Lexikoa

MENDIGOIZALE

"El mendigoxale es más bien el alpinista por patriotismo" (Jemein). Con este vocablo (neologismo de "Kirikiño", cuya grafía varía según las épocas) se ha denominado al sector de los montañeros nacionalistas vascos, que a lo largo del siglo XX se ha caracterizado por su juventud, su radicalismo y su independentismo. Sus propios textos definen al mendigoizale así: "apóstol del ideal sabiniano y soldado de la patria vasca".

En primer lugar, es ante todo un tenaz propagandista de la doctrina de Sabino Arana (fundador del PNV en 1895), cuyas ideas divulga en sus continuas excursiones por los montes y los campos de Euskadi repartiendo hojas volanderas, folletos y periódicos nacionalistas y dando mítines los fines de semana. El mendigoizale es fiel defensor de la pureza y la radicalidad del pensamiento de Arana en su primera etapa política (1893-98). Su sabinismo a ultranza le hace ser decididamente independentista y le lleva a militar principalmente en el ala más radicalizada del movimiento nacionalista vasco (los aberrianos de los años diez y veinte, los jagijagis de los años treinta).

A más de la doctrina aranista, un buen mendigoizale debe saber y emplear el euskera, conocer la historia y la geografía de Euskal Herria, cantar y bailar canciones y danzas vascas, ser católico practicante y de buenas y sanas costumbres (celebrar misas de campaña, no blasfemar ni bailar "agarrao", etc.), dando ejemplo de vasquismo y de moralidad por donde quiera que pasa.

En segundo lugar, el mendigoizale se considera un guerrero vasco (gudari), que cuida su preparación física, practica deportes (sobre todo, los raciales) y realiza largas marchas a través de las montañas del país.

Por su predisposición al sacrificio e incluso a dar la vida por su patria, a la que aspira a liberar (Jagi-Jagi; "El sacrificio por la Patria es el solo camino que conducirá a ésta a su completa libertad"), y por la estructura de tipo paramilitar de su organización en pequeños grupos mandados por jefes, el movimiento mendigoizale es también el embrión de un futuro ejército vasco. De hecho, los numerosos grupos de mendigoizales constituyeron la principal cantera de las milicias nacionalistas (Euzko Gudaroztea) en la Guerra Civil.