Médicos

López de Zamora, Pedro

Albéitar de origen zamorano vecino de Tudela, en 1538 fue designado primer Protoalbéitar del Reino de Navarra. Es autor del Libro de Albeitería publicado en 1571, siete años después de su muerte. Falleció el 20 de agosto de 1564, y fue enterrado en la Iglesia de la Magdalena de Tudela.

Los trámites para la instauración del Protoalbeitarato en Navarra se iniciaron el 8 de mayo de 1538 con el nombramiento por la Reina Juana de Castilla de Pedro López de Zamora, albéitar residente en Tudela.

Como consecuencia de esta designación se entabló un pleito entre los albéitares y herradores de Pamplona y el agraciado. El protoalbéitar suplicó al Real Consejo que diera orden a los primeros de no ejercer sus oficios mientras no fueran aprobados, pero se resistían a dejarse examinar por Pedro López de Zamora, por considerar que no era parte competente. Además, hacían constar que la Cofradía de San Eloy de los herreros estaba legalmente autorizada para examinar y expedir títulos, según el Privilegio de los Oficiales de Pamplona otorgado por el Regimiento de la ciudad el 26 de marzo de 1508.

El juicio se celebró en 1539, y los 19 testigos presentados por Pedro López de Zamora, la mayor parte de Tudela, aportaron algunos datos personales. Declararon que en los Reinos de Castilla ningún herrador ni albéitar podía ejercer sin haber sido antes examinado, matizando que los segundos no tenían fragua, sino que se limitaban a herrar y curar las cabalgaduras. Consideraban a Pedro López "como el más ábil y mejor albéitar que aya en cinquenta legoas", y afirmaban que había sanado muchos caballos dejados por incurables por otros profesionales. Conviene destacar que un vecino manifestó que curaba incluso las dolencias de los bueyes, cuando la patología del ganado vacuno no era objeto de atención en aquella época por los albéitares.

La otra parte presentó 53 testigos. Consideraban que la persona que ocupara el cargo de protoalbéitar debería ser natural del Reino, residir en la capital y ser persona "arraygada y avonada para poder cobrar de su hazienda si hiziere mala cura o mal recaudo", exigencia que parece la tomaban de alguna norma legislativa del derecho medieval. En lo concerniente al herrado acusaban a Pedro López de Zamora de no saber "hacer herraduras ni clabos".

Pedro de Carranza, albéitar natural y vecino de Miranda de Arga, manifestó que el protoalbéitar era experto en curar caballos y mulas de silla, pero que "en machos y bestias de trabajo no ha tenido ni tiene tanto saber y abilidad". Daba su versión de lo que hoy se conocen como historias clínicas, en las que dejaba al descubierto los errores diagnósticos y terapéuticos en machos, mulas y caballos de ganaderos de Tudela, Corella, Cintruénigo, Fitero, Alfaro y Miranda de Arga.

Acusaban a Pedro López de cobrar las herraduras más caras de lo establecido en el arancel aprobado por el Real Consejo, de haber inducido a los herreros de Tudela a subir su precio, así como de ser "un grande tyrano" porque antes de reconocer y curar una caballería pedía a sus dueños "quatro reales de plata o quatro reales castellanos".

Tampoco pasaron por alto el problema de Pedro López de Zamora para su entendimiento normal con la gente, particularmente con los trajineros y mulateros: no hablaba euskera y tampoco lo entendía.

"no era bascongado, y la mayor parte del Reyno es bascongada"

"por ser castellano como es no sabía bascuence porque no es dado el bascuence a los castellanos"

"algunas veces hablando con bascongados le ha visto tener persona que le declarase en romance lo que el bascongado le decía por no poder entender de otra manera".

"suele buscar un intérprete para que le declare y le diga lo que quiere o ha menester, y que en ello pasa trabajo y que por ello se olgaría mucho de saber hablar bascuence para dar recaudo a los que van a su casa".

Con fecha 8 de febrero de 1540 el Real Consejo acordó la conclusión de la causa y remitió el proceso al Relator para una sentencia definitiva que no se ha podido localizar. A partir de esta fecha existe un vacío procesal que puede darse por concluido el 14 de abril de 1546, cuando Pedro López de Zamora fue nombrado Protoalbéitar y examinador mayor "de los que son y fueren albéitares" del Reino de Navarra. El documento lleva las firmas del Virrey y los miembros del Real Consejo.

Libro de Albeitería

Esta obra fue publicada en Pamplona en 1571, siete años después de la muerte de Pedro López de Zamora. Debió tener buena acogida, porque fue reeditada en Logroño en 1588. La autorización real fue concedida en Segovia el 28 de julio de 1565. El Consejo Real de Navarra otorgó su permiso el 21 de abril de 1569 "por seys primeros años vinientes". Ambas licencias fueron solicitadas por Catalina de Amunárriz, viuda de Pedro López de Zamora.

Pedro López de Zamora se revela en su "Libro de Albeytería" como buen pedagogo y como un profesional que conoce las cuestiones relativas al manejo y sanidad de los caballos.

  • Teófilo Echevarría Belzunegui, "Juan Moreno, protoalbéitar del Reino de Navarra en el siglo XVI", en Príncipe de Viana, Pamplona, año 51, nº 191, septiembre - diciembre 1990, pp. 855 - 866.