Museoak

Museo Euskal Herria

La misión del Museo Euskal Herria es la de ayudar a comprender el significado histórico y cultural de Euskal Herria y a su vez del entorno foral en el que se halla enclavado.

Sede del museo

La sede es un magnífico palacio de 1733 y pertenece a la parte de Gernika que se salvó del bombardeo de la Guerra Civil de 1937. Pero la trayectoria del edificio es mucho más antigua y esta íntimamente ligada a la Historia de Euskal Herria.

En principio fue una torre medieval con claras funciones defensivas de la cual todavía existen los restos de un muro con su tronera, visibles en las salas de la planta baja. Su nombre era Alegría y sus propietarios, los Ibargüen, una familia noble local, anfitriones de Fernando El Católico cuando vino a Gernika a jurar los Fueros en 1476. La importancia de esta familia queda avalada cuando uno de sus miembros, Iñigo Ortiz de Ibargüen, redacta el Fuero Nuevo de Vizcaya en 1526.

En 1717 estalla una revuelta social conocida como la Matxinada de Aduanas. Los Borbones intentan trasladar las aduanas vascas desde el Ebro a la costa, con lo que las mercancías que entraban por los puertos se encarecían. El Urdaibai fue especialmente sensible a estos cambios y este mismo año, los sublevados quemarán la torre. Tras la revuelta, se impuso la refacción del edificio que pasó a ser un palacio barroco, supeditándose a nuevos deleites más ilustrados, a gustos más residenciales, haciendo mayor hincapié en la higiene, abriendo vanos más grandes y ordenados, ampliando volumen y planta, haciendo en definitiva, una casa más moderna.

Al interior también se aprecia un claro reparto y refinamiento de espacios: de la planta baja encachada parte la escalera. La planta primera es el piso noble, con suelos de madera, donde se ubica el salón principal para recibir visitas y la capilla. La segunda acoge a poniente la logia con sus tres grandes arcos, proveedora de iluminación y calor. El desván, hoy también visitable, se cubre mediante una estructura de madera singular.

El remate del nuevo palacio lo constituyen sus jardines, que lo dotan de una atmósfera verde y apacible: uno, más próximo, de estilo francés y romántico y otro inglés, hoy convertido en Parque de los Pueblos de Europa. Reproducen en su extensión cuatro ecosistemas autóctonos, y sirven de prolongación al Museo para las diversas actividades que organiza.

En 1982 la Diputación Foral de Bizkaia lo adquiere y lo rehabilita a un nuevo uso acorde con una historia tan simbólica: El Museo Euskal Herria se abre al disfrute público en 1991 y lo hace con una exposición clásica, compuesta por obras procedentes de fondos de la Diputación, donaciones, depósitos y nuevas adquisiciones. Se logra entonces reunir un importante número de obras de artistas de finales del XIX y principios del XX (los Arrue, Guinea, Sert, Segui, Floutier, Lazkano...) documentación, cartografía histórica y obra gráfica en las que se ve reflejada la idiosincrasia, los paisajes y las gentes del País Vasco.

El Museo presentaba una buena infraestructura y ubicación, la exposición permanente era ordenada y limpia pero monótona, sin paneles explicativos ni nada que lo conectara con sus usuarios. Se realizaron estudios de público que reflejaban lo que los visitantes (asiduos, esporádicos y potenciales) esperaban del museo y ayudaron a realizar un plan estratégico de transformación para redefinir el equipamiento y su difusión.

Involucrar al usuario mediante la interactuación es actualmente la estrategia del Museo Euskal Herria, para lo cual se han tomado varias vías:

  1. Ampliar la difusión de los contenidos a segmentos de población con diferentes intereses para potenciar la comunicación y el conocimiento: audio guías en 4 idiomas, catálogos impresos, nuevas tecnologías que hagan más atractiva la exposición permanente, dando más información contextual y más amenidad.
  2. Programar exposiciones temporales que complementen la información de la permanente y lo liguen a la contemporaneidad y al entorno: programa de Mujer, Bombardeo, etc.
  3. Ofrecer un programa de visitas y actividades pedagógicas dirigidas a diversos públicos.

Tras el proceso de renovación y ampliación en el 2006 el museo se reinauguró con mas de 800 obras redistribuidas en el edificio del palacio, ampliando los metros de exposición y siguiendo un nuevo discurso expositivo.

La antigua casa de caballerizas se ha restaurado y convertido en oficinas y aula didáctica, mientras que los jardines se han transformado de un recurso en un producto al incluirlo dentro de los talleres didácticos.

Los resultados han sido magníficos: un aumento de público interesado y su fidelización, respaldado por una diversificación y aumento de las actividades, implicación en políticas más transversales como las turísticas, incorporación en prácticas de calidad y mayor unión con los agentes locales.

Desde 2011 el Museo Euskal Herria se integra en BizkaiKOA, el ente público empresarial que reúne los museos de propiedad foral.

El Museo se estructura en cuatro plantas, tres de exposición permanente y la última como sala de exposiciones temporales.

Al entrar por la puerta el visitante encuentra una descripción del contenido de salas, así como los datos prácticos necesarios para visitarlo.

Frente a la recepción se muestra la historia del edificio barroco en el que está ubicado el Museo.

Una vez dentro, nos encontramos con una pequeña sala dedicada al origen geológico del territorio vasco y las primeras manifestaciones humanas, centrándose en el arte Paleolítico. Siguiendo la visita encontraremos un espacio dedicado al "Hábitat y Poblamiento" con diversas maquetas de caseríos e iglesias complementadas con paneles explicativos. En una sala adyacente se proyecta el audiovisual "Territorio y Habitantes" que muestra la evolución desde la Prehistoria hasta nuestros días y la variedad paisajística del País. Por último, encontraremos un espacio que alberga una de las colecciones más importantes del Museo, la sala de cartografía histórica del País Vasco en la que se nos muestra la importancia de la representación gráfica del territorio a lo largo del tiempo.

Está dedicada a la evolución histórica y a la presentación de los acontecimientos más destacados que han dado lugar a la actual configuración política y al nacimiento de sociedades mercantiles y culturales.

La iconografía de cuadros, grabados y demás objetos, recae en paisajes, vistas y retratos de personajes que protagonizaron los diferentes acontecimientos históricos.

Se plantea un recorrido que comienza con la proyección del audiovisual "La entrada en la Historia" en el que se nos tralada desde la romanización hasta finales de la Edad Media. Cada sala de esta planta está dedicada a un territorio historico: Navarra, Iparralde, Gipuzkoa, Álava y Bizkaia. A continuación, un espacio dedicado a "Euskal Herria en el Mundo" nos habla de la Diáspora Vasca y de personajes vascos conocidos mundialmente. La planta se cierra con una sala destinada a la Abolición Foral.

Es la planta interactiva por antonomasia. Mediante pantallas táctiles, audiovisuales y auriculares el visitante puede conocer mejor la cultura y el folklore del pueblo vasco.

Audiovisuales

Comenzamos por un espacio dedicado al deporte rural. La exposición nos lleva a una sala de audiovisuales en la cual nos envuelven los sonidos y sensaciones que los variados deportes vascos nos hacen sentir. Al salir nos encontramos con los mitos y creencias. Mediante una pantalla táctil podemos seleccionar y escuchar leyendas, canciones y jugar a las adivinanzas. Seguidamente, descubriremos las danzas y pastorales acompañados de un audiovisual que nos permite seleccionar bailes de toda Euskal Herria. Otras dos zonas están destinadas a la música popular y a la música académica. En ellas, el visitante puede disfrutar de la exposición de instrumentos musicales a la vez que escucha su sonido mediante auriculares. Un importante espacio está dedicado al euskera, su historia, gramática y autores reconocidos nos instruyen en torno al tema. Inmediatamente, un audiovisual y un panel explicativo nos ilustran sobre el bertsolarismo. Por último, se trata la gastronomía, los productos y costumbres culinarias del país.

Sala de exposiciones temporales y diversos actos.

Inauguraciones

Tras la reapertura, una de las primeras iniciativas que quedaban pendientes para acercar los fondos al público era la de poner en marcha una programación de actividades y visitas adaptada a los diferentes segmentos de público:

Talleres Escolares

Dirigidos al alumnado de 4 a 16 años, las mañanas laborables con una duración aproximada de 90 minutos. Se realizan dos sesiones cada día y en cada una hay 30 alumnos/as como máximo. La temática está estrechamente ligada a los fondos expuestos en el Museo y se puede elegir entre tres talleres distintos:

  1. Euskal Kultura Jokoa: Mediante un juego de pruebas y preguntas, complementado con una visita especial a la segunda planta del Museo en la que el alumnado puede tocar algunos instrumentos expuestos en las vitrinas, los participantes conocen la cultura y el folklore vascos.
  2. Bosques en la Historia: Taller relacionado con la Agenda 21. Aquí el alumnado conoce la importancia de los bosques en la cultura vasca y la influencia del ser humano sobre nuestro paisaje. Se realizan actividades plásticas de reciclaje, juegan a un juego de pistas en los jardines y visitan parte de las salas del Museo.
  3. Tesoros y Cartografía: Con la idea de dar a conocer una de las colecciones más importantes del Museo: la cartografía histórica. Este taller introduce a los más jovenes en la ciencia de los mapas. Ven cómo se representaba antiguamente el territorio, construyen una brújula y buscan un tesoro en el jardín del Museo utilizándola.
  4. Talleres Vacaciones

    En Navidad y en Julio, por las mañanas se realizan talleres para niños y niñas de 4 a 12 años.

    Inauguraciones

    Talleres Familias

    Todos los sábados del año, a las 17:00 de la tarde se ofrecen talleres para familias: menores y adultos conjuntamente.

    Visitas Guiadas

    Los laborables hay visitas guiadas a la exposición permanente del Museo. Su duración es de una hora (máximo 20 personas) en euskera, castellano, inglés y francés, siempre previa cita.

    Programa Mujer

    Hacia el 7 de marzo, este programa da visibilidad a la mujer, con nuevas miradas sobre sus actividades y dando cabida a exposiciones de mujeres artistas contemporáneas.

    Aniversario Bombardeo de Gernika

    El 26 de abril el Museo conmemora el día del Bombardeo de Gernika. Para ello, cada año se expone la obra de un artista vasco de renombre como Nestor Basterretxea, Jorge Oteiza o Remigio Mendiburu siempre con obra relacionada con el Bombardeo.

    Noche y Día Internacional de los Museos

    Se celebra el Día Internacional y la Noche de los Museo en Mayo, para lo cual se prepara una programación especial que desde el 2008 toma como hilo conductor la gastronomía vasca. Centrándose en este tema se realizan visitas guiadas, actividades para menores, conferencias y degustaciones.

    Jornadas Europeas de Patrimonio

    Conjuntamente con la Diputación Foral de Bizkaia, durante octubre se realizan visitas guiadas y actividades especiales para dar a conocer el patrimonio.

    Otras actividades

    A lo largo del año existen otro tipo de actividades, conferencias, cuenta cuentos, conciertos, teatro que ayudan a complementar las exposiciones temporales o la propia muestra permanente del Museo.

    Se facilita material pedagógico para docentes o acompañanates de grupo:

    1. Hojas de sala en euskera, castellano, inglés y francés.
    2. Información de cada taller en euskera y castellano.