Toponimoak

AÑORGA

Barrio del municipio de San Sebastián-Donostia, partido judicial de San Sebastián, Gipuzkoa.
1960, 2.735 h. con 534 casas.
Vascuence guipuzcoano.
Ver LOIDI PEÑA, Fabián (literato).
Parroquia, arciprestazgo de San Sebastián, diócesis de San Sebastián.
En la historia guipuzcoana se citan varias casas de Añorga como «pobladoras de San Sebastián» y «casas fundadoras de la iglesia de San Sebastián el Antiguo». Esta iglesia data desde por lo menos 1014, año en que el rey Sancho el Mayor donó sus rentas al monasterio de Leyre. Se cita entre las casas fundadoras de la misma a las siguientes: Añorga, Miramón, Merquelín, Amassorrain («Nobiliario» de Domingo de Lizaso), Zabalaga, Ollo, Etxeerreaga, Unanue, Aramburu, Goyaz, Aguirre y Lugariz. Merquelin y Amassorrain pertenecían a Añorga, núcleo esta última de la actual entidad de población. Con la fundación de la parroquia de San Sebastián el Antiguo, caseríos que pertenecían a la jurisdicción de Hernani pasaron a depender de San Sebastián. Sus habitantes, primitivamente pastores, pasaron con posterioridad a constituir una nueva clase, la de los agricultores y la zona de Añorga pasó a ser a su vez lo que en los documentos se denomina como una «artiga», en otras palabras, un centro de producción agrícola al servicio de las propias necesidades y de las de San Sebastián. En un momento preindustrial de Añorga podemos situar el auge de los molinos enclavados en su término y la extracción de calizas y margas de sus canteras destinadas a ser calcinadas en hornos especiales. Aquí se halla la raíz de la moderna industria de cementos que constituye el núcleo de la vida productiva del lugar en nuestros días. En el año 1901 se establece en Añorga-aundi la fábrica de cementos Portland artificiales llamada «La Esperanza». El cemento producido se transportaba directamente a los muelles de San Sebastián y Pasajes para su exportación. Este es el primer paso para la formación del actual barrio donostiarra tal como hoy lo conocemos. El 15 de enero de 1929 se constituye sobre la base de «La Esperanza», la moderna empresa «Cementos Rezola, S. A.», productora, en 1968, de más de 450.000 toneladas de cementos anuales.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA
En Añorga, la importancia de la Fábrica de Cementos Rezola viene avalada por la existencia de un museo sobre ese material en el mismo lugar. Además, conviene resaltar el caserío Amasorrain, cuya existencia se remonta al siglo XVI, habiendo sufrido desgraciadamente enormes desperfectos, en fecha reciente, como consecuencia de un incendio en el caserío Unanue Zahar, que databa de principios del siglo XVI. Igualmente, cabe destacar el Homenaje a Antton Ayestarán, bloque rectangular realizado en 1990 por Mikel Cristti.

Ignacio CENDOYA ECHÁNIZ
Profesor de la U.P.V.-Euskal Herriko Unibertsitatea