al 1860, no se desarrollan, sin embargo, hasta después de 1885, cuando se inician las obras del Primer Ensanche. Hasta la fecha, la ciudad conservó en su perímetro las murallas y el trazado urbanístico medieval. De la misma manera, a los edificios medievales se les añadieron nuevas estructuras barrocas o neoclásicas. En el Primer Ensanche, se procedió a la construcción de edificios destinados a viviendas civiles, además de edificios públicos y polígonos industriales en tomo a la Rotxapea. Respecto a los arquitectos que participaron en esta primera ampliación urbana, están los nombres de Julián Arteaga, Angel Goicoechea, Florencio Ansoleaga, Máximo Goizueta y Manuel Ubago. Englobables, todos ellos, en la línea historicista.

Julián Arteaga (año 92), arquitecto municipal y sucesor de Angel Goicoechea en el cargo, fue el autor del proyecto definitivo del Palacio de Justicia. La historia de este edificio -paralela a la del Primer Ensanche- está repleta de trabas e impedimentos "burocráticos". En el año 90, Arteaga presentó el primer proyecto, elaborado a su vez sobre la base del segundo de los anteproyectos realizados en el 88 por Goicoechea. El 13 de julio, en plenos San Fermines, se procedió a la colocación de la primera piedra. Sin embargo, las obras fueron paralizadas ante el veredicto desfavorable dado al proyecto por parte de la Real Academia de San Fernando que, divergía en aspectos varios como la propia irregularidad del solar (inapropiada para la construcción de un edificio de carácter civil), la utilización mixta de vigas de hierro y madera (las primeras suponían toda una revolución técnica para el momento), además de aducir razones formales de tipo ornamental como la crestería, que según la Academia no armonizaba con el resto de la fachada (y sería en el siguiente proyecto suprimida).

A la negativa de la Academia, sucedió la crisis ministerial del 92. Las obras no se reemprendieron hasta el 94, dándose por terminadas en febrero del 97. Pamplona contaba por fin con su nuevo Palacio de Justicia, emplazado tal y como se pensaba inicialmente en el solar este del nuevo ensanche, lindante al norte con la calle Navas de Tolosa, al sur con la de Pascual Madoz, al este con la de Yanguas y Miranda, y al oeste con la del Marqués de Rosalejo. Resuelto a la manera ecléctica, predominan en él los elementos de corte clásico, especialmente en la fachada principal que se abre al Paseo de Sarasate. La misma, con alzado de tres plantas, presenta un cuerpo central que destaca de los laterales por su disposición avanzada, el empleo de la piedra como único material y por su clásica organización que destina el sillar almohadillado para la planta baja y la piedra más lisa para el primer piso. Los valores clásicos se manifiestan también en las ventanas dinteladas con baluastres de piedra, en fragmentos de entablamento, mensulones, rosetas, tacos y otros elementos ornamentales que adornan dicho cuerpo central. El resto de la fachada, al igual que las demás, presenta un zócalo de piedra y paramentos en ladrillo rojo, con vanos dispuestos simétricamente y enmarcados de manera diversa según el piso.

Al clasicismo que emana el conjunto sirve también la puerta principal, a modo de arco de triunfo, y el amplio portal decorado a base de mensulones y paneles rectangulares que se alternan en su friso superior, y casetones que cubren el techo. Merece subrayarse el sentido pictórico y el valor técnico del edificio. Al logro del primero contribuye la combinación contrastada de materiales (piedra arenisca y ladrillo rojo), así como la propia irregularidad del edificio. En el orden técnico, el empleo -novedoso en la arquitectura pamplonesa- de las vigas de hierro, y la igualmente innovadora incorporación de los sistemas de calefacción y pararrayos, dan cuenta del avance que supuso en el campo constructivo del momento. Hoy en día se concibe como uno de los grandes logros del eclecticismo pamplonés, y por supuesto, del propio Arteaga. (Otras realizaciones del mismo autor: en las calles Mercader y Calceteros se le atribuyen varios escaparates de estilo modernista. En la misma ciudad, contribuye también con la construcción de las Escuelas Municipales).

Otro de los arquitectos que cultivó el historicismo y el eclecticismo con resultados inmejorables fue Florencio Ansoleaga y Elizondo (1846-1916), tal vez el autor más conocido de la arquitectura pamplonesa de finales del XIX y principios del XX. Como personaje-prototipo de su tiempo ejerció además de arquitecto como arqueólogo, coleccionista y crítico de arte, acumulando en sus setenta años de vida cargos y títulos diversos. En el terreno de la arquitectura se desempeñó como arquitecto diocesano. A él se deben numerosos conventos y reformas de iglesias donde cultivó el estilo ecléctico con un predominio de elementos de origen medieval. Fue además arquitecto provincial durante cuarenta años y profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona. En su producción de carácter civil, destaca el edificio del Archivo de Navarra, cuya construcción se inicia en el año 1896. El Archivo se halla adosado al Palacio Provincial y participa del mismo estilo neoclásico. Así, su fachada se articula en cinco cuerpos -extremos y central, adelantados- que dibujan una línea marcadamente horizontal, al modo de los palacios renacentistas italianos. El empleo de la piedra como material exclusivo y la proyección de su fachada reafirman dicha concepción palaciega: arcos de medio punto, sucesión de pilastras de distinto orden, balcón corrido en el cuerpo central, banda de tondos con bustos de personajes navarros, arcos escarzanos, juego de frontones y, crestería ornamentada con escudos y palmetas.

Otro de los participantes en el Ensanche pamplonés (último tercio del XIX) fue Manuel Martínez de Ubago, prestigioso arquitecto navarro que se afincó desde comienzos del XX en Zaragoza, considerándosele en la actualidad máximo exponente del Modernismo aragonés. A él se deben las pocas obras que de la corriente existen en Pamplona. Tal es el caso del Mirador de la Plaza de San Nicolás, 72 y del portal donde hoy tiene su sede la Delegación de Hacienda, así como la casa sita en la Calle Alonso que data del año 97 y cuya fachada ornamentada a base de líneas ondulantes, motivos vegetales en balconadas de hierro, al igual que los yesos que decoran el portal, son de indudable tinte modernista. Sin embargo, la obra que destacó a Ubago en la capital navarra, el Monumento a los Fueros, la concibió en estilo ecléctico. El monumento, de gran valor simbólico, fue erigido en el año 1903, aunque su proyecto data de 1894, (año de la "Gamazada"), decidida la construcción que sería sufragada por suscripción pública.

Para la ocasión, Martínez de Ubago, siguió el modelo de otros monumentos ya existentes en varias capitales españolas (monumento a Colón en Barcelona). Esto es, el esquema trazaba una torre sobre pedestal de planta poligonal, rematado por una escultura apoyada en capitel. Más aún y teniendo en cuenta su finalidad, los elementos integrantes no serían sino símbolos: cinco gruesas columnas de soporte representando a las cinco merindades de Navarra; cuerpo central con estatuas-personificación de la Historia, la Justicia, la Autonomía, la Paz y el Trabajo; la estatua en bronce de una mujer vestida al modo clásico en actitud de proclamar el escrito del pergamino que porta, como alusión a las libertades del pueblo navarro... incluso los materiales empleados -provenientes de diferentes puntos de Navarra, excepto el bronce-, tendrían una carga simbólica. El monumento quedó emplazado en el Paseo de Sarasate (frente al Palacio de la Diputación). Y aunque no llegó a inaugurarse, convirtió a la zona en el centro simbólico de la ciudad. Fuera de Navarra, la idea fue pronto imitada por otras provincias, entre ellas Vizcaya. Una vez concluido el Primer Ensanche y antes del inicio del Segundo, se dotó a Pamplona de una nueva plaza: la de San Francisco, que vino a ocupar los terrenos de la vieja cárcel y la antigua Audiencia.

Poco tiempo después, en uno de los laterales de la Plaza, se construyó el edificio de la Agrícola (para la Asociación del mismo nombre). Su autor, el arquitecto guipuzcoano Francisco Urcola que presentó el proyecto en 1910, optó por el modelo constructivo romántico que -a diferencia de San Sebastián y Bilbao- constituía una excepción en Pamplona. De planta regular, con patio central y bóveda vidriada, parecía estar concebido desde un principio para el que sería su segundo cometido, ya que fue transformado en Gran Hotel. En la actualidad, sin embargo, desaparecidos el gran vestíbulo, la vidriera cenital y habiéndose revestido la cubierta con una deslucida superficie de aluminio, no conserva el esplendor que le caracterizó en su momento.

Pasando a la producción arquitectónica del Segundo Ensanche, destaca la labor de Víctor Eusa, que formado entre el Racionalismo y el Neoacademicismo, se le puede considerar dentro de la modernidad. Se trata de un artista sincrético que conjuga lo novedoso con la tradición. Así, para la Casa de Misericordia de Pamplona -obra cumbre del Segundo Ensanche-, se inspira en la solución que los grandes arquitectos decimonómicos utilizan como modelo para cárceles y hospitales. También obra suya es el Seminario de Pamplona. Aquí, los valores simbólicos se concentran en la gran cruz con el lema "Christus Vincit" de que consta la fachada. Otro de los artistas participantes en el Segundo Ensanche y único competidor de Víctor Eusa fue Miguel Gortán, si bien algunos estudiosos le achacan una grandiosidad casi hueca en el carácter de sus edificios.

Y ya de época reciente, calificable incluso de postmoderno, están Juan Redón Huici, quien proyecta en 1929 la construcción de un edificio de viviendas en el que la parte superior rompe con las estructuras circundantes, consiguiendo un aspecto de vivienda unifamiliar. Le preocupa además, el diseño y el interiorismo; faceta ésta que queda manifiesta de forma particular en la Residencia Juan XXIII de Pamplona. Monumento a los Caídos. Dedicado a los fallecidos en el bando nacional o franquista, es un edificio ecléctico coronado por una gran cúpula, obra del arquitecto José Yárnoz. Se inició en 1942 en la plaza que se denominó Conde de Rodezno y fue inaugurado por el mismísimo general Franco en 1952. Consta su interior de una nave central y de cuatro más pequeñas rodeando a la más importante. En sus paredes se hallan diversas placas de mármol rosa con los nombres de los difuntos por orden alfabético. En el centro la cripta del general Mola y en el altar mayor un bello Cristo de Orduna. En la bóveda pueden admirarse las pinturas murales del pintor catalán Stolz, discípulo de Sert, representando diversos pasajes de una visión heroicista e hiperespañola de la historia de Navarra.

Entre los pintores del XIX, figura Salustiano Asenjo Arozamena que, como autor de importantes obras para entidades navarras, retrató a personajes ilustres, entre éstos, el tenor roncalés Gayarre (su retrato está hoy en el Ayuntamiento de Pamplona) y el violinista Pablo Sarasate. Sin embargo, el retratista oficial de Pamplona será en este momento Enrique Zubiri. Por su parte, Eduardo Garceller y García hace pintura histórica. Su obra más destacada es la del Tributo del Rey Moro de Zaragoza a Sancho de Navarra realizado en colaboración con Alejandro Ferrant para una sobrepuerta del Salón del Trono de la Diputación. Otros pintores que cultivaron también el género histórico fueron Joaquín Espalter y Francisco Aznar ("Batalla de Roncesvalles"). Y como retratista de finales de siglo, tenemos a Inocencio García Asarta. Baranechea, Ramos Arcaya y Fructuoso Orduna Lafuente, integran la lista de escultores del XIX. Obra del último es el busto de José Sanjurjo que preside el monumento elevado en los alrededores de la Ciudadela en 1929. Del mismo autor es el monumento a Julián Gayarre en los jardines de la Taconera (1948).

En el siglo XX, dentro de la línea costumbrista, un pintor que creará escuela es el pamplonés Javier Ciga Echandi. Entre sus obras más significativas, nombrar, Baztango beitegia (Establo baztanés) y el "Viático", pinturas tenebristas de técnica cuidada. Además hizo pintura religiosa. Crispín Martínez, Enique Zudaire y José M.ª Ezpeletea son los pintores formados por él. Cabe destacar también a Gerardo Sacristán Torralba que forma a pintores como Beunza, Eslava, Lasterra y Manterola. Entre los paisajistas figura Jesús Basiano Martínez, en cuyas obras, se percibe la influencia de Darío Regoyos y de la pintura italiana de la posguerra. Destaca así mismo la obra de Miguel Pérez Torres que en sus paisajes capta la instantaneidad mediante el uso de una peculiar fuerza colorista y al que se le conoce además como pintor de tipos populares. En un estilo más vanguardista, ligado al italiano, reseñar la actividad tanto pictórica como escultórica de Martín Caro y José Antonio Eslava.

De las últimas generaciones, sobresalen, dentro de la corriente neorrealista, Isabel Baquedano y Xavier Morrás, cuyo hacer se deja notar en las producciones de artistas actuales, entre ellos, Juliantxo Irujo. La corriente surrealista, queda representada por Rafael Lozano, Bartolozzi y José Miguel del Moral. En lo tocante a la escultura sirva de referencia indicar que en 1990 el Ayuntamiento adquirió seis esculturas a artistas locales -Jesús Alberto Eslava Castillo, Alberto José de Orella y Unzué, Alfredo Sada Laguardia, Jesús Elizain Osinaga, José Antonio Eslava y Rafael Celaya- para -paranar la Ciudadela, el Parque Antoniutti y los jardines de la Vuelta del Castillo.

TPS

Igualmente puede consultarse en tal apartado la lista de grupos de danza. Por lo que respecta a la danza en sí conviene consignar que, de la misma forma que en la Zona Media de Navarra, la Cuenca de Pamplona tenía su Baile de la Era, también llamado Txun txun, que constituía la manifestación folklórica popular de sus pueblos y cendeas. El 10 de agosto, festividad de San Lorenzo, el barrio de la Rotxapea celebra fiestas, y su plaza de Arriasko era testigo, al atardecer, de esta danza mixta. Siguiendo a Francisco Arrarás puede decirse que resulta difícil, o más bien imposible, determinar la época de su aparición, pero puede asegurarse que a principios de este siglo todavía se bailaba con acompañamiento de txistu o dulzaina. En este barrio pamplonés existían los mayordomos de fiestas, encargados de recabar fondos para la organización de festejos y de dirigir la danza. Iban tocados de boina azul adornada con cintas de colores, que constituían el símbolo de autoridad sobre la juventud. Con anterioridad al uso de la boina usaban dos cintas azules cruzadas al pecho. Consta esta danza de siete números, independientes entre sí, denominados: Soka dantza, Zortziko, Pañuelo dantza, Danza circular, Fandango, Contradanza y Karrika dantza. Fue presentado en público por el Grupo Municipal de Danzas de Pamplona el 7 de julio de 1976 en la Plaza del Ayuntamiento.

  • Dantzari Eguna

Este día del Dantzari se celebra una vez al año en una merindad reuniendo a todos los grupos de Navarra.

En las celebraciones de Pamplona, como en las de tantos otros lugares, encontramos una confluencia de motivos festivo-orgiásticos y religiosos, superponiéndose a su vez caracteres de la fiesta institucionales y populares; y así unas festividades son casi reducibles al ámbito de lo religioso, otras al de la pura diversión y en otras se imbrican elementos de una y otra índole. Al primer caso se circunscriben celebraciones como la del Corpus o las de Semana Santa, para el segundo caso sirven las celebraciones del carnaval y, por último, como ejemplo más significativo en Pamplona para el tercer grupo, encontramos las fiestas de San Fermín, tantas veces llamadas "los sanfermines". El cambio en la permisividad para la celebración de festejos sucedido en el transcurso de los últimos decenios ha posibilitado que, en alguna manera, desaparezcan las connotaciones que tan marcadamente han diferenciado unas fiestas de otras en el terreno de lo ortodoxo y heterodoxo. En cual quiera de los casos al tratar de las fiestas en Pamplona hay que abrir un importante capítulo para tratar de los sanfermines, no sólo por la dimensión que cobra en la vida de la ciudad, sino por la proyección externa del municipio y la influencia que como modelo festivo representa.

Las afamadas fiestas de Pamplona proporcionan a la ciudad el punto más cálido de la vida local. En esos días el aspecto de las calles, las actividades y el comportamiento de las gentes se transforma en tal grado que hacen de Pamplona una ciudad difícilmente reconocible de la del resto del año. La superposición de acontecimientos, el carácter popular y participativo de la fiesta, la brillantez y la concu- rrencia de los actos, la llegada de personas de muy diversos orígenes, el gentío y el colorido de la calle hacen que quien se abandona en su ámbito se llene de ricas escenas, percibiendo un clima que invita a la diversión colectiva. El protagonismo de la fiesta lo tiene la gente, que es actor y espectador de su propia fiesta, el escenario principal es la calle, que desde principio a fin es tomada por el concurso de gentes.

El tema que da nombre a la fiesta es San Fermín: héroe evangelizador cristiano, de cuya existencia pretérita no existen evidencias. Los elementos principales de la fiesta son el toro, la música, la danza, la bebida, la comida, la salida a la calle y la modificación de costumbres (transgresión de horarios, de comportamientos), englobado todo ello en un clima festivo, sobre todo patente en la parte antigua de la ciudad, que comienza por la adopción generalizada de una indumentaria específica: la indumentaria de fiesta en Pamplona, que si bien toma su inspiración en elementos de vestimenta empleados en otro tiempo en las celebraciones rurales de su entorno, es hoy modelo adoptado en fiestas de muchas localidades. Los componentes principales de la vertiente religiosa de los sanfermines son la procesión, las funciones de víspera, día siete y octava; y las invocaciones de protección a San Fermín de los corredores, antes del encierro. Pero volvamos tiempo atrás para retomar a los sanfermines desde sus albores.

Tienen antecedentes los sanfermines en las funciones religiosas en honor al santo -procesión y misa con las acostumbradas solemnidades- a las que seguía la multitudinaria comida para los pobres de la ciudad (ocasión para la que se mataban uno o dos bueyes y se adquirían abundantes cántaros de vino). Pero, por lo que conocemos, es probable que los festejos, como tales, no comiencen a instaurarse hasta finales del siglo XVI. En la última década de aquel siglo, al trasladarse -a solicitud del Ayuntamiento pamplonés- la celebración de San Fermín, del 10 de octubre al 7 de julio, tiene lugar la confluencia de tres elementos importantes: la feria franca (que atraía a numerosos compradores y comerciantes de muy diferentes lugares), las celebraciones en honor al santo y la organización dentro de ellas de corridas de toros.

Anteriormente había habido por san Fermín, autos sacramentales, comedias, música de pífanos, juglares y atambores, danzas durante la procesión, correr los bueyes y la mencionada comida para los pobres. Llegado el siglo XVII, los festejos de san Fermín se encuentran perfectamente asentados. Sabemos que el siglo XVII es momento en el que toman auge las fiestas en las ciudades. En Pamplona entran a formar parte de las mismas diferentes disciplinas, cobrando sus fiestas dimensión y equilibrio entre los elementos que las constituyen. El siglo XVIII le sigue con parecida suerte. Los siglos XVI, XVII y XVIII son tiempo para los torneos, castillos de fuego, carros triunfantes, hogueras, luminarias, salvas, gigantes "normales" y de fuego, música, danza, juegos de armas, toros y toreros ejercitándose en la práctica del toreo de muy diversas suertes, comediantes, volatines, funambulistas y otros. El impulso festivo de finales del XVI, encuentra un desarrollo en el XVII y la continuidad en el XVIII. En relación con el año de 1830 dice el Conde de Guendulain (Pamplona, 1952), en sus memorias:

"En Pamplona nos encontrábamos todos por las fiestas de San Fermín, es decir, en la primera quincena del mes de julio, que entonces era la época célebre de aquella ciudad y sus habitantes, y hoy es un recuerdo, una sombra pasajera y fría de aquellos animados días, en que todas las casas estaban abiertas a sus parientes y amigos, ofreciéndoles patriarcal hospedaje, y todas las humildes tiendas de la calle de la Estafeta se transformaban en surtidos depósitos de géneros de Francia, merced a la ausencia de las Aduanas del Pirineo y a la suspensión de los derechos que se cobraban por la Provincia, o sea dicho, Reino de Navarra, en el resto del año".

El siglo XIX muestra las manifestaciones de los avances de la ciencia: las iluminaciones eléctricas, las carreras de velocípedos; se construye una plaza de toros (hasta entonces se practicaba la lidia en la plaza del Castillo) y el nuevo teatro, se integran con espectación los grandes partidos de pelota, los certámenes culturales, los grandes conciertos (a lo que contribuye la presencia del célebre tenor roncalés Julián Gayarre y el violinista pamplonés Pablo Sarasate), son célebres en esos tiempos los paseos de sociedad. Los sanfermines en el siglo XX, especialmente tras el primer tercio, hay que vincularlos al progreso de los medios de comunicación de masas, del transporte y del turismo; generándose así una popularidad de las fiestas mucho más allá del entorno cercano y la llegada masiva de gentes de múltiples lugares. A este proceso de universalización de las fiestas contribuye, en especial para el ámbito anglosajón, la llegada a los sanfermines del escritor Ernest Hemingway (premio Nobel de Literatura en 1954), quien en 1926, escribe la novela "The sun also rises" (Fiesta) ambientada, en parte, en los sanfermines, a la que si bien habrá que reconocer mérito en el orden literario, en la descripción de la fiesta recoge pasajes de escasa veracidad.

Los sanfermines en el siglo XX, son herederos de una larga historia de celebridad; la llegada de gentes a Pamplona en San Fermín es muy antigua y en la actualidad (además del propio crecimiento de la ciudad) la llegada de gente es masiva y, sin embargo, todo ese volumen es absorbido por una población entregada a la fiesta. Por otra parte, existe un nuevo factor de evolución de la fiesta como es la integración de la mujer en la misma; y asimismo, cabe señalar, para la historia contemporánea de los sanfermines, la incorporación en las formas de presentación de la fiesta de reivindicaciones culturales, sociales y políticas. Pasemos ahora a describir algunos de los componentes fundamentales de los sanfermines. Ellos son incluidos en el programa que el Ayuntamiento de Pamplona elabora, si bien, como es sabido, la puesta en marcha de los actos que se organicen dentro y fuera de programa queda en manos de la gente que a ellos concurre. Encontramos en el toro el primer eje de la fiesta. Está presente en diversos momentos; en el encierrillo (o traslado de los toros al anochecer al punto donde dará comienzo a la mañana siguiente el encierro), el encierro, la lidia de los toros en la plaza.

El célebre encierro de Pamplona es un acontecimiento excepcional tanto para los propios corredores como para los espectadores; teniendo su mayor intensidad cuando los mozos acompañan con evidente riesgo a escasa distancia a los astados en una veloz carrera, en donde la habilidad para sortearlos es su única defensa. A la tarde la corrida de toros, en un coso absolutamente lleno; el espectáculo se ofrece ante 20.000 espectadores preparados dentro de un ambiente de fiesta desbordada, en particular en los tendidos de sol donde las cuadrillas, las peñas, conocen a la perfección el arte de la diversión y el jolgorio. Mediada la corrida corren la comida y la bebida: cordero al chilindrón, ajoarriero, cangrejos, rellenos, menudos, magras con tomate, estofado de toro, vino en todas sus variedades, sangría. Al término de la corrida la salida de las peñas impulsará a la muchedumbre a tomar nuevamente la calle. Estos mismos elementos constituyen otro de los apartados fundamentales de cualquier fiesta, y por supuesto de los sanfermines.

Comidas bien sazonadas, bebida, junto a la música, la canción, el buen humor, la broma, la danza, trasladan al hombre de la actividad rutinaria al estado de festiva expansión, en una toma de la calle, de los bares, de los parques, un día y otro sin atender al cansancio, al dolor de pies, etc., en una ruptura calibrada con los órdenes cotidianos. Los actos religiosos -funciones de víspera, día 7 con su procesión y octava-son altamente ricos en formas y ritualismo. En la actualidad persisten, con distintos significados para los pamploneses, como núcleo ritual de la fiesta. Son distintos los espacios de la fiesta que deben ser reseñados; no podemos dejar de aludir a los gigantes y cabezudos de Pamplona, que poseen esa auténtica magia capaz de transformar a unos muñecos de madera, pintura y cartón en seres fantásticos que danzan de modo enloquecido al ritmo de unas dulzainas chillonas, haciendo un cuerpo entre las figuras y la gente que se acerca atraída por su hechizo. No podemos olvidamos del valor de la música callejera, de las luces de los fuegos de artificio, de la feria de ganado, los partidos de pelota, los festivales, las verbenas, las barracas, los juegos para los niños, la reunión de extranjeros y tribus urbanas en torno a la Navarrería, lo emotivo y sublime, lo variopinto y la quincalla...

Los sanfermines son una compleja respuesta de una comunidad. Conservan un núcleo de tradición festiva integrada con firmeza en la memoria colectiva de Pamplona. Hallamos una yuxtaposición de elementos festivo-orgiásticos con elementos de carácter religioso, en cualquier otra época del año entenderíamos que enfrentados; sin embargo, en sanfermines en convivencia, seguramente por su ser de fiestas tradicionales. Dan cabida y poseen iniciativa popular, permitiendo la movilización de los vecinos en forma de grupos, son unas fiestas vitales, auténticas, sin amaneramientos. Es tiempo de promoción del Ayuntamiento y de afirmación de la propia ciudad de Pamplona. En el conjunto de las fiestas de las ciudades del País Vasco es una fiesta muy importante ya que es preciso insistir en el hecho de que desde hace siglos en estas tierras se han dado encuentro gentes de toda Euskal Herria. Y, en la actualidad los sanfermines son un modelo festivo para muchas localidades. En el momento presente se enfrentan, sin embargo, a dos problemas importantes como son la masificación de la fiesta, y la sobredimensión que están cobrando los aspectos de interés comercial, en una actividad que genera una alta redistribución del dinero.



Dentro de la extensa variedad de ritos propiciatorios, en Pamplona es celebrada con gran arraigo la festividad de San Blas, fecha indicada para la bendición de roscos figurillas de caramelo y alimentos en general, a los que atribuir unos poderes de curación y protección de los males de garganta. Desde las primeras horas del 3 de febrero se colocan en torno a la iglesia de San Nicolás numerosos puestos que desde la propia ciudad y sus alrededores llegan al lugar a vender sus productos -roscos de variadas formas, tortas, caramelos- y desde esas primeras horas hasta el anochecer, es una multitud la que se acerca hasta esta iglesia con productos en los bolsos a cumplir con el ritual de el día: la bendición de los mismos y su reparto al llegar a casa entre familiares y amigos. Esta escena, por la que vemos pasar una parte importante de la población de Pamplona, es sin duda una de las que más sabor conserva de las manifestaciones tradicionales de antiguas mentalidades, tantas veces mantenidas sobre todo en los asentamientos rurales.

De unos años a esta parte, al día siguiente a San Blas, es celebrada la víspera de Santa Agueda con una numerosa salida por las calles de la ciudad de grupos de jóvenes cantando de trecho en trecho, ataviados con la clásica indumentaria de casero, y portando faroles, makilas y cestas, a semejanza de como se celebra en numerosos pueblos de la montaña del País Vasco. En Pamplona, como en tantos otros lugares de su ámbito, la costumbre de constituir conjuntos corales es notable, y seguramente por ello la fiesta de los coros de santa Agueda haya arraigado con facilidad en Pamplona. La merienda o cena durante las canciones o al finalizar el recorrido resulta obligada.

Siguiendo un proceso de incierta recuperación, los carnavales, tras su prohibición y desaparición en la ciudad en tiempo del régimen dictatorial franquista, vuelven a aparecer en el escenario festivo de Pamplona. No es necesario extenderse en indagaciones para encontrar testimonios de la celebración de la fiesta en Pamplona en las edades Moderna y Contemporánea. Existe en el archivo diocesano un célebre proceso en el que se juzga a un clérigo que para celebrar los carnavales de Pamplona en 1601 salió vestido de cardenal, montado en una mula y lanzando escritos burlescos, y son reiteradas las reglamentaciones referidas al carnaval limitando o prohibiendo determinados usos, lo cual es indicativo de una antigua disociación entre el modo de celebrar los carnavales y el orden moral propuesto desde las jerarquías. El empleo del disfraz, la máscara, la bebida, la comida y la burla son elementos del tiempo de carnaval.

Ha existido un carnaval para la alta sociedad en los bailes de máscaras en el teatro o en otros lugares cerrados que se extiende hasta entrado el siglo XX, tiempo en el que la normativa municipal se debate entre la prohibición y el reconocimiento de derechos al enmascarado de carnaval. En el presente, y, tras varios años de celebración de los carnavales, no llegamos a encontrar en Pamplona un carnaval fraguado. Son muchas las personas que, deseosas de celebrar este periodo festivo, se desplazan a localidades donde el carnaval no perdió o ha recuperado con intensidad la celebración camavalesca (Lanz, Tolosa, Lesaca, Tafalla, Alsasua, San Sebastián, etc.). El futuro del carnaval en Pamplona es incierto; por descontado que no han de faltar gentes que se impregnen de las esencias del tiempo carnavalero. Sin embargo, esa pérdida de conciencia colectiva de celebración, junto a los focos de atracción de interesantes carnavales en las cercanías y la inexistencia de un impulso municipal limitan por el momento las posibilidades de crecimiento del carnaval de Pamplona.

El solsticio de verano tiene su significación en el calendario festivo y como vestigio de un ritual arcaico se celebra con la práctica de las hogueras de San Juan. En Pamplona. como en tantos otros lugares, es costumbre juntarse al anochecer, el 23 de junio, en un descampado, en torno a una hoguera, a pasar una buena parte de la noche. En la actualidad son diversos los lugares, principalmente de las afueras, donde se puede encontrar a jóvenes alimentando una hoguera, la que los más animados se dispondrán a saltar.

Preludio de lo que a pocos días se avecina en Pamplona, la noche del 28 de junio es un tiempo en el que la música, en particular la de rondalla, sale a tomar la calle. No es una fecha cualquiera en el calendario; en el pasado eran días para la feria franca, época en la que la vida de la ciudad se enriquecía notablemente con la llegada de gentes de procedencia diversa con géneros o dinero en los bolsillos dispuestos a hacer negocios rentables; pero además, nos encontramos mediado el camino entre el comienzo del verano con el solsticio y las fiestas de san Fermín, en un período de incremento de tensión, tiempo para ir preparando estructural y anímicamente las fiestas que se aproximan.

En el ocaso del verano, los días 24 y 25 de septiembre, o si no el fin de semana más cercano a éstos, se conmemora el martirio de san Fermín con unas fiestas pequeñas: las de San Fermín Txiki. En esta ocasión los festejos giran en torno a la pequeña capilla de San Fermín de Aldapa, en la Navarrería. El motivo vuelve a ser el mismo que en los sanfermines del 6 al 14 de julio: San Fermín, patrono de Navarra al igual que San Francisco de Javier, después de la resolución papal tras los pleitos habidos en el siglo XVII debido a las preferencias de unos y otros, el Ayuntamiento de Pamplona vertido por el primero y la Diputación de Navarra por el segundo. Las fiestas de San Fermín Chiquito, aun cuando quedan a muy larga distancia de los sanfermines, presentan no obstante en el antiguo burgo de la Navarrería un especial sabor, magistralmente conseguido; y a partir de unos escasos recursos organizativos se logra un interesante clima de diversión, desde la reunión de gentes dispares. Los elementos destacables son actualmente: la música variada, verbenas, juegos infantiles, dantzaris, misa, procesión y la esperada aparición de los gigantes y cabezudos de la ciudad. Recientemente (año 91) el Ayuntamiento de Pamplona ha tomado la decisión de organizar corridas de toros y encierros como en San Fermín Grande, lo que puede dar lugar a una oficialización y mayor celebridad de este espacio festivo.

Hace algunos decenios que Olentzero no deja pasar en Pamplona la cita del 24 de diciembre, y en este tiempo solsticial impregnado por el clima litúrgico de la Navidad, pasea por las calles de Pamplona. Actualmente son varios los que se realizan, debido a la enorme concentración de gente que hacía desbordarse el Olentzero original. La fiesta, que toma el modelo del Olentzero del calendario festivo vasco, ha entrado en el conjunto de las fiestas de Pamplona como festividad fija y una de las más brillantes. Aparte queda el problema del intenso mercantilismo actual de unas fiestas como las de Navidades.

Una de las características de las celebraciones de Pamplona es, sin duda, la persistencia de formas rituales y protocolarias, de igual modo a como se realizaban, siglos atrás, en una conjunción de poderes civiles y religiosos. Hemos hecho mención a la procesión de San Fermín, pero tendríamos que añadir la del Corpus, San Saturnino (29 de noviembre, patrón de la ciudad), Semana Santa. En todas estas ocasiones se detiene por un instante el tiempo y vemos pasar por delante nuestra, vestidos como determina el estricto protocolo a alcalde y concejales, arzobispo, deán, canónigos, presidentes de las cofradías profesionales, banda de música, txistularis, maceros, timbaleros, ganapanes, dulzainas y gigantes, observamos el color negro de los fracs, el carmesí de las capas, los bordados en estandartes y blasones, el sonido de los tambores, de las campanas, el olor a cera quemada... auténticas puestas en escena en la calle de representaciones religiosas.

Todas merecen una observación pausada, pero destaquemos en la línea de que hablamos la función de las Cinco Llagas. Esta tiene lugar el Jueves Santo y el Ayuntamiento, en cuerpo de ciudad, asiste haciendo cumplir un voto que el propio Ayuntamiento se impuso en el año 1600, al identificar la remisión de una peste que entonces padecía la ciudad con la encomedación de la ciudadanía a las cinco llagas de Jesucristo. En otra clave de celebración, mucho más sencilla pero no por ello menos elegante, encontramos, la llegada del Angel, San Miguel de Aralar, a Pamplona. Es después de Pascua cuando la figura de este venerado ángel llega a Pamplona con sonido múltiple de campanas y, según la tradición, al mismo tiempo que una copiosa lluvia que en Pamplona siempre le acompaña.

Hay otros rincones del calendario festivo de Pamplona por tratar. Están las celebraciones y fiestas de los barrios, la cencerrada de la víspera de Reyes en la Txantrea, las nuevas colecciones de gigantes y cabezudos de los barrios, las cabalgatas de Reyes, la celebración nocturna del Año Nuevo, las rondallas, las auroras. Es preciso remarcar el enorme peso relativo que los sanfermines tienen en el calendario festivo de la ciudad, por el escaso o nulo apoyo municipal a las celebraciones de otras fechas, lo que conduce a tener a lo largo del año un punto de máxima tensión, seguido de celebraciones de mucha menor entidad y beneplácito. En los elementos que componen la fiesta en Pamplona encontramos influencias de la montaña del País Vasco y del folklore de la Ribera, combinadas en diferentes proporciones según momentos. La vida contemporánea hace posible la realización de fiestas más de unos días al año, y así los fines de semana son reproducción de esas pequeñas celebraciones de nuestro nuevo modo de vida. En Pamplona, las salidas son masivas en el casco antiguo y en las zonas modernas de San Juan e Iturrama. Algunas prácticas, como la aparición de tarascas en la procesión del Corpus o la bendición de campos con el agua de San Gregorio Ostiense se encuentran abandonadas; otras, sin embargo, están por conformar una interesante evolución de las celebraciones y festejos.

JRA

  • ABASCAL GARAYOA, Angel. Los orígenes de la población actual de Pamplona, Rev. "Geographica", 7-8, Zaragoza, 1955 (188 pp).
  • AFAN, Colectivo. ¡¡No, General!!, fueron más de tres mil los asesinados. Editorial Mintzoa, Pamplona, 1984 (176 pp·).
  • ANDRES GALLEGO, J. Sobre el inicio de la política obrera contemporánea en Navarra, 1855-1916, en "Príncipe de Viana". Números 150 y151. Año 1978.
  • ANDRES GALLEGO, J. La demanda de representación en el s. XVIII: el pleito de los barrios de Pamplona (1766), en "Príncipe de Viana", n.º 183 (Pamplona, 1988), pp. 113-126.
  • ARAZURI, José Joaquín. Pamplona antaño. Curiosidades e historia de la ciudad, Pamplona, Editorial Gómez, 1966.
  • ARAZURI, José Joaquín. Pamplona en 1560 en "Navarra. Temas de Cultura Popular", n.º 132 (Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1972).
  • ARAZURI, José Joaquín. El municipio pamplonés en tiempos de Felipe II, Pamplona, Editorial Aranzadi, 1973.
  • ARAZURI, José Joaquín. La peste en Pamplona en tiempo de Felipe II, en "Príncipe de Viana", n.º 134-135 (Pamplona,1974), pp. 179-193.
  • ARAZURI, José Joaquín. Pamplona, calles y barrios, Pamplona, Gráficas Castuera, 1979-80, 3 vols.
  • ARRARAS, Francisco. Danzas e Indumentaria de Navarra. Merindad de Pamplona. Gobierno de Navarra, Pamplona 1987 (258 pp.).
  • ARTETA, Valentín. Aproximación al Nacionalismo Vasco en Navarra a través del Archivo del Gobierna Civil. I Congreso de Historia Contemporánea de los ss. XVIII, XIX y XX. Pamplona, 1985.
  • AZCONA, Ana. Una reunión de Cortes en tiempos del último Austria, en "Príncipe de Viana", Anejo 9 (Pamplona, 1988), pp. 19-24.
  • AUÑAMENDI, Editorial. "Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco", artículo Navarra, San Sebastián, 1992.
  • BALEZTENA, Ignacio. Del viejo Pamplona. Campaña teatral de 1791-1792, en "Príncipe de Viana", n.º 20 (Pamplona, 1945), pp. 479-486.
  • BALEZTENA, Ignacio. Relación de la peste desta Ciudad de Pamplona del año 1599, en "Príncipe de Viana", 1946, pp. 186-201 y 377-394.
  • BAROGA, José Mª. La vida íntima de Pamplona 1950-1955. Los latidos de una ciudad, Pamplona 1974 (273 pp.).
  • BERMEJO BARASOAIN, A. La estratificación social a la vista de los contratos de aprendizaje artístico. Pamplona en la segunda mitad del s. XVI, en "Congreso de Historia de Euskal Herria", t. III, Editorial Txertoa, San Sebastián, 1988, pp. 329-348.
  • BURGO, Jaime del. Sublevación de O'Donell en Pamplona (1841 ), en "Navarra. Temas de Cultura Popular", n.º 386. Diputación Foral de Navarra, Pamplona, 1981.
  • BURGO, Jaime del. Rebelión de los "peseteros". Pamplona 1837, en "Navarra". TCP n.º 400. Dip. F. de Navarra, Pamplona 1982.
  • CAJA DE AHORROS NAVARRA. "Gran Enciclopedia Navarra", artículo Pamplona, Pamplona 1990.
  • CAMPION,Arturo. Nabarra en su vida histórica, Euskariana, novena serie. Pamplona, J. García Impr. 1929 (545 pp.).
  • CAMPO, Luis del. Pamplona y toros. S. XVIII, Pamplona, Editorial "La Acción Social", 1972.
  • CAMPO, Luis del. Toros en Pamplona. S. XVIII, en "Navarra. Temas de Cultura Popular", n.º 168 (Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1973).
  • CAMPO, Luis del.Toros en Pamplona (s. XVII). en "Navarra. Temas de Cultura Popular", n.º 250 (Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1976a).
  • CAMPO, Luis del. Visita de Felipe IV a Pamplona (1646). Un cuadro testimonio, en "Navarra. Temas de Cultura Popular", n.º 259 (Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1976b).
  • CAMPO, Luis del. Pamplona tres lustros de su historia(1808-1823). "Príncipe de Viana", n.º 63, 1981.
  • CAMPO, Luis del. Isabel de Valois en Pamplona-1560, en"Navarra. TCP, n.º 399 (Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1982).
  • CAMPO, Luis del. Pamplona durante la regencia de Espartero (sept. 1840-junio 1843), Grafinsa, Pamplona, 1985.
  • CARO BAROJA, Julio. La hora navarra del s. XVIII, 2.ª edición. Pamplona, 1969.
  • CORELLA, J. M. Teatro en Pamplona, en "Navarra. TCP", n.º 116 (Pamplona, D.F. de N., 1971).
  • DESORMAIS, Iñaki. Agur Iruñea. Adiós Pamplona. Ayto. Pamplona, 1990.
  • DOMINGUEZ ORTIZ, Antonio. Sociedad y estado en el s. XVIII español, Barcelona, Ariel, 1976.
  • DONEZAR, J. M. La desamortización de Mendizábal en Navarra (1836-1851), CSIC, Madrid, 1975.
  • D'ORS, Miguel. Representaciones dramáticas en la Pamplona del s. XVIII, en "Príncipe de Viana", n.º 134-135 (Pamplona, 1974), pp. 281-315.
  • D'ORS, Miguel. Autores y actores teatrales en la Pamplona del s. XVIII, en "Príncipe de Viana", n.º 140-141 (Pamplona, 1975), pp. 633-665.
  • ECHAVE-SUSTAETA, E. El partido carlista y los fueros, Pamplona, 1915.
  • ELIZALDE, Ignacio. La guerra civil de Pamplona en un poema del s. XIII (1276-1277), en "Príncipe de Viana", Anejo 8. "Primer Congreso General de Historia de Navarra, 3 Comunicaciones", p. 389 (1988).
  • ESPOZY MINA, Francisco. Memorias, Madrid, 1971.
  • FARO, Pilar. Historia y estructura de la exhibición artística en Pamplona (1940-1955), en "Príncipe de Viana", Anejo 11 "Primer Congreso General de Historia de Navarra. 6 Comunicaciones", p. 129. (1988).
  • FERNANDEZ DE CORDOVA, Fernando. Mis memorias íntimas. Madrid, 1976.
  • FORONDA, Valentín de. Cartas escritas por Monsieur de Fer al Autor del Correo de Europa. Burdeos, 1783.
  • FORONDA, Valentín de. Cartas sobre la Policía, Pamplona, Imprenta de Ramón Domingo, año 1820.
  • FORONDA, Valentín de. Los sueños de la razón, Biblioteca de Visionarios, heterodoxos y marginados, Editora Nacional. Madrid, 1984.
  • FORTUN PEREZ DE CIRIZA, Luis Javier. Las antiguas Cortes, en El Parlamento o Cortes de Navarra, Burlada, Parlamento de Navarra, 1989, pp. 164-198.
  • GARCIA MIGUEL, Virginia. La donación de un tercio navarro para la guerra de Cataluña en 1642, en "Príncipe de Viana ", Anejo 9 (Pamplona, 1988), pp. 121-129.
  • GARCIA SERRANO, Rafael. Plaza del Castillo, Editorial Planeta, Barcelona 1981 (272 pp.).
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. Navarra, conflictividad social a comienzos del s. XX y noticia del anarco-sindicalista Gregorio Suberviola Baigorri (1896-1924). Pamiela. Pamplona, 1984.
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. Más noticias sobre los interrogatorios de población, agricultura e industria de 1802 en Navarra: Las respuestas de Pamplona, en "Cuadernos de Sección: Historia-Geografía", n.º 8, Eusko Ikaskuntza, San Sebastián, 1986, pp. 235-270.
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. Algunas noticias sobre el nacimiento del PSOE en Navarra. La Agrupación Socialista de Pamplona, 1892, Instituto Gerónimo Oztáriz. N.º2. 1988.
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. La insurrección fuerista de 1893. Foralismo oficial versus foralismo popular durante la Gamazada. "Príncipe de Viana" N.º 185. Año, 1988.
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. El Ayuntamiento de Pamplona a principios del s. XX. Su actitud ante la crisis obrera. "Boletín del Instituto Gerónimo de Ustáriz". Pamplona, 1989. N.º 3.
  • GARCIA-SANZ MARCOTEGUI, Angel. Las Elecciones Municipales de Pamplona en la Restauración (1891-1923), Gobierno de Navarra, Pamplona, 1990 (177 pp.).
  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín. La vida religiosa del "Regimiento Municipal de Pamplona (1700-1719), en "Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra", n.º 40 (Pamplona, 1982), pp. 909-920.
  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín. La vida religiosa del Ayuntamiento de Pamplona, siglos XVIII y XIX, en 1887-1987. Centenario Hermandad de la Pasión del Señor, Pamplona, Caja de Ahorros de Navarra, 1987a, pp. 111-163.
  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín. El Ayuntamiento y la construcción de la Casa Consistorial de Pamplona en el siglo XVIII (1751-1760), en "Príncipe de Viana", n.º 182 (Pamplona, 1987b), pp. 845-915.
  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín. Los cargos concejiles del Ayuntamiento de Pamplona del siglo XVIII, en "Príncipe de Viana", Anejo 9 (Pamplona, 1988), pp. 131-144.
  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín. La Milicia Nacional Local de Pamplona durante el Trienio Constitucional. Estudio sociológico y político de sus componentes, en "Príncipe de Viana", Anejo 9, "Primer Congreso General de Historia de Navarra, 4 Comunicaciones", Pamplona 1988, pp. 319-334.
  • GEMBERO USTARROZ, María. Pamplona en el s. XVIII: aspectos demográficos, económicos y sociales, en Actas del IX Congreso de Estudios Vascos, ed. San Sebastián, Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos, 1984, pp. 431-434.
  • GEMBERO USTARROZ, María. Evolución demográfica de Pamplona entre 1553 y 1817, en "Príncipe de Viana", n.º176 (Pamplona, 1985), pp. 745-795.
  • GEMBERO USTARROZ, María. Pamplona en los siglos XVII y XVIII: aspectos económicos y sociales, en "Príncipe de Viana", n.º 177 (Pamplona, 1986), pp. 43-111.
  • GEMBERO USTARROZ, María. La música en los espectáculos públicos pamploneses del siglo XVIII, en "De Música Hispana et aliis". Miscelánea en honor del prof. Dr. D. José López-Calo, Santiago de Compostela, Universidad, 1990, vol. I, pp. 605-646.
  • GOBIERNO DE NAVARRA, Servicio de Turismo. Guía de Servicios Turísticos de Navarra, 1990. Pamplona 1990 (120 pp.).
  • GOÑI GAZTAMBIDE, José. La capilla musical de la catedral de Pamplona desde sus orígenes hasta 1600, en "Música en la Catedral de Pamplona", n.º 2 (Pamplona, Capilla de Música de la Catedral, 1983), pp. 3-34.
  • GOÑI GAZTAMBIDE, José. Historia de los obispos de Pamplona, Pamplona, "Príncipe de Viana" y EUNSA, tomos III (1985a), IV (1985b), V (1987a), VI (1987b), VII (1989a) y VIII (1989b), correspondientes a los ss. XVI-XVIII.
  • GOÑI GAZTAMBIDE, José. La capilla musical de la catedral de Pamplona en el siglo XVII, en "Música en la Catedral de Pamplona", n.º 5 (Pamplona, Capilla de Música de la Catedral, 1986), pp. 3-97.
  • HUICI GOÑI, M.ª Puy. Las Cortes de Navarra durante la Edad Moderna, Madrid, Rialp, 1963.
  • IDOATE, Florencio. Estado de la fortaleza de la ciudad de Pamplona en 1534, en "Príncipe de Viana", n.º 25 (Pamplona, 1946), pp.831-834.
  • IDOATE, Florencio. Las fortificaciones de Pamplona a partir de la conquista de Navarra, en "Príncipe de Viana", n.º 54-55, Pamplona, 1954, pp. 57-109.
  • IDOATE, Florencio. Diario del Bloqueo puesto por los carlistas a la plaza de Pamplona desde el 27 de agosto de 1874 al 2 de febrero de 1875. "Príncipe de Viana" 1958, 84-85.
  • IDOATE, Florencio. Notas para el estudio de la economía navarra y su contribución a la Real Hacienda (1500-1650), en "Príncipe de Viana", n.º 78-79 (Pamplona,1960), pp . 77-129.
  • IDOATE, Florencio. Rincones de la Historia de Navarra, t. III. Diputación Foral de Navarra, Pamplona 1966, 820 pp.
  • IDOATE, Florencio. Guerra contra la Convención, en "TCP", n.º 106 (Pamplona, Diputación Foral, 1971).
  • IDOATE, Florencio. Los castillos y la ciudadela de Pamplona, en "TCP", n.º 202 (Pamplona, Diputación Foral, 1974).
  • IDOATE, Florencio. Rincones de la Historia de Navarra, Pamplona, Aramburu, 1979, 3 vols.
  • IDOATE, Florencio. Esfuerzo bélico de Navarra en el s. XVI. Diputación Foral de Navarra, Pamplona 1981 (458 pp.).
  • IRIBARREN, José Mª. Pamplona y los viajeros de otros siglos, Pamplona, Príncipe de Viana, 1957.
  • IRUÑA, Premin de. Iruñerías I-VIII, en "Navarra. TCP", n.º 128, 1972; n.º 161, 1973; n.º169, 1973; n.º 225, 1975; n.º 253, 1976; n.º 277, 1976; n.º 313, 1978; n.º 349, 1979.
  • JIMENO JURIO, José Mª. Historia de Pamplona. Síntesis de una evolución, Pamplona, Editorial Aranzadi, 1974.
  • JIMENO JURIO, José Mª. Toponimia de la Cuenca de Pamplona. Cendea de Cizur. Bilbao, Euskaltzaindia, 1986 (543 pp.).
  • JIMENO JURIO, José Mª. Toponimia de la Cuenca de Pamplona. Cendea de Galar. Euskaltzaindia, Bilbao 1987 (498 pp.).
  • JIMENO JURIO, José Mª. Toponimia de la Cuenca de Pamplona. Cendea de Olza. Euskaltzaindia, Bilbao 1989 (350 pp.).
  • JIMENO JURIO, José Mª. Toponimia de la Cuenca de Pamplona. Cendea de Iza. Euskaltzaindia, Bilbao 1990 (410 pp.).
  • JIMENO JURIO, José Mª. Alcance de la represión en Navarra. Gerónimo de Uztariz, Boletín n.º 2. Pamplona, 1988.
  • LACARRA, José M.ª. Historia del Reino de Navarra, t. III. Caja de Ahorros de Navarra, Pamplona 1973 (442 pp.).
  • LAPESQUERA, Ramón. Navarra Insólita I. Edit. Pamiela, Pamplona 1984.
  • LAPESQUERA, Ramón. ¡¡Gora el Diario!! Navarra Insólita II. Pamiela, Pamplona 1985.
  • LAPESQUERA, Ramón.Caínes Navarros, en "Navarra Hoy" (enero de 1987 a junio de 1989).
  • LARRAYOZ, Josefina y Martín. Historia de la cultura y del arte de Pamplona, Caja de Ah. Municipal de Pamplona, Pamplona 1977 (260 pp.).
  • LASAOSA VILLANUA, Santiago. El "Regimiento" Municipal de Pamplona en el siglo XVI, Pamplona, "Príncipe de Viana", Ed. Aranzadi, 1979.
  • LACEA YABAR, Juan Mª. "La Vieja Navarra" y "La Nueva Navarra", Colecc. Diario de Navarra, 7, Pamplona 1973, 207 pp.
  • MADOZ, Pascual. Diccionario Geográfico-Histórico-Estadístico de España y sus posesiones en ultramar, Madrid, 1846-1849.
  • MAJUELO, Emilio. Algunas noticias de anarquistas navarros en los años 1922-1923, "Príncipe de Viana" agosto-diciembre 1984, Pamplona.
  • MAJUELO, Emilio. Luchas de clases en Navarra (1931-1936), Gobierno de Navarra, Pamplona 1989.
  • MARQUINEZ HERMOSO DE MENDOZA, José Javier. La represión del Régimen franquista en el Ayuntamiento de Pamplona (1936-1939), en "Príncipe de Viana", Anejo 5, I Congreso de Historia de Navarra de los ss. XVIII-XIX y XX, Pamplona 1986, pp. 637-645.
  • MARTIRENA, Juan José. La Pamplona de los burgos y su evolución urbana, siglos XII-XVI, Pamplona, Institución "Príncipe de Viana" y CSIC, 1974.
  • MARTIRENA, Juan José. Documentos referentes a las fortificaciones de Pamplona en el Servicio Histórico Militar de Madrid (1521-1814), en "Príncipe de Viana" n.º 144-145 (Pamplona, 1976), pp. 443-506.
  • MENCOS, J. I. Memorias de don Joaquín Ignacio Mencos, conde de Genduláin, 1799-1882, Pamplona, Aramburu,1952.
  • MEZQUIRIZ IRUJO, M.ª Angeles. Pompaelo I. Diputación For. de Navarra, Pamplona 1958 (320 pp. XXVII lám.).
  • MEZQUIRIZ IRUJO, M.ª Angeles. Pompaelo 11. Diputación Foral de Navarra. Pamplona 1978 (236 pp. XXIX lám.).
  • MEZQUIRIZ IRUJO, M.ª Angeles. Pamplona romana, en "Navarra. TCP", n.º182. Dip. For. de Navarra, Pamplona 1973.
  • MINA APAT, María Cruz. Fueros y revolución liberal. Madrid 1981.
  • MINA APAT, María Cruz. Elecciones y partidos en Navarra (1891-1923) en La España de la Restauración, Ed. García Delgado. Siglo XXI, Madrid, 1985.
  • MIRANDARUBIO, Francisco. La Guerra de la Independencia en Navarra. La acción del Estado. Dip. For. de Navarra, Pamplona 1977, 474 pp.
  • MIRANDARUBIO, Francisco. Fuentes y métodos para el estudio de la Demografía Histórica en Navarra. La población de Pamplona en la primera mitad del s. XIX, en "Príncipe de Viana", n.º 171, Pamplona 1984, pp. 77-113.
  • MONTOYA, Pío. La intervención del clero vasco en las contiendas civiles, 1820-1823, San Sebastián, 1971.
  • MUTILOA POZA, J. M. La desamortización eclesiástica en Navarra. Pamplona, Eunsa, 1972.
  • NAGORE, L. Memorias de un pamplonés en la segunda guerra carlista, Pamplona, Gómez 1964.
  • NOMBELA, Julio. Crónica de la provincia de Navarra, 1868.
  • NUÑEZ DE CEPEDA, Marcelo. Los votos seculares de la Ciudad de Pamplona, Pamplona, Editorial Aramburu, 1942.
  • NUÑEZ DE CEPEDA, Marcelo. Los antiguos gremios y cofradías de Pamplona, Pamplona, Imprenta Diocesana, 1948.
  • OLAECHEA, Rafael. El Reino de Navarra en el siglo XVIII, Burlada (Navarra), Dip. For. de Navarra. Seminario de profesores organizado por la Dirección de Educación, 1980.
  • ORTA RUBIO, Esteban. Nuevas aportaciones al estudio de las pestes en Navarra (II). Siglos XVI y XVII, en "Príncipe de Viana", n.º 162 (Pamplona 1981), pp. 39-51.
  • PAMPLONA, Ayuntamiento de. Pamplona-Iruña, Pamplona, 1985 (317 pp.).
  • PAREDES, Francisco Javier. Serafín Olave. Fuerista y Republicano. Ediciones y libros, Pamplona, 1983.
  • PASCUAL, Angel. Verano sangriento en Navarra, en "La Guerra Civil en Euskadi. Eusko Gudariak", Editorial Iparraguirre, Bilbao 1987, pp. 63-82.
  • PEREZ GOYENA, A. Ensayo de bibliografía navarra. Burgos,1947-1964. 9 vols.
  • PIRALA, Antonio. Historia de la guerra civil y de los partidos liberal y carlista, Madrid, 1984-1985.
  • RAMOS MARTINEZ, Jesús. Elementos que componen la fiesta en Pamplona en el siglo XVIII, en "Príncipe de Viana", Anejo 5 (Pamplona,1986), pp. 401-415.
  • RAMOS MARTINEZ, Jesús. Ordenaciones para la música y la danza en la Pamplona del siglo XVIII, en "C. de E. y E. de N, n.º 49 (Pamplona, 1987), pp. 71-74.
  • RAMOS MARTINEZ, Jesús. La epidemia de peste de Pamplona de los años 1599 y 1600, en "Príncipe de Viana", Anejo 9 (Pamplona, 1988),pp. 175-186.
  • RAMOS MARTINEZ, Jesús. La salud pública y el Hospital General de la ciudad de Pamplona en el Antiguo Régimen (1700 a 1815), Pamplona, Gobierno de Navarra, Institución "Príncipe de Viana", 1989.
  • RIO ALDAZ, Ramón de. Orígenes de la guerra carlista en Navarra. 1820-1824, Pamplona, 1987.
  • RODRIGUEZ GARRAZA, R. Tensiones entre Navarra y la administración central (1778-1808), Pamplona, 1974.
  • SAGASETA, Aurelio. El polifonista Michael Navarrus (ca. 1563-1627), en "Música en la Catedral de Pamplona", n.º 1 (Pamplona, Capilla de Música de la Catedral, 1983), pp. 3-20.
  • SAIZ CALDERON, Angel. Guía de Navarra 1924-1925, Ed. A, Sáiz Calderón, Pamplona 1925.
  • SALCEDO IZU, Joaquín José. El Consejo Real de Navarra en el siglo XVI, Pamplona, Rialp-Universidad de Navarra, 1964.
  • SALCEDO IZU, Joaquín José. La Diputación del Reino de Navarra, Pamplona, EUNSA- Institución "Príncipe de Viana", 1969.
  • SESE ALEGRE, José Mª. La guerra de Sucesión (1700-1714). Aproximación al estudio del conflicto bélico en Navarra, en "Príncipe de Viana", Anejo 9 (Pamplona, 1988), pp. 193-203.
  • UARABAYEN, Leoncio. Biografía de Pamplona, Pamplona, Editorial Gómez, 1952.
  • VV. AA. La cuenca de Pamplona-Iruñerria, informe prospectivo. Aula Cultural Boscos. Pamplona, Caja Ah. Municipal de Pamplona, 1977 (383 pp.).
  • VERGARA, Javier. Proceso de erección del Seminario Conciliar de Pamplona, en "Scripta Theologica", 19 (1987), pp. 893-923.
  • VIÑES, José. Una epidemia de peste bubónica en el s. XVI, Pamplona, Aramburu,1947.
  • ZUNZUNEGUI, José. EI Reino de Navarra y su Obispado de Pamplona durante la Primera Epoca del Cisma de Occidente. Editorial Pax, San Sebastián 1942 (388 pp.).