Politicians and Public Officials

Ezponda Garaicoechea, Jesús

Abogado y político navarro. Nacido en Iribas (Larraun) el 28 de julio de 1928, fallecido en Pamplona el 6 de octubre de 2004.

Se licenció en Derecho por la universidad de Zaragoza y perteneció a la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Bilbao. Fue abogado especializado en la rama de Empresa, intendente mercantil y censor jurado de cuentas por oposición. Dirigió una asesoría con varios abogados en ejercicio. Fue promotor y asesor de diversas industrias y negocios, entre las que cabe destacar "El Irati Forestal" así como de asociaciones y cooperativas de viviendas y transporte.

Ocupó varios cargos sindicales relacionados con su actividad profesional. Fue presidente de la Federación Sindical de Comercio, presidente de Químicas y vicepresidente del Sindicato Provincial de Actividades Diversas. También fue presidente de la Federación de Consorcio Sección Económica, vocal de la Comisión del Consorcio Interior para el Plan de Desarrollo, consejero del INP y representante de la pequeña empresa.

Su primer acercamiento a la política activa se produjo en 1964 cuando, tras haber respaldado la candidatura de Félix Huarte y Miguel Javier Urmeneta a la Diputación por Pamplona, presentó la suya a concejal del ayuntamiento de la capital navarra por el Tercio de Libre Designación, aunque no fue elegido. Mejor suerte corrió en su segundo intento, en 1967, cuando se presentó por el Tercio Sindical. Tomó posesión como concejal el 26 de abril de 1967, llegando a alcanzar la condición de teniente de alcalde.

En octubre de 1967 presentó, junto con Alfredo Les Floristán, su candidatura a procurador en Cortes por el Tercio de Representación Familiar, enfrentándose a la auspiciada por los carlistas, formada por Auxilio Goñi y José Ángel Zubiaur, que a la postre resultó vencedora. Era la primera ocasión en que el régimen franquista contemplaba una elección de representantes por sufragio directo. Goñi y Zubiaur triunfaron claramente, con 45.868 y 45.469 sufragios respectivamente, mientras que Ezponda y Les obtuvieron, a su vez, 29.820 y 28.230.

En 1971 Ezponda y Les repitieron candidatura a procurador por el mismo tercio, nuevamente. En aquella ocasión la principal oposición venía dada por José Ángel Pérez-Nievas Abascal y Mariano Zufía Urrizalqui, pertenecientes ambos al ala izquierdista del cada vez más dividido carlismo navarro. El candidato más votado fue Ezponda, con 43.730 sufragios, seguido de cerca por su compañero Les, con 42.671. Zufía y Pérez-Nievas hubieron de conformarse con 27.846 y 25.708 respectivamente.

La elección resultó muy polémica. Pocos días antes de la fecha señalada para la votación, Zufía y Pérez-Nievas impugnaron el proceso electoral ante la Junta Provincial del Censo por la participación de varios diputados forales en favor de Ezponda y Les, y también por el apoyo que recibieron de la Agrupación Hortícola Tudelana y de la Bodega Cooperativa Nuestra Señora del Romero de Cascante. La Junta desestimó la impugnación, considerando que los hechos estaban probados (de hecho se conocieron cartas remitidas por Amadeo Marco a los ayuntamientos de su merindad solicitando el voto para ambos candidatos), pero que no eran constitutivos de delito. Conocida esta resolución, el 9 de octubre de 1971 Pérez-Nievas y Zufía decidieron interponer una querella por este mismo motivo, que fue sobreseída. Ezponda fue proclamado procurador en Cortes por representación familiar para la décima legislatura (noviembre 1971 a junio 1977), la última del franquismo, siendo uno de los procuradores que más iniciativas parlamentarias promovió.

Meses antes, en marzo de 1971, accedió a la Diputación tras presentar su candidatura para el distrito de Pamplona, al que correspondía renovar sus dos representantes. Obtuvo 67 votos de los 77 posibles, por 57 de Ignacio Irazoqui, 20 de Auxilio Goñi y 6 de Tomás Caballero. Los dos primeros fueron nombrados diputados forales. Debido a su condición de concejal, Ezponda fue elegido sólo para 3 años, por lo que en 1974 hubo de cesar en el cargo, siendo sustituido por Julio Iturralde, alcalde de Baztán. Tras su cese como diputado foral fue elegido por el Tercio de Concejales para el Consejo Foral Administrativo, que también se renovaba en 1974.

En las elecciones del 15 de junio de 1977, las primeras de la Transición, se presentó a senador como independiente, pero no resultó elegido, ya que quedó como quinto candidato más votado, con 50.275 votos. Destaca, en todo caso, la importante votación que obtuvo para tratarse de un candidato sin apoyo de una estructura de partido.

En las elecciones de 1979 al Parlamento Foral se presentó por la merindad de Sangüesa como candidato de la Agrupación Electoral de Independientes Forales Navarros. Su programa se centraba en la defensa del Fuero, exigiendo una reintegración foral máxima, y en la puesta en marcha de un plan de urgencia social, que pretendía crear empleo a través de la inversión en obras públicas. En la elección del 3 de abril de 1979 obtuvo 3.729 votos, que le permitieron alcanzar un escaño en la recién creada institución.

Una de sus notas ideológicas características fue el fuerismo. En vísperas del referéndum para la aprobación de la Constitución de 1978, fue uno de los firmantes del Acta de Afirmación foral navarra, en el que se manifestaba el rechazo a la misma desde presupuestos foralistas, y que fue suscrito por significadas personalidades tanto del denominado navarrismo político como del nacionalismo vasco. Otro de sus rasgos ideológicos era el vasquismo, sin llegar a ser nacionalista.

  • GARCÍA-SANZ MARCOTEGUI, Ángel (et al.). Diccionario Biográfico de los Diputados Forales de Navarra (1931-1984) y de los Secretarios de la Diputación (1834-1984). Pamplona, Gobierno de Navarra, 1998, pp. 177-182.