Museoak

Museo de la Industria Armera. Eibar

El Museo de la Industria Armera es un museo dedicado a la conservación y difusión de la memoria histórica y el patrimonio industrial de una ciudad de gran tradición armera, Eibar.

Los artesanos armeros del Deba y, en especial, de Eibar, han sido y son un referente de este oficio, y sus productos reconocidos y admirados internacionalmente. Con este museo, Eibar quiere dar su merecido reconocimiento tanto a la armería artesanal como a los propios armeros por su aportación al desarrollo económico y social de la ciudad.

Está ubicado en el edificio Portalea situado en el centro del casco urbano, cercano a la Iglesia de San Andrés, en la calle Bista Eder nº 10.

El edificio Portalea corresponde en origen a la antigua fábrica de escopetas Aguirre y Aranzabal "A.Y.A.", que ya en 1914 contaba con 8 operarios.

El edificio, muy característico de Eibar, presenta una tipología industrial racionalista y se erige en varias alturas. Fue proyectado por el arquitecto Raimundo Alberdi y Abaunz en 1926 y construido a finales de la década de los 30. En 1951 se iniciaron sucesivas obras de ampliación del edificio que finalizaron hacia 1960, año en el que el taller quedó levantado tal y como se encuentra ahora.

Tras la guerra civil, en 1940, la empresa se instaló en este edificio y lo ocupó hasta mediados de la década de los ochenta, cuando pasó a ser propiedad municipal.

A.Y.A. adoptó como símbolo gráfico un león, símbolo que se puede contemplar en la fachada principal. Junto a este icono aparece el año 1996, fecha en la que fue rehabilitado e inaugurado como sede de servicios socioculturales eibarreses pasando a denominarse con el topónimo Portalea.

El Museo se ubica en la quinta planta del edificio y ocupa una superficie de 1200m2.

Este museo tiene como origen la colección de armas pertenecientes al antiguo Museo de la Escuela Armería, colección que ha sido ampliada mediante cesiones, donaciones y adquisiciones municipales tanto de armas como de una gran variedad de productos fabricados en Eibar (bicicletas, motos, máquinas de coser...) y con marcas tan reconocidas con Alfa, Lambretta , G.A.C., Orbea, B.H., El Casco, Boj, Jata o Solac.

El Museo de Armas de Eibar, fue ideado por un grupo de eibarreses a principios del siglo XX paralelamente a la Escuela Armería. Estos visionarios intuyeron la necesidad de impulsar la industria armera con un centro de formación especializado donde los nuevos armeros adquirieran los fundamentos teóricos y prácticos del oficio y conocimientos sobre nuevas tecnologías; así el Museo sería una herramienta pedagógica, además de un escaparate de la evolución adquirida por la industria eibarresa.

La colección del Museo de Armería de Eibar contaba entonces con 580 armas de fuego cortas y largas, y seis modelos de armas blancas, que procedían de donaciones de los fabricantes de la localidad, del Banco de Pruebas, de particulares, y del entonces Ministerio de la Guerra. En la misma sala se exhibían los trabajos realizados por los alumnos de la Escuela de Armería.

En la década de los 60 la Escuela de Armería fue ampliada y también se dió un nuevo impulso al museo, aumentando la colección con nuevas donaciones y la instalación de una nueva museografía.

El museo tuvo su sede en la Escuela de Armería que gestionó y custodió la colección hasta el año 2000, año en el que fue devuelta al Ayuntamiento de Eibar. La colección aumenta cada día con nuevas donaciones y adquisiciones.

El 18 de enero de 2007 se abrió el actual museo con la inauguración de las salas dedicadas a las armas. La apertura del resto de espacios que en el año 2013 conforman el museo se realizó el 13 de mayo de 2009.

En 2013, el Museo de la Industria Armera es un equipamiento museístico de carácter municipal que ocupa los 1200 metros cuadrados de la quinta planta del edificio de Portalea, de los cuales 1000 metros cuadrados están dedicados a espacio expositivo.

La extensa colección de armas y una gran variedad de productos fabricados en Eibar (bicicletas, motos, máquinas de coser) conforman el eje central del Museo. Su principal objetivo es la conservación y difusión de la memoria histórica y el patrimonio industrial de un pueblo de gran tradición armera, ofreciendo al visitante, un recorrido por el devenir de la historia industrial eibarresa, desde el siglo XIV hasta nuestros días.

El museo esta organizado en dos áreas expositivas: la exposición de armas y el recorrido histórico. Ambas están diferenciadas y cada una de ellas cuenta con un acceso directo desde la zona de recepción.

  • Exposición de armas

La Exposición de armas desarrolla dos discursos: la evolución tecnológica de las armas de fuego portátiles y el desarrollo de la industria armera vasca desde su inicio en el siglo XV hasta nuestros días. La muestra esta articulada en tres ámbitos.

El primero, Antecedentes industriales/ Periodo gremial, compuesto por dos salas donde se presentan los orígenes de la industria armera y la organización industrial en la época gremial mostrando piezas pertenecientes a los primeros sistemas de ignición.

En el segundo ámbito, Tiempos de cambios/ Los avances tecnológicos muestra a través de sus dos salas la evolución de la armería como consecuencia de los grandes avances tecnológicos acaecidos en el siglo XIX. Un periodo de transición durante el cual finaliza la era gremial y se producen los primeros pasos hacia la industrialización.

El último ámbito, Eibar, el gran taller/La industrialización muestra el devenir de nuestra industria armera hasta finales del siglo XX, dedicada principalmente a las armas comerciales, esto es escopetas de caza, revólveres y pistolas para la defensa personal.

Una gran vitrina situada al final de este circuito expositivo es el escaparate de la actividad de este sector en el momento actual. Esta vitrina cuenta con escopetas de caza y armas deportivas elaboradas por prestigiosas empresas eibarresas.

  • Recorrido histórico

El recorrido histórico de la ciudad de Eibar, está formado por un circuito de 700m2 en el cual, a través de distintas áreas, se da a conocer de forma atractiva y amena el inicio y evolución de la ciudad de Eibar a través de su desarrollo económico e industrial: el asentamiento en torno al río Ego, la creación de la villa, su devenir comercial, la incipiente industria armera con la creación de los talleres armeros y su evolución a grandes fábricas, las crisis, la diversificación en la fabricación de productos, y el desarrollo de nuevas industrias hasta llegar al Eibar actual, donde una gran instalación audiovisual refleja las transformaciones del Eibar del siglo XXI.

Una ciudad que se va adaptando a las nuevas posibilidades económicas, sin olvidar su tradición artesanal. Armerías tradicionales conviven con empresas que emplean las últimas tecnologías y fabrican componentes para los bienes más sofisticados. Todo ello en una ciudad que vive en constante transformación, que quiere ser un lugar más habitable y bien comunicado, accesible y con espacios de ocio propios de la sociedad del siglo XXI.