Enpresariak

SOTA ABURTO, Ramón de la

Político y financiero vizcaíno, hijo de sir Ramón de la Sota y Llano, nacido en Getxo en 1887. Alumno en su juventud de Resurrección María de Azkue, en 1904 marcha a Inglaterra a estudiar. En 1912 termina la carrera de ingeniería naval e hidráulica en el célebre King's College de Londres. Allí tomó contacto con las corrientes sociales, políticas y culturales del mundo, recibiendo una educación claramente inglesa. Vuelve a Bilbao en 1913. donde toma contactos con el Partido Nacionalista Vasco, al que se afilia. En 1917 es elegido diputado por el distrito de Balmaseda, y más tarde presidente de la Diputación de Vizcaya. Fue cofundador de la Junta de Cultura Vasca, bajo cuyos auspicios se creó Euskaltzaindia, la Orquesta Sinfónica de Bilbao. los museos Arqueológico y de Pintura, y se organizó el Congreso de Estudios Vascos de Oñati. Dimitió de su cargo de diputado a finales de 1925.

Al morir su padre en 1937, hereda los negocios de éste: algo más del 40 por ciento del capital de la Naviera Sota y Aznar, regentaba la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, las minas de hierro de Sierra Menera, la Fábrica Siderúrgica del Mediterráneo, la Franco Española de Alambres y Cables de Erandio, fundó la compañía de seguros La Polar, tuvo oficinas abiertas en Londres, París, Nueva York, Rotterdam, Duisburgo y Atenas.

Apenas tuvo tiempo de hacerse con la herencia de su padre; diez meses después de recibirla tuvo que escapar. Sí tuvo tiempo, de todos modos, de poner todos sus barcos -42- al servicio de la Junta de Defensa durante la guerra, para que fueran utilizados en la evacuación de la población civil. La entrada de las tropas franquistas acabó con buena parte de la fortuna de De la Sota. Los vencedores hicieron algo que. 40 años después, seguía llenando de rabia a De la Sota: juzgaron y condenaron a su padre, muerto hacía meses. Incautaron sus bienes y le impusieron una multa de cien millones de pesetas. También se quedaron con Ibaigane, su casa de la alameda de Mazarredo, en Bilbao, y la convirtieron en Gobierno Militar.

Pasó a residir en 1937 en la villa "Etchepherdia" de Biarritz. En los últimos 41 años, sus ocupaciones estuvieron lejos del mundo empresarial. Se dedicó a trabajar en lo que más amaba: investigar las cosas del mar, hacerse con una impresionante biblioteca, seguir de cerca lo que pasaba en su país. Ayudó a la constitución del Laburdi Buru Batzar, escribió sobre la vida naviera de Vizcaya, atestó "Etchepherdia" de libros, cuadros, papeles, manuscritos... Editó una semblanza de su padre (Bilbao, 1957), así como algunos artículos periodísticos. Sostuvo pleito con Aznar-que perdió- por la desposesión de que fue objeto siendo su abogado Ramón de Madariaga.

Tras la muerte de Franco, su hija le convenció de que viniera, y se disponía a hacerlo, pero no le dio tiempo. Tan solo volvió una vez, en abril de 1978, para pasar unos días, pero apenas estuvo 24 horas. No le gustó lo que vio. Muere el 5 de agosto de ese año.

Ainhoa AROZAMENA AYALA