Pintoreak

Fernández de Retana Martínez de Zabarte, Florentino

Pintor contemporáneo, natural de Vitoria. Nace el 21 de mayo de 1924.

La mayor parte de la producción pictórica de Retana -así firma sus cuadros- está hecha en tierras de Navarra. Reside en Estella desde 1948 hasta 1968, y posteriormente en Pamplona, en el barrio de Barañain. Alumno de la vitoriana Escuela de Artes y Oficios tras la guerra civil, desempeñará paralelamente varios trabajos temporales con objeto de contribuir al sustento familiar. En el taller de pintura y decoración que regenta Adrián Aldecoa en la calle de Postas, aprende el oficio de pintor decorador. Participa tempranamente en las primeras tentativas colectivas que se organizan en Vitoria a mediados de los años cuarenta. Así nos lo encontramos en la I Exposición de Pintura de Artistas Noveles Alaveses, de octubre de 1944, y en la I Exposición de Obras de la Peña de Pintores del Casino Artista Vitoriano, acontecimiento que se celebra del 29 de junio al 11 de julio de 1945. Al año siguiente, en noviembre de 1946, mientras cumplía el servicio militar en Huesca capital, realiza su primera muestra individual en el Bar Flor. Repetirá experiencia en el mismo lugar doce meses después.

Por una fotografía de aquella primera exposición, apreciamos que Retana exhibe interés por la retratística, género que no será muy habitual en su posterior trayectoria. Aunque el retrato, el bodegón y las flores son temas tratados en más de una ocasión, no tienen, en cambio, la continuidad que sí sabrá darle a la temática de paisaje, por otro lado la disciplina predilecta en la mayoría de los pintores alaveses de postguerra.

Supuso un hito importante en la carrera de este pintor la concesión del tercer premio en el XIII Certamen de Arte Alavés, de 1956, reconocimiento que le estimuló enormemente. A raíz de ello, se volcará ya en su trayectoria artística de forma continuada. En 1958 expone a nivel individual en Logroño, y en 1959 en la Sala García Castañón, de la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona. En 1962, una de sus obras, titulada Estella, es aceptada en la Exposición Nacional de Bellas Artes. En marzo de 1964 integra el colectivo alavés de "La Pajarita", con el que expondrá en Logroño, Estella, Bilbao y Vitoria (en tres ocasiones). Hasta la desaparición del grupo en abril de 1967.

En febrero de 1963, por primera vez, expone Retana a título individual en Vitoria, la ciudad que le vio nacer y en la que residió hasta los veintidós años. Antes de concluir aquella temporada, cuelga sus lienzos en los Salones Macarrón de Madrid. Recibe el cariñoso apoyo de sus paisanos el escritor Ignacio Aldecoa y el periodista deportivo y también pintor Fernando Vadillo. Igualmente expuso en este mismo ejercicio anual en Bilbao, Pamplona y Zaragoza.

Durante la década de los sesenta y primera mitad de los setenta es asiduo a los Certámenes de Arte Alavés de la Caja Municipal, a las Anuales Plásticas, posteriormente Bienales, del Ayuntamiento de Vitoria, y a los Salones Navideños de Pintura, de la Caja Provincial de Álava. En 1973, a finales de octubre, exhibió parte de su producción en París: en la Galería André Weil de la Avenida Matignon. Termina la década de los setenta con una provechosa estancia en tierras manchegas de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), reafirmándose en su aprecio por la recia belleza del paisaje castellano.

Primero por cuestiones laborales, luego por motivos sentimentales y más tarde por inquietud artística, Retana se identificará plenamente con las tierras de Estella. De hecho, la vieja Lizarra posee una rica variedad paisajística que permite interpretar plásticamente el entorno desde diferentes perspectivas. Por un lado, destaca la comarca entroncada totalmente con el paisaje vasco, apreciable incluso en la tipología constructiva de las viviendas; otro tipo de paisaje se aproxima al castellano, existiendo incluso un tercer tipo de paisaje ya más de transición, con sus ricos matices intermedios. Es el pintor Retana, ante todo, un paisajista nato.

En su pintura la luz desempeña también un papel importante, sobre todo esa luz tan especial que tiene Estella. En más de una ocasión ha exclamado que "es una luz diferente, totalmente diferente. No lo digo yo solo. Lo apuntaron nombres como Sert, Maeztu y Zuloaga. Está metida Estella en un "hoyo". Los atardeceres, los amaneceres son más rotundos, más definidos. Es un paisaje duro, más que duro, fuerte. Estella está ligada a mi obra".

El paisaje norteño, por lo común tamizado y neblinoso, no es de su especial agrado. Su carácter y sus afinidades espirituales conectan más bien con las panorámicas agrestes, rudas y esenciales de orografías más meridionales. Una prueba irrefutable de lo que decimos es que, dentro de la vasta geografía navarra, sus paisajes se centran primordialmente en la merindad de Estella, Tudela, Tafalla, la zona de la Ribera..., siendo escasos los cuadros pintados en la zona norte del viejo reino.

El paisaje alavés, la llanada, y los encuadres típicos del antiguo casco medieval de Gasteiz, también suscitan su atención, así como no pocas perspectivas castellanas de Salamanca, Valladolid y Ciudad Real. De aquí que Retana busque en la región vasco-navarra los paisajes más parecidos a la milenaria Castilla.

Durante bastante tiempo, las panorámicas nevadas, principalmente de pueblos navarros y alaveses, han sido otra de sus apetencias más recurrentes, y también de las más agradecidas por el público. Va con el temperamento artístico de Retana la poética propia de las estaciones otoñal e invernal antes que los estallidos florales, verdosos, tan típicos de los meses de primavera y primeras semanas del estío.

De paleta bravía, con una pintura hondamente trabajada y amasada a espátula, con toques minuciosos de pincel, cuando así lo requiere la trama de la composición, apuesta el artista por el despliegue de una factura amplia y vital. Una materia pictórica cargada de energía y de pasión que tiende a eliminar lo efímero y lo fugaz de lo contemplado para profundizar en sus valores más permanentes y estables. No en vano, la simplificación que se opera en toda su concepción paisajística, determina que sean necesarios pocos detalles, pero sustantivos, para transferir sus propias y más particulares vivencias emocionales.

Retana como pintor, como paisajista, pone el acento en la observación de la realidad, en la geografía del lugar que primero visita y después conoce. Sólo de este modo se puede comprender también la fascinación que ejerce en su retina y en su obra el paisaje volcánico de Almería, rincón meridional que le seduce en la última década del siglo XX. Al mismo nivel que había ocurrido tres décadas antes con los páramos austeros y recios de la meseta castellana. Paisajes "tectónicos", densos de materia y de color, que tienen su oportuna traslación frente al lienzo.

La trayectoria del pintor, algo más reposada en los tiempos actuales en cuanto a exhibiciones públicas, mantiene, no obstante, un ritmo de producción aceptable. Desde los años ochenta concentra sus esfuerzos expositivos, periódicamente, en enclaves geográficos ya muy familiares para él. Pamplona y Vitoria, Estella y Barañain, así como las localidades de Tafalla, Tudela, Burlada, Alsasua, Puente la Reina e Irún, son lugares donde presenta lo último de su producción. También expone individualmente en Madrid, Barcelona y Sabadell. Una de sus últimas muestras de carácter monográfico, con obra reciente, aconteció en el Museo Gustavo de Maeztu, de Estella, del 12 de octubre al 11 de noviembre de 2001.

  • ANTOÑANA, Pablo. "Retana". Catálogo Retana, Museo Gustavo de Maeztu, Ayuntamiento de Estella-Lizarra, 12 Octubre-11 Noviembre de 2001, pp. 34-36.
  • ARCEDIANO, Santiago. "El eclecticismo en la pintura alavesa de postguerra: el Grupo Pajarita". en Cuadernos de Sección Artes Plásticas y Monumentales, nº 8, Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos, San Sebastián, 1991, pp. 265-313.
  • ARCEDIANO, Santiago. "Retana, el temperamento expresivo de un pintor". Celedón, nº 77, Vitoria-Gasteiz, 1995, pp. 57-61.
  • ARCEDIANO, Santiago. "La figuración vasca de postguerra (1940-1965)". Pintores Vascos en las Colecciones de las Cajas de Ahorros, Bilbao Bizkaia Kutxa, Gipuzkoa Donostia Kutxa y Vital Kutxa, Vol. V, San Sebastián, 1996.
  • GARCÍA DÍEZ,José Antonio. La pintura en Álava, Vitoria-Gasteiz, 1990, p. 289 y 290.
  • MANTEROLA, Pedro. "El paisaje de Retana". Catálogo Retana, Museo Gustavo de Maeztu, Ayuntamiento de Estella-Lizarra, 12 Octubre-11 Noviembre de 2001, pp. 8-11.
  • MARTÍN CRUZ, Salvador. "Florentino Retana: la fuerza hecha paisaje". Pintores navarros, Vol. II, Pamplona, 1981 pp. 111-116.
  • PAREDES, Camino. "Retana". Catálogo Exposición Antológica de Retana, Estella, 1988.
  • RETANA LOBO, Juan. "Perfil a mano alzada de mi padre pintor". Catálogo Retana, Sala Independencia, Caja Provincial de Álava, Vitoria-Gasteiz, 13 al 24 de septiembre de 1989 (texto reproducido en otros catálogos del pintor).
  • RETANA LOBO, Juan. "Retana a la luz de un candil". Catálogo Retana, Museo Gustavo de Maeztu, Ayuntamiento de Estella-Lizarra, 12 Octubre-11 Noviembre de 2001, pp. 47-52.