Lexikoa

NUEVA FENICIA

La Nueva Fenicia, primer proyecto nacionalista. El análisis del proyecto de Nueva Fenicia de J. D. Garat nos coloca ante el intento de adaptar el mito o teoría vasco-cantabrista, exponente donde los haya de legitimismo historicista, al nacionalismo liberal decimonónico. Bajo su pluma culmina, de esta forma, la «cantabrización» del País Vasco de Francia efectuada por el caballero Bela y por el obispo Sanadon en su Essai de 1785. Los escritos de Garat acusan recibo no sólo de sus antecesores -Oihenart, Moret, Larramendi, Sanadon- sino también de sus contemporáneos Moguel y Astarloa. No hay que olvidar tampoco que en 1801 conoció a W. Humboldt, patriarca del vasco-iberismo científico. No creemos aventurado pensar, asimismo, que conociera a Juan Antonio Zamacola, exiliado en Francia a raíz de la «zamacolada» de 1804, y autor de una Historia de las naciones bascas publicada en 1818, tras la caída de Napoleón al que, sin embargo, parece aludir al referirse a una «confederación de los países bascos con el Imperio de Occidente». Este incipiente nacionalismo desaparece al restablecerse en Europa el viejo orden bajo el dictado de la Santa Alianza. La vuelta de los Fueros, aunque muy disminuidos, y el nacimiento del fuerismo como doctrina ambigua, unionista y separatista al mismo tiempo, retrasa e incluso desvirtúa el nacionalismo clásico hasta las postrimerías del s. XIX.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA