Lexikoa

MANO

Figuradamente y familiarmente. Instar, apremiar, beartu, behartu (c), premiatu (G, AN, L), hertsi (L, BN, S), ertsitu (AN), hertsitu (L, BN, S), hertsatu (BN), hersatü (S), hersarazi (L, BN, S).

Atar las manos. fig. Impedir que se haga una cosa; retraer, frenar, eskuak lotu (c); eskuak lotzen zerautzan (Ax.), le ataba las manos, le retraía.

Bajo mano. adv. fig. Oculta o secretamente, eskupetik (G, AN, S, R), esku-azpiz (AN), esku-azpitik (L), azpitik (B, G), aurpetik (AN), ahürpetik (S), kapapetik (Ax.), ezkutuan, ezkutuka (B, G), ezkuturo (Añ.), izkutuan, izkutaka, izkutuka (G), estalian (H.), estalkiro (Lh.), isillean (B, G, AN), ixilean (L, BN, S), ixilka (L, S, R), isilkian (BN), isilkean (R), gordean, gordeka (L); esku-azpiz eman dio (AN), le ha dado bajo mano o en secreto; zeren hetzaz, heken adiskideak ere, agerriz ezpada ere, kapapetik bedere gaizki mintzo baitira (Ax.), pues aun sus propios amigos si no al descubierto, al menos en secreto (lit., de so capa), hablan mal de ellos.

Cargar la mano. fig. Llevar más del justo precio por las cosas, salneurria asko goratu.

Tener rigor con uno, gordintu (H.), zorroztu (L, BN).

Con las manos en la masa. loc. adv. fig. y fam. En el acto de estar haciendo una cosa, eskuak saltsan, saltsaren erdian.

Corto de mano. loc. fig. Dícese del oficial torpe o no expedito en el trabajo, moldagaitz (G), moldagatx (B), moldakaitz (G, AN), moldakatx (B), moldegabe, moldegaitz (A, L, BN, S, R), moldegatx (R), moldekaitz (AN), ganorabako (B).

Dar de mano. Dicho del trabajo, dejarlo, suspenderlo, (lana) utzi.

Dar de manos. Caer de bruces, musturrez aurrera jausi (B), muturrez (c..), muturka (L), mustupilka (L, BN), mustupilaka, mustupilan behera (BN), zabal-zabala (L, BN, S, R), seguidos de erori.

Dar la mano a uno. fig. Alargársela, eskua eman: eskua luzatu, eskua hedatu.

Ampararle, protegerle, eskua emon, eskua eman (c), eskua hedatu (Ax.), eskualdi bat eman, esku-kolpe bat eman (H.): lagundu (c..), lagun izan (B, G, AN), lagun egin (Az.), estalpetu (c..), magalpetu (B), egalpetu (AN), begiratu (L, BN, S, R), gerizatu (L, BN, S), maldatu (BN); eman dezogun gizon gaizo horri eskualdi bat (H.), demos una mano a ese pobre hombre; esku kolpe bat eman diezadazut (Lh.), déme usted una mano; lagun zakizkit (Az.), ayúdeme, déme usted una mano.

Dar la última mano. fig. Repasar una obra para perfeccionarla, azken eskualdia (B), azken-ikutua (G), azken-hunkialdia (L, BN), azken-pasa (H.), seguidos de eman; lan bati azken hunkialdia ematea (Duv.), dar la última mano a un trabajo; zan horri azken pasa ez diot eman (Lhi.), no le he dado la última mano a esa obra.

Darse las manos. fig. Unirse o coligarse, alkar artu (BN), elkar hartu (L, BN, S), alkartu, alkarganatu (B), elgar aditu (BN), algartü (S).

Reconciliarse, alkarri (elkarri) eskuak eman: eskuak tinkatu (J. Etx.), bakiak egin (S), bakeak egin, adiskidetu.

Dejar de la mano una cosa. fig. Abandonarla, bertan beera itxi, utzi (B, G), egaberan itxi, deslía itxi (B), alde batera utzi, alde bat utzi, bere gisa utzi (G), piper utzi (L, BN, S), de balde utzi (T-L).

De la mano. adv. En compañía, cogidos de la mano, eskuz-esku (H.), esku-esku (L), eskutik artuta (G); eskuz esku doaz (Lh.), van de la mano.

De mano a mano. adv. fig. de Uno a otro, sin interposición de tercera persona, eskuz-esku (AN, R), eskutik-eskura (B, G, AN, BN), eskutik eskuala (BN), soinez soin (R), soinez soin eragutan tie gaizak gizon koriek (R), esos hombres traen las cosas de mano a mano; lit., cuerpo a cuerpo.

De mano en mano. adv. fig. Por tradición. eskuz-esku (H.), eskutik-eskura (c..); eskutik eskura ethorria (Lh.), venido, recibido de mano en mano, por tradición.

De manos a boca. adv. fig. y fam. De modo imprevisto, con proximidad, itzetik ortzera (G, R), hitzetik hortzera (Lh.), aotik sudurrera (G), betbetan (Hb.), tupustean (AN, L, BN, R), tupustez (BN), tupus tapan (AN, BN), tipus-tapas (L), sost, ziplo (G).

De primera mano. loc. fig. Del primer vendedor, lehen-eskuko: berritan.

De segunda mano. loc. fig. Del segundo vendedor, esku-ganeko (B); comprar de segunda mano, esku-ganean erosi (B).

En propias manos. loc. adv. Personalmente o por sí mismo,eskuetan.

Estar una cosa en la mano. fig. Ser fácil, depender, eskuan izan, egon (c); zure eskuan da hori ematea (J. Etch., H.), en tu mano está dar eso; zure eskuan duzularik (Ax.), cuando ello está en tu mano; zeure eskuan ditutzunak (Ax.), las cosas que tienes en tu mano, que dependen de ti.

Ganar a uno por la mano. fig. Anticipársele en hacer una cosa, eskune hartu (S), aurrea artu (G), aurreratu (B, G), aitzindu (AN, L, BN, S), aintzindu (BN), aitzinatu (L, BN, S), gaina harto (L, BN, S), gaiñartu (G, BN, R).

Imponer las manos. Eclex. Hacer la imposición de "manos", eskuak ezarri.

Ir uno por su mano. Transitar por el lado de la vía que le corresponde, bere eskutik joan.

Lavarse uno las manos. fig. Justificarse, echándose fuera de un negocio, eskuak garbitu: burua garbitu (c..), burua zuritu (AN), burua xuritu (L, BN, S); Pilatok..., harturik ura, populuaren aitzinean garbitu zituen eskuak, erraten zuelarik: Ni behintzat prestu hunen odoletik garbi naiz (Duv.), Pilatos..., haciendo traer agua, se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Yo al menos estoy limpio de la sangre de este justo.

Llegar a las manos. fig. Reñir, eskuetaratu (c).

Mano a mano. adv. fig. En compañía, con amistad y confianza, eskuz-esku, eskutik: alkarregaz (B), alkarrekin (G), elkarrekin (G, AN, L, BN, S), elgarrekin (BN, S).

Entre jugadores y luchadores, en condiciones de igualdad, eskuz-esku (H.), buruz-buru, buruz-buruka (B. U.), buru-buruzka (S); (jugar, luchar, etc.), mano a mano, buru-buruzkatu (S); joka giten eskuz-esku (Lh.), juguemos mano a mano; eskuz-eskuko jokoak jendea ekartzen du (B. U.), el juego mano a mano atrae a la gente.

Manos a la obra, expr. con que se incita a emprender o proseguir un trabajo, ekin lanari, eman aitzina lanari.

Mano sobre mano. adv. fig. Ociosamente, sin hacer nada, alfer, alferrik (B, G, AN, L), auher (BN, S), aise (L), ezer (deus) egin gabe; alfer eta aise egoitea (Ax.), estar ocioso y desocupado.

Meter uno las manos en una cosa. fig. Tomar parte en su ejecución; intervenir, entremeterse, eskuartu (B, AN, BN, R), eskua sartu (B, ms-Otx), eskuak sartu (Ax.), artean sartu (T-L); debekuan nahi ditutzu eskuak sarthu (Ax.), quieres meter las manos en coto prohibido.

Mudar de manos. fig. Pasar una cosa de una persona a otra, eskualdatu (B, G, AN), eskuz altu (BN), eskuz igari (R).

Pedir la mano. fig. Proponer uno a los padres de una mujer el deseo de que la concedan por esposa para sí o para otro, mandatu egin (B, G, AN, L, BN), galdea egin (H.), ezkontzaz galde egin (T-L); ezkontzekoa da hulako neskatxarekin, jadanik galdea egina du (Lhi.), va a casarse con una tal joven, tiene pedida la mano.

Poner las manos en la masa. fig. y fam. Emprender una cosa; tratar de ella, egiteko batean eskuak sartu (Ax.); nik behar nituela egiteko hartan eskuak sarthu (Ax.), que yo debía meter las manos en aquel asunto, emprender aquella empresa.

Poner una cosa en manos de uno. fig. Dejarla en sus "manos", norbaiten eskutan utzi: norbaiten gain (kontu, kondu, gomendio, peskizan) utzi.

Poner uno mano en una cosa. fig. Dedicarse a ella, darle principio, lanari lotu (Ax.), el dedicarme yo a este trabajo; lanera eman eskua (J. Etch.), poner mano en la obra; lanera eman gabe eskua, sin poner mano en la obra.

Por su mano. expr. fig. Por sí mismo, bere eskuz (c); baldin berak bere eskuz, bizi deiño, egiten ezpadi (Ax.), si él mismo, mientras vive, no lo hace por su mano.

Saber de buena mano. fig. y fam. Adquirir noticias de personas o en lugares dignos de crédito, leku onetik jakin (T-L).

Si a mano viene. expr. fig. Acaso, por ventura, bearbada, beharbada (c), benturaz (c), menturaz (c..), ausaz (B, G, Hb.), apoka, apokei (B), apika (G), apike (G, R), gertuz (S), gertakariz (Duv.).

Tender a uno la mano, o una mano. Ofrecérsela para estrechar la suya en señal de cortesía, eskua luzatu, eskua hedatu (H.).

Fig. Socorrerle, eskua zabaldu, ahurrak hedatu (Duv.), eskua luzatu, eskua hedatu; heda iazozu zeure eskua probeari (Ax.), tiende tu mano al pobre; bere eskua erromesari zabaldu dio eta ahurrak beharrari hedatu (Duv.), abrió sus manos al desvalido y tendió sus palmas al pobre.

Tener a mano. fig. Refrenar, contener, azpitik eduki, iduki (L), mendean (menpean) eduki, iduki; semeak ditutzunean, eskola itzatzu haurretik, uzkur itzatzu, eduki ttipi direino azpitik (Ax.), cuando tengas hijos, corrígelos de niños, sujétalos, tenlos a mano mientras sean pequeños.

Tener, o traer, entre manos una cosa. fig. Manejarla, estar ocupándose en ella, esku-artean ekarri, esku-artean erabili: egiteko batean ari izan, jardun.

Tener uno en su mano, o en sus manos, una cosa. fig. Tenerla en su poder, eskuetan izan (c); eztut eskuetan dudanaz gabetu nahi (Ax.), no quiero privarme de lo que tengo en las manos.

Venir a las manos. Reñir, eskuetaratu (c).

Diccionario Auñamendi.
Juego de pelota a mano. En trinquete. El sacador puede botar la pelota con la mano derecha o la izquierda indistintamente cuando está autorizado a servirse de las dos en el transcurso del punto. Si no está autorizado a servirse más que de una mano, deberá botar la pelota con ella. La línea de paso del saque estará a 15 metros en los partidos individuales y a 12 en los de equipos. Cuando en el saque la línea de paso está marcada por un poste del lado de la red, la pelota que lo toca es falta. La pelota que en el transcurso del punto toca el poste, se considera que ha tocado la red. La pelota que sucesivamente toca las partes alta y baja del cuadro y vuelve al juego sin haber tocado la red, puede ser recogida por el contrario y continuar el punto. La pelota que toca sucesivamente las partes alta y baja del cuadro de la red y se detiene en la parte inferior de éste, se considera que ha tocado la red. Una pelota que toca el fraile por encima de la línea, es buena incluso si toca la línea de la pared en su caída. En frontón. Esta modalidad tiene la ventaja de que, para practicarla, ni siquiera hace falta frontón; la pared de la iglesia, cuando no la de la propia casa, basta. ¿No habéis visto perdurando en los más inverosímiles sitios, que por lo despejado de una pared se pueden considerar a propósito para despertar una afición dormida, el consabido letrero "Se prohibe jugar a la pelota", en lugares donde ya nadie se acuerda de semejante ejercicio? Por esta especial circunstancia de la facilidad de practicar este juego hay que suponer que es el de mano el que primeramente nació como tal juego, y que como derivación vinieron los demás. Del arraigo en nuestro pueblo a que aludíamos tenemos testimonio fehaciente casi de momentos actuales. En efecto, en las postrimerías del siglo XIX y comienzos del XX, era tal el auge conseguido por este juego en provincias como las de Guipúzcoa y Vizcaya, que llegó a convertirse en número imprescindible en los programas de festejos de todas las poblaciones. Las competiciones más transcendentales tomaron carácter interprovincial, siendo el representante más calificado de Guipúzcoa el aizcoitiano José María Urcelay, como de Vizcaya lo fue el marquinés "El Estudiante", que lo fue de Teología. Vinieron luego también para la modalidad de mano los encuentros de "empresa", y aumentó el número de practicantes de este juego. Desde principios de este siglo cabe considerar tres épocas de la pelota a mano, la del "Chiquito de Azcoitia", la de "Mondragonés" y la de "Atano III". De "Chiquito de Azcoitia" sabemos que fue un pelotari serio, honrado, respetuoso con el público, que se caracterizó por su inteligencia profesional. Sin arriesgar demasiado el tanto, entraba al remate previa preparación estudiada. Porque jugaba con mucha cabeza y dominaba lo mismo la cortada que la volea, o la dejada matemática. Fueron muy nombrados en esta época, entre otros, Andrés Juaristi, "Sustarra", azcoitiano también, delantero de poca potencia, pero extraordinariamente habilidoso; Francisco Arano, "Baltasar", la personificación de la constancia y la regularidad en zaga; Bernardo Gárate, "Cantabria", tipo desgarbado y fuerte, torpe de movimientos, nulo de izquierda, y con un besagañ (pegada a sobrebrazo) de derecha poderosísimo; Valentín Castellanos, "Zapaterito", muy irregular, y el citado José María Urcelay. Juan Bautista Azcárate, "Mondragonés", fue jugador de gran estatura, largos brazos y formidable pegada, igual con la derecha que con la izquierda; que batió todas las marcas anteriores en este aspecto y aplastó materialmente a sus contrarios con su excepcional "toque" de pelota. Conservó el campeonato más de diez años, hasta ser vencido por "Atano III", el 31 de octubre de 1926, en el frontón Moderno, de San Sebastián (22-19), y ocho días después, el 7 de noviembre, en el Astelena de Eibar. Mariano Juaristi Mendizábal, "Atano III", causó con su aparición una sensación enorme entre los aficionados. No era un pelotari más; era algo nuevo, algo grande y desconocido hasta entonces: era el auténtico fenómeno de la especialidad. Lo poseía todo: ciencia prodigiosa, pegada eléctrica, agilidad felina, ataque fulminante, defensa infranqueable, aire, volea, saque "venenosísimo", gran facilidad para levantar los del contrario, decisión excepcional para "tirarse" al remate sorprendiendo al enemigo y una forma de jugar tan alegre, emocionante y espectacular, que tuvo la virtud de "embobar" de entusiasmo a los espectadores y sirvió para que la afición a la especialidad de mano resurgiese espléndidamente. En los últimos años del "reinado" de "Mondragonés" y los primeros de "Atano III", alternaron con ambos, como delanteros más destacados, "Echave III", Zabala, Ulacia (la ofensiva de los tres descansaba en las cortadas al rincón) e "Irureta II", el "Zurdo-Ciclón". Y como zagueros, Artazo, el científico; "Chapasta", el que lo difícil lo convertía en fácil, y Juan José Altuna, el incansable, llamado el "hombre de goma". Entre 1934 y 1936, los enemigos más calificados del campeón Mariano Juaristi fueron el vizcaíno Pablo Elguezábal "Rubio", con un "gancho" de izquierda magnífico, y el zumayano Juanito Arteche, "Echave IV", que disponía de una pegada violentísima. Ninguno de los dos llegó a atreverse a luchar mano a mano con el azcoitiano. Todavía "Atano III" continúa en posesión del título de campeón individual manista. Y a nuestro juicio, con toda justicia. Hemos hablado de los tres valores más representativos de la pelota a mano, y no podríamos dejar de parangonarles el que se puede considerar cuarto puntal de esta modalidad. Nos referimos a Bautista Izaguirre, el "Chiquito de Azpeitia", uno de los antiguos pelotaris más formidables, nacido, en 1840, en la vieja casa trinquete de dicha villa guipuzcoana, pródiga en pelotaris de renombre. A los diez años, Bautista no conocía ya rival entre la chavalería azpeitiana. Especializado también en guante, a los catorce años ganó a Urchalle teniendo éste veintiséis y hallándose en su apogeo. Pero sus mayores triunfos fueron a mano y en trinquete. Triunfaba por aquel entonces en el país vascofrancés el mejor trinquetista, Doregaray, y con él lucho "Chiquito", en condiciones dificilísimas, pues sólo había de apuntarse los tantos que el francés perdiese por no poder llevar a buena la pelota perseguida o amenazada, y no los conseguidos por descolocación del contrario. Y con todo y con eso ganó el de Azpeitia. En un partido contra el fornido manista navarro Arrosco, apostó a que en un tanto ponía tres pelotas sobre la misma en lucha abierta con su contrincante, ¡y lo consiguió! También ganó en el trinquete de Saint-Jean de Pied du Port a los dos mejores trinquetistas franceses, siendo proclamado "Chiquito de Azpeitia" "Rey de los trinquetes": Ref. Luis Bombin.