Udalak

ORENDAIN

Villa y Municipio de Gipuzkoa que adopta su denominación actual por norma foral de segregación del de Iruerrieta (o Hiruerrieta), de 20/1987 de 31-12 (Boletín Oficial de Gipuzkoa 07-01-1988). Situado en la zona Centro-Sur de la provincia. Desde 1968 hasta el 1 de enero de 1988, que volvió a formar ayuntamiento propio, integró con Ikaztegieta y Baliarrain el municipio de Iruerrieta. Riega su término el arroyo Orendain, afluente del Amezketa, y otro arroyo sufragáneo directo del Oria. La capital, villa del mismo nombre, se halla a 329 m. en la parte Centro-oeste del término, a los 1° 34' 30" y 43° 04' 45". Sus alturas no sobrepasan los 418 m. Limita al norte con términos de Ikaztegieta y Alegia; al sur con Amezketa, Abaltzisketa y Gainza; al este con Alegia y Amezketa, y al oeste con Ikaztegieta, Legorreta y Baliarrain.


Ver mapa más grande

Esta localidad se halla enclavada en una zona de sucesión flyschoide arenisco-calizoarcillosa. En su parte N., donde se alza la estructura del monte Urkolamendi, el terreno está formado por argilitas calcáreas masivas, con nivelitos calizos eventualmente.

Población 1960: véase tabla.

Censos. 1860: 489 h.; 1900: 408; 1910: 451; 1930: 399; 1940: 475; 1950: 412; 1981: 191; 1988: 184; 2000: 146.
1800: 4 casas y 44 caseríos; 1860: 54; 1950: 62; 1970: 70.
Distancia desde la capital del municipio a Donostia-San Sebastián: 35 kms. Distancia a la cabeza del partido judicial: 10 kms. Estación de ferrocarril mas próxima en Alegia, a 5 kms. Tiene comunicaciones con las localidades de Ikaztegieta y Tolosa por medio de la N. 1 Tolosa-Altsasu. También, y a través de una carretera local con varias bifurcaciones, comunica con Altzo, Amezketa y Bedaio.
Respecto a la economía tradicional, señala Gorosábel (1860): «sus montes tienen buenos bosques y pastos, y abundan en fuentes. Los habitantes se dedican generalmente a la agricultura; y las coseches de granos y demás comunes del país, que se recogen en su distrito, son regulares. Tiene también bastante ganado vacuno, y algo de lanar, caballar y cerda; y en su término hay dos molinos harineros, movidos por el agua de la regata que viene de Amezketa». Estos molinos eran los denominados Uegun y Baliarráin. Según el censo agrario de 1962, en este ayuntamiento había 55 explotaciones agrícolas, 5 de menos de 0,1 Has., 1 de 0,1 a 1 Has., 4 de 1 a 5 Has., 41 de 5 a 20 Has., 4 de 20 a 100 Has., ninguna de l00 y más Has. El régimen de tenencia era el siguiente: Propiedad: 466; Arrendamiento: 89. Comercialmente, pertenece al área de San Sebastián, subárea de Tolosa.
La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción es una modesta realización que presenta planta de cruz latina y cabecera poligonal, si bien no sería ese su carácter original, con torre campanario situada a los pies. La zona del ábside y el crucero corresponde al primer tercio del siglo XVI, realizándose las cornisas a finales del siglo XVII. Juan y Francisco de Carrera, junto con los hermanos Izaguirre, realizaron en los inicios del siglo XVIII labores de cantería, si bien en 1713 las bóvedas erigidas por Francisco se cayeron, de tal modo que se imponía una nueva etapa realizadora. Sin embargo, esa labor se demoraría enormemente, pues aún en 1763 el edificio contaba como cubierta con tablas de madera tan sólo. Así, en mayo de 1764 Martín de Carrera reconoció la construcción, que se hallaba en fase de ampliación en la zona de la torre, puertas, estribos, coro y parte de la nave. Iniciada ya la obra para entonces en tres ángulos de piedra de sillería hasta una altura de veinte pies, faltaban aun otros seis para terminar la cornisa e igualar esa zona con la anteriormente ejecutada. Una vez obtenida la licencia ese mismo año, el veinticuatro de julio la almoneda la remató el propio tracista a finales de agosto. De esta manera, se comprometió a efectuar las diferentes labores en el plazo de seis años, con los maestros canteros Diego de Aizpe Urrutia, Andrés de Goicoechea y Juan Bautista de Carrega. En 1771 se extraía la piedra toba para las bóvedas y en 1774 se ponía la cruz de hierro del campanario. Precisamente en 1771 reconocía lo ejecutado el maestro mayor del Obispado, Manuel de Larrondo. Puesto que el tracista había fallecido ya, era su hijo Manuel Martín el que se haría cargo de la obra. El tracista y artífice modificó la orientación del presbiterio, situándolo donde había de colocarse el coro. Los contrafuertes se disponen en el interior, creando de este modo en cada uno de esos tramos un espacio para colocar altares. Además, el coro se dispone sobre un arco algo apuntado, con tribunas a los lados, llevando sus contrafuertes medias columnas con capiteles y basas del siglo XVI adosadas. El presbiterio se separa de la nave mediante un arco triunfal, cerrándose la nave mediante bóvedas de arista. La portada se sitúa en el flanco de la entrada la sacristía. Es una realización modesta, toda vez que la fábrica no contaba con medios suficientes para una obra de mayor entidad, circunstancia que explica, lógicamente, el proyecto realizado por el insigne arquitecto, muy mediatizado por esa cuestión y, sobre todo, lo anteriormente erigido. La torre, por su parte, cuenta con un cuerpo cuadrado liso que llega hasta el cuerpo de la iglesia, coronándose con un cuerpo de campanas de planta octogonal, cerrándose por medio de una bóveda de media naranja, si bien actualmente se halla remata por un chapitel de carácter piramidal.

Provisto de un escalonamiento habitual al exterior, en su interior destaca la efigie de Cristo en la Cruz, realización de la primera mitad del siglo XVI situada en el colateral del lado de la epístola, realización arquitectónica de mediados del siglo XVII. Obra de acusado carácter expresivo, es una realización anónima de indudable calidad. Pese a las incorrecciones anatómicas de la imagen, pues las desproporciones resultan evidentes, el anónimo autor ensalza el sacrificio del Redentor, imponiéndose, tal y como hemos señalado, el expresivismo. Sería obra de algún maestro activo en la región. El retablo mayor es una realización barroca, de la segunda mitad del siglo XVII más concretamente, mueble de interesante concepción arquitectónica que preside una imagen de la titular del templo. Consta de banco, cuerpo único subdividido a su vez en dos tramos y ático. Son los soportes exteriores los que unifican el conjunto, ya que el cuerpo principal se halla subdividido en diferentes niveles por la imaginería aquí dispuesta. Pese a la originalidad que ello le otorga, lo cierto es que la deseada unificación espacial no se logra totalmente, pudiendo considerarse desde esa óptica una obra de transición entre los principios clasicistas y los propios del barroco decorativo. Ligeramente anteriores serían los retablos colaterales, que poseen una sencilla formulación, con cuerpo único y remate. Con todo, el recubrimiento pictórico de sus remates varía los presupuestos iniciales, bien pudiendo ser añadidos posteriores, si bien es éste un extremo difícil de dilucidar. Además, el hecho de que la efigie del Crucificado se sitúa en el colateral del lado de la epístola hace que el del otro lado presente una cartela carnosa sobre su titular, rompiendo en parte la simetría que caracteriza a este tipo de realizaciones.

La casa consistorial es un destacado exponente de la arquitectura neoclásica. Su diseño ha sido atribuido a Justo Antonio de Olaguíbel, importante arquitecto vitoriano, quien lo habría diseñado en 1787. La articulación de la fachada es ciertamente sobresaliente, con una triple arcada de acceso en la parte inferior, cuatro pilastras toscanas sosteniendo un frontón triangular que nos remite a las interpretaciones palladianas, la creación de dos alas mediante la distinta distribución de vanos y su remate adintelado en el que el arquitrabe del cuerpo central actúa como verdadera cornisa, aspectos todos ellos que conforman un equilibrado conjunto. La utilización de las pilastras sosteniendo el aludido remate contrarresta el sentido horizontal que de otro modo imperaría, hallándonos ante una evolución y clarificación de uno de los recursos ya apuntados por otros arquitectos. En definitiva, nos hallamos ante una de las realizaciones más acertadas del periodo mencionado en la provincia.

En el caserío Iramendi pervive un acceso en forma de arco apuntado, elemento gótico que nos habla de la antigüedad de esta construcción. Barberoetxe pertenece a la época barroca. El caserío Jauregi, así como el llamado Jaun Donosti son realizaciones igualmente reseñables, situándose en las proximidades del citado en último lugar la ermita de San Sebastián, modesta realización que se asemeja a un humilladero. De este modo, y con independencia del acceso y los vanos situados a sus lados, presenta un carácter extremadamente humilde, al tiempo que sus reducidas dimensiones no hacen sino acrecentar el carácter anteriormente señalado. El cementerio, pese a ser una construcción relativamente reciente, es un ámbito que conviene destacar, dado el mantenimiento de la tradición funeraria respecto al uso de estelas discoidales. Igualmente se destaca el Colegio de los Padres Escolapios, no tanto por las características de la construcción como por su relación con la configuración urbana de la localidad.

En los barrios de Egileor destacan, lógicamente, algunos caseríos, caso de los llamados Urkidi y Lizarribar, objeto de una profunda reforma el último de ellos, si bien pueden apreciarse aún en el mismo algunos arcos de medio punto tapiados. También conviene reseñar el caserío Konde.

Bibliografía:
  • Arrázola Echeverría, María Asunción: Renacimiento en Guipúzcoa. I, Arquitectura, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988 (1ª ed., 1968), pp. 74 y 232.
  • Arrázola Echeverría, María Asunción: Renacimiento en Guipúzcoa. II, Escultura, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988 (1ª ed., 1968), pp. 295 y 297-298.
  • Astiazarian Achabal, María Isabel: Arquitectos guipuzcoanos del siglo XVIII. Martín de Carrera, Manuel Martín de Carrera, Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, 1991, pp. 20, 171-177, 224 y 231.
  • AAVV: Arquitectura neoclásica en el País Vasco = Arkitektura neoklasikoa Euskal Herrian, Bilbao, Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno Vasco, 1990, 240 pp.
  • Cendoya Echániz, Ignacio: Arkitektura eta hirigintza Gipuzkoan, Bilbao, Editorial Mensajero, 1995, 61 pp.
  • Isasa, Pedro; Linazasoro, Iñaki: Gipuzkoako Udaletxeen Marrazkiak = Dibujos de las Casas Consistoriales de Gipuzkoa, Donostia, Kutxa, 1995, pp. 154-155.
  • Larumbe Martín, María: Justo Antonio de Olaguibel, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Alava, 127 pp.
  • Peña Santiago, Luis Pedro: Las ermitas de Guipúzcoa, Navarra, Txertoa, 1975, 218 pp.
  • Urteaga Artigas, María Mercedes: Guía histórico monumental de Gipuzkoa, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1992, pp. 244-245.

  • Ignacio CENDOYA ECHÁNIZ
    Profesor de la U.P.V.-Euskal Herriko Unibertsitatea
    Municipio, partido judicial de Tolosa, Gipuzkoa.
    (1860). Villa, unión de Aizpurua, 7 fuegos.
    En el s. XIX ( l860) contaba con una escuela elemental de niños y niñas, dotada con 1.486 reales anuales.
    HISTORIA.
    Unión a Tolosa. Siendo una mera colación, se unió a la vecindad de la villa de Tolosa mediante escritura de concordia celebrada en el año 1374, la cual fue confirmada por el rey Juan I de Castilla en las cortes de Burgos a 16 de agosto de 1379. En virtud de este convenio Orendain quedó sometido a la jurisdicción de Tolosa y se obligó además a contribuir a los gastos de interés común. Sin embargo, conservó sus términos amojonados, sus montes y demás propiedades, y la administración económica independiente. En esta época y mucho tiempo después, reseña Gorosábel, no tuvo más autoridad local que un jurado; pero posteriormente se creó un alcalde pedáneo con muy limitadas atribuciones judiciales. Se estableció también un ayuntamiento compuesto del mismo alcalde pedáneo y de dos regidores en quienes quedó refundida la administración municipal, sin perjuicio de consultar a la junta general de vecinos los casos arduos.
    Título de Villa. En la Unión de Aizpurua. Consiguió la merced del título de villa de por sí, con la consiguiente separación de la dependencia de Tolosa por gracia concedida por Felipe III en virtud de privilegio despachado en Madrid el 4 de febrero de 1615; para cuya consecución tuvo que servir a la Corona española con veinte y cinco ducados por cada uno de sus noventa y tres vecinos. Conforme a la misma, el alcalde de esta nueva villa entró a ejercer la real jurisdicción ordinaria, tanto en lo civil como en lo criminal, así como el mero y mixto imperio, con iguales facultades que los demás de Gipuzkoa. Orendain tomó también posesión del asiento de las Juntas provinciales en las que se celebraron en la villa de Elgoibar el mismo año, siendo su apoderado Juan de Jáuregui. Esta villa pertenece, señala Gorosábel (1860), a la unión de Aizpurua desde el año de 1625 y tiene también comunidad con otras en la de Bozue mayor pare el goce de los montes de Enirio y Aralar, en cuyos productos se interesa en la sexta parte.
    Elecciones en el siglo XIX.
    Elecciones generales del 1 -II-1891. CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSNocedaIntegrista56OlazábalCarlista29 [Ref. "La V. de G." del 3-II-1891].

    Elecciones generales del 5-III-1893.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSNocedalIntegrista66OlazábalCarlista27[Ref. B.O.G. del 9-III-1893. Filiaciones en diversas publicaciones de la época].

    Elecciones generales del 12-IV-1896.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSNocedalIntegrista49AranaCarlista34[Ref. B.O.G. del 17-IV-1896. Filiaciones en La Unión Vascongada del 13-IV-1896].

    Elecciones generales del 27-III-1898.CANDIDATOPARTIDOVOTOSGarcía FernándezCoalición Liberal82[Ref. B.O.G. del 30-III-1898. Filiación en El Fuerista del 27-III-1898].

    Elecciones generales del 16-IV-1899.CANDIDATOPARTIDOVOTOSOlazábalIntegrista75[Ref. B.O.G. del 19-IV-1899. Filiación en La Unión Vascongada del 17-IV-1899].
    Elecciones 1900-1923.
    Elecciones generales del 19-V-1901. CANDIDATOPARTIDOVOTOSAldamaLiberal51[Ref. B.O.G. del 24-V-1901. Filiaciones en La Unión Vascongada del 13-V-1901].

    Elecciones generales del 26-IV-1903.CANDIDATOPARTIDOVOTOSSánchezLiga Foral75[Ref. B.O.G. del 13-IX-1905. Filiaciones en La V. de G. del 11-IX-1905].

    Elecciones generales del 21-IV-1907.CANDIDATOPARTIDOVOTOSSenanteIntegrista90[Ref. B.O.G. del 24-IV-1907. Filiaciones en La V. de G. del 22-IV-1907].

    Elecciones a Diputados en Cortes del 8-V-1910.Manuel Senante Martínez103[Ref. B.O.G. mayo 1910].

    Elecciones generales del 9-IV-1916.CANDIDATOPARTIDOVOTOSSenanteIntegrista98[Ref. B.O.G. del 12-IV-1916. Filiaciones en La V. de G. del 10-IV-1916].
    Elecciones en 1931-1933.
    Elecciones generales del 28-VI-1931.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSLeizaolaNacionalista117PicaveaIndependiente117PildainCanónigo (Integrista)117UrquijoTradicionalista117[Ref. B.O.G. del 29-VI-1931. Filiaciones en El Pueblo Vasco del 30-VI-1931].

    Elecciones a Diputados en Cortes del 19-XI-1933.CANDIDATOSVOTOSMonzón90Irujo87Irazusta87Maeztu87Paguaga87Leizaola86Picavea85Bizcarrondo1De Francisco1Alvarez1Echevarría1Angulo1 [Ref. "L. V. de G.", Nov. 1933].
    Sí al Estatuto Vasco. En la primavera de 1931, a los días de instaurarse la República, Orendain se adhirió al Estatuto. Asimismo, estuvo representado en la Asamblea de Estella y en el plebiscito del 5 de noviembre de 1933 para refrendar el Estatuto Vasco, se obtuvo en esta localidad el siguiente resultado:

    N.º electores Favor Contra
    231 228 ---

    [Ref. "El P. V.", marzo 1936].[Ref. La Voz de Guipúzcoa, nov. 1933].
    Elecciones en 1936.
    Elecciones a Diputados en Cortes del 16-II-1936.CANDIDATOSVOTOSLojendio108Paguaga108Oreja107Múgica107Irujo94Picavea72Monzón71Irazusta66Lasaarte65[Ref. El P.V., febr. 1936].

    Elecciones a Diputados en Cortes del 1-III-1936.CANDIDATOSVOTOSLasarte147Picavea147Irujo115Irazusta115
    Guerra 1936-1939. Tras el alzamiento militar de julio de 1936 permaneció en poder de la República hasta el 7 de agosto del mismo año, en que fue ocupado por las fuerzas nacionales en avance hacia Tolosa.
    Últimas elecciones.
    Elecciones generales del 29-X-1989. EA50PNV9HB43 Elecciones al Parlamento de Vitoria del 28-X-1990. HB50PNV12EA49PSOE1 Elecciones municipales del 26-V-1991.
    Resultaron elegidos los siguientes concejales: HB: Martín Eguia, María Teresa Eizaguirre, Juan José Arregui y José Cruz Esnaola. EA: María Teresa Irazusta. Fue elegido alcalde Martín Eguia.
    Iglesia parroquial bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, arciprestazgo de Tolosa, obispado de San Sebastián, archidiócesis de Pamplona.