Villes

LEINTZ-GATZAGA

Anteriormente Salinas de Leniz. Villa y Municipio de Gipuzcoa que adopta su denominación actual por resolución 23-03-1981 (Boletín Oficial del País Vasco 18-05-1981 y Boletín Oficial del Estado 22-04-1989). Está situado al suroeste de la provincia. Riega su término de sur a norte el río Deva. La villa del mismo nombre se encuentra al norte del término municipal, en la orilla izquierda del río. El relieve en general es montañoso oscilando sus alturas entre 999 al este y 700 m., en las cercanías de Arlabán. Las coordenadas geográficas son 1° 07' 10" de longitud y 42° 59' 10" de latitud (mapa catastral, hoja 112., 10.000) Mer. M. Limita al norte con el término de Escoriaza, al sur con los alaveses de Gamboa y Arrazua-Ubarrundia, al este con los de Escoriaza y Barrundia (Alava) y al oeste con los alaveses de Aramayona, Villarreal de Alava y Arrazua-Ubarrundia.


Ver mapa más grande

Esta localidad se asienta sobre terrenos constituidos por una sucesión flyschoide arenisco-calizo-arcillosa.
Población 1960-1970-1986. En el anterior estadillo están incluidos los habitantes de Nuestra Señora del Castillo y San Martín, que son pequeñas entidades de población.

Censos. 1800: 800 h. 1860: 785; 1900: 503; 1930: 394; 1940: 353; 1950: 392; 1966: 381; 1970: 293; 1975: 232; 1981: 208; 2000: 258. Desde 1960 a 1968 la población de este municipio ha disminuido en un 1'99 % medio anual. Índice de crecimiento de 1960 a 1970 (base 100): 71'81. Variación porcentual de la población 1970-1975: -20,8.

Edificios. 1800: 60 a 70 casas y 33 caseríos; 1950: 83; 1970: 33 (concentrada), 34 (diseminada). Letona y Leibar recogen los siguientes nombres de caseríos: Untxaluntxaga, Txarrantxategi, Iñurrieta, Arrate, Lakitegi, Nordebizi, Okendo, Rekalde o Tranpena, Sanjuanzar, Zelaikoa, Sarrikorta, Dominaga, Kaparrena, San Martín, Etxaustegi, Burdinkurz, San Martín-bekoa, Artabilla, Astarisolo, Begiñarro, Olaungoikoa, Kataetegi, Etxebarri, Olaun-erdikoa, Olaekoa, Gatzagaiñ, Olaunbekoa, Ubandur, Erlatza, Andramari, Agarre, Arrikurz, Errotazar, Dorlas. Caseríos desaparecidos: Beroaga, Urriola, Landena, Begieder, Urune, Antzarren, Goikoetxealdea, Azpuru, Garrafa, Bengoerreka-errota.

Movimiento natural. Mortalidad antes de los 5 años: 1966: -; 1967: -; 1968: -.

Población inmigrante. En 1981 cuenta con un total de 71 inmigrantes llegados:

Antes/en 1950 Entre 1951-1960 Entre 1961-1970 Desp. de 1970
5 v.
11 h.
1 v.
4 h.
3v.
1 h.
24 v.
22 h.

(Ref. "Movimientos Migratorios").
Altitud: 444 m.
Distancia desde la capital del municipio a San Sebastián: 89 kms. Distancia a la cabeza del partido judicial: 23 kms. Este municipio tiene estación de ferrocarril. A través de dos ramales llega a tener contacto con la carretera comarcal Bergara-Vitoria por la que empalma con las dos localidades más cercanas a ella: Eskoriatza y Gamboa.
L. L. Bonaparte, en 1863, la clasificó en el euskera vizcaino y, dentro del mismo, en el subdialecto de Guipúzcoa y variedad de Salinas. En el primer tercio del s. XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 44-60). En la actualidad (1970) el número de vascófonos asciende a 260 personas, representando al 70 por 100 de su población agrupada y a la totalidad de la diseminada (P. de Y.: «Los D. y V.», sep. «B. R. S. V. A. P.», 1973, p. 21). Según el censo de 1981 hay los siguientes hablantes («E. y E»): Erdaldunes: 44. Euskaldunes: Alfabetizados: 64; Algo alfabetizados: 60; No alfabetizados: 15. Casi euskaldunes: Alfabetizados: 4; No alfabetizados: 7; Pasivos: 6.
Durante los siglos XVI-XVIII tuvo renombrados ferrones. En tiempos de Gorosábel la generalidad de los habitantes de esta villa se dedicaba a la agricultura, cuyas cosechas de cereales eran escasas. Tenía bastante castaña y ganado vacuno, ovejuno y de cerda. Otra parte de sus vecinos se empleaba en la fabricación de la sal común y su conducción a los pueblos inmediatos. Según el censo agrario de 1962, en este ayuntamiento hay 63 explotaciones agrícolas, 14 de menos de 0,1 has. , 11 de 0,1 a 1 has. , 12 de 1 a 5 has. , 19 de 5 a 20 has., 5 de 20 a 100 has., 2 de 100 y más has. El régimen de tenencia es el siguiente: Propiedad: 1.428; Arrendamiento: 47; Aparcería: 23. Presupuesto municipal (en millones). 1964: 0,4; 1965: 0,4; 1966: 0,5; 1967: 0,5; 1968: 0,5; 1969: 0,5. Patrimonio municipal (en millones). Activo: Inmuebles urbanos: 2,0; Inmuebles rústicos: 0,6; Artístico-histórico: -; Vehículos y semovientes: -; Mobiliario: 0,1. Pasivo: Cargas y empréstitos: -; Aumento en el ejercicio: -; Amortización en el ejercicio: -. Desde el punto de vista comercial, Salinas de Léniz pertenece al área comercial de Vitoria. Censo industrial (1975). Hay una empresa dedicada a la construcción. En 1981 no posee industrias (Ref. ESICAE, 1983, E. Jaurlaritza).
El total de población considerada activa en 1982 es de 66 v. y 12 mujeres. De éstos, 62 v. y 12 m. se hallan ocupados, 3 v. y 1 m. buscan empleo por primera vez y 1 v. y 1 m. han trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos es de 45 y de inactivas estadísticas 79 (Ref. AEV 1982).
La iglesia parroquial de San Miguel fue reconstruida en el siglo XVI. Se trata de un templo de planta rectangular provisto de capillas laterales. La torre pertenece al neoclásico, habiendo sido rehecha durante el siglo XIX según lo dispuesto por Ugartemendía. Con todo, las variaciones posteriores han sido muy importantes, fundamentalmente por lo que al interior se refiere, consecuencia de un incendio sufrido en 1954.

El aspecto más señalado de la localidad es, sin duda, la fisonomía de su trazado y la pervivencia de varios portales. Pese a las variaciones sufridas, con la pérdida de una parte del entramado urbano, es posible apreciar la fisonomía de la población en la época medieval. Los tres portales de sus entradas se realizarían en 1753, tras el presupuesto confeccionado por Francisco de Ibero, mientras que el de Abajo se construyó en 1769. Muy sencillos en su disposición, constan de un arco carpanel de piedra, disponiéndose como remate un ático de forma mixtilínea, mientras que como elementos ornamentales se utilizan jarrones, escudos de la localidad y hornacinas.

En la calle San Ignacio destacan las casas de Torrekua y Ostatua. La primera de ellas se ubica en el solar anteriormente ocupado por la fortaleza del Señor de Oñate, derribada en 1537. Juan Ochoa de Elejalde sería quien encargaría la nueva construcción, acometida en 1556. Se trata de un edificio cuadrilongo, provisto de planta baja y principal. El elemento más señalado es su portada, realización de carácter lógicamente renacentista, sencilla en su formulación, pero de gran corrección al mismo tiempo. El edificio citado en segundo lugar se construyó en 1766, dato éste que puede apreciarse en el dintel de su acceso principal.

La calle Santiago cuenta con algunos de los edificios más señalados de la población. Así, la llamada casa de Olabe, puesto que fue erigida por Baltasar García de Olabe, se realizó a principios del siglo XVI, momento al cual corresponde igualmente la casa Kapitangoa, que mantiene sus escudos en la fachada. Indianokua fue reedificado en el siglo XVIII. Además, el palacio de Garro es una realización del siglo XVII que presenta un escudo en su ángulo principal, entre el primer y el segundo piso.

La casa consistorial fue diseñada por el arquitecto neoclásico Justo Antonio de Olaguíbel -también se ha señalado la posible responsabilidad de Alexo de Miranda- en 1789. Es una realización sencilla, disponiéndose la planta baja y el primer piso como una especie de basamento pétreo sobre el cual se destacaría la última altura En Dorleta sobresale el santuario de Nuestra Señora allí existente, también conocido como Santa María del Castillo. En su estado actual es una realización del siglo XVII que mantiene algunos restos de la realización primitiva, correspondiente a la época medieva. Se halla provisto de un interesante retablo barroco, siendo necesario destacar la imagen gótica de la Virgen que allí se venera. Además, en este barrio quedan algunos restos de la fábrica de sal pertenecientes al siglo XIX. La ermita de Santa Columba es una modesta construcción. Además, en Goiherri sobresalen la ermita de San Martín de Zurtitza -ermita tardogótica erigida hacia 1500 que cuenta con planta rectangular e imágenes hispanoflamencas y renacentistas- y los caseríos Sarrikorta y Okendokua, mientras que en Olaun conviene citar los caseríos San Juan Zahar, Txabastegi, Dominaga y Olaun Erdikoa.

Bibliografía:
  • Aldabaldetrecu, Roque: Casas solares de Guipúzcoa, Donostia, Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1979, pp. 227-232.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: Arquitectos guipuzcoanos del siglo XVIII. Martín de Zaldúa, José de Lizardi, Sebastián de Lecuona, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988, pp. 52-56 y 79.
  • AAVV: Arquitectura neoclásica en el País Vasco = Arkitektura neoklasikoa Euskal Herrian, Bilbao, Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno Vasco, 241 pp.
  • Isasa, Pedro; Linazasoro, Iñaki: Gipuzkoako Udaletxeen Marrazkiak = Dibujos de las Casas Consistoriales de Gipuzkoa, Donostia, Kutxa, 1995, pp. 134-135.
  • Larumbe Martín, María: Justo Antonio de Olaguíbel. Arquitecto neoclásico, Vitoria, Diputación Foral de Alava, 1981, 127 pp.
  • Peña Santiago, Luis Pedro: Las ermitas de Guipúzcoa, Navarra, Txertoa, 1975, pp. 237-241.
  • Urteaga Artigas, María Mercedes: Guía histórico monumental de Gipuzkoa, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1992, pp. 205-208.
  • VVAA: Ars Lignea. Zurezko elizak Euskal Herrian = Las iglesias de madera en el País Vasco, Madrid, Electa, 1996, pp. 176 y 236.

  • Ignacio CENDOYA ECHÁNIZ
    Profesor de la U.P.V.-Euskal Herriko Unibertsitatea
    Canciones populares vascas: Aritz adarrean; Txiribogin andrea; Dringilin drangon; Nere maitea, maite polita; Biztuko balitzate; Bein yoan nintzan; Sai Juan, Sai Juan Dala; Libiru labiru; Asentsio-Eguna; Neure lagunak; Sai Juan bagilean; San Miliango elizeak; Urdai lardero. R. M. de A.: «C. P. V.», n. 9, 143, 165, 177, 209, 483, 539, 711, 822, 867, 889, 975, 990.
    Cuentos populares vascos: Legoia ta olagizonak; Ordi bat; Txerrenen adina; Escribaua ta errotaria; Kukuak nori jo. Ref. R. M.ª de A.: «E. Y.», II, pp. 81, 96, 123, 166, 188.
    Municipio, partido judicial de Bergara, Gipuzkoa.
    Villa, independiente, 12 fuegos. Tuvo desde 1548 para su gobierno ordenanzas municipales confirmadas por Carlos V. Según ellas, sus vecinos nombraban el día 1.° de enero de cada año un alcalde ordinario, dos regidores, un síndico procurador y los demás oficiales de justicia, cuyas atribuciones, dirigidas a la buena administración del pueblo, estaban designadas en las mismas. Después, con arreglo al auto acordado de 5 de mayo de 1766, se aumentaron dos diputados del común y un síndico personero. En el s. XIX su ayuntamiento se compuso de un alcalde, un teniente de alcalde y cuatro regidores.
    v. GABILONDO ARROYABE, Ciriaco; IZAGA, Juan Esteban; LAFUENTE, Pedro; MAZMELA, Domingo Ruiz de; OYANGUREN, Melchor de Sta. Inés; PASCAR, Martín López; ZUMARRAGA MURGUIA, Martín de.
    Existe una cofradía de hijosdalgo en la ermita de San Martín de Zurtitza. En 1929 dicha cofradía celebró fiestas centenarias con la cooperación de la Sociedad de Estudios Vascos/Eusko-Ikaskuntza.
    En el s. XIX tenía una escuela elemental de niños, dotada de los fondos públicos con 2.900 reales y otra incompleta de niñas con 1.100. Posee (1970- 1971 ) una unidad escolar nacional en la que se escolarizan 7 niñas y 6 niños.
    El nivel de instrucción de los mayores de diez años era según el censo de 1981 ("E. y E"): Analfabetos: 3; Sin estudios: 18; Primer grado: 101; Primer ciclo: 20; F. profesional: 16; Segundo ciclo: 2; Escuelas univ.: 0; Facultades/ETS: 1.

    Campo de trabajo. Campo de trabajo de tipo internacional para la reconstrucción, con 20 plazas. Funciona en tres turnos: 1.º turno del 1 al 15 de julio; 2.º turno del 16 al 31 de julio; 3.º turno del 1 al 15 de agosto. Todos ellos con jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 26 años.
    Frontón cubierto.
    Tiene título de noble y leal villa; y su escudo de armas consiste en un castillo con una caldera (dorla) en cada uno de sus ángulos superiores, que indican las fábricas de sal que hay en ella.
    Celebra fiestas patronales el 8 de setiembre, celebración de N. S. de Dorleta. San Millán, titular de la parroquia, no suele celebrarse.
    Nombres antiguos. Tres son los términos alusivos a este municipio: Leintz o Léniz, nombre del valle, gatzaga o «lugar de sal» y dorleta «lugar de dorlas». Dorla es el nombre que reciben los depósitos de sal, en este caso calderas de hierro a las que se aplicaba calor para que hicieran evaporar el agua. Gaztelueta es el alto sobre el que se hallaba el castillo. Una de las familias más antiguas del lugar se apellida Castillo.
    Restos prehistóricos en Urkitza, Troke, Jarindo y Goikobagaria. Se halló una moneda ibérica en las inmediaciones del manantial salino de Dorleta.
    Primeras citas. El origen de su población se halla en el manantial salino que brota al pie del actual santuario de Dorleta, que sucedió en el emplazamiento al castillo de la localidad. A mediados del s. X, reinando García Ramírez y Toda en Navarra, un tal García Oliveros donó al monasterio de Albelda y a su abad Dulquito 16 eras en las salinas de Geniz. Muchos historiadores, a partir de González Palencia, han identificado este Geniz con Léniz pero hoy en día se tiende a asimilarlo a Salinas de Pamplona (Neniz o Yaniz). Fuera de toda duda aparece Leintz en doc. de 1080 por el que Vela Aznar, Señor de Guipúzcoa, dona al monasterio riojano de San Millán un collazo: in villa de Leniz, ubi sal conficitur unam domum cum habitatore suo Mamea. Otro collazo fue donado siete años más tarde por Galindo Iñiguez, hijo del conde de Vizcaya Iñigo López, al mismo monasterio: "Bajo el nombre de Cristo Redentor nuestro. Yo don Galindo, hijo del Señor Iñigo Lopez, Conde por la gracia de Dios, me fue grato, por mi espontánea voluntad, y por el remedio de mi alma, consagrar mi cuerpo y alma al honor y la casa del bienaventurado confesor de Dios Emiliano, y allí presente a ti padre Abad Belasio, así como a los monjes que allí sirven contigo a Dios, e igualmente con el cuerpo entrego las posesiones pertenecientes a mí, en toda su integridad, a saber, casas, heredades, tierras y viñas, en cualquier lugar, tanto en Bizcaya como en Alava y Nájera, cuanto me pertenece, mueble e inmueble, por todos los siglos, para que sirva a San Millán..." "...en Garayo tres collazos o colonos. En Buruaga tres collazos. En Gestafe, uno. En Subijana y Burgueta cuatro collazos con Albéniz. Y en Salinas de Leniz un collazo..." (Biblioteca de Historia Vasca, por Segundo Ispizua).

    Obtención de fuero municipal (1331). Este pueblo perteneció, desde su origen, al valle de Léniz, razón por la que en los documentos antiguos se le conoció con el nombre de Salinas de Léniz. Se separó de este territorio a consecuencia de haber obtenido el título de villa de por sí, lo cual se verificó en virtud de privilegio expedido por el rey Alonso XI de Castilla en el año de 1331. Se le concedió por él el fuero de la villa de Mondragón, la exención de portazgos en todo el reino, menos en Toledo, Sevilla y Murcia, y otras libertades y franquezas. Se le otorgó así bien la exención del tributo llamado emienda en recompensa de las salinas del mismo pueblo, que tomó para sí: "Sepan cuantos esta carta vieren como nos don Enrique por la gracia de Dios rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, de Algarbe, de Algeciras e señor de Molina: por razón que el concejo de Salinas de Leniz enviaron mostrar ante los oidores de la nuestra audiencia por recabado cierto en como el dicho lugar de Salinas de Leniz, es poblado al fuero de Mondragón, que son poblados al fuero de Logroño, e que les fuera otorgado e dado el privilegio que fuesen quitos de portazgo en todos los lugares de los nuestros reinos, salvo en Toledo, en Sevilla e en Murcia, como lo son los de Mondragón... Otrosí enviaron mostrar en como por carta del dicho rey Don Alfonso nuestro padre, scripta en pergamino de cuero e sellada con sello de plomo que parescia que fuera dada a los del dicho lugar al tiempo que yi vinieron poblar que les otorgaba que aprovechasen de los nuestros montes de Guipúzcoa e de Leniz e de Alava... Sobre esto mandamos a Rui Dias de Rojas nuestro merino para toda Guipúzcoa... que guarde e ampare e defienda el dicho lugar de Salinas o a cada uno de ellos con estas franquezas e libertades... a cualquier o cualesquier que lo ansí no ficiere o contra ellos les pasase, pecharnos hían en pena mil maravedises,... esta moneda usual a los del dicho lugar o a quien su voz tuviere todos los daños e menoscabos que por ende rescibieren doblados... Leintz tuvo una zona de Guipúzcoa de tres leguas a la redonda de sus pozos como exclusiva para abastecer de sal, llegando el resto de la sal de los pozos de Gabiria, Navarra y Francia.

    Señorío de los Guevara. En 1370 Enrique II de Castilla otorgó la merced de la justicia civil y criminal alta y baja así como los derechos sobre las salinas de esta villa a su privado Beltrán de Guevara. Ciento veinte años duró esta sujeción durante la cual no fueron infrecuentes los pleitos de los habitantes con el señor y las tropelías cometidas por los banderizos.

    Incendio de 1371. Un enorme incendio se produjo dicho año devorando todas las casas, la iglesia y su archivo en el que se hallaba el documento original de su fuero.

    Exenciones en Vitoria. Esta villa tuvo ejecutoriada en contradictorio juicio la exención del derecho de portazgo por la introducción de sus mercaderías en la ciudad de Vitoria. Consta en efecto que en el año de 1381 unos judíos tenían arrendado el expresado derecho a Pedro González de Mendoza, mayordomo del rey, quienes quitaron algunas prendas a los vecinos de Salinas para cobro del mismo. De aquí se originó un pleito, cuyo resultado fue favorable a esta villa, pues ganó una real provisión mandando la devolución de las prendas sacadas. La ciudad de Vitoria tuvo iguales pretensiones en épocas posteriores; pero la villa de Salinas hizo prevalecer en los tribunales la ejecutoria precedentemente mencionada.

    En la Hermandad de Guipúzcoa. A fines del siglo XIV estaba agregada a la hermandad de esta provincia, aunque semejante unión debió ser temporal y no permanente. Consta en efecto que su procurador concurrió a la junta que varios pueblos celebraron en la villa de Tolosa en el año de 1391 para la defensa de sus libertades vulneradas. Es también indudable que asistió a las juntas generales celebradas en Guetaria el año de 1397, donde figura su representante Martín García de Zaldivia, así como a la que algunos pueblos celebraron en la villa de Mondragón el año inmediato con motivo de la contribución del pedido.

    Las salinas al realengo. Los Guevara perdieron sus derechos sobre las salinas en sentencia dictada en Alcalá en 1485. Los reyes la transmitieron a la villa mediando una renta anual de 6.000 mrs.

    Proteccionismo real. Por cédula librada por el rey D. Juan II en Córdoba a 3 de setiembre de 1446, tenía esta villa el privilegio de que no pudiese entrar en estos reinos, por mar ni por tierra, sal alguna; con lo cual se protegía la fabricación de ésta en la misma.

    Destrucción de la torre de Guevara. El año 1451 se alzó la Hermandad de Guipúzcoa, harta de los desafueros que cometían los banderizos, y con la ayuda de sus habitantes fue destruyendo torres y casas fuertes entre las cuales la de Salinas. Repuesto el de Guevara de la sorpresa puso sitio a Leintz, venció a sus habitantes y les impuso una pesada pena pecuniaria.

    En la Hermandad de Alava. Salinas debió salir de la Hermandad de Guipúzcoa con motivo del pleito suscitado con el señor de la casa de Guevara sobre el señorío de la misma villa. Por consecuencia de esto, se incorporó en Hermandad con la ciudad de Vitoria y provincia de Alava, a la cual pertenecía aquel caballero. Así es que de las ordenanzas de la Hermandad de Guipúzcoa del año de 1457 en sus capítulos 31, 32 y 33 se deduce que Salinas no pertenecía entonces a ella, ya que le consideran como pueblo de fuera del territorio guipuzcoano para los efectos expresados en los mismos. Sin embargo, el 18 de marzo de 1458 (Madrid) y 25 de setiembre (Ubeda), Enrique IV de Castilla mandó a la villa de Salinas de Léniz que se uniese a la Hermandad de Guipúzcoa (Ref. Cartulario Real de Enrique IV a la provincia de Guipúzcoa, SEV, 1983). Ordenó además a Salinas que diese todo favor y ayuda a la Hermandad, así para prender a los acotados y malhechores que se refugiaban en una cueva cerca de Oñate, como para cumplir las demás disposiciones concernientes al servicio de su magestad y bien de la misma provincia. Salinas no pudo cumplir estos mandatos del rey, a causa del pleito que tenía a la sazón con D. Iñigo de Guevara, conde de Oñate, según queda indicado; por lo que siguió en la Hermandad de Alava hasta que se determinó este negocio. El 31 de agosto de 1476 (Vitoria) Fernando el Católico, por medio de una Provisión real, se dirigió a todos los habitantes de sus territorios, entre los que se encontraba Salinas, ordenando que las provincias de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa entrasen a formar parte de la Hermandad General del reino, nacida a raíz de las Cortes de Madrigal (Ref. Cartulario Real a la provincia de Alava, SEV, 1983).

    Ultimo pleito contra los Guevaras. Los de la villa alegaron ahora que los derechos de los Guevara derivaban de una mera imposición de fuerza ya que se habían perdido al enajenarse los Guevaras las salinas. En 1489 se inicia el último pleito de los villanos contra el poder señorial. El 23 de marzo de 1493 consiguie ron por fin, por medio de una real ejecutoria, lo que perseguían los leiztarras. Representó al rey en la ceremonia Juan de Során. La villa compró la torre de los Guevara y la destruyó para borrar su memoria. Juan O. de Elexalde construyó sobre sus ruinas su palacio.

    Otra vez en la Hermandad de Guipúzcoa. Leintz, por sentencia de la real chancillería de Valladolid de 23 de marzo de 1492, se separó de la Hermandad de Vitoria y Alava con real licencia concedida en Valladolid a 13 de febrero de 1494. En su consecuencia volvió a unirse a la Hermandad guipuzcoana en las juntas generales celebradas en la villa de Tolosa a 26 de abril de 1496. Otorgóse para el efecto la competente escritura de concordia, cuyo texto se redujo a los capítulos siguientes: 1.° Que la villa de Salinas hubiese de poner de tres en tres años un alcalde de Hermandad de la provincia nombrado por sus vecinos concejantes. 2.° Que para los repartimientos foguerales de la provincia se le encabezase en once fuegos, sin perjuicio de la alteración que debiese hacerse en adelante en proporción al encabezamiento general de la provincia. 3.° Que la villa de Salinas enviase su procurador a las juntas provinciales; para estar en ellas, si quería, o retirarse con su licencia, con obligación de pasar por las determinaciones de la mayoría. 4.° Que la villa de Salinas hubiese de gozar de las mismas leyes, ordenanzas, privilegios y libertades que tenían las demás villas de la provincia. Desde que se otorgó esta escritura de concordia, la villa de Salinas ha sido sin ninguna interrupción uno de los pueblos de la Hermandad guipuzcoana; cuyas vicisitudes y suerte ha seguido bajo todas relaciones, así en lo favorable, como en lo contrario.

    Incendio de 1498. Consta que esta villa se quemó el año de 1498 por caso fortuito, y que la provincia le relevó de once fuegos por tiempo de diez años para los repartimientos.

    El gremio de Santa Columba. En 1533 se fundó una organización gremial, bajo la advocación de Santa Columba (ermita), entrando en ella todos los dueños de dorlas. Se dispusieron unas ordenanzas para la elaboración y venta de la sal, que nos muestran una producción válida para entonces, consistente en unas 6.000 fanegas de sal al año. Para elaborar tal cantidad (que, como vemos, no es excesivamente grande), consumían entre 5.500 y 6.000 cargas de leña en los montes comunales, en los que tanto salineros como ferrones tenían libre acceso y derecho de corte para sus respectivas industrias.

    Ordenanzas de "dorlas" de 1542. En 1542 el concejo dispuso unas Ordenanzas relativas a las dorlas, donde hacen una breve historia de las mismas, que nos aclara cómo fue el desarrollo de la posesión de las mismas, y otros pormenores: Decía la Ordenanza: "Por cuanto las dorlas en que se façe la sal es la cosa de más sustançia e de mayor caudal que hay en esta villa, e aquella ha sustentado a los más veçinos de ella; y porque hasta agora siempre las dorlas fueron repartidas en muchos veçinos, que de ellas se mantenían, que el que más no tenía media dorla. Agora, de poco tienpo a esta parte, algunos veçinos de la dicha villa, que son ricos e caudalosos, han adquirido e conprado de otros, que no son, e han apropiado algunos de ellos dorla entera, e algunos más de (esto), y querrán conprar e adquirir más cantidad. Y si esto pasase podría venir en tan gran daño de la república, que algunos conpraran una, dos e más dorlas, fasta apropiar las ocho dorlas que hay en esta villa en uno, e aquél sería el señor de los propios y de los montes conçegiles, y los otros serían sus renteros, (e) esto es cosa que no se ha sufrido de más de 300 años acá que se fundó la villa, ni se puede tolerar". Ordenaron que nadie pudiera tener más de una dorla, y si por herencia, donación u otra forma adquiriese más, debería venderla a otro vecino antes de un año, y no por más de 80.000 mrs. Si no lo hacía, no podría cortar leña para esa dorla de exceso en lo concegil.

    Las salinas en el siglo XVI. Según consigna R. M. Ayerbe (BRSVAP, 1981, 253-255). El 3 de noviembre de 1564 llegó a la villa de Salinas de Léniz el Señor García de Brizuela, administrador de las salinas de Castilla la Vieja, el cual presentó una cédula de Su Magestad (Madrid, 8 de octubre de 1564), siendo escribano Francisco Heraso. Por ella el rey le encomendaba visitar las salinas de Cabezón de la Sal (en Santander), Trezeño (cerca de Santander, que en 1849, fecha en que Madoz publicó su diccionario, poseía aún una fábrica de sal), Valmala (cerca de Belorado), las del conde de Nieba, Salinillas (de Buredón, en Alava) de D. Pero Vélez de Guevara, y Salinas de Léniz, tomando posesión de cada una de ellas. A continuación se desplazaron todos a cada una de las 8 casillas de hacer sal. De éstas eran sus dueños: 1) Herederos del lic. Pedro de Salinas. 2) Lic. Joan de Salinas 112. Herederos del cura Martín Abad de Velástegui 114, Pedro de Albiz 1/4. 3) Herederos de maese García de Olabe, Martín de Zumárraga (alcalde), Juan de Arbola (No se expresa la proporción de posesión, pero se dice que no hace sal por falta de agua). 4) Pedro Során 1/4, Andrés Martfnez del Castillo 114, mujer de Juan de Arriola 114, Domingo de Ariza y mujer 114. 5) Miguel de Gimtagarro 113, Prudencio de Garro y hermanos 113, Juan Ibáñez de Arriola 113. 6) Manuel Ochoa de Alexalde. 7) Juan Pérez de Esteibar y mujer. 8) Herederos de Juan Ortiz de la Torre 1/4, Andrés Martínez del Castillo 114, Martín de Albiz 114, Martín de Zumárraga (alcalde) 114. Hecho el interrogatorio, el Sr. Brizuela pidió que se eligieran tres personas para que de ellas él pudiera elegir una que se hiciera cargo de la administración de las salinas. Sólo se exigía que supieran escribir y leer, y no tener ningún interés personal en las salinas. Fueron nombrados Miguel de Leyba, Juan de Agiriano y Joan de Arriola, vecinos de dicha villa. Guerra Convención. Las tropas españolas que evacúan Vergara el 25 de noviembre de 1794, se ven obligadas a retirarse hasta Salinas, dado el fuerte empuje francés. Salinas en el s. XIX. Gorosábel la describe así: "El cuerpo de la villa se compone de tres calles pobladas de edificios bastante buenos en general, con sus portales de entrada en los extremos de ellas; lo que denota que antiguamente fué pueblo murado, y de ello hay algunos vestigios". En 1843 las salinas fueron adquiridas por una sociedad que las transformó en una fábrica de sal industrial denominada "Productos Léniz S.L.", hoy en día en estado de abandono.

    Guerra de 1936-1939. Tras el alzamiento militar de julio de 1936 Salinas permaneció en zona republicana hasta el 21 de septiembre del mismo año, en que, tras apoderarse del puerto de Arlabán, entraron en la villa los efectivos de la columna del coronel Alonso Vega, procedentes de Vitoria, para avanzar luego hacia Escoriaza.
    Elecciones en el siglo XIX.
    Elecciones generales del 1-II-1891.CANDIDATOPARTIDOVOTOSAnsaldoCoalición Liberal93[Ref. "La V. de G." del 3-II-1891].

    Elecciones generales del 5-III-1893.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSSánchez TocaIndependiente68AltubeCoalición Liberal17[Ref. "B.O.G." del 9-III-1893. Filiaciones en diversas publicaciones de la época].

    Elecciones generales del 12-IV-1896.CANDIDATOPARTIDOVOTOSSánchez TocaConservador65[Ref. "B.O.G." del 17-IV-1896. Filiación en "La Unión Vascongada" del 13-IV-1896].

    Elecciones generales del 27-III-1898.CANDIDATOPARTIDOSVOTOSGarcía OgaraCoalición Liberal30En blanco 1[Ref. "B.O.G." del 30-III-1898. Filiación en "El Fuerista" del 27-III-1898].

    Elecciones generales del 16-IV-1899.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSFernández FretConservador67García OgaraLiberal32[Ref. "B.O.G." del 19-IV-1899. Filiaciones en "La Unión Vascongada" del 17-IV-1899].
    Elecciones 1900-1923.
    Elecciones generales del 19-V-1901.CANDIDATOPARTIDOVOTOSGarcíaMaurista51[Ref. "B.O.G." del 29-IV-1903. Filiaciones en "La Constancia" del 26-IV-1903].

    Elecciones generales del 10-IX-1905.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSGarcíaLiga Foral79Julián Celaya 1Roque Ormaechea 1[Ref. "B.O.G." del 13-IX-1905. Filiaciones en "La V. de G." del 11-IX-1905].

    Elecciones generales del 21-IV-1907.CANDIDATOPARTIDOVOTOSGarcíaMaurista56[Ref. "B.O.G." del 24-IV-1907. Filiaciones en "La V. de G" del 22-IV-1907].

    Elecciones a diputados en Cortes del 8-III-1914.CANDIDATOVOTOSLuis Olaso Madaria63Gabriel M.ªIbarra de la Revilla30[Ref. "B.O.G.", marzo 1914].

    Elecciones generales del 9-IV-1916.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSRiveraLiberal44OrbeaConser. Maurista35[Ref. "B.O.G." del 12-IV-1916. Filiaciones en "La V. de G." del 10-IV-1916].

    Elecciones generales del 24-II-1918.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSEizaguirreP.N.V.44LequericaCiervista44[Ref. "B.O.G.", del 1-III-1918. Filiaciones en "La V. de G." del 25-II-1918].

    Elecciones generales del 1-VI-1919.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSEizaguirreP.N.V.58JuaristiTradicionalista21En blanco1[Ref."B.O.G.". del 6-VI-1919. Filiaciones en "El P.V." del 26-V-1919].

    Elecciones generales del 29-IV-1923.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSDuque de HernaniConservador39UrízarCandidato Popular25[Ref. "El P.V." del 1-V-1923].
    Elecciones de 1931. En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 resultaron elegidos en esta localidad seis concejales monárquicos. [Ref. "La Voz de Guipúzcoa", abril 1931].

    Elecciones generales del 28-VI-1931.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSLeizaolaNacionalista73PicaveaIndependiente72PildainCanónigo(Integrista)72UrquijoTradicionalista72UsabiagaDerechaRepublicana24AmilibiaUniónRepublicana24DeFranciscoSocialista23GárateAcciónNacionalista23CastroRepublicano1UrgoitiUnión Republicana1[Ref. "B.O.G." del 29-VI-1931. Filiaciones en "El Pueblo Vasco" del 30-VI-1931].
    Elecciones de 1933-1936.
    Sí al Estatuto Vasco. En el plebiscito del 5 de noviembre de 1933 para refrendar el Estatuto Vasco se obtuvo en esta localidad el siguiente resultado:N.ºde electoresFavorContra248185-[Ref. "La V. de G.", noviembre 1933].

    Elecciones a diputados en Cortes del 19-XI-1933.CANDIDATOSVOTOSMonzón84Irujo83Irazusta83Leizaola82Picavea81Urraca48Maeztu48Paguaga48Tellería48Bizcarrondo13Usabiaga13De Francisco12Echevarría12De la Torre12Gomendio6Alvarez5Angulo5[Ref. "La V. de G.", noviembre 1933].

    Elecciones a diputados en Cortes del 16-II-1936.CANDIDATOSVOTOSSr. Irujo90Sr. Lasarte70Sr. Picavea69Sr. Monzón66Sr. Irazusta66Sr. Paguaga55Sr. Oreja55Sr. Lojendio55Sr. Múgica54Sr. Amilibia22Sr. Apraiz22Sr. Ansó22Sr. Larrañaga22[Ref. "El Pueblo Vasco", febrero 1936].

    Elecciones a diputados en Cortes del 1-III-1936.CANDIDATOSVOTOSSr. Irujo140Sr. Irazusta140Sr. Lasarte140Sr. Picavea140Sr. Ansó21Sr. Apraiz21Sr. Amilibia21Sr. Larrañaga20 [Ref. "El Pueblo Vasco", marzo 1936].
    Las primeras votaciones del postfranquismo.
    Elecciones del 15-VI-1977. Tras haberse expresado en el referéndum de 1976 con 72 sí, 5 no, 7 votos en blanco y un 54,54% de votantes, en 1977 define así sus opciones:PNV70 (58,8%)PCE3 (2,5%)DIV11 (9,2%)DCV2 (1,6%)EE10 (8,4%)PSP1 80,8%)GU7 (5,8%)FDI0 (0,0%)ESB6 85,8%)AETG0(0,0%)PSOE5 (4,2%)ANV0 (0,0%)FUT4 (3,3%)Nulos y abst.: 139 (53,9%)El referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 dio el siguiente resultado sobre un censo de 188 electores:Votos:38Abst.:150 879,78%)Sí:12 (6,38%)No:23 (12,23%)Blanco:3Abs. y No:92,01%) Elecciones generales del 1-III-1979. (Censo electoral: 188).PNV65 (50,7%)EKA1 (0,78%)HB36 (28,12%)IR1 (0,78%)EE12 (9,37%)LKI1 80,78%)PSOE8 (6,25%)UFV1 (0,78%)UCD3 (2,34%)Abstenciones: 59 (31,38).[Ref. Ibermática. Norte S. A.].

    Elecciones municipales del 3 de abril de 1979.
    Con el objeto de hacerse cargo de las 5 concejalías de este ayuntamiento se presentaron dos candidaturas: PTE y PNV. Resultaron elegidos, sobre un censo de 258 electores, los concejales del PNV: Jesús Fernández, Pedro Elcorobarrutia, Edurne Alonso, Jesús Beitia y Cruz Azcoaga. Alcalde: Jesús Fernández de Arroyabe, del PNV.

    Resultado del referéndum estatutario del 25-X-I979. Sobre un censo electoral de 184 electores resultan:Votos:114 861,95%)Abst.:70 (32,04%) Sí:112(98,24%)No:2 (1,08%)Blanco:0Nulo:0

    Primeras elecciones para el Parlamento Vasco: 9-III-1980 (Censo electoral : 189).PNV66 852,38%PSE3 82,38%)HB44 (34,92%)PCE2 81,58%)EE10 (7,93%)LKI1 (0,79%)Abstenciones: 63 (33,33%)

    Elecciones Generales del 28 de octubre de 1982 (159 electores).PNV75EE4HB45CDS2PSOE8AP/UCD1

    Elecciones municipales del 8 de mayo de 1983.
    Concejales: Independientes: José M.ª Idígoras, Javier Elcorobarrutia, Ana Esnal, Iñaki Bengoa y Joaquín Beitia. Resultó elegido alcalde el primero.
    Parroquia dedicada a San Millán, arciprestazgo de Mondragón, obispado de San Sebastián. Ermitas de Sta. Cruz, Sta. María del Castillo, San Antonio, Sta. Coloma, Sta. Engracia, San Juan Bautista de Iñurrieta, San Juan Evangelista, San Martín de Zurtitza, Santiago, San Sebastián y Sta. Marina. En el s. XIX se hallaba servida por cuatro beneficiados, dos de ración entera, y los otros dos de media. La elección del que de ellos había de ejercer las funciones de cura párroco se hacía por el obispo de la diócesis. Con arreglo al plan beneficial establecido en el año de 1587, las vacantes de los beneficios debían proveerse por los mismos beneficiados existentes en hijos nacidos y bautizados en la propia villa. Hubo una ermita denominada Santa Cruz, que estuvo en lo alto de Arlabán junto al camino real, con la particularidad de que las aguas de una vertiente del tejado iban al mar océano Cantábrico, y las de la otra al Mediterráneo. Así lo testifica Esteban de Garibay en el libro XV, capítulo X de su Compendio historial de España, y lo confirma la tradición.