Argazkilariak

Elizegi Beloki, Antton

Fotógrafo guipuzcoano nacido en Lasarte-Oria en 1938. Especializado en los ámbitos ámbito de la Etnografía y el retrato, en los que realiza sus mejores series.

Se inicia en la fotografía en el laboratorio de la empresa "Laborde Hnos.", de la mano de Antonio Olabe. En 1970, junto al artista Juan Luis Goenaga, a quien introduce en la práctica fotográfica realiza su serie de Espantapájaros en Alkiza.

En 1976 su libro Sustraietan, editado por Caja Laboral Popular, obtiene gran éxito y notable eco en los medios de comunicación.

En 1980 realiza la serie fotográfica del friso de los Apóstoles de Jorge Oteiza en el santuario de Arantzazu (Oñati), una serie sobre el románico navarro y la Procesión de Viernes Santo en Amezketa.

En 1985 realiza la maqueta de su libro, inédito, Harriz harri; en 1987 el diseño gráfico y fotografía del libro Arantzazu, en 1989 la serie sobre las tallas de la ermita La Antigua de Zumarraga y la serie Negutegia, plásticos del invernadero del caserío Larrekoetxe (Lasarte-Oria). En 1990 realiza la serie Perratokia del caserío Pepe-enea de Lasarte-Oria, la de la ermita de Santa Catalina de Bergara, la de las estelas de Etxalar. En 1993 en el libro Arantzazu: tradición y vanguardia, editado por la Diputación Foral de Gipuzkoa se publican sus fotografías sobre esta temática junto con los textos a cargo de Edorta Kortadi.

Además de esta selección este fotógrafo tiene series fotográficas sobre artistas vascos: sobre Zumeta y la elaboración del mural de cerámica en Usurbil (1974), sobre Goenaga, Reinaldo, Koldo Alberdi, Oteiza, Xalbador, Edorta Kortadi y Juan Luis Mendizabal (1975), de Koldo Azpiazu y Xabier Egaña (1979), de Jon Arriola, Ricardo Ugarte, Eduardo Chillida (1980), de Alejandro Tapia (1984), de Bernardo Atxaga (1991), de Koldobika Jauregi (1992), innumerables retratos y fotografías de Jorge Oteiza (1993).

Este libro intenta acercarse al conocimiento de nuestras raíces históricas, de nuestro entorno colectivo, de nuestro pasado de una manera visual aunque en la portada de presentación del libro Mikel Lasa exprese "que por su unidad temática es un texto más para ser "leído" que para ser mirado". Un mundo que da la sensación que está a punto de desaparecer: la transformación del caserío, de los útiles de trabajo, las figuras de los antepasados, la constante presencia de las hoy casi desaparecidas metas de hierba...en la que se va repitiendo en muchas ocasiones la imagen arquetipo de la raíz. En cuanto a la composición del libro, está realizado utilizando una poderosa fotografía en blanco y negro, con contraste de tonos, gran presencia de elementos y estructuras constructivas, fuerte simbolismo y dramatismo que convergen en una reiterada llamada a la libertad.

Ha realizado diversas series sobre fotografía etnográfica que el propio autor define como poética retrospectiva, sobre elementos arquitectónicos y paisajísticos de diferentes localidades vascas. En 1975 realiza en el entorno de Usurbil una serie de trabajos en torno a distintos apartados. En estas series se pueden contemplar desde los caseríos del entorno, los edificios históricos de la localidad, los paisajes pintorescos, la historia del mural de cerámica de Zumeta, fotografías sobre el retablo de la parroquia aprovechando la restauración de la misma, sobre la torre y el órgano, sobre la semblanza de tres artistas de la localidad, dos pintores: José Luis Zumeta y Alejandro Tapia y un poeta, Joxean Arze.

(1980-81) Esta serie de 36 fotografías de 20 x 30 cm tiene un marcado carácter narrativo, realizadas el Viernes Santo tanto en la iglesia parroquial de esta localidad como en los alrededores del pueblo. Constituyen ante todo un importante documento histórico, antropológico e incluso folklórico tras la casi total desaparición de este tipo de manifestaciones en el País Vasco. "Cumplido el ritual, relata el propio Antton Elizegi, y cuando creía concluido el acto del oficio del rito del Viernes Santo observé sorprendido que tomaban en andas las imágenes clásicas de la celebración y se iniciaba una procesión que enfilaba la salida. Rápidamente, conteniendo una súbita emoción, alcancé el pórtico, descendí la escalinata y me situé en un punto estratégico y discreto, dispuesto a observarlo todo sin que mi presencia perturbara aquella manifestación popular honda y recia, silenciosa y bella..."

Este libro, todavía inédito, está formado por fotografías en blanco y negro tomadas en directo del arte románico y en este caso navarro. Utilizando el poder intrínseco de la fuerza, plástica, simbolismo, trascendencia y belleza del arte románico, el autor presenta de una manera singular la historia pasada y presente del País Vasco. El propio Antton define así su subjetiva interpretación: "Me era necesario un elemento potenciador, un motor dinamizador, un detonante emocional que formara con melodía y timbre, una sinfonía mahleriana potente y bella, tensa y contenida".

A partir de 1998, Antton Elizegi también realiza obras sobre el desmantelamiento de diferentes industrias, adentrándose en el trabajo de arqueología industrial, primero en Bergara con la recuperación del taller mecánico Eguren y posteriormente en Mondragón con el desmontaje que él mismo dirige, fotografiando todo el proceso del desmantelamiento de U.C.M. (Unión Cerrajera Mondragón) en 1999.

En el 2002 realiza la coordinación de la edición facsímil de Gipuzkoa begiragarria. Lo admirable de Gipuzkoa, del fotógrafo Pascual Marín editada por el departamento de Economía y Turismo de la Diputación Foral de Gipuzkoa que publica en 2002 un total de 3.000 ejemplares con 32 páginas más que el original; se antepone un cuadernillo en las que se incluye un escrito de presentación del diputado José Ramón Beloki, una biografía de Marín realizada por el propio Elizegi y un escrito de la historiadora de arte María José Aranzasti sobre Pascual Marín, o su itinerario paisajístico por Gipuzkoa .

  • Elizegi Beloki, Antton: Sustraietan, Donostia-San Sebastián, Caja Laboral Popular, 1976.