Lexikoa

MENDIGOIZALE

Sus orígenes y primeros pasos. Aunque Ceferino Jemein (biógrafo oficial de Sabino) consideraba a los hermanos Arana Goiri los dos primeros mendigoizales, hasta poco después de la muerte de Sabino (1903) no surgieron los primeros grupos, vinculados a la pujante Juventud Vasca de Bilbao (nacida en 1904) y denominados "Txakur Txiki", "Arin Arin" (capitaneado por Jemein), "Betikuak" y "Azartubak". En 1908 se unieron con otros cuatro grupos y formaron el "Mendigoizale Bazkuna". En 1913 nació uno de los grupos más importantes y de más larga vida: el "Mendigoizale Aberri", dependiente también de Juventud Vasca de Bilbao (cuyo portavoz era el semanario Aberri), que creó un grupo filial de txikis en 1920. La expansión de este movimiento montañero del PNV por Vizcaya y Guipúzcoa culminó con la constitución del "Mendigoizale Batza" en abril de 1921 en Arrate tras una excursión de cientos de mendigoizales al monte Kalamua. Esta Federación se integró como una sección dentro de la Federación de Juventudes Vascas (presidida entonces por Patxo Arregui) y abarcó dieciocho grupos vizcaínos, diez guipuzcoanos y un alavés (el "Itxarkundia" de Vitoria).

En su reglamento figuraban como fines primordiales la propaganda nacionalista, el conocimiento geográfico de Euskadi y la vigorización física, y se organizaba en grupos, juntas de distrito, comités regionales y un comité nacional, celebrando anualmente asambleas regionales y una asamblea general con ocasión de los días regional y nacional de la montaña vasca, respectivamente.

Esta Federación de Montañeros no pudo desarrollarse plenamente, porque unos meses después, en el verano de 1921, se produjo la división del nacionalismo vasco en dos partidos aranistas: Comunión y Aberri. Este último, concentrado en Vizcaya y sustentado en las juventudes radicalizadas con la de Bilbao a la cabeza, reunió a la mayoría de los mendigoizales. En 1923, el PNV de Elías Gallastegui creó las Federaciones Vizcaína y Guipuzcoana de Montañeros, siendo ésta una de las manifestaciones (junto con "Emakume Abertzale Batza" y los grupos de teatro) de la política sectorial aberriana, cuyo modelo era el nacionalismo irlandés. La instauración de la Dictadura de Primo de Rivera en septiembre de 1923 puso fuera de la ley al nacionalismo vasco, sobre todo a su sector más radical, que fue reprimido. En la clandestinidad siguieron existiendo grupos de mendigoizales, que se reunían en los montes, visitaban la tumba de Sabino Arana y colocaban ikurriñas. Pero no parece que su resistencia contra el régimen dictatorial fuese demasiado intensa, teniendo más bien un carácter testimonial. Bastantes mendigoizales se incorporaron a la Federación Vasco-Navarra de Alpinismo (fundada en Elgueta en mayo de 1924) y algunos de ellos formaron parte de su junta directiva y escribieron en su revista Pyrenaica (Bilbao, 1926-29: v. gr., el aberriano Manuel de la Sota). La carencia de estudios sobre este período nos impide saber si con ello pretendían encubrir sus actividades políticas o si dicha adscripción reflejaba el eclipse de sus grupos durante la Dictadura (1923-30).