Concept

Juegos tradicionales infantiles

Los juegos tradicionales son abundantes y más numerosas aún las variantes existentes, que a su vez pueden estructurarse de formas muy diversas según diversos criterios: sexo, edad, estructura, funcionalidad del juego, uso o no de elementos o herramientas, asociadas a músicas o ritmos, etc. Como es de entender, en cada sociedad y contexto se desarrollan de forma particular y atendiendo a las posibilidades que proporciona el entorno.

Respecto al mundo infantil, podemos indicar que en el contexto que nos ocupa aparecen infinidad de juegos no musicados, algunos juegos musicados, las simpáticas danzas juego, un amplio ramillete de singulares danzas infantiles. También podemos encontrar otros aspectos propios del folklore infantil como la gran variedad de coleccionismos, recolecciones diversas, elaboración de juguetes lúdicos y juguetes sonoros o musicales. Una importante cantidad y variedad de cantos infantiles o dichos (acertijos, sin sentidos, trabalenguas, juegos de palabras, etc.) y abundantes formulas de sorteo, retahílas o burlas. Sin olvidar que en el mundo infantil los cuentos y narraciones mitológicas o legendarias poseen un importante papel en el desarrollo cognitivo personal o en la justificación social de valores consensuados. Además de una larga lista de participaciones puntuales y cíclicas de los miembros infantiles, en cantos festivos o de cuestación, rituales u otras actividades conmemorativas significativas para la sociedad de pertenencia.

Pero ahora nos ceñiremos e iremos desgranando, paulatinamente y de modo particular, el gran abanico de juegos tradicionales infantiles. Su presencia ha sido y es habitual en el mundo infantil, desde su nacimiento hasta su paso a la edad de la adolescencia y juventud, desarrollando sus potencialidades de forma paralela al crecimiento personal de los infantes.

En todo momento histórico y en cualquier ámbito sociocultural, el juego se encuentra en estrecha imbricación con el proceso de crecimiento de la persona humana en su desarrollo físico, mental y social.



Desde los primeros momentos, los infantes son sujetos receptores de la estimulación de sus progenitores cara a su movilidad básica (juegos de hacer reír, esconderse, uso de dedos y manos, propiciar el movimiento de mecer o trotar, interiorización de ritmos y melodías sencillas o imitación de los habituales seres animados del entorno).

Así, durante los primeros años de vida, los niños y niñas eran estimulados en su psicomotricidad básica por los miembros de las familias extensas (principalmente, componentes femeninos como madres, abuelas o tías). En dicho contexto relacional familiar los miembros menudos obtenían el alimento, vestido, protección y afecto necesarios para desarrollarse de forma adecuada su proceso integral de crecimiento educativo.

Después del nacimiento, los cantos maternos buscaban la habituación a los horarios infantiles (entretenimientos al comer o las canciones de cuna -lo kantak-), tranquilizar al retoño con un suave mecer (frente a miedos, lloros, etc.) o simplemente, entretener o divertir a los niños. Paulatinamente, también a través del juego de carácter motriz se iba desarrollando la psicomotricidad gruesa (movimiento de piernas, brazos y manos) o la fina (pies, dedos, ojos, gestos, etc.) y el fomento del equilibrio (juegos de balanceo y deslizamiento) hasta conseguir la diambulación o locomoción bípeda. Los juegos primarios de esconderse, la imitación y escenificación o el uso de la mímica trataban de que el bebé fuera tomando conciencia de su propia identidad individual y su relación con el medio que le rodea. Por otro lado, el aparato fono-motriz que va a posibilitar el habla y el conocimiento cognitivo se iban iniciando o desarrollando gracias a una serie de juegos sencillos de lenguaje, formulas nemotécnicas, trabalenguas y adivinanzas o acertijos que poco a poco, se iban complicando.

Además, eran iniciados en las canciones, ritmos y melodías tradicionales de su contexto social por medio de ser bailados y mecidos en los brazos maternos o el simple hecho socializador, de escuchar o ver, una y otra vez, músicas y coreografías. En definitiva, es evidente que en poco (salvando ciertas distancias generacionales y sin atender a los agentes socializadores) a cambiado la metodología de inmersión de los miembros más débiles de las comunidades humanas de pertenencia.

Mediante estos simples juegos la psicomotricidad infantil se va desarrollando y a los sujetos de dichas actividades lúdicas, les va a posibilitar (de forma paralela al crecimiento integral) su paso al nivel de la interacción con el medio que les rodea (relación humana, conocimiento del espacio físico natural y sus peculiaridades o el acercamiento al sistema regulador de la vida en sociedad). Para ello, se recurre de forma casi inconsciente a las actividades desarrolladas en la naturaleza o en su hábitat (juegos relacionados con animales o vegetales, elaboración de juguetes con materiales a su alcance, uso de los espacios naturales, etc.) a la vez que se produce a través del juego, un establecimiento consensuado de las normas básicas que van a regir el juego (reflejo de los valores intrínsecos de la propia sociedad, sistemas de relación social y la búsqueda de la integridad personal o colectiva).

Conseguida la fortaleza física necesaria, una movilidad básica, cierto nivel de comprensión comunicativa e intelectual los individuos pequeños de las comunidades tradicionales se agrupaban en torno a las cuadrillas de iguales (principalmente, en la calle, escuela y doctrina). Era la etapa de edad, conocida popularmente, de los escolares.

El juego fortalece su eminente carácter lúdico en las etapas siguientes de la infancia. Haciendo hincapié en el desarrollo integral del ser humano (crecimiento físico e intelectual y relacional) e iniciando el camino a la inevitable competitividad grupal o individual. Dicho periodo se desarrolla, principalmente, durante la adolescencia y la juventud. Para dichos cometidos de rivalidad, tenemos los juegos de carreras o salto, juegos de balanceo, lanzamiento, habilidad e incluso, los juegos organizados en el marco de los festejos locales. Además, mediante la competición y la especialización nos aproximamos a las populares competiciones deportivas.

Estos grupos de edad basaban su relación en el juego social y la progresiva representación de los grupos de referencia comunitarios (jóvenes y adultos). En sus interrelaciones lúdicas el juego era el motor de toda actividad, los espacios de juego se amplían y se estrecha la relación con el entorno (social y natural). Siendo, sin duda, los agentes sociales que más variedad y riqueza de juegos tradicionales ofrecían (manteniéndolos, recreándolos o creando nuevos) y los practicaban de forma puntual o cíclicamente a lo largo del año. En la actualidad, el referente adulto esta en los deportes de elite y el juego tradicional, si surge, aparece de forma espontánea pero sobre todo dinamizado por grupos de animadores socioculturales.

Recogiendo el testigo o la propia inercia del periodo infantil, los niños y niñas mantienen juegos de su primera etapa (balanceo, juegos de manos y dedos, juegos de lenguaje, etc.) y van evolucionando hacia un largo elenco de diversiones lúdicas más elaboradas y complejas. De este modo, abundan las actividades físicas: juegos de esconderse (Al esconderite, A bote, San Juan de Matuté, etc. ), atrapar (La gallina ciega o "Itsu-itsuka"), juegos de carreras (Policías y ladrones, Al pañuelo, carreras de velocidad, etc.), diferentes modalidades de salto (Salto al "burro", saltos de cuerda y goma, salto de longitud, etc.), juegos de lanzar objetos con precisión (monedas, "iturri"s, cromos, piedras, palos, canicas, pelotas, etc.) o el uso de objetos con habilidad creciente (peonza, el hinque, yo-yo, diábolo, elaborar cunas, crear sombras chinescas, etc.), juegos de lucha o juegos de interacción o relación con el medio (nadar, caminar y orientarse, cazar u observar animales, curiosear o descubrir lugares, etc.) y un sinfín de juegos rítmicos.

Tampoco faltaban los juegos de destreza intelectual, memorística o expresión verbal que tan habituales eran época de lluvia o frío, siendo momentos donde se daba un predominio de las actividades sedentarias. Papel primordial y visible en los juegos de escenificación o declamación, en los abundantes juegos de adivinar (Ikusi-makusi, A la porra, etc.), en los acertijos o adivinanzas, canciones y retahílas, los afamados juegos de mesa (cartas, La oca, lotería, artzain-jokoa, etc.), las habituales colecciones infantiles (cromos, monedas, postales, piedras, etc.) y sin olvidar la pericia necesaria para crear, diseñar y fabricar de forma artesanal el extenso imaginario de sus propios juguetes (tiragomas, muñecas, arcos, goitiberas, pelotas, yo-yos, juguetes sonoros, aviones o barcos de papel, cometas, jaulas, etc.).

En dicho nivel de edad la relación grupal y entre iguales se acentuaba, propiciando la interacción social y con el medio, sobre la base de la forma de entender éstas por parte de la comunidad de referencia. Así, aparecen los comunes procedimientos de selección previos a los juegos; la elaboración y consenso de los tratos, normas y formulas que van a regir los juegos y las relaciones cotidianas infantiles (reflejo de las vigentes en la sociedad adulta) y la propia relación con el medio físico que alberga a la comunidad (animales, vegetales, arena, agua, etc.).

A medida que iban entrando en la adolescencia y posterior juventud, los juegos se manifestaban más competitivos, con una mayor carga de exhibición o incluso con ciertos grados de agresividad. Sus juegos se manifestaban en lugares públicos (plazas, campas, fiestas patronales, ermitas, etc.) o recintos privados (caseríos, tabernas, posadas, etc.) y en ocasiones, se derivaba a la realización de los llamados deportes rurales (juegos de pelota o bolos, carreras o saltos, apuestas de hachas o traineras, levantamiento o arrastre de piedras, etc.) y sus correspondientes apuestas de dinero. Debido a la espectacularidad de las pruebas y a las características de sus protagonistas, estos juegos aglutinaban al conjunto de la sociedad y a su vez, actuaban como modelo o referente para la chiquillería.

Sin embargo, este grupo de referencia para buena parte de la colectividad no abandonaba algunos juegos no musicados (saltar a la cuerda, juego de la rana, carreras pedestres o con animales, juegos en fiestas, etc.) o los singulares juegos musicados tan propios de esta categoría de edad (toros ensogados, juegos de gansos o gallos, etc.). Pero su presencia era relevante a la hora de realizar las espectaculares danzas juego (evoluciones frente a un objeto, imitaciones sancionadas, movimientos coordinados o rítmicos, creciente acumulación de pasajes coreográficos, etc.) y la gran amalgama de danzas tradicionales, encaminadas a divertir o a ritualizar al conjunto de la comunidad de pertenecía.

El mundo adulto poseía sus propios juegos, diversiones o deportes y con ellos, se manifestaban ante la sociedad. En buena medida, se asemejan a los practicados por los jóvenes pero con una menor virulencia y una mayor tendencia al uso de la astucia, la experiencia o la adecuación al sedentarismo.

Éste ultimo aspecto, se erige en seña de identidad en los juegos realizados o protagonizados por los ancianos.

Ciñéndonos al colectivo infantil, podemos decir que el juego ha sido y es, la herramienta principal en el proceso de socialización o paulatina adaptación a la estructuración, los sistemas de regulación social (mediante la aplicación de las normas o el control social) y a la propia interrelación del individuo con la colectividad de pertenencia y su entorno. Su modo de actuar desde lo lúdico, permite que el mundo infantil de forma casi inconsciente se desarrolle en su capacidad física, psíquica y relacional.

En la sociedad actual, los juegos tradicionales se ven limitados por la falta de espacios físicos adecuados para el esparcimiento e incluso, por la falta de tiempo material para su ejecución y el mismo desconocimiento de los progenitores o de los propios niños. La cadena de transmisión del juego tradicional (al igual que otros aspectos del acervo cultural de pertenencia) esta seriamente dañada y ha habido un claro trasvase de los agentes socializadores clásicos (familia, grupo de edad o grupos de referencia) hacía unos agentes más focalizados y especializados (educadores, animadores o dinamizadores socioculturales, medios de comunicación, etc.) que sobre la base de unos objetivos lúdicos y la relación interpersonal, usan los juegos como herramienta de aprendizaje global e inserción de los individuos en la sociedad que les ha tocado vivir.

  • ALFAENGER, Peter K.: La danza. Editorial Everest, S.A. León, 1984.
  • ALFAENGER, Peter K.: La música. Editorial Everest, S.A. León, 1984.
  • ARRARAS SOTO, Francisco: Danzas e Indumentaria de Navarra (3 tomos). Institución Príncipe de Viana del Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra. Pamplona, 1987.
  • AZKUE, Resurrección Mª de: Euskalerriaren Yakintza (4 tomos). Euskaltzaindia & Espasa Calpe. Madrid-Bilbo, 1989.
  • AZKUE, Resurrección Mª de: Cancionero popular vasco (2 tomos). Editorial La Gran Enciclopedia Vasca. Bilbao, 1968.
  • BARANDIARAN, J. Miguel de: Obras Completas (22 tomos). Biblioteca de La Gran Enciclopedia Vasca. Bilbao, 1972.
  • BARANDIARAN IRIZAR, Luis de: Antología de fábulas, cuentos y leyendas del País Vasco. Editorial Txertoa. San Sebastián, 1985.
  • BELTRÁN, Juan Mª.: Soinutresnak Euskal Herri musikan. Egin Biblioteka. Orain, S.A. San Sebastián, 1996.
  • BELTRÁN, Juan Mª.: Soinu-Tresnak (CD-ROM). Elhuyar Kultur Elkartea / Herri Musikaren Txokoa. San Sebastián, 1999.
  • CONE BRYANT, Sara: El arte de contar cuentos. Ediciones Nova Terra. Boston, 1976.
  • DONOSTIA, P.: Obras Completas (9 tomos). Editorial La Gran Enciclopedia Vasca & Eusko Ikaskuntza. Bilbo-Donostia, 1983-1994.
  • DONOSTIA, P.: Dantzariak 6. "Irri dantzak". Euskal Dantzarien Biltzarra. San Sebastián, 1974.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier: Danzas-juego de Euskal Herria I. Ayuda concedida por el Gobierno Vasco. 1990.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier: Danzas-juego de Euskal Herria II. Trabajo inédito, becado por el Gobierno Vasco en 1991.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier: Dantzariak 52. "Xirula mirula. La novedosa fórmula de representar el mundo tradicional infantil en escena". Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 1995-maiatza.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier y LARRINAGA, Josu: Contribución al análisis del papel festivo y lúdico de los niños en la sociedad tradicional. Beca Eusko Ikaskuntza: Agustín Zumalabe 1999.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier y LARRINAGA, Josu: Sabor de antaño: Dinámica socio-cultural en Euskal Herria - repercursión convivencial del folklore. Escuela Universitaria de Trabajo Social - Universidad del País Vasco. Gasteiz, 2003.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier y LARRINAGA, Josu: Carnavales de Bizkaia: estudio etnológico y etnográfico de los Carnavales en Bizkaia a principios de siglo. Trabajo inédito becado por Bizkaiko Foru Aldundia/Diputación Foral de Bizkaia. 1986.
  • DUEÑAS, Emilio Xabier y LARRINAGA, Josu: Danzas-juego de Bizkaia. Trabajo inédito subvencionado con una ayuda del Gobierno Vasco. 1989.
  • DUVERT, Michel: Dantzariak 45. "Maskak". Euskal Dantzarien Biltzarra. Iruña, 1989.
  • ETXABURU, Luis: Ondarruko Dantzak/Danzas de Ondarroa. Luis Etxaburu Editor. Bilbao, 1980.
  • ELIZALDE, Maurizio: Baztango dantzak (partituras de Irri dantzak). Arizkun, 1943.
  • ELIZALDE, Maurizio: Dantzariak 43. Pgnas. musicales. Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 1988.
  • ELIZALDE, Maurizio: Txistulari 148, 1991/10-12. Número especial dedicado a M. Elizalde. E.H.T.E. San Sebastián, 1988.
  • ESPARZA, Emilio José: Noticia curiosa sobre Olentzero. La Comparsa, la escena y la música en la Navidad de Lesaca. Editorial Gómez. Pamplona, 1950.
  • ETNIKER Bizkaia y GUERECA, L.A. Esteban: Juegos y canciones infantiles. Colec. Temas Vizcaínos Nºs. 55-56. Bilbao Bizkaia Kutxa. Bilbao, 1979.
  • ETNIKER Euskalerria: Atlas Etnográfico de Vasconia. Juegos infantiles en Vasconia. Eusko Jaurlaritza - Gobierno de Navarra - Etniker Euskalerria. Bilbo, 1993.
  • ETXANIZ, Xabier: Haur folklorearen bilduma. Editorial Pamiela. Iruña, 1986.
  • ETXANIZ, Xabier: Haur eta gazte literatura. Editorial Pamiela. Iruña, 1998.
  • MUSEO ARQUEOLÓGICO, ETNOGRÁFICO E HISTÓRICO VASCO: Haur-jolasak eta jostailuak/Juegos y juguetes del Museo Vasco de Bilbao. Fundación BBK. Bilbao, 1998.
  • GLARIA, Carlos: Dantzariak 40. "Las Marzas y las Pascuas en el valle de Carranza". Euskal Dantzarien Biltzarra. Iruña, 1987.
  • GUILCHER, Jean-Michel: Tiré a part du Bulletin du Musée Basque (3 period-n.24). "Danses et córteges traditionnels du Carnaval en Pays de Labourd". Edit. Musée Basque. Bayonne, 1969.
  • GUILCHER, Jean-Michel: La tradition de danse en Béarn et Pays Basque Français. Editions de la Maison des Sciences de l'homme. Paris, 1984.
  • HERELLE, George: Dantzariak 26. "Las Mascaradas suletinas I". Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 1983.
  • HERELLE, George: Dantzariak 27. "Las Mascaradas suletinas II". Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 1983.
  • HUGAS i BATLLE, A.: La Danza y el Lenguaje del Cuerpo en la Educación Infantil. Edit. Celeste. Madrid, 1996.
  • IMBULUZQUETA, Gabriel: Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra, julio-diciembre 1991, año XXIII, núm. 58. "Las cencerradas del día de la víspera de Reyes". Institución Príncipe de Viana. Pamplona, 1992.
  • IRIGOIEN ECHEVARRIA, Iñaki: Dantzariak 3. "Danzas de Vizcaya". Euskal Dantzarien Biltzarra. San Sebastián, 1972.
  • IRIGOIEN ECHEVARRIA, Iñaki: La danza en las escuelas. Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbao, 1989.
  • IRIGOIEN, Iñaki / DUEÑAS, Emilio Xabier / LARRINAGA, Josu: Ihauteriak/Carnavales. Euskal Museoa/Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco. Bilbo, 1992.
  • IRIGOIEN, Iñaki / DUEÑAS, Emilio Xabier / LARRINAGA, Josu: Bizkaiko dantza tradizionalak (CD-ROM). Bizkaiko Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 2002.
  • IZTUETA, Juan Ignacio: Guipuzcoaco dantza/Danzas de Guipuzcoa. Editorial La Gran Enciclopedia Vasca. Bilbao, 1968.
  • JIMENEZ, Joaquín: Dantzariak 2. "La danza en Alava". Euskal Dantzarien Biltzarra. San Sebastián, 1971.
  • JIMENEZ, Joaquín: Dantzariak I extraordinario. "Arabako dantzak". + Pgnas. musicales. Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbao, 1978-uztaila.
  • JIMENO JURIO, José Mª.: Calendario festivo de invierno. Colec. Panorama Nº. 10. Editorial Institución Príncipe de Viana. Pamplona, 1988.
  • JIMENO JURIO, José Mª.: Calendario festivo de primavera. Colec. Panorama. Nº. 15. Editorial Institución Príncipe de Viana. Pamplona, 1990.
  • LARRALDE, Xabier y Patxi: Baztango Folklorea. [Disco y libreto]. IZ. Donostia, 1991.
  • LARRATZ Dantzari Taldea de Burlada: Dantzariak 19. "Erregiñe eta Saratsa". Euskal Dantzarien Biltzarra. Bilbo, 1981.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Haurren jai kantak eta dantzak / Cancionero y danzas festivas infantiles. Bilbo, 1991.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: "Socialización infantil a través del juego". Sutil 1. Ortzadar Euskal Folklore taldea. Iruña, 1995.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: "Fiestas y Niños en Bizkaia". Colec. Temas Vizcaínos/Bizkaiko Gaiak, año XX, Nº. 231 marzo-martxoa. Bilbao Bizkaia Kutxa. Bilbao, 1994.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: "Folklore infantil: de la tradición oral a la educación". Jentilbaratz 7, Cuadernos de Folklore. Eusko Ikaskuntza. Donostia, 2001.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: "Folklore yeducación: hacia una nueva metodología". Jentilbaratz 9, Cuadernos de Folklore. Eusko Ikaskuntza. Donosita, 2007.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: "Folklore Infantil: Pasado, presente y futuro". Euskonews 144 zbk. Eusko Ikaskuntza.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Sakanako Folklorea/Folklore de la Sakana. Eusko Ikaskuntza. Donostia, 2003.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Gaur Express (suplemento dominical/abril). "Celebraciones festivas de Pascuas y Mayas". Editorial Gaur Express. Bilbao, 1989.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Gaur Express (suplemento dominical/abril). "La fiesta de la comunidad del Valle de Arrastaria". Editorial Gaur Express. Bilbao, 1989.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Gaur Express (suplemento dominical/junio). "Solsticio de Verano: la víspera y festividad de San Juan". Editorial Gaur Express. Bilbao, 1989.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu: Dantzariak 51. "Apuntes de un festejo local: San Felipe y Santiago o La Cruz de Mayo". Euskal Dantzarien Biltzarra. San Sebastián, 1994.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu y DUEÑAS, Emilio Xabier: Bizkaia maitea, Uda/93. "Euskal udako zikloaren ekaina. Udako Solstizioa: San Joanetako erritu naturalak". Euskal Comunicación, S.A. Bilbao, 1993.
  • LARRINAGA ZUGADI, Josu y DUEÑAS, Emilio Xabier: Bizia, 32 abril/apirila. "Elementos vegetales en las celebraciones de Pascuas y Mayas". Euskal Comunicación, S.A. Bilbao, 1994.
  • LEKUONA, Manuel de: Yakintza I. "Las canciones infantiles". San Sebastián, 1933.
  • LEKUONA, Manuel de: Idaz-Lan guztiak 23 / 2-Eusko Etnografia. Kardaberaz bilduma. Librería Técnica de Difusión Tolosa. Vitoria, 1978.
  • OLAZARAN DE ESTELLA, P. Hilario: Tratado de txistu y gaita. Editorial Diputación Foral de Navarra. Pamplona, 1972.
  • OLAZARAN DE ESTELLA, P. Hilario: Yoku dantzak/Danzas juego de Navarra. Ediciones Verdad y Caridad. Pamplona, 1966.
  • PUJOL i SUBIRÀ, M. Antonia / SERRA i VILAMITJANA, Joan: La dansa catalana en l'ensenyament primari. Edita Generalitat de Catalunya. Tarragona, 1998.
  • SAGASETA ARISTEGUI, Miguel Angel: Danzas de Valcarlos (Navarra). Institución Príncipe de Viana. Pamplona, 1975.
  • SALLABERRY, J.: La Tradition au Pays Basque. "Les Mascarades Souletines". Editorial Elkar, S.A. Baiona, 1982/1989.
  • UNZALU ARROSPIDE, Txomin: "Gernika-Lumoko urtaroak eta Elai-Alai dantzari taldea". Ed.: Gernika-Lumoko Udala. Bilbao, 2007.
  • URBELTZ NAVARRO, Juan Antonio: Dantzak. Caja Laboral Popular. Bilbao, 1978.
  • URDANGARIN LIEBAERT, Clara y ETXEBESTE OTEGI, Joseba (Coordinadores): Euskal jokoa eta jolasa. Transmitiendo una herencia vasca a partir del juego. Edita Gobierno Vasco. Bilbao, 2005.
  • VVAA (HAUR FOLKLORE TALDEA: DUEÑAS, Emilio Xabier; LARRINAGA, Josu; LUZURIAGA, Andoni; SANTAMARIA, Javier): Haur Folklore 1. Ikastaroa/Folklore Infantil 1er. Curso. Emilio Xabier Dueñas Editor. Bilbao, 1997.
  • VVAA: Kantutik jolasera. Musika Saila. Udako Euskal Unibertsitatea. Bilbo-Donostia, 1997.
  • VVAA: El sac de danses: El Galop (Danses catalanes i jocs dansats). Editorial Alta Fulla. Barcelona, 1994.
  • VINSON, Julien: Literatura popular del País Vasco. Editorial Txertoa. San Sebastián, 1988.
  • YRIGARAY, Angel y CARO BAROJA, Julio: Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, año II, 4. "Fiestas de mayas". Real Scdad. Bascongada Amigos del País. San Sebastián, 1946.