Toponimoak

RETES DE TUDELA

Lugar del municipio de Artziniega y de la cuadrilla de Ayala/Aiara, partido judicial de Amurrio, Álava-Araba. Se encuentra a los 0° 31' 05" y 43° 06' 52", al SO. del término y de la capital del municipio, al pie del monte Tablas (692 m.), a los 394 m. de altura y en la orilla derecha de un pequeño barranco afluente del río Artziniega.
Esta localidad se halla enclavada en terrenos de rocas calizas. Al N. de la misma se alza el monte Tablas, constituido, en parte, por rocas calizas, y, en parte, por micritas arcillosas, calizas arenosas y arcillas.
Censos. 1802: 20 vecinos; 1960: 61 h.; 1970: 31; 1978: 35; 1981: 35; 1986: 34; 1991: 32.
Castellano. En un documento de fines del s. XVIII se dice que hablan el idioma vasco todos los pueblos de la Vicaría de Tudela, a la cual pertenecía esta localidad (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 61-66). Sin embargo, en el mapa de L. L. Bonaparte ( 1863) figura ya en la zona erderizada.
En las proximidades de la iglesia se ubica una cueva con cerámicas protohistóricas.

Parroquia de Santa María Magdalena

La iglesia data de la primera mitad del siglo XVIII. Tiene planta de cruz latina con una única nave de un tramo cubierto con bóveda de arista. El presbiterio y el crucero se cubren con bóvedas que simulan bóvedas de terceletes y nervada respectivamente, y los brazos, con bóveda de lunetos. En 1713 la iglesia todavía estaba rematada con cubierta de madera, las bóvedas de piedra se hicieron hacia 1730, al igual que una ampliación del presbiterio. Destacan las claves decoradas.

En el pórtico, realizado en 1880, se halla un mural que representa la Aparición de la Virgen de la Encina obra de la pintora Maria Purificación García en 1963.

La torre es una interesante construcción cuya traza firmó en 1880 el arquitecto vitoriano Pantaleón de Iradier. Es de plata cuadrada y se remata en cúpula. El cuerpo de campanas se abre en arcos de medio punto y tiene un reloj con inscripción fabricado en Miranda de Ebro por "Viuda de Perea".

El interior alberga tres interesantes retablos barrocos.

El retablo mayor es del maestro escultor Marcos de Sopeña y se realizó hacia 1764. Se trata de un retablo de estilo rococó con decoración de rocalla, columnas acanaladas con guirnaldas superpuestas, medallones ovalados, frontones y marcos partidos, todo ello aportando dinamismo a la mazonería. Está organizado en banco, un cuerpo y remate. En el banco y muy destacado se halla el sagrario que se remata con un Cristo Crucificado. El cuerpo principal alberga una talla de María Magdalena que es contemporánea al retablo. En las calles laterales se hallan las imágenes de San José y de Santa Ana, ésta última procedente del retablo lateral izquierdo. El remate es muy ornamentado y en un marco cruciforme se encuentra un Calvario con las figuras de la Virgen, San Juan y Cristo Crucificado. El retablo se completa con dos piezas laterales que contiene dos medallones con efigies de un monje y una mujer.

En la sacristía se conserva una talla de una santo vestido de sacerdote que en origen se situaba en el retablo mayor.

Realizado hacia 1752, el retablo dedicado a la Virgen del Rosario se encuentra en el crucero Sur. También es barroco rococó y de similar decoración: rocallas, guirnaldas de motivos vegetales, nichos avenerados, cabezas de ángeles alados… Se compone de banco, un cuerpo y remate. En el centro contiene una talla en madera policromada de la Virgen que no corresponde al retablo ya que es de una cronología anterior, de la primera mitad del siglo XVI. Se trata de una bella imagen de María amamantando al Niño que estilísticamente se sitúa en el renacimiento aunque presenta todavía rasgos góticos como son los pliegues muy marcados en V. La Virgen, de pie, tiene en brazos a su hijo y le está ofreciendo el pecho mientras el Niño se aferra a ella; es destacable el delicado juego de manos de las dos figuras. En el remate se halla una talla neoclásica de San Joaquín.

El retablo del crucero Norte está dedicado a la Virgen de los Dolores. Es de cronología y estilo igual que el anterior, sin embargo éste presenta en su nicho central una pintura sobre lienzo que representa una expresiva Dolorosa de medio cuerpo. En la calles laterales se hallan dos tallas de Cristo en dos momentos diferentes del ciclo de la Pasión: Cristo atado a la columna y Camino al Calvario. No parecen que correspondan al retablo, posiblemente sean anteriores. En el remate, una talla barroca de una santa.

Ermita de San Roque y humilladero

Edificada a principios del siglo XVIII, contiene el retablo neoclásico de la Piedad procedente de la iglesia parroquial con una imagen de San Roque de carácter popular y otras de San Antonio y San Francisco de escaso valor. Originarias de este retablo son las tallas de Santa Ana y San Joaquín hoy en la parroquia de Santa María Magdalena.

El humilladero de las Ánimas es un pequeño cobertizo con cruz de madera tallada con motivos pasionarios: tenazas, martillo, corona de espinas, clavos y sudario. También tiene los temas del Purgatorio y la Inmaculada, todos de carácter popular.

Arquitectura civil

Esta pequeña población destaca por su cuidadoso urbanismo de origen medieval según un eje oval, pero además conserva un importantísimo conjunto de elementos góticos y renacentistas en sus viviendas.

Entre sus edificaciones se conserva una casa que podemos fechar en el siglo XV por su robusta entrada en arco apuntado y vanos de carácter gótico.

Posterior en el tiempo, renacentista ya, podría ser la peculiar casa que conserva elementos propios de las casas torre como una escalera exenta que sube a la puerta del piso principal y la escasez de vanos, alguno de ellos de arco rebajado y saeteras.

También destaca una casa señorial renacentista cuyas tres plantas están construidas en mampostería, sillería y sillarejo respectivamente. Contiene interesantes vanos ornamentados, dos de ellos con escudetes y el otro con relieves geométricos en jambas y dintel.

Otra construcción del siglo XVI, hoy en ruinas, presenta arco de medio punto y vanos renacentistas, uno de ellos geminado.

De estilo barroco se puede señalar una casa señorial de planta baja y dos cuerpos, con buena sillería y vanos regularmente dispuestos, aunque la calle principal está ligeramente desplazada. Tiene en el recinto de acceso un interesante enlosado y empedrado.

Itziar AGINAGALDE LÓPEZ
Aintzane ERKIZIA MARTIKORENA (2006)
  • Feduchi, Luis: Itinerarios de arquitectura popular española. 2: la orla cantábrica, la España del hórreo, Barcelona, Blume, 1975, tomo 2, p. 316
  • López de Guereñu, Gerardo: Álava solar de Arte y de Fe, Vitoria-Gasteiz, Obra Cultural de la Caja de Ahorros y Monte Piedad de la Ciudad de Vitoria, 1962, pp. 165, 346 y 461
  • Palacios Mendoza, Victorino: Inventario de arquitectura rural alavesa V: Cantábrica alavesa = Arabako nekazal arkitekturaren inbentarioa V: Arabako Kantaurialdea, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Dirección de Arquitectura = Arabako Foru Aldundia, Arkitektura Zuzendaritza, 1991, volumen 3, pp. 1463-1485
  • Portilla Vitoria, Micaela Josefa: Catálogo monumental Diócesis de Vitoria, Tomo VI, Las vertientes cantábricas del noroeste alavés. La ciudad de Orduña y sus aldeas, Vitoria-Gasteiz, Fundación Caja Vital Kutxa, 1988, pp. 841-850
Itziar AGINAGALDE LÓPEZ
Aintzane ERKIZIA MARTIKORENA (2006)
Lugar de señorío en la hermandad de Ayala, cuadrilla de Ayala. Tenía para su gobierno, además de 2 regidores privativos, los alcaldes y gobernador comunes a la hermandad.
A comienzos del s. XX había en la localidad una escuela pública mixta.
En 1800 estaba bajo la jurisdicción del obispado de Santander, y pertenecía a la vicaría y arciprestazgo de Tudela. Hasta 1755 perteneció al arzobispado de Burgos. En esta fecha pasó a depender de la sede de Santander, erigida por Benedicto XIV. (Ref. "D. G. H. R. A.", t. II, p. 273).

Ainhoa AROZAMENA AYALA