Pintoreak

Jimeno Mateo, José Miguel

Pintor vitoriano, nace el 12 de abril de 1932.

Es hijo del también pintor Miguel Jimeno de Lahidalga. Vive sus primeros años en Zarautz hasta que, después de un periplo con su familia por Francia, como consecuencia de la guerra civil española, regresa a su ciudad natal. En diciembre de 1940. Bajo los atentos consejos y cuidados de su progenitor se introduce paulatinamente en el mundo de la pintura. Alumno de la Escuela de Artes y Oficios, las primeras apariciones públicas serán en ámbitos colectivos con la acuarela como disciplina.

Con su padre y su hermano mayor Honorio, fallecido un año antes, expone en los Salones de Olaguíbel en julio de 1946. En 1948 obtiene el Primer Premio de su serie por el conjunto de acuarelas presentadas a la V Exposición Alavesa de Pintura. En 1949 ingresa en la Agrupación de Acuarelistas Vascos, con la que efectúa muestras colectivas en Bilbao, Madrid, Barcelona, Pamplona y Vitoria. En octubre de 1953 participa en la Exposición Preparatoria del Cantábrico, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, como paso previo para la selección de la II Bienal Hispanoamericana de La Habana. Es el único artista de la región norte al que se le acepta una acuarela. También son acuarelas las obras con las que concurre a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1954, y a la III Bienal Hispanoamericana de 1955, en Barcelona.

En mayo de 1954, en el Salón de Arte de Vitoria, celebra su primera exposición individual. Desde este momento alterna públicamente la acuarela con el óleo. Milita en el grupo Pajarita de pintores alaveses (1956-57 y 1964-67). Y desde 1957, en el grupo de pintores de la empresa Imosa, después Mercedes Benz. Remite obra a distintas exposiciones y certámenes: las Nacionales de Bellas Artes (1957, 1962 y 1964); los Certámenes Nacionales de Artes Plásticas (1962 y 1963); los Salones de Estío "Gran Premio Anteiglesia de Baracaldo", (1964 y 1967); las Bienales de Zaragoza (1965 y 1967), y el "Gran Premio de Pintura Vasca" (1965), de San Sebastián.

Continúa concurriendo a los Certámenes de Arte Alavés. En la sección de pintura al óleo obtiene el Primer Premio en 1957, y el de Honor en 1959; en la sección de acuarela recibe el máximo galardón en 1956, 1960 y 1961. Asimismo, participa en las dos primeras Anuales Plásticas del Ayuntamiento vitoriano (1964 y 1965).

Cuenta con una treintena de muestras individuales, todas en ámbito vitoriano o alavés, si exceptuamos una comparecencia en San Sebastián, en la Sala Garibay, a finales de octubre de 1979. Desde los años cincuenta, hasta la jubilación, se vincula profesionalmente, como delineante, con la empresa automovilística Mercedes Benz. Nunca asumió el riesgo de vivir por entero de la pintura: "Si yo me dedicara a pintar para sobrevivir creo que mis cuadros serían diferentes, se tendrían que amoldar más a los gustos de la gente, y yo prefiero tener libertad absoluta en lo que es mi gran pasión", declara en más de una circunstancia.

Posee una biografía con pocos cambios de fondo. La afición por las excursiones y los paseos por la naturaleza le lleva a recorrer toda la geografía alavesa: visitará una a una todas las localidades de la provincia, sus casi 470 núcleos. Plasmó semejante empresa en Pueblos e iglesias de Álava, libro editado por la Caja de Ahorros de Vitoria antes de concluir el año 1989. Meses antes, en mayo, este trabajo -sus cuadernos, apuntes y bocetos de campo- había servido de base para ingresar en la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País; ingreso acompañado con una extensa muestra de dibujos en la sala Luis de Ajuria.

En septiembre de 1992, la Caja Vital organizó una exposición antológica de su obra artística en la sala San Prudencio. Se rindió así tributo a medio siglo de trayectoria, desde que en 1942 lograra su primer premio en un concurso infantil de dibujo con motivo del "Día Universal del Ahorro".

Jimeno Mateo inscribe sus trabajos pictóricos en la más amplia y variada temática paisajística, muy a tono con las directrices que destiló este género durante la posguerra: un paisaje de corte postimpresionista o expresionista "fauve" donde cada pintor dispone de la libertad de expresarse "a su manera". Con un grado de excitación emocional propio. El paisaje, más que nunca, consigue grandes cotas de libertad interpretativa. Se convierte en una vía de expresión en la que impera más la impresión subjetiva del autor que la descripción minuciosa del lugar.

Sus óleos y acuarelas reflejan encuadres de la capital vitoriana y del resto de Álava, con incursiones en las vecinas tierras burgalesas. Esta geografía castellana le atrajo, sobre manera, en la década de los sesenta y primeros años setenta. Durante la década de los ochenta, a raíz de una serie de viajes por diferentes capitales europeas, plasma también atrevidas vistas cromáticas de París, Bruselas, Brujas, Amsterdam, Florencia... Un color ciertamente exultante, muy fuerte cuando no áspero, forja el carácter de estos cuadros.

Además de las panorámicas exteriores, muestra aprecio igualmente por la representación de espacios interiores muy constreñidos, eso sí, con puntos de fuga que abren perspectivas a partir de puertas y ventanas. Espacios cerrados (casas, establos, tiendas, almacenes, ermitas, refugios de montaña, etc...) en los que juega con el contraste premeditado de luces y sombras.

Pintor figurativo, gusta someterse a la disciplina del dibujo, aunque se recree con la expresividad del color y con la utilización de líneas curvas o sinuosas. En algunas series de acuarelas, como los llamados "caprichos rítmicos", y en diversos apuntes sobre papel, rompe los límites de la figuración postulándose muy próximo a la abstracción. O entrando tímidamente en ella. No obstante, aparte de concretas y episódicas experimentaciones, Jimeno Mateo apuesta por los contornos esenciales de la realidad, aunque sus formas, remarcadas por líneas onduladas, se encuentren sintetizadas, abreviadas.

En noviembre de 2006 inaugura la temporada artística de la Galería Itinerante (calle Zapatería, núm. 79) con una pequeña muestra individual de carácter familiar. Junto a varios apuntes abstractos, exhibe trabajos de su padre, Miguel Jimeno, de su hermano Honorio, mostrando igualmente piezas elaboradas por su mujer y uno de sus hijos, fallecidos ambos un tiempo atrás.

  • ÁLVAREZ EMPARANZA, Juan Mª. Catálogo Jimeno Mateo, Sala Independencia, Caja de Ahorros Provincial de Álava, del 12 al 26 de marzo de 1980.
  • ARCEDIANO, Santiago. Catálogo Jimeno Mateo. Exposición Antológica (1942-1992), Sala San Prudencio, Caja Vital, Vitoria, 4-30 Septiembre de 1992.
  • ARCEDIANO, Santiago. Grupo Pajarita de Pintores Alaveses: entre la tradición y la renovación, Museo de Bellas Artes de Álava, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, 2004.
  • GARCÍA DÍEZ, José Antonio. La pintura en Álava, Caja Vital Kutxa, Vitoria, 1990.
  • JIMENO MATEO, José Miguel. Pueblos e iglesias de Alava, Caja de Ahorros Municipal de Vitoria, Vitoria, 1989.
  • JIMENO MATEO, José Miguel. Dibujos y bocetos de todos los pueblos de Álava, incluido Treviño y dos temas inconclusos: Ermitas de Álava y cimas de montes alaveses, Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (Comisión de Álava), separata núm. 30, Vitoria, 1990.
  • VV.AA. "Jimeno Mateo". Biblioteca: Pintores y Escultores Vascos de ayer, hoy y mañana, Vol. XI, Fasc. 108, Bilbao, 1975.