Saiakera-idazle

Azurmendi Otaegi, José

Escritor y pensador, nacido en Zegama (Gipuzkoa) el 19 de marzo de 1941.

Desde muy joven estudió en el colegio de los franciscanos de Arantzazu, para luego ingresar en la orden. Llevó a cabo estudios de Filosofía en Alemania y Teología en Roma. Fue uno de los motores del movimiento cultural en torno a la revista Jakin de esa congregación religiosa. Tras dirigir esta revista durante algunos años, nunca se desvinculó de la misma y a comienzos del siglo XXI seguía siendo colaborador. A comienzos de la década de los 80, tras abandonar la orden, comenzó a trabajar como profesor en la UPV-EHU(Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea) Presentó su tesis doctoral en 1984, sobre la filosofía del sacerdote y promotor José María Arizmendiarrieta, fundador del movimiento cooperativista de Mondragón, en Gipuzkoa.

Aunque Azurmendi se ha destacado principalmente como pensador y ensayista, en su juventud también escribió poesía. En lo referente a este género solamente publicó un libro: Hitz berdeak (Editorial Franciscana Aránzazu, 1971). Posteriormente, en 1990, la revista Susa publicó, en forma de separata, su poema largo Manifestu atzeratua, que la censura había retirado del libro mencionado. En el año 2001 la colección de antologías poéticas XX. mendeko poesia kaierak (Susa) le dedicó un tomo, y en el prólogo del mismo Koldo Izagirre escribió lo siguiente:

"La poesía de Azurmendi se rebela contra el mismo Dios, no contra una imagen o una manipulación de Dios. No quiere salvar al hombre, sino sufrir la condena de la condición humana. Aquí aparece el existencialismo social antes de que Aresti lo convirtiera en bandera".

Tras Hitz berdeak, que fue su primer libro, vinieron estos otros: ensayos: Hizkuntza, etnia eta marxismoa (Euskal Elkargoa, 1971); Kolakowski (EFA, 1972, en colaboración con Joseba Arregi); Kultura proletarioaz (EFA, 1973); Iraultza sobietarra eta literatura (Gero-Mensajero, 1975); Gizona abere hutsa da (EFA, 1975); Zer dugu Orixeren kontra? (Jakin-EFA, 1976); Zer dugu Orixeren alde? (Jakin-EFA, 1977); Artea eta gizartea (Haranburu, 1978); Errealismo sozialistaz (Haranburu, 1978); Mirande eta kristautasuna (Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1978, premio Ciudad de Irun del año anterior); Arana Goiriren pentsamendu politikoa (Hordago-Lur, 1979); Nazionalismo/Internazionalismo Euskadin (Hordago-Lur, 1979); PSOE eta euskal abertzaletasuna (Hordago-Lur, 1979); Schopenhauer, Nietzsche, Spengler Miranderen pentsamenduan (Susa, 1989); Gizaberearen bakeak eta gerrak (Elkar, 1991); Espainolak eta euskaldunak (Elkar, 1992); Teknikaren meditazioa (Kutxa, 1998, premio Ciudad de Irun del año anterior); Demokratak eta biolentoak (Elkarlanean, 1997); Oraingo gazte eroak (Luma, 1998); Euskal Herria krisian (Elkarlanean, 1999); Etienne Salaberry. Bere pentsamenduaz (1903-2003) (Egan, 2003); Espainiaren arimaz (Elkar, 2006); Volksgeist. Herri gogoa (Elkar, 2008); Humboldt. Hizkuntza eta pentsamendua (UEU, 2007, Beca Juan San Martín 2005); Azken egunak Gandiagarekin (Elkar, 2009, Premio Euskadi Literatura 2010); Bakea gudan (Txalaparta, 2012); Barkamena, kondena, tortura (Elkar, 2012).

Como recuerda Xabier Altzibar en su estudio sobre Azurmendi (Historia de la literatura vasca, UNED-Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2000), Azurmendi es "el ensayista vasco más prolífico". Según Altzibar:

"los ensayos de Azurmendi son de gran aliento y considerable extensión. Abordan temas actuales europeos con gran profundidad y erudición. (...) Azurmendi es un intelectual crítico. Estudia el problema, más que la solución. Sabe exponer y desarrollar el pensamiento. Adopta con frecuencia el tono polémico. Combina en su lenguaje el registro culto con expresiones coloquiales y su prosa es rápida, incisiva e irónica".

El ensayo Espainolak eta euskaldunak, que se publicó en castellano con el título Los españoles y los euskaldunes (Hiru, 1996), tuvo un número de ventas y lectores inusual en el género del ensayo. En la obra, el autor trata de refutar los tópicos de algunos intelectuales sobre los vascos, tópicos creados sobre todo en los siglos XVI y XVII. Además, en opinión de Altzibar el autor "plantea el problema de la cultura (fundamentalmente lengua) vasca, de la falta de conciencia en muchos euskaldunes o vascos". Según el referido crítico, "el libro no es evidentemente un modelo en cuanto a la aplicación de las reglas de la argumentación, pero téngase en cuenta que tampoco es un ensayo, y que en este género no es obligatorio".

En la obra Demokratak eta biolentoak, que recoge artículos publicados en la revista Jakin años atrás, empieza preguntando a los lectores: "Vosotros ¿qué sois primero, nacionalistas o demócratas?". Hace una crítica de la democracia valiéndose del pensamiento de Nietzsche y Spengler. "La democracia es sagrada, pero lo más sagrado es el control estatal de la democracia", argumenta Azurmendi.

En Teknikaren meditazioa, Azurmendi reflexiona sobre el principio humano que debería gobernar el mundo de la técnica. Para ello, el ensayista se basa en las ideas de Carlos Santamaría.

El volumen Euskal Herria krisian, por su parte, recoge tres ensayos escritos bastantes años antes, entre 1989 y 1998. Una de las ideas clave que defiende es el relativismo de los valores éticos.

En 2010 fue nombrado académico de honor de Euskaltzaindia.

En 2012 es galardonado con el premio Dabilen Elea, y ese mismo año recibe el Premio Eusko Ikaskuntza-Caja Laboral de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales, en reconocimiento a toda su trayectoria y labor intelectual.

Su ensayo Historia, arraza, nazioa, premio de Literatura Euskadi 2015 al mejor ensayo en euskera, aborda una reflexión actual sobre el nacionalismo y analiza las múltiples y complejas relaciones entre raza, historia y nación.

Hitzaldia hasteko, itaun horrekintxe konfrontatu nahi zaituztet entzule guztiok: zer sentitzen dituzue lehenago zeuon buruok, demokratak ala abertzaleak? Inoiz libre izan nahi bada, zer uste duzue izan beharko duela Euskal Herriak biotan lehenago eta gehiago?
Betiko listoak badakit jesusean asmatuko duela ihes egiteko soluzioa: bera ?abertzale demokrata? da, ez du onartzen bataren ala bestearen alternatiba.
Guk gure aldetik baina, listoaren soluziorik ez dugu onartuko. Izan ere, esango diogu, ondo dago printzipio abstraktuen mailan erantzuteko, beharbada praktikan ere balio du gero, jardunbide indibidual pertsonalaren mailan: guri orain axola zaiguna, ordea, politika orokorra da, funtsezko jarrera, momentuan momentuko arazo kontretuetan zer aldetara jo, erabakitzen jakiteko.


Para comenzar la intervención quiero poner a todos los oyentes frente a esta pregunta: ¿Qué os sentís antes, demócratas o abertzales? ¿Si Euskal Herria alguna vez quiere ser libre, qué creéis que debe ser antes y con prioridad?
Ya sé que el listo de siempre dará con la solución en un santiamén: él es ?abertzale demócrata?, no admite la alternativa entre esas dos cosas.
Pero nosotros, por nuestra parte, no admitiremos la solución del listo. Le diremos que esa respuesta es adecuada en el nivel de los principios abstractos y que también puede valer quizá en el plano de la acción personal e individual: lo que a nosotros nos interesa, en cambio, es la política general, la actitud de base, para luego saber por dónde tirar en los problemas concretos de cada momento.

(Demokratak eta biolentoak, Edit. Elkarlanean, 1997)