Entities

REY DE LA FABA

Antigua institución de la Corte Real de Navarra, en la que el día de Epifanía era coronado un niño pobre y obsequiado y agasajado por los reyes como si de un monarca se tratase. El origen de esta fiesta cortesana y también popular, se remonta al reinado de la Casa de Champaña, que trajo -por medio de Teobaldo I (12341253)- las costumbres y refinamientos de la Corte de Francia. Parece ser esta tradición versión cristiana de una institución parecida que se celebraba en la antigua Roma durante la celebración de las fiestas en honor del dios Saturno y la misma que durante la Revolución Francesa, fue declarada "antirrevolucionaria". El día de Reyes, allí donde se encontraran el rey y la Corte, corrientemente en el Alcázar de Olite, reuníase a un grupo de niños pobres, generalmente hijos de servidores de Palacio, y se les daba a comer una tarta que contenía en su interior un haba, origen este del nombre de la fiesta. El niño que encontraba el haba en su porción de pastel era el afortunado. Era riquísimamente vestido y solemnemente coronado -en ceremonia parecida a la verdadera entronización de los soberanos navarros- como "Rey de la Faba". Transcurría la jornada del mozo entre un banquete y gran número de festejos de Corte, en la que convivía el muchacho con los notables del reino y los propios reyes durante todo el día, al final del cual recibía regalos y dinero de manos de los monarcas. Esta fiesta, a la que hay constancia asistía la Corte en pleno e incluso representantes extranjeros a la sazón en Navarra, era institución entre caritativa y pagana diversión de los caballeros y magnates cortesanos. El "Rey de la Faba" se celebró -amén de en Olite- en las más importantes ciudades del Reino; en Pamplona (1439), en Sangüesa (1413), en Tafalla (1424), en Estella (1381), en Tudela (1423), cambiando asimismo de nombre a través de las épocas. En un documento de 1381 es denominado "el petit Rey". Dejóse de practicar al pasar Navarra la Corona de Castilla y quedó sepultada entre las ilustres piedras de Olite hasta que en 1964 fue restaurada por la Sociedad Mutiko Alaiak, celebrándose hoy en día alternativamente en distintos lugares donde residió la Corte de Navarra.

Alberto Xabier MARTÍNEZ ARTOLA