Toponimoak

PAÍS VASCO

País. Procede del francés pays (y éste del latín pagus), vocablo que aparece en castellano a finales del s. XVI. La palabra pagus se utilizó en la vertiente norteña de los Pirineos vascos durante la época romana. El pagus era una subdivisión rural de la civitas. Tales eran el pagus Spariani (probablemente Hasparren, luego Laburdi), el pagus Solensi (Zuberoa, Soule), el pagus Ilixonensis (Luchon), los pagi de Iluro (Oloron), etc. Verus, sacerdote, dumviro y recaudador de impuestos en el s. I (inscripción de Hasparren) dedica su célebre ara al genio pagi, es decir, al genio o dios menor del país. A su vez, en lo que era la Sexta Merindad navarra (Baja Navarra) dos de sus demarcaciones interiores se llamarían, con el tiempo, países -País de Cize y País de Mixe- pese a haber recibido, a lo largo de la Edad Media, la denominación de terra o tierra como puede constatarse examinando la documentación de Comptos. Larramendi utiliza la voz país en su primera Conferencia de hacia 1759; el país para Larramendi no sólo son las tres provincias que luego figurarán en el lema de la RSVAP sino también -respetando su peculiaridad- el reino de Navarra y las tres tierras ultrapirenaicas, es decir, la nación vascongada como lo atestiguan las siguientes frases: «¿Qué razón hay para que la nación vascongada, la primitiva pobladora de España y aun de vecindades, y lo depongo así, pues siempre soy su genio y su individuo testigo y compañero, qué razón hay, vuelvo a decir, para que esta nación privilegiada y del más noble origen, no sea nación aparte, nación de por sí, nación exenta e independiente de las demás?». La voz país pasa, en boca de afrancesados y de personas empapadas en cultura francesa, a denominar al territorio ocupado por los vascos o bascongados, ya sean de una como de otra vertiente pirenaica.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA
Vasco. También procede del Norte el adjetivo vasco utilizado en la lengua castellana ya que, así como en francés basque es relativamente frecuente, su traducción castellana sólo alude a los habitantes de la Sexta Merindad navarra (Tierra de Vascos) y tierras aledañas (Laburdi y Soule) tal como si de un galicismo se tratara. Incluso esta singularidad pasa al latín tardío: la bula Pastor ille caelestis del 21 de julio de 1512 de Julio II por la que se excomulga a los reyes de Navarra cita a «universis et singulis Christi fidelibus praesertim Vasci et Cantabris et aliis loca illis vicina incolentibus» (que nadie se deje arrastrar por las falsas sugerencias de los cismáticos) «especialmente los Vascos y Cántabros y gentes circunvecinas», (que siempre fueron devotísimas de la Santa Sede...). En este pasaje -y otros- se alude a los bajonavarros como vasci y a los altonavarros como cántabros, según nombre usualmente admitido en la época. Véase VASCO-CANTABRISMO. En 1638 Oihenart escribe que se está denominando cántabros en latín a aquellos a los que «los franceses llaman vascos o vizcaínos y los españoles vascongados» (Not., ed. de 1929, 3-4). El personalmente sólo denomina vascos a los ultrapirenáicos, denominando a los de aquende el Pirineo navarros, jacetanos, alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos. La intensa interrelación existente a lo largo del s. XVIII entre la escasa intelectualidad vasca de ambos lados de la frontera política hace que vasco-basque sea un adjetivo viajero que comience a ser utilizado en vez del tradicional bascongado, especialmente a finales de siglo y comienzos del s. XIX.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA
País Vasco. Frente al frecuentísimo Pays Basque de esos años, País Vasco tardará en aparecer y aún más en popularizarse. Ocupa su puesto a lo largo del s. XIX el muy usual País Vasco-navarro o euskaro que hace de puente hacia el empleo del galicismo del que tratamos. La voz país a secas aparece en el célebre Mensaje de las Diputaciones vascongadas de 1917. País Vasco, por fin, surge en el Anteproyecto «Estatuto General de Estado Vasco» de la Sociedad de Estudios Vascos de 1931, no sin que su aceptación dejara de provocar molestia a varios miembros navarros de la Comisión estatutaria que juzgaron que dicha denominación dejaba fuera a los navarros, razón por la que preferían la expresión «País Vasconavarro» que fue la que utilizó la Diputación navarra días después para designar al futuro anteproyecto de autonomía cuadriprovincial. Pero el nombre no estaba llamado a tener éxito ya que en el Estatuto de 1936 y sin que se atendiera la petición del Frente Popular navarro de incorporarse a la misma, País Vasco pasó a designar a la Región autónoma constituida, con arreglo a la Constitución de la República española (1931), por Alava, Guipúzcoa y Vizcaya que se regirían, a su vez, autonómicamente mediante el ejercicio de las facultades que no fueran comunes a las tres provincias (Tít. I, art. I). En el Estatuto de Autonomía de 1979, en el Artículo 1 del Titular preliminar, se constituyó en Comunidad Autónoma al Pueblo Vasco o Euskal-Herria, bajo la denominación de Euskadi o País Vasco, teniendo derecho a formar parte de dicha comunidad, las provincias de Alava, Guipúzcoa, Vizcaya, así como Navarra. Al no haberse efectuado la entrada de Navarra en dicha comunidad, ésta ha pasado a denominarse País Vasco, con lo que la Euskal Herria antropológica queda dividida en tres porciones: Pays Basque, País Vasco y Navarra.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA