Lexikoa

AIZKOLARIS

El hacha.

En la misma forma que las pruebas de arrastre de piedra por bueyes han llevado a cabo el perfeccionamiento del yugo vasco, así las pruebas de corte de troncos han dado a luz el hacha más acabada del mundo. A diferencia de las utilizadas en otros países, el filo o «boca» es de forma curva para facilitar la salida del hacha, una vez clavada en el tronco. La línea del diseño desde el «peto» o parte posterior hacia el filo es bombeada para que salte la astilla. Su peso oscila entre 2,400 kilos y 2,800 kilos. El mango es de madera de haya rajada.

La madera.

La madera utilizada en las pruebas es, tradicionalmente, de haya, pues ofrece las condiciones idóneas para el corte: resistencia media, salta la astilla, y sus nudos no son, como en el pino, demasiado duros. Sin embargo su calidad y consistencia varía mucho por lo que, en competiciones de aizkolaris, es muy difícil hablar de «records».

La prueba.

Las apuestas, concursos y campeonatos se conciertan a cortar un número determinado de troncos, proclamándose vencedor quien lo hiciere empleando menos tiempo. Sobre esta regla general caben gran número de variantes tendentes a igualar en lo posible a los participantes para que la lucha sea más competida. A diferencia de lo que sucede en los concursos de Australia y Canadá, la prueba de hachas nuestra es más una competición de resistencia que de velocidad. Rara vez es inferior a la media hora de duración y muchas veces excede de 60 minutos. Aparte, naturalmente, la calidad del aizkolari, el tiempo empleado depende de tres factores: de la calidad de la madera, del grosor de los troncos y del número de éstos. Tradicionalmente, el grueso de los troncos se mide en pulgadas de circunferencia. Las medidas varían entre un mínimo de 36 pulgadas y un máximo de 72 pulgadas. De vez en cuando aparecen piezas por encima de esta medida. El «record» en troncos de 108 pulgadas (kana) aún lo tiene Santa Agueda, que cortó dos en 28 minutos. Las pruebas de hachas se disputan tradicionalmente en el País Vasco con los troncos colocados en posición horizontal. El tronco se coloca en piezas de unos 90 centímetros de ancho. Cada aizkolari debe cortar todos los troncos, pasando, una vez terminada su hilera, a la del contrincante. Con ello se pretende igualar las posibilidades evitando que la calidad de la madera en los lotes respectivos influya en el resultado. En los Campeonatos y Concursos cada aizkolari se mantiene en su hilera pues la Organización selecciona cuidadosamente el material de forma que los lotes sean prácticamente iguales en cuanto a su dureza. Dos personajes que toman activa parte en la apuesta de hachas son el botillero y el enseñador. La misión del botillero es la de suministrar al aizkolari-la bebida, hachas o toalla cuando aquél lo solicite. La del enseñador, hacer cuantas indicaciones considere convenientes, tales como señalar el lugar del tronco donde debe descargar el hachazo, marcar el ritmo de la prueba o separar las astillas. Las modalidades y condiciones de las pruebas son variadísimas. Aparte el número de troncos a cortar pueden ser las apuestas con o sin botillero, de un aizkolari contra una pareja, de una pareja contra otra, bien en «chanda» o turno libre, bien con cambio a la terminación de cada tronco. Todas estas peculiaridades tienen como fin procurar igualar a los contendientes en beneficio de la espectacularidad de la prueba.

Aizkolaris y Pruebas.

Existiendo desde tiempos antiguos leñadores y carboneros en el País Vasco, también desde antiguo habían de existir las apuestas. Pero nada nos ha quedado escrito. Hojeando viejos documentos sobre las fiestas patronales de los pueblos guipuzcoanos, en los siglos XVI y XVII, se habla de toros de fuego, de fuegos artificiales, de mascaradas y comparsas, de corridas de toros. Pero nada se dice de aizkolaris o de cualquier otro deporte rural, antes de Iztueta. Es de suponer que fueran consideradas como diversiones brutales, impropias de gente civilizada e indignas de ser recogidas en los archivos. Las primeras noticias nos llegan en la segunda mitad del s. XIX, en las competiciones de las Fiestas Eúskaras. Pero son Santa Agueda y Achumberrita quienes elevan a mito el nombre del aizkolari, tras su famosa lucha, el 26 de diciembre de 1903, en la Plaza de Toros de Azpeitia, en la que resultó vencedor Achumberria en 76 minutos 16 segundos. «Keixeta» y «Beizama» son nombres famosos que aún perduran en la memoria de los viejos aficionados. El 11 de marzo de 1912, en Azpeitia, llevaron a cabo una de las más duras pruebas realizadas en el País Vasco: cortar 20 troncos de 54 pulgadas y correr, seguidamente, 14 kilómetros. Ganó «Keixeta» en el increíble tiempo de 69 minutos y 32 segundos. «Errotazar», «Errekalde» y «Korta» son aizkolaris que, en sus tiempos, llenaron también las plazas. Y después, Luxia y Garciarena, en sus épicas luchas en la Plaza de Toros de San Sebastián, con más de 16.000 espectadores presenciando las pruebas. Yurrebaso, Goñi, Polipaso, Beracoechea, el gran Latasa, Arriya, y el actual campeón Astibia, entre otros muchos, constituyen la historia contemporánea del aizkolarismo, donde, hoy en día, la supremacía de los navarros es evidente, pues la zona de aparición de nuevos aizkolaris se va reduciendo a los términos municipales de explotación del haya.

Rafael AGUIRRE FRANCO

Evolución.

Tradicionalmente, el grueso de los troncos empleados se mide en pulgadas de circunferencia. Las medidas varían entre un mínimo de 36 pulgadas (oinbetekoak) y un máximo de 72 pulgadas (oinbikoak) con medidas intermedias de 45 pulgadas y de 54 pulgadas.

Las modalidades y condiciones de las pruebas son variadísimas. Aparte el número de troncos a cortar pueden ser las apuestas con o sin ayudantes, de un aizkolari contra una pareja , de una pareja contra otra, bien en "txanda" o turno libre, bien con cambio a la terminación de cada tronco, procurando de esta forma dar mas espectacularidad a la prueba.

Los aizkolaris más famosos hasta 1965

Durante todo el siglo XIX los aizkolaris no tenían nombre propio. Eran "uno de Beizama", "el hijo de la casa Gorrizu", "el cuadrillero de Nuarbe", "el del caserío Beunza", etc. Y además las pruebas eran totalmente ignoradas por los periódicos de la época.

Como cualquier modalidad del deporte autóctono vasco, no será hasta mediados del siglo XIX cuando aparezcan las primeras crónicas de los aizkolaris, a modo de referencias escritas. Se tiene constancia de que Benancio Elorza Oñaederra "Iru-Erreketa", que nació en 1851, realizó una apuesta en Elgoibar en 1884 sobre doce troncos de kanaerdi, y de su victoria en Azpeitia en 1892 contra Zelai Luze. Asimismo, fue el maestro de otros aizkolaris como Sao txiki y Amenabar txiki de Beizama, y Portale txiki e Ibarrola de Errezil.

Uno de los contrincantes de Iru-Erreketa fue José Urango "Arrospide". Igualmente, al final del siglo XIX destacaron aizkolaris como A.Unanue, de Ordizia; M. Azpillaga, J.B.Aguirretxe, A.García Iturritxa, F.Itiondo "Otola", M.Uruesagasti, de Bergara, y R.Epelde, de Azkoitia. De esta época además son Tosino hijo y Gárate Mutilzarra de Errezil, y sobre todos Ignacio Amutxategi Uría "Arbiseta", nacido en 1874, maestro de una generación de destacados aizkolaris como serían Atxumarria, Keixeta, Agiñeta, Napoleón y Mendiola. Otro nombre también importante será José Sarasola "Korta", con su famosa apuesta, en 1910, contra Aizpurua. Como sabemos, el origen de las apuestas de hachas y de las pruebas de aizkolaris, está en el trabajo cotidiano de carboneros y leñadores en el bosque. A comienzos del siglo XX, con el auge de la industrialización, se produce un gran emigración del entorno rural hacia las ciudades; ello provoca una gran transformación social en Euskal Herria en cuanto a las costumbres y tradiciones. Las plazas de toros de Tolosa, Azpeitia, Donostia y Eibar, fueron inauguradas todas ellas en el año 1903, donde tendrían cabida infinidad de pruebas del deporte rural, entre ellas la de aizkolaris (corte de troncos), pruebas de arrastre, de carneros, etc.

También la extensión del nacionalismo como idea política, que valora las formas de vida, lengua y costumbres tradicionales del vasco, ayudaría a la expansión de los deportes rurales. Surgen las Fiestas Euskaras, creadas por la Diputación de Gipuzkoa. En este contexto aparecen los ídolos en nuestros deportes rurales y nacen dos grandes aizkolaris como son Pedro María Otaño Eceiza "Santa Agueda" y Jose Martín Goenaga Odriozola "Atxumarria", con sonados enfrentamientos entre ambos. Posteriormente, vendrán otros famosos aizkolaris del primer tercio del siglo XX: Jose Soraluze "Korta", Jose Aramburu "Keixeta", "Kotaberri" y "Arria".

"Santa Agueda" fue protagonista de la primera gran prueba de aizkolaris de los tiempos modernos, celebrada en la plaza de toros de Azpeitia el día 27 de diciembre de 1903. De su época son también Aguirretxe, Gárate Mutilzarra, A. Elduayen, J.M.Otegui y F.Ascasibar. En la década de los años 20 se prodigaron claramente las apuestas sobre todo por Gipuzkoa y el norte de Navarra. En San Sebastián se celebró el campeonato de aizkolaris de 1927. Mención especial merece el aizkolari Jose Aramburu Aramendi "Keixeta", de excelente palmarés en exhibiciones y apuestas (28 apuestas ganadas de 31 realizadas en su carrera deportiva), que cuando abandonó la competición (1931) continuó como enseñador de otros muchos aizkolaris. De su época encontramos otros grandes aizkolaris, y citaremos entre otros a Errotazar, Arria, F. Goenaga "Napoleón", Irulegi, Iriñeta, Huegún, Uria, Kortaberri, Aranberri, y el navarro E. Arano. Además, no queremos dejar de nombrar a otros aizkolaris de la época que participaron con sus hachas en apuestas, tales como Etxeberria, Lapetra, Irizar o el navarro I. Saldías "Naparra".

Después de los años de dominio de Keixeta , destacaron tres buenos aizkolaris: Ramón Astigarraga "Errekalde", Jerónimo Iturbe "Agiñeta"e Ignacio Orbegozo "Arria". Estos dos recientes sostuvieron numerosas apuestas hasta dejar la competición en 1952, aunque en 1963, años después, reeditasen un enfrentamiento semejante al que mantuvieran en 1935;de nuevo ganó Arria.

Tras la guerra civil de 1936-1939 vuelven a celebrarse pruebas y exhibiciones varias. Destacamos a continuación algunas de ellas, por ejemplo las que enfrentó, el 31 de mayo de 1942 en Alkiza, a J. Otaegi (ganador con un tiempo de 1h:01:47) y a N.Arrospide, sobre seis troncos de 60 pulgadas y dos oinbikos. Otra apuesta fue la que llevaron a cabo en Azpeitia (6 de junio de 1948) Arria y Korta; cada parte se jugó 100.000 pesetas y Arria resultó ganador con un tiempo de 1h:40:44, sobre ocho troncos de 60 pulgadas y treinta de 36. Más tarde, el 18 de septiembre de 1949, Arria no pudo ganar en su enfrentamiento a Garciarena en Azpeitia. Aunque, las más multitudinarias apuestas de la historia tienen lugar en la década de los cincuenta; el 29 de Octubre de 1950 entre Garziarena y "Luxia", con victoria de éste; el 7 de diciembre de 1952, la revancha y nueva victoria de Luxia; y el 26 de abril de 1959 Latasa vence a Luxia. En cada una de estas competiciones celebradas en la plaza de toros de Donostia hubo alrededor de 15.000 espectadores.

Campeones (txapeldunes) del Campeonato de Euskal Herria de Aizkolaris

AñoTxapeldunTiempo
1950
1965
1966
1967(*)
1967
1968(*)
1968
1969
1970
1971
1977
1977
1978
1979
1980
1981
1983
1984
1985
1986
1987
1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
Gartziarena
Polipaso
Berakoetxea
Berakoetxea
Latasa
Astibia
Astibia
Astibia
Arria.II.a
Astibia
Mindegia
Arria.II.a
Arria.II.a
Arria.II.a
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Mindegia
Arrospide
Arrospide
Arrospide
Arrospide
Arrospide
Arrospide
Olasagasti
Larretxea
Olasagasti
Olasagasti
Peñagarikano
39'44''/42'56''
45'12''
44'29''
53'29''
53'30''
43'55''
-
55'46''
35'19''
48'06''
46'41''
40'03''
45'00''
30'02''
34'16''
45'28''
35'22''
37'52''
42'27''
34'11''
32'14''
33'03''
36'08''
33'25''
36'10''
32'06''
29'57''
32'09''
33'37''
34'24''
36'54''
35'17''
35'37''
35'27''

(*) En 1967 y 1968 se celebraron dos campeonatos.

Campeonatos.

Los campeones contemporáneos, los campeonatos oficiales y el Hacha de Oro / Urrezko Aizkora

En los recientes cuarenta años, y por orden cronológico, las grandes figuras de la aizkora han sido Berakoetxea, Astibia, Polipaso, Arria II, Mendizabal, Arrospide, Larretxea, Olasagasti y, en especial, el navarro Mikel Mindegia.

El 5 de marzo de 1950 se celebró el primer campeonato de aizkolaris oficial, sobre diez troncos de 60 pulgadas. Garciarena, Arria, Korta y Baleztena se enfrentaron para conseguir la txapela de ganador, y Garciarena con un tiempo de 39:44 fue el campeón. Pero, el campeonato no tuvo continuidad y en 1965 se celebraría la segunda edición. Las competiciones de entonces las organizaba la Federación de Atletismo.

Sin embargo, el interés por las apuestas de hachas era grande en esa época. El 7 de diciembre de 1952, en la plaza de toros de Donostia con 16.000 espectadores, se celebró una apuesta sobre 4 oinbikos y otros cuatro troncos de 80 pulgadas, entre los campeones de Gipuzkoa y Navarra, Juan José Narvaiza Ibarbia Luxia, de Azkoitia, y Martín Garciarena Labayen, de Leitza. Ganó Luxia con un tiempo de 1h:06:11. La expectación por este deporte era tan grande, que tal como hemos mencionado, el 26 de abril de 1959, casi 18.000 personas presenciaron en la plaza de toros de Donostia la apuesta entre Latasa y Luxia, con 500.000 pesetas ( 3.000 euros) en juego por cada parte; ganó Latasa.

Las apuestas, los concursos y campeonatos se conciertan a cortar un número determinado de troncos, proclamándose vencedor quien lo hiciere empleando menos tiempo. Sobre esta regla general caben gran número de variantes tendentes a igualar en lo posible a los participantes para que la lucha sea más competida.

Donostia era el lugar en el que se celebraban las pruebas más interesantes, y desde 1965 hasta 1969, fue lugar de cita para celebrarse los campeonatos de aizkolaris. De tal guisa que el segundo campeonato, sobre doce troncos de 60 pulgadas, se disputó el 17 de enero de 1965. Los aizkolaris fueron: Arreche, Churruca, Astibia, Berakoetxea, Goikoetxea "Chato de Zeanuri" y Miguel Irazusta "Polipaso". Este último quedó campeón con un tiempo de 45:12, por delante de Berakoetxea; ambos se retaron meses más tarde en varias ocasiones.

El tercer campeonato, en el Velódromo de Anoeta ante 12.000 espectadores se celebró el 6 de marzo de 1966 con un trabajo a realizar sobre cuatro kanaerdikos, cuatro troncos de 60 pulgadas y cuatro oinbikos. Berakoetxea (con un registro de 44:29) se proclama campeón y Patxi Astibia fue el subcampeón. En 1967, ganó Ramón Latasa (33:34) y Berakoetxea subcampeón, sobre tres kanaerdikos, tres oinbikos y tres troncos de 80 pulgadas. En el campeonato de 1968 tomaron parte tres aizkolaris guipuzcoanos y otros tres navarros, quedando campeón el navarro Astibia por delante de los guipuzcoanos Berakoetxea y Jose Ignacio Orbegozo "Arria II ".

En 1969, se celebró el campeonato en Pamplona y repitió txapela el navarro (de Leitza) Astibia. En 1970, en Doneztebe, Arria II quedó campeón por delante de un joven de 21 años llamado Mikel Mindegia, quien más tarde sería el dominador de los campeonatos de aizkolaris. El 25 de abril se celebró el campeonato en Leitza quedando campeón Astibia (48:06), sobre un trabajo de cuatro kanaerdikos, cuatro troncos de 60 pulgadas y dos troncos de 80 pulgadas. En esta ocasión, de nuevo, Mindegia quedó segundo.

El campeonato oficial se interrumpe durante 6 años y las apuestas cobran importancia. El 21 de marzo de 1971 en Tolosa, Astibia vence a Arria II. De nuevo en Tolosa se enfrentaron los mejores aizkolaris de la época, Mindegia y Arria II. En dos ocasiones distintas, el 23 de diciembre de 1973 y tres años mas tarde, Mindegia ganó a Arria II.

El 18 de enero de 1976 en el Velódromo de Donostia, se celebró el primer campeonato del mundo de aizkolaris con la representación de los australianos. La prueba consistió en cortar 27 troncos por equipos, tanto en posición vertical como en horizontal, y el equipo vasco compuesto por Mindegia, Arria II y Astibia perdió en la lucha. Pero más tarde se celebró un segundo campeonato mundial en el campo de fútbol de Atocha (Donostia) ante 18.523 espectadores, y además de los representantes vascos y australianos se contó con la presencia de las selecciones de Canadá y Estados Unidos. En esta ocasión el equipo vasco ganó la contienda.

A diferencia de lo que sucede en los concursos de Australia o Canadá, la prueba de hachas vasca es más una competición de resistencia que de velocidad. Rara vez es inferior a la media hora y habitualmente ha excedido los 60 minutos de duración. Asimismo, las pruebas de hachas se disputan tradicionalmente en el País Vasco con los troncos colocados en posición horizontal. Con motivo de las Fiestas Euskaras, y bajo la denominación de Campeonato de Euskal Herria, el 4 de septiembre n 1977, se reedita una nueva edición del campeonato de aizkolaris en Donostia. Arria II será el ganador, al igual que los años 1978, celebrado en Azpeitia, y 1979, en Leitza; lograba sumar así cuatro txapelas.

Pero, con la entrada en la década de los 80, Mikel Mintegia, con 10 txapelas en su historial, será rey y señor en esta especialidad, tras cuatro subcampeonatos (1970, 71, 77 y 79) consiguió sus primeras 9 txapelas de forma consecutiva; es decir, ganó todos los campeonatos desde 1980 hasta 1989 inclusive, en finales celebradas en Tolosa ( 1980, 81, 83 y 84, en 1982 no se celebró el campeonato), en Basauri ( 85), en Gasteiz ( 86), en Donostia-San Sebastián (87), en Bilbao( 88), y en Agurain (89). Otros nombres de aizkolaris de esa época son: Mendizábal (con tres subcampeonatos de Euskadi en su palmarés), José Aierbe, Arria III y Larretxea.

Luego, el navarro Mikel Mindegia, con 52 años en su última participación en la final individual del Hacha de Oro contra Olasagasti, ha sido además ganador junto a Larretxea en el Hacha de oro por parejas celebrado recientemente (año 2003), y entra en el álbum de oro del herri kirolak/ deporte vasco a un nivel comparable a los grandes campeones históricos.

Durante la supremacía de Mindegia en la década de los 80, se celebró un reto al que jamás ningún aizkolari había hecho frente en la plaza, consistente en cortar seis troncos de 110 pulgadas y 52 kanaerdikos, y con dos millones de pesetas ( 12.000 euros) en juego. El 23 de enero de 1983 en la plaza de toros de Tolosa se enfrentaron Mindegia y José María Mendizábal, en el que se denominó el desafío del siglo. La prueba más larga y dura de todos los tiempos la ganó Mendizabal, con un tiempo de 4h:12:09, y fue la única vez que Mendizábal le consiguió ganar a Mindegia durante esos años.

En 1990, en Basauri, Angel Arrospide gana el campeonato de Euskal Herria, y logrará cinco txapelas consecutivas en Zumarraga (1991), Araia (1992), Basauri (1993), Leaburu (1994) y Doneztebe (1995). José Mari Olasagasti (1,98 metros y 98 kilos), fue vencedor de tres ediciones del torneo de la Urrezko Aizkora / Hacha de oro, consiguió las txapelas de 1996, 1998 y 1999, siendo el guipuzcoano el mejor aizkolari de los recientes años del siglo XX, tanto en campeonatos como en apuestas. Habiendo dedicado 24 años a este deporte, en el nuevo siglo, con 44 años, ganó también en Getxo el campeonato de Euskal Herria'02.

En 1997, en Getxo, Arrospide sufre un desfallecimiento y es trasladado al hospital, y Larretxea, tras llevar acumulados seis subcampeonatos, fue ganador de la txapela de ese campeonato, con José Miguel Peñagarikano en la segunda posición. Asimismo, más tarde, Donato Larretxea, vence en la V Urrezko Aizkora'02 a Floren Nazabal.

En el 2000, José Miguel Peñagarikano (con varios campeonatos de Gipuzkoa, el subcampeonato de Euskadi en 1997 y la Aizkora de Oro lograda en 1998) gana su primera txapela, por delante de Nazabal.

El campeón navarro de aizkolaris Floren Nazabal, a sus 33 años, después de estar presente en todas las finales de la modalidad desde el año 1991, excepto en la edición de 1998 por lesión, consiguió su primer título en el Campeonato de Euskadi de aizkolaris de Primera (por delante de Larretxea). También ha sido campeón en la Urrezko Aizkora'01 por parejas junto a Peñagarikano, y subcampeón junto a López Azpilikueta en 2002; y en el mismo torneo, en categoría individual, perdió ante Larretxea. La juventud es su principal baza en un deporte en el que la experiencia es un grado. Tanto Olasagasti, como Larretxea y Peñagarikano están en los cuarenta años.

En el palmarés del Hacha de Oro por parejas están Peñagarikano-Nazabal (vencedores en 2001) y Arrospide - Arria V (ganadores en 2002). Y en la final de la tercera edición que disputaron tres dúos en Azpeitia (Gipuzkoa), en febrero de 2003, vencieron los navarros Mikel Mindegia y Donato Larretxea, pero la victoria de los navarros no se decidió hasta el último tronco cuando Mindegia y Larretxea ganaron por dos segundos; cada pareja debía cortar ocho troncos (2 de 54, 4 de 60 y 2 de 72).

Luego, además de los aizkolaris de 1ª mencionados están: ArriaV , Aierbe, Azurmendi, Senosiain, Etxebarria, Beitia , Txapartegi, Erasun, López y Barberena . Igualmente, por mencionar otros muchos nombres de aizkolaris, están: los vizcaínos Mendieta y Larrea, los guipuzcoanos Elorriaga y Fausto Mugertza, y en Navarra encontramos a Daniel Vicente, Loiarte, Jaunarena, Etxeberria, Erdozain, Telletxea, Flores, etc. Ya en un tercer nivel encontramos a los aizkolaris siguientes: Ezpeleta, Esnaola, Xabier Mindegia, Zubiaga, Iriarte y Llanos.

Por último, recordemos exhibiciones como la realizada, en diciembre de 2002, por los aizkolaris de Igeldo José Mari Olasagasti, de 44 años, y Joxe Etxebeste, de 48, que necesitaron 1 h:10:22 para cortar en vertical un tronco de 4,40 metros de perímetro en el Boulevard de Donostia. Hicieron relevos con cambios cada 30 hachazos, aproximadamente. Para ello rompieron seis hachas y dieron 3.400 hachazos al enorme tronco de haya (el tronco más grande cortado en vertical hasta ese momento).

Latasa había cortado en horizontal un eucalipto de 5,15 metros en 1955. Tardó 3 horas y 17 minutos en hacerlo, pero el corte a aquella mole lo realizó en horizontal. El corte en vertical requiere un mayor esfuerzo ya que en el impulso del golpe no se puede cargar todo el peso del cuerpo. Olasagasti y Etxebeste guardarán la otra mitad del tronco, la más gruesa (con un perímetro de 4,70 metros), para realizar otra nueva marca.

Las recientes apuestas

El número de desafíos ha descendido de forma alarmante en los recientes años en todas las especialidades del deporte rural. Grandes apuestas se han realizado hasta el momento, como la que enfrentó a Erasun y Olasagasti en 1990,o a Mindegia y Mendizabal, en 1982, entre otras muchas. Quizás, la organización de diferentes competiciones y el aumento de las exhibiciones han provocado una crisis en los desafíos. Después de una época profusa hasta finales de los 70 (antes de los ochenta, cada año se disputaban tres o cuatro apuestas, casi todas en invierno), las apuestas en el mundo del deporte popular (herri kirolak) han disminuido considerablemente desde los ochenta. También, la falta de un relevo generacional ha contribuido al declive de los desafíos personales. La única apuesta llevada a cabo en 2002, enfrentó, con 6.000 euros en juego, a los aizkolaris Mikel Mindegia, con 53 años, y el joven Xabier Orbegozo Arria V. Una clásica pero atractiva fórmula, en la que Mikel Mindegia dejó las cosas en su sitio en la plaza de Toros de Tolosa ante 1.500 seguidores. El veterano aizkolari de Zubieta no dio opción al joven guipuzcoano a lo largo del trabajo de 20 kanaerdikos que afrontaron en bastante menos de una hora. Precisamente hace 18 años y en la misma plaza, Mindegia perdió la misma apuesta contra José Ignacio Orbegozo "Arria IV" (el padre de Arria V).

Mikel Mindegia, ha protagonizado cerca de cincuenta apuestas a lo largo de sus 35 años de carrera deportiva. Él recuerda especialmente la que le enfrentó a José Mari Mendizabal en 1982, en Tolosa, y también su primera gran apuesta, cuando sólo tenía 19 años, ante Polipaso, de 42 años. Otro de los principales protagonistas de grandes apuestas a lo largo de la historia de este deporte fue José Ignacio Orbegozo "Arria II", que no sólo se enfrentó en apuestas de hachas, sino que lo hizo también en sega ( segalaris) y levantamiento de piedra/harrijasotze. Él mismo recuerda bien las dos apuestas que se jugó con Astibia, cuatro con Mindegia, dos con Berakoetxea, una con Latasa, otra con Polipaso en sega y hachas, y cuatro con Mendizabal, especialmente una de éstas en la que combinaron las hachas, la sega y el levantamiento de piedra.

Luego, Xabier Orbegozo "Arria V", es el principal heredero de esta tradición de las apuestas. El joven de Errezil, a sus 25 años, suma ya seis apuestas. Sin embargo, el actual txapeldun/campeón, Floren Nazabal, aunque ya ha protagonizado una apuesta que disputó a sus 21 años, no es muy dado a atender proposiciones de este tipo.

Relación de las apuestas de aizkolaris realizadas los recientes años

Arrospide-Olasagasti (10/12/1995). Un millón de pesetas. Tolosa. 8 troncos de 80' (dos cortes). Ganó Arrospide.
Arria V-Daniel Vicente (23/02/1997). 500.000 ptas. Doneztebe. 12 troncos de 54'. Ganó Arria V. Arria V-Belarra (en 1997). 500.000 ptas. Doneztebe. 12 troncos de 54', uno de ventaja para Belarra. Ganó Belarra.
Arria V-Daniel Vicente (19/03/1999). 500.000 ptas. Otxagabia, 16 troncos de 54'. Ganó Arria V. Mindegia-Senosiain (04/04/1999). Un millón de pesetas. Doneztebe, 10 troncos de 54' y 10 de 60'. Ganó Mindegia.
Arria V-Etxeberria (02/04/2001). 700.000 pesetas. Doneztebe. 20 troncos de 54'. Ganó Arria V. Mindegia-Arria V (28/04/2002). 6.000 euros. Tolosa. 20 troncos de 54'. Ganó Mindegia.

En el Campeonato de Gipuzkoa de aizkolaris 2004 celebrado en Urretxu, Jose Mari Olasagasti recuperó el título.

Clasificación:

1. José Mari Olasagasti 30:28
2. I. Azurmendi 34:10 (2 s. de castigo)
3. Fausto Mugerza 34:11
4. Luis Mari Txapartegi 34:31
5. Joxemiel Peñagarikano 36:53
6. Elorriaga 38:54

Campeonato Mundial de Aizkolaris 2005

El 30 de octubre de 2005 se celebró en la plaza de toros de Illumbe de Donostia-Donostia-San Sebastián el Campeonato Mundial de Aizkolaris organizado por el Atlético de San Sebastián. El anterior Campeonato mundial había sido en 1977.

Participantes

Laurence O'Toole (Australia): 24 años. 1,95 de altura y 97 kilos.
David Coffey (Australia): 31 años. Mide 1,91 metros y 105 kilos.
Matt Buss (EE.UU.): 37 años. Mide 1,94 metros y 101 kilos.
Carson Bosworth (EE.UU.): Tiene 37 años. Mide 1,78 y 86 kilos.
Jason Wynyard (Nueva Zelanda): 30 años. 1,95 de altura y 136 kilos.
Dion Lane (Nueva Zelanda): 28 años. 1,94 de altura y 118 kilos.
J.M. Olasagasti (Euskadi): 46 años. Mide 1,90 y 92 kilos.
Floren Nazabal: 36 años. Mide 1,78 metros y 78 kilos.

Tareas

Primera prueba: Cortar un kanaerdiko horizontal individualmente. El primero sumará ocho puntos, el segundo siete y así sucesivamente hasta el último, que suma uno.

Segunda: Cortar individualmente un kanaerdiko en vertical. Puntuación, igual que la anterior (8, 7, 6...).

Tercera: Cuatro kanaerdikos en horizontal por parejas a relevos (22, 16, 10 y 4 puntos).

Cuarta: Denominada "tronco del leñador". Tronco de 65 pulgadas entre los dos aizkolaris del mismo equipo a la vez (10, 7, 4 y 1).

Quinta: Kanaerdiko horizontal en menor número de golpes (8, 7, 6...).

Sexta: Kanaerdiko vertical a golpes (8, 7, 6, 5, 4, 3, 2 y 1 punto).

Séptima: Prueba de resistencia individual. Un kanaerdiko en vertical y tres en horizontales (35, 30, 25, 20, 15, 10, 5 y 1 punto).

La pareja vasca formada por José Mari Olasagasti y Floren Nazabal no tuvo ante dúos de Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Las características del trabajo- madera dura, pruebas largas- condicionaron de manera importante el resultado final favorable a los vascos.

Clasificación general

1. Euskadi 127 puntos
2. Australia 104 puntos
3. Nueva Zelanda 69 puntos
4. Estados Unidos 59 puntos

Por Pruebas

1: Kanaerdiko horizontal

1. L. O'Toole (Australia) 00:548 puntos
2. J. Wynyard (Nueva Zelanda) 00:577 puntos
3. M. Bush (EE.UU.)1:036 puntos
4. D. Lane (Nueva Zelanda) 1:045 puntos
5. J.M. Olasagasti (Euskadi) 1:064 puntos
6. F. Nazabal (Euskadi) 1:093 puntos
7. D. Coffey (Australia) 1:212 puntos
8. C. Bosworth (EE.UU.) 2:151 punto

2: Kanerdiko vertical

1. M. Bush (EE.UU.) 1:408 puntos
2. J.M. Olasagasti (Euskadi) 2:157 puntos
3. L. O'Toole (Australia) 2:166 puntos
4. J. Wynyard (Nueva Zelanda) 2:205 puntos
5. F. Nazabal (Euskadi) 2:234 puntos
6. D. Coffey (Australia) 2:353 puntos
7. C. Bosworth (EE.UU.) 2:422 puntos
8. D. Lane (Nueva Zelanda) 2:571 punto

3: 4 kanaerdikos horizontales (relevos)

1. Euskadi 5:5.622 puntos
2. Australia 8:1.916 puntos
3. Estados Unidos 9:2.910 puntos
4. Nueva Zelanda 10:044 puntos

4: Tronco del leñador (los dos a la vez)

1. Euskadi 2:1.110 puntos
2. Nueva Zelanda 2:417 puntos
3. Estados Unidos 2: 484 puntos
4. Australia F.T.1 punto

5: Kanaerdiko vertical a golpes

1. J. Wynyard (Nueva Zelanda) 58 golpes 8 puntos
2. D. Lane (Nueva Zelanda) 58 golpes 7 puntos
3. M. Bush (EE.UU.) 60 golpes6 puntos
4. L. O'Toole (Australia) 63 golpes 5 puntos
5. J.M. Olasagasti (Euskadi) 72 golpes 4 puntos
6. D.Coffey (Australia) 81 golpes 3 puntos
7. F. Nazabal (Euskadi) 83 golpes 2 puntos
8. C.Bosworth (EE.UU.) 92 golpes1 punto

6: Kanaerdiko horizontal a golpes

1. O'Toole (Australia) 45 golpes 8 puntos
2. D. Coffey (Australia) 52 golpes 7 puntos
3. J. Wynyard (N. Zelanda) 54 golpes 6 puntos
4. M. Bush (EE.UU.) 55 golpes 5 puntos
5. F. Nazabal (Euskadi) 56 golpes 4 puntos
6. D. Lane (Nueva Zelanda) 58 golpes 3 puntos
7. J.M. Olasagasti (Euskadi) 60 golpes 2 puntos
8. C.Bosworth (EE.UU.) 70 golpes1 punto

7: Individual 1 kanaerdiko vertical y 3 horizontal

1. F. Nazabal (Euskadi) 7:5.935 puntos
2. J.M. Olasagasti (Euskadi) 9:1.930 puntos
3. D. Coffey (Australia) 11:4.725 puntos
4. L. O'Toole (Australia) 12:2.620 puntos
5. J. Wynyard (Nueva Zelanda) 12:5.515 puntos
6. M. Bush (EE.UU.) 15:1.210 puntos
7. C. Bosworth (EE.UU.) 15:145 puntos
8. D. Lane (Nueva Zelanda) 16:291 puntos.

Andoni ANASAGASTI ARANA
Licenciado en Ciencias de la Actividad física y el Deporte