Partis politiques

Euzko alderdi jeltzalea - Partido Nacionalista Vasco

Partido político fundado oficialmente el 31 de julio de 1895 por Sabino de Arana-Goiri. El desarrollo de esta organización dará lugar a un amplio movimiento político social y cultural. Su origen inmediato habría que buscarlo en la reacción política que sigue al final del proceso de abolición foral que había culminado con la Ley del 21 de julio de 1876. Si bien Sabino Arana y algunos de sus primeros seguidores proceden ideológicamente del carlismo derrotado, en el naciente partido se integran otras corrientes, desde integristas a liberal-fueristas.

Todos los autores coinciden en señalar que el punto de partida del PNV hay que buscarlo en el discurso que, el 3 de junio de 1893, pronunció Arana- Goiri en el caserío Larrazabal de Begoña-Bilbao ante más de una docena de amigos. Previamente, ya había mantenido algunas reuniones con los euskalerriakos (liberal fueristas) que lidera Ramón de la Sota y Llano. Semanas más tarde, publica el discurso en forma de folleto del que se hace una tirada única de 25 ejemplares, adoptando como lema "laungoikua eta Lagi-Zarra" (Dios y Ley Vieja).

Sólo cinco días más tarde, aparece el número 1 de "Bizkaitarra", periódico del que Sabino de Arana fue el fundador, propietario, director y, prácticamente, el único redactor del mismo. En su primer número se declara "un bizkaino anti-carlista, anti-integrista, anti-euskalerriaco, anti fusionista y anti-republicano, en una palabra anti-liberal y anti-español". La primera manifestación pública de los nacionalistas tiene lugar el 16 de agosto de 1893 en Gernika, la que posteriormente será conocida como la "sanrrocada". Mientras se homenajeaba al Orfeón Pamplonés, celebrarían un acto fuerista, con la intervención de Ramón de la Sota. A principio de 1894, los hermanos Arana-Goiri viajan a Navarra para participar en la protesta navarra contra la ley de presupuestos del ministro de Hacienda, Gamazo.

Allí entran en contacto con los "euskaros", movimiento político-cultural que encabezan Arturo Campión e Iturralde y Suit. Tras el intento fallido de crear una sociedad que llevaría el nombre de "Laurak bat", el 14 de julio de 1894, se fundaba oficialmente la primera sociedad nacionalista, el "Euzkeldun Batzokiya", presidido por Sabino de Arana Goiri que cuenta con 94 socios fundores. En su balcón se iza, por primera vez, la ikurriña (bandera) bicrucífera diseñada por los hermanos Sabino y Luis Arana. La Asamblea aprueba el reglamento provisional que había sido redactado en 1890 y que, de hecho, sería la base de la organización del Partido Nacionalista durante más de ochenta años. A partir del Batzoki, el nacionalismo se extiende a otros lugares de Vizcaya. El día 26 de abril de 1895, se elige la nueva Junta Directiva del Euzkeldun Batzokiya y se aprueba su reglamento definitivo. El día 31 de julio se crea sin publicidad en Bilbao el Bizkai Buru Batzar (BBB). Esta fecha se considera como la fundacional del PNV.

KSS

El 10 de agosto de 1895 Sabino de Arana es condenado por un artículo periodístico. En éste y en otros juicios, es defendido por un antiguo condiscípulo y profesor de la Universidad de Deusto, Daniel de Irujo. Cinco días más tarde, toman posesión los siete miembros del BBB, presidido por Sabino. Los días 12 y 13 de septiembre de 1895, se desencadena la primera persecución contra el nacionalismo vasco: se suspende la actividad del "Euzkeldun Batzokiya", procesamiento de Arana a quien se prorroga su condena (ya se encontraba preso), multas a los miembros de la citada sociedad y, posteriormente, el 24 de septiembre, suspensión del periódico, por un artículo de Engracio de Aranzadi "Kiskitza", titulado La invasión maketa de Gipuzkoa.

El 2 de mayo de 1897 aparece el semanario "Baserritarra" cuyo primer director fue Teófilo Guiard siendo sustituido poco después por el propio Sabino de Arana. El 7 de mayo se fundaba el Batzoki Bermeotarra y, tras la disolución del Euzkeldun Batzokiya, el 22 de octubre, se constituye la Asociación Nacional Euzkeriana de Bizkaia (Bizkai Batzara). En la primavera de 1898 se produce un hecho que marcará la historia posterior del PNV: los euskalerriacos de Sota, escindidos de la Sociedad Euskalerria, ingresan en el PNV. El 6 de mayo de ese año, sale el último número del semanario integrista donostiarra "El Fuerista", que se aproxima mucho al nacionalismo. Como señala Idoia Estornés (1979), "acrecido con los integristas de 'El Fuerista' y con los liberales de 'Euskalerria', en 1898 el nacionalismo consigue un acta de diputado provincial de Bizkaia y cinco concejales en Bilbao (1899).

Nace la corriente estatutista del PNV y, con ella, la oportunidad de hacer 'política posible', dentro de la línea del último Arana-Goiri". El 4 de junio de 1899, aparece el primer diario nacionalista "El Correo Vasco" que apenas duró unos meses. En las elecciones municipales que se celebran el 14 de mayo, los nacionalistas obtienen cinco concejales en Bilbao, otros cinco en Bermeo -alcanzando la mayoría-, así como en Mundaka y Arteaga. Las presiones del todopoderoso Víctor Chávarri hacen que, el 12 de septiembre, el Gobierno Silvela dicte un decreto "contra los separatistas", desatándose la segunda persecución general contra los nacionalistas vascos.

La represión supone la suspensión de "El Correo Vasco" y la clausura y prohibición de actividades del Centro Vasco, Batzoki bermeotarra, Sociedad Alkartasuna de Baracaldo y Orfeón Euskeria. La represión se va alternando con algunos éxitos electorales de este partido, especialmente en Vizcaya. Arana-Goiri entra y sale de prisión con asiduidad. En 1902, encontrándose en la cárcel de Larrinaga, piensa en crear una nueva organización, la "Liga de Vascos Españolistas". Sin embargo, su muerte, acaecida el 25 de noviembre de 1903, impidió la puesta en marcha del proyecto. Su sucesor al frente del partido, Angel de Zabala Ozamiz-Tremoya, contrario a la "evolución", mantendrá, no sin dificultades, la línea fundacional.

KSS

Entre 1904 y 1915, la corriente de los nacionalistas burgueses -en especial los sotistas- va ganando influencia dentro del Partido, lo que lleva incluso a la depuración de los sabinianos expulsión de Luis de Arana-Goiri y los primitivos nacionalistas en 1915-, remarcándose la opción autonomista. En las elecciones municipales de noviembre de 1905, los nacionalistas vieron confirmada su implantación en Bilbao, obteniendo seis puestos sobre doce. El 8 de mayo de 1906 aparece el semanario "Aberri", dirigido por Santiago de Meabe que cuenta con el respaldo de Zabala. Este periódico trataba de frenar la influencia de "Euskalduna", el órgano sotista.

El 8 de diciembre de 1906, se produce una Asamblea en el Centro Vasco de Bilbao en la que Angel de Zabala es sustituido al frente del partido por una diputación de cinco miembros. Se aprueba un nuevo programa en cuya elaboración participan dos de los principales teóricos del partido en los años siguientes: Engracio de Aranzadi "Kiskitza" y Luis de Eleizalde. Los sotistas, encabezados por Eduardo de Landeta, se enfrentan a esta decisión. El 8 de junio de 1908 la candidatura oficial, respaldada por "Aberri" resultó derrotada, eligiéndose un consejo presidido por Ramón de la Sota y Llano. A continuación se produjo la protesta de los "sabinianos" y la renuncia de los "sotistas", con elección de otro consejo, éste por aclamación, con Luis de Arana Goiri como presidente.

El equilibrio ideológico se había restablecido con formulaciones de "Kiskitza", que volvía a la indeterminación de Sabino de Arana sobre el significado del regreso a "la situación anterior a 1839", pero con no menos clara determinación contra el regionalismo. El período 1908-1911 es fundamental en la historia del Partido. Durante el mismo se establecen las bases para el asentamiento de la organización nacionalista, que se perpetuará hasta nuestros días. El 18 de octubre de 1908, la Asamblea General reunida en Elgoibar aprueba la organización y manifiesto de EAJ-PNV. Esta Asamblea fue precedida de la elección de los consejeros regionales guipuzcoanos y vizcaínos. El 20 de abril de 1908, cuarenta juntas municipales guipuzcoanas elegían en Zumarraga el "Gipuzko Buru Batzar".

Por su parte, treinta y siete juntas vizcaínas elegían en Begoña el "Bizkai Buru Batzar". El 3 de diciembre de 1911, se celebra una nueva Asamblea General del Partido. Dos semanas más tarde, se eligen los Consejos regionales del País Vasco-peninsular: Araba Buro Batzar, Bizkai Buru Batzar, Gipuzko Buru Batzar y Napar Buru Batzar, federados en un organismo central, el Euzkadi Buru Batzar. En esa fecha, pues, se concreta la organización definitiva del Partido Nacionalista Vasco. En 1911, los nacionalistas son fuertes en la Diputación de Vizcaya y en algunos municipios.

Continúan con sus labores de proselitismo mediante una acción de masas centrada en los aspectos culturales. Grandes concentraciones folklóricas se celebran ese año en Gernika, Durango, Zamudio, Balmaseda y Amorebieta. Al iniciarse en 1914 la guerra europea, la mayoría del PNV con su órgano "Euzkadi", es aliadófila colocándose en el campo "progresista" dentro de las opciones que se hicieron en el Estado español. Una minoría germanófila desapareció prontamente. En 1918, los nacionalistas envían a Madrid, por primera vez, diputados y senadores propios. Continúan aceptando la legalidad vigente, pero con una política propia.

KSS

El desarrollo del movimiento nacionalista experimentó, en 1915, una difícil crisis, debido a las iniciativas de Luis de Arana, que ocupaba la presidencia del BBB e incidentalmente del EBB, que había intentado forzar la línea del diario Euzkadi y, en las elecciones, había sacrificado un candidato nacionalista en favor de otro ministerial. Los enfrentamientos desembocaron en la expulsión de Luis de Arana y un grupo de seguidores que recrean el "Euzkeldun Batzokiya" que fundara Sabino. En la Asamblea celebrada en Donostia en abril de 1916, se aprobó una nueva organización. En ésta se ratificó entonces la sustitución del término "Partido" por el de "Comunión", que se consideraba más adecuada. Es en esta situación cuando surge la figura de Elías de Gallastegui, vinculado a la Juventud Vasca de Bilbao (fundada en 1904). Son los años dorados de la Gran Guerra, cuando la burguesía bilbaína se enriquece y la Comunión Nacionalista hace su irrupción victoriosa en la vida electoral española.

Es en esos años, cuando, desde las Diputaciones Vascas, se inicia un proyecto de Estatuto de Autonomía "dentro de la unidad de la nación española". A partir de ese momento, se inicia una pugna entre una línea posibilista o autonomista, marcada desde las páginas del diario "Euzkadi", y otra, independentista, liderada por la Juventud Vasca de Bilbao y el semanario "Aberri". La pugna llega a su momento álgido en el verano de 1921. Los independentistas son expulsados o abandonan la organización para refundar poco después el Partido Nacionalista Vasco. Gallastegui, convertido ya en el líder más caracterizado de este partido, impulsará una serie de organizaciones, como el "Emakume Abertzale Batza" (organización de mujeres) o el "Euzko Mendigoizale Batza" (federación de montañeros), de gran importancia en el período republicano.

KSS

El año 1922 fue de constante enfrentamiento entre los dos partidos nacionalistas, Comunión y PNV. En febrero, el PNV obtenía en Bilbao 9 concejales frente a 4 de Comunión, aun cuando la distribución general de fuerzas era favorable a esta última. Por otro lado, el PNV va a lograr atraer hacia sus filas a antiguos dirigentes nacionalistas como Luis de Arana-Goiri o Angel de Zabala. En mayo de l923, "Aberri", órgano del PNV, se convertía en diario. Una de sus últimas iniciativas será la de "Triple Alianza" con nacionalistas gallegos y catalanes. El 18 de septiembre de 1923 se constituía un directorio militar presidido por el general Primo de Rivera. Tres días más tarde, se publica un real decreto por el cual quedaban sometidos a los tribunales castrenses "los delitos contra la seguridad y unidad de la patria, y cuanto tienda a disgregarda, restarle fortaleza y rebajar su concepto". La Dictadura, en sus primeros días, ordenó la suspensión del diario "Aberri". No así "Euzkadi" que se seguirá publicando sin sus secciones en euskera. El PNV pasó a la clandestinidad y algunos de sus dirigentes tendrían que exiliarse. La Comunión tomó el acuerdo de retirarse de la vida pública.

KSS

Cuando se produce la caída de la Dictadura de Primo de Rivera, la división nacionalista es el principal problema de aquel movimiento. La Juventud y el diario «Euzkadi» inician una campaña en favor de la reunificación. Se crea una comisión que, en abril de 1930, había llegado a un principio de acuerdo. El 16 de noviembre de 1930 se celebró en un cine de Bergara la Asamblea Nacional de Unificación, que recuperará el primitivo nombre de Partido Nacionalista Vasco. Sin embargo, no se logrará la unanimidad. Un sector, que había visto cómo no se discutía una de las ponencias para aquella Asamblea, abandona el partido. Va a nacer Acción Nacionalista Vasca, agrupación progresista, que basará su estrategia en la aconfesionalidad y la búsqueda de una solución al "problema vasco" mediante la alianza con las fuerzas izquierdistas españolas. El 13 de abril de 1931 se proclamaba la República en Eibar.

Un día más tarde, ocurría lo propio en todo el Estado. El período republicano va a ser para el PNV difícil e intenso, al mismo tiempo. Su no-participación en la conspiración republicana -Pacto de San Sebastián- va a marcar sin duda acontecimientos posteriores. Sus objetivos fundamentales en esta etapa, van a ser la derogación de las leyes abolitorias de los Fueros de 1839 y 1876 y la obtención de un estatuto de autonomía. La proclamación de la República determinó un cambio decisivo en las posiciones de los partidos nacionalistas. El PNV siendo como era el partido más influyente, se arrogó la dirección del movimiento a favor del Estatuto, y se benefició del prestigio consiguiente de esta empresa. Sin duda, el gran tropiezo del PNV en la primera etapa republicana fue el de adoptar una estricta línea confesional en un régimen laico.

Recordemos, por ejemplo, que el 14 de abril, el Gipuzko Buru Batzar convocaba a los nacionalistas para que los guipuzcoanos se sumasen a sus filas en defensa de la religión. De esta forma, en junio de 1931 se constituía una alianza de carlistas, nacionalistas e independientes que, en las elecciones a Cortes, obtuvo los escaños atribuidos a la mayoría, dando origen a la Minoría Vasco-Navarra, que excepcionalmente se identifica por el origen de sus diputados, en vez de hacerlo por su filiación política. La alianza funcionó en cuanto a mantener los derechos y privilegios de la Iglesia, pero quedó rota en Pamplona a la hora de votar el anteproyecto de Estatuto, circunstancia que explica el cambio de postura del PNV (la adopción de la preconizada por ANV en 1930-1931) y su alineamiento con la legalidad republicana en 1936. Resultados electorales del PNV en Navarra durante la II República.

En las elecciones a Cortes de junio de 1931 presentaron candidatura conjunta en Navarra los nacionalistas, los conservadores y los tradicionalistas, formando la coalición Católico-Fuerista. De la misma salió elegido por Navarra el nacionalista José Antonio Aguirre y Lekube. Esta coalición se llamó en el Congreso Minoría Vasco Navarra y se rompió al no llegar a un acuerdo nacionalistas con tradicionalistas en la cuestión del Estatuto. Las elecciones generales de 1933 y 1936 suponen un fracaso para los nacionalistas navarros, que no consiguen ningún Diputado. En esos dos comicios el navarro Manuel de Irujo fue elegido Diputado a Cortes por Guipúzcoa. En las municipales de 1933, los nacionalistas navarros sólo consiguen mayoría de votos en 9 municipios de escasa población.

El PNV conoce en este período una expansión sin precedentes. Por otro lado, para adaptarse a las nuevas circunstancias, y en previsión del establecimiento del régimen autonómico, el PNV llevó a cabo una modificación de sus Estatutos, que tenía la virtualidad de anticipar un posible modelo constitucional para Euskadi. La evolución del PNV se hace más evidente año y medio después de la proclamación de la República. En agosto de 1932, el fracaso de la "Sanjurjada" va a contribuir a la resolución de las vacilaciones de este partido. Para algunos historiadores, esta evolución se inicia poco antes, a partir del primer "Aberri Eguna" (Día de la Patria), notándose cierta distensión, al menos en lo que se refería a las relaciones entre el nacionalismo y la República. En el verano de 1934, se produce una importante aproximación entre nacionalistas y socialistas (tendencia Prieto).

Cuando Marraco, ministro de Hacienda, empujado por fuertes presiones, impone los impuestos municipales de protección al vino, todo el municipalismo vasco se revuelve contra él por estimar que había sido violado el Concierto Económico. La asamblea de alcaldes de Zumarraga, presidida por Indalecio Prieto, fue impulsada por el PNV. Sin embargo, cuando una semana después José Antonio Aguirre -alcalde de Getxo y diputado a Cortes y una de las figuras más características de este período- recibe proposiciones de ampliar la unidad a otros asuntos y crear unos comités con los partidos de izquierda, retrocedió ante esa eventualidad. Probablemente, se trataba de no destacarse demasiado en el conflicto izquierdas-Gobierno, que se avecinaba a ojos vista. Durante todo el año 35, el PNV se fue distanciando aún más de las derechas. Por su parte, Aguirre creía que "el Estatuto Vasco tendrá más dificultades cuanto más se acentúe el auge derechista y tendrá más facilidades a medida que decrezca, aumentando el de la izquierda". Sin embargo, él y los suyos se consideraban "solos entre dos bloques".

KSS

En las elecciones de febrero de 1936, se producía el triunfo del Frente Popular y la consiguiente derrota de las derechas que habían gobernado durante el bienio anterior. El Frente Popular que, en Euskadi, tiene la incrustación de Acción Nacionalista Vasca, se había comprometido a aprobar el Estatuto de Autonomía. Indalecio Prieto, presidente de la ponencia, integra en la misma a José Antonio de Aguirre, rectificando así la política de enfrentamientos que había marcado el primer bienio republicano. El sector autonomista del PNV, por su parte, no ignoraba ya, tras la experiencia de 1934-35, que sólo en una España democrática podría producirse la autonomía de Euskadi.

Cuando comienzan las vacaciones parlamentarias de 1936, la ponencia tenía muy adelantados sus trabajos. Sin embargo, la guerra dará un giro radical a la cuestión. El 17 de julio de 1936, el EBB del PNV se reunía en San Sebastián con los diputados a Cortes. Ese día no se tomó ninguna decisión ante la situación derivada de la sublevación militar. Algunos estaban dispuestos a abogar por la neutralidad en el conflicto. Otros, como los diputados Irujo o Lasarte, eran partidarios de apoyar sin reservas al Gobierno legal. Por su parte, el sindicato ELA-STV se posiciona, desde el primer momento, "al lado del pueblo".

El día 18, conocido el alcance de la sublevación, una parte del EBB -navarros y alaveses se encontraban en zona sublevada- hacía público un comunicado apoyando sin reservas al Gobierno legal, lo que daría lugar a reacciones contrarias por parte de algunos sectores significativos del partido. Por si esto fuera poco, en el seno del PNV existía una cierta sicosis de "segunda vuelta", es decir, de que si la izquierda ganaba la contienda, ellos serían el próximo objetivo. Entresijos de una decisión. Ante la nota de los diputados nacionalistas Lasarte e Irujo dada a la publicidad por la radio de San Sebastián en la que se condenaba el alzamiento militar iniciado en Africa, el "Euzkadi-Buru-Batzar", reunido en San Sebastián, acordó "una especie de desautorización" de la postura de los diputados, que habría de ser publicada al día siguiente en el diario "El Día".

Por los disturbios suscitados en San Sebastián la nota del Consejo Supremo del PNV no llegó a ver la luz y el mismo Consejo, tras su regreso a Bilbao, debido a la difícil situación en que una postura ambigua le colocaba ante las fuerzas más extremistas del Frente Popular, acordó dar publicidad a una nota oficial a través de Unión Radio de Bilbao y del diario "Euzkadi" de 21 de julio. La nota decía: "Ante los acontecimientos que se desarrollan en el Estado Español y que tan directa y dolorosa repercusión pudieran alcanzar sobre Euzkadi y sus destinos, el Partido Nacionalista declara -salvando todo aquello a que le obliga su ideología, que hoy ratifica solemnemente-que, planteada la lucha entre la ciudadanía y el fascismo, entre la República y la Monarquía, sus principios le llevan indudablemente a caer del lado de la ciudadanía y de la República en consonancia con el régimen demócrata y republicano que fue privativo de nuestro pueblo en sus siglos de libertad".

Mientras varios representantes del PNV se integran en las Juntas de Defensa de Gipuzkoa y Bizkaia, comienzan a organizarse las milicias nacionalistas, a pesar de no contar con el armamento necesario. En este punto, hay que señalar un hecho relevante: en agosto de 1936, en Loyola, se firma un acuerdo de Bloque Nacional Vasco, formado por PNV, ANV, Euzko Mendigoizale Batza-organización escindida del PNV en 1933-, ELA-STV y Euzko Nekazarien Bazkuna. Su presidente será el diputado Manuel de Irujo y Ollo que será sustituido más tarde por Miguel José Garmendia. El hecho tiene, además, importancia debido a que ANV formaba parte del Frente Popular. Asimismo, hay que destacar que serán los nacionalistas -integrados en el Euzko Gudarostea- los que más hombres y bajas aportarán al esfuerzo bélico.

Por fin, el 1 de octubre de 1936, se aprobaba el Estatuto de Autonomía. A raíz de este acontecimiento, se producirán dos hechos fundamentales. Por un lado, Manuel de Irujo ingresa en el Gobierno de la República en calidad de ministro. Por otro, se forma el primer Gobierno en el que el PNV cuenta, además del presidente, José Antonio de Aguirre, con tres consejeros: Jesús María de Leizaola (Cultura y Justicia), Eliodoro de la Torre (Hacienda) y Telesforo de Monzón (Gobernación). En mayo se inicia un proceso de crisis. Los nacionalistas creen que el Gobierno central -que no envía la aviación de la que tanto alardea en su propaganda- ha abandonado a los vascos. El Euzkadi Buru Batzar va a pedir a sus consejeros en el Gobierno Vasco y a Manuel de Irujo que presenten su dimisión irrevocable.

La caída de Bilbao (19 de junio de 1937) interrumpe ese proceso. La dirección nacionalista comienza a buscar una solución que ponga fin a la guerra, e inicia negociaciones con los italianos aliados de Franco. Es lo que luego se conocería como "pacto de Santoña", al que se sumarán todas las organizaciones del Bloque de Loyola, la CNT y unidades del Ejército regular. A Asturias, último capítulo de la guerra en el norte peninsular sólo llegarán dos batallones incompletos, lo que significa que la mayor parte de las unidades de la izquierda ya se habían entregado en Bizkaia y Santander.

KSS

Debido a la inconcreción del Pacto de Santoña la mayor parte de la dirección del PNV (Euzkadi Buru Batzar) queda presa. Muy pronto comienzan los juicios sumarísimos y los fusilamientos, entre éstos, el de Florencio Markiegi, «burukide» (dirigente) guipuzcoano, y Ramón Azkue, jefe del Euzko Gudarostea. Pero, el PNV mantendrá su actividad. Se organiza un EBB en el exterior, presidido por Doroteo de Ciaurriz -que era presidente desde 1935-, en el que se integran miembros de los concejos regionales -especialmente, del Bizkai Buru Batzar y Gipuzko Buru Batzar-. En Barcelona, vuelve a aparecer el diario "Euzkadi", dirigido por el alavés José Luis de la Lonbana. Asimismo, en Francia, se crean organismos específicos de ayuda a los refugiados, caso de "Euzko Anaitasuna".

Por otro lado, ante la descomposición del régimen republicano, el PNV propondrá un reforzamiento del carácter nacional del Gobierno Vasco, introduciendo modificaciones en la Declaración Ministerial de Gernika del 7 de octubre de 1936. Asimismo, decidía mantenerse al margen de las disputas que enfrentaban a las diferentes facciones republicanas. Este proceso se interrumpe con la invasión nazi. Ante este hecho, y para mantener su actividad, tres miembros del EBB -Luis Arredondo, Antonio Gamarra y Elías Etxeberría- se trasladan a Londres, manteniendo así la dirección nacionalista, especialmente entre el exilio americano. Allí, dicho Consejo Nacional contará con un delegado, José María de Izaurieta, antiguo miembro del Bizkai Buru Batzar.

KSS

La primera organización clandestina del PNV conocida como Red Alava, se organiza desde el exterior. En un principio, su principal misión era la de poner a salvo la documentación que los dirigentes nacionalistas guardaban en las cárceles en las que se encontraban prisioneros. Más tarde, se dedicarán a recoger informaciones militares, primero, para la República y, más tarde, para los Aliados. En 1938, se produce un hecho fundamental. El EBB exiliado decide que la máxima autoridad será la del interior.

Es, en ese momento, cuando surge el liderazgo indiscutible de Juan Ajuriaguerra, un joven ingeniero que presidía el Bizkai Buru Batzar al comenzar la guerra. Ajuriaguerra, además, había tomado dos decisiones trascendentales en aquellos días: la participación en la guerra y, luego, el acuerdo con los italianos. Ese año, la "Red Alava" se constituía en EBB, que será desarticulado por la policía en 1940 y su presidente, Luis de Alava y Sautu (pariente de Ajuriaguerra), fusilado. A partir de aquel momento, la dirección del PNV clandestino pasará a manos de los miembros del EBB capturados en Santoña y que, entre 1940 y 1943, habían sido puestos en libertad.

KSS

Desde 1938, el PNV había decidido mantenerse al margen de cualquier disputa que enfrentase al campo anti-franquista. Para ello, su estrategia política durante la década siguiente, se basará en, por un lado, reforzar el carácter nacional vasco del Gobierno autónomo en el exilio, y, por otro, fomentar plataformas específicamente vascas. Por ello, se opondrá, sucesivamente, a integrarse en organismos como la Junta Española de Liberación, la Unión Nacional o la Alianza Nacional de Fuerzas Democráticas. La única excepción la constituiría la Asociación Democrática de Navarra -que, de hecho, es un apéndice de la ANFD- en la que está representada por el presidente del Napar Buru Batzar, José de Aguerre.

Frente a esto, Ajuriaguerra comienza a negociar en la cárcel de Burgos las "Bases para la formación de un Bloque Nacional Vasco", que con algunas modificaciones, serán ratificadas en la Declaración de Baiona de 1945 que, a su vez, darán pie a la reorganización del Gobierno Vasco. Tras una serie de intentos de pactar con los monárquicos -apoyando aquí las tesis de Indalecio Prieto y fracasados éstos, el PNV decide mantener una estrategia autónoma, aunque con acuerdos puntuales, potenciando su vocación europeísta y democristiana. Hay que recordar que el PNV es uno de los fundadores de la Democracia Cristiana europea. Todo ello se sintetiza en la Declaración del Euzkadi Buru Batzar de 1949.

En ésta se consagra la autodeterminación "como la única fuente jurídica del status político vasco". Se superaba, por un lado, el historicismo mitologizante del primer aranismo, y por otro, la reivindicación básica del nacionalismo desde la Asamblea de Elgoibar de 1906, cifrada en la "vuelta a la situación anterior a 1839". Como ocurriera en 1947, los grupos de la Resistencia Vasca organizan una huelga general que, en 1951, por primera vez afecta a las cuatro regiones de Euskadi peninsular. A raíz de la represión que sigue a este movimiento, algunos de los dirigentes más caracterizados del partido -y, por primera vez desde 1937, Juan de Ajuriaguerra- tienen que salir para el exilio.

Pero, al mismo tiempo, surgen diferencias serias ante la estrategia llevada hasta entonces, sobre todo en lo referente a la colaboración con el Gobierno de Estados Unidos (mantenida por Aguirre desde 1942). Ese año, asimismo, fallece el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Doroteo de Ciaurnz. Por otro lado, a raíz de las diferencias mencionadas, Juan de Ajuriaguerra abandona temporalmente el partido y se va a trabajar a Lyon, siendo Jesús de Solaun -miembro del BBB y del EBB desde 1935- quien llene provisionalmente ese hueco.

KSS

Dos años más tarde, reincorporado de nuevo a la dirección, Ajuriaguerra inicia la reconstrucción del Partido en el interior. Por primera vez, en los niveles dirigentes, participan personas jóvenes que, por su edad, no habían hecho la guerra. En mayo de 1955, tras una amplia redada de la policía política franquista, son detenidos entre otros Mikel Isasi, Josu Arenaza, Patxi Amézaga y Luis María Retolaza. Pero, para entonces, un grupo de jóvenes ha creado Ekin, embrión de la futura ETA. Será Julen Madariaga el encargado de informar sobre su existencia al partido. En ese período, el PNV inicia una política de reconstrucción nacional sobre "las bases de reconciliación y concordia, que supongan la generosa liquidación de la guerra civil".

Desde el punto de vista de dirección política, como ha quedado dicho, Juan de Ajuriaguerra se convierte en el máximo dirigente. Luis María Retolaza, que había participado en la dirección de EIA (Euzko Ikasle Batza), es el enlace entre Ajuriaguerra y la juventud. En 1956, Euzko Gaztedi está implantada en Gipuzkoa y Bizkaia. En los primeros 60, lo estará en Navarra. En el nacimiento de ETA hallamos antiguos militantes del PNV, aunque no puede decirse que el nacimiento de esta organización sea producto de una escisión de dicho partido. Como "respuesta" al nacimiento de ETA, Euzko Gaztedi intensifica sus acciones, lo que dará lugar a la represión.

Son detenidos casi treinta militantes y algunos, caso de Peru Ajuria, deberán exiliarse. Por otro lado, el PNV rompe con la estrategia de acción autónoma, firmando, en 1957, el Pacto de París con algunas organizaciones antifranquistas. El 21 de junio de 1961 se integra en la Unión de Fuerzas Democráticas, participando, un año más tarde, en el Congreso ("Contubernio") de Munich. El 22 de marzo de 1960 fallece en París José Antonio Aguirre, primer presidente de los vascos, que será sustituido por Jesús María de Leizaola. Con tal motivo, el EBB hace su segunda declaración de la postguerra. El 29 de marzo de 1964 se convoca el Aberri Eguna en Gernika.

Para la dirección nacionalista es una auténtica prueba de fuego. Se trata de recuperar la iniciativa. La víspera los jóvenes montañeros -siguiendo la tradición foral- encienden hogueras en los montes. Varios miles de personas se concentran en la villa foral; otros, siguiendo la consigna rebelde lo hacen en Hendaya. Al año siguiente, la concentración se celebra en Bergara. Asimismo la dirección del PNV institucionaliza el "Gudari Eguna". En 1966, al final de este período, el EBB hace pública una nueva declaración, en la que se recogen algunos puntos fundamentales de las de 1949 y 1960. El apartado más novedoso de la Declaración de 1966 es el referente a la integración de nativos e inmigrantes. En el Aberri Eguna de dicho año el PNV convoca a Vitoria mientras los jóvenes de izquierda y/o radicales acuden a Irún.

KSS

Para el mundo nacionalista, 1970 está marcado por el «juicio de Burgos» contra un grupo de militantes de ETA. El PNV atraviesa momentos difíciles. En agosto de este año, militantes de este partido se reúnen en el convento de Larrea (Amorebieta) para exigir renovación. Los veteranos dirigentes de Santoña desaparecen del EBB. Y llegan los hombres de la postguerra: Retolaza, Inchausti, Saratxaga, Isasi, Joseba Leizaola o Xabier Arzalluz, bajo el liderazgo de Ajuriaguerra. En junio de 1971, representantes del PNV participan en las conversaciones para formar un Frente Nacional Vasco, del que pronto se retiran.

En la memoria de muchos estaba presente el "pacto de San Sebastián" que había traído la República y no consideraban oportuno marginarse de otras fuerzas anti- franquistas. Por el contrario, tratarán de reforzar el papel del Gobierno Vasco, integrándose, luego, en la Plataforma Democrática. A raíz de la muerte de Franco, el EBB hacía pública una nota en la que se declaraba partidario de la ruptura, mostrando su desconfianza ante cualquier proceso evolucionista del Régimen. Quizá por ello, decretaría, un año más tarde, la abstención ante el referéndum de la reforma política.

El 15 de noviembre de 1976, aparecía el primer número de "Euzkadi", como órgano de expresión del PNV tras 39 años de clandestinidad y exilio periodístico. Está dirigido por un periodista nacido en el exilio venezolano, Iñaki Anasagasti. Su aparición coincide con el inicio de la afiliación y de los debates de las ponencias que deberán ser presentadas a la Asamblea Nacional. En este sentido, "Euzkadi" pretendía "dar argumentos y formación a los afiliados y militantes del Partido". En aquellos momentos, el PNV se definía como "partido vasco, demócrata, popular y de masas". En la segunda quincena de marzo de 1977, se produce un hecho histórico.

Por primera vez desde 1935, se elegían en asamblea los Consejos Regionales, los apoderados y los tribunales de garantías de las cuatro regiones de la Vasconia peninsular. Serán estos organismos los que organicen la Asamblea Nacional que deberá organizar la nueva etapa que se adivina. Esta se celebró en Pamplona el 25 de marzo de 1977 -la anterior se había celebrado en Tolosa en 1933-. La Mesa de la Asamblea estuvo presidida por Carlos Garaikoetxea y formada por Pello Irujo (Nafarroa), Pedro Arrizabalaga (Araba), Txomin Saratxaga (Bizkaia) y Jesús María Alkain (Gipuzkoa). En esta Asamblea, el PNV recupera el gran principio rector de la política nacionalista desde 1906 (Asamblea de Elgoibar): la reintegración foral entendida como vuelta a la situación anterior a 1839. Pero, en este caso, se hacía compatible con el ejercicio del derecho a la autodeterminación.

KSS

La muerte de Franco en noviembre de 1975 marcó el inicio de una nueva etapa política de transición desde una dictadura a un régimen democrático. Los partidos políticos tuvieron que poner en marcha sus procesos de reorganización y EAJ-PNV lo hizo en su Asamblea Nacional reunida en Pamplona en marzo de 1977. Tras la elección de los consejos regionales, el 1 de abril se constituyó el nuevo Euzkadi Buru Batzar (EBB) con Carlos Garaikoetxea como presidente. En esta asamblea, EAJ-PNV actualizó, modificó y revisó aspectos de su ideología y organización. Decidió mantener el lema sabiniano JEL (Jaungoikoa eta Lege Zaharra), siguió apostando por una estructura confederal que respetara las peculiaridades de cada una de las regiones vascas y el EBB siguió estando formado por tres miembros de cada territorio con independencia del número de afiliados.

No obstante, y a diferencia del programa de 1930, en esta asamblea de Pamplona, EAJ-PNV adoptó una definición más cultural de la nación vasca utilizando términos como identidad étnica, cultural y de voluntad común y se declaró partido aconfesional y democrático, cuya finalidad era la formación de un Estado vasco autónomo, solidario con los demás pueblos del Estado español y en el marco de una Europa de los pueblos. La Asamblea de Pamplona marcó el inicio de una nueva etapa para EAJ-PNV que estuvo caracterizada por la rápida expansión del partido, sobre todo en Bizkaia, donde en 1979 contaba ya con unos 19.300 afiliados.

Las elecciones generales del 15 de junio de 1977, las primeras celebradas desde la República, fueron claves para dilucidar la presencia y el peso específico de cada fuerza política y por tanto, hubo diversas reuniones entre los partidos para acordar y diseñar estrategias y candidaturas. Así, EAJ-PNV estuvo presente en las conversaciones de Txiberta aunque al final decidió presentarse en solitario al Congreso, excepto en Navarra que se presentó junto a Acción Nacionalista Vasca-Eusko Abertzale Ekintza (ANV-EAE) y Eusko Sozialista Biltzarrea (ESB) formando parte de la coalición Unión Autonomista de Navarra. Para el Senado, se presentó en los cuatro territorios junto al Partido Socialista de Euskadi-Partido Socialista Obrero Español (PSE-PSOE), y Euskadiko Sozialistak Elkartze Indarra (ESEI), formando parte de la coalición denominada Frente Autonómico. El fracaso de las conversaciones de Txiberta y las estrategias políticas y electorales de cada partido hicieron patente la imposibilidad de constituir un frente o unidad nacionalista y consumaron un distanciamiento definitivo entre EAJ-PNV y ETA, que a partir de este momento seguirán estrategias y caminos separados (los partidos articulados en torno a ETA-m no se presentaron a las elecciones).

Los resultados de estas primeras elecciones confirmaron en Vasconia a EAJ-PNV, PSE-PSOE, y Unión de Centro Democrático (UCD) como partidos mayoritarios y EAJ-PNV fue el partido más votado en los tres territorios de la actual Comunidad Autónoma Vasca (CAV). El Frente Autonómico obtuvo la mayoría en los tres territorios y fue minoría en Navarra, aunque salió elegido Manuel Irujo como senador. Tras las elecciones y la constitución de la Asamblea de Parlamentarios Vascos en Gernika, se abrió el periodo denominado de preautonomía que culminó en enero de 1978 con la constitución del Consejo General Vasco, integrado por Álava-Araba, Gipuzkoa y Bizkaia.

El tema de Navarra se convirtió en el escollo principal en estas negociaciones aunque a finales de diciembre de 1977, UCD, PSE-PSOE y EAJ-PNV se comprometieron a incluir en la futura Constitución una disposición transitoria que recogiese los requisitos para la incorporación de Navarra a la autonomía vasca. El Consejo General Vasco estuvo formado por cinco consejeros de EAJ-PNV (Carlos Santamaría, Andoni Monforte, Mikel Isasi, Juan María Ollora y Juan Ajuriaguerra, este último sin cartera), cinco del PSE-PSOE (Juan Iglesias, José Antonio Maturana, José María Benegas, José Antonio Aguiriano y Ramón Rubial), tres de UCD (Pedro Morales Moya, Jesús María Viana y Juan Echevarría Gangoiti, este último sin cartera), uno de Euskadiko Ezkerra (EE) (Juan María Bandrés) y un independiente (Juan Manuel López de Juan Abad). El candidato socialista Ramón Rubial fue elegido presidente, no sin problemas, frente a Juan Ajuriaguerra, candidato propuesto por EAJ-PNV A pesar de la creación del Consejo General Vasco, EAJ-PNV mantuvo el gobierno vasco en el exilio con el lehendakari Leizaola a la cabeza, que no regresó del mismo hasta diciembre de 1979, tras la aprobación del Estatuto de Autonomía.

Tras las elecciones de junio de 1977 y la creación del Consejo General Vasco, el protagonismo fue del proceso constitucional. Tras las elecciones se nombró una Comisión constitucional integrada por 36 miembros entre los que estaba el diputado de EAJ-PNV Xabier Arzalluz. No obstante, la ponencia encargada de redactar el anteproyecto de Constitución estuvo integrada por siete miembros y dejó fuera a los partidos con menor representación en las Cortes, incluyendo a los nacionalistas vascos. En mayo de 1978 se inició la discusión del texto y EAJ-PNV presentó 101 enmiendas por considerar que el anteproyecto se alejaba mucho de sus aspiraciones políticas. El caballo de batalla principal fue la disposición adicional primera, el tratamiento a las autonomías y el tema de los derechos históricos. La diferencia fundamental entre el texto propuesto por EAJ-PNV y el consensuado por los otros partidos estaba en considerar los derechos históricos como algo anterior a la Constitución (EAJ-PNV) o como una concesión de ésta. En junio la Comisión constitucional rechazó la enmienda de EAJ-PNV y propuso a votación la consensuada. El EBB ordenó a Arzalluz que no apoyara la enmienda pero éste votó a favor porque UCD amenazó con retirar el texto consensuado si EAJ-PNV no votaba a favor y ello supondría la desaparición de toda referencia a los derechos históricos en la Constitución. Arzalluz desobedeció a la disciplina del partido y puso su cargo a la disposición del mismo.

Los debates en el pleno del Congreso no fueron más fáciles. EAJ-PNV no estaba satisfecho con la redacción de la disposición adicional primera y en este contexto el PSOE propuso cambiar la frase en el marco de la Constitución por una más genérica que aludiera al ordenamiento jurídico y que precisara que el Estatuto sería la norma institucional básica, según lo establecido en (...) esta Constitución. EAJ-PNV y UCD se mostraron dispuestos a aceptar esta fórmula. Además, UCD se mostró a favor de apoyar la enmienda de EAJ-PNV referente a la ampliación de las competencias autonómicas, si éste votaba en contra del derecho de autodeterminación propuesto por E.E. Efectivamente, en julio, el Congreso aprobó con los votos a favor de UCD la enmienda de EAJ-PNV de ampliación de competencias y EAJ-PNV retiró sus enmiendas a la disposición adicional y no votó a favor del derecho de autodeterminación. Sin embargo, cuando se puso en votación la enmienda consensuada previamente por el PSOE, EAJ-PNV y UCD sobre la disposición adicional, UCD se desligó y votó en contra, actitud que provocó el enfado de EAJ-PNV y su abandono del hemiciclo. Así, EAJ-PNV no estuvo presente cuando el Congreso aprobó el texto de la disposición adicional redactada por la Comisión constitucional o cuando se aprobó la enmienda presentada por el diputado de UCD Miguel Herrero de Miñón que derogaba las leyes abolitorias de los fueros de 1839 y 1876. El texto de la Constitución aprobado en el Congreso pasó a ser debatido en el Senado que aprobó con los votos en contra de EAJ-PNV y la abstención del PSOE, la fórmula del Congreso. Sólo quedaba el referéndum que se celebró el 6 de diciembre y para el que EAJ-PNV preconizó la abstención. En la actual CAV el 70% de los votantes apoyaron la Constitución pero la abstención superó la media del Estado y fue muy importante en Gipuzkoa y Bizkaia (en torno al 56% del censo).

Con la aprobación de la Constitución, se celebraron nuevas elecciones generales el 1 de marzo de 1979. EAJ-PNV se presentó en solitario en Álava-Araba, Gipuzkoa y Bizkaia y en la coalición denominada Nacionalistas Vascos junto al Partido del Trabajo (PTE), EE y Euskadiko Sozialistak Elkartze Indarra (ESEI) en Navarra. Esta vez, el voto nacionalista fue mayoritario en el País Vasco como consecuencia del éxito de Herri Batasuna (H.B.) que se presentó por primera vez. EAJ-PNV perdió unos 15.000 votos lo que llevó al partido a valorar y analizar lo ocurrido y a debatir sobre las estrategias a seguir. Los debates internos no estuvieron exentos de tensiones. No obstante, el 3 de abril se celebraron elecciones municipales y forales y en éstas, celebradas un mes más tarde que las generales, EAJ-PNV consiguió un importante éxito en los tres territorios, no así en Navarra, talón de Aquiles del partido. Los resultados permitieron a EAJ-PNV obtener las alcaldías de las tres capitales vascas y presidir las tres diputaciones. Tras las elecciones se constituyó en junio un nuevo Consejo General Vasco, presidido esta vez por el candidato de EAJ-PNV Carlos Garaikoetxea, quien compatibilizó excepcionalmente esta presidencia con la del EBB.

Las sucesivas convocatorias electorales retrasaron la discusión del proyecto de Estatuto, que ya había sido ratificado por la Asamblea de Parlamentarios Vascos de Gernika a finales de 1978. En julio de 1979 comenzó su discusión en las Cortes y aunque hubo temas complicados como el de los conciertos económicos para Gipuzkoa y Bizkaia, la televisión autonómica, la Seguridad Social, el orden público o la disposición adicional, la muchas veces mencionada buena sintonía personal entre Garaikoetxea y Suárez resolvió los escollos más difíciles y el 17 de julio el proyecto de Estatuto fue aprobado por la ponencia mixta. Tras ser aprobado por la Comisión constitucional y la Asamblea de Parlamentarios Vascos, el 25 de octubre se celebró el referéndum por el que el Estatuto de autonomía fue aprobado por la mayoría del electorado vasco. EAJ-PNV, PSE-PSOE, UCD, EE, ESEI y Partido Comunista de Euskadi (PCE) apoyaron el voto afirmativo mientras HB apostó por la abstención y Alianza Popular (AP) por el voto negativo. El Estatuto fue ratificado en el Congreso a finales de noviembre y tras ser ratificado en el Senado, recibió la sanción real.

ELA / 2006

Tras la aprobación del Estatuto de Autonomía, se celebraron las primeras elecciones al Parlamento Vasco en marzo de 1980, que consolidaron a EAJ-PNV como la primera fuerza política del País Vasco con el 38% de los votos emitidos. HB se situó como la segunda fuerza por delante del PSE-PSOE, seguidos por EE, UCD, AP y PCE Carlos Garaikoetxea fue elegido lehendakari al frente de un gobierno monocolor de EAJ-PNV

Los años que van de 1980 a 1985 fueron años de hegemonía de EAJ-PNV en el País Vasco ya que además del gobierno vasco en solitario, gobernó las tres diputaciones forales, los ayuntamientos de las tres capitales y la mayoría de los municipios. En las elecciones autonómicas de 1984 EAJ-PNV volvió a ganar con el 42% de los votos y Carlos Garaikoetxea volvió a ser reelegido lehendakari. Estos años coinciden con el inicio de un periodo de catorce años (1982-1996) de gobierno ininterrumpido del PSOE con Felipe González a la cabeza, en los que EAJ-PNV tuvo que negociar con este partido las transferencias para dotar de contenido real al Estatuto. La tarea no fue sencilla, sobre todo a raíz de la aprobación de la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA) consensuada tras el intento de golpe de Estado del 23-F de 1981, entre el PSOE y UCD para revisar a la baja el sistema autonómico previsto en la Constitución. No obstante, en mayo de 1981 se recuperaron los conciertos económicos de Bizkaia y Gipuzkoa, se creó la Ertzaintza, y pasaron a manos del gobierno vasco competencias importantes como la enseñanza, hacienda o sanidad.

Además de las negociaciones de las transferencias, estos primeros años de gobierno de EAJ-PNV en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) estuvieron caracterizados por tres grandes problemas: la violencia, tanto de ETA que no sólo no disminuyó sino que con la puesta en marcha de la autonomía se intensificó, llegando a cometer más de noventa asesinatos en 1980, como de la extrema derecha (Batallón Vasco Español) y los G.A.L.; Navarra, que con la Ley de Amejoramiento del Fuero aprobada en 1982 quedó estructurada como Comunidad Foral, diferenciada de la Comunidad Autónoma Vasca (EAJ-PNV votó en contra de la Ley de Amejoramiento tanto en el Parlamento Foral como en Madrid); y las tensiones internas del partido, que llegaron al extremo en 1986, año en el que se consumó la escisión y nació un nuevo partido denominado Eusko Alkartasuna (EA) fruto de las discrepancias que en el seno de EAJ-PNV tuvieron lugar por el modelo de país (centralidad versus foralidad, Ley de Territorios Históricos), por los desequilibrios territoriales (Bizkaia, Navarra), por el roce entre los cargos de partido y los institucionales, y el enfrentamiento personal de los dos líderes del partido del momento (Xabier Arzalluz, presidente del EBB y Carlos Garaikoetxea, lehendakari). Garaikoetxea lideró el nuevo partido y con él arrastró a la práctica totalidad de los afiliados de Navarra y a la mayoría de los guipuzcoanos. Aunque EA nació en septiembre de 1986, la crisis ya estaba planteada abiertamente en diciembre de 1984 cuando la Asamblea Nacional de EAJ-PNV celebrada en Artea, retiró la confianza a Garaikoetxea, éste presentó su dimisión como lehendakari y EAJ-PNV anunció como nuevo candidato a José Antonio Ardanza, antiguo alcalde de Arrasate y en ese momento diputado general de Gipuzkoa. El periodo que va desde finales de 1984 hasta la consumación de la escisión y el surgimiento de EA, estuvo caracterizado por la tensión, las descalificaciones y los insultos entre los dos sectores, además de la posterior guerra de los batzokis, con las consiguientes denuncias, sentencias judiciales e incluso agresiones físicas.

La escisión marcó sin duda el desarrollo del partido en los años posteriores. José Antonio Ardanza, elegido lehendakari en enero de 1985 gracias al pacto de legislatura acordado con el PSE-PSOE, disolvió el Parlamento en septiembre de 1986, tras la escisión, para convocar nuevas elecciones y acabar con una legislatura breve y caótica (el 24 de septiembre de 1986, once de los 32 parlamentarios de EAJ-PNV que se habían integrado en EA se pasaron al grupo mixto). Las elecciones se celebraron en noviembre de 1986 y aunque EAJ-PNV siguió siendo el partido más votado, perdió unos 180.000 votos con respecto a las autonómicas de 1984. Los votos perdidos por EAJ-PNV fueron a parar casi en su totalidad a EA Este panorama trajo la necesidad de gobiernos de coalición, protagonizados sobre todo por EAJ-PNV y el PSE-PSOE Así, en febrero de 1987 Ardanza fue elegido lehendakari y Ramón Jáuregui vicelehendakari. En las elecciones municipales y forales de 1987 también se notó la escisión. EAJ-PNV fue derrotado en Navarra por EA, perdió la Diputación Foral de Gipuzkoa y las alcaldías de Donostia-San Sebastián y Vitoria-Gasteiz que pasaron a manos de EA, y la Diputación de Álava-Araba que pasó a ser presidida por Fernando Buesa del PSE-PSOE EAJ-PNV se mantenía fuerte en Bizkaia. Además, en las elecciones al Parlamento europeo, EAJ-PNV no consiguió ningún parlamentario. No será hasta 1988-89 cuando EAJ-PNV vuelva a recuperarse, a incrementar su apoyo electoral y a comer cierto terreno a EA En las mismas fechas (enero de 1988), EAJ-PNV aprobó unos nuevos Estatutos, vigentes en la actualidad, que rompieron con la organización tradicional del partido desde su fundación ya que pasa a un sistema mixto de representación territorial y proporcional.

Además de la escisión, la segunda mitad de los años ochenta y primeros de la década de los noventa, estuvieron caracterizados por la buena sintonía entre EAJ-PNV y el PSE-PSOE (gobiernos de coalición), la moderación del discurso de EAJ-PNV (claramente estatutista, autogobierno y transferencias) y por el tema de la violencia. El 12 de enero de 1988 se firmó el Pacto de Ajuria Enea o el Acuerdo para la normalización y pacificación de Euskadi, liderado por el lehendakari Ardanza y firmado por EAJ-PNV, PSE-PSOE, EE, EA, AP y Centro Democrático y Social (CDS), en un contexto de atentados de ETA como los de Hipercor y la casa cuartel de Zaragoza (1987) y de alejamiento y falta de relaciones entre EAJ-PNV y HB Al mismo tiempo, entre 1987 y 1989 el gobierno socialista de Felipe González mantuvo conversaciones con ETA en Argel, cuyo fracaso trajo el endurecimiento de las acciones policiales y judiciales contra ETA por parte del gobierno, que contó con el apoyo de EAJ-PNV en temas tales como la dispersión de presos (1989).

En las elecciones autonómicas de 1990, EAJ-PNV consiguió cinco escaños más que en las anteriores y el PSE-PSOE perdió tres, por lo que EAJ-PNV pactó con EA y E.E. un gobierno tripartito nacionalista presidido por Ardanza en febrero de 1991. Este tripartito fue efímero, ya que tras las elecciones municipales y forales de junio de 1991, EAJ-PNV pactó con el PSE-PSOE para arrebatar a EA la Diputación Foral de Gipuzkoa y la alcaldía de Donostia-San Sebastián. EA salió del gobierno y entró el PSE-PSOE formando otro gobierno tripartito con EAJ-PNV, EE y PSE-PSOE liderado por Ardanza, quien en 1994 y tras unas nuevas elecciones autonómicas, que dejaron patente la pluralidad del mapa electoral y el descenso del PSE-PSOE en beneficio del Partido Popular (PP), lideró su última legislatura con un nuevo tripartito EAJ-PNV, PSE-PSOE y EA

Las elecciones generales de 1996 trajeron el triunfo del PP y terminaron con catorce años de gobierno ininterrumpido del PSOE Hasta 1998, las relaciones entre EAJ-PNV y el PP fueron buenas y ejemplo de fueron el apoyo de EAJ-PNV a la investidura de José María Aznar como presidente de gobierno, a cambio de contrapartidas en el desarrollo autonómico, y la imagen unitaria contra ETA tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en julio de 1997. No obstante, 1998 fue clave en el cambio de relaciones entre el PP y EAJ-PNV y en muchos aspectos políticos y sociales para el País Vasco. Mientras el PP, con la colaboración del PSOE, endureció su política hacia ETA y HB, con acciones policiales, política penitenciaria y acciones judiciales como el encarcelamiento de la Mesa Nacional de HB en diciembre de 1997 o el cierre cautelar del diario Egin en julio de 1998, EAJ-PNV firmó junto a HB, EA, Izquierda Unida (I.U.), ELA, LAB y otros movimientos sociales, el Pacto de Lizarra el 12 de septiembre de 1998, consumando su alejamiento del PP y del PSE-PSOE Este último abandonó el gobierno vasco en verano de 1998 tras denunciar públicamente que se estaba gestando un pacto nacionalista a sus espaldas. Días después de la firma del Pacto de Lizarra, ETA anunció una suspensión ilimitada de sus acciones armadas y comenzó así una tregua que duró catorce meses. En este contexto se celebraron las elecciones autonómicas de octubre de 1998, a las que EAJ-PNV presentó como candidato a Juan José Ibarretxe, antiguo alcalde de Llodio y vicepresidente del último gobierno de Ardanza. Las elecciones estuvieron marcadas por la ausencia de atentados pero por una campaña muy tensa y polarizada entre los partidarios y detractores del Pacto de Lizarra. EAJ-PNV fue el partido más votado con 21 escaños, aunque los partidos que más crecieron fueron el PP y HB, que se concurrió a las elecciones con el nombre de Euskal Herritarrok (EH). En diciembre de 1998 Ibarretxe fue elegido lehendakari de un gobierno EAJ-PNV, EA y apoyo de EH, hasta que en mayo de 1999, los tres firmaron un pacto de legislatura (EAJ-PNV, EA y EH) que duró hasta principios de 2000, cuando ETA retomó las armas y cometió sus primeros atentados como el perpetrado contra el dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta. Ante este atentado, el lehendakari rompió el pacto de legislatura con E.H. En este contexto de ruptura de la tregua, ruptura con E.H., y de tensión entre nacionalistas y constitucionalistas, el lehendakari presentó en enero de 2000 su proyecto político para Euskadi, base del llamado Plan Ibarretxe, apoyado por EAJ-PNV y que confirma lo que se ha denominado como giro soberanista de EAJ-PNV por proponer el derecho a la autodeterminación y hacer hincapié en conceptos como soberanía y territorialidad, frente a la autonomía, que se considera superada.

En marzo del mismo año 2000, las elecciones generales dieron paso a un segundo gobierno del PP, liderado por Aznar y con mayoría absoluta. Esta vez, EAJ-PNV votó en contra de la investidura y se inició una legislatura marcada por la tensión y enfrentamiento entre nacionalistas y constitucionalistas por una parte, y en el seno de los nacionalistas por otra (distanciamiento entre EAJ-PNV y EH en Udalbiltza o la retirada de EH del Parlamento vasco en septiembre de 2000, por ejemplo). Tras quedarse en minoría, Ibarretxe convocó nuevas elecciones autonómicas para mayo de 2001 cuyos resultados estuvieron caracterizados por la altísima participación y el triunfo de la coalición EAJ-PNV y EA, que sumó 33 parlamentarios. Ibarretxe formó un gobierno tripartito entre EAJ-PNV, EA e IU. Mientras, el PP y el PSOE firmaron el pacto antiterrorista en diciembre de 2000 y como consecuencia de éste, en junio de 2002 se aprobó la Ley Orgánica de Partidos Políticos, que permitía ilegalizar a los grupos que apoyaran a organizaciones terroristas. EAJ-PNV votó en contra de la nueva ley que impidió que Batasuna (nombre adoptado por la izquierda abertzale en junio de 2001) se pudiera presentar a las elecciones municipales y forales de mayo de 2003, con lo que perdió su presencia institucional a nivel local, quedándose sólo con parlamentarios hasta las siguientes elecciones.

En septiembre de 2003 el lehendakari, concretó su plan en el llamado Estatuto político de la Comunidad de Euskadi, que fue aprobado por el gobierno vasco el 25 de octubre de 2003 y que con la abstención de Batasuna, el trámite parlamentario del proyecto continuó en el Parlamento a lo largo de 2004. El PP emprendió una campaña mediática muy dura contra el plan del lehendakari e inició acciones legales contra el mismo. En marzo de 2004 el PSOE ganó las elecciones generales y José Luis Rodríguez Zapatero sustituyó a Aznar como presidente del gobierno. Esto coincidió con la renovación de la presidencia del EBB tras casi veinte años de dirección de Arzalluz, iniciada a finales de 2003 y que concluyó con la elección de Josu Jon Imaz en enero de 2004, tras vencer por un estrecho margen, a Joseba Egibar, candidato apoyado por Arzalluz.

El lehendakari, que prometió presentar su plan en la legislatura que comenzó en 2001, lo hizo en diciembre de 2004, quedando aprobado por mayoría absoluta en el Parlamento vasco gracias a los votos a favor de tres parlamentarios de Batasuna. Ibarretxe presentó el proyecto en el Congreso de los Diputados en febrero de 2005, donde fue rechazado. El lehendakari puso fin a la legislatura y convocó elecciones autonómicas en abril de 2005, a las que EAJ-PNV se presentó en coalición con EA La coalición perdió unos 140.000 votos con respecto a las anteriores elecciones. Batasuna como tal, ilegalizada, no pudo presentarse aunque Euskal Herrietako Alderdi Komunista (EHAK) asumió la representación de la izquierda abertzale, que obtuvo nueve escaños. Se producía un empate técnico a 33 escaños entre el bloque favorable al plan Ibarretxe (EAJ-PNV, EA, I.U. y Aralar) y el contrario (PP y PSE-PSOE). Los nueve escaños de EHAK tenían la llave de la gobernabilidad. En junio de 2005 Juan José Ibarretxe fue reelegido lehendakari gracias al apoyo prestado por dos parlamentarios de EHAK. En la práctica el plan Ibarretxe salió derrotado de las elecciones y ya en el discurso de investidura, Ibarretxe no habló del plan sino de la creación de una mesa de partidos con la presencia de todos, que resolviera el problema de la violencia y la cuestión nacional vasca. Esto coincide con el nuevo talante del gobierno socialista y su apuesta por el diálogo con ETA. En mayo de 2005 el Congreso de los Diputados aprobó una resolución que permitía al gobierno iniciar un proceso de diálogo con ETA si ésta abandona las armas. Todos los partidos, excepto el PP apoyó dicha iniciativa. En marzo de 2006 ETA declaró una tregua abriéndose un periodo denominado de proceso de paz.

ELA / 2006

a) Organos rectores.
La Organización Nacional de EAJ-PNV se estructura en órganos asamblearios (Asamblea Nacional y Asamblea General), ejecutiva (Euzkadi Buru Batzar) y órganos de disciplina, garantías y control (Tribunal Nacional de Justicia y Comisión Nacional de Garantías y Control):

Asamblea Nacional: Supremo órgano de dirección de EAJ-PNV y máximo órgano representativo de su afiliación. Se compone de unos 80 representantes con derecho a voto de las Organizaciones Regionales, de la Organización Iparralde y de las Organizaciones Extraterritoriales, así como, aunque únicamente con derecho a voz, de los miembros de los demás órganos nacionales del Partido, las ejecutivas regionales y una representación de los cargos públicos del Partido, entre otros.

Asamblea General: Es en el ámbito de sus competencias el máximo órgano de representación de los afiliados y de toma de decisiones. Se reúne en convocatoria ordinaria cada cuatro años al objeto de realizar balance de la actuación política, analizar la organización interna, aprobar los documentos ideológicos y programáticos del Partido y elegir al Presidente del Euskadi Buru Batzar.

Euzkadi Buru Batzar o Consejo Nacional: Organo ejecutivo nacional en el que reside la más alta autoridad, delegada por la Asamblea Nacional. El Euzkadi Buru Batzar está integrado por: 8 burukides elegidos directamente por la Asamblea Nacional de entre los candidatos propuestos por las Asambleas Regionales; Los Presidentes de los Consejos Regionales de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa y el Presidente del Euzkadi Buru Batzar, elegido en el marco de la Asamblea General.

En 1990 se constituyó el primer Ipar Buru Batzar del PNV, que engloba a los afiliados de Lapurdi, Behe-Nafarroa y Zuberoa.

Tribunal Nacional de Justicia: Máximo órgano judicial y disciplinario de EAJ-PNV integrado por 5 miembros elegidos por la Asamblea Nacional. Comisión Nacional de Garantías y Control: Organo al que corresponde velar por el funcionamiento democrático del Partido, el respeto a los derechos de los afiliados y el control de posibles actuaciones contrarias a los Estatutos y Reglamentos. Está integrado por 5 miembros elegidos por la Asamblea Nacional.

b) Estructuración nacional, regional y municipal.
EAJ-PNV se organiza como partido de tipo asambleario, facilitando la participación real de sus afiliados en la toma de decisiones y en el ejercicio de las funciones que le son propias como partido político. Garantiza en todo momento el respeto al ámbito competencial de toma de decisiones que corresponde a las organizaciones de nivel municipal y regional y estructura sus órganos internos desde el principio de separación de poderes o funciones, configurando sus ejecutivas como órganos de dirección colegiada. Por último, EAJ-PNV asume los principios de separación de cargos internos y externos, de no acumulación de poder y de no confusión entre la figura del que controla y la del que ha de ser controlado. La Organización Nacional de EAJ-PNV comprende a todos los afiliados, así como a todas las Organizaciones Municipales y Regionales del Partido. Forman parte, también, de la Organización Nacional, la Organización de Iparralde y las Organizaciones Extraterritoriales del Partido. Las Organizaciones Regionales de EAJ-PNV en Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa están integradas por las Organizaciones Municipales de sus respectivos territorios. Cada una de las Organizaciones Regionales se estructura, a su vez, en aplicación del principio de separación de poderes, en Asamblea Regional, Consejo Regional y Tribunal Regional. Las Organizaciones Municipales de EAJ-PNV se estructuran a su vez, para el ejercicio de sus competencias, en Asamblea Nacional, Junta Municipal y Juez o Tribunal Municipal.

c) Grupos específicos.
Euzko Gaztedi Indarra (EGI): organización que engloba a las juventudes.

ELA / 2006

  • Anasagasti, Iñaki; San Sebastian, Koldo: El PNV y la crisis de la República, en "Historia 16", octubre 1988, n.º 150, 39-48
  • Arana-Goiri, Sabino: Reglamento de Euzkeldun Batzokija, redactado en 1890, Edit. Egubantza, Bilbao 1935, 19 pp.; Obras completas, Edit. "Sabindiar- Batza", Buenos Aires 1965, 2.478 pp.
  • Aranzadi y Etxeberria, Engracio "Kizkitza": Ereintza. Siembra del Nacionalismo Vasco 1894-1912, Editorial Vasca, Zarautz 1935, 351 pp.
  • Corcuera Atlenza, Javier: Orígenes, ideología y organización del Nacionalismo Vasco (1876-1904), Siglo XXI de España, Madrid 1979, 610 pp.
  • Cueva, Justo de la.: La escisión del PNV, Txalaparta, Bilbao 1988, 480 pp.
  • Elorza, Antonio: Sobre los orígenes literarios del Nacionalismo, en "Saioak" (Revista de estudios vascos), 1978, n.º 2, 69-98; Ideologías del Nacionalismo Vasco, L. Haranburu, San Sebastián, 1978, 466 pp.
  • Estornes Zubizarreta, Idoia: Qué son los partidos abertzales, edit. el autor, San Sebastián 1977, 115 pp.; La construcción de una nacionalidad vasca. El Autonomismo de Eusko-Ikaskuntza (1918- 1931), "Cuadernos de Sección": Historia-Geografía n.º 14, Eusko Ikaskuntza, San Sebastián 1990, 728 pp.
  • Ferrer Muñoz, Manuel: Los frustados intentos de colaboración entre el Partido Nacionalista Vasco y la derecha navarra durante la Segunda República, en VV. AA.: "P. de V.", Anejo 10-1988: Primer Congreso General de Historia de Navarra. 5. Comunicaciones: Historia Contemporánea, 127- 138
  • García Casado, Sira; Abad Ruiz, Jesús M.ª.: Evolución ideológica del PNV (1913-1918), en "Cuadernos de Alzate", 1986, n.º 4, 81-87
  • García Veneno, Maximiano: Historia del Nacionalismo Vasco (1793-1936), Editora Nacional, Madrid 1945, 495 pp.
  • Granja Sainz, José Luis de la.: Nacionalismo y II República en el País Vasco, Siglo XXI de España, Madrid 1986, 687 pp.; El aranismo, ideología dominante del PNV en los años treinta: Acta de la Asamblea de Bergara, en VV. AA.: "Congreso de Historia de Euskal Herria", T. V, Txertoa, San Sebastián 1988, 459- 473
  • Gurruchaga, Ander: El código nacionalista vasco durante el franquismo, Edit. Anthropos, Barcelona 1985, 456 pp.
  • Ibarzabal, Eugenio: Koldo Mitxelena, Erein, San Sebastián 1977, 193 pp.; 50 años de nacionalismo vasco (1928-1978), Ediciones Vascas, Bilbao 1978, 392 pp.
  • Jiménez de Aberasturi, J. C.; López Adan, E.: Organizaciones, sindicatos y partidos políticos ante la transición: Euskadi 1976, Eusko Ikaskuntza, San Sebastián l989, 430 pp.
  • Larronde, Jean-Claude: El nacionalismo vasco, su origen y su ideología en la obra de Sabino Arana-Goiri, Txertoa editor, Pamplona 1977, 410 pp.
  • Linz, Juan J.: Conflicto en Euskadi, Espasa Calpe, Madrid 1986, 699 pp.
  • Martínez-Peñuela Virseda, Araceli: Implantación del PNV en Navarra (1910-1918), en VV. AA.: "Congreso de Historia de Euskal Herria", T. VII, Txertoa, San Sebastián 1988, 187-200
  • Meer, F. de.: Evolución de las razones del PNV en la guerra de España. Del informe Onaindia (23-X- 36) a la respuesta a la carta abierta del Cardenal Gomá (III-37), en VV. AA.: "Congreso de Historia de Euskal Herria", T. VII, Txertoa, San Sebastián 1988, 201-215
  • Muñoz Castro, Yolanda: La crisis del PNV:Historia de una escisión, en "Cuadernos de Alzate", 1987, n.º 6, 31- 46
  • Otaegi, Joxe A.: Partido Nacionalista Vasco eta euskal indarren batasuna, en "Jakin", 1977, n.º l, 117-122
  • Pablo, Santiago de.: La vida interna del PNV durante la Segunda República, en "Muga", 1988, n.º 64, 37; Actas de la Junta Municipal del PNV de Vitoria (1930-1936), en VV. AA.: "Historia Contemporánea", n.º 1: La Segunda República, UPV, 1988, 205-233
  • Partido Nacionalista Vasco. Apuntes para su historia, edita la Confederación de Entidades Vascas de América (CEVA), Buenos Aires 1977, 52 pp.
  • San Sebastián, Koldo: Historia del Partido Nacionalista Vasco, Txertoa, San Sebastián 1984; Memoria de un Pueblo en marcha. Noventa años de nacionalismo (1895-1985), Ereintza, Bilbao 1985, 103 pp.; Jesús de Sarriá: Nacionalismo y heterodoxia, Ediciones Alderdi, Bilbao 1985, 117 pp.
  • Solozabal, Juan José: El primer nacionalismo vasco, Tucar Ediciones, Guadalajara, 1975, 374 pp.
  • Uriarte y Ormaeche, Javier de.: Partido Nacionalista Vasco (PNV/EAJ), en VV. AA.: "Politika Hiztegia 1" (UZEI), Elkar, San Sebastián 1980, 396-402
  • VV. AA.: Partido Nacionalista Vasco, en "Cuadernos de Sección": Historia-Geografía n.º 7: Protagonistas de la Historia vasca (1923-1950), Eusko Ikaskuntza, San Sebastián 1985, 17-39; El nacionalismo vasco entre dos dictaduras (1930-1937), Ediciones Alderdi, San Sebastián 1986, 179 pp.
  • Zabala Ozamiz-Tremoya, Angel "Kondaño": Primeros años del nacionalismo, Ediciones Alderdi, San Sebastián 1985, 123 pp.

KSS

Fuentes y Bibliografía

  • De Pablo, S.; Mess, L.: El péndulo patriótico: historia del Partido Nacionalista Vasco (1895-2005). Barcelona: Crítica, 2005.
  • Deia (1977-1980)
  • Diario Vasco (1976-1980)
  • Egin (1977-1980)
  • ELA / 2006