Udalak

BERNEDO

Villa y municipio de Álava-Araba, de la cuadrilla de Campezo-Montaña Alavesa/Kanpezo-Arabako Mendialdea (Álava - Araba) Situado en una pequeña elevación al norte de la sierra de Toloño, dominando una llanura. Su término es abundante en aguas; nace en él una de las fuentes que dan origen al río Ega. Limita al norte con Quintana y Urturi, al sur con Lapoblación y Cripán, al este con Marañón y al oeste con Navarrete y Villafría.


Ver mapa más grande

1960: 291 h.; 2000: 547.
73. En 1802 tenía la villa tres calles principales y en sus extremos otros tantos portales. La población era de sesenta vecinos.
Villa de señorío, hermandad de su nombre.

Parroquia de la Natividad de Nta. Sra

Pórtico del filo de los siglos XVII-XVIII, con gran arco de medio punto, cornisa denticulada, venera y medallón con llaves de S. Pedro.

Portada del siglo XIII, de transición del románico al gótico. Arco apuntado. Arquivoltas baquetonadas unas y otras con motivos de hojas. Imposta con decoración vegetal, aves, ángeles, testas humanas y otros motivos. Siete pares de columnas con fustes lisos y con variados capiteles, bastantes deteriorados: animales, ángeles con figura humana o dominando a bestias, escenas de vendimia y de caza, representaciones de los pecados capitales, del Pecado original y del infierno, monstruos además de otras figuras borrosas.

Fábrica del siglo XVI, obra de Domingo de Emmasabel, reforzada en los siglos XVII y XIX. Planta rectangular con cabecera hexagonal, esta con bóveda estrellada. Nave con bóvedas de ligamentos y combados. Pinturas de la Virgen y de los apóstoles en las claves de la cabecera y del primer tramo de la nave. Apeos con contrafuertes interiores, en pilastras fasciculadas y en ménsulas.

Retablo mayor barroco, pintado y dorado, de fines del siglo XVII, obra de José Pérez de Viñaspre en su arquitectura y de Francisco Jiménez en su escultura. Banco, cuerpo principal de tres calles y remate. Sagrario, algo anterior al retablo, obra de Martín de Arenalde y Martín de Foronda: tiene dos cuerpos, columnas corintias y pilastras, relieve de Cristo triunfante en la puerta y, a los lados, dos imágenes con hornacinas en el primer cuerpo e imágenes de dos apóstoles en el segundo. En el banco, relieves de S.Sebastián y de S.Francisco Xavier entre barroca decoración. Cuerpo principal con seis columnas acanaladas y corintias, también barrocamente decoradas. Buena Virgen sedente con el Niño en la calle central e imágenes de S.Pedro y de S.Pablo en las calles laterales, todas ellas en hornacinas. Entablamento barroco. En el remate, Calvario bajo frontón partido y Padre eterno entre roleos y ángeles justicieros.

Capilla lateral izquierda, del siglo XVI. Bóveda estrellada apeada en ménsulas con sarta de perlas.

Retablo lateral barroco, churrigueresco, de la Dolorosa, de fines del siglo XVII. Banco con hornacina con talla de la Virgen del Rosario. Cuatro columnas salomónicas en el cuerpo principal e imagen de la titular, sin interés. Remate con imagen de S.Miguel entre frontón partido y pilastras barrocas.

Retablo lateral barroco, del Ecce Homo, de mediados del siglo XVII. Banco con decoración geométrica. Imagen del titular, de comienzos del siglo XVIII, entre cuatro columnas corintias y torsas.

Otros dos retablos barrocos, rococós, de fines del siglo XVIII. En uno de ellos destaca la talla sedente de S.Esteban, de fines del siglo XVI, del círculo de Arnao de Bruselas.

Coro bajo, del siglo XVI. Reja asentada en dos medias columnas acanaladas.

Sacristía cuadrada con bóveda apeada en cuatro arcos. Esculturas de la Inmaculada y de S. Juan, del siglo XVII. Aguamanil barroco.

Torre cuadrangular de mediados del siglo XVIII. Cuatro vanos de campanas en arcos de medio punto, balaustradas ciegas y chapitel con cuatro caras cosícavas.

Ermita de Sta. Teresa

Cercana a la parroquia. Sentencias en las lápidas exteriores de la fábrica. Talla de la titular, del siglo XVII.

Ermita de Nta. Sra de Ocón

Pórtico con tres arcos rebajados.

Fábrica de planta rectangular. Nave de cuatro tramos y ábside hexagonal más estrecho que el resto. Bóvedas estrelladas en la cabecera y en el primer tramo, apeadas en ménsulas, y nervadas en diagonal, apeadas en pilastras, en el resto de la nave.

Retablo mayor de mediados del siglo XVII, de la escuela de Cabredo según Micaela Portilla. Banco, cuerpo principal de tres calles y remate. En el banco, relieves de S.Juan Evangelista y de S.Marco. Cuerpo principal con columnas corintias, torsas y acanaladas, camarín central con imagen de la Virgen sedente con el Niño, del filo de los siglos XIII-XIV y, en las calles laterales, escenas de la Anunciación y la Visitación. Entablamento con relieves de los otros dos evangelistas. Remate con imagen de la Virgen de la Asunción entre acroteras.

Dos retablos laterales neoclásicos, sin interés.

De esta ermita proceden las imágenes bajo medievales de Santiago, Sta. Ana y Sta. Maria Magdalena, hoy en dependencias diocesanas.

Espadaña, con un arco de medio punto.

Ermita de S.Pedro

Comunal de Bernardo, Lagrán y Villaverde. Pórtico adintelado con decoración geométrica.

Fábrica del siglo XVI. Planta rectangular con cabecera recta. Bóveda de cañón rebajada con decoración de rectángulos rehundidos. Cabeza de ángel en la clave del arco toral. Retablo e imágenes sin interés.

Ex ermita de S. Tirso

Excavada en la roca.

Construcciones civiles

En una peña, al sur del pueblo, restos de un castillo medieval abandonado en el siglo XVI.

Bernedo estuvo amurallado. Hoy solo se conserva parte de un cubo y de los lienzos así como uno de los tres portales antes existentes, al final de la calle la Sarrea, restaurado en 1984 por la Diputación Foral de Álava; tiene arco apuntado y tronera.

Bernedo, con aspecto de bastida, se organiza en tres calles longitudinales, cortadas por cantones y callejas, y en dos plazas, la Mayor y la del Castillo. La mayor parte de las viviendas del recinto son de tipo gótico-renacentista, con pisos superiores volados relativamente frecuentes. En la calle Mayor, casa blasonada del filo de los siglos XVII-XVIII con dos balcones volados, de hierro forjado al igual que sus apeos. En la plaza Mayor otra casa blasonada con buenos aleros. Antiguo Ayuntamiento con acceso por arco de medio punto con buenos dovelas. En la plaza del Castillo, casa solariega de los Gámiz, de la segunda mitad del siglo XVII, blasonada; planta rectangular, cubierta a cuatro aguas y buen alero. Otra casa, análoga, en la calle la Sarrea.

Alberto GARATE GOÑI (2006)

  • Palacios Mendoza, Victorino: Inventario de arquitectura rural alavesa. IV- Montaña alavesa/ Arabako mehazde arkitekturaren inbentarioa IVI- Arabako Mendialdea. Vitoria-Gasteiz. Diputación Foral de Álava/ Arabako Foru Aldundia, 1969.
  • Portilla Vitoria, Micaela y Eguia López de Sabando: Catálogo Monumental de la diócesis de Vitoria. Tomo II. Vitoria. Caja de Ahorros Municipal, 1968.
  • Tabar Anitua, Fernando: Barroco importado en Álava y Diócesis de Vitoria-Gasteiz. Escultura y Pintura. Vitoria-Gasteizko Elizbarrutain eta Araba importatuko Barrokoa. Escultura eta Pintura. Vitoria-Gasteiz. Diputación Foral de Álava-Arabako Foru Aldundia, 1995.
  • Vélez Chaurri, Javier: "La escultura barroca en el País Vasco. La imagen religiosa y su evolución" en Cuadernos de Artes plásticas y monumentales. Ondare (19). Donostia-S. Sebastián. Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos, 2000.

Alberto GARATE GOÑI (2006)

Bernedo formó parte del Reino de Navarra hasta hacia 1476. Fue esta villa plaza fuerte de gran importancia para el reino, estando amurallada y defendida por un castillo. Recibió los fueros de manos de su rey Sancho el Sabio, el año 1182. En este fuero, así como en el de Antoñana, se prohibía toda clase de pruebas cruentas en los litigios y se establecía el término de su territorio que abarcaba desde la iglesia de S. Julián de Uranavilla hasta la cruz de San Román y Hazaeta y desde la iglesia de S. Cristóbal de Izki hasta Latxibar y Peñaalta. Los reyes de Navarra hicieron objeto a la villa de varias importantes prerrogativas. El año 1306 se eximió a los habitantes de Bernedo de los derechos de franquicias y aduanas en su comercio con Castilla principalmente. El año 1337 Bernedo y Laguardia eran declarados libres del peaje dando al rey 1.250 libras. En 1351, Carlos II de Navarra mandó que sus habitantes pagasen portazgo, pero este tributo fue revocado en 1390 por Carlos III por mediación del rey de Castilla, D. Pedro, «a lo que me pidieron por merced en razón le enviaré rogar que si agora nuevamente fué puesto el dicho portazgo que lo faga tirar é creo que lo fará». En los pactos y avenencias que tuvieron lugar en 1379 entre Enrique II de Castilla y el rey Carlos III de Navarra, la fortaleza de Bernedo fue entregada en tenencia por el rey vasco. La guarda del castillo fue encomendada a la misma villa y a sus alcaldes. El año 1420, Juan I de Navarra declaró a Bernedo, nuevamente, libre de peaje. Figura este castillo entre los que designó D. Carlos III al Principado de Viana con Aguilar, Campezu, Marañón, Buradón y otros. Con relación al castillo de Bernedo, hallamos en los libros de Comptos algunos antecedentes que figuran en los capítulos de justitia facienda. Entre otros aparecen por su gravedad los dos casos siguientes: Juan Péritz y Pero Juaynes delataron por robos y maleficios a Juan de Biguria, el cual, confesados sus delitos, sufrió la pena de horca en este castillo. Idéntica penalidad se aplicó y ejecutó en el mismo paraje a Juan de Gamboa, sobre el cual pesaban acusaciones de muchos hurtos y muertes perpetrados en Estella, Zaragoza y Fuenterrabía. Venía gobernando este castillo desde mediados del s. XIV un Alcaide que rehusando el cobrar, no aparece en los nombres de los libros de Comptos reales. En 1521 desempeñaba la alcaldía D. Diego Martínez de Alava, al que relevó D. García Martínez de Arbizu, y finalmente D. Tomás de Rivas y Berástegi, nombrados los dos últimos por el rey de Castilla. El conde D. Pedro de Ayala aparece en Bernedo a fines del s. XV, siendo mal acogido por los habitantes. Una real cédula de 1489 le ordenaba que reedificase la torre cercana a la iglesia que había mandado derribar y que luego se marchara del lugar. No se sabe a ciencia cierta la fecha de la incorporación de Bernedo a Alava. El año 1490, los Reyes Católicos concedieron su señorío a la ciudad de Vitoria. Por real cédula ex pedida un año después en Granada se justifica esta medida de la manera siguiente: «Por quanto despues que la villa de Bernedo e su tierra, que es en la frontera de Navarra, se reduxo a nuestra corona, hobimos fecha, é fecimos merced de ella a la ciudad de Vitoria, entendiendo ser así cumplido á nuestro servicio, segun más largamente se contiene en la carta que de la dicha merced mandamos dar a la dicha villa, é porque la dicha villa está poblada á fuero é usos é privilegios de dicho reyno de Navarra, é á causa de ello los vecinos de la dicha villa é su tierra diz que resciben algunos agravios é sinrazones en algunas ciudades é villas é lugares de nuestros reynos é señoríos, etc.». Prosigue el documento expresando que Diego Martínez de Alava suplicó en nombre de la villa que a ésta le fuera otorgado el fuero de Vitoria, como fue concedido. Durante la guerra de las Comunidades hubo grandes disturbios en el lugar. Era jefe de la fortaleza, el citado Diego Martínez de Alava, que marchó a la villa de Salvatierra para defenderla del conde de este lugar dejando en su sustitución a su hijo Fernando. Sublevados los vecinos, cogieron prisionero al hijo y obligaron a su padre a refugiarse en la fortaleza. El cargo de castellano perpetuo de Bernedo lo ocupó en el mismo siglo José Tomás de Ribas y Berástegui y como tal gozó el fuero militar en virtud de dos reales cédulas del 12 de mayo de 1714 y 15 de abril de 1727. Posteriormente ocupó el cargo el marqués de Legarda, vecino de Vitoria. En 1873, durante la segunda guerra carlista, apareció en B. la partida de Francisco Romero.
v. ARMENTIA, Nicolás.
Parroquia dedicada a la Natividad de Nuestra Señora, arciprestazgo de Bernedo, diócesis de Vitoria, archidiócesis de Burgos. Existía antiguamente una iglesia dedicada a San Esteban, donde se recibían solemnemente los juramentos que exigían las leyes en los juicios civiles y criminales, como consta en su fuero. Ermita de Okon bajo la peña de San Tirso.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA.