Lexikoa

CABALLO

La visión de este animal, tan estimado por nuestros antepasados, determinó algunas formas de expresión o símbolos de su vida espiritual. En efecto, es en forma de caballo como son representados ciertos genios subalternos o personajes que figuran en ciertos relatos mitícos del pueblo vasco. Así, en la región de Tardets existe la creencia de que de la caverna de Laxarrigibele, situada en una estribación de Ahuski, cerca de Alzay, sale un genio de figura de caballo blanco que una vez secuestró a un mozo de aquella comarca, flojamente integrado en su medio social. También fue secuestrada una hija de Etsoinberri -caserío de Berástegui- por el genio de la sima de Obantzun que se le apareció en figura de yegua. También una hija del caserío Irari o Irabi de Amézqueta fue llevada a la caverna de Marizulo (Aralar) por un genio de figura de caballo blanco. A un pastor que apacentaba su rebaño en los pastos de Putterri (sierra de Aralar) se le apareció un hombre montado sobre un caballo blanco y le preguntó dónde estaba la caverna de aquella montaña. El pastor se la señaló. El caballero le dio en recompensa una moneda de oro y se marchó. La moneda, en manos del pastor, se convirtió en polvo. Sobre el desfiladero de Artzate (Atáun), entre las contrapuestas peñas de Gurutzegorri y Aspildi, cruzaban de noche el espacio incontables caballos de fuego, al nivel de Sugaarzulo «caverna del Culebro» allí abierta sobre el abismo y a la vera de una estrecha senda que atraviesa la peña, donde en otro tiempo se dejaba ver un misterioso personaje en hábito de monje. El mismo espectáculo de caballos de fuego se veía también de noche sobre el vecino monte de Igartu, donde hoy se hallan las ruinas de un viejo caserío. El pastor de Aizaarte-saaltse estaba un día ordeñando sus ovejas en su sel de Agaoz (montaña en las estribaciones del Aralar). Súbitamente se le presentó un caballero montado sobre un caballo de fuego y le preguntó a ver dónde estaba el camino que conducía al santuario de San Miguel. Asustado el pastor, se santiguó. Al instante se ocultaron el caballo y caballero, precipitándose en la sima de Ubedi. Estos caballos de fuego Suzko-zaldiak, como también [Txekorgorri, Aatxegorri, Txaalgorri, Beigorri, Zezengorri] que entran y salen de las cavernas donde habita Mari o su marido Sugaar, fácilmente son considerados como representaciones de estos genios o como sus subalternos.

José Miguel de BARANDIARAN
Un personaje tipo centauro, mitad hombre, mitad caballo desfila con papel preponderante en la mascarada suletina. Forma parte del elenco de los «rojos», en contraposición a los «negros». Es el zamalzain que oculta la mitad inferior de su tronco tras el armazón multicolor del caballo simulado. Su cabeza está tocada de una alta corona compuesta de espejuelos, cintas, flores y plumas. Durante la larguísima representación de la mascarada, este zamalzain protagoniza diversas peripecias: se escapa, siendo objeto de una jocosa búsqueda por parte de los «negros», baila sobre el godalet o vaso de vino el baile central de la representación con una habilidad que generalmente mantiene en suspenso a los espectadores, es herrado por los kherestuak, es castrado por los txerreros que lanzan al aire dos corchos simbólicos que los «negros» -los malos o los tontos de la función- se precipitan en comer... Finalizados estos ejercicios, el zamalzain es ayudado por los «rojos» a recuperar sus fuerzas hasta que puede volver a ejecutar sus prodigiosos saltos. ¿Qué pueden significar estos misteriosos ritos entreverados de danza, diálogos y canciones? Chaho ve en este caballo un vestigio de la antigua caballería navarra. «Detrás del caballo bailarín -interpreta V. Alford- encontraremos al caballo doméstico, domado, herrado, castrado. Detrás del caballo doméstico encontraremos a un ser misterioso, medio hombre, medio caballo y el reflejo de una pintura sobre la roca de una gruta paleolítica». Alford, al relacionar las mascaradas suletinas con los ritos europeos de la primavera, nos recuerda que no es éste el único hombre-caballo representado en el folklore vasco. «AtravesemosFrancia y los Pirineos hasta el pequeño pueblo de Lanz, en Nav. Los últimos días de Carnaval un hombre-caballo, el zaldiko, se pasea en medio de unos 30 dantzaris disfrazados, de un hombre vestido de mujer y un compañero que lleva una escoba. Al caballo lo herran, y el martes de Carnaval termina su paseo de una manera trágica, pues lo matan de un tiro. En B. Nav. conozco dos caballos, el uno ha desaparecido desgraciadamente en Anhaux, y el otro vuelve a aparecer en San Juan de Pie de Puerto, después de una ausencia de 30 años. Si de aquí atravesamos el puerto de Oskitx encontraremos un caballo magnífico, el zamalzain coronado de Zub.». Este caballo, según los ritos europeos invocados por V. Alford, debería de morir, pero el de Lanz no lo hace; el de Zub. era antes alzado sobre las ocho manos de cuatro dantzaris, en lo cual ve Alford el símbolo del animal sacrificado, el hombre-caballo,personaje esencial del rito de la primavera, representante inconsciente del caballo dios que moría. «No cabe duda -concluye Alford- que el caballo ha tenido siempre mucha importancia en este país desde los caballos pintados, esculpidos, modelados por los artistas paleolíticos; los caballos cazados, sacrificados, muertos por millares en los acantilados de Solutre. Parece natural que un Espíritu de la Abundancia tomase la forma de un caballo en un país de ganado, como es la Nav. y el Béarn. Es natural que los siglos hayan añadido detalles que no pertenecían a los primeros representantes del Espíritu,y que haya algo más reciente derivado de la domestificación del caballo. La castración parece que podría confundirse con la muerte propiciatoria, puesto que los «negros» se precipitan sobre las partes sacrificadas para comerlas, como hacían las Bacantes y otros muchos ritualistas que trataban de aumentar de esta manera sus propias fuerzas. Nuestro zamalzain ha guardado también algo del caballo salvaje, puesto que se escapa por las calles para ser perseguido». Ref.: Violet Alford: Ensayo sobre los orígenes de las mascaradas de Zuberoa, «R.I.E.V.», 1931, XXII, n.° 3, pp. 373-396.
Hay testimonio de población caballar desde el paleolítico inferior vasco estando este animal copiosamente representado en pinturas y grabados rupestres, objetos de hueso, cuerno, piedra, etc. Tanto en Urtiaga, como en Santimamiñe, Isturits, Ekain, Lumentxa, Altxerri, Etxeberriko Karbia, La Pasiega, etc., el caballo aparece, en posición de relinchar o quieto, paro la mayoría de las veces, bajo la forma de yegua grávida. La caza del equino debió de practicarse ya en el auriñaciense para el aprovechamiento de la carne. En Ekain -cueva prehistórica guipuzcoana con magníficas pinturas rupestres, descubierta en 1969- los caballos son los animales más representados: 33 caballos junto a 10 bisontes, 4 cabras, 2 osos, 2 ciervos y 2 peces. Opinan algunos autores que en cuevas como la de Santintamiñe hay representados caballos de dos tipos: uno pequeño y rechoncho, muy parecido al actual poney vasco y descendiente suyo sin duda, y otro, más alargado y esbelto que no pervivió, por lo menos en estado puro. Sobre el origen de esté pequeño caballito que ha perdurado, aunque extinguiéndose, hasta nuestros días, poco o nada se sabe. Ya sea descendiente de algún caballo occidental u oriental -traído por los arios según August-, ya sea un descendiente del diluvial, con un hijo relativamente moderno del tarpan al igual que el de Soria según Staffe, el hecho es que este poney goza actualmente de unas características propias, que lo enmarcan dentro de un grupo de remoto aborigen y escasamente influido por aportaciones sanguíneas externas. Afirma Ferreras que el poney vasco es diferente a sus similares de Losa, asturiano, cantábrico, etc., por la vida independiente que ha llevado, ajena a variaciones impuestas por otros genes, a pesar de las cuales, reconoce un origen común vinculado en un tipo antiguo, ya sea el de August, el de Kronacher o el del mismo Tarpan. Según Farreras, en el examen de comparación craneológica con otras razas estudiadas, el caballo vasco se parece al Przewalski -caballo salvaje mongólico-7 veces, al árabe 9, al de Veglia -variedad del tarpan-, 3 y al de Kladrub 3. La fijeza del fenotipo cabeza denota la escasa influencia que sobre el genotipo de este poney han ejercido las razas extrañas. Una conclusión precisa sobre un origen occidental u oriental del poney vasco, si otros métodos de investigación no lo aclaran, será la resultante comparada con otros grupos antiguos etnológicamente: Bosnia, Soria, etc. El campesino vasco criaba caballos siguiendo un método arcaico que consistía en dejarlos correr libremente por bosques y landas, tanto en invierno como en verano, sin preocuparse ni de su alimentación ni de su reproducción: de ciento a viento los juntaba, marcaba a los que hubieren nacido, vendía a los de más edad -impropios, por otra parte, para la caballería- y los volvía a soltar. Esta manera de criar era la general, desde el litoral hasta Pamplona, puesto que, en toda esta zona, había tierras de libre tránsito, bosques y landas. Las yeguas parían en pleno monte, sin asistencia, perdiéndose muchas veces las crías debido a los accidentes, y haciéndolo sólo cada dos años, debido seguramente a la escasa alimentación. Antes de la maquinización, el caballo era utilizado como tracción en el trabajo agrícola y, naturalmente, como tiro de carros o silla de viajeros solos, como transporte. Este era el único medio de traslación hasta época bien avanzada. Hombres y mujeres debían cabalgar cuando querían desplazarse por un motivo cualquiera. Así, todos los burgueses tenían en su caballeriza caballos y mulos, riendas, todos los arneses necesarios. Los hombres a menudo tenían ropas especiales para cabalgar; las mujeres, que aún no habían comenzado a poner la pierna sobre el arco de la silla -se sabe que fue Catalina de Médicis la primera en introducir esta moda en Francia-, montaban a horcajas y llevaban en Bayona un traje especial [en gascón dabentaü]. Era un largo delantal abierto por detrás que utilizaban para montar a caballo. Además de los caballos del país se introducían del sur caballos de tipo árabe. Durante el s. XVI y gran parte del s. XVII, estuvieron muy de moda, por sus majestuosos movimientos y elegancia, los caballos españoles o andaluces. Los burgueses de Bayona los llamaban genêts: eran delgados, llenos de brío y más ligeros que los caballos que se utilizaban en Francia. Así el regalo de un caballo español a un gran personaje se cita muy a menudo en los archivos bayoneses. Encontramos, en efecto, que en 1616, la ciudad de Bayona pagó 1.500 libras a Arnaud de Pérusquy por un caballo español ofrecido como regalo al duque de Mayenne. Algunos años más tarde, se ofrece un caballo de la misma raza al vizconde de Uza, e incluso es mantenido a expensas de la ciudad por algún tiempo. Por último, en 1670, un caballo español que cuesta 1.188 libras y 10 soles, es ofrecido al conde de Louvigny como regalo. Los caballos era numerosos en las ciudades donde cada burgués rico tenía el suyo y un buen equipo de sillas de terciopelo, cuero o tafilete, látigos de plata o damasquinados, con mangos de concha o de marfil, y otros detalles suntuarios que realzaban la belleza de la cabalgadura. La ganadería fue exclusivamente favorecida por los Fueros hasta época reciente, dándosele la primacía sobre el cultivo de la tierra y prohibiéndose el acotamiento de las diversas parcelas arables. En Navarra se llegó hasta la pena de muerte como castigo del que «sacare rocin de marca». Durante el antiguo régimen la cría de caballos fue patrimonio principalmente de gentilhombres rurales de buena posición que poseían pequeñas paradas de sementales muy apreciados, y también de alguno que otro vicario dotado de buena parroquia, aunque en el s. XVIII puede decirse que todos los campesinos acomodados poseen ya de 6 a l0 caballos. En 1768 de 134 criadores que llevaron sus yeguas a la parada de San Juan de Pie de Puerto, 107 eran labradores, 12 curas, 11 gentilhombres, I funcionario y 2 artesanos. En vísperas de la Revolución de 1789 sólo la Baja Navarra contaba con 900 yeguas. Pero, a pesar de haber resistido mejor que la cría de cabras a la evolución que ha experimentado la vida rural en el curso del s. XIX, la cría de caballos ya no se efectúa uniformemente en todos los rincones de los Pirineos atlánticos orientales de la forma extensiva que tenía lugar antiguamente. En efecto, a partir del s. XVIII al campesino vizcaíno o guipuzcoano se le hizo cada vez más difícil la cría del caballo a la manera tradicional, debido al progreso de la agricultura y a la venta de tierras comunales, a la rápida progresión de la desforestación que provocaba la desaparición de sombra y hojas alimenticias, debido, también a veces, a los efectos de la repoblación forestal con destino a las ferrerías que impulsaba a las autoridades a prohibir el libre tránsito a los caballos. Así, en Bizkaia, mientras diversas disposiciones favorecían la importación de ganado vacuno, la cría del caprino y caballar fue restringida en 1797 para favorecer la vegetación de los montes. No habiendo tratado este campesino costero de modernizar sus métodos, la cría de caballos ha desaparecido en estas dos provincias en sus dos terceras partes. Ensayos tales como el de la introducción del postier bretón en el valle de Carranza, Bizkaia, apenas dieron resultado debido entre otras cosas a la deficiente alimentación. Por el contrario, desde el momento en que se penetra en la zona interior de altas montañas -considerando cualquiera de las dos vertientes- entramos en una zona en que la cría tradicional del caballito pirenaico o navarro se ha mantenido fuertemente, favorecida. por la naturaleza del relieve, del clima y de la vegetación. Se trata de una cría extensiva practicada a expensas de bosques y landas. Llamado frecuentemente poney navarro o caballo de la Barranca -valle de la Burunda- este caballito pirenaico mide sólo de 1,25 a 1,35 m. de alto; provisto de orejas pequeñas y móviles, de un cuello corto y musculoso, de un pecho ancho, de una grupa estrecha, de extremidades finas pero sólidas, de pelaje negro, da la impresión de rusticidad y agilidad al mismo tiempo. Efectivamente, su género de vida es de los más duros; vive perpetuamente libre, al aire libre, tanto en verano como en invierno. Cuando llega a faltarle hierba como consecuencia del frío, consume las hojas y los brotes tiernos de los arbustos; después del invierno recobra fuerzas, y se robustece al llegar el buen tiempo. La reproducción se efectúa sin ningún control de parte del dueño que deja actuar las leyes de la selección natural. Mediante este régimen los caballos se vuelven salvajes de forma que cuando se quiere coger uno para vender o domar hay que entregarse a una verdadera caza, análogo a las que se desarrollan en Argentina o en el Oeste de América del Norte. Este tipo de cría arcaica se produjo sobre todo en la vertiente meridional, en las regiones montañosas en que la combinación de influencias sub-mediterráneas y atlánticas determinan un régimen térmico y una vegetación que permiten la vida al aire libre del poney navarro. La mayoría de los montañeses de estas zonas, de gran pobreza en otros tiempos, prefirieron este tipo de cría a la del ganado ovino porque no presentaba ningún costo. Es una crianza de montaña pobre. En la vertiente septentrional de las altas cadenas situadas al Oeste del puerto de Belate, donde la vegetación herbácea y forestal es aún abundante, los caseríos poseían cada uno unos diez caballos. En el ante-país cristaloprimario de Laburdi-Cize y en la casi totalidad de la zona baja de Laburdi y Mixe se ha practicado también mucho esta cría extensiva de los pequeños caballitos pirenaicos debido a lo templado del clima y a que, a falta de grandes bosques, hay landas inmensas donde los caballos pueden pastar libremente. Al Este del puerto de Belate, como los inviernos son más rigurosos y los animales volvían a los pueblos con el frío, los propietarios pudieron controlar algo mejor a su ganado caballar y pudieron cruzarlo. En Arnéguy, Valcarlos y sobre todo Burguete y partes superiores de los valles de Erro, Ronkal y de Canfranc, los campesinos trajeron de San Juan de Pie de Puerto sementales originarios de lugares donde el modo pastoril de vida se hallaba más perfeccionado -Bretaña, Poitou- y los cruzaron con sus yeguas pirenáicas, operación que tuvo como resultado la creación de una raza de caballos más altos que los caballitos navarros -1,35 a 1,50 m.- y fornidos como los caballos bretones o poitevinos, buenos para el tiro. El caballo bretón de montaña (kimperlé) fue cruzado con el caballo vasco en el ayuntamiento de Amorebieta, Bizkaia. La raza navarra se afincó también en el Béarn en el s. XV. En la zona montañosa del Béarn, Bigorra y Baja Navarra se conservó mejor debido a la importancia de sementales de raza española o africana, pero en otros lugares el cruce indiscriminado con caballos limusinos, bretones, normandos, daneses, etc., la hizo peligrar a finales del s. XVII, de lo que se quejaron los Estados de Navarra en diversas ocasiones, tomándose medidas drásticas tales como la obligación de castrar a los potros que llegados al dieciochoavo mes nohubieran alcanzado 1,12 m, bajo pena de confiscación del animal. Pero no se pudo detener la degeneración de la raza. Los criadores -dice Jean Robert, director del Museo Pirenaico de Lourdes- conservaron y utilizaron sementales de calidad mediocre. Las paradas establecidas por el gobierno en el s. XVIII no tuvieron éxito y los criadores seinclinaron por la cría del mular. Muchas hermosas yeguas de raza navarra fueron cruzadas con asnos puesto que el precio de un mulo era superior al del potro. La roturación de comunales, la enclusura y la construcción de caminos reales hicieron el resto. El restablecimiento de las paradas en 1806 fortificó lo que quedaba de la subsistente raza navarra, mezclándola esta vez con sangre inglesa: esta será la raza anglo-navarra o navarra mejorada. Pero en un medio completamente diferente del precedente, se produjo una evolución hacia la cría intensiva del caballo cuyos caracteres fueron fijados como consecuencia de la mencionada intervención del Estado: los sementales reales. En la época contemporánea se adoptó, sobre todo desde 1900, una política más eficaz que consistió en la creación de más paradas de sementales -Bidache, Urt, Saint-Palais- y en instituir primas en concursos para suscitar iniciativas. Ahora bien, si esta política tuvo como resultado el rápido desarrollo de la cría del caballo en esta parte, ello se debe a dos razones independientes de ella. Primero a la existencia en los valles inferiores de las gaves y del Adur, de vastas y húmedas praderas, las llamadas barthes, donde los caballos podían pastar y correr. Segundo, el hecho de que estas barthes no estaban ni parceladas ni cerradas con enclusuras, lo que hacía posible la existencia de terrenos de tránsito lo suficiente-mente extensos. Tales son las condiciones que han permitido el desarrollo en estas regiones de la cría del purasangre inglés, practicado únicamente en Saint--Palais, y sobre todo la del media sangre anglo-árabe, que se extendió fuertemente por el medio Biduze, gave de Pau y Adur inferior hasta Urt. El país de Mixe, los cantones de San Juan de Pie de Puerto y de Bidache practican todavía una verdadera cría de caballos de tiro (bretón) y de silla (anglo-árabe). La cría del pequeño poney disminuye, constituyendo una verdadera rareza en Gipuzkoa (motxala) y en Bizkaia, donde el avance del pino en tierras como Amorebieta, asestó un rudo golpe a la ganadería: de 500 poneys que mantenía este municipio en los años 20, bajó a 100 en vísperas de la guerra.En el primer cuarto de siglo que vivimos la Diputación de Gipuzkoa adquirió un pura sangre árabe (Sidi) que se empleó con éxito en cruces con yeguas del país llegando a obtener esta provincia en Madrid el 1.° y 2.° premios de «Potros y potrancas». El actual ganado equino navarro puede clasificarse en dos grupos diferentes: el montañés y el ribereña. El montañés es apreciado, dentro de su género, por su sobriedad, energía y resistencia. Dentro del mismo podemos distinguir tres variedades: el poney navarro típico que se cría en la parte occidental de la zona alpina navarra -valles de Burunda, Ollo, Goñi, Ergoyena, Larraun, Amescoas y Leiza-, y cuya alzada fluctúa entre los 1,25 y 1,35 m. El burguetano, influenciado por la sangre bretona o poitevina de los cruces a los que nos hemos referido, que vive en la zona de Burguete, Espinal, Roncesvalles, etc. y alcanza hasta 1,50 m., siendo de características más fuertes y fornidas. Finalmente una caballito más rústico y menos fuerte que éste aunque dentro de la misma línea, que se cría en parte de Aezkoa, Salazar, Erro, Arze, Esteribar y cercanías de Burguete. El caballo de la Ribera, sin tipo racial muy concreto, abarca especies ligeras y semipesadas, excelentes para el cruce con percherones y bretones.
Historia II.

En cuanto al caballo de carreras, puede decirse sin temor a exagerar que casi el 90 % de los que corren en España como representación nacional, son criados y nacidos en el País Vasco, sobre todo en Gipuzkoa. Según relata D. M. Vázquez Martín, en Gipuzkoa la afición a los caballos llegó como consecuencia de la primera Gran Guerra pues Clemenceau, al prohibir las carreras en Francia, hizo que las cuadras galas vinieran a San Sebastián, amparadas además por el Casino, que por aquel entonces construía el hoy ya célebre -internacionalmente- hipódromo de Lasarte. Pero ya antes el Marqués de Villamejor poseía una cuadra de carreras, que había establecido en Pau y que trasladó después a Oiartzun, donde aún hoy sigue cultivándose la cría del pura-sangre inglés. Poco a poco, el ejemplo del Marqués de Villamejor, fue seguido por otros propietarios y hoy podemos decir que la mayoría de los productos españoles son nacidos y criados en estas verdes tierras del viejo golfo de Bizkaia. Las más importantes instalaciones de cría del pura-sangre son: la yeguada de D. Tomás de Ibarra, en Markina, Bizkaia; las del Marqués de Valderas y Cobarrubias, en Lasarte; la yeguada militar de Lore Toki; las de Arizabalo, Marqués de San Damián y Figueroa, en Oiartzun; la del Conde de Villapadierna, en Larzábal y la de D. Ramón Behamonte, en Lezo. la yeguada de Arizabalo, ideada por la Sociedad de Carreras, es para pequeños propietarios que poseen dos, tres o cuatro yeguas, y en general para todo aquel que no puede sostener una yeguada particular. Allí hizo su cubrición, lo mismo que en la yeguada de San Damián, que está al lado, el famoso semental "Recherché", vencedor del Gran Premio de Madrid y de tantas importantes carreras. Entre las yeguas de vientre recordamos a "Dandy Nun", "Milo", "Hectic Nigh", "Twentypark", "Chabola",... Más abajo de estos terrenos se encuentra la yeguada de Dª. Marta Figueroa, Vizcondesa de Irueste, donde antaño hiciera el tan discutido "Dark Japan" sus cubriciones. Luego sus yeguas fueron alternativamente cubiertas por "Hebecourt", "Recherché" -especialmente éste- y "Goyaz". De todas las yeguas de vientre de este establecimiento, la más famosa fue la veterana "Aya", que ha dado tantos y tan buenos productos, como "Ayete", "Ayamonte", "Raca", "Goyito"... Los establecimientos del Conde de Villapadierna, lindan con los de Arizabalo y la carretera general de Irun, en Larzabal (Errenteria). Tenía como semental a "Hebecourt", que el Conde vendió a la yeguada militar. Villapadierna ha conseguido incorporar a su yeguada la sangre de "Goya", considerado como el mejor semental de los últimos tiempos, comprado por Norteamérica por una fabulosa suma de dólares. Y también la de "Tourbillón", pues no en balde "Tourbar" y "Touragua", son hijos de aquél, como "Nanda", lo es de "Goya". De las yeguas de vientre de la yeguada de Larzábal, la más solicitada ha sido "Still Water". De aquella famosa "Baratissima", que hubo de ser despenada, nos queda solo "Tourbar", su único producto. Al Conde de Villapadierna le salió muy enfrente otro competidor: D. Ramón Behamonte, con su formidable instalación de Ipintza, en Lezo, modelo entre las mejores, y considerada como una de las primeras de Europa, no por su amplitud, sino por lo moderno de sus instalaciones, hasta el punto de recibir los caballos y yeguas en los boxes el pienso caliente. Su semental -hoy en Francia, donde también han sido solicitados sus "servicios"-- es "Djebelilla". La yeguada de Markina, que dirige acertadamente D. Francisco Cadenas, ha tenido muchas yeguas de calidad, entre ellas "Saudin", madre de "Peralta", el ganador del Gran Premio de San Sebastián y del Gran Premio de los Tres Años de Lasarte. "Peralta" era hijo de "Caburé", el famoso semental argentino, que hizo sus cubriciones en dicha finca, y que tantos productos buenos dió. Las yeguadas de Valderas y "Urdiñ-Oriya", de Lasarte, son propiedad del Marqués de Lacasta y de D. Andrés Covarrubias, que ha incorporado la sangre de "Atis" con "Quira". Covarrubias fue propietario de "Experto Crede", el padre de "Palermo",. Por último, nos queda la Yeguada Militar de Lore Toki, la más amplia de todas y la que levantó en 1939 la cría del pura-sangre inglés y, por tanto, las carreras de caballos. Esta yeguada estaba instalada antes de 1936 en Markina, y fue reorganizada en enero de 1941 y reforzada con las yeguas donadas por Franco, y que provienen de la yeguada del súbdito francés, M. Edmond Veil Picard. En julio de 1941, estas yeguas y otras que desde Córdoba y Madrid fueron trasladadas a Gipuzkoa, ocuparon en Lore Toki el emplazamiento de la extinguida yeguada de Pura Sangre del rey Alfonso XIII. Sus sementales fueron: "First", "Benefit", "Sandiway", "Goyaz" y "Hebecourt". Las yeguas de más fama son: "Aurelia", ."Demi-Solde", "Habaneras", "Serdoba", "Fuen-Blanca","Tete D'or", "Punta Cires", "Carolina", "La Baroda", "Pretel", "Grisette"... Ref. Váquez Martín: La cría del pura-sangre inglés en Guipúzcoa, "El P.V.D.", 1954, n º s. En la actualidad la cría del caballo se halla en franca recesión en la mayor parte del país vasco peninsular. Sólo en Bizkaia y Gipuzkoa se da en los últimos años (1962-197 ) un fenómeno inverso al que se dio en siglos pasados: ambas experimentan un 9,7 y un 8,1 por 100 de incremento en su producción caballar mientras en las provincias interiores la disminución es rápida y creciente: Navarra cría un 48,1 % menos y Álava decrece en un 40,9 %, consecuencia de la mecanización del campo y de la repoblación forestal que elimina las superficies de pastos. Según evalúa R. N. de E. el número de cabezas de ganado caballar estimadas al 30 de septiembre de 1968 era:

ÁLAVAGIPUZKOANAVARRABIZKAIAP.V. CONTINENTAL
Total cabezas
Menos de un año
De 1 a 3 años
De más de 3 años
Sementales
Yeguas de vientre
Otras cabezas
4.665
601
740
3.324
41
2.266
1.017
3.606
464
572
2.570
32
1.752
786
11.789
1504
2327
7.958
280
4.421
3.257
3.248
419
515
2.314
30
1.576
708
No consta
-
-
-
-
-
-

El movimiento descendente en el interior y ligeramente alza en la zona cantábrica puede apreciarse mejor observando las siguientes cifras, que representan años y cabezas de ganado:

NAVARRA
19321940194219481950195519621971
25.42223.94125.14328.41229.85729.57020.01310.387

ÁLAVA
190819401942194519481950195519621971
10.57910.8399.6949.9519.06110.07610.0065.8273.443

GIPUZKOA
1908194219481950195519621971
2.8593.8753.9643.5212.9802.9433.180

BIZKAIA
1908194519481950195519621971
4.7823.2873.3944.1583.7762.3292.556

  • LEFEBVRE. Les modes de vie dans les Pyrénées Atlantiques Orientales, París, 1933, pp, 231, 419-422.
  • ROBERT, J. «L'élevage du cheval en Béarn et en Basse-Navarre aux XVIIe et XVIIIe siécles», en Bulletin du Musée Basque, 1969, pp. 15-33.
  • Histoire d'un Mécenat, «Saint-Palais», 1967, n.º.
  • FERRERAS, G. El caballo vasco. Su origen y relaciones con el caballo oriental y occidental, «Ganadería vasca», vol. I, Zootecnia, Estudio etnológico y biométrico de las razas mayores del país, Bilbao, 1935, pp. 51-199.
  • VÁZQUEZ MARTÍN, M. «La cría del pura-sangre inglés en Guipúzcoa», El País Vasco Deportivo. nº.1, 1954, pp. 114-116.
  • JAIZQUIBEL. «El País Vasco, cuna de la cría caballar de pura sangre», El País Vasco Deportivo, n.°. 2, pp. 86-91.
  • Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao: La actitividad agropecuaria en la región vasco-navarra, en «Aquitania-Vascongadas. Análisis Económico Interregional», Bilbao, 1972, pp. 290-325.
  • SACX. Géographie des Basses-Pyrénées. Pays Basque et Bas Adour, «Ikas», Bayona, s. f. (hacia 1970).
  • DUCERÉ, E. Dictionnaire historique de Bayonne, 2 vols, Bayonne, 1911-1915., art. «Chevaux» .
  • TILLAC, P. «Les Petits chevaux (pottokak) du Pays Basque», Gure Herria, 1934, n.° 5, p. 443.
  • DESTRÉE, A. La Basse-Navarre et ses institutions de 1620 à la Révolution, Université de Paris (fac. Droit), 1954, pp. 355.
  • LAFFITTE, V. «Ganado caballar», en Geografía General del País Vasco-Navarro, pp. 621-622, t. Prov. Vasc.
  • ESTORNÉS LASA, Bernardo. Orígenes de los Vascos, 2.ª edic., 1967, San Sebastián.