Kulturalak

Mexicoko Euskal Etxea - Centro Vasco de México

Datos del acta Constitutiva de la fundación de Euskal etxea-Centro vasco de México.

"Nace el centro Vasco.

El Centro vasco, Sociedad cooperativa de Responsabilidad Limitada nace con la escritura inscrita en el volumen 70 número 2978 en Junio de 1907.

1.- Forman una sociedad cooperativa que tiene por objeto continuar el propósito de la extinguida (Asociación Vasca De San Ignacio De Loyola) y además:
a) Proporcionar a sus accionistas un local decoroso destinado a conferencias literarias y científicas, conciertos y demás reuniones que la sociedad celebrará; clases de idiomas, contabilidad u otras que organice y a los juegos lícitos que establezca.
b) Adquirir por cualquier legal bienes raíces y muebles destinados exclusivamente al uso de la SOCIEDAD; celebrar todos los contratos civiles y comerciales que con estos mismos objetos se relacionan o sean conducentes al fomento de la SOCIEDAD.
c) estimular el amor al País Vasco y al idioma e historia vascos, y
d) Afianzar eficazmente las relaciones entre vascos.

2.- Esta Sociedad se denominará (Centro Vasco. Sociedad Cooperativa de Responsabilidad Limitada); su domicilio radica en México y el asiento único de sus operaciones, por ahora, en la casa número 9 del callejón segundo de Santa Clara".

El Centro Vasco ha tenido varias sedes hasta hoy en día.

La primera sede fue en la casa número 9 del callejón segundo de Santa Clara (actualmente calle de Motolinia en el Centro Histórico de la ciudad de México). Aquí estuvo desde 1907 hasta 1909.

La segunda sede, tras el traslado de 1909, fue el suntuoso edificio del Teatro Colón ubicado en la cuarta calle de Bolívar esquina con la Avenida 16 de Septiembre en los pisos altos primero y segundo con su azotea. El teatro Colón albergó a Euskal Etxea-Centro Vasco desde 1909 al 1926.

Desde 1926 hasta 1972 se ubicó en la calle De Madero número 6, esto es, en una de las calles más emblemáticas del Centro Histórico de México, cerca del Palacio de los Azulejos y enfrente de la Iglesia de San Francisco.

En el período mencionado, concretamente en el año 1934, hubo una fuerte escisión y un grupo de asociados, más de 400, en su mayoría navarros y antiguos residentes, se dieron de baja y formaron el Círculo Vasco Español de México en la calle 16 de Septiembre, muy cerca de la sede ya mencionada. Los motivos de la escisión fueron los problemas políticos en España a causa de la inminente Guerra Civil Española. Entre los años 1936-1939 la Guerra Civil se trasladó a la comunidad vasca de México. Mientras que el Centro Vasco se movilizó a favor de los leales, los del Círculo no ocultaron sus simpatías por los sublevados pero, al mismo tiempo, mientras que el primero se convertía sede de los exiliados, el segundo era el lugar de reunión de familias, algunas de las cuales remontaban sus orígenes a los tiempos de la Colonia.

En 1935 Euskal Etxea de México transformó por un lado la base jurídica de la sociedad que pasó de Cooperativa a asociación Civil y, por otro, reformó algunos artículos del Estatuto.

En las tres primeras sedes mencionadas el número de socios fluctuó entre 300 y 800 socios familiares. No hay constancia del número exacto.

La cuarta y actual sede desde 1972 está ubicada en la calle Aristóteles número 239 en la Colonia Polanco de la Ciudad de México. Es una sede con más de mil metros cuadrados de terreno y dos mil quinientos metros cuadrados de construcción, que cuenta con Txoko-bar-taberna, un frontón-cancha de 10 cuadros, un frontón-trinquete, un salón de juegos de mesa multifuncional utilizado también para conferencias, misas, tamborrada y fiestas varias que consta de su barra, un salón de exposiciones y aulas para clase.

En la última década la Euskal Etxea ha conocido situaciones algo difíciles, ya que los ingresos se han visto muy mermados y se ha encontrado en una situación crítica para su solvencia.

En el año 2014 se puede decir que la situación ha mejorado. Ya no es tanto el problema económico el que preocupa, sino la captación de gente y dar una nueva vida a este centro.

Los ingresos de la Euskal Etxea de México proceden de las cuotas de socios, los ingresos internos de Txoko y Bar, la concesión de Restaurant (antes Loyola y hoy Commo), las subvenciones para euskera concedidas por HABE y las subvenciones del Gobierno Vasco para Colectividades Vascas, aunque no anuales.

Hoy en día cuenta con 120 socios, por lo que tanto el ingreso como la actividad de la Euskal Etxea han conocido situaciones preocupantes.

Hay que tener en cuenta la nueva afluencia de Vascos a México. Estos últimos son en su mayoría becarios y empresarios, empresas, lo que conlleva una nueva captación de socios. Se pretende que formen parte de la Euskal Etxea, se unan y se conozcan con los antiguos residentes y asociados, sin perder los objetivos primarios que son la lengua, cultura y eventos o fiestas de Euskal Herria.

Se ha de contar con nuevas generaciones de tercer y cuarto grado, que no tienen en su mayoría las inquietudes y la profecía que sus ancestros dedicaban a su patria.

Este grupo de personas enlaza claramente con aquellos que llegan por primera vez al país, pues ni unos ni otros han vivido muchas de las circunstancias que llevaron al nacimiento de la Euskal Etxea.

Estas personas no necesitan de un refugio vasco en México. Sus objetivos de vida y profesión están en un ámbito laboral y no tanto en lo personal, familiar y de recuerdo o nostalgia de su país de origen.

Uniendo los dos últimos puntos se perfilan nuevas generaciones en México (tanto nacidos en el paíscomo recién llegados) que han encontrado poco atractiva la oferta de la Euskal Etxea ya que sus inquietudes y modo de vida han cambiado y variado con respecto a lo que ha vivido y ofertado tradicionalmente el Centro Vasco.

El reto de la asociación es atraer y hacer partícipes de la vida de la Euskal Etxea tanto a las nuevas generaciones nacidas ya en México como a los recién llegados.

También es un punto importante entender que, estando en la Ciudad de México, hay otras complicaciones derivadas del inmenso tráfico que conlleva la pérdida de mucho tiempo en los traslados. Por este y otros motivos como la ocupación laboral de la gente, la mayoría de los eventos se celebran los fines de semana.

A lo largo de estos más de 100 años de Euskal Etxea-Centro Vasco se han organizado infinidad de celebraciones, si bien cabe destacar las que año tras año se han realizado y se siguen realizando: la llegada de los Reyes Magos, la Tamborrada de Donostia, Santa Águeda, Carnaval, Aberri Eguna, San Prudencio, Día del niño, Baztango eguna, San Juan, San Marcial, San Fermín, San Ignacio, Fiestas Patrias de México, San Francisco de Javier, Euskararen eguna, las posadas, Olentzero y Fin de año.

Además de las festividades mencionadas se realizan torneos y campeonatos de mus, fútbol y pelota en el ámbito deportivo. Hay también peñas asociadas: peña del Athletic (con mucha actividad), peña del Osasuna y la de la Real Sociedad.

Se aprovechan también las instalaciones para celebraciones de cumpleaños, reuniones familiares y de empresas.

En el ámbito social se organizan charlas, pláticas, mesas redondas que dependen tanto de la gente que tiene la intención de organizarlas como de la gente que llega del País Vasco con información que interesa a los asociados y mexicanos en general.

No se olvida nunca la parte cultural, por lo que son variadas las celebraciones y eventos como: ciclos de cine, presentaciones de libros y revistas, exposiciones de arte (pintura, fotografía, escultura...).

Siempre están presentes también las clases de euskera y en 2014 se retoma el proyecto de coro.

  • GARRITZ, Amaya; ;SANCHIZ, Javier. Centro Vasco Euskal Etxea. Memoria de 100 años. México 1907-2007. México, D.F.: Centro Vasco Euskal Etxea, 2007.