Kontzejuak

LARRAINTZAR

Concejo del municipio de Ulzama y capital del mismo, partido judicial de Pamplona, Navarra. Se encuentra a los 1° 59' 28" y 42° 58' 40", al O. del término, en un valle extenso, a 560 m. de altura y en la orilla derecha del río Arakil.
1960: 193 h. En 1800, 194 personas habitan 20 casas útiles; 1970: 176; 1981: 173.
Castellano y euskera. A este último L. L. Bonaparte, en 1869, lo clasificó en el dialecto alto-navarro septentrional y, dentro del mismo, en el subdialecto de Ulzama y variedad de Lizaso. En el primer tercio del s. XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 44-60). En 1935, Irigaray la sitúa en su grupo IV, es decir, los de 50 años para arriba usaban el vascuence; los de 30 años, no. En la actualidad ( 1970) el número de vascófonos asciende a 30 personas (P. de Y.: «Los D. y V.», sep. «B. R. S. V. A. P.», 1973, p. 33). El habla usual de todos los sectores es hoy el castellano. «De 45 a 50 años en adelante quedan personas que sepan el vasco, si bien no suelen usarlo, no siendo algún anciano de más de 70 años que entre ellos hablan más el vasco. Personas exclusivamente vascófonas no queda ninguna. De 45 años para abajo alguno lo entiende, sin capacidad para hablarlo» (Sánchez Carrión: «El E. A. del V.», Pampl., 1972, p. 141).
Lugar del valle de Ultzama, 5.° part. de la merindad de Pamplona, Navarra.
v. IRURITA Y ALMANDOZ, Manuel; LAJOS OLAVERRI, Julián; LARRAINZAR, Victoriano de
Celebra fiestas el día de Nuestra Señora de la Asunción, 15 de agosto. Celebra fiestas el 17 de enero, San Antonio Abad. (BON).
Brujería. El valle de Ulzama se vio envuelto en un proceso de brujería en el año 1575. Entre otras brujas, figuraban algunas de Larrainzar. El bachiller Ozcoidi se trasladó a Ulzama, efectuando algunas detenciones. En este caso se impuso la moderación gracias a los buenos defensores que encontraron los acusados entre sus convecinos. La primera de las sentencias condenó a tres acusados a cinco años de destierro, pero fueron posteriormente rebajadas sus penas al pago de una pequeña multa.

Francesada. Al final de la guerra napoleónica, en el año 1813, se estableció en Larrainzar un hospital para el cuidado de los numerosos heridos de las tropas aliadas y de los guerrilleros de don Francisco Espoz y Mina.

Campo de batalla. El 26 de diciembre de 1822 tuvo lugar un combate en Larrainzar entre una partida realista y tropas constitucionales, siendo desfavorable para los realistas, según refiere Idoate en Rincones... [t. II, pág. 150]. La primera guerra carlista comienza en 1833. Una masa de campesinos y clases urbanas bajas se había levantado en armas contra el ejército liberal preferentemente en las provincias vascas y Cataluña. D. Carlos pasará la frontera de Francia a Navarra en 1834 y se establece con su corte en las provincias vascas. Las fuerzas liberales al mando de Rodil estuvieron a punto de cogerle en Larrainzar el 12 de julio de 1834. Gracias a un labrador de Larrainzar llamado Esain, que le llevó a un lugar seguro, pudo D. Carlos salvarse. Reconocidísimo D. Carlos a Esain por haberle salvado la vida, le concedió el título de conde de la Casa de Esain. Durante esta misma guerra Zumalacárregui trataba de estorbar la expedición de Mina que quería romper el sitio carlista a Elizondo. Mina es cogido en Larremiar (12 de marzo de 1835) entre dos fuegos. Perdió cerca de 300 hombres y salvó sus tropas gracias a que escribió una orden falsa mandando a Elio que ejecutara un movimiento favorable a él, lo cual le dejó la vía libre a Elizondo. El 29 de mayo de 1835 tiene lugar la famosa batalla de Larrainzar, tan favorable para los carlistas. Después de una marcha de 13 horas decide Oraá reconcentrar sus fuerzas en la campa de Larrainzar, cuando es bruscamente atacado por las fuerzas carlistas mandados por Sagastibeltza. Los carlistas repiten los ataques desorganizando las filas liberales. Durante la retirada de éstas se ahogan más de 70 en el río Ulzama. Esta victoria arrolladora de los carlistas supuso más de 72 soldados heridos y muertos para los liberales.

Desamortización. En cumplimiento de la ley de desamortización del 1 de mayo de 1855 se vendieron en esta localidad, en 1864, veintidós fincas; en 1865, un molino harinero (Ref. R. G. CH. "La Desamortización Civil en Navarra").
Parroquia dedicada a San Pedro, arciprestazgo de Anué, obispado de Pamplona.

Ainhoa AROZAMENA AYALA

Urbanismo y construcciones civiles

Se dispone en una ladera, de la que la iglesia ocupa el lugar más alto, aunque con el tiempo se ha ido extendiendo hacia el llano, y hoy algunas casas se levantan en la carretera, separadas del núcleo central.

Siguiendo el curso de la principal vía de comunicación podemos fijar nuestra atención en una casa bien conservada, exenta, con tres alturas más ático, planta rectangular y cubierta a dos aguas, con amplio alero. El muro, como es habitual en la zona, va enlucido de forma primorosa, con excepción de las esquinas y de los enmarques de puertas y ventanas, que van en piedra bien escuadrada. Los vanos son rectos, salvo la puerta que lleva un arco rebajado. Una balconada ligera cruza la fachada en alto, y debajo se ha abierto un moderno mirador acristalado.

También podemos señalar el edificio de las escuelas, de dos alturas, con dos cuerpos de planta cuadrada y tejado a cuatro aguas, unidos por un largo aulario. Una placa de piedra nos informa: ESCUELAS PUBLICAS/ DEL PATRONATO DE LARRAINZAR/ A EXPENSAS DE/ D. TOMAS DE ARISTEGUI/ AÑO 1909. Da frente al frontón descubierto "Toki Alai", lugar de esparcimiento por antonomasia para niños y mayores del lugar. Muy cerca nos encontramos con una casa que recuerda a los modelos de la zona de Sakana y Arakil. Tiene amplia fachada, que acusa ampliación lateral, tres alturas y amplio tejado a dos aguas, asimétricamente dispuesto. Sus muros van enlucidos, con las consabidas excepciones, y los huecos son rectos, aunque la puerta va en medio punto y con la rosca moldurada. Una airosa balconada alegra la fachada en alto. Una pequeña inscripción de piedra permite leer, de forma parcial: (...) A HIZO/ JUAN MIGUEL DE OSI/ A Y JACINTA DE ALCHE/ AÑO 1748. Enfrente, y adaptada a un terreno de gran desnivel, nos encontramos la casa parroquial, que va adosada a la iglesia. Es un bloque de planta rectangular y desarrollo vertical, con cuatro alturas y tejado a cuatro aguas. Sus muros han perdido en parte el enlucido original, dejando ver una mampostería con cadenas de sillar, y los vanos son rectos, yendo la puerta con un arco de medio punto.

La casa natal del Obispo Irurita es un recio caserón de planta cuadrada y tres alturas, cubierto por un tejado a cuatro aguas, con doble alero de primorosa carpintería. La fachada muestra vanos ordenados, tres por nivel. En planta baja se abre la puerta, de medio punto, con las dovelas encajadas entre sí por un curioso despiece machihembrado. Va flanqueado por dos ventanitas. La primera planta lleva tres ventanas, destacadas por sus antepechos moldurados, mientras que en la planta superior los vanos son sencillos y rectos. Sobre la puerta, una placa de piedra, decorada con dos crucecitas y dos ruedas solares, reza: ESTA CASA IZO/ JUAN DE NUIN AÑO 1721. Encima, otra inscripción, más moderna y en mármol, nos informa: ETXE ONTAN/ 1876 GARREN URTIAN/ YAYO ZEN/ DON MANUEL IRURITA Y ALMANDOTZ/ ORAI LERIDAKO OBISPO YAUNE/ ERRITARRAK YARRI DUTE ARRIE/ 1927 GARREN URTIAN/ OROITZERAKO. Uno de los laterales de la casa está animado por una balconada de elegante ejecución, ejecutada íntegramente en madera.

De menores pretensiones es la casa ocupada por la posada. Se levanta exenta, en una pequeña placita, y tiene tres alturas más tejado a dos aguas. Los muros siguen la norma más común en la zona, así como los vanos, aunque la puerta se remata por arco rebajado. También en este caso una inscripción de piedra reza: A EXPENSAS/ DE D. MIGUEL/ DE ARISTEGUI/ AÑO 1828. En un nivel inferior encontramos dos casas adosadas, con sus fachadas dispuestas en planos desiguales con lo que forman un pequeño espacio delante. Sus características ya se han repetido en otros lugares, por lo que señalaremos tan sólo que una de ellas se abre con arco de medio punto sin moldurar, con dovelas cortas que anuncian modernidad. Todavía cerca pueden verse edificios nuevos o muy arreglados al menos, que muestran sin embargo unidad de estilo con lo ya reseñado.

Cerca de la iglesia, una serie de casas se alinean formando una calle, en la que vemos las fachadas situadas en los lados cortos de las plantas, y con tejados a dos aguas, que llevan los caballetes dispuestos de manera paralela a la dirección de la vía pública. Señalaremos de manera individualizada una de ellas, por la restauración cuidadosa que ha recibido. Presenta fachada asimétrica, que denuncia una ampliación lateral. Lleva tres alturas y tejado a doble vertiente. La puerta de acceso va con arco de medio punto, por encima hay un balcón adornado con plantas, y las ventanas son rectas y van dispuestas siguiendo más la lógica interna que la simetría. Llama la atención la talla primorosa de las vigas que sostienen el alero del tejado. Son de moderna factura y representan animales como un carnero y un jabalí, respondiendo al trabajo de un esmerado artesano y de un promotor detallista y entregado. Siguen otras casas bien cuidadas y restauradas, como una que alterna el enlucido blanco y los sillares grises, que sigue las características de la zona y que se abre mediante arco rebajado.

La casa llamada Joantikorena sigue también un modelo muy extendido por la zona. Va exenta y tiene planta rectangular con tres alturas bajo tejado a dos aguas. Los muros siguen la pauta más habitual, mientras que los vanos, con enmarques de piedra, son rectos salvo la puerta, de medio punto. Una balconada ligera cruza la fachada en alto. Sobre la clave del arco hay una inscripción moderna que deja leer: Nº 19/ JAONTICORENA/ REEDIFICADA EN 1881 POR/ D. MARTIN IRAIZOZ OYARZUN. La casa marcada con el nº 16 tiene similar planta, disposición y tratamiento de muros y vanos, aunque la balconada que corona es de madera, dando color, volumen y autenticidad al conjunto. Lleva también inscripción: IESSUS MARIA IOSEPH/ ESTA CASA HIZO/ PEDRO DE IRAIZOZ AÑO 1744. Otra, de menores dimensiones, muestra fachada con paramento parcialmente enlucido, que deja ver sillares bien trabajados. La fachada lleva en uno de sus lados un contrafuerte para resguardo de las inclemencias, al tiempo que tectónicamente colabora en la sujeción de balcón y alero. Una placa de piedra reza: ESTA CASA HIZO JUAN/ MARTIN DE CENOZ/ AÑO 1787. VIBA JESUS.

La casa natal de Julián Lajos, campeón de España de pelota en 1971 (tal y como señala una placa), es un edificio de fachada ampliada por un lado, lo que le da un perfil asimétrico. Las ventanas son cuadradas y de reducido tamaño, y la disposición general, con gran protagonismo del tejado y predominio del macizo, recuerda a los modelos de Sakana y Arakil. La puerta es de medio punto, con el paramento inmediato en sillar bien escuadrado. Sobre ella se lee: MADRE DE DIOS/ DE EL PILAR ES/ TA CASA HIZO JU/ AN DE OSCOZ AÑO 1763. Otra casa, que repite modelo y parecido con otras comarcas, presenta en alto un escudo barroco y una inscripción que dice: IHS MARIA/ ESTA CASA HIZO MAR/ TIN DE ERIZE AÑO 1728. Cerca se levantan otras casas de reciente construcción, pero que sin embargo siguen las pautas de la arquitectura local con loable mimetismo.

Parroquia de San Pedro

La iglesia renacentista fue destruida por un incendio en 1564 y, al parecer, fue un indiano llamado Miguel Tomás de Aríztegui, residente en Méjico y probablemente natural de este lugar, quien sufragó las obras de la nueva fábrica, entre 1827 y 1830, siguiendo las trazas dadas por el arquitecto Fidel Villanueva.

Tiene una planta de cruz latina, con una única nave dividida en tres tramos, transepto marcado en planta y cabecera recta. A la cabecera se adosa por el lado de la Epístola una sacristía de planta cuadrada, que tiene su estancia simétrica en el lado opuesto. También por el lado meridional se adosa un pórtico de piedra, al que se accede por una breve escalinata, mientras que por el lado del Evangelio apreciamos un cuerpo para alojamiento de una escalera.

Los muros van enlucidos al interior, luciendo al exterior mampostería con cadenas de sillar, y se abren en ellos una ventana recta por tramo, en el muro sur, incluyendo el transepto. A los pies de la nave hay un coro de obra, con arco de embocadura rebajado.

La iglesia lleva una bóveda de lunetos que afecta a los tres tramos de la nave, a los brazos del transepto y a la cabecera. El crucero recibe una falsa cúpula sobre pechinas, que adaptan la planta circular de la cubierta al cuadrado del crucero inferior. Los tramos se separan mediante arcos fajones de medio punto, que apean sobre pilastras. La sacristía lleva un simple cielo raso.

Al exterior la iglesia muestra la sobriedad de su construcción, sólo aligerada por una riqueza de volúmenes que viene dada por la nave, el transepto, la torre, la sacristía y el pórtico. La torre es un prisma de fuste corto y separado en dos cuerpos por una saliente cinta decorativa. Una saliente cornisa da paso al cuerpo de campanas, ochavado, con amplios medios puntos para las campanas. En cada uno de los ángulos hay una pirámide del tipo escurialense, rematada arriba con una bola. El tejado es piramidal, rematado con otra pirámide. En la zona baja de la torre se puede leer: EL AÑO 1827/ SE EDIFICÓ ESTA IGLESIA/ A EXPENSAS DE/ D. MIGUEL TOMAS ARIZTEGUI. El pórtico consta de tres arcos de medio punto, que sostienen un tejado sobre estructura de madera. La puerta propiamente dicha es un simple arco de medio punto de 13 dovelas radiales, sin moldurar y de sabor civil.

El retablo mayor va dedicado a San Pedro, y los dos retablos colaterales a la Inmaculada y a San José, respectivamente. Son todos modernos, aunque realizados siguiendo parámetros renacentistas. Toda su imaginería es moderna, a excepción de un Crucificado barroco que preside el ático del retablo mayor.

La pila bautismal es medieval, y procede de la ermita de Udotz, iglesia del homónimo despoblado medieval. Consta de pedestal circular, fuste cilíndrico que parece un añadido del XVI, y taza también cilíndrica, decorada con arquillos de medio punto.

En el muro septentrional encontramos un Crucificado romanista, de principios del siglo XVII. Cristo se representa muerto, con ojos y boca entreabiertos y anatomía bien conseguida.

En la sacristía encontramos otro Crucificado, barroco esta vez, y un Niño Jesús moderno, así como una serie de objetos de orfebrería.

Joseba ASIRON SAEZ (2008)

  • CARO BAROJA, J. La casa en Navarra, Pamplona, vol. II, C.A.N. 1982, pp. 311.
  • GARCÍA GAÍNZA, M.A. (et. alt.): Catálogo Monumental de Navarra, vol. V**, Merindad de Pamplona, Imotz-Zugarramurdi, Pamplona, Gobierno de Navarra, Arzobispado de Pamplona, Universidad de Navarra, 1996, pp. 660-664.
  • LACARRA DUCAY, Mª Carmen (et. alt.): Navarra, guía y mapa, Estella, C.A.N. 1983, pp. 141.
  • Joseba ASIRON SAEZ (2008)