Businesses

El Astillero Arrizabalaga y Olasagasti

1925-1967

Esta empresa afincada en Zumaia y fundada en 1925 por Zacarías Arrizabalaga Urdampilleta y José María Olasagasti Lerchundi, fue la sucesora de una de las factorías navales más significativas y emblemáticas que ha tenido este puerto: Astilleros del Urola, conocida posteriormente también como Eraso y Compañía S.A.

Por escritura protocolizada el 7 de noviembre de 1925 ante el notario donostiarra Aguinaga, compraron a Eraso y Compañía, S.A. los pabellones, maquinaria, herramienta, materiales constructivos, etc. que contaba en esta fecha en su sucursal zumaiarra. Fue por esta transacción comercial por lo que su primera sede estuvo emplazada en los 4.000 m2 de terreno que venía ocupando su predecesora en el Ensanche de Arrangoleta, concretamente, entre la zona marítima y el barrio del Faro, que abarcaba toda la anchura de las manzanas "A Bis" e "I".

Los primeros años de su singladura fueron bastante difíciles al tener que solventar una serie de escollos para poder desarrollar su actividad empresarial. Las complicaciones iniciales le vinieron de la subrogación del contrato de arrendamiento que Eraso y Compañía, S.A. tenía suscrito con el Ayuntamiento de Zumaia. Concretamente, la Corporación Municipal inició un expediente de desahucio contra Eraso reclamándole el pago de las 3.500 pesetas adeudadas en concepto de rentas. Dictada sentencia el 29 de septiembre de 1929, se condenó a la empresa a abonar los alquileres impagados y las costas del procedimiento así como al desalojo de los terrenos ocupados. Sin embargo, Eraso y Compañía, S.A. no sufragó cantidad alguna alegando que correspondía pagarla a Arrizabalaga y Olasagasti porque habían ocupado parte de los solares y, además, sus acreedores no disponían de bienes con los que financiar la deuda. Tras varios años de negociaciones Zacarías Arrizabalaga y José María Olasagasti llegaron a un acuerdo con las Autoridades Municipales con el que zanjaron definitivamente este contencioso.

Astigarribia

Por estas mismas fechas, la empresa recibió del Ente Municipal varios requerimientos verbales para que abandonaran los solares de Arrangoleta puesto que había aprobado un ordenamiento urbanístico para convertirlos en una nueva zona residencial de la Villa. En consecuencia, el desalojo iba a ser inminente por lo que precisaban buscar un nuevo emplazamiento para su negocio.

Tras barajar varias posibilidades para levantar los nuevos pabellones, finalmente el Ayuntamiento autorizó a trasladarlos a un terreno de 800 m2, conocido como Floreskua, que fue cedido en arriendo por el Conde del Valle a la Sociedad por una renta de unas 300 pesetas. Era el año 1934.

La nueva ubicación de la factoría naval supuso un importante desembolso financiero para la firma zumaiarra. Costó a sus promotores más de 16.000 pesetas y, además, no contaron con ninguna ayuda o asistencia del Ayuntamiento, tal y como solía ser habitual en casos análogos en las localidades vecinas.

Superada esta complicada etapa y la crisis económica de principios de la década de 1930, el 27 de diciembre de 1937 el astillero cambió su razón social para transformarse en una sociedad mercantil de responsabilidad limitada bajo la denominación de Arrizabalaga y Olasagasti, S.L. Se constituyó por tiempo indefinido con un capital de 10.000 pesetas, aportado a partes iguales por sus dos socios. Sin embargo, no generó a sus mentores los beneficios que esperaban, por lo que en 1946 decidieron reformarla de nuevo, esta vez, en una sociedad regular colectiva a la que le dotaron de unos nuevos estatutos y ampliaron su capital social hasta las 150.000 pesetas a fin de posibilitar el desarrollo económico de su negocio.

La nueva fórmula jurídica adoptaba tuvo unos efectos muy beneficios para el tinglado, puesto que en la misma década de 1940 llegaron a ser el principal taller de ribera de Zumaia y cuasi monopolizaron con el tinglado de José María Lasquibar y Compañía la producción de barcos de madera. Gran parte de la clave de su éxito estuvo en la capacitación que mostraron para adecuar las ventajas y prestaciones que ofrecían las construcciones navales metálicas a las de madera. Más concretamente, comenzaron a confeccionar pesqueros de cascos de madera de más de 100 toneladas con lo lograron ser competitivos en el mercado y satisfacer las expectativas de la demanda del sector pesquero que, precisamente, se encontraba en un momento de constante crecimiento.

Reparto de la producción en los establecimientos navales de Zumaia 1940-1949 (en toneladas brutas)
Fuente. ODRIOZOLA OYARBIDE, Lourdes. "Estudio histórico del puerto de Zumaia: Zumaia historia de un puerto", p. 269
EMPRESATNR.% TNR.
Arrizabalaga y Olasagasti2.08230,31
José María Lasquibar y Compañía1.21317,65
Julián Aizpurua6479,41
S.A. Balenciaga1492,16
Carmelo Unanue 801,16
José María Egaña290,42
Sin especificar2.66938,85

La buena marcha de los talleres, animó a sus propietarios Zacarías Arrizabalaga Urdampilleta y José María Olasagasti Lerchundi a ampliar y mejorar sus instalaciones. En este sentido, el año 1951 presentaron ante la Jefatura de Obras Públicas de Gipuzkoa un proyecto en el que para su materialización solicitaban la concesión de dos zonas de terrenos marismeños existentes en la margen derecha del río Urola, separadas por el puente de la "carretera de la costa" y de una extensión de 3.200 m2. Más concretamente, su propósito era acometer en estos suelos las siguientes obras:

  1. La construcción de un paramento de ribera, prolongación del dique escollera de encauzamiento existente en la margen derecha del río Urola.
  2. La ejecución de un relleno de arena sobre el que se asentarían las gradas e instalaciones auxiliares del tinglado.
  3. El levantamiento de una nueva grada de fuerte pendiente para pequeños barcos, emplazada aguas arriba del puente y orientada convenientemente para efectuar las labores de botadura de las embarcaciones.
  4. Finalmente, la pavimentación de los terrenos saneados que se iban a destinar a parque de materiales y a la edificación de los pabellones o servicios que en el futuro precisase la empresa.

Esta petición recibió una respuesta afirmativa de la Jefatura de Obras Públicas atendiendo a que, a su juicio, el plan presentado redundaría en el "beneficio de la salud pública" y en el "acrecentamiento de la riqueza nacional".

Logotipo

Los propietarios de la firma aprovecharon esta concesión administrativa para legalizar la ocupación parcial que venían haciendo de la primera de las parcelas desde hacía unos veinte años, así como para mejorar sus condiciones y ampliar su infraestructura para fabricar buques de mayores dimensiones. Justamente, el terreno en cuestión estaba invadido por una sección del pabellón y grada cubierta del 5% de pendiente, levantada en terrenos del Conde del Valle, en los que habían fabricado un nutrido de embarcaciones con portes comprendidos entre las 70 y 170 toneladas.

Paralelamente a todos estos acontecimientos, en el sector naval de Zumaia comenzaron a originarse una serie de significativos cambios. Por una parte, los astilleros de la Villa dejaron de alternar la fabricación de cascos de madera con la de acero especializándose en uno u otro tipo de manufactura. Por otra, sucumbieron los pequeños talleres de ribera instalados en el Puerto, con lo que la producción naval pasó a estar controlada por unas pocas empresas. Y finalmente, las industrias auxiliares comenzaron a adquirir una creciente relevancia en el Municipio.

Estas modificaciones afianzaron la posición de Astilleros Arrizabalaga y Olasagasti dentro de la industria naval de Zumaia porque prosiguieron acaparando un considerable volumen de la manufactura de cascos de madera, al tiempo que le posibilitaron continuar ostentando el liderazgo en el sector por algunos años más. En esta época, al igual que en el decenio precedente, estuvieron empleados en la confección de buques de pequeños y medianos tonelajes para armadores y pescadores de la cornisa cantábrica, teniendo entre ellos un protagonismo muy substancial la demanda vasca.

Las medidas proteccionistas puestas en marcha con la promulgación de la Ley de Protección y Renovación de la Flota Mercante Española de 1956 viabilizaron la expansión del conjunto de los astilleros vascos y el desarrollo de la manufactura de los cascos de acero en detrimento de los de madera. Sin embargo, el caso de Arrizabalaga y Olasagasti fue una de las pocas excepciones dentro de este panorama general.

Efectivamente, aunque su ritmo de trabajo se mantuvo en los mismos parámetros, fue perdiendo importancia cuantitativa y cualitativa dentro del conjunto del sector zumaiarra a favor de dos establecimientos navales: S.A. Balenciaga y Lasquibar, Galarraga y Urbieta. Uno y otro le hizo perder el liderazgo y la supremacía que había disfrutado en el sector zumaiarra, tanto en términos absolutos como en relativos, relegándole al tercer puesto dentro del ranking de las compañías dedicadas a la confección de navíos en el Puerto.

Producción de las empresas navales de Zumaia en la década de 1950 (en toneladas brutas)
Fuente. ODRIOZOLA OYARBIDE, Lourdes. "Estudio histórico del puerto de Zumaia: Zumaia historia de un puerto", p. 276.
EMPRESATNR. MADERATNR. ACEROTNR. TOTALES% TNR.
S.A. Balenciaga-+ de 2.904+ de 2.90438,0
Lasquibar, Galarraga y Urbieta2.412-2.41231,6
Arrizabalaga y Olasagasti1.586-1.58620,8
José María Egaña679-6798,9
Carmelo Unanue53-530,7

En la década de 1960 la situación descrita experimentó muy pocas modificaciones. Por un lado, porque S.A. Balenciaga y Lasquibar, Galarraga y Urbieta robustecieron aún más su posición en el mercado de la manufactura naval merced a que el incremento de su producción fue mucho mayor que el registrado por el resto de los astilleros. Pero también, porque Arrizabalaga y Olasagasti hasta su clausura el año 1967 no consiguió arrebatarles una parte de su cota de mercado, por lo que continuó siendo la tercera empresa naval en importancia de esta localidad guipuzcoana.

Con su clausura, Zumaia no sólo perdió al que fuera en la primera mitad del siglo XX uno de los astilleros de ribera pioneros en la modernización e introducción de mejoras técnicas en la manufactura naval sino, también, a uno de sus máximos referentes en la fabricación de navíos de cascos de madera.

Toneladas brutas fabricadas en los astilleros de Zumaia, 1960-1969
Fuente. ODRIOZOLA OYARBIDE, Lourdes. "Estudio histórico del puerto de Zumaia: Zumaia historia de un puerto", p. 278
EMPRESATNR. TOTALES% TNR. TOTALES% TNR. ACERO% TNR. MADERA
S.A. Balenciaga12.00764,9100-
Lasquibar, Galarraga y Urbieta4.11922,3-63,4
Arrizabalaga y Olasagasti2.02610,9-31,1
Otras factorías navales3591,9-5,5

  • Lista Oficial de los buques de la Marina Mercante en 1º de enero de 1951. Madrid: Subsecretaría de la marina Mercante, 1951.
  • Lista Oficial de los buques de la Marina Mercante en 1º de enero de 1969. Madrid: Subsecretaría de la marina Mercante, 1969.
  • ODRIOZOLA OYARBIDE, Lourdes. Historia de Zumaia. Zumaia: Zumaiako Udala, 1998.
  • ODRIOZOLA OYARBIDE, Lourdes. "Estudio histórico del puerto de Zumaia: Zumaia, Historia de un puerto)". Estudios históricos puertos, nº 5. Vitoria: Gobierno Vasco, 2000.
  • OLAECHEA, Juan Bautista. Zumaia. Donostia: Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1970.