Municipalities

ERENCHUN

Censos. 1802: 42 vecinos; 1960: 176 h.
Edificaciones. 1900: 31.
Castellano. Probablemente, a fines del siglo XVIII, se hablaba todavía el vasco (varios: «Geografía Histórica de la Lengua Vasca», Auñamendi, 1960, t. I, pp. 61-66). En el mapa lingüístico de L. L. Bonaparte (1863) figura fuera de la zona euskérica.

Parroquia de San Andrés

Pórtico del siglo XIII. Tres arcos apuntados entre cuatro medias columnas, con capiteles de hojas y sobre altos basamentos. Esta parte exterior del pórtico fue cegada en la segunda mitad del siglo XVIII, momento en los que se construyeron dos puertas y tres óculos con pétalos radiados. Nave del pórtico de tres tramos cubiertos por bóvedas de arista y con gruesos arcos fajones apuntados. Apeos en pilares, con interesantes capiteles con decoración vegetal y de cabezas de animales, y en ménsulas con análoga decoración. Portada, de la segunda mitad del siglo XVIII, flanqueada por dos pilastras acanaladas y bajo hornacina avenerada con dos columnas acanaladas. Otra portada, medieval, cegada, con arco apuntado, arquivoltas de baquetones y acantos trepanados, trasdós con motivos vegetales y apeos en columnas con capiteles de acantos y basas de garras.

Fábrica del siglo XIII, reformada en el siglo XVI en los dos últimos tramos de la nave. Planta rectangular con cabecera ochavada, ésta con bóveda radial. Bóvedas nervadas en diagonal en el presbiterio y en el primer tramo de la nave, de terceletes en el segundo y de terceletes y combados en el tercero. Claves centrales del Cordero eucarístico, de San Mateo, de Cristo Resucitado y de San Andrés; claves laterales de tretamorfos y de apóstoles. Dos arcos fajones apuntados. Apeos en pilares, en repisas troncopiramidales, en pilastras ochavadas y en medias columnas con capiteles vegetales, de corazones y de perlas. Dos ventanas del siglo XIII de arcos de medio punto. Otras dos ventanas del siglo XVI. Numerosos contrafuertes.

Retablo mayor barroco y neoclásico, jaspeado y dorado, del siglo XVIII. Banco, cuerpo principal de cinco calles, las laterales curvadas, y remate. Sagrario barroco con cupulin, obra de Juan Ángel de Nagusia. Banco con relieves de San Martín, de San Andrés y de Sta.Maria de la Cabeza. En el primer cuerpo del retablo, seis columnas jaspeadas con capiteles dorados, hornacina central avenerada de la misma autoría que el Sagrario con imagen de San Andrés entre pequeñas columnas barrocas y, en dos nichos laterales neoclásicos con frontones triangulares, tallas barrocas de San Juan Bautista y de San José, obra de José Calvo, al igual que la de San Andrés, e imágenes neoclásicas de San Juan Nepomuceno y de San Pedro Arbués. Remate adaptado al cascarón, jaspeado y dorado asimismo, con Calvario central, siendo de José Calvo el Cristo, y cuatro relieves laterales neoclásicos de la Pasión; dos círculos radiantes con Padre Eterno y Espíritu Santo.

Retablos laterales neoclásicos, jaspeados y dorados, de fines del siglo XVIII. Están dedicados a la Virgen del Rosario y a San Blas. Cuerpos principales con tres nichos separados por dos columnas jaspeadas. Imágenes de no excesivo interés. Remates con hornacinas, frontones triangulares y guirnaldas doradas.

Pila bautismal sencilla, del siglo XVI. Herrajes en nicho del baptisterio. Muy interesante coro del siglo XVI. Arco escarzano apeado en dos pilares con buenos altorrelieves de San Pedro y de San Andrés sobre los últimos; en las enjutas muy buenos grutescos y dos medallones con rostros humanos. Interesante entablamento. Sotocoro cubierto por bóveda nervada de terceletes y combados apeada en pilastras con muy buenas claves del Padre Eterno, de santos y de varones. Escalera con dos arcos escarzanos.

Sacristía del filo de los siglos XVI-XVII. Cubierta decorada geométricamente. Pintura de la Coronación de fines del siglo XVII. Buena cajonería y orfebrería. Curiosos confesionarios.

Púlpito neoclásico con imagen de San Vicente Ferrer de Mauricio de Valdivielso.

Torre cuadrada de dos cuerpos.

De esta parroquia procede el interesantísimo conjunto tardo-gótico de cuatro tallas de un Calvario, de influencias germánicas, hoy expuesto en el Museo diocesano de Arte sacro de Vitoria-Gasteiz.

Bibliografía

  • Lahoz, M. Lucia: Gotikoko artea Araban. El arte del gótico en Álava. Vitoria-Gasteiz. Arabako Foru Aldundia-Diputación Foral de Álava, 1999.
  • López de Ocariz, José Javier: Pays basque roman. Álava, Bizcaye, Guipúzcoa. Abbaye Sainte Marie de la pierre-qui-vire. Zodiaque, 1997.
  • Portilla Vitoria, Micaela (et al.): Catálogo monumental de la diócesis de Vitoria. Tomo IV. Vitoria. Obispado y Caja de ahorros municipal de Vitoria, 1975.
  • Vélez Chaurri, Javier: «La escultura barroca en el País Vasco. La imagen religiosa y su evolución», en Cuadernos de Artes plásticas y monumentales. Ondare (19). Donostia-S. Sebastián. Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos, 2000.
  • V. V. A. A (Echevarria Goñi, Pedro Luis, director y coordinador): Erretaulak. Retablos. Vitoria-Gasteiz. Eusko Jaurlaritza-Gobierno Vasco, 2001.
  • V. V. A. A (López López de Ullibarri, Félix y Dabouza Salcedo, Arantza coords). Elizbarrutiko Arte Sakratuaren Museoa- Museo Diocesano de Arte Sacro.Vitoria-Gasteiz, 1999.

    Alberto GARATE GOÑI
  • Villa de Señorío de la hermandad de Iruraiz, Álava. Estaba dividida en dos barrios, uno con el nombre de Erenchun y el otro con el de Abaunza. Se gobernaban por un alcalde ordinario, su teniente (los cuales, junto con el escribano, eran nombrados por el señor de la villa), 2 regidores, el procurador síndico general y el alguacil. Estos últimos oficios se elegían el día del año nuevo sin intervención del señor de la villa. En la elección tomaban parte el procurador y los regidores que terminaban su mandato. Se daba la circunstancia de que tales empleos debían recaer en personas nobles, a excepción del segundo regidor, al que llamaban menor. Ref. «Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia», t. I., p. 359.
    A comienzos del siglo XX había en la localidad una escuela pública mixta.
    Nombres antiguos. Aparece como Hereinz- guhin en documento de 1025, «Códice de San Millán»; Arancerenchu en documento de 1257 reproducido en "Revista de Archivos..." de los años 1907 a 1909; Herenchoyn en documento de 1294 citado en el «Boletín de la Real Academia de la Historia» de octubre de 1883; Herenchu en documento de 1489 citado en p. 65 del t. IV de «Colección de cédulas, cartas-patentes...» existentes en el Archivo de Simancas, realizada por Tomás González; Erencho en el siglo XV p. 116 de «Bienandanzas...» de Lope García de Salazar; Herenchun en documento de 1602 cilado en p. 48 del t. I de «Historia Civil de Álava» (1928) de Landázuri. El apellido del mismo nombre aparece citado como Herencho (Martínez de) en documento de 1492 en p. 103 de «Memorias y privilegios de Vitoria» ( 1922) de Floranes; Herenchun (Pérez de) en documento del siglo XVII. Ref. Gerardo López de Guereñu, «Boletín de la Institución Sancho el Sabio», 1969, p. 39.
    Aparece en el Catálogo de San Millán de los pueblos de la provincia de Álava. En tal época (siglo X), pertenecía a la merindad de Hiruzhaeza. En el año 1452 en esta localidad se registró el asesinato de Juan Martínez de la Torre, por Ochoa Gómez de Butrón y Juan de Zangronis, a consecuencia de lo cual Ochoa Gómez fue desterrado según se lee en las Bienandanzas de Lope García Salazar. El Señorío de la villa perteneció a los condes de Vado, en virtud de la compra que hizo Juan de Salvatierra a D.ª Gregoria de Mendoza hacia el año 1600. La villa, como reconocimiento del Señorío, pagaba 2 cestas de setas, que los naturales llamaban perretxikos, y dos cabritos. Los del estado general cada uno pagaba 3 ducados, 25 maravedís y media fanega de trigo. Ambas donaciones eran anuales. El 20 de diciembre de 1727 se dio una real ejecutoria, por la cual se condenaba a la villa a llevar los perrechicos y cabritos a su señor; y a éste se le niega el derecho que pretendía tener en los montes de dicha población. Ref. «Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia», p. 359.
    En 1802 pertenecía a la jurisdicción de la diócesis de Calahorra, y a la vicaría y arciprestazgo de Salvatierra. En 1802 existían en la localidad tres ermitas: San Juan Bautista, Asunción de Nuestra Señora y San Sebastián.

    Ainhoa AROZAMENA AYALA.