Concept

Oilar jokua

Hoy en día, el juego del gallo se nos presenta como un juego clásico de carácter violento frente al concepto generalizado en el seno de las colectividades tradicionales, donde cumplía el papel ritualizado de sacrificio necesario para considerar la valía y potencialidad de su fuerza juvenil.

En la cultura popular los llamados deportes rurales o herri kirolak tienen un amplio campo de actuación y dentro de ellos, los juegos tradicionales con animales han presentado un peso significativo. Que podemos estructurar de modo diferente según el papel que los animales desempeñan en estos juegos tradicionales.

De este modo, existen juegos con animales de carácter laboral (artzain txakurrak, asto edo zaldi probak, idi probak, etc.) donde las bestias compiten en actividades cotidianas de ayuda a las actividades profesionales de los humanos. Otros se basan en el carácter instintivo de los propios animales (lucha de supremacía por las hembras) como las peleas de carneros o de gallos. O bien, se ciñen a su uso ritual por la comunidad y han actuado a modo de "chivo expiatorios" u ofrendas (corridas de toros, soka muturrak, toros de fuego, oilar jokuak y antzar jokuak).

Todas las colectividades humanas han acostumbrado a realizar ofrendas a sus divinidades que solían conllevar el derramamiento ritual de sangre. La sangre es considerada el fluido principal y simbólico de la vida, siendo un elemento regular y necesario en diversidad de acontecimientos rituales e iniciáticos.

Donde el papel de los jóvenes va a ser fundamental en este tipo de juegos, ya que ellos son la fuerza y sabía vital en las comunidades tradicionales y el referente de plenitud de una energía todavía poco dosificada. Por todo ello, la juventud será la encargada de obtener de la colectividad las piezas a sacrificar, ejecutar el ritual preestablecido para el sacrificio, demostrar sus habilidades cara al público y ante la visión de la sangre, celebrar su henchido éxito.

En ese contexto, el gallo ha sido un animal propicio a ser sacrificado y a usar su sangre en infinidad de ceremoniales. Dentro de la cultura vasca, el gallo de marzo ha sido considerado tradicionalmente como un alado benefactor, el gallo negro es el símbolo de sortilegios y brujerías o incluso, el canto del gallo representa el inicio del día o salida del sol y la huida de los seres malignos de la noche. También se erige en protagonistas de diversas cuestaciones o postulaciones infantiles (Eguen Zuri de Arrankudiaga, Carnestolendas de Gordexola, Egun ttun ttun de Baztán o la "Fiesta del gallo" en el valle de Aiara), donde de forma física o simbólica son paseados, referenciados o mencionados y sacrificados.

El "juego del gallo" u Oilar jokua, en el entorno que se nos ocupa, se ha realizado enterrando al plumífero en el suelo o colocado en una especie de cajón. Y los participantes, con los ojos vendados, deben buscar, localizarlo y tocarle la cresta o cortarla con su espada. Todo ello, sin salir de los límites marcados y al ritmo de los redobles de un tambor o atabal o en su caso, orientados por la melodía interpretada por el txistulari. Es decir, no se acostumbra, como en otros lugares, la modalidad de "correr el gallo" que se caracteriza por ir a caballo y también, a mano o con sable, descabezar al animal colgado.

Dicho juego se nos presenta, en dos periodos festivos concretos: Carnavales y fiestas locales o patronales. Durante la época carnavalesca ha sido un juego propio del momento y ha tenido su espacio particular en el Eguen Zuri vizcaíno (Gernika y Ermua), la fiesta escolar de Orakunde o Egun ttun ttun tan extendida en el valle de Baztán y en la "Fiesta del gallo" característica del valle de Aiara.

Pero con igual ímpetu, el "juego del gallo" aparece en las celebraciones locales y patronales de Gipuzkoa (Andoain, Oikia, Aduna, Igeldo, Zizurkil, Aia, etc.) bajo la denominación de Oilasko jokua, Bizkaia (Zeanuri) o Lapurdi (Sara, Ainhoa, Ezpeleta y Senpere).

  • BENGOA ZUBIZARRETA, José Luis. Euskal Jokoak / Juegos Vascos. En: "Temas vizcaínos" 79-80. Bilbao: Caja de Ahorros Vizcaína, 1981.
  • CARO BAROJA, Julio. El Carnaval. Madrid: Editorial Taurus, 1965.
  • CARO BAROJA, Julio. El estío festivo. Madrid: Editorial Taurus, 1984.
  • JIMENO JURIO, José María. "Calendario festivo de invierno". Nº 10. En Panorama. Pamplona: Edita Gobierno de Navarra: Departamento de Educación y Cultura, 1988.
  • MENDI-ALDE euskal dantza taldea; DUEÑAS, Emilio Xabier. "Adunako Azeri-dantza eta Oilasko-jokua" En: Dantzariak 29. Bilbao: Euskal Dantzarien Biltzarra, 1985.
  • TRUFFAUT, Thierry. "Contribution á l'etudes des traditions en Labourd" En: Dantzariak 44. Bilbao: Euskal Dantzarien Biltzarra, 1989.