Pintores

Ortiz de Viñaspre Ortiz de Mendívil, Julián

Vitoriano polifacético, con vastas inquietudes artísticas, culturales y sociales, nace un 5 de junio de 1915. Fallece el 13 de enero de 2006.

Excepcionalmente apreciado por una faceta muy concreta de su extensa trayectoria, como dibujante de caricaturas, ha sido igualmente uno de los profesionales más reputados que ha dado la enseñanza en Álava. Además del dibujo, ha cultivado en distintas etapas de su biografía la pintura al óleo, la acuarela y la talla escultórica. Es conocido popularmente por la firma "Jovi", su acrónimo.

Realiza estudios primarios y de bachiller en el colegio de los Corazonistas, período en el que alumbra su afición artística. Vocación que confirma, primero, con Obdulio López de Uralde y más tarde en la Escuela de Artes y Oficios con Ignacio Díaz Olano. La guerra civil trunca la continuidad de esta inspiración tempranera, abriéndose entonces a horizontes laborales más estables como maestro de escuela. A finales de los cincuenta, completa sus estudios de Magisterio con la licenciatura en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, carrera superior que no pudo cursar de joven, en Madrid, por culpa de los sangrientos avatares del año 1936.

Durante los primeros años de la posguerra, desarrolla su actividad como maestro, consecutivamente, en los pueblos alaveses de Guevara y San Vicente de Arana, trasladándose ya en 1945 a la capital vitoriana para impartir clases en la Escolanía de Tiples y posteriormente en la Escuela de Comercio. Más adelante tomará posesión de la plaza como profesor de dibujo en el Instituto Ramiro de Maeztu, centro en el que será catedrático desde 1959, además de desempeñar el cargo de director por espacio de un trienio. Durante más de un tercio de siglo atendió a la instrucción de innumerables promociones de alumnos con buenas dotes pedagógicas y fino ingenio.

Paralelamente a la enseñanza, "Jovi" muestra predisposición favorable por distintas disciplinas artísticas, apareciendo su nombre en las primeras convocatorias que se celebran en Vitoria acabada la guerra. Así, participa en la II Exposición de Pintura de Artistas Alaveses, colectiva que sirvió para inaugurar oficialmente, un 3 de agosto de 1944, los Salones de Olaguíbel, de la Caja Municipal; desde octubre de aquel mismo año, remite obra a las primeras ediciones de las Exposiciones de Pintura de Artistas Noveles Alaveses que organizaba la propia Caja Municipal con motivo de la conmemoración del "Día Universal del Ahorro"; asimismo, figuró en las cinco o seis colectivas de la Peña de Pintores del Casino Artista Vitoriano, agrupación de la que fue uno de sus cofundadores en junio de 1945, y de sus elementos más activos hasta finales del decenio, cuando languidece la Peña y desaparece.

Al principio, el bodegón es el género pictórico por el que muestra más aprecio y con el que obtiene algunos reconocimientos públicos, pero también muestra interés por el paisaje próximo, por el retrato, destacando ya entonces en su ejecutoria las irónicas y humorísticas lecciones que imparte con las caricaturas. Sobre esta faceta, acerca de las diferencias que existen entre las caricaturas fisiológicas y las psicológicas, transmitió Julián Ortiz de Viñaspre sus ideas con meridiana claridad en una entrevista concedida a la revista "Avance" en 1961.

Efectuó su primera muestra individual, con esta disciplina, en diciembre de 1947, en los Salones de Olaguíbel. Al año siguiente, en agosto, expone otra vez un buen surtido de caricaturas ante sus paisanos, y en 1949 repite experiencia individual en las Galerías Mendoza de la calle Dato. Expondrá también en diciembre de aquel año, en el mismo espacio, con motivo de la Primera Exposición de Christmas: con Suárez Alba, Olloqui, Juanjo Urraca, Jimeno Mateo y Vera López de Uralde, hija de Obdulio.

Aunque resultan cada vez más apremiantes sus compromisos docentes, restándole tiempo para la vocación artística, sin embargo en las décadas venideras cumple con algunas muestras locales. En este sentido, apuntamos su inclusión en la I Exposición Fantasma (marzo, 1950) con las composiciones tituladas "Los siete pecados" y "Mujer"; a la I Exposición al aire libre de Pintura Alavesa, del 4 al 12 de agosto de 1956, envía los óleos "Nubes sobre el Gorbea" y "Después de la Tormenta", volviendo a repetir presencia en la segunda y última edición de "Pintura alavesa al aire libre" (agosto, 1957) con "Retrato" y "Bodegón".

Posteriormente, en la I Anual Plástica de 1964 cuelga en los soportales de la Plaza Nueva "Hayas", "Bodegón" y "Peñas", y en la III Anual (1966) el cuadro "Hambre", adquirido después por el Museo de Bellas Artes de Álava. Antes de concluir la década, se encuentra representado con una pieza en la Exposición de Pintura que organiza la Caja Municipal en las localidades riojano-alavesas de Oion y Labastida (septiembre, 1968).

Igualmente, figurará en otras colectivas de artistas locales: en "37 pintores vitorianos" (julio, 1974), bautismo de la galería Tártalo Arte; en la Exposición Antológica de Pintura y Escultura de Profesores y Alumnos de la Escuela de Artes y Oficios (noviembre, 1974), efemérides que conmemora el bicentenario del centro, a la que envía "Bodegón", o en la que se celebra en la sala San Prudencio (enero, 1991) sobre "La Pintura en Álava", en la que exhibe "Bodegón del porrón".

Sus finas cualidades como dibujante y caricaturista aparecen reproducidas en los principales periódicos y revistas de la capital vitoriana durante más de medio siglo: "Pensamiento Alavés", "El Correo Español-El Pueblo Vasco", con la edición del libro "13 preguntas a 150 vitorianos" en 1978, o en las revistas gráficas "Celedón", "Vitoria" y "Avance". De esta revista fue su fundador y promotor con Emilio Pérez de San Román desde el primer número anual aparecido en 1950 hasta mediados de los sesenta, cuando desaparece la publicación.

Hombre profundamente comprometido y volcado con las gentes de su tierra, es uno de los fundadores de Apdema, asociación que se encarga de la atención a las personas con discapacidad psíquica en Álava; a sus esfuerzos, con el apoyo de otros vitorianos como Luis María Sánchez Iñigo y José María Otazu, se debe también la iniciativa del Belén Monumental del parque de la Florida en diciembre de 1962. Asimismo fue presidente de la Asociación Belenista de Álava, desempeñando otra labor muy meritoria como librero en los establecimientos que tuvo abiertos en las calles Domingo Beltrán, Diputación y Cercas Bajas.

Conviene también destacar su interés por la escultura, como lo demuestra la talla que hizo de la imagen de San José Obrero para la parroquia del barrio de Abetxuco en 1961. Ejecutó igualmente los bustos de los vitorianos Ramiro de Maeztu y Federico Baraibar, y el del novelista Pío Baroja.

Muere Julián Ortiz de Viñaspre, "Jovi", en su ciudad natal, el 13 de enero de 2006. Seis meses más tarde, en junio, el Círculo Vitoriano acogerá, a modo de homenaje, un centenar largo de sus afamadas caricaturas, entre originales y reproducciones. El 8 de septiembre, a título póstumo, se le concede el Celedón de Oro.

  • García Díez, José Antonio: La pintura en Álava, Caja Vital Kutxa, Vitoria, 1990.
  • Loza, Ramón: "Julián Ortiz de Viñaspre, "Jovi"", en El Correo, 19 enero, 2006.
  • Sáenz de Ugarte, José Luis: Un caricaturista excepcional: Julián Ortiz de Viñaspre, en Celedón, Revista Gráfica de Fiestas, Vitoria, nº 87, 2006, p. 59.
  • Vadillo, Fernando: "Viñaspre y sus caricaturas", en Pensamiento Alavés, 16 diciembre, 1947.
  • Vitoria, José Luis: Las caricaturas de "Jovi", en Avance, nº 12, Vitoria, 1961.
  • Zabaleta, María: Julián Ortiz de Viñaspre, "Jovi". Adiós, maestro, en Gaceta Municipal de Vitoria-Gasteiz, nº 56, Enero de 2006, p. 38.