Kontzeptua

Industrialización

La industrialización es un proceso prolongado, en cuyo transcurso la industria experimenta un fuerte desarrollo y pasa a sustituir a la agricultura, tanto en el papel de actividad dinamizadora de la economía y de la sociedad, como en el de ocupación principal de la población.

A medida que la industrialización avanza aumenta la productividad general, se desarrolla la división del trabajo, se acelera el crecimiento demográfico y el mundo agrario pasa a un segundo plano en beneficio del modo de vida urbano-industrial.

Paralelamente, la influencia de la industrialización se extiende más allá del ámbito económico: da lugar a un fuerte crecimiento de los núcleos urbanos; a fuertes movimientos migratorios desde las regiones agrarias a las zonas industriales y alienta el cambio de las formas de vida y trabajo, de la estructura de la familia y de las relaciones sociales.

Se considera que la industrialización vasca dio sus primeros pasos en 1842, tras el traslado de las aduanas a la frontera, que incorporó la Vasconia peninsular al mercado interno español. Una parte del País Vasco accedió a dicho mercado con ciertas ventajas competitivas, entre las que se contaban: su situación respecto a los mercados europeos, las vías de comunicación, la disponibilidad de agua o el aprovechamiento de las estructuras heredadas de la industria tradicional, tanto materiales como inmateriales.

De todos modos, el proceso vasco debe inscribirse en un movimiento industrializador más amplio, cuyo origen se sitúa en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, en la denominada Revolución Industrial, y que desde aquel epicentro se expandió progresivamente por gran parte de Europa durante el siglo XIX.