Industriak

UNIÓN ESPAÑOLA DE EXPLOSIVOS

El 16 de marzo de 1896 se constituyó en Bilbao la Sociedad Anónima Unión Española de Explosivos (UEE) como resultado de la fusión de siete fabricantes de dinamitas, y dos de pólvoras y mechas: Sdad. Española de la Dinamita (Galdácano); Sdad. Santa Bárbara (Lugones, Oviedo); Sdad. La Manjoya (La Manjoya, Oviedo); Sdad. Explosivos de Burceña (Bilbao); Sdad. Vasco-Asturiana (Arrigorriaga); Societé Generale d'Explosifs (Cabañas, Gerona); Sdad. Vasco-Andaluza-Asturiana (Bonanza, Cadiz); Sdad. Nueva Manresana (Manresa) y Sdad. Mechas de La Manjoya (La Manjoya, Oviedo). Este trust industrial se creó con un capital social de 25 millones de pesetas distribuidos entre 50.000 acciones. Por medio de un canje de acciones las nueve sociedades se convirtieron en filiales de UEE. Las fábricas de Galdácano, Lugones y La Manjoya serán los principales centros productivos del grupo. La presidencia fue otorgada a Pedro Telesforo Errazquin Astigarraga, a la sazón presidente de la Sdad. Española de la Dinamita (Galdácano). Al año siguiente de su constitución se le concedió el monopolio de los explosivos en España y sus colonias por un periodo de veinte años a cambio de un canon anual de tres millones de pesetas. La UEE tuvo que indemnizar por cese de fabricación al resto de pequeños fabricantes de pólvoras y explosivos afincados en España. Con el fallecimiento de Errazquin en 1898 fue nombrado presidente Paul Du Buit. En esa misma fecha entró en el Consejo de la compañía un sobrino de Errazquin, el ingeniero Pedro Chalbaud Errazquin. En 1903 UEE creó en Bilbao la filial Sociedad General de Industria y Comercio (GEINCO) para concentrar todas las actividades relacionadas con la fabricación de productos químicos y fertilizantes desperdigadas en las instalaciones de Galdácano (Zuazo y Guturribay), Bilbao-Elorrieta (Bilbao) y La Manjoya (Oviedo). Por otra parte, para el transporte de las dinamitas fabricadas en Galdácano se adquirió un buque de vapor al que se denominó Vapor Nemrod. A lo largo de cuarenta años esta embarcación se encargará de distribuir dinamitas por el resto de los puertos de España desde el embarcadero en Mundaca.

Los beneficios del monopolio de los explosivos y la entrada en el negocio de los fertilizantes.

Sin competencia y con un mercado pujante durante los años del monopolio la UEE disfrutó de los beneficios de una empresa monopolística. En 1906 pasó a ocupar la presidencia Alberto Thiebaut Laurin. Los primeros años los beneficios crecieron aceleradamente. Entre 1907 y 1920 los beneficios se estabilizaron en 4,5 millones de pesetas. La Gran Guerra supuso un parón en la cuenta de resultados tras dicisiete años de crecimiento sostenido. El descenso en las exportaciones de minerales al extranjero provocó una caída en la actividad minera y un descenso drástico en el consumo de explosivos industriales. Por otra parte, desde su creación las ventas de productos químicos y fertilizantes por parte de GEINCO crecieron notablemente. Esta filial construyó una fábrica de superfosfatos en Luchana (Baracaldo). En sus instalaciones los fosfatos minerales adquiridos en el norte de Africa serán enriquecidos con ácido sulfúrico de UEE. En los años siguientes incrementó la capacidad de producir superfosfatos con la adquisición de fábricas en Madrid, Sevilla, Cartagena, Badalona y Málaga. En 1908 GEINCO creó una Sección de Minas con el fin de concentrar la gestión de los diferentes yacimientos mineros que iba adquiriendo. En 1920 se produjo la liquidación de GEINCO y la incorporación de sus activos industriales a UEE. Tendrán especial relevancia en el futuro de la empresa las inversiones realizadas en un yacimiento de potasas en Cardona (Barcelona). Las inversiones realizadas por la filial en este yacimiento fueron muy cuantiosas. Los primeros resultados de este yacimiento se comenzaron a obtener en 1933.

El negocio de las pólvoras y explosivos militares, y las potasas de Cardona.

En 1917 no le fue renovado a UEE el monopolio. A partir de ese momento quedó liberalizado el mercado de las pólvoras y explosivos industriales. En 1912 la fábrica de Galdacano emprendió la fabricación de pólvoras y explosivos militares principalmente con destino al Ministerio de la Marina.

Con respecto al resto de las filiales de UEE, comenzaron a ser liquidadas y sus activos incoroporados incorporados directamente a su propia estructura productiva. En los años siguientes hasta el estallido de la Guerra Civil española la estrategia tuvo cuatro líneas de actuación: integrar verticalmente la estructura productiva; diversificar su oferta, apostar por el negocio de las potasas de Cardona y proceder a la progresiva liquidación de las filiales con la consiguiente generación de plusvalías. Merced a esta liquidación, principalmente GEINCO, la estructura productiva de UEE creció notablemente. Los beneficios alcanzaron los 16 millones de pesetas en vísperas de estallar la Guerra Civil. El capital social se había elevado en 1926 a 30 millones de pesetas. En 1929 fue nombrado presidente el consejero delegado Pedro Chalbaud. Al estallar la Guerra Civil, Chalbaud quedó destituido y tuvo que exiliarse a Francia por su adscripción al Partido Nacionalista Vasco. En plena contienda militar fue nombrado presidente Ignacio Herrero de Collantes a la vez que se trasladó el domicilio social de la compañía a Madrid.

UEE durante el regimen franquista, nace en 1970 Unión Explosivos Río Tinto (ERT).

Durante el mandato de Ignacio Herrero (presidente del Banco Herrero y Banco Hispano-Americano) se continuó con el proceso de concentración de activos (se liquidó la Sdad Española de la Dinamita). El negocio de los fertilizantes (potasas, fosfatos y los nitrogenados) fue adquiriendo cada vez mayor peso económico en la actividad de la compañía. A finales de 1949 se reorganizó la compañía creándose una dirección general y seis direcciones de negocio correspondientes a seis divisiones: abonos, productos químicos, explosivos industriales, explosivos militares, minas, y estudios y proyectos. A lo largo de los años cuarenta y cincuenta la fabricación de explosivos continuó siendo la principal actividad y las instalaciones de Galdácano el principal centro productivo y mayor fábrica de explosivos de España.

En 1940, 1950 y 1951 el capital social se fue elevando a 300, 312 y 416 millones de pesetas. En los años cincuenta se encontraba entre las cuatro mayores empresas químicas de España y la decimoséptima por su volumen de activos netos. En los años siguientes el negocio de los superfosfatos se convirtió en una actividad a la baja, mientras que las potasas ganaron terreno sobre todo teniendo en cuenta que el mercado español estaba en manos de un duopolio controlado por UEE y el INI. En cuanto a los fertizantes nitrogenados su presencia se concreto con la participación en la Sociedad Iberica del Nitrogeno y la creación de un complejo electroquímico en Guardo (Palencia). En 1961 fue nombrado presidente Ignacio Herrero Garralda (hijo del anterior presidente). En 1963 se designó a Leopoldo Calvo Sotelo para ocupar la dirección general. La presidencia de Ignacio Herrero se caracterizó por la absorción en 1970 de la Compañía Española de Minas de Río Tinto, empresa minera y petroquímica adquirida a los ingleses en 1954 por un grupo de bancos españoles (Bilbao, Vizcaya, Hispano-Americano, Urquijo, Banesto, Central y Exterior). Como resultado de la fusión-absorción nació Unión Explosivos Río Tinto (ERT). La mayor empresa química de España, con treinta filiales y un volumen consolidado de ventas de 15.000 millones, un capital social de 2.600 millones de pesetas y una plantilla compuesta por 9.114 trabajadores propios y 5.000 pertenecientes a las filiales. La presidencia continuó en manos de Ignacio Herrero. A finales de los años setenta la larga marcha ascendente en los resultados se truncó. En 1978 los beneficios descendieron de 2.500 a 237 millones de pesetas. En 1980, Ignacio Herrero reconoció como los principales problemas a los que se enfrentaba la compañía no eran de índole industrial sino de naturaleza financiera. La política expansiva de adquisición de empresas y diversificación de actividades había sido realizada merced a un excesivo sobreendeudamiento. En 1982 la depreciación de la peseta y la elevación en el precio del dólar provocaron un desequilibrio drástico en la estructura financiera de ERT. El 30 de mayo de 1982 dimitió el presidente. Para eludir la suspensión de pagos se solicitó una moratoria a los acreedores.

ERT y la suspensión de pagos, irrumpe KIO y nace ERCROS.

En 1982 accedió al Gobierno de España el Partido Socialista y fue nombrado Ministro de Industria Carlos Solchaga. Para abordar la crisis en ERT el ministro Solchaga nombró presidente al ingeniero vasco José María Escondrillas. Para reflotar la empresa Escondrillas procedió a reestructurar la deuda financiera y realizar importantes desinversiones. En 1986 se consiguió abandonar los números rojos en la cuenta de resultados. Al año siguiente, el grupo inversor Kuwait Investment Office (KIO) adquirió una importante participación en ERT. A finales de ese año, representantes de KIO, la empresa catalana Torras Hostench y la química Cros alcanzaron un acuerdo con el Gobierno para la fusión entre Cros y ERT. En 1988 se produjo la dimisión de Escondrillas y la absorción de ERT por parte de Cros. Nace ERCROS bajo la presidencia de Javier Vega de Seoane Azpilicueta. En el acuerdo firmado con el Gobierno se estableció segregar de ERT toda la actividad relacionada con los explosivos y defensa. El 28 de julio de 1988, bajo la presidencia de Javier Vega de Seoane renace Unión Española de Explosivos (UEE) con un capital social de 7.000 millones de pesetas. En 1992 ERCROS presentó suspensión de pagos y la filial UEE obtuvo unas pérdidas de 10.000 millones.

Renace UEE y nace MAXAM (2006).

En 1994 el grupo inversor Pallas Invest Iberian adquirió el 80 por ciento del capital de UEE por la cantidad simbólica de 700 pesetas, asumiendo un pasivo de 4.800 millones de pesetas. En este grupo inversor creado en Holanda participaban 15 directivos de UEE controlando el 42,5 %, el Bank of Boston con un 18 % y Ref. Investiment (Luxemburgo) con un 39,5 %. La presidencia le fue otorgada a Eduardo Sanchez Junco. En los tres años siguientes la plantilla se redujo en 800 personas.En el 2005 UEE está presente en más de 20 países a través de una red de más de 50 empresas operativas. La plantilla la forman 2.200 trabajadores, 800 de ellos trabajan en filiales fuera de España. La empresa se estructuró en cinco divisiones: Explosivos; Sistemas de Iniciación con las filiales UEB, Ensign Bickfor y Sistemas de Iniciación; Cartuchería Deportiva, Nitroquímica y Defensa a traves de la filial EXPAL. En el 2006 el grupo de ejecutivos de la compañía, Invesiones Ibersuizas y Vista Desarrollo SL adquirieron el 57,5 por ciento del capital de UEE. Se cambia la denominación social por la de MAXAM. Bajo la presidencia de Sanchez Junco se pretende crear un grupo industrial más global y menos ligado a los explosivos y la españolidad.

José María GONZALEZ GARCIA (2007)

Fuentes

  • Archivo Histórico del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.
  • Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia.
  • Archivo General de la Administración.
  • Archivo de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao.

Bibliografía

  • BASAS FERNÁNDEZ, Manuel: "Centenario de la fábrica de dinamita de Galdácano", Economía y sociedad bilbaínas entorno al sitio de 1874, Publicaciones de la Junta de Cultura de Vizcaca, Bilbao, 1967, págs. 121-145.
  • CARRETERO, E. y Vidal, A. (dirs.): Explosivos de Rio Tinto. Un Estado dentro de un Estado, Revista España Crítica, nº 10, 1982.
  • GONZÁLEZ GARCÍA, José María: La industria de explosivos en España: UEE (1896-1936), Documento de Trabajo nº 2004, Programa de Historia Económica, Fundación Empresa Pública, Madrid, 2000.
  • GONZÁLEZ GARCÍA, José María: "Pedro Telesforo de Errazquin (1834-1898)", Bilbao (1860-1895). Pedro Telesforo de Errazquin, Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco, Bilbao, 2000.
  • GONZÁLEZ GARCÍA, José María: "Pedro Chalbaud Errazquin", Los 100 empresarios españoles del siglo XX, Editorial LID, Madrid, 2000, págs. 142-147.
  • LABAD SASIAIN, Francisco: Estrategias ante la crisis de crecimiento de un grupo industrial : el caso ERT (1982-1989), Tesis Doctoral, Inédito, Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Madrid, 1990.

José María GONZALEZ GARCIA (2007)