Musées

Aquarium

La Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa1 ha sido una institución que ya desde el año 1912 realiza una tarea muy importante dentro del terreno de la educación y divulgación, no sólo del mundo submarino, sino que también de otros aspectos que vinculan directamente el hombre con el mar.

Aspectos relacionados con el mundo marítimo, ya sea a nivel etnográfico o antropológico. No cabe duda que estos aspectos no fueron tan pioneros en el momento en el que la Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa fue fundada, ya que para aquellos tiempos, eran ya conocidos museos relativos a estos temas.

Por ello que uno de los grandes logros de la SOG fue el de haber construido su sede en el pintoresco muelle de San Sebastián. Esto fue fundamental para poder dar proyección a las líneas de trabajo que allí se realizarían. El Palacio del Mar-Aquarium, es un edificio que alberga una de las primeras colecciones vivas de fauna marina cantábrica, con el fin de divulgar los fondos de las costas vascas. Decididamente aquellos tiempos no fueron fáciles. El arte de la acuariología, y de las ciencias marinas no estaban muy avanzadas y fueron suplantadas por el esfuerzo y el ímpetu emprendedor de una serie de personalidades que forjaron el espíritu que gobierna esta institución tan emblemática.

A lo largo de muchos años, el Aquarium de San Sebastián fue lugar que tuvo una clara vocación divulgativa y educativa. La mayoría de los colegios de la provincia y alrededores visitaron sus instalaciones. Existen documentos que así lo testifican y no se necesita mucha imaginación para darse cuenta de la sorpresa de los más pequeños al ver esos magníficos seres que habitan nuestros fondos marinos. Además, este impulso divulgativo-educativo es constatado en el intento de realizar una guía educativa por el afamado ilustrador Agustín Ansa. 2

A parte de esta clara vocación de educativa, se realizaban también líneas de trabajo muy interesantes y que durante largo tiempo se mantuvieron en la sombra, o sencillamente en los círculos meramente científicos. Aun así, las instalaciones del Aquarium de San Sebastián, fueron el lugar idóneo para ampliar conocimientos en el mundo de la biología marina, siendo, como podrá leerse más adelante, pionera junto a instituciones tan prestigiosas y reconocidas como el IEO.

Hubo también tiempos duros y difíciles. Escasez de medios, situaciones políticas encontradas, etc. A fin de cuentas, la Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa era un organismo vivo y como tal tuvo que ir acomodándose a las nuevas circunstancias. En el año 1998, la nueva Junta directiva da un nuevo impulso y comienza un momento histórico: la ampliación de las instalaciones, realizando una obra importantísima que dará de nuevo un vertiginoso giro al devenir del Palacio del Mar-Aquarium. Serán las nuevas instalaciones acuariológicas (un gran oceanario con un túnel de 360 grados, único en aquellos días, nuevos acuarios, etc.), aulas destinadas para talleres y dinámicas educativas, así como un espectacular auditórium destinado a conferencias, congresos, etc. A lo largo de este tiempo han pasado miles de niños y jóvenes a nuestras instalaciones, desde los más pequeños hasta jóvenes estudiantes de la Facultad de Biología o como colaboradores en proyectos científicos. Además de congresos organizados por sociedades como Aranzadi, Azti, UPV, también han pasado ilustres personajes que de una u otra forma están vinculados al entorno marítimo, haciendo hincapié en los últimos tiempos, en la necesidad de educar bajo las premisas conservacionistas y medio ambientales.

Se ha realizado una gran labor divulgativa-educativa a lo largo de esos años y para continuar en esta línea, el Palacio del Mar-Aquarium, organiza junto a la Universidad de Souhthampton, la UPV y AZTI un Master en Biología Marina.

1En el año 2003 la Sociedad de Oceanografía pasa a ser parte del patronato de una Fundación, que llevará el nombre de Fundación Oceanográfica de Gipuzkoa.

2Gracias a la ejecución de una exposición (Carteles entre las olas) pudimos encontrar una auténtica joya, que mostraba claramente, ese ánimo educativo que ya tuvo desde aquél entonces los miembros, directivos y técnicos del Aquarium de San Sebastián.



Como ya se ha comentado anteriormente, el año 1998 fue fundamental para el futuro del Palacio del Mar. Se abrieron nuevas posibilidades y se trabajaron nuevas líneas de trabajo, que dieron a este espacio un gran valor y protagonismo en la ciudad y en todo el País Vasco. Más de medio millón de personas pasaron aquel año por nuestras instalaciones. Esto desbordó todas las expectativas y dio una nueva imagen de nuestra institución y de la ciudad de San Sebastián en general. Las instituciones se volcaron en este proyecto y vieron muy pronto los frutos. Los siguientes años, y tras el boom de la apertura de las nuevas instalaciones, la incidencia de público se estabilizó en unos trescientos mil visitantes, número muy estimable para una espacio como el nuestro. En este sentido, el visitante ha sido y es parte y objetivo de nuestros programas educativos y de divulgación. En el año 1998 se desarrolló un departamento educativo que analizara y potenciara esta línea de trabajo, con el fin de que los niños y visitantes en general tuvieran, al salir de la visita, una serie de nociones relativas al medio marino y a la biodiversidad. Son muchos los colegios que repiten cada año la visita y con los que existe un diálogo muy estrecho con el fin de ir mejorando los programas educativos. También, y en dirigido a un público más genérico, se realizan exposiciones temporales que intentan desarrollar diferentes temas, aportando de esta manera un dinamismo de contenidos a lo largo del recorrido y ofertando cada poco tiempo nuevos programas expositivos. Además no hay que olvidar que regularmente el auditórium sirve para la realización de congresos y conferencias.

Por otra parte, en las instalaciones internas se desarrollan bastantes programas de carácter científico, bien por medio de colaboración con otras instituciones científicas o con otros acuarios. Es también cierto, que la labor principal del Departamento de Biología es la de conservar y mantener la fauna de nuestras instalaciones en óptimas condiciones. Obviamente este es el principal objetivo. Aun así, y de una forma intermitente se ha logrado llevar a cabo pequeños proyectos que nos han dado gratos resultados y nuestro equipo ha estado siempre abierto a todo tipo de colaboraciones. Podríamos citar entre estas colaboraciones el proyecto Merluza, o el proyecto Anchoa promovido por AZTI y cuyos resultados han sido muy interesantes. También destacar colaboraciones con otros acuarios como el Oceanográfico de Valencia, o el Acuario de Biarritz, etc.

A pesar de ello, la intención de la FOG no es otra que la de impulsar y promover de una manera mucho más intensa estudios de investigación que aporten prestigio y den una serie de resultados que puedan aplicarse; bien sean proyectos de recuperación, I+D, etc.

En este sentido, el Master de Biología Marina puede aportarnos un valor añadido porque atraerá a estudiantes y jóvenes investigadores que puedan trabajar y desarrollar sus proyectos en nuestras instalaciones. Para ello, sin duda, es necesario mejorarlas y ampliarlas.

La Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa no brotó repentinamente, sino que fue el resultado de una larga y dificultosa gestación a lo largo de varios años, protagonizada por unos cuantos convencidos de la necesidad de que existiera una institución de esta clase.

Los antecedentes que desencadenaron la fundación de la SOG se remontan hasta el verano de 1903, en el cual, el príncipe de Mónaco Alberto I visitó San Sebastián, a bordo de su yate "Alice", autentico laboratorio flotante durante una de sus múltiples campañas oceanográficas.

En agosto de 1904 fondeó en la bahía el buque "Mary", que llevaba a bordo a la misión científica de la Sociedad de Oceanografía del Golfo de Gascuña (S.O.G.G.) radicada en Burdeos, que se hallaba realizando una campaña oceanográfica en el Cantábrico. Esta sociedad oceanográfica girondina tenía en San Sebastián dos fervientes partidarios: el meteorólogo aficionado J.M. Orcolaga, fundador del Observatorio Meteorológico de Igueldo, y el conservador del museo municipal Pedro Manuel Soraluce. Esta campaña científica se repitió dos años más tarde a bordo del yate "Andre", momento en el cual el presidente de la misión científica del "Andre", junto con E. Bertrand y los donostiarras J.M. Orcolaga y P.M. Soraluce, iniciaron las gestiones para fundar en San Sebastián otro subcomité, de similares características al creado en La Coruña.

En el verano de 1907 el rey Alfonso XIII visitó la Exposición Marítima Internacional de Burdeos, acompañado por E. Bertrand. Al rey se le despertó un gran entusiasmo por lo que había visto y por lo que sabía que se estaba haciendo en Mónaco y en Francia.

A lo largo del año 1908 se impulsaron los esfuerzos para crear una sociedad oceanográfica en San Sebastián, energías que tuvieron su fruto el 19 de septiembre de dicho año cuando se produce la sesión constitutiva y se levanta la primera acta, dando así el pistoletazo de salida a las actividades que la SOG ha venido desarrollando desde entonces.

Desde su constitución hasta el año 1910 la SOG apenas realizó actividades ya que estaba más centrada en su supervivencia, pero fue en ese año de 1910 cuando dio un paso decisivo que fue la creación del laboratorio oceanográfico de la SOG. Este recinto se ubicó en una lonja del muelle donostiarra cedido por la Sociedad Humanitaria de Salvamentos de Gipuzkoa, y se estableció que permaneciera abierto para los pescadores, de once a doce del mediodía para captar su interés.

Para la organización del laboratorio pidieron asesoramiento al Dr. Odón de Buen que era director del Instituto Español de Oceanografía, quien envío a su hijo Fernando en 1915, con la idea de quedarse unos meses para organizar el servicio científico de la Sociedad. En 1918 Fernando de Buen presentó un proyecto de laboratorio "definitivo" con la idea de ubicarlo en el proyectado nuevo edificio del Paseo Nuevo o "Palacio del Mar".

Las secciones de que debía constar el servicio del laboratorio eran: la pesca (donde guardar los elementos de pesca y utensilios para la investigación oceanográfica), cuarto de preparación de ejemplares (donde se podrían conservar los ejemplares destinados al museo), sección para trabajos biológicos con acuarios de experimentación (donde se podrían clasificar, así como estudiar la etología de diferentes especies), laboratorio químico, cuarto oscuro para fotografía y biblioteca.

Mientras tanto, y ya desde el año 1911, la SOG creó la primera revista oceanográfica de todo el Estado español, el Boletín de la Sociedad Oceanográfica de Guipúzcoa. En estas publicaciones se recogieron numerosos artículos relacionados con la pesca, la oceanografía, la meteorología, etc., en ella escribieron nombres tan ilustres como Odón de Buen, Fernando de Buen, Rafael de Buen, Juan Miguel de Orcolaga, Alfonso Gandolfi, José Mª Naváz y Sanz, etc. Finalmente en 1923, con el número 47, la revista vio por última vez la luz, aunque se prosiguieron publicando trabajos aislados que fueron desarrollándose al paso del tiempo.

Durante estos primeros años también se realizaron campañas a bordo de buques cedidos para tal fin por la Armada, durante las cuales se investigaron las corrientes, temperaturas, meteorología y capturas de plancton. Hay que decir también que el personal encargado de las mismas estaba adscrito al I.E.O., aunque numerosos artículos eran editados en el Boletín de la SOG.

Durante 1921 se organizó una semana científica a la que asistieron grandes personalidades del mundo científico de la época como Ramón y Cajal, Joubin (académico del Instituto de Oceanografía de París) y Odón de Buen. La Sociedad quería hacer ver la necesidad de ampliar sus locales con el objetivo de conseguir apoyos para el Nuevo proyecto. En 1922 se dio un ciclo de conferencias sobre oceanografía a las que acudió el rey y a las que asistieron Joubin, Rafael de Buen y Odón de Buen.

Pero sin lugar a dudas, junto con las publicaciones, el hecho más relevante de esta primera etapa fue la realización de la Exposición Histórico Naval Oceanográfica en 1913 donde la SOG participó activamente junto con la Sociedad Económica Vascongada de Amigos del País, tal y como atestigua el catálogo de la misma que puede ser consultado en la siguiente dirección. Esta exposición, a la que acudió la Casa Real, fue la semilla que impulsó el movimiento para la creación de un museo estable para divulgar la historia marítima, la oceanografía y las ciencias naturales.

Al año siguiente, 1914, la idea de un museo estable se puso en marcha y se ocuparon tres plantas de un edificio en alquiler destinándose cada planta a una temática: historia marítima, oceanografía y acuario, aunque esta última no estuvo operativa hasta 1917. La Directiva de la SOG, tenía la opinión que debía de construirse un edificio ex profeso para divulgar todas estas materias y ya desde el mismo año 1914, se empezaron a barajar diferentes emplazamientos y soluciones arquitectónicas. Fue finalmente en 1920 cuando se encontró el emplazamiento adecuado: al final del recientemente inaugurado Paso Nuevo, justo en la unión entre este y el Muelle. Tras librar batallas para encontrar la financiación necesaria las obras se iniciaron en 1925 y que concluyeron en 1928.

Tras la construcción del Palacio del Mar - Aquarium se habilitaron cuatro laboratorios en la planta baja del edificio: unos de química y tres de biología. Para ello se siguieron las directrices que Fernando de Buen dio en 1918, así como las dadas por Alfonso Gandolfi durante el desarrollo de las obras.

Sin embargo la organización del laboratorio tuvo que realizarse gracias a donaciones de socios que iban entregando materiales que ellos mismos poseían para así dotar de instrumental y materiales a dichos laboratorios.

Además de la investigación oceanográfica, la SOG habilitó otro espacio como para la Escuela de Pesca que con anterioridad se había fundado en 1912 y que desde entonces ocupaban unos locales de la iglesia parroquial del muelle. Esta escuela formaba a los pescadores en dos disciplina: pesca y náutica elemental, destinada a los patrones en donde se les formaba en la pesca, concretamente en el comportamiento de los peces y en el uso de instrumentos de navegación elementales; la segunda era la de maquinista - fogonero en donde se formaban a los marineros en el uso de las maquinas de vapor, una formación que iba encaminada a evitar que se produjesen explosiones a bordo.

También se realizaron varias campañas veraniegas a bordo del buque de la Armada "Xauen" en donde se estudiaron corrientes, se tomaron muestras de plancton y así como muestras de las aguas a diferentes profundidades para estudios analíticos.

Como ya habíamos comentado, en el apartado anterior, la revista de la SOG había dejado de publicarse, aunque ello no significa que se publicasen trabajos que pasaron a ser trabajos monográficos, en especial sobre la angula, faceta en la que se volcó Alfonso Gandolfi con más de 20 artículos publicados tanto por la SOG como por diferentes revistas.

Cabe señalar que ya desde este temprano momento, los responsables de la SOG, presididos por el insigne D. Vicente Laffitte, vieron la necesidad de divulgar, en especial las especies mostradas en los acuarios por lo que entre los años 1928-1931 hubo los primeros intentos de escribir una guía del Aquarium, para ello se contrataron los servicios de un famoso dibujante donostiarra: Agustín Ansa. Aunque este primer intento no fructificó, en el año 2001 los originales de dichos dibujos fueron adquiridos por la SOG, demostrándose un gran esmero y perfección en los mismos.

Durante este periodo podríamos decir que la SOG recupera un gran dinamismo investigador gracias a la presencia en sus instalaciones de José María Naváz y Sanz, que al igual que otros investigadores, estaba adscrito al I.E.O. pero destacado en el Palacio del Mar - Aquarium.

Los estudios que se llevaron a cabo durante este periodo se centraron especialmente en la anchoa, la sardina, boga y chicharro, especialmente en las dos primeras. Así mismo, se le asigno un ayudante Joaquín Gómez Llarena, aunque con el tiempo se especializó en el estudio de sedimentos marinos.

Entre ambos realizaron estudios que se complementaban mutuamente, Naváz realizaba investigaciones sobre las especies marinas, mientras que Llerena lo hacia sobre los sedimentos, y ejemplo de ello es la investigación que realizaron en la bahía de Pasajes en donde Navaz se centro en los moluscos que allí habitaban y Llerena en los sedimentos estuarinos.

Durante este periodo se siguieron realizando campañas veraniegas, tanto a bordo del buque "Xauen", como en otros de nacionalidad francesa como buque oceanográfico "Teodoro Tissier".

Hubo varias campañas que tuvieron una gran trascendencia, especialmente para la propia SOG, como por ejemplo la del año 1958 que se realizó en colaboración con el I.E.O. Se trató de una campaña de investigación biológica e hidrográfica de la costa de Guipúzcoa durante la segunda quincena de julio, desde el cabo de Higuer hasta la punta de Saturrarán. El trabajo consistió en el estudio de la salinidad de las aguas, con sus variaciones, para observar las aportaciones fluviales.

Además de las publicaciones, la divulgación de la oceanografía y de la biología marina se llevaba a cabo mediante conferencias impartidas, tanto por Naváz como por socios de la SOG que habían realizado sus propias investigaciones. Concretamente en 1958, durante los días 17, 18 y 20 de septiembre, se impartieron conferencias a cargo de Navaz "Los medios de ataque y defensa en los animales marinos", Jesús Aravio-Torres sobre "Composición y aplicaciones de las algas marinas" y de Nicanor Menéndez García sobre "La temperatura del mar y la biología marina".

Durante este periodo, concretamente en el año 1947, se inició una actividad que ha llegado hasta nuestros días, se trata de la toma diaria de la temperatura del agua de mar. Una tarea que, aunque nada revolucionaria, ha supuesto que la SOG posea el histórico más completo de la temperatura del agua de mar en todo Euskadi, aspecto el cual a dado lugar a que instituciones como AZTI hayan consultado los mismos para realizar estudios de la evolución de la temperatura en la costa vasca.

Durante este periodo podríamos decir que la labor investigadora decayó ostensiblemente, pero sin embargo se potenciaron otras facetas, como la divulgativa. Todas estas actividades siempre tenían el refuerzo de instituciones académicas o investigadoras.

Las actividades de la S.O.G., durante una época fueron complementarias a la incipiente Facultad de Ciencias Químicas de San Sebastián. Se organizaron los "Cursos de Biología Marina", iniciados en 1972 y dedicados al mundo de los doctorandos, licenciados, alumnos universitarios, profesores de Enseñanzas Medias y de Formación Profesional. Las prácticas se realizaban en los distintos laboratorios y piletas de la S.O.G. Estos cursos fueron acompañados con muestreos y estudios "in situ", de los materiales recogidos en casi todas las rasas, playas, calas y acantilados del litoral guipuzcoano, incluso en algunos casos se realizaban salidas a mar abierto para rastrear con diversas dragas.

El primer curso, que como he dicho anteriormente, se celebró en 1972 bajo el título "Iniciación a la Biología Marina". Lo impartieron don Jorge Camp y Juan Domingo Ros, profesores a la sazón de la Universidad de Barcelona e investigadores del Instituto de Investigaciones Pesqueras y se trató desde la sistemática de Protozoos e Invertebrados marinos hasta los métodos de estudio y ciencias tributarias.

El segundo curso, realizado en 1973, empezó a ser monográfico, se tituló "Invertebrados sedentarios". Durante estos cursos se dictaron conferencias obre "Tecnología y artes de Pesca" por el doctor Rubió. Se realizaron salidas con inmersiones para la recogida de muestras y su posterior análisis.

El tercer curso, realizado en 1974, se realizó bajo el título "Algología de nuestro litoral". El ponente principal fue el doctor J.A. Seoane, Catedrático de Botánica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona. En esta ocasión también se produjeron salidas, algunas submarinas, para observar la flora in situ. También se proyectaron documentales especializados sobre la temática estudiada.

El cuarto curso, realizado en 1975, se realizó bajo el título "Fitoplancton del litoral vasco". La directora de estos cursos fue en esta ocasión la Dra. Marta Estrada, ya entonces una de las figuras mundiales de la investigación de la producción primaria en los océanos. Al igual que en los cursos hubo salidas, aunque en esta ocasión solo se realizó una única salida, en la que colaboraron la Comandancia de Marina con sus embarcaciones y personal.

El quinto curso que bajo el título "Biometría de unidades de población" se realizó en 1977. En esta ocasión el director de las jornadas fue el Dr. Manuel Gómez-Larrañeta, director del Laboratorio de Vigo del Instituto de Investigaciones Pesqueras. Este curso se caracterizó por su parte practica ya que repartieron ejemplares de caballa Scomber scombrus entre diferentes grupos para el análisis de las tallas, longitud cefálica, distancia a la primera dorsal, determinación del sexo, recuento del número de branquiespinas, extracción de otolitos, deducción de la edad del pez y obtención del índice cefálico.

En ese mismo año, 1977, se volvió a realizar el sexto curso que bajo el título "Zooplancton marino" y que fue impartido por el Dr. don Francisco Vives, profesor de Investigación del I.I.P., del laboratorio de Barcelona. Se trató del ciclo anual del plankton marino, así como su distribución en el espacio y en el tiempo, y su relación en la captura de moluscos, crustáceos y peces.

El séptimo curso, realizado en 1978, se realizó bajo el título "La ecología de los fondos rocosos del litoral de la costa vasca". En esta ocasión el director de las jornadas fue el prof. M. Ibáñez. Hubo numerosas salidas a todas las rasas, recogiendo numeroso material, y aplicando las diversas técnicas de recogida y estudio "in situ" de los organismos. Se hizo hincapié en la variedad estacional y zonal de nuestras rasas.

Nuevamente, en el mismo año de 1978 se volvió a realizar el octavo curso que bajo el título "Microfauna y Mesofaunas litorales", fue impartido por Dr. Don Enrique Gadea Buisán, director del Departamento de Zoología de la Universidad de Barcelona. Le acompañaron dos de sus colaboradores, M. Ballesteros y F. Pereira, que complementaron este seminario con los distintos biotopos: medio alguícola, fondo de fanerógamas marinas, medio sabulícola, medio intersticial y fondos de sustrato duro.

El noveno curso, realizado en 1979, se realizó bajo el título "Seminario de matemáticas aplicadas a la ecología", impartido por el Dr. Ramón Margalef, director del Instituto de Investigaciones Pesqueras y Catedrático en ecología de la Universidad de Barcelona, con la colaboración de los profesores C. Gracia y J Flos. Este seminario se orientó a presentar una visión general de algunos métodos de análisis y a familiarizar a los participantes con los problemas que suponía la aplicación de los mismos.

En ese mismo año de 1979, se realizó el décimo, y que a la sazón fue el último, curso que trató sobre la "Etnografía del litoral vasco", que fue impartida por don Felipe Barandiaran. Se trataron temas que iban desde la demografía hasta la economía pesquera; desde las técnicas y tiempo de pesca hasta la vida del pescador fuera del mar; desde los cambios operados en los últimos años hasta la pesca de bajura en la actualidad.

Una de las facetas divulgadoras más constantes, y que ha llegado hasta la actualidad, han sido las exposiciones bienales que el grupo de Historia y Modelismo Naval vienen realizando desde el año 1978, aunque con carácter bienal, desde 1992. Este grupo se ha preocupado por divulgar al público en general realizando no solo estas exposiciones exclusivamente en San Sebastián, sino que también ha realizado exposiciones extraordinarias por toda la provincia de Gipuzkoa, así como conferencias y seminarios sobre la historia y del modalismo naval.

En los años 90, la Junta se percató que la afluencia del público a sus instalaciones se había estancado. A raíz de ello, y con el propósito de aumentar la divulgación de sus principios fundacionales, iniciaron los trabajos para ampliar las instalaciones del Palacio del Aquarium. Tras varios años de planificación finalmente en 1995 se iniciaron dichas obras que supusieron excavar parte del Monte Urgull e instalar en aquel espacio nuevas instalaciones y acuarios. Esta labor tuvo su culminación en 1998 que supuso un gran éxito.

Tras la inauguración se comprobó la necesidad de adecuar las antiguas instalaciones ubicadas en el edificio de 1928 con las recientemente inauguradas. Por ello, desde ese mismo instante, los esfuerzos se destinaron a realizar un proyecto de reforma que integrase la esencia de la SOG en un proyecto moderno y atractivo para el visitante. Paralelamente, desde la Presidencia encarnada en la figura de D. Vicente Zaragueta Laffitte (que venía siéndolo desde 1999), se iniciaron incansablemente los esfuerzos encaminados a la obtención de la financiación para la consecución del proyecto de reforma museológica y acuariológica. Su primera medida fue crear en 2002 la Fundación Oceanográfica de Gipuzkoa que asumió la responsabilidad de dirigir y liderar la misión y objetivos del Aquarium donostiarra. Acto seguido, destinó sus esfuerzos a buscar la oportuna financiación entre las diversas Administraciones Públicas que tuvo como final que el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián, la Diputación de Gipuzkoa y las consejería de Industria, Comercio y Turismo y de Transportes y Obras Publicas del Gobierno Vasco firmarán en noviembre de 2004 un Convenio para la financiación de las obras para la remodelación del Aquarium de Donostia-San Sebastián.

En 2005 se iniciaron las obras que tuvieron 2 fases de ejecución. La primera abarcaba la reforma de diversos espacios de la ampliación realizada en 1998, concretamente la construcción de un enorme acuario en el auditorio, un espacio polivalente, bautizado como sala Nautilus, para exposiciones, workshops, etc. y de un pequeño espacio que se convertiría en el inicio de la visita acuariológica tras la finalización de las obras. La segunda fase, mucho más ambiciosa, se inicio en 2006 con el derribo de la estructura interna del edificio de 1928 para su reconstrucción y adaptación para todo tipo de público. Esta fase de la obra comprendía la reforma museográfica, realizada por el equipo formado por el arquitecto Joan Sibina y la empresa Sono, y la acuariológica realizada por la empresa Coutant. Tras dos años de trabajo, el 20 de diciembre de 2008 se abrió al público el reformado Aquarium, teniendo su punto culminante con su inauguración oficial el 11 de noviembre de 2009 con la presencia de SS.MM. D. Juan Carlos I y Dña. Sofía, junto con la compañía de la Princesa de Hannover Dña. Carolina y demás autoridades que fueron recibidas por el presidente D. Vicente Zaragueta Laffitte y el resto de patronos de la Fundación Oceanográfica de Gipuzkoa.

Durante este acto se puso la primera piedra para el Centro de Estudio y Exposición de especies pelágicas; un proyecto en el que investigadores propios y foráneos podrán llevar a cabo investigaciones relacionadas con especies pelágicas como los atunes, asimismo, el público en general podrá disfrutar de dichas especies en un inmenso tanque.

Ver Aquarium de San Sebastián. Arquitectura.

El Aquarium de San Sebastián se sitúa en la Plaza de Carlos Blasco Imaz, Bajo el monte Urgull y al final del Paseo Nuevo, en el extremo cercano al puerto.

Este emblemático edificio de la ciudad ha sufrido diversas reformas y ampliaciones para adaptarse a las necesidades surgidas a través del tiempo. El edificio original fue diseñado por el arquitecto Juan Carlos guerra en 1920, fue posteriormente ampliado por Juan Manuel Encio en 1991, y reformado por Hoz Arquitectos en 2009.

1908.- El 19 de Septiembre se funda la Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa y se redactan sus estatutos.

1913.- Se realiza la Exposición Histórico Naval Oceanográfica Vascongada, organizada por la Sociedad de Oceanografía de Gipuzkoa, la Sociedad Económica Vascongada de Amigos del País y la Diputación Foral de Gipuzkoa en el Instituto Provincial de Gipuzkoa.

1915.- Se inaugura el Museo Naval Oceanográfico en los antiguos cines Miramar, museo que recibió multitud de visitas y fue el primer paso para la conceptualización de una futura sede que diera mayor cobertura y espacio a los proyectos de la Sociedad.
En este mismo año entra a dirigir el laboratorio de la S.O.G., como director honorario del mismo, Odón de Buen. Su hijo, Fernando de Buen, entra como del equipo, desarrollando una gran actividad investigadora, que dará pie a que la S.O.G. comience a tener un sitio en la comunidad científico en el ámbito de la oceanografía.

1915-1920.-A lo largo de estos años se van barajando diversos proyectos para ubicar la nueva sede de lo que a la postre sería el Palacio del Mar-Aquarium. Se barajan lugares como la explanada de las Bardocas - Urgull. Finalmente se decide construir el edificio del Palacio del Mar-Aquarium al final del Muelle, y será el arquitecto Juan Carlos Guerra el que proyecte el edificio.

1925.- Tras largas negociaciones, se inician las obras de construcción del Palacio del Mar-Aquarium en un solar existente entre el remate final del puerto donostiarra y la terminación del Paseo Nuevo.

1928.- El 1 de octubre se inaugura oficialmente el Palacio del Mar-Aquarium, con la visita de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, siendo recibidos a las puertas por el Presidente de la S.O.G. Vicente Laffitte.

1934.- Es en este año cuando el mítico esqueleto de la ballena franca capturada en 1878 se instala en su ubicación definitiva en la planta principal del Palacio del Mar-Aquarium.

1945.- Entra a dirigir el laboratorio de la S.O.G. el biólogo del Instituto Español de Oceanografía (I.E.O.) José Maria Naváz, que sería imprescindible para poner en marcha diversas investigaciones y ampliar los fondos de la biblioteca, legando documentos importantes de sus investigaciones.

1976.- Se crea la Sección de Historia y Modelismo Naval, que será con el tiempo pieza fundamental para la planta dedicada a la Historia naval, realizando modelos a escala de una magnífica factura. A lo largo de todos estos años su participación en exposiciones los han convertido en merecedores de una gran prestigio dentro del mundo del modelismo naval.

1980.- Prácticamente desde su creación, el Palacio del Mar-Aquarium, no había sufrido mejoras en sus instalaciones, pero finalmente, y gracias al apoyo de las Administraciones Públicas, se inician las primeras obras de mejora del Palacio del Mar-Aquarium.

1983.- Se inauguran las obras de reforma en los contenidos del Palacio del Mar-Aquarium, atendiendo a la necesidad de optimizar las instalaciones, haciéndolas más atractivas.

1984.- El Ayuntamiento de San Sebastián entrega la medalla de oro de la ciudad a la S.O.G.

1991-1993.- Se comienza a planificar y a desarrollar el proyecto que dará pie a un nuevo hito, tal vez de los más importantes, en la historia de la S.O.G. Este proyecto no es otro que la ampliación de la parte acuariológica, queriendo no sólo ampliar sino contar con la última tecnología en la construcción de acuarios.

1995.- Se inician las obras ampliación del Palacio del Mar-Aquarium, siendo su desarrollo espectacular, ya que se comienza a construir en la falda de Urgull con todo la complicación que ello conllevaba a nivel de ingeniería. Fue Juan Manuel Encío, el arquitecto que dirigió las obras.

1998.- Se inaugura las obras de ampliación del Palacio del Mar-Aquarium el 7 de Septiembre de 1998. La inauguración, respaldada por todas a las autoridades, así como la presencia de notables personalidades, se considera un éxito, pero nada comparable con la respuesta de la ciudadanía, acudiendo a lo largo de varios años de manera masiva a contemplar la nueva ampliación, haciendo del Palacio del Mar-Aquarium un lugar de interés cultural y turístico de primer orden.

2001.- Tras abordar la ampliación del año 1998, la S.O.G. comienza a plantearse un nuevo proyecto que aborde la mejora de las instalaciones del antiguo edificio, en el que se encontraban las plantas de Historia Naval y la de Ciencias Naturales, así como la planta inferior, más conocida como "el antiguo aquarium". La gestación de este proyecto lleva a la propia S.O.G. a reflexionar sobre su posición como espacio de ocio-cultural y así detectar cuáles eran las necesidades propias de un lugar de esta tipología. Para ello se realiza un concurso de ideas en el que sale vencedor la empresa Sono+Sibina, grupo especializado en museografía y que plantea, sin renunciar a los elementos tradicionales y más populares de las plantas de Historia Naval y Ciencias Naturales, un recorrido novedoso en el que el patrimonio de la S.O.G. se verá realzado y optimizado. Así mismo, "el antiguo aquarium" será reformado por la empresa francesa Coutant, especialista en la construcción de acuarios.

2004.- Se inician las obras de construcción del acuario del auditorio y del nuevo restaurante y cafetería del Palacio del Mar-Aquarium.

2006.- Se inician las obras de reforma del Palacio del Mar-Aquarium. Además este mismo año se inaugura el Master Europeo de Medio Ambiente y Recursos Marinos, en el que participan como organizadores el Aquarium de San Sebastián, la UPV, AZTI-Tecnalia, Southampton y Burdeos 1.

2007.- D. Vicente Zaragüeta Laffitte, insigne presidente de la S.O.G. y de la F.O.G. desde 1999, y cuya personalidad e iniciativa ha sido fundamental para entender los últimos 10 años de esta institución, pone en marcha, la idea de realizar en un futuro próximo, un centro de I+D+i dedicado a la investigación de especies pelágicas, retomando así, el impulso innovador de su abuelo D. Vicente Laffitte.

2008.- Se abre al público, el 20 de diciembre, el remodelado edificio del Palacio del Mar, con un renovado y actualizado museo así como la apertura de nuevos acuarios, dedicados a la fauna tropical y una nueva entrada.

2009.- El 11 de noviembre se produce la inauguración oficial con la presencia de SS.MM. D. Juan Carlos I y Dña. Sofia, junto con la compañía de la Princesa de Hannover Dña. Carolina. Durante este evento se puso, además, la primera piedra del Centro de Estudio y Exposición de especies pelágicas.