Udalak

Irun

Ciudad y Municipio de Gipuzkoa, situado al Noreste de la provincia al pie del monte donde se halla la ermita de San Marcial. Riega su término el río Bidasoa, que contornea todo el límite este, con sus afluentes tales como los arroyos de Errotasarko y Ualdeko. La ciudad del mismo nombre se encuentra en una llanura, a 5,37 m. de altura, al norte del término municipal, (42,84 km.²) en la orilla izquierda del río. La zona sur es la más montañosa oscilando sus alturas entre 806 y 187 m. Las coordenadas geográficas son 1º 54' 05'' de longitud y 43º 20' 25'' de latitud (mapa catastral, hojas 41 y 65, 1:50.000 Mer. M.). Limita al norte con el término de Hondarribia, al sur con el navarro de Lesaka y el de Bera, al este con Laburdi (Hendaya, Urruña y Biriatou) y al oeste con los de Hondarribia, Lezo y Oiartzun.

El paisaje de Irun ha cambiado con el tiempo desapareciendo sus robledales, hayedos y castañales para dejar una campiña de yerba y helecho, verde en primavera y ocre en otoño. Hacia las peñas de Aia (parte en territorio de Irun) el terreno es abrupto siguiendo el recorrido de la carretera militar que baja luego a Ibarla por Erlaitz. Estos peñascales contrastan con la campiña irunesa que muestra graciosamente todas las sinuosidades del terreno recubierto de vegetación. Entre los montes del término de Irun figuran los de Irupagoeta, Urzan, Erroyarri, Arbiun, Gorostiaga, Erlaitz, Descansa, Descarga, Cascada, Armugarrieta, Moñua, Zubelzu y Elatzeta. Los arroyos afluentes del Bidasoa por su orilla izquierda son, empezando del límite con Navarra: Endara, Txarodi o Arri-zuri, Erroizenea, Pikuko, Lastaola, Gaztañalde o Illardiko, Behobia, Artiga y Zubi-muxu.



Irun o Uranzu se ha llegado a denominar en la historia a esta población pero a título casi excepcional. La etimología de Irun parece ser "villa" relacionándola con Iruña de Alava e Iruña de Navarra. Sin embargo caben otras interpretaciones ya que la toponimia nos proporciona ejemplos que se apartan de esa etimología. Las variantes Iranzu, Uranzu apuntan más bien a ira "helecho" ya que la terminación tzu es un abundancial. En ese caso sería "helechal", muy hermanado con "juncal", a cuya advocación está dedicada la iglesia de Santa María. No puede descartarse tampoco la posible etimología iri, un o iri, on, "villa buena" o "villabona".

Escudo de armas y títulos. Villa desde el 17 de abril de 1660, gozaba Irún desde 1654 del dictado de noble y leal. El 15 de agosto de 1813 el Rey, en conmemoración de la batalla de San Marcial, le concedió el título de ciudad. Por Real Orden del 28 de julio de 1817 se le concedía el de Muy Benemérita y Generosa; con fecha 31 de agosto de 1875, el de Heroica, y el 18 de julio de 1913, el de Muy Humanitaria como se explica en otra parte de este artículo. El escudo de armas de esta villa es en campo de gules un castillo de plata mazonado de negro, portado y fenestrado de azur, acompañado en lo alto de sus homenajes de dos grullas pardas y cenicientas, timbrado de una celada de plata con cinco barretas de la visera, y un volante sable con este letrero de plata: Vigilantiae Custos.

La parte norte de su demarcación, es decir, la de morfología más suave, está constituida fundamentalmente por calizas y margas areniscosas. En la parte sur, en los límites con la provincia de Navarra, se alza el Macizo Aya-Cinco Villas, formado por terrenos graníticos. Luego viene una amplia zona de terrenos compuestos por esquistos, grauvackas, dolomías, calizas marmorizadas, areniscas, cuarcitas y pudingas. Dentro de su demarcación quedan también los macizos satélites de San Marcial y San Narciso, formados por terrenos devonianos. Finalmente, en la ribera del río Bidasoa, y al este de la ciudad de Irún, encontramos terrenos aluviales. Desde Irún el flysch cretácico superior llega hasta Deba formando una especie de corredor. En esta parte de Irún conserva una disposición tectónica normal, a pesar de estar afectado por repliegues muy agudos, observables en canteras.

Población 1960-70-81: véase cuadro en imágenes.

1800: 4 posadas, 176 casas y 218 caseríos.
1950: 1.579.
1970: 1.760 (concentrada), 324 (diseminada).

Desde 1960 a 1968 la población de este municipio ha crecido en un 5,19 % medio anual.

Índice de crecimiento de 1960 a 1970 (base 100): 151,14.

Variación porcentual de la población entre 1970-1975: +13,4.


Censos
AñoHabitantesAñoHabitantes
17682.522195019.956
18001.180197045.060
18605.487197551.098
19009.912198153.334
193017.670200056.515
194014.368

Movimiento natural
196619671968
Matrimonios287293277
Nacidos vivos708656659
Defunciones237238284
Mortalidad < 5 años261510

En 1981 cuenta con un total de 199 inmigrantes llegados de diversos lugares.

Antes/en 1950Entre 1951-1960Entre 1961-1970Desp. de 1970
2.056 v.2.756 v.4.956 v.4.384 v.
2.549 h.2.879 h.5.082 h.4.793 h.

Lugar de nacimientoVaronesMujeresTotales
TOTAL26.37026.96453.334
Álava125167292
Albacete161834
Alicante212243
Almería342256
Ávila170140366
Badajoz4675091.342
Baleares8715
Barcelona11288200
Burgos6426701.312
Cáceres1.5191.4802.999
Cádiz111109220
Castellón91322
Ciudad Real128125253
Córdoba149140289
Coruña (La)144140284
Cuenca412345
Granada97106203
Guadalajara464288
Gipuzkoa15.18215.16730.349
Huelva272047
Huesca425092
Jaén180185265
León445443888
Lérida313263
Logroño320372692
Lugo184156340
Madrid26977145
Murcia363571
Navarra1.1251.5322.657
Orense179146325
Oviedo173244417
Palencia402426828
Palmas (Las)7714
Pontevedra154158312
Salamanca1.4631.4522.915
Santa Cruz de Tenerife157295452
Segovia94104198
Sevilla194170364
Soria116109225
Tarragona131629
Teruel151126
Toledo9381174
Valencia6050110
Valencia336402738
Vizcaya250273523
Zamora288308596
Zaragoza106101207
Ceuta6612
Melilla12517
Extranjero4905481.038

Un enamorado de su pueblo -don Luis Rodríguez Gal, muy conocido por su seudónimo "Luis de Uranzu"- es autor de un bellísimo libro, Un pueblo en la frontera, donde describe la intimidad de la vieja anteiglesia antes de constituir, por sucesivos ensanches, la moderna ciudad. Dice que la plaza de San Juan era el corazón de Irún. Hay un viejo grabado que la reproduce en medio de su animación cotidiana. Puede verse en él

"la Casa Consistorial, la casa solar vulgarmente denominada Bordatxuri, de Aranzate. donde estuvo instalada la primitiva aduana y más tarde un hotel".

Uranzu nos señala que allí estaba la famosa columna de San Juan Arri: el arranque de la calle Mayor (antes de abrirse el Paseo de Colón), con la casa-posta o parada de diligencias; la casa de Errazu, con su escudo y su reloj de sol, y la casona en la que aparece un letrero indicando el puesto de policía.

"A la izquierda del grabado -sigue Uranzu- la esquina del palacio de doña Vicenta Olazábal, donde se estableció más tarde el Casino (quemado en 1936). En su solar y jardín se levanta hoy el Colegio de San Marcial, de los Hermanos de la Doctrina Cristiana. En la época del grabado no había ferrocarril. No existía más puente internacional que el de Behobia. Se viajaba en diligencia, en silla de posta o a caballo, y como el camino real pasaba por la plaza y el mercado diario se hacía a un lado de ella, se comprenderá que toda la vida de Irún se centrara en la plaza de San Juan".

Hoy la plaza queda en un extremo de la ciudad cuyo eje es, sin duda, el magnífico Paseo de Colón y su vertical Avenida de Iparralde, antes de Francia.

Para principios de siglo una buena parte del ensanche se había llevado a cabo desplazándose Irun, desde la pequeña colina donde se hallaba asentada, a las vegas y llanuras de la orilla del Bidasoa. En 1909 se formulaban quejas del mal estado de las aceras del Paseo de Colón, vía principal de la nueva población. En 1903 el kiosko de música levantado en la Plaza del Ensanche. luego de España. tuvo un presupuesto de 7.821 pesetas. El 18 de diciembre de 1908 el Ministerio de la Guerra expedía una Real Orden denegando autorización para construir una vía de comunicación entre Irun y Hendaya. En 1909 se proponía en el Ayuntamiento el embaldosado de las aceras del Paseo de Colón. En 1900 se pidió al ayuntamiento que subvencionase a la nueva banda de música para que amenizara las fiestas en las plazas de San Juan y del Ensanche, centros de la tradicional anteiglesia y villa, y de la moderna ciudad.

En 1926 hubo un concurso de proyectos de ensanche y reforma interior de la ciudad para el que se presentaron seis propuestas, concediéndose el primer premio a los arquitectos señores Recarte y Elizalde. En 1929 se inauguraba el nuevo Matadero las dependencias de la Casa Consistorial y se daban por terminadas las obras del ensanche de la calle Mayor. Aprobado el nuevo proyecto de ensanche, el ayuntamiento desglosaba de él las obras de la avenida del Parque y prolongación del Paseo de Colón, formando proyecto aparte con un presupuesto de 1.200.000 pesetas a cargo de las corporaciones municipal y provincial por partes iguales. En 1937, después del incendio de Irun, el problema era ya de reconstrucción.

La distancia desde el casco de Irun a Donostia-San Sebastián es de 18 km. por carretera pero cuenta con accesos a la autopista Bilbao-Behobia. Comunica con Errenteria a través de la carretera N-1 San Sebastián-Irun-Hendaya, con Hondarribia por una carretera local y con el interior de Navarra desde 1852 por la carretera de Bera hasta Mugaire, donde se bifurca en dirección a Elizondo y a Pamplona, pasando por el puerto de Belate. Los puentes sobre el Bidasoa tienen su historial comercial y bélico. La carretera de San Marcial se abrió en 1899. De los ferrocarriles, el del Norte es el más importante. El tramo Bidasoa-San Sebastián se puso en explotación el 22 de octubre de 1863, y el 20 de agosto de 1864 se hizo la inauguración oficial de toda la línea Madrid-Hendaya. El 26 de julio de 1911 se inauguró la doble línea en el tramo Irun-Beasain.

El actual puente de Behobia es un lugar de paso de millares de automóviles y camiones canalizando no solamente el movimiento de pasajeros sino de mercancías a nivel local e internacional. Antiguamente se servía únicamente del vado del Bidasoa por ser el lugar más estrecho y más seguro. Coincidía, además, con las calzadas reales hispano-francesas. Había en Behobia una Alcaldía de Sacas (exportaciones) que controlaba el movimiento de personas y mercancías. El paso del río se hacía en la barcaza de la Diputación y en la de Urruña previo pago del correspondiente peaje. En cuanto al paso de vecinos de Irún y Urruña que vinieran a caballo o conduciendo vehículos tirados por caballerías se les dispensaba de pasaporte. Con motivos de guerras se montaba el correspondiente puente de barcas. Con la de la Convención se construyó el primer puente de madera que evitaba el uso de las barcazas. Este puente debió ser destruido cuando la francesada de 1808, pero poco después volvieron a construir otro para el paso de las tropas imperiales. Con la victoria de San Marcial volvió a desaparecer el citado puente. Se reedificó en 1823 para el paso de los cien mil hijos de San Luis que venían desde Francia mandados por el duque de Angulema. En 1845 se hace un hermoso puente de madera y diez años después se le sustituyen los postes por bases y pilares de piedra. Entre 1878 y 1879 se hicieron nuevos trabajos en el puente quedando más o menos como ha subsistido con posterioridad. En 1850 se construyó un pequeño edificio que sirvió de cuerpo de guardia y después de Aduana.

Irún necesitaba un puente que cruzara el Bidasoa y sustituyera al paso de barcas. En 1902 el Ayuntamiento, siendo alcalde don Cipriano Larrañaga, comunicó a la Diputación de Guipúzcoa su proyecto de construir un puente que uniera a la ciudad con Hendaya en lugar próximo a la estación del ferrocarril. Ocho años más tarde la Dirección General de Obras Públicas aprobó el proyecto con fecha 10 de marzo de 1910 cuando era alcalde de Irún don León Iruretagoyena. La innovación que suponía la relación directa y fácil con Hendaya suscitó no pocos recelos y suspicacias en favor y en contra. Para la construcción se contaba con carros de bueyes para el acarreo de materiales ya que por entonces no existían apenas los camiones. Bajo la dirección del proyectista teniente coronel de ingenieros señor Ugarte se procedió al montaje de las armaduras metálicas sobre los cimientos construidos en el río por el contratista don Salvador de Asúa.

En 1916 estaba ya terminada la obra. Se abrió el puente al público el 1 de febrero de 1917 mientras en la orilla opuesta se soportaban las penalidades y tristezas de la gran guerra europea. El total de la obra costó aproximadamente 400.000 ptas. La obra fue costeada totalmente por el Ayuntamiento de Irún dejando a los franceses solamente con el gasto de sostenimiento de la segunda mitad en atención a la guerra, incluso con la suspensión de los Alardes de San Marcial durante cuatro años consecutivos. Desde ese momento el puente continuaba su ruta por la Avenida de Francia para entrar en el Paseo Colón y desde él unirse a las comunicaciones del interior. Había sin embargo un peaje que se invertía en el mantenimiento del puente. Desde 1926 el peaje cubría ya dichos gastos. En 1936 juega su papel en la guerra civil española sirviendo para la evacuación de milicianos. Posteriormente, con la ola turística se renuncia al peaje a propuesta del ministro de Obras Públicas hecha en 1962 a cambio de una indemnización de 200.000 pesetas anuales.

El proyecto de este tranvía eléctrico que uniera San Sebastián a Hendaya era idea del bilbaíno don Plácido Allende. Pensaba unir Bilbao a Hendaya a través de San Sebastián e Irún. En mayo de 1910 el contratista bilbaíno señor Ochandiano emprendía la obra de horadar los montes del trazado del nuevo ferrocarril. Se inauguró el 5 de diciembre de 1912. El día 13 de julio de 1913 se hizo el primer recorrido hasta Hendaya pero a costa de un triste accidente debido a un descuido de la persona que daba la salida de los tranvías. Chocaron el que venía de Hendaya con el que llegaba de San Sebastián. Hubo seis muertos y numerosos heridos. El Rey concedió a Irún el título de "Muy Humanitaria" por la extraordinaria atención prestada a los heridos.

La construcción del Paseo de Colón obedeció, en principio, a la urgencia de comunicar la estación del ferrocarril del Norte y el centro de Irún, pensando al mismo tiempo en establecer un medio de locomoción que salvase ese kilómetro de distancia. En 1883 el ingeniero don Ramón Díaz Maroto presentaba el proyecto del tranvía correspondiente naturalmente de tracción animal. La concesión de demanda de tranvía la había presentado Irún ya en 1882 con un presupuesto de 60.820 pts. de entonces. El 2 de enero de 1891 el arquitecto don Juan José Aguinaga presentó otro proyecto de más extenso recorrido que alcanzaba la plaza de San Juan y otro todavía más ambicioso para comunicar Fuenterrabía con Irún. Por fin llegó el día en que salió el flamante tranvía con 24 viajeros tirado por un hermoso caballo blanco.

En cuanto al segundo proyecto, la "Compañía del Tranvía de Irún", después de lograr colocar las acciones pertinentes, llegó el día 20 de junio de 1896 en que llegaba el primer tranvía hasta la alameda de Fuenterrabía. El tranvía iba tirado por dos mulas y en Mendelu se engachaba otra como refuerzo para subir la cuesta que conduce al Paseo de Colón. En 1912 la Compañía del Ferrocarril Eléctrico de San Sebastián a la Frontera Francesa, Topo, compró la línea estableciendo algunos cambios en el servicio. En 1919 comenzaron a funcionar los coches eléctricos. El llamado Tren Chiquito, otro de los medios de transporte, salía de lo que hoy es el final del Paseo de Colón, salvaba la Bañera hasta que llegaba a la estación de San Miguel. Veinte años más tarde pasó a propiedad de una compañía francesa dirigida por Mr. Mourgues. El primer tramo Irún-Santesteban se inauguró el 1 de febrero de 1916 para después prolongarse hasta Elizondo movido por locomotora. El ferrocarril del Bidasoa dejó de funcionar el 1 de enero de 1957. Finalmente vino la era de los autobuses y camiones.

Los antecedentes del aeropuerto datan nada menos que del año 1920 en que un grupo de deportistas lanzó la idea dirigiéndose al ministro de Fomento, firmada por don Ricardo Figueredo Gal, en nombre y representación de la Sociedad Aeródromo de Irún. El proyecto se reanudó de nuevo en 1925 mediante una visita a Madrid del presidente de la Diputación de Guipúzcoa don Vicente Laffitte, don Juan de Usabiaga, catedrático de la Escuela Central de Ingenieros Industriales, y don Mariano Moreno, secretario del Aéreo Club de Madrid y representante de la Unión Aérea Española SA. Al año siguiente, en enero de 1926, se publicó una Real Orden del Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, autorizando a don Manuel Rivera, juez gerente de la Compañía La Aero Española, el establecimiento por cuenta de la misma de una línea aérea entre Irún. San Sebastián y Canarias. Se procedió primeramente a hacer un estudio de un aeropuerto construido en el lugar denominado Playa-Aundi. En 1928 una comisión técnica inspeccionó el terreno, encargándose el proyecto al ingeniero militar don Leopoldo Giménez que lo formalizó y entregó en 1929.

Se constituyó una Junta bajo la presidencia del presidente de la Diputación de Guipúzcoa que aprobó el proyecto. En enero de 1930 la Junta dispuso que el aeropuerto se denominara "Aeropuerto de Guipúzcoa (Irún-San Sebastián)". De nuevo quedó entorpecido el ya dilatado proyecto con la llegada de la República en 1931 . En abril de 1934 se aprobó por fin. Se inició un nuevo expediente. Con el incendio de Irún en 1936 se aplazaba definitivamente. En noviembre de 1943 el gobernador civil don Luis Rodríguez de Miguel convocó, a propuesta del alcalde de Irún. una reunión sobre el mismo tema. Asistieron representantes de la Diputación, de los ayuntamientos de Irún. Fuenterrabía y de San Sebastián. Cámara de Industria y algunos funcionarios. En abril de 1944 se celebró otra reunión, y así sucesivamente. El paso decisivo se dio al constituirse la nueva Junta del Aeropuerto de Guipúzcoa. En la reunión del 2 de enero de 1945 se expuso que las obras costarían quince millones de pesetas sin incluir las expropiaciones. En la reunión del 4 de enero de 1946 se delimitó la zona del aeropuerto dentro de la cual no podría hacerse construcción alguna. En enero de 1948 se elaboraba un nuevo proyecto con emplazamiento en terreno de Irún y Fuenterrabía.

En marzo de 1949 el ayuntamiento de Irún acordaba contribuir con un millón de pesetas dada la situación precaria del mismo. El 17 de agosto de 1949 en el Consejo de Ministros celebrado en San Sebastián se llegó a un acuerdo. El proyecto definitivo fue redactado por los ingenieros don Luis Azcarraga y don Ramón Iribarren, aprobándolo el Ministerio del Aire en diciembre de 1950. El presupuesto total se cifró en 113.860.998 pts., construido con dos pistas, una de 1.360 m. y otra de 2.100 m. de longitud. En septiembre de 1951 salió la subasta con adjudicación de las obras a la casa Dragados y Construcciones SA. Después de tantas peripecias, desde 1920, se inauguró el aeropuerto el 23 de agosto de 1955. El 11 de septiembre de 1959 el Consejo de Ministros aprobó un Decreto por el que se autorizaba la ampliación del aeropuerto.

Principios del siglo XIX

Al comenzar el siglo XIX la población se ocupa principalmente en la agricultura, obteniéndose mucha sidra, algo de maíz, castañas, frutas y hortalizas y poco trigo. En su término hay minas abandonadas de cobre, plata y plomo, y se trabaja en minas de hierro, cuyo mineral se mezcla con el procedente de Bizkaia en proporción de 1:4, obteniéndose un hierro muy suave. Hay dos ferrerías, una fábrica de teja y ladrillo y 14 molinos. Por el Bidasoa bajan de Navarra maderas que se llevan al puerto de Pasajes para la construcción de navíos. También sube mineral de hierro con destino a las ferrerías navarras.

Mediados del siglo XIX, la Aduana

Hasta 1841 las aduanas españolas estaban establecidas en el Ebro y en las ciudades de Vitoria, Miranda, Orduña y Balmaseda. Dicho año el general Espartero decretó el traslado de las aduanas a las costas y al Bidasoa, y, por tanto, una de ellas a Irun. Este hecho suprimía la Alcaldía de Sacas con gabarra establecida hasta entonces en el paso de Behobia. Se suscitó de inmediato la cuestión de cuál debería ser el lugar para la Aduana si Behobia o Azken-Portu, de donde podría hacerse el tráfico por Hendaya evitando la cuesta de Tellatueta tal como propiciaban los franceses, pero era necesaria la construcción de un puente. En 1852 el ayuntamiento de Irún dictaminó desfavorablemente el proyecto ya que la construcción del ferrocarril Madrid-Irun era inminente, como en efecto así ocurrió. En 1844 se exportó mercancías por un valor de cuatro millones de pesetas. Los principales capítulos de exportación fueron la lana, el aceite, el azafrán y la flor de alazor, además de cáñamo, garbanzos, yesca, jabón, regaliz, sebo y vino. Se importan maquinarias, productos químicos, tejidos de lana, cueros y quincalla. En 1867 funcionaban en Irún once casas de comisiones o Agencias. Durante la segunda guerra carlista la aduana estuvo cerrada utilizando los carlistas una establecida en Lastaola. En 1882 se comenzó a construir el nuevo edificio de la aduana.

Principios del siglo XX

Gran parte de la población vive de trabajos relacionados con la frontera: estación de ferrocarril, agencias de aduanas, comisionistas, etc. Continúan algunas minas en explotación, siendo las más importantes las de la sociedad Irun-Lesaka. Debido a que las ordenanzas de la Renta de Aduanas prohibían establecer determinados tipos de industria a menos de 10 Km. de la frontera, la única industria importante hasta 1916 era la fábrica de cerillas. Al ser modificadas en esta fecha las Ordenanzas, Irun fue convirtiéndose paulatinamente en una ciudad industrial.

Siglo XX

Según el censo agrario de 1962, en este Ayuntamiento hay 484 explotaciones agrícolas:

Extensión en Has.Nº de explotaciones
Mínimas3
< 0,1 Has.23
De 0,1 a 1 Has.120
De 1 a 5 Has.210
De 5 a 20 Has.108
De 20 a 100 Has.19
> 100 Has. 1

Régimen de tenencia
Propiedad3.749
Arrendamiento409
Aparcería1

Presupuesto municipal
(en millones de pesetas)
AñoCantidadAñoCantidad
196423,6196743,6
196526,4196844,6
196629,8196955,4

Patrimonio municipal
(en millones)
Activo
Inmuebles urbanos46,9
Inmuebles rústicos7,6
Artístico-histórico-
Vehículos y semovientes2,3
Mobiliario22,7
Pasivo
Cargas y emprésitos18,0
Aumento en el ejercicio8,1
Amortizaciones en el ejercicio0,6

Censo industrial (1975)

Hay un total de 661 empresas, dedicadas a la alimentación 39, textil 30, madera y corcho 65, química 14, construcción 263, metal 192. Las empresas de más de diez trabajadores enclavadas en su término son:

Aracama Oyarbide, José Miguel;
Plásticos Arasolo, con 33;
Aramburu Anitua, Ramón (albañilería), con 12;
Aramburu Construcciones v Obras, S. A., con 215;
Aramburu Galparsoro, Zenon, Carpintería Orbela (Olaberria), con 14;
Araquistain, S. A., (pastelería) con 22;
Bacalaos Jayamar. S. A. (Jayamar, S.A.), con 25;
Caprese, S. Coop. Ind. (muebles), con 17;
Cartonajes del Bidasoa, S. A. (Carbisa), con 85;
Castellanos y Echeverria, S. R. C.. (Anaka, mecánica). con 38;
Chantre, S. A. (construcción), con 38;
Chocolates Elgorriaga, S A., con 266;
Construcciones Angel García. S. A.. con 18;
Construcciones Manterola, S. A., con 34;
Construcción Mecánicas Berges y García, S. A. (Bygsa), con 52;
Construcciones Metálicas Romero, S. A., con 21;
Construcciones Urdampilleta Arbelaiz, S. A., con 15;
Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, S. A. (C. A. F. ), (Anaca), con 260;
Detua, S. C. I. Ltda. (muebles), con 23;
Dinuy, S. A. (electricidad), con 48;
Echegaray Olazábal , Isidora, Viuda de Ibargoyen (carpintería), con 14;
Egoki S. Coop. Limitada (Ventas, herrajes, bisagras), con 27;
Fabricación y Reparaciones Ferroviarias, S. A. (Farefesa) (Anaca), con 21;
Ferli, S. C. I. (fontanería), con 46;
Formica Española, S. A. Kasten Industrial (F. E. S. A.) (plásticos), con 16;
Fosforera Española, S. A., con 84;
Fuertes, José María. Bacaladera-Vasca, con 14;
Gaztañaga Lizarraga, Santiago (carpintería), con 13;
González Novoa, Celso (construcción), con 15;
González Zaldúa, José Ramón. Industrias Metalúrgicas Algón, con 13;
Guria S. Coop. Ltda. (maquinaria), con 172;
Herederos de Ramón Mugica, S. A. (Ventas, material ferroviario), con 200;

Hermanos Sevillano, S. A. (inmuebles), con 11;
Industrias Uri, S. A. (material no eléctrico), con 125;
Kempchen, S. L. (caucho, metales), con 17;
Lámparas Escalante, S. A. (Anaca), con 86;
Luis Iriarte Iguñiz (pastelería), con 11;
Luso-Española de Porcelanas, S. A., Porcelanas Bidasoa (L. E. B. S. A.) (Ventas), con 234;
Manterola Nestrias, José J., Construcciones, con 20;
Metalypren, S. A., con 17;
Moldes de Precisión, S. A. (Mopresa). con 28;
Montero Alonso, Ernesto, (matadero), con 458;
Neofibra Ibérica, S. L.. con 47;
Nueva Editorial, S. A. (Nesa) (Anaca), con 28;
Hormigones de Yanci, S. A. (Behobia), con 11;
Olazábal Marcilla, José Ramón, (obras civiles), con 23;
Palmera Industrial, S. A. (herramientas manuales), con 710;
Panificadora Lasa, S. A., con 14;
Patines Sancheski, S. A. (Anaca), con 25;
Plásticos Alai, S. A., con 40;
S. A. Trodis, (herramientas), con 19;
Sánchez Goyenechea, José María. Sancheski Sports (Anaca), con 20;
Sociedad Obras Públicas S. A. (Sopsa), con 12;
Talleres de Escoriaza, S. A. (Tesa), (Ventas, cerrajería), con 240;
Talleres Protegidos Gurea, S. A. (Anaca, ferretería), con 23;
Tecsa, Empresa Constructora, S. A. Delegación de Guipúzcoa (Tecsa), con 184;
Transmental, S. A. L. (Anaca, aparatos de medida y control), con 35;
Troqueles Gaco, S. A., con 13;
Troqueles Immo, S. A., con 13;
Vinycap, S. A. (Anaca, taponería), con 15;
Wilkinson Sword, S. A. E., (maquinillas y hojas de afeitar), con 46;
Woco Técnica, S. A. (piezas de goma), con 27.

(Catálogo Industrial del País Vasco, 1982).

En 1981 posee 165 empresas, de las cuales 125 ocupan de 3 a 19 personas, 29 de 20 a 99, 10 de 100 a 499 y 1 más de 500. En las primeras trabajan 875, en las segundas 1.095, en las terceras 2.354 y en la última 710, sumando un total de 5.034 personas ocupadas en la industria. (Ref. ESICAE, 1983, Eusko Jaurlaritza).

El total de población considerada activa en 1982 es de 14.206 varones y 4.819 mujeres. De éstos, 12.158 varones y 3.711 mujeres se hallan ocupados, 826 varones y 765 mujeres buscan empleo por primera vez y 1.222 varones y 343 mujeres han trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos es de 26.317 y de inactivas estadísticas 26.964. (Ref. Anuario Estadístico del País Vasco, 1982).

Banco de Irun

La idea de crear este Banco fue del Colegio Oficial de Agentes de Aduana para que se hicieran en él las operaciones de crédito y quedaran por tanto en Irun las utilidades. Esta idea se daba a conocer por medio de una circular en 1928. Al año siguiente se nombraba una Comisión organizadora y el 3 de abril de ese año, se reunían ya los primeros accionistas en la Casa Consistorial procediéndose a la constitución del Banco de Irun bajo la presencia honoraria de don Salvador Echeandía Gal, y, efectiva, de don José María Berástegui. Capital suscrito, dos millones de pesetas. Fue también nombrado director del mismo don Francisco Bergareche Iguiñiz. El día 1 de julio se inauguraban las dependencias del Banco en el paseo de Colón. En Junta General de Accionistas celebrada en 1970 se acordó la fusión del Banco de Irún con el Banco de Bilbao.

Perfumería Gal

Fue fundada por los hermanos Salvador y Eusebio Echeandía Gal en 1901 . En 1927 el personal le ofreció en Madrid un banquete a don Salvador Echeandía Gal con motivo de habérsele concedido la Medalla de Oro del Trabajo. En 1951, con motivo del cincuentenario de la fundación de la Perfumería Gal, se concedió a los iruneses don Tirso y don Eusebio Echeandía la "Medalla del Mérito en el Trabajo".

Porcelanas del Bidasoa

Uno de los hechos que dan prestigio a Irún es el establecimiento de Porcelanas del Bidasoa, por la alta calidad y gusto de sus productos. Se autorizó su instalación en el barrio de Ventas (Irún), en 1932. En marzo de 1935 se constituyó la Sociedad correspondiente bajo la presidencia de don Salvador Echeandía Gal y la vicepresidencia de don José María Berástegui. En 1939 se hablaba de la próxima puesta en marcha. Porcelanas del Bidasoa ha dado nombradía a Irun con la aparición de sus productos en distintas exposiciones como la de 1961 en Madrid y la de 1964 en la feria de Vicenza (Italia) donde obtuvo un primer premio. Su labor posterior es siempre de alta calidad y sus modelos, llenos de gracia y de prestigio, han triunfado en cuantas exposiciones nacionales y extranjeras se han presentado. Una muy reciente tuvo lugar en San Sebastián mereciendo grandes elogios.

Tráfico de la Aduana, 1975

  • Importación

Las declaraciones sumaron 119.879. Las mercancías importadas pesaron 1.110.694 tms., transportadas: por carretera, 959.084 tms., y por ferrocarril, 151.610. Su valor ascendió a 69.908 millones de pesetas. La relación de las mercancías fue sensiblemente igual a la del ejercicio precedente. Hubo una baja del 7,65 % en relación con el año anterior.

  • Exportación

Las exportaciones brutas alcanzaron la cifra de 1.654.156 tms. De ellas, 1.050.974 tms. se transportaron por carretera, y 603. 182 por ferrocarril. La primera de estas cifras superaba en 83.318 tms. a las exportaciones del año anterior. El valor de la exportación ascendió a 43.285.560 pesetas. Los principales renglones de la exportación, además de las frutas, legumbres y hortalizas, se reseñaron en una larga relación de productos y manufacturas que constituían el mejor exponente del progresivo desarrollo industrial de la nación.

  • Recaudación

Ascendió a 15.777.005.001 pts., con una baja de 1.307.794.181 pts. en relación con el año precedente.

  • Tráfico Comercial

En el recinto aduanero de la Explanada entraron 193.497 vehículos comerciales. Se emplearon 17.290 vagones de la RENFE y 28.873 de TRANSFESA.

  • Turismo

Cruzaron el río por los puentes internacionales, en ambos sentidos, 5.003.824 vehículos, con un incremento del 11,8 % respecto al año anterior. Entraron en nuestra nación, por esta frontera, 4.483 trenes internacionales, con un total de un millón de viajeros.

  • Obras

Entre las más importantes figuraron: la terminación de la ampliación de la Explanada de camiones, en las que, en conjunto, se invirtieron unos 20 millones de pesetas. Dentro de este recinto se construyó un muelle descubierto de 182 metros de longitud cuyo importe ascendió a 4.575.717 pts. En la reparación del firme de la Explanada se invirtieron 261.603 pts.

  • Renfe

Ante el constante incremento del tráfico ferroviario, la RENFE tenía elaborado un extenso plan de modernización de sus instalaciones y de creación de otras nuevas. Entre estas últimas, el relleno de los terrenos comprendidos entre las vías generales Irún-Hendaya y la línea de ferrocarril del "Topo", en la zona de "Playaundi", con una extensión de 64.000 metros cuadrados; la creación de un terminal para el tráfico internacional de contenedores; de un andén con marquesina para el servicio de viajeros; un muelle cubierto en la zona de transbordos; la total reparación del muelle destinado al transporte de vehículos, etc., etc. Las obras suponían un desembolso de unos 350 millones de pesetas.

  • Recaudaciones

Las obtenidas en la Aduana de esta ciudad, en el período comprendido entre los años 1962 a 1975, ambos inclusive, son, como tenemos registradas, las siguientes:


AñoPtas.
Ref. Navas, Emilio: Irún en el siglo XX (1960-1975)
19622.226.091.32819696.952.300.203
19632.736.546.37019707.533.000.000
19643.852.541.97519718.265.000.000
19654.413.361.013197210.591.000.000
19665.744.637.739197314.217.000.000
19675.650.000.000197417.084.849.182
19685.952.000.000197515.777.005.001

Beneficencia y sanidad

Cerca de la parroquia, a la orilla del río Bidasoa, hubo en lo antiguo un hospital de la advocación de Santa Margarita, cuyo destino era el de acoger a los pobres del mismo pueblo, así como también a los peregrinos transeúntes. Destruido en la entrada del ejército francés del año de 1638, el general D. Sancho de Urdanibia por su testamento otorgado en Cádiz a 13 de setiembre de 1644 mandó se reedificase con una parte de la herencia, que legó para el efecto. Nombró por patronos de este piadoso establecimiento a Sebastián de Urdanibia y en su falta a los herederos del mismo a una con el rector de la iglesia parroquial de esta villa. Consiguiente a esta disposición testamentaria, se levantó el nuevo hospital, si bien en distinto sitio: en cuya forma ha seguido hasta hace algunos años, en que la villa nombró una junta de beneficencia, que le gobierna. Este establecimiento se ha mejorado considerablemente con los fondos que le ha proporcionado la herencia de D. José Peña, hijo de la misma villa, que falleció hacia el año 1848.

Gracias a la liberalidad de este honrado bienhechor, se pueden acomodar y sostener en este hospital unos cincuenta pobres; cuyo gobierno se ha puesto después al cargo de las hermanas de la caridad. Para atender los servicios de beneficencia y sanidad, a principios del siglo XX disponían los iruneses de once médicos y cinco farmacias, y el citado asilo-hospital fundado por el general Sancho de Urdanibia que fue declarado establecimiento municipal por una R.O. de 3 de octubre de 1884, y desde entonces han mejorado notablemente todos los servicios inherentes a una institución de este género. En 1898 se inauguró la capilla instalada en pabellón aislado; dos pabellones más se instalaron en 1899, y en 1915 otro destinado a lavadero con estufas de desinfección, que fue construido merced a la caridad particular. Actualmente, en 1983, funcionan en Irún el Asilo-Hospital, situado en la Plaza Urdanibia, municipal; la Clínica de Ntra. Sra. del Juncal, particular; la Estación Sanitaria Fronteriza, estatal, y la Cruz Roja Española, en el Barrio de Behobia y su hospital en la calle de Fuenterrabía. Amén del Ambulatorio de la S. S. con su correspondiente Inspección médica.

Ayuntamiento, servicios sociales

Además de la Administración de los mismos cuenta con las dependencias de Asistencia social, Ayuda a domicilio 3.ª edad, Club para la 3.ª edad, Centro Materno infantil, Asilo, y Salud mental.

Servicios de sanidad e higiene

En 1909 el señor Larrañaga, alcalde de Irun, proponía al ingeniero de caminos señor Sarasola el estudio de un plan de saneamiento de la población. Al año siguiente, 1910, la Junta Provincial de Sanidad propuso al gobernador civil, quien así lo aceptó, la agrupación de Irun y Hondarribia para la creación y sostenimiento de un laboratorio de análisis. En 1915 la Junta de Sanidad prohibía la existencia de pocilgas en las casas del casco urbano y recomendó el uso de cajas para la recogida de basura que estuvieran herméticamente cerradas. Irun contaba con un médico-inspector municipal de Higiene y Sanidad que fue amortizado en 1924. En agosto de 1925 el ayuntamiento aprobaba el Reglamento de Sanidad. En 1935 se procedía al saneamiento de los terrenos de Playaundi.

En 1966 ejercían Medicina en la ciudad 43 médicos de Medicina general, dos oftalmólogos, siete odontólogos, diez farmacéuticos, dieciséis practicantes, una profesora de partos y dos comadronas. En 1969 el inspector farmacéutico municipal señor Loidi publicó un "Estudio de la potabilidad del agua del río Bidasoa". En 1971 se dió un caso de cólera al otro lado del Bidasoa por lo cual se dispuso la vacunación obligatoria a los trabajadores fronterizos recomendándolo a los turistas. En 1972 se reunieron en la Casa Consistorial elementos representativos de las diversas actividades de la ciudad para tratar el problema de contaminación de las aguas y toma de medidas sanitarias. En 1975 se insistía en la necesidad de cubrir los canales Artía y Dunboa por motivos sanitarios.

Servicio de agua corriente

La primera traída de aguas se hizo en 1851 , instalando diversas fuentes, y en 1877 se renovó y amplió aquélla, distribuyendo el agua a domicilio. Posteriormente, a medida que las necesidades de la población aumentaban, se han ido haciendo las instalaciones correspondientes. El agua es suficiente y de buena calidad procedente de las regatas de Meakar y de la Cascada. Su potabilidad la da el análisis de las mismas: la de Meakar ácido carbónico libre, nada; carbonatos, nada; sulfato y cloruro de calcio, 0,0139 por litro; sales de magnesia, 0,0248 por litro. El agua de la Cascada da este resultado: grado hidrotimétrico, 1,6; grado hidrotimétrico persistente, 1,25; residuo fijo seco a 180° 0,052; materia orgánica, en ácido oxálico, nada; materia volátil, 0,007; cloro, 0,006; oxígeno disuelto, 0,007; nítricos, nada; amoniaco, indicios. Posteriormente, con las nuevas demandas modernas, las ampliaciones han sido efectuadas.

Así, en 1941 el ayuntamiento presupuestó 539.788 pts. para el arreglo y reforma de la red de abastecimiento de agua potable. En 1959 el ministerio de Obras Públicas se comprometió al abono de la parte correspondiente del abastecimiento de Irún y Fuenterrabía, que en 1965 se compensaba con el derecho a peaje del puente a favor de Irún. El agua procedía de regatas situadas en las laderas de las Peñas de Aya como Txirriña, Iturburu, Epelea, Urdinagui, Uranzuri, Meakar, Potzuetakogana, Meazuri, Irusta, Erlaitz, Agozarreta, Domiko, Soroya, etc. Se hizo un estudio sobre la calidad del agua del Bidasoa para el consumo. En 1970 el ayuntamiento aprobó la segunda fase del proyecto de abastecimiento de aguas mancomunado presupuestado en 75.187.382 pts. En 1976 el Consejo de Ministros aprobó la segunda fase del proyecto de conducción de aguas desde el embalse de San Antón con cargo a los presupuestos del Ministerio, Diputación y Ayuntamientos de Irún y Fuenterrabía.

Del alumbrado de aceite al eléctrico

A comienzos del siglo XIX, concretamente en 1813, el alumbrado público de Irun se reducía a trece faroles de aceite que se encendían las noches sin luna. En 1858 se sustituyó el aceite por el schiste, un aceite mineral que se traía de Francia. Años más tarde se mejora la iluminación de calles y plazas mediante petróleo. Pero la novedad asombrosa fue la instalación de la luz eléctrica entonces desconocida en la ciudad. En 1882 la casa inglesa Hammond and Company instaló en la plaza de Urdanibia una central eléctrica que costó 64.000 pesetas. El día de encendido general fue un día memorable y maravilloso para los iruneses. El júbilo no podía durar mucho. El equipo eléctrico movido a vapor, costaba mucho, salía caro. Resultado: la vuelta al petróleo en 1883. En las casas se usaban velas y, más tarde, un nuevo invento, el quinqué, industrializado por el francés Mr. Quinquet.

Estos novísimos aparatos se compraban en Bayona y el petróleo se importaba por Pasajes. En 1891 se encendían en Irun por las noches 84 farolas de petróleo. La fecha memorable iba a ser 1895 ya que el ayuntamiento se decidió y construyó una instalación de alumbrado eléctrico gastándose 237.000 pesetas de entonces. Como era de esperar, las casas particulares fueron adoptando el nuevo servicio. En 1898 Irun aparecía iluminado públicamente por 136 lámparas de 16 bujías entonces algo insólito. En 1902 el ayuntamiento decidió sacar a pública subasta la concesión del suministro de alumbrado eléctrico quedándose con la fábrica don Santiago Lalanne, único postor, por 76.932 pesetas. Nacía la Electra Irún-Endara. El 31 de diciembre de 1953 se traspasaron los servicios a la gran empresa Iberduero dando satisfacción a la gran demanda de la creciente población.

Servicio de teléfono

En diciembre de 1908 firmaba el rey don Alfonso XIII un Decreto autorizando a la Diputación de Gipuzkoa el establecimiento del servicio telefónico en la provincia, concesión que estuvo vigente hasta 1949 en el que se traspasó a la Telefónica Nacional. El ayuntamiento de Irun autorizó a su vez a la Diputación para la instalación de un teléfono público en el bajo del edificio de la Alhóndiga y del Colegio de San Luis, frente al mercado. Esto ocurría en 1909. Muchos años más tarde, en 1930, la Directiva del Colegio de Agentes de Aduanas se dirigió a la Diputación Provincial solicitando la instalación del teléfono automático, lo que igualmente hizo el ayuntamiento. El año anterior, en 1929, en junio, se habían inaugurado las nuevas líneas telefónicas entre Irun y Hendaya.

Correos

Irun aparece citada en la primera relación de oficinas de correos conocida, publicada por Bernardo Espinalt en 1775, junto con Bilbao, Pamplona, San Sebastián y Vitoria. En el reglamento que organiza el correo en 1779 aparece como dependiente administrativamente de Vitoria, pero encuadrada en la demarcación vizcaína. La principal línea de postas de Madrid a Francia salía por Irun. En 1855 aparece el fechador con la inscripción "Irún-Guipúzcoa". La Real Orden de 2 de noviembre de 1855 eleva su administración a la categoría de principal. Durante la guerra carlista se utiliza la marca Lastaola-Correos-Guipúzcoa en los años 1874-75, correspondiente al caserío Lastaola cercano a Endarlaza.

Movilización y transporte

Los primeros automóviles. La sustitución del coche de caballos por el automóvil fue una audaz innovación que causó gran interés en presenciar su paso por la calle. Eran autos altos y cortos, abiertos y sin parabrisas, ocupados siempre por verdaderos personajes del nuevo deporte y medio de transporte. Las carreteras, sin asfaltar, daban lugar a una gran polvoreda mientras pasaba uno de estos automóviles. Se señala que el primer auto de alquiler que circuló por Irun fue el de Angel Polo, el año 1906. Los primeros camiones comenzaron a circular después de la guerra de 1914. En 1903 se anunció una sensacional carrera París-Madrid que fue suspendida por los accidentes sufridos en la primera etapa hasta Burdeos.

Municipio, partido judicial de San Sebastián. A comienzos de siglo, hacia 1916, Irun tenía 2.400 electores que elegían 19 concejales que deliberaban sobre las funciones administrativas en la Casa Consistorial, situada en la plaza de San Juan. Es un hermoso edificio levantado sobre sólida arcada; además de la sala de sesiones y otras dependencias muy decorosas, tiene un salón de actos de 22 m. de largo por siete de ancho, cuyos balcones se abren sobre la citada plaza, y el archivo instalado en lujosa estantería. Se inauguró el edificio el 1 de enero de 1763 y la hermosa escalera que da acceso al mismo se construyó en 1903, con motivo de la celebración de las Fiestas Euskaras. El ayuntamiento en 1983 cuenta con las siguientes dependencias: Alcaldía, Bomberos urgencias, Inspección urgencias; una Secretaría con secciones para quintas y estadística, Registro y Archivo; un Departamento económico, con las secciones de Contabilidad recaudación y Rentas y exacciones; Seguridad ciudadana y la sección de Bomberos Inspección; Empresas y servicios con siete secciones, Administración y compras, Guarda montes, Mercado Matadero, Cementerio, Servicio de aguas, Central Ibarrola y Vertedero controlado; un Departamento técnico y la sección Urbanismo y obras brigada; una dependencia de Servicios sociales con siete secciones relativas a Administración, Asistencia Social, Ayuda domicilio 3.ª edad, Centro Materno Infantil, Asilo y Salud Mental; y, finalmente, la dependencia de Enseñanza y Cultura con secciones dedicadas a cada una de las escuelas e ikastolas, centros culturales y deportivos.

Villa, independiente, 86 fuegos. El gobierno municipal antiguo de Irun fue ejercido por tres diputados, que al propio tiempo eran jefes de su gente armada con título de capitán, cabo y alférez, y dos jurados, Después que obtuvo la exención constituyó un ayuntamiento compuesto de un alcalde, tres regidores, un síndico procurador y dos jurados, a semejanza de otros pueblos. Las primeras ordenanzas municipales con que se rigió fueron hechas en el año 1785: pero habiendo demostrado la experiencia que no eran conformes a las circunstancias posteriores, recurrió en el de 1804 al consejo de Castilla solicitando algunas reformas, aunque no en puntos sustanciales. Presentadas en esta forma, las aprobó el consejo, librando para su cumplimiento la competente real provisión en fecha 12 de diciembre del mismo año. Estas ordenanzas constan de noventa y ocho capítulos, según los cuales el ayuntamiento debía componerse de un alcalde, un síndico procurador general, tres regidores y un jurado mayor, a cuyo cargo debía estar todo el gobierno económico y militar del pueblo u una con los diputados del común.

Además, para suplir las ausencias, enfermedades, impedimentos, o para el caso de muerte del alcalde propietario debía haber un teniente del mismo. La elección del alcalde, teniente suyo, síndico, regidores y jurado debía hacerse el día 1.º de enero de cada año por siete electores sacados a la suerte de entre los vecinos nobles hijosdalgo de la villa concurrentes, guardando el hueco de dos años para la reelección. Constituido de esta manera el ayuntamiento debía, proponer anualmente al corregidor una terna para el tesorero de los propios, haber y rentas del concejo, y nombrar un mayordomo de la iglesia parroquial. Las demás disposiciones son concernientes a puntos de administración, policía urbana y rústica, abastos y otros semejantes, cuya relación detallada sería aquí muy prolija. Esta organización municipal cambió mediante el establecimiento de la ley de ayuntamientos del 8 de enero de 1845; con arreglo a la cual, el de esta villa se compone de un alcalde, de dos tenientes de alcalde y trece regidores. Sus procuradores ocupaban en las juntas generales y particulares de la provincia el séptimo lugar a mano derecha del corregidor.

L. L. Bonaparte, en 1869, la clasificó en el euskera alto navarro septentrional y, dentro del mismo, en el subdialecto de Guipúzcoa y variedad de Irún. En el primer tercio del siglo XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: "Geografía Histórica de la Lengua Vasca", Auñamendi, 1960, t. I, pp. 44-60). En 1970 el número de vascófonos asciende a 7.000 personas (Pedro de Yrizar: "Los Dialectos y Variedades de la lengua vasca", sep."Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País", 1973, p. 42).

Según el censo de 1981 hay los siguientes hablantes. ("Educación y Euskera"):

Erdaldunes35.487
Euskaldunes
- Alfabetizados4.438
- Algo Alfabetizados3.167
- No alfabetizados2.077
Casi euskaldunes
- Alfabetizados3.072
- Algo Alfabetizados2.347
- Pasivos1.126

Enseñanza a fines del siglo XIX

A fines del siglo pasado tenía Irun una escuela elemental completa de niños con un maestro dotado con 6.000 reales anuales y un ayudante con 1.900; y otra de niñas con maestra asalariada con otros 1.900 reales. Se estableció también un colegio particular de niños y otro de niñas.

Siglo XX

El filántropo mondragonés Pedro de Viteri erige a sus expensas, a principio de siglo, escuelas de enseñanza primaria. Hacia 1916 Irun contaba con 14 escuelas públicas de instrucción primaria, cuatro completas de niños, dos completas de niñas, una de párvulos y siete incompletas; además, profesores particulares y asociaciones religiosas tienen abiertas otras siete escuelas de niños y siete de niñas, para la instrucción en materias propias de la primera enseñanza y lengua francesa. También se contaba con un colegio de segunda enseñanza, adscrito al Instituto de San Sebastián, subvencionado por el ayuntamiento, una escuela de Artes y Oficios con subvención de la Diputación y del Estado, una clase municipal de dibujo para alumnos de ambos sexos y una academia de música vocal e instrumental sostenida con fondos del municipio. En (1970-1971) posee 169 unidades escolares: 102 nacionales, 41 de la Iglesia y 26 privadas. Total de escolarizados: 3.085 niñas y 3.189 niños.

Ayuntamiento, Enseñanza y cultura

Se pueden citar estas dependencias: Frontón Uranzu, Sociedad cultural Ametza, Academia de música, Asociación fotográfica irunesa, Escuela Behobia, Escuela Dumboa, Escuela Santa Elena, Escuela Montés Iturrioz, Escuela Lapitze, Grupo escolar Lapitze, Escuela Mártires de Guadalupe, Escuela Ventas, Escuela Anaca, Escuela Lekaenea, Ikastola Santa Elena, E. E. Siutz Ibarla, Escuela Gazteluzar, Ikastola Jaizubia, Escuela Belascoenea, Parvulario el Pinar, Irungo Euskal Eskola e Ikastola Anaka.

Enseñanza en 1982

En 1982 hay una población preescolar de 1.191 niños y 1.081 niñas, 14 centros públicos de EGB y 10 privados que acogen 4.485 niños y 3.838 niñas, 1 centro público de bachillerato y COU y 2 privados a los que asisten 625 niños y 71 1 niñas, 2 centros públicos de FP y 2 privados a los que acuden 1.591 niños y 746 niñas. La población escolar de las ikastolas es la siguiente: 700 alumnos de preescolar, 1.218 de EGB en un centro. (Ref. AEV 1982). Acuden a clases de euskara en régimen de "gau-eskola" 171 alumnos; en el Col. Teología 15 alumnos y en "Erri Jakintza" 109 alumnos durante el curso 1981-1982. A causa de la orden del 21 de agosto de 1981 del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, se cambió al euskara en el Centro Preescolar "El Carmen" una de las dos unidades de Párvulos; en el Centro Público de "Ventas", una de las cuatro unidades de Párvulos, suprimiéndose una de las restantes. Servicio de Educación Especial en los colegios públicos de: Anaka, Santa Elena, Dumboa, Ventas. La atención a deficientes mentales se realiza en el colegio Siutz, Aspace (Rehabilitación), Talleres protegidos Gureak (Actividad Laboral), y en el Club Txolarte.

Instrucción

El nivel de instrucción de los mayores de diez años según el censo de 1981 ("Educación y Euskera"):

Analfabetos886F. Profesional2.064
Sin estudios3.556Segundo Ciclo1.780
Primer Grado24.378Escuelas Univ.1.026
Primer Ciclo4.451Facultades / ETS577

Sociedades populares

Son muchas las que existen y han existido en Irun llenando un cometido educativo del espíritu, del humor, de la convivencia y de la alegría. Ya en 1861 se cita el casino La Aurora, adosado a la casa Bordatxuri de la Plaza de San Juan. Sus veladas solían amenizarse por un cuarteto de aficionados, se charlaba, se bailaba y se tomaban refrescos. Otra parecida fue la llamada La Fraternidad cuyo nombre lo dice todo. Uno de los entretenimientos favoritos y más duraderos eran los juegos de cartas, damas, dominó y ajedrez. Eran los tiempos en que no existían ni la radio ni otras diversiones llegadas mucho más tarde. El casino La Amistad se fundó en 1871 y también su nombre expresa claramente su finalidad cultural popular.

Fueron famosos sus conciertos nocturnos en los jardines, iluminados -como dice Uranzu- por un deslumbrador foco eléctrico de arco voltaico de reciente invención. En los descansos -prosigue- las jóvenes irunesas que asistían a ellos, se aventuraban en la fronda, mientras sus mamás charlaban junto a las ventanas, cómodamente instaladas en las mullidas butacas de terciopelo del salón. Hacia 1892, a raíz de una escisión por motivaciones políticas, surgió otro casino bajo el nombre Círculo de Recreo, pero llegó 1909 y volvieron a unirse todos fusionándose el Casino de la Amistad y el Irún Club, formando el Casino de Irun. Un banquete de 150 comensales cerró la nueva amistad. Se halla desde entonces instalado en un edificio de gran valor, en pleno Paseo de Colón. El Club de Regatas se fundó en 1910 y se disolvió durante la Primera Guerra Mundial. En 1922 se fundó Irun'go Atsegiña que se distinguió, no solamente en promocionar la armonía y la alegría, sino que fue también un puntal de ayuda a los asilados hasta el punto de ser nombrada madrina del hospital. Los Chapelaundis del Bidasoa, sociedad recreativo-gastronómica, se fundó el 8 de abril de 1926 y se inauguró en agosto de 1928. Una de sus novedades fue la de disponer un automóvil propio para sus excursiones a Iparralde y a Navarra. Pío Baroja fue nombrado presidente de honor.

Los Buenos Amigos, aunque muy modesta de locales y fundada en 1917, disponía de una biblioteca, un campo de deportes y un teatro. La sociedad Aldapa nació el 3 de diciembre de 1933 para fomentar el deporte de la pelota y el montañismo. Hacia 1931, en la preguerra, se crearon muchas sociedades como Irrintzi, Ur Gain, Zagu Zar, Txolartieta, Eltzeki Gorria, Andar y andar, Los Nacuas y los Belarri-Motzas. Hacia 1916 fue famosa también la Charanga La Popular. Uno de los primeros camiones que se conocieron en Irún solía llevar a los músicos de la charanga recorriendo los pueblos del Bidasoa. También organizaba festejos la sociedad La Iniciativa, fundada en 1890. De tipo deportivo era la llamada Kurpil Kirolak preocupada por el fomento del remo y la afición a la pelota vasca, fundada en 1944. Después de la guerra de 1936 surgieron otras como Aldabe, Jostallu, Los Tranquilos, Los Perolas y Santiagotarrak.

Bandas de Música

Dado el carácter festivo y alegre de los iruneses contó Irun, ya antes de 1900, con bandas de música y orquestas notables. Fueron directores de esas orquestas y bandas don Apolinar Gal, don Manuel Figuerido y don Anastasio Pérez. En 1900 se encontraba la villa sin banda de música que alegrara las fiestas y acontecimientos. El Ayuntamiento acordó crear una Banda Municipal nombrando como Director a don Regino Ariz que se apresuró a organizarla debidamente. Por fin debutó el día de San Pedro de 1901 acompañando al ayuntamiento a la misa mayor de la gran festividad. Tres años más tarde se disolvía la Banda para aparecer la denominada Paz y Labor en 1905, que también dirigía el señor Ariz. Transformada de nuevo en Banda Municipal fueron sucesivos directores don César Figuerido (1908), don Manuel Soto (1914), don José Franco (1915-1918), don Teodoro Murua (1919-1961), don José María González Bastida (1962-1971 ). Otra notable banda de música. la denominada Ciudad de Irun, la dirige desde 1971 don Primitivo Azpiazu, profesor del Conservatorio de Música de San Sebastián.

Corales

El Coro Ametsa de Irun fue fundado en 1957 por don Fernando Echepare. Ver Coro Ametsa. La Coral Alaiky se despidió en 1958 con un concierto en el Teatro Bellas Artes quedando así disuelta no sin lamentarlo el público irunés. Estuvo dirigida por Fernando María Larrouquert y la formaron Charito Tegedor, Marilen Chapartegui, María Juncal Larrouquert, Ana María Irazoqui, Ramonita Pérez, María Carmen Chapartegui, María Juncal Napal, Tere San Martín, Pili Saura, Martín Lecuona, Juan María Manterola, Luis María Echepare, José Aguirre, Ramón Requejo, José Manuel Izaguirre, José Luis y Fernando Echepare. La Schola Cantorum de Santa M.ª del Juncal fue premiada en el concurso de Villancicos de la Nochebuena de 1939. La Coral Irunesa de Cámara fue fundada en Irun en 1959 nombrando director de la misma a don Fernando María Larrouquert. Ver Coral Irunesa de Camara.

Prensa

Se señalan como periódicos publicados en Irun:

  1. El Faro de los Pirineos (1840),
  2. El Imparcial Telegráfico (1854),
  3. La Elegancia y el Figurín (1863),
  4. Bidasoa (1866),
  5. Revista de Comercio (1879),
  6. El Omnibus de Irún (1879),
  7. La Calada (1880),
  8. El Bidasoa (1880-1887-1889-1893),
  9. El Pirineo (1888),
  10. El Heraldo de Irún (1894-1895),
  11. El Boletín Mensual del Colegio de Comisionistas de Irún (1898),
  12. La Frontera Republicana (1901-1905),
  13. El Ruido (1901),
  14. La Crónica de Irún (liberal, 1902),
  15. El Porvenir Guipuzcoano (republ. 1905),
  16. El Eco de Irún (Indep. 1909-1910),
  17. El Despertar (radical, 1909-1910),
  18. Letras y Sport (deportes, 1909-1910),
  19. El Buen Combate (Católico clerical, 19101916),
  20. Irún Obrero (1910-1911),
  21. La Nueva Frontera (republicano, 1911-1912),
  22. La Frontera Republicana (1913),
  23. El Bidasoa (indep., 1915-1936),
  24. El Porvenir Guipuzcoano (monárquico, 1916-1918),
  25. Aldabe (indep. 1918),
  26. El Alarde (indep. 1919),
  27. Ecos de la Frontera (indep. 1924),
  28. Uranzu (indep. 1916),
  29. Iranzu (1926),
  30. La Frontera Republicana (seg. época, 1926),
  31. Irún Deportivo (1926-1927),
  32. El Defensor de Irún (1931-1936),
  33. Sin Frontera (republicano, 1931),
  34. Hablañas (1933),
  35. Irún Republicano (1931),
  36. El Bidasoa, tercera época, 1962; cuarta ép., 1962-1963, y quinta ép., 1964-1967 (Semanario),
  37. Caridad Parroquial (1950),
  38. Irun da Ondarrabiko kaputxinoen Irugarren ordenako Orria (1955),
  39. Nora? (1955),
  40. San Marcial (1958),
  41. Unánimes (1957).

Se advierte que estas publicaciones periódicas son en su mayoría semanarios y aun de menor periodicidad.

Joven irunés formado en el propio Irun y en el centro Musikene de la capital donostiarra. Cuenta con una gran capacidad musical e interpretativa, lo cual le permite conrolar el instrumento elegido con gran fluidez, en este caso, la viola. Capaz de plasmar las dificiles partituras de Rota, Schumann o Shostakovich con gran sensibilidad.

Entrevista.

Aparte del fútbol, del que se habla aparte, en el Irun de comienzos y mediados de siglo Kurpil-Kirolak (1944) se preocupaba del remo y de fomentar la afición a la pelota vasca, lo mismo que la Sociedad de Pelota Vasca lo hacía del juego del yoko garbi, y la Aldapa, además de la pelota, del montañismo. Los aficionados a la pelota concurrían a los trinquetes de Behobia y Ramuntxo y a los frontones Lorebidea, de Ventas, del Patronato (luego Euskal-Jai) y el de Uranzu, inaugurado el 1 de julio de 1934. Al año siguiente se celebraba en este frontón el III Campeonato de Irun. El campeonato a mano organizado en 1944 por el Colegio de San Marcial fue ganado por la pareja Oyarzun-Miquelarena. El mismo año en el campeonato del Bidasoa, de pelota a mano, compitieron el Real Unión de Irun, Beti Gazte de Lesaca, Gure Txokoa de Vera, Kerizpe de Hondarribia, y Echalar. En el partido final, jugado en Vera, triunfó la pareja de Lesaca contra la del Real Unión. En 1946 se celebró el día de la pelota con una misa en la capilla de la Milagrosa del Hospital y dos partidos en el frontón Uranzu. Después hubo banquete. En 1948 la Federación Guipuzcoana de Pelota dispuso que no se organizaran campeonatos de aficionados sin su permiso lo que afectó a las sociedades irunesas Kurpil-Kirolak, Aldapa, Uranzu pelotazale, Aldabe y La Salle. En 1956 la sociedad Kurpil Kirolak organizó el Campeonato Comarcal de Pelota resultando vencedores Cuartero y San José, de Irun. En 1959 en el Campeonato Comarcal de Pelota venció en primera categoría la pareja formada por Zabaleta y Carrera, y en la segunda, Azpeiti y De la Puente. En 1961 Tranche II, representando a Irun, jugó un excepcional partido en el frontón Urumea de San Sebastián ganando 21 tantos, todos de saque, y el veintidós de un pelotazo a la zaga. En 1962 fueron proclamados campeones de Gipuzkoa en la modalidad de trinquete los representantes de Irun Norberto Tranche y Juan Echebeste. El ministro francés de Juventud y Deportes concedió la Medalla al Mérito Deportivo al irunés Julián Lersundi por su dedicación a la organización de campeonatos en Iparralde. En 1970 se jugaron en el frontón Uranzu las finales del campeonato organizado por la sociedad Kurpil-Kirolak, venciendo en pala corta Zubeldia y Llorca; en Juveniles, Guibelalde y Soroa; en segunda, Azpíroz y Mendizabal, y en primera, Maíz y Goicoechea.

Comenzó el deporte con los biciclos, de ruedas desiguales y llantas de acero, con gran entusiasmo. Tanto los llamados velocipedistas como el público se interesaron organizando una serie de carreras. El deporte venía de Francia. Irún se distinguió pronto, no sólo en proporcionar corredores, sino incluso en la fabricación de los citados biciclos en la herrería de Urtizberea. Este rudimentario fabricante revolucionó no poco el deporte modernizando su taller, trayendo repuestos a aparatos hechos en Francia y dotando las ruedas de llantas de goma maciza. Un nuevo paso fue la aparición de las bicicletas con neumáticos de aire. El innovador fue el corredor Gimeno Rodrigo instalando un taller apropiado en el paseo de Colón. En 1896 se fundaba el Club Ciclista Irunés que llegó a tener doscientos cincuenta socios. El lugar de entrenamiento era la plaza del Ensanche, luego plaza de España. La primera carrera de importancia fue la San Sebastián-Madrid en la que tomaron parte los más afamados ciclistas entre ellos el irunés Gimeno Rodrigo. Este corredor tomó también parte en la carrera Irún-Orio cruzando el primero la cinta de llegada. Estas competiciones se repetían y así puede citarse la de Irún-San Sebastián y regreso en la que el corredor francés Dubois realizó la mejor marca, seguido del alemán Schultz, del irunés Puyet y el hendayés Banquet. Había otra categoría de tercera con el recorrido Irún-Rentería y regreso. El Club Ciclista Irunés, fundado en 1896, tuvo por primeros presidentes a don Gabriel Moleres y don Juan Iruretagoyena. Se disolvió poco antes de 1901 en que desaparecía el velódromo de la plaza del Ensanche. Posteriormente se distinguieron los corredores Amiano, Lersundi, Bergareche, Aguirreche, Fernández Trevín, Mancisidor y en los años 20 y 30 Ricardo y Luciano Montero. En 1959 fue ganada por el irunés J. M.ª Errandonea la II Vuelta Ciclista del Bidasoa, y en 1961 se recibió triunfalmente al mismo ciclista después de haber conquistado en Palma de Mallorca el campeonato de España de persecución en pista. En 1963 el ciclista irunés José Arreche era proclamado campeón guipuzcoano de la prueba contra reloj Memorial Gervais. En 1974 se constituyó la Sociedad Ciclo Turista. Irún, por su especial situación, fue espectador de diversos acontecimientos ciclistas como el Circuito de Irún, Circuito de Oyarzun, Circuito de San Marcial, Circuito del Bidasoa, Circuito del Norte de España, Gran Premio de Irún, Gran Premio de la Paz de los Pirineos, y otras demostraciones más o menos cercanas.

Apenas se conocía de oídas el fútbol en la mayoría de las ciudades cuando Irún contaba ya con un equipo ostentando además la medalla de oro de campeones de España. Del mismo modo el Athletic Club de Bilbao lo había ganado en 1902. La primera sociedad deportiva irunesa se llamó Irún Foot-Ball Club y sus jugadores vestían pantalón negro, camisa blanca, faja roja y medias negras. A esta asociación le siguió el Irún Sporting Club que abarcaba, además, otros deportes como el ciclismo, las carreras a pie, el lanzamiento de disco y saltos de longitud, altura y de pértiga. La nueva entidad deportiva tuvo el acierto de organizar el primer concurso internacional de atletismo que tuvo lugar los días 19 y 20 de mayo de 1907 con el concurso del Sport Athletic Bordelais, el Biarritz Stade, el Aviron Bayonnais y el Club Ciclista de San Sebastián. El campo Amute fue inaugurado en 1910. Hacia 1908 se produjo un hecho insólito al desgajarse un buen número de socios del Irún Sporting Club y fundar una nueva sociedad deportiva denominada Racing Club de Irún. Este hecho dio lugar a que Irún se dividiera en dos bandos irreductibles en pro de uno u otro equipo. Ambos equipos competían en calidad y entusiasmo, contando con sendos campos de juego, el de Amute y el de Costorbe respectivamente. En 1913 el Racing Club de Irún se proclamó campeón de España provocando el delirio de los iruneses y una primera aproximación entre ambos adversarios. En 1915 se fusionaron por fin recibiendo de Alfonso XIII el título de Real Unión Club. El nuevo equipo vencía al Real Madrid en 1918 haciéndose con el título de campeón. En 1922 llega a finalista, en 1924 y en 1927 vuelve a ser campeón pero al instituirse en 1934 los campeonatos profesionales la balanza se inclina a favor de los clubs económicamente poderosos. Ver Futbol.

En diciembre de 1975, las posiciones que ocupaban según Navas, las Sociedades deportivas en las competiciones que tomaban parte eran las siguientes:

Fútbol: "Real Unión": Clasificado en Tercera División. Ocupaba el segun do lugar de la clasificación, entre veinte equipos pertenecientes a las Federaciones de Guipúzcoa, Navarra, Rioja y Castellana. Al terminar la temporada, ocupaba el cuarto lugar en el grupo II de la Tercera División. En la temporada 1977-78 estaba clasificado en Segunda División-B. "Palmira": Clasificado en Primera Regional, ocupaba el tercer lugar, entre dieciocho equipos. Terminó la temporada siendo campeón de Primera Regional, y, por consiguiente, ascendió a Preferente. "San Marcial" (Juveniles): Ocupaba el segundo lugar, entre nueve equipos.

Balonmano: "Bidasoa": En el grupo de cabeza, luchaba por el ascenso al segundo lugar, entre doce equipos. Al terminar la temporada descendió a Primera División. "Werner Buenos Amigos": En la categoría provincial (Primera) ocupaba buena posición en la competición.

Baloncesto: "Bidasoa": Clasificado en la División de Honor. Ocupaba el séptimo lugar entre trece equipos de Vizcaya. Guipúzcoa. Burgos, Navarra. Santander y Alava. "Palmira" (femenino): Campeón de España en la categoría juvenil. "Sanchesky" (femenino): En la categoría provincial, luchaba en el grupo que encabezaba la tabla.

Rugby: "Rugby Club Irún": En el grupo Norte de la Segunda División, ocupaba la segunda posición. entre ocho equipos de Guipúzcoa, Vizcaya, Santander y Asturias. En la promoción de ascenso a Primera División fue eliminado por el "Olímpico", de Leganés.

Ajedrez: "AAA de La Salle": Fundado en octubre de 1972. Clasificado en Primera Categoría, entre once equipos, campeón de Guipúzcoa: en el campeonato de España fue eliminado por el "San José", de Badalona. El segundo equipo de la misma Sociedad, clasificado en segunda categoría. ocupaba el segundo lugar entre trece equipos. El campeonato individual alevín lo ostentaba Julita Gallego. El escolar, Juan Ignacio Berrospe. El juvenil, Alonso III. Campeón individual absoluto, máxima categoría, José María Lanz. Campeón absoluto, primera categoría, Julián Gómez. Campeona femenina, Virginia Aguirreche Eceizabarrena.

Piragüismo: El joven irunés de 19 años, Javier Martínez, campeón de España en fondo (10.000 metros). fue elegido por votación el mejor piragüista del año 1975. En los campeonatos de España disputados en Valencia, el "Santiagotarrak" se clasificó en sexto lugar, por equipos. Por provincias, ocupó el tercer lugar, en Estella.

Esquí: La joven irunesa Cristina Toledo Quesada fue elegida por los lectores de EL DIARIO VASCO como la mejor esquiadora del año. [Ref. Navas, Emilio: Irún en el siglo XX, III, (p. 594-596)].

La afición a la matanza de toros también pasó por Hondarribia e Irun. Las obras de la plaza de toros de Irun comenzaron en 1910 bajo la dirección del arquitecto don Luis Elizalde. Presidía la sociedad constructora don Saturnino Lalanne. El coste de la plaza, con una capacidad de ocho mil quinientas personas, fue de 225.000 pts. de entonces. El contratista Román Zabaleta la construyó en solamente cuatro meses. Se inauguró durante las fiestas de San Marcial de 1910. Para la ida y vuelta de los donostiarras se dispuso de un tren especial y los trenes del Midi y las lanchas para la gente del lado de Hendaya. Rafael "El Gallo" tuvo una actuación desastrosa. La plaza tuvo una corta vida de diez años. Fue demolida y edificada en su lugar la Villa María Luisa.

Veáse el artículo específico Irun (Historia).

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de El Juncal se erigió en el siglo XVI. Aunque son pocos los datos conocidos sobre su construcción, se sabe que hacia 1560 trabajaban en la iglesia Domingo de Estala y Martín de Gorostiola. En 1587 Domingo de Legarra, que asumiría la dirección de las obras hasta su finalización, otorgaba una carta de pago. Por otro lado, en 1600 Fray Miguel de Aramburu mostraba su opinión con respecto a las aberturas de uno de los tramos, para cuatro años más tarde ser nuevamente consultado sobre el remate de la torre. Por último, se pondría fin a las obras en 1606. Provista de tres naves y testero plano, presenta planta de salón. La parte más antigua es, lógicamente, la zona del ábside, donde se aprecia el uso de soportes de carácter gótico. Predominan, en cualquier caso, las columnas clásicas de basa ática y capitel dórico. De todos modos, sólo las bóvedas del ábside y del coro son originales, ya que el resto fueron sustituidas a principios del siglo XX por otras de cemento. Además, conviene consignar que algunas de las ventanas del templo fueron abiertas en el siglo XVII, periodo al cual corresponde también la portada.

El retablo mayor fue diseñado y ejecutado por Bernabé Cordero -quien además realizaría el esbozo de la escultura también-, mientras que el responsable de la escultura sería Juan Bazcardo, ayudado por su hijo Jerónimo. La escritura de contrato se formalizó en 1647, asentándose el retablo a principios de 1651. El dorado, sin embargo, debería esperar hasta el siglo XVIII, procediéndose a esa labor mediada ya la centuria. Se trata de un retablo-fachada provisto de dos cuerpos y remate, disponiéndose en las dos primeras tres calles y un intercolumnio en cada extremo. Para ordenar las calles se hace uso de columnas estriadas de orden jónico en el primer cuerpo y compuesto en el segundo, mientras que en el ático se disponen pilastras. Nos hallamos ante uno de los muebles más interesantes de la provincia en la época. El maestro madrileño concibe un mueble netamente clasicista, apreciándose en la escultura la conjunción de rasgos romanistas y barrocos, si bien dominan éstos. Además, conviene reseñar la efigie titular, la Virgen del Juncal, obra de cronología románica e indudable interés.

Los retablos de la Soledad y de la Virgen del Rosario se realizaron entre los años 1731 y 1743. Artífice material de los mismos sería Pascual Echeverría, maestro residente en ese momento en Huesca. El altar de la Soledad, mueble confeccionado en el siglo XVII, cuenta con una imagen de Cristo yacente, mientras que el retablo de las Ánimas corresponde a los años finales del barroco decorativo, efectuado como fue en torno a los años 1736-1738. Autor de este último mueble fue Antonio de Iparraguirre, si bien su labor arquitectónica en madera fue sustituida en tiempos recientes por otra estructura de mármol.

Junto a la fachada de la iglesia parroquial se aprecia la existencia de un muro provisto de diferentes vanos cuya función original sería defensiva, toda vez que se trata de la muralla del núcleo primitivo. En las inmediaciones se sitúa la casa Beraun, construcción del siglo XVI que presenta planta rectangular y conserva su escudo de armas.

En el sector urbano de San Juan encontramos la columna de San Juan Harri, erigida en 1564 en el lugar que ocupó la torre de Aranzate para conmemorar la actitud del señor de esa torre en la invasión francesa de 1476, siendo posteriormente trasladada al lugar que actualmente ocupa. Además, la efigie que corona la columna fue sustituida en 1850. La casa consistorial fue erigida en 1763. El autor de su diseño fue el ingeniero militar Felipe Grame, quien proyectó un interesante edificio, con una arcada inferior en su frente principal y una torre central de iluminación. El palacio de Arbelaitz era en origen un edificio de comienzos del siglo XVI, aunque el incendio acaecido en 1936 obligó a su reconstrucción. Con todo, su imagen exterior es sumamente atractiva, con profusión de vanos adintelados y un interesante acceso. En la calle mayor hay algunos edificios destacables pertenecientes a diferentes épocas, circunstancia apreciable también en las adyacentes. Con todo, conviene destacar en esta zona el hospital de Urdanibia, erigido en 1644. Provisto de planta cuadrada aglomerada, predomina la utilización de mampostería. Su aspecto más destacable es la fachada principal, con una hornacina que alberga la efigie de la Inmaculada Concepción sobre la puerta de acceso. También de cronología barroca es la fuente de Santa Elena, realización de 1677 cubierta mediante bóveda de cañón. La ermita-museo de Santa Elena, por su parte, conserva restos de un cementerio y, según se señala, de un pequeño templo de cronología romana. Restaurada en 2003.

En el Paseo Colón nos adentramos ya en el ensanche moderno de la ciudad. Aunque el número 58 sea una construcción de carácter neoclásico, predominan las realizaciones posteriores. Así, el Casino es un edificio racionalista construido en 1936 y reconstruido posteriormente. En la calle Pikoketa hay construcciones de carácter ecléctico, caso del número 11, villa de estilo ecléctico, o el número 13. El Quiosco de la Música fue realizado, por su parte, en 1903, mientras que la casa Normandie es de estilo racionalista. Además, la iglesia de San Gabriel y Santa Gemma es de carácter neobarroco, realizándose su construcción entre 1923 y 1926.

En Behobia destaca el antiguo edificio de Aduanas, construcción neoclásica realizada entre 1849 y 1853 cuyo diseño se debe a Julián de Angulo. De planta prácticamente cuadrada, posee un pórtico "in antis" con cuatro columnas dóricas estriadas. Además, en 1952 fue ampliado, siguiendo lo dispuesto por Enrique Colás. La Capilla del Sagrado Corazón es una ermita construida en 1930, modesta realización de una sola nave y un pequeño atrio. El caserío Aldabe es un caserío típico de la zona, aunque mantiene su escudo de armas. En la frontera, en el puente internacional de Santiago, se sitúa un monolito de piedra ejecutado por Jorge Oteiza y colocada en 1966.

En Urdanibia sobresale un conjunto de edificios agrupados en torno a la casa solar. El palacio fue erigido en 1612. Realización de sentido clasicista, es una construcción de carácter sobrio, destacando también en este caso su fachada principal, de sillería, en la cual se mantienen los elementos heráldicos. Junto a este edificio se sitúan el molino y ferrería supuestamente ligados a la familia que da nombre al lugar.

La casa torre de Aranzate fue erigida en el siglo XV. Se halla situada en el barrio de Meaka y presenta, además de su carácter general, varios huecos que testimonian igualmente su cronología y carácter. Pese a las modificaciones realizadas a principios del siglo XX, su planta y, sobre todo, fachadas testimonian claramente el sentido originario del que se hallaba provisto. Por otro lado, también el caserío Alzubide, ubicado en el barrio de Lapitz, mantiene elementos similares, el acceso de arco apuntado y algunas troneras esencialmente.

La ubicación fronteriza de este municipio hace comprensible la erección de una serie de fortificaciones defensivas a lo largo del tiempo. En el caso del castillo Gazteluzar, se conservan aún algunos restos. Erigido por mandato otorgado por Fernando el Católico en torno a 1512, parece ser que para 1518 ya se había levantado, si bien tres años más tarde fue tomado por las tropas del almirante Bonnivet, para después ser recuperado. Con todo, los desperfectos sufridos hicieron que en 1539 Carlos V ordenara su derribo, hecho éste que tendría lugar en 1542. El rasgo más señalado de esta fortificación proyectada por Diego de Vera era su planta triangular, con cubos de planta circular en sus ángulos. Pese a ser reconstruido posteriormente, fue volado a principios del siglo XVIII. El fuerte Pagogaña era la fortificación más importante de la línea Endarlaza-Erlaitz, constituida además por tres torreones, proyectados todos ellos entre 1878 y 1879. Formado en origen por una torre octogonal, ahora tan sólo nos quedan algunos vestigios. También se conservan algunos restos del torreón Elatxeta, Zubeltzu, Endarlaza, Pika y el fuerte del Parque.

En otro orden de cosas, podemos citar los neveros de Sorgiñola, Pikabea y Arburuko Gaina, almacenes de planta cuadrada y desigual estado. En cuanto a los molinos conservados, los más señalados son los de Primaut, Urdanibia y Ugalde.

Por lo que a la escultura pública se refiere, existe una fuente efectuada en 1979 por Néstor Basterrechea, con tres grandes bloques con concavidades en dos de ellos. El busto titulado Homenaje a Luis Mariano se debe a Carlos Blanco, realización de 1993. Xavier Laka realizó, por su parte, en 1989 un monumento conmemorativo del 50 aniversario del bombardeo de la villa de Gernika. A Gabriel Narzabal se debe la imagen titulada Laiak, obra de 1984. En la calle Arteleku se halla la obra efectuada por José Luis Zumeta, relieve de 1968.

Escultura Loa a la paz, de Iñaki Moreno Ruiz de Egino, pieza de acero de siete metros de altura en la plaza Gernikako Arbola.

En julio de 2003 se instala frente al palacio de justicia la escultura de Jorge Oteiza Arista Vacía.

  • ALDABALDETRECU, Roque. Casas solares de Guipúzcoa. Donostia: Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1979, pp. 143-148.
  • ARRÁZOLA ECHEVERRÍA, María Asunción. Renacimiento en Guipúzcoa. I, Arquitectura. Donostia: Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988 (1ª ed., 1968), pp. 123-127.
  • ASTIAZARAIN ACHABAL, María Isabel. "Contribución al estudio de la arquitectura retablística de la primera mitad del siglo XVII en Guipúzcoa: La obra de Bernabé Cordero". Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (1990), pp. 273-278.
  • AAVV. Monumentos Nacionales de Euskadi. Guipúzcoa. "Nuestra Señora del Juncal en Irán". Bilbao: Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, 1985, pp. 265-274.
  • AAVV. Arquitectura neoclásica en el País Vasco = Arkitektura neoklasikoa Euskal Herrian. Bilbao: Departamento de Cultura y Turismo del gobierno Vasco, 1990, pp. 262 y 263.
  • BARAÑANO, Cosme de (director). 50 años de escultura pública en el País Vasco. Bilbao: Universidad del País Vasco, 2000, pp. 75, 80, 97, 146, 184 y 227.
  • CENDOYA ECHÁNIZ, Ignacio; MONTERO ESTEBAS, Pedro María: "Irun. Retablo mayor del Junkal = Junkalen erretaula nagusia", en ECHEVERRÍA GOÑI, Pedro Luis (coord.). Erretaulak = Retablos. Bilbao: Departamento de Cultura del Gobierno vasco, 2001, vol. II, pp. 751-757.
  • Insausti, Sebastián: "Artistas en Tolosa: Bernabé Cordero y Juan de Bazcardo". Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (1959), pp. 322-344.
  • LINAZASORO, Iñaki; ARRONDO, Ernesto. La actualidad de la casa blasonada en el País Vasco. Partidos judiciales de Azpeitia y San Sebastián. Bilbao: Laiz, 1982, pp. 299-331.
  • SÁEZ, Juan Antonio. Gotorlekuak Gipuzkoan XVI-XIX. mendeak. Donostia: Diputación Foral de Gipuzkoa, 2002, pp. 8 y 46-47.
  • URANZU, Luis de. Lo que el río vio. Biografía del río Bidasoa. San Sebastián: 1953.
  • URIARTE, Castor de. Las iglesias "salón" vascas del último periodo del Gótico. Vitoria: 1978, pp. 104-110.
  • URTEAGA ARTIGAS, María Mercedes. Guía histórico monumental de Gipuzkoa. Donostia: Diputación Foral de Guipúzcoa, 1992, pp. 177-185.

ICE

El 26 de junio de 1970 se convocaron los Premios literarios "Ciudad de Irún" promovidos y organizados por la Caja de Ahorros Provincial con la participación del ayuntamiento para premiar los mejores trabajos presentados tanto en castellano como en euskara. Fueron premiados en dicho año don Ricardo Izquierdo Benito y don José Antonio Loidi Bizcarrondo respectivamente. El tema fue Evolución histórica de la ciudad de Irún. Sucesivamente se han venido celebrando, año tras año, con premios a diversos autores como Antonio Colinas, Juan Ignacio Goikoetxea, Ricardo Ugarte, Luis José Sánchez Cuñat, Jorge González Aranguren, Mercedes Sáenz Alonso, José María Mendiola, Manuel Ríos Ruiz, Martín Iturbe, José Acosta Montoro, Gregorio Gállego García, Angel García López, José Ignacio Zubizarreta y Francisco Sagarzazu, José Ignacio Alvarez, Carlos Murciano, Alfonso López, Juan María Irigoyen, José Antonio Múgica, Luis Javier Echave, Manuel Linares, Luis Haramburu Altuna, José Carlos Gallardo, José Luis de Orella, José María Alvarez Cruz, y otros a partir de las convocatorias posteriores a 1975. Hasta esta fecha tomaron parte en los jurados don Manuel Lecuona, don José de Arteche, don Antonio Zavala, don Jon Echaide, don Juan San Martín, doña Milagros Bidegain y don Javier Aramburu, por la sección Poesía en Euskara, don Francisco Altuna, don Angel de Irigaray, don Mikel Ugalde, don Antonio Arrúe y don José Antonio Loidi por la de Cuento en Euskera, don Angel de Irigaray, don Jon Oñatibia y P. Ignacio Arregui por Guiones Radiofónicos en euskera. Existieron además los jurados para temas en castellano de poesía, ensayo y novela.

Los días 8, 9, 10 y 11 de septiembre de este año. Por iniciativa del Ayuntamiento de la villa, con la cooperación de la Asoc. Euskara de Navarra y de Antoine d'Abbadie. Jurado: Alfonso M.ª de Zabala, Arturo Campión, José Manterola. Premios: 80 ptas. de M. d'Abbadie y Makila ("El bastón") de M. Laborde-Noguez a don Victoriano Iraola por su canción en verso vasco Lore igartua ("Flor marchita"). "Medalla de plata sobredorada" (de la Asociacion Euskara) a don Antonio de Arzac y Alberdi, de San Sebastián, por su composición poética Iltzen bazaigu Ama Euskera euskaldunak illak gera ("Si se nos muere el euskera los vascos estamos perdidos"). "Mención honorífica" y "Diploma" a la escrita en vizcaíno Jaungoikua eta fueroak de don Felipe Arrese Beitia, de Otxandiano, "Medalla de Oro" (de la Asociación Euskara de Navarra) a don Claudio Otaegui por su composición en pro de la unión del pueblo euskaro Elkar gaitezen denok napar-euskaldunok ("Unámonos todos los vasco-navarros"). "Menciones honoríficas" a don Felipe Arrese Beitia por la titulada Danok-bat ("Todos uno") y a don Ramón Artola por la denominada Euskalerriaren Elkartia ("La unión de Euskalerria"). El día 10 hubo concurso de tamborileros y a la tarde "esku-dantza" infantil. Al concurso de bertsolaris concurrieron Pedro Elícegui (Errotariya), Juan José Alcain (Udarregui), Bautista Urquía (Gorriya), Juan Cruz Elícegui, Juan José Beldarrain, de Zizurkil, José Cruz Sagardía (Olloki), de Igeldo, y los tres hermanos Labandibar, Nicolás, Francisco y José Antonio. Quedaron en primer lugar Elícegui, Gorriya y Udarregui; en segundo, Elícegui menor, Olloki y Beldarrain. El jurado lo constituyeron Claudio Otaegui, Alfonso María de Zabala, Arturo Campión y José Manterola. Bernardo Estornés Lasa: Lit. I, p. 491.

Días 26 al 30 de septiembre. [Véase extensísima reseña de 74 páginas en la citada revista "Euskal-Erria", 1903, p. 289-364 y 560-5631]. Hubo solemne recepción de la Diputación y otras autoridades el día 26, vísperas de las fiestas. Al descender del tren la Banda Municipal interpretó el Gernikako Arbola. Al frente de la comitiva iban los txistularis y makildantzaris. El día 27 hubo procesión a la antigua usanza y un banquete en la Casa Consistorial. En la plaza de San Juan se bailó un aurresku de diputados actuando de primera mano el señor Loidi. Se realizó el concurso de ganadería y el certamen literario, éste el día 28. El premio al primer tema fue para don Blas Pradera, el segundo tema a don Ramón Inzagaray, el tercero a Emeterio Arrese, el cuarto a don Ramón Illarramendi, el quinto Enrique Elicechea, el sexto Enrique Elicechea, el séptimo al mismo anterior. Los temas fueron, en euskara, trabajo en prosa sobre glorias irunesas, oda a Nuestra Señora de Guadalupe, poesía libre, obra dramática, vida típica del baserri, poesía en guipuzcoano, saluda a los vascos de Iparralde, y fiesta de Santo Tomás. Hubo también ejercicios de lectura y escritura, certamen musical y otros actos.

Se incluyen dos temas en euskera en el certamen convocado con motivo de las fiestas de San Marcial. Resultaron premiados Emiliano Mújica y Juan Ecenarro, primero y segundo premio respectivamente, en el tema de letras para villancicos. En el segundo tema, canciones de Navidad, Dionisio Martiarena, de Oiartzun. Tanto la poesía de Emiliano Mújica como el trabajo de Martiarena se dieron a conocer al público en la fiesta literario-musical celebrada el día 27 de junio.

La vuelta de la romería, "Anuario de Eusko-Folklore", 1930, p. 48. Coplas: "Anuario de Eusko-Folklore", 1933, p. 53. Canciones populares vascas: Jesus yaio zan; Asko lagunengandik; Nik baditut iru makur. Resurrección María de Azkue: "Cancionero Popular Vasco", núms. 954, 734, 535.

Sobre los dos versos relativos a Mr. Chanfarron, Zaldibia nos refiere lo siguiente:

"También parece semejante a lo arriba dicho lo que el año de mil quinientos y cuarenta y cuatro acaeció a Mosieur Chanfarron, francés, que era valiente caballero; el cual vino a los juncales de entre Fuenterrabía e Irún Uranzu a pedir campo de persona a persona por probar su valentía, y salióle en iguales armas el capitán Juan Pérez de Azcue, natural de Fuenterrabía, y habiendo peleado ambos muy al cabo, Juan Pérez de Azcue le venció y cortó la cabeza, de donde quedó el cantar vascongado: Mosieur Chanfarron, jaun andia. Irun kalean datza illa. El gran señor M. Chanfarron. En la calle de Irún yace muerto".

Bernardo Estornés Lasa: Lit. I, p. 59.

BEL

Este trozo de tierra emergente en el Bidasoa ha hecho historia. Al margen de sus vicisitudes históricas y jurídicas que pueden consultarse en el artículo Faisanes y Faceria, Gorosábel recoge las principales:

"La expresada isla fue, en efecto, el sitio señalado para verificar el desafío personal del emperador Carlos V con Francisco I de Francia. En ella se hicieron el año 1615 las entregas de la infanta Doña Ana de Austria y princesa Doña Isabel de Borbón. Fue también el sitio donde se celebraron entre D. Luis Méndez de Haro y el cardenal Mazarini en el año de 1659 las famosas conferencias y el tratado de paz llamado de los Pirineos, ajustado el día 7 de noviembre del mismo año. La misma isla fue el paraje donde D. Felipe IV hizo el año siguiente la entrega de la infanta Doña María Teresa de Austria, que pasaba a ser reina de Francia. En ella pronunciaron igualmente los comisarios españoles y franceses su sentencia sobre el uso del río Bidasoa el día 31 de agosto de 1663. Las entregas de la infanta Doña Mariana Victoria y de la princesa Doña Luisa Isabel de Orleans se verificaron por último en la misma isla el año de 1722. Se ve pues de aquí con cuanta razón Chateaubriand decía, en su obra titulada Congreso de Verona, usando de las palabras de Bossuet: "¡Oh isla pacífica en que deben acabarse las disputas de dos grandes imperios, a quienes sirves de límites! ¡Oh isla para siempre memorable!".

Feria, estable, el primero de julio (ganado vacuno) y mercado, estable, los lunes. A principios de siglo se celebraban ya típicas romerías en las inmediaciones de las ermitas: el 15 de mayo, San Isidro; el 30 de junio, San Marcial, y el 31 de agosto, San Ramón. De las tres, es la más famosa la de San Marcial, en la que toman parte, subiendo desde la mañana al monte en desfile, las autoridades civiles y eclesiásticas, los cientos de mozos que forman en el Alarde y muchísima gente de Irún y pueblos cercanos para asistir a la Misa y permanecer en la montaña hasta media tarde. Es fiesta militar, de música, banderas, soldados, cañones, colores y ruido; el ejército lo forman un general, cuatro ayudantes que corresponden a las armas de infantería, caballería, artillería y Estado Mayor, una batería de artillería rodada, diez o doce compañías de Irún mandadas por capitanes, dos o tres más que vienen de Fuenterrabía, una escuadra de hacheros, una cantinera por compañía; tambores, pífanos, cornetas de órdenes, abanderados, etc. Todos llevan boina roja, pantalón blanco y alpargata blanca; los de infantería, chaqueta negra, y guerrera azul los de artillería. El espectáculo sigue teniendo lugar en la actualidad.

Fiestas de San Pedro y San Marcial

Ambas festividades, San Pedro el día 29 de junio y San Marcial el día 30, conmemoran la victoria de los iruneses y aliados contra los franco-navarros en el 1522. He aquí cómo reseña el gran cronista de Irún don Emilio Navas, las celebradas en 1975: "No desmerecieron de las celebradas en años anteriores. Brillantes y animadas, los iruneses continuaron la tradición de hacerlas agradables a quienes en ellas participaron. Se iniciaron a las siete de la tarde del día 27 de junio, al ser izadas las banderas en el balcón de la Casa Consistorial, a los acordes de la Marcha de San Marcial. Al día siguiente, los niños tuvieron su festival, y las cantineras su recepción. Después de la misa mayor de la festividad de San Pedro, la Banda "Ciudad de Irún", dirigida por el maestro Azpiazu, interpretó en la plaza de San Juan: SINFONÍA INCOMPLETA (I, allegro moderato - II, andante con moto), F. Schubert; RECITADO Y POLONESA, Weber; EUSKO-GOGUA, obertura, J. Franco. En la misma plaza actuó el grupo de danzas vascas "Kresala". El concierto de la tarde, en el cine "Amaya", estuvo a cargo de la Orquesta de Cámara de San Sebastián, dirigida por José Luis de Salbide, y el coro "Donosti Ereski", dirigido por Félix Garitano. Este coro interpretó: CORO A CAPELLA; CHANSON D'AMAYUR, de J. Bello-Portu; BASOILLARRAK y UNA PLANETA, de J. A. Donostia; BENTARA NOA, de P. Solozábal; GOIZIAN ARGI HASTEAN, popular, arm. B. Sancho; ESKALAPOI DANTZA, de J. A. Donostia. En la segunda parte, la Orquesta interpretó: La obra ST. CECILIA DAYS, de Purcell; EL CANTO DE LOS PAJAROS, de Pablo Casals; PIZZICCATO POLKA, de Johann Strauss (conmemoración del 150 aniversario de su nacimiento); DANZAS POPULARES RUMANAS, de Béla Bartók, y TE DEUM LAUDAMUS, para coro mixto y orquesta, de A. Hofer.

Con tiempo espléndido se celebró el Alarde. Era el séptimo año consecutivo que lo mandaba el general D. Francisco Rodríguez Saura. Actuaron: De comandante, José Antonio Apalategui; ayudantes: Estado Mayor, Andrés Chapartegui; Infantería, Luis Lago; Caballería, Ricardo Costa; Artillería, Salvador Sanz. Cornetín de órdenes del general, Eduvigio Tife. Escolta de Caballería: Capitán, José Antonio Salas; Banderín, Abdón Francés; Cantinera, Ana Iturria. Escuadra de Hacheros: Cabo, Enrique Aguirreche Picabea. Tamborrada: Tambor Mayor, Fermín Zaragüeta; Cantinera, María Nieves Ruiz. Banda de Música: Director, Primitivo Azpiazu; Cantinera, María Luisa Boria. Compañías: BEHOBIA: capitán, Manuel Martínez; cantinera, María Soledad Castillo. VENTAS: capitán, Juan José Múgica; cantinera, María Angeles Ortega. MEACA: capitán, Andrés Aramburu; cantinera. María José Arbelaiz. BIDASOA: capitán José A. Aguirre; cantinera, María Mercedes Iturria. SAN MIGUEL: capitán, Lucio López; cantinera, Josefina Esteve. OLABERRIA: capitán, José Alzaga; cantinera, María Juncal Urquía. SANTA ELENA: capitán, Teodoro Lizari; cantinera, Mercedes Olazábal. ANACA: capitán, José Antonio Elizalde; cantinera, María Josefa Arreche. BUENOS AMIGOS: capitán, Antonio Aizpurúa; cantinera, María Juncal Susperregui. URANZU: capitán, José María Alústiza; cantinera, María Carmen Serrano. SANTIAGO: capitán, Francisco Recarte; cantinera, Arancha Gascón. LAPICE; capitán, Santiago Méndez; cantinera. María Juncal Aquizu. REAL UNION: capitán, Eduardo García; cantinera, Rosa Mari Emparan. BATERIA DE ARTILLERIA: capitán, Juan María Urtizberea; cantinera, Merche Urtizberea. En el Alarde tomaron parte 3.236 hombres; 230 más que el año anterior."



Son varios los tránsitos reales efectuados a través de territorio irunés. Gorosábel los describe así:

"El caso más antiguo de que nos han quedado memorias es el de la reina de España Doña Isabel de Valois, esposa de D. Felipe II, la cual llegó a ella el día 12 de junio de 1565 a su ida a Bayona; y el 3 del siguiente mes a su regreso, alojándose en la casa de Arbelaiz. Doña Ana de Austria, infanta de España, desposada con Luis XIII de Francia, a su paso para este reino se detuvo también en Irún a comer en la casa de dicho Arbelaiz el día 9 de noviembre de 1615. Así bien Doña María Luisa de Borbón, hija del duque de Orleans, desposada con D. Carlos II de España, llegó a esta villa a su paso para la corte de Madrid el día 3 de noviembre de 1679; y habiendo dormido aquella noche en dicha casa de Arbelaiz, continuó el inmediato día la jornada con lucida comitiva para Hernani. La reina viuda de Inglaterra, en su tránsito de Francia a España, hizo del mismo modo mansión en Irún el día 10 de noviembre de 1692. Igualmente el rey D. Felipe V llegó a esta villa el 22 de enero de 1701 a su venida a este reino, deteniéndose en ella aquella noche y todo el siguiente día, hospedándose en la misma casa de Arbelaiz, continuando el 24 a la villa de Hernani. Durante el siglo XIX han pasado por la misma villa, haciendo mansión en ella, las personas reales siguientes: Los reyes de Toscana el día 6 de mayo de 1801. D. Fernando VII el 19 de abril de 1808, y sus padres el 30 del mismo mes y año. José Bonaparte el 8 de julio de 1808. Napoleón I el 8 de noviembre siguiente y de regreso el 21 de enero de 1809. Dicho José Bonaparte a su ida a Francia el día 9 de mayo de 1811 y de vuelta a Madrid el 28 de junio siguiente. Doña María Josefa Amalia, reina de España, hizo mansión en esta misma villa a su paso para Madrid la noche del 3 de octubre de 1819, continuando su jornada para Tolosa el siguiente día. Doña María Cristina de Borbón, se detuvo igualmente en esta villa el día 11 de marzo de 1847 en su tránsito de este reino a Francia".

He aquí una lista seguramente incompleta de los iruneses notables:

  1. Aguinaga Gainza, Matías
  2. Aguirreche, José Ramón
  3. Albizu Perurena, Enrique
  4. Anatol Arístegui, Jesús María
  5. Aranzate, Pedro de
  6. Arbelaiz, Jacobo de
  7. Olazábal y Arbelaiz, José Joaquín
  8. Arbelaiz, Juan
  9. Arbelaiz, Lucas de
  10. Arbide, Prudencia
  11. Arizmendi, Juan Bautista de
  12. Artalecu, Juan de
  13. Azpiazu Michelena, María Del Milagro
  14. Balzola, Policarpo de
  15. Baraibar Usandizaga, Germán
  16. Bergareche, Federico
  17. Bergareche, Julián
  18. Bergareche, Miguel
  19. Berroa, Lucas de
  20. Berrotarán, Francisco de
  21. Berrueta Iturralde, Vicente
  22. Bienabe Artía, Bernardino
  23. Blanco Aguinaga, Carlos
  24. Centol, Ignacio
  25. Cigarroa, Juan de
  26. Ecenarro, Juan
  27. Echeandía, Jenaro
  28. Echeandía, Salvador
  29. Echepare, Fernando
  30. Echepare, Ricardo
  31. Aranzadi Echeverría, José Antonio Engracio
  32. Elgorriaga, José Julián
  33. Errandonea, José María
  34. Errandonea, Manuel Cristóbal
  35. Fernández Atenza, Rogelio
  36. Franco Bordons, José María
  37. Fuente, Juncal De La
  38. Gal, Apolinar
  39. Gal Orendain, Menchu
  40. Gallego, Francisco
  41. González García, Luis Mariano
  42. Gorostiza Gongueta, Juan
  43. Gorostegui, Juan José
  44. Gracenea, José
  45. Gutiérrez Gili, Francisco
  46. Guerendiáin, Nicolás
  47. Hernández Usobiaga, María Teresa
  48. Iribarren Cavanilles, Ramón
  49. Iruretagoyena Amiano, Javier
  50. Iturria, Vicente
  51. Jerobi, Esteban Pérez de
  52. Lardizábal, Ignacio de
  53. Larruquert, Fernando
  54. Lecuona Labandibar, José
  55. Legarreta Ugarte, Juan
  56. Leguía Arbelaiz y Mendibil, Gregorio
  57. Loidi, José Antonio
  58. Lopetegui Manterola, José María
  59. López Becerra, Aureliano
  60. López Ufarte, Roberto
  61. Martínez Ruiz, Julián
  62. Mendibil, Miguel
  63. Miquelajáuregui Aranaz, Ramón
  64. Montes Iribarren, Jesús
  65. Montes Iturrioz, Gaspar
  66. Morales Miota, Alfonso
  67. Mourlane Michelena, Pedro
  68. Muguruza, Fermín
  69. Muguruza Ugarte, José Javier
  70. Martínez De Murguía, Domingo
  71. Murguía, Joaquín José Tadeo
  72. Narvarte Sanz, Cástor Martín
  73. Navas, Emilio
  74. Olaguíbel Pedros Juan
  75. Olaiz, Juan Bautista
  76. Olazábal, Salustiano
  77. Olazábal Lardizábal, Tirso de
  78. Olazábal y Arbelaiz, José Joaquín
  79. Olazábal y Arteaga, Ramón de
  80. Olazábal y Astigar, Juan de
  81. Olazábal y Beroiz, Juan José de
  82. Olazábal y Emparán, Juan Antonio de
  83. Olazábal y Ramery, Juan
  84. Olazábal y Recalde, Juan Antonio de
  85. Olazábal y Recalde, Pedro Ignacio
  86. Orbe y Elio, José María de
  87. Orendain, Francisca
  88. Ormazábal, Ramón
  89. Peña Santiago, Luis Pedro
  90. Portu, Juan Pérez de
  91. Recondo Michelena, Juan de
  92. Requejo Retegui, Ricardo
  93. Rodríguez Gal, Luis
  94. Rodríguez Salis, Gloria
  95. Rodríguez Salis, Jaime
  96. Salis, José
  97. Salis Martínez, Dolores
  98. Leizaola Sánchez, Ricardo
  99. Seisdedos, Juan Luis
  100. Serna, Antonio de la
  101. Taibo Fernández, Angel
  102. Thalamas Labandíbar, Juan
  103. Toro, Ricardo
  104. Uranzu, Pelegrin de
  105. Urdanibia, Pedro de
  106. Urdanibia, Sancho de
  107. Urdinso y Arbelaiz, Bartolomé de
  108. Yerobi, Esteban Pérez de
  109. Yerobi, Juan Pérez de
  110. Zabala, José María
  111. Gareca y Zubiaur, Pedro de
  112. Zubiaurre, Pedro de
  113. Zuloaga Zuloaga, Jesús María

Dedicada a Santa María del Juncal, y 8 parroquias de barrio, arciprestazgo de Irun, obispado de San Sebastián. Ermitas de Sto. Cristo de Artiga, Sta. Cruz de Elizatxo, San Antón, Sta. Elena, San Isidro, San Marcial y San Román. Convento de trinitarios. Parroquias, 1983. Parroquia de Ntra. Sra. de Aránzazu, Barrio de Ventas. Parroquia de San Gabriel y Santa Gema, Estación. Parroquia de la Sagrada Familia, Avenida de Gipuzkoa. Parroquia del Sagrado Corazón, Barrio Behobia. Parroquia de San Juan Bautista, Polig. Letxumborro. Parroquia de San Juan Bautista de la Salle, Barrio Lapize. Parroquia de Santa María del Juncal, Escuelas, Avenida Navarra, Avenida Salís. Parroquia del Santo Cristo de Artiga, Darío de Regoyos.

A principios de siglo, hacia 1916, había en Irun ocho asociaciones religiosas; cuatro de mujeres: Siervas de Jesús, para asistencia a los enfermos; Siervas de María, para la enseñanza, Religiosas de la Sagrada Familia, enseñanza; y Hermanas de la Caridad. Había también cuatro de varones: Hermanos de la Doctrina Cristiana, enseñanza; Betharramitas, ministerios; Corazonistas. ministerios, y Jesuitas establecidos en Martin Dozenea, que ocupaban las Apostolinas del Sagrado Corazón. Actualmente subsisten estas: Hermanos de la Doctrina Cristiana, noviciado y colegio. Padres Pasionistas, residencia y culto. Carmelitas Misioneras Terciarias Descalzas, vida contemplativa. Orden de Nuestra Señora (Compañía de María), vida contemplativa y colegio. Hijas de la Caridad, Hospital-Asilo. Hijas de la Caridad (hábito gris), colegio y dispensario. Hijas de la Cruz, noviciado. Hijas de la Unión Apostólica (Pía Unión), servicio parroquial. Siervas de Jesús de la Caridad, asistencia a enfermos.

Fue arciprestazgo menor del antiguo obispado de Bayona y después de Pamplona. Estuvo unida a la matriz de Hondarribia de manera que ambas se hallaban servidas por un capellán mayor y tres beneficiados que residían en aquella ciudad. Aumentada con el tiempo la población de Irun, se vio la dificultad de que se atendiese desde Hondarribia; ya por razón de la distancia; ya también porque, siendo plaza de armas, quedaba cerrada de noche. En vista de estos inconvenientes, el papa Pío II mandó que uno de los beneficiados de Hondarribia sirviese la iglesia de Irun con residencia en ella. No siendo tampoco bastante eficaz esta providencia. Paulo III dividió ambas parroquias, estableciendo en Irun un cura párroco propio con título de rector (26 de junio de 1545). Nombró al propio tiempo por primer rector de esta nueva parroquia al bachiller Miguel de Astigar, natural de la misma villa. Hondarribia no se allanó con estas determinaciones, que eran un principio de la separación de Irun y, al contrario, promovió un pleito ante el consejo real contra la validez de las bulas pontificias cuya retención pretendía.

Por fin llegó a hacerse una concordia entre las partes contendientes, fechada en Valladolid a 29 de setiembre de 1551, siendo apoderado de Hondarribia su alcalde Juan de Gamboa y de Irún su rector D. Miguel de Astigar, en cuya virtud debía hacerse un hórreo común de los frutos decimales de ambas feligresías. Este hórreo debía dividirse en veintitrés porciones, después de sacada la correspondiente al obispo; de las que el cabildo de Irun debía percibir nueve y el de Hondarribia las otras catorce. Con respecto a las primicias no se hizo novedad; pues se dispuso que cada iglesia llevase las que había acostumbrado. Se convino así mismo en que los vecinos de Irun hiciesen la presentación del vicario y beneficiados, pero que los nombrados tuviesen que presentarse ante el ayuntamiento de Hondarribia, como hasta entonces, para pedir al obispo la institución canónica. El cabildo de Irun, conforme a estos tratados, tenía que entregar a la iglesia catedral de Bayona la cuarta parte de los frutos decimales que le correspondían, como lo verificó mientras el arciprestazgo menor perteneció al obispado de dicha ciudad.

Cuando se agregó al de Pamplona, parece que este derecho se adjudicó a la colegiata de Roncesvalles. con la cual el cabildo de Irun hizo un convenio, fijando dicha carga en 451 y medio reales anuales. Pero aun esta obligación desapareció desde la supresión de los diezmos por la ley general del reino. En memoria de la victoria de San Marcial el capitán general Don Beltrán de la Cueva mandó erigir una ermita con la advocación del Santo en cuyo día se consiguió. Por la misma razón los vecinos de esta villa hicieron voto de subir ambos cabildos secular y eclesiástico en procesión a ella todos los años el mismo día.

Dos autores se destacan por su gran obra sobre el presente y pasado de Irun, Luis Rodríguez Gal, más conocido por "Luis de Uranzu", y Emilio Navas, ambos iruneses. La obra máxima de Rodríguez Gal se centra en dos importantes publicaciones, Lo que el río vio. Biografía del río Bidasoa, San Sebastián, 1955, con XXIII - 489 páginas e ilustraciones, con reedición en Bilbao, 1975, y Un pueblo en la frontera, San Sebastián, 1965, 236 págs. En la primera, obra de investigador y de cronista, cubre toda la cuenca del río Bidasoa desde Hondarribia hasta sus últimas ramificaciones en Navarra pasando, naturalmente, por Irun, al que dedica sabrosos capítulos dedicados a su historia de plaza fronteriza. La segunda obra se concreta al propio Irun con un detalle meticuloso de la villa y de sus barrios actuales incluidos los desaparecidos San Miguel y Elizatxo. Los diez capítulos de la obra cubren estos temas:

I, El Campo;
II, III y IV, El Pueblo;
V, dedicado a las sociedades populares;
VI, La vida cotidiana en Irún hacia 1900; la casa burguesa a principios de siglo; comercio; algunos tipos populares; la política; progresos sociales; la colonia francesa y los espiritistas;
el cap. VII, Breve historia del deporte en Irún, La derrota del caballo;
el VIII, El contrabando en el Bidasoa;
el IX, Recuerdos de la guerra 1914-1918;
y el X, Regoyos y Unamuno en el Bidasoa.

Habría que añadir, además, su colaboración en el semanario El Bidasoa y en otras publicaciones. La obra de Emilio Navas lleva por título Irún en el siglo XX y está compuesta por tres gruesos volúmenes que contienen una especie de crónica exhaustiva de cuanto ha acontecido en Irun: tomo I, desde 1900 a 1936; tomo II, desde 1936 a 1959, y tomo III, desde 1960 a 1975 incluido. Además la obra es una verdadera mina de grabados e ilustraciones referentes a Irun. La particularidad de esta auténtica crónica es la de estar dotada de unos exhaustivos índices analíticos por orden Los tres son voluminosos. 676, 794 y 832 págs. respectivamente. La labor de Emilio Navas se completa con su notable obra en el semanario El Bidasoa del que fue director. Entre los demás autores hay que destacar a Pablo Gorosábel, Diccionario histórico-geográfico-descriptivo de los pueblos, valles, partidos, alcaldías, y uniones de Guipúzcoa, Tolosa. 1862. art. Irún. Entre las monografías, la de S. Mugica, Monografía histórica de la villa de Irún. Irún, 1903: la de R. Izquierdo, Irún. San Sebastián, 1970: y entre los trabajos menores los de N. Alzola, I. Barandiarán, G. Manso de Zúñiga, J. L. Lasa, R. de Berraondo y algún otro más.