Musical Groups

Santa Águeda

Santa Águeda, también llamada Ágata o Gadea: Virgen y mártir. Dice la hagiografía que nació en Sicilia en el 230. Durante la persecución de Decio vivía en Palermo, aunque fue martirizada en Catania (ambas poblaciones de Sicilia). Quinciano quiso que se casara con él, pero Águeda se negó a ello por ser cristiana siendo ello causa de su martirio. Murió en prisión el 5 de febrero del 251. Los cristianos le dieron sepultura en el lugar que hoy ocupa la catedral de Catania. La iglesia celebra su fiesta el 5 de febrero.

Sobre su biografía y desdichada muerte hay multitud de canciones, y leyendas.

Un cantar popular navarro rescatado del olvido por José María Iribarren dice:

"Gloriosísima Santa Agueda de las santas sin rival, que le cuertaron los pechos igual que se cuerta un pan".

El romance religioso que incluimos a renglón seguido, en versión de José Camón Aznar, conserva las crueles expresiones de los dos últimos versos:

"Agueda que no quisiste
a los dioses adorar;
en prueba de tu constancia
las tetas te han de cortar;
y le respondió la santa
con afecto singular;

-que cuerten por donde quieran,
que cuerten si han de cuertar-.

Y le cuertaron las tetas
como aquel que cuerta pan".

Durante siglos se ha invocado a Santa Águeda para las enfermedades en los pechos. No es extraño que sea la patrona de las nodrizas y los fundidores. Se le pide protección contra el fuego y las quemaduras y las mujeres contra los males de pechos.

La popularidad de esta santa en Euskal Herria ha sido enorme; como lo demuestran las muchas ermitas a ella dedicada.

Recogió Gurutze Arregi, cómo las mujeres de Bizkaia que tenían problemas de pecho o falta de leche acudían a la ermita de Santa Águeda de Dima, al igual que los hombres con dolencias de cintura (garrikomiñe).

A la ermita de Santa Águeda de Bidania (Gipuzkoa), al igual que la anterior, acudían las mujeres para solicitar buen parto y contra las afecciones en los senos. Igualmente a la ermita de Santa Águeda de Soraluze (Gipuzkoa) ascendían las madres con problemas para amamantar a sus niños. Rezaban una oración, encendían una vela y dejaban la correspondiente limosna.

Es muy apreciada la ermita de Santa Águeda de Antzuola, por su virtud para sanar las verrugas por el procedimiento, común a muchas ermitas, de frotarlas con una moneda y depositar ésta como limosna antes de elevar una oración.

Contaba don José Miguel de Barandiarán cómo en la ermita de Santa Águeda de Alonsotegui (Bizkaia) existía una imagen de mármol blanco que representa a dicha santa, que tenía la cabeza separada del tronco. Quienes padecían males de cabeza entraban por una puerta de la sacristía, llevando en sus manos la cabeza de la santa, y salían por la otra. Haciendo esto tres veces seguidas se curaban.

Resurrección María de Azcue recogió en Barcus (Zuberoa) la siguiente leyenda:

"A pesar de ser día de Santa Águeda, el ama de casa se puso a hacer una hornada. Un gato le cogió y comió un pedazo de masa de pan.

- Quita de ahí, gato -dijo ella-, y entonces Santa Águeda dio por respuesta:

"- No soy Gata, pero sí Santa Ágata (Águeda), y mira hacia atrás y vio luego que la casa ardía. Por eso aquí en el día de Santa Águeda no solían hacerse trabajos ni de horno, ni de lavado".

En Urzainqui, también en Navarra, se contaba lo que le ocurrió a un hombre que encontró a una cabra comiendo berzas en su huerta. Cuando fue a darle con un palo se le puso de pie y le dijo que era Santa Águeda.

En muchos pueblos y aún hoy, la víspera de esta fiesta se tocan las campanas de forma muy insistente y prolongada, mucho más que en cualquier otra festividad.

Mariano Estornés Lasa, publicó cómo en Isaba, valle de Roncal (Navarra), los chicos bandeaban las campanas y saliendo por las calles, en cuestación, gritaban: "Santa Águeda chula y mágueda (chula y magra)". Con este grito imitaban el ritmo de campaneo-dice el autor.

En algunos lugares de Álava las mozas volteaban las campanas de 2 a 4 de la tarde y los mozos de 7 a 8 y de 11 a 12 de la noche.

Terminaba Estornés diciendo como aún en 1933, en Ablitas (Navarra) se encendía una pequeña hoguera en el campanario. Ello no es extraño, pues en otros lugares, hemos recogido nosotros, cómo los chicos que se dedicaban a bandear las campanas, solían asar castañas en el propio campanario. Según parece con ello se lograba aplacar a las tormentas de verano.

También Resurrección María de Azkue testimonia que en Vizcaya se tocaban las campanas de parroquias y ermitas la víspera de Santa Águeda desde el crepúsculo hasta la media noche, y que durante todo ese día (4 de febrero) grupos de postulantes "suelen andar de casa en casa por todos los barrios recogiendo dinero para los tañedores de campanas".

En las postulaciones de antaño los mozos recogían alimentos: huevos, chorizos, etc. para luego comerlos en una buena merienda o cena, a la que en algunos sitios invitaban a las mozas.

En Cripán (Álava) los mozos acudían en tal día a misa vestidos con capas, nombraban su alcalde, e incluso alguaciles para tal día.

En la víspera de Santa Águeda, es decir al anochecer del día 4, personas de todas las edades forman grupos para recorrer caminos, barrios y caseríos cantando las famosas coplas a la mártir. En origen se trataba de una jornada de afirmación de la mocedad al punto que en algunos pueblos alaveses el alcalde cedía la vara de mando a un joven para que durante todo el día ejerciese de primera autoridad. La víspera por la noche se calentaba el ambiente bandeando las campanas en señal de alegría, y para poder festejarlo con un buen convite la muchachada organizaba una postulación o eskea en compañía de un koplari, que es de hecho el último residuo que nos ha quedado de aquella tradición.

Hacia la década de los años sesenta, coincidiendo con una mayor incorporación de las féminas a todo tipo de actos, su popularidad aumentó de forma considerable. El resultado de la postulación se destinaba entonces para las ikastolas, en otros casos para los presos políticos y sus familias, y otros para al regocijo propio, o para fines caritativos (asilos, residencias de ancianos, etc.).

Hoy es usual que los postulantes vistan (los chicos) trajes populares típicos de tratantes, con pantalones oscuros o mil rayas, gran blusón negro, boina, albarcas, y las chicas de "casheras" (mujeres de caserío) y todos con una makilla o palo en las manos con la que golpean el suelo al ritmo de las canciones.



En cuanto a las canciones, hay un estribillo fijo y el bersolari, improvisa en función del personaje al que se pide. Hay que advertir que ello es variable en función de la población.

Presentamos aquí el que recogimos en la población de Zumarraga:

1. "Zorion etxe hontako denoi
oles egitera gatoz:
aterik ate ohitura zaharra
aurten berritzeko asmoz.
Ez gaude oso aberats diruz
ez ta ere oiñetakoz;
baina eztarriz sano gabiltza
ta kanta nai degu gogoz".


2. "Mendi totorrak elurrez zuri
atai aldean laiotza
etxe ontako nagusi jaunak
urrezkoa du biotza.
Santa Agedak kendu digu gaur
eskean hasteko lotsa
dirurik ez bada, berdin zaigu
gizendutako bildotsa".


3. "Zelai erdian loreak argi
larroz krabelin ta lili;
etxe hontako etxekoandreak
Ama Birgiña dirudi.
Etxe honetan urdaiazpiko
asko kakutik zintzilik;
ta lukainka gorriak ugar
poltsa betetzeko guri".


4."Mutil taldea ementxe gaude
danok gazteak eta gai
mundu guztia igaro degu
itsas, lehor, medi, zelai;
Neskats ederrak utzi ditugu
negar malketan gure zain
baiña guk neska denen artean
emengotxe alaba nahi".


5."Aspaldi ontan ura garesti
dabil esne ta ardotan
mahats gutti izan arren, ardorik
ez da falta tabernetan.
Jesusek ura ardotu bazun.
Kanaango eztaietan:
oarain ikasle askarrak sortu
zaizkio ardangeletan".

6."Ura gustatzen zaigu eskuak
ta aurpegia garbitzeko:
baiña napar beltza behar degu
eztarria buztitzeko
txampaña ere edango genuke
norbait balitz emayteko
patarra ez da gaizki etortzen
bizkarreko hotsa kentzeko".


7."Itzal berria zabaldu digu
atari aurreko intxaurrak
abe berriak sendotu ditu
etxeko sakape zaharrak
Senar-emazte gazteak neurtu
dituzte bere indarrak
arto ta gariz beteko dira
aurten mandio baztarrak".


8."Tantai luzeak gerria zuzen
darama zeru aldera
etxe ontako seme jatorrak
ba du maitale aukera
Alaba gazte asko dabiltza
zugatik biotz minbera
mutil zahartuta bizi izteko
Jaunak egiña etzera".


9."Mutil gazteak atean gora
non da etxeko larrosa?
Atera bedi azkar leihora
begiak ditzagun goza.
Eguzki berak ikusi nahi du
horren aurpegi ponpoxa
nere emazte izan nahi balu
betea nuke nik poza".


10."Gau ederrean hilargi inguru
izarrak zeru urdiñean
sukalde ortan amaren albo
aur ederrak jolasean:
Zerua hustu zaigu aingeruz
hoiek emen jaiotzean
Zeruko Jaunak gordeko ditu
gizon egin bitartean".

En Bizkaia se canta:

Aintzaldu daigun Agate Deuna
bihar da ba Deun Agate,
etxe honetan zorion hutsa
betiko eu(ki)ko al dabe.

Deun Agatena batzeko gatoz
aurten be igazko berberak,
igaz lez hartu gagizuez ta
zabaldu zuen sakelak.

Zorion etxe hontako denoi
oles egitera gatoz,
aterik ate ohitura zaharra
aurten berritzeko asmoz.

Ez gagoz oso aberats diruz
ezta ere oinetakoz,
baina eztarriz sano gabiltza
ta kanta nahi degu gogoz.

Santa Ageda bezpera dogu
Euskal Herriko eguna,
etxe guztiak kantuz pozteko
aukeratua doguna.

Orain bagoaz alde egitera
agur dautsugu gogotik;
Agate Deuna bitarte dala
ez eizue izan kalterik... IEUP!!

Y en Carranza-Karrantza (G. Arregi. Ermitas de Bizkaia. T.III. p. 309):

1. Buenas noches tenga usted
2. Buenas noches tenga usted
3. Buenas noches tenga usted

Hemos venido a esta casa
para no dejar olvidar
lo que los antepasados
solían acostumbrar.

No venimos por ver chicas,
ni tampoco por bailar,
venimos por longanizas
de la vara a descolgar.

Si va usted a "cuertar" tocino
no se cuerte usted los dedos,
cuerte usted por más arriba,
semos muchos compañeros.

Esta casa, casa blanca,
blanca como una paloma.
Aquí habita un señor cura
Dios le guarde su corona.

  • AGUIRRE SORONDO, Antxon; LIZARRALDE ELBERDIN, Koldo. Ermitas de Gipuzkoa. San Sebastián: Fundación Barandiarán,. 2000.
  • AGUIRRE SORONDO, Antxon. Los cultos de dulía, hiperdulía y latría en Gipuzkoa. San Sebastián: Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Tomo LIX, 2003 y tomo LX, 2004.
  • ARREGUI AZPEITIA, Gurutzi. Ermitas de Bizkaia. Bilbao: Edición del autor, 1987.
  • AZKUE, Resurreción María de. Euskalerriaren yakintza. Madrid: Espasa Calpe, 1959.
  • BARANDIARÁN, José Miguel de. Obras Completas. Bilbao: La Gran Enciclopedia Vasca, 1973.
  • GALDOS, Juanjo; MORENO, Óscar; CAMPO, Carlos. Estudio descriptivo del calendario festivo alavés. Obra inédita.
  • LECUONA, Manuel de. Fiestas populares. Anuario de Eusko Folklore. San Sebastián: Diputación de Guipúzcoa, 1922.
  • LÓPEZ DE GUEREÑU, Gerardo. Calendario Alavés. Vitoria: Caja Ahorros Municipal de Vitoria. 1970.
  • VORÁGINE, Santiago de la. La leyenda dorada. Madrid: Alianza, 1989.