Udalak

Bilbao. Urbanismo del siglo XIX a comienzos del XXI

A fines del siglo XX y comienzos del XXI Bilbao va a experimentar un cambio trascendental. La crisis del petróleo en los años 70 del siglo XX supone el desmoronamiento de la gran industria pesada que se asentaba en las márgenes fluviales de Bilbao; de esta forma, los terrenos que hasta entonces habían las industrias y factorías ocupadas en esta actividad quedan abandonados o infrautilizados.

El Ayuntamiento de Bilbao diseñó en 1987 su primer Plan General de Ordenación Urbana, donde se indicaba que las grandes oportunidades para el desarrollo urbano de la ciudad se situaban en Abandoibarra y Ametzola, suelos propiedad de empresas de la Administración central. La existencia de una Dirección General dentro del ya desaparecido Ministerio de Obras Públicas y Transporte (luegoFomento), encargada de coordinar actuaciones en las ciudades, propició la creación de una entidad participada al 50% por cada una de las partes, destinada a llevar a cabo la regeneración del Bilbao metropolitano.

En 2004 Bilbao Ría 2000, dirigido por Ángel María Nieva García, ha obtenido la certificación de calidad AENOR ISO 9001:2000 para el diseño, planeamiento y ejecución y gestión de suelos para la transformación del Bilbao Metropolitano.

En 19 de noviembre de 1992 se creó una Sociedad Anónima llamada BILBAO Ría 2000 en la que participaron diversas empresas públicas, las Administraciones vascas y la del Estado. El objetivo de la Sociedad fue la recuperación de los terrenos industriales en desuso y su integración en la trama urbana, en el marco de los nuevos planes urbanísticos elaborados por la Administración. Además, comenzaron a ser trasladadas las actividades portuarias y las infraestructuras ferroviarias vinculadas a ellas al estuario exterior del Ibaizabal-Nervión, liberando, a su vez, nuevos espacios urbanos. BILBAO Ría 2.000 nació con una aportación de capital por valor de 1.803.036,31 euros (300 millones de pesetas) y con subvenciones de la Unión Europea. A partir de ahí, la entidad tuvo que demostrar capacidad para lograr su equilibrio financiero sin necesidad de recurrir a los presupuestos públicos, con una inversión total prevista en los distintos proyectos de hasta 60.000 millones de pesetas.

El procedimiento fue el siguiente: los accionistas cedían los terrenos que poseían en las zonas centrales de Bilbao y Barakaldo, al tiempo que los Ayuntamientos recalificaban los suelos. Con esta base, BILBAO Ría 2000 invirtió en la urbanización de los mismos y vendió las parcelas a los promotores privados. Al tratarse de suelos ubicados en áreas muy céntricas, -lo que significa que sobre ellos existe una gran demanda-, su venta generaba plusvalía. Esta plusvalía, a su vez, se invertía en actuaciones importantes para la ciudad y su entorno, como es el caso de la Variante Sur, Bilbao La Vieja y el programa Urban-Barakaldo.

La OAVS (Operación Abandoibarra Ametzola Variante Sur) es la primera de estas grandes actuaciones de BILBAO Ría 2000 y resume el objetivo de la empresa. Se trata de una operación que persigue actuaciones de renovación comunicacional, ferroviaria y urbanística para aprovechar el valor de los suelos y mejorar la ciudad con los excedentes obtenidos a partir de ellos.

Objetivo fundamental de la OVAS es la mejora de la movilidad urbana, básica para poder construir un entorno metropolitano real. La regeneración urbanística de unos terrenos industriales ubicados dentro de la propia ciudad es el otro. Los ingresos obtenidos mediante la venta pública de las antiguas parcelas antes industriales se destinan, entre otras acciones, para la ejecución de la obra ferroviaria.

Abandoibarra se halla adyacente al borde del Ibaizabal-Nervión. Es un área de 345.000 metros cuadrados, entre los emblemáticos Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna que, dentro del proceso de regeneración urbana de la ciudad, está siendo convertido, entre finales del siglo XX y el siglo XXI, en el centro cultural y económico de Bilbao. Esta zona acogía una terminal de contendores, un astillero y otros usos portuarios, además de una parte de la línea ferroviaria luego trasladada. En la primera década del siglo XXI es un área en la que están previstos edificios residenciales, un centro comercial, varios edificios de oficinas, entre ellos una torre emblemática, un hotel y dos edificios universitarios. En este gran espacio, 115.000 m2 se dedican a zonas verdes. Abandoibarra es el área que más recursos económicos ha aportado a la operación OAVS. El Grupo Iberdrola lidera el proceso de construcción de la torre de oficinas de Abandoibarra, según el diseño básico realizado por el arquitecto Cesar Pelli. Desde el punto de vista arquitectónico el área será una referencia en cuanto a arquitectura internacional donde, entre el Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna, se levantarán, además de la torre, edificios de Rafael Moneo, Robert Stern, Ricardo Legorreta, Luís Peña Ganchegui, Eugenio Aguinaga, Robert Krier y otros arquitectos de nivel internacional.

En la historia de Bilbao Ametzola es un área de 110.000 m2 que fue utilizada por estaciones ferroviarias de mercancías. Estas infraestructuras constituían una barrera física entre distintos barrios y suponían un obstáculo para el desarrollo de una red urbana. Ametzola es a comienzos del siglo XXI una zona residencial, con un nuevo parque de 36.000 m2 construido sobre el espacio de las antiguas vías. La renovada línea ferroviaria da servicio une ahora a las zonas que antes separaba. Ametzola ha servido para obtener también importantes aportes económicos para la operación OAVS.

La Variante Sur Ferroviaria consistió en la modificación de los accesos ferroviarios desde la margen izquierda, de forma que se integrasen en la ciudad. La operación permitió aprovechar el trazado ferroviario anterior de mercancías y construir sobre él cuatro nuevas estaciones y renovar otras dos. Los barrios del Sur de Bilbao se conectan así con el centro y con toda la margen izquierda del Ibaizabal-Nervión. Además, ha permitido la superación de la barrera que suponía el trazado anterior, que discurría junto a la Ría y hacía imposible la conexión de la urbe con la ribera fluvial.

A comienzos del siglo XXI se habían construido 3,2 km. de nuevas vías, de las que 2,3 km. están cubiertas. El cubrimiento ha convertido, además, una antigua barrera urbana en una nueva avenida arbolada que no sólo permite conectar en superficie zonas antes separadas sino que, además, hace que la retícula urbana gane una amplia avenida que conecta directamente con una de las principales salidas de la ciudad.

El Ministerio español de Fomento ha adjudicado en el año 2004 las obras del nuevo acceso ferroviario a la zona de ampliación del Puerto de Bilbao, a través del monte Serantes. El Consejo de Administración de BILBAO Ría 2000 adjudicó en noviembre de 2004 la ejecución de las obras de la estación de Cercanías Renfe en Miribilla. La estación, que dará servicio a los vecinos del barrio de Bilbao y a los de San Adrián, Torre Urizar y Larraskitu, se integrará en la línea C3 de Cercanías Renfe (Bilbao - Orduña) y permitirá llegar a la estación de Abando en dos o tres minutos.

Como el objetivo de BILBAO Ría 2000 es el de ser una sociedad no lucrativa, los excedentes de estas operaciones han servido para realizar actuaciones en otras zonas de la ciudad. Bilbao la Vieja, una zona sometida a un grave proceso de degradación urbanística ha recibido buena parte de esos excedentes a través de obras de regeneración urbana. Otras zonas también se han beneficiado de esta operación con nuevas estaciones ferroviarias y diversos equipamientos.

MAZ