Villes

Tolosa

Villa y Municipio de Gipuzkoa. Antigua capital foral y centro neurálgico de la comarca que recibe el nombre de la villa, se encuentra situada en la zona centro-oriental del territorio histórico de Gipuzkoa en el curso medio del río Oria.

Tiene una superficie de 37,9 Km.², equivalente al 11,4% de la extensión comarcal. El municipio limita con Villabona, Irura, Anoeta, Hernialde, Alkiza, Albiztur, Ikaztegieta, Legorreta, Alegia, Altzo, Leaburu-Gaztelu e Ibarra. En las proximidades de Aralar, en el extremo oriental del territorio y junto a la muga navarra se encuentra el enclave de Bedaio, administrativamente perteneciente al municipio de Tolosa.

El término municipal está, administrativamente, dividido en 10 entidades de población:

  1. Aldaba
  2. Auzotxikia
  3. Bedaio
  4. Montezkue
  5. San Blas
  6. San Esteban
  7. Santa Luzi
  8. Tolosa
  9. Urkizu
  10. Usabal

En conjunto las entidades de Tolosa y San Blas suponen el 62,2% del total municipal.

AAA



Escudo: De gules, un castillo surmontado de una corona real.

AAA

Sus elementos estructurales quedan enmarcados en la parte guipuzcoana de la depresión intermedia. La zona de Tolosa está caracterizada por la presencia constante del Jurásico, Neocomiense y Aptense-Albense, que se presentan con diferencias sensibles con respecto al borde noroeste de las unidades hercinianas. Esta unidad tectónica de Tolosa comprende lo siguiente: el sinclinal del Monte Uzturre, el sinclinal del Monte Larte, un anticlinal intermedio, prácticamente erosionado hasta tocar el Keuper, así como la aureola permotriásica del borde occidental del macizo de Cinco Villas. [Ref. Memoria del Instituto Geológico y Minero de España: Estudio geológico de la provincia de Guipúzcoa, Madrid, 1971, pp. 44-45].

El municipio presenta un relieve accidentado, que ha imposibilidado el desarrollo urbano de la villa. El núcleo urbano de Tolosa se sitúa a 73 m.s.n.m., y en el extremo opuesto, en Bedaio, se superan los 1.000 metros. El entorno presenta altitudes considerables, superiores a 1.000 m., como Ernio y Erniozabal.

El río Oria baña el municipio atravesándolo de sur a norte y en dirección transversal. Se trata de uno de los principales ríos de Gipuzkoa, muy vinculado de siempre a la tradicional actividad industrial de la villa y cuyas aguas en varias ocasiones se han desbocado causando importantes inundaciones. Transcurre íntegramente por territorio guipuzcoano, desde su nacimiento en Aizkorri hasta su desembocadura en Orio, con una longitud de 65,9 km. y una superficie de 871 km.² Recoge numerosos afluentes que reafirman la importancia del Oria en la red fluvial guipuzcoana, algunos de ellos en el término municipal de Tolosa. En la margen derecha del río recibe al Araxes, proveniente de Navarra y el Berastegi o Zelai, proveniente del valle homónimo. Los arroyos y afluentes de la margen izquierda son menos caudalosos. La actividad industrial, sobre todo de las papeleras, hizo durante muchos años del Oria un río muy contaminado. En la actualidad la disminución de la actividad industrial y los planes de saneamiento de las instituciones hacen del Oria un río limpio donde se han introducido algunas especies piscícolas con vistas a su repoblación.

El clima de Tolosa se enmarca dentro de las características del clima oceánico con precipitaciones abundantes, superiores a los 1.500 mm., distribuidas a lo largo de todo el año y con máximos pluviométricos en otoño-invierno. Las temperaturas son moderadas, lográndose los máximos en los meses de julio y agosto. La oscilación térmica anual se sitúa en los 11º.

AAA

El municipio de Tolosa ha conocido un crecimiento continuado de sus efectivos desde principios de siglo hasta 1970, fecha a partir de la cual se produce un estancamiento demográfico consecuencia de una doble consideración. Por una parte el municipio se ve imposibilitado de crecer por cuestiones puramente topográficas, lo que repercute en el crecimiento de los municipios limítrofes y por otra por el cambio de la demografía guipuzcoana que se produce en la década de los ochenta. Su capitalidad comarcal le da un papel preponderante a todos los niveles: demográfico, económico, educativo, etc. En la actualidad censa al 40% de los habitantes de Tolosaldea. En el conjunto de la población, en 1991, hay más mujeres que hombres (9.439 y 8.703, respectivamente). Proporción que, aunque menos acusada que en Tolosa, se mantiene en el conjunto provincial. En 1996, la población de hecho arroja un total de 9.348 mujeres y 8.672 varones.

Evolución demográfica, desde 1800 hasta el Padrón Municipal de 1991
AñoPoblación
18004.165
19008.111
19109.747
192011.273
193012.487
194013.583
195014.971
196016.281
197018.766
197518.549
198118.894
198618.288
199118.142
200018.076

Como se aprecia en la reciente historia demográfica de la villa se deben resaltar tres momentos. El primero se sitúa en la segunda década, cuando Tolosa supera los 10.000 hab.; el segundo lo situamos entre 1950 y 1960, cuando la villa rebasa la barrera de los 15.000 residente y el tercero en 1981, cuando se alcanza el máximo histórico de población con 18.549 hab. A pesar de ello, en los setenta y ochenta la villa tiene un comportamiento muy irregular como consecuencia de los factores anteriormente mencionados (imposibilidad de desarrollo y cambio del modelo demográfico). Se puede señalar que, desde 1970, la villa permanece estancada demográficamente.

Como consecuencia del cambio demográfico experimentado, la natalidad y mortalidad de Tolosa ofrecen unos valores muy similares que imposibilitan un crecimiento vegetativo significativo. Si a ello añadimos que los saldos migratorios en el mejor de los casos tienden a equipararse, tendremos detalladas las causas del irregular comportamiento de la población de Tolosa. El número de nacimientos en el período 1985-1990 muestra una tendencia algo irregular, aunque dentro de unos valores limitados.

AñoNacimientos
1985128
1986155
1987164
1988157
1989125
1990143

En función de estos valores situaremos la TBN (tasa bruta de natalidad) en el período 1985-1990 en el 8,17 por mil, cifra similar a la del conjunto del territorio. La mortalidad se mantiene en un valor próximo a los 180 fallecidos/año, con las lógicas irregularidades de determinados años: en 1985 hay 197 fallecidos y dos años después 150, aunque siempre dentro de unos valores muy próximos a los del valor medio anual. En todos los años mueren más hombres que mujeres como consecuencia de la mayor esperanza de vida del sexo femenino.

AñoFallecidos
VaronesMujeres
198510592
19869687
19879060
19889377
198910382
19909087

La tasa bruta de mortalidad se sitúa en el 9,5 por mil, ligeramente superior a la media provincial, lo que se traduce en un descenso de población por motivos naturales, que añadido a los saldos migratorios negativos explica el descenso de población entre 1986 y 1991.

Crecimiento vegetativo: 1994: -40.

Origen de la población: La población residente en Tolosa tiene en un porcentaje muy elevado su origen en otras áreas geográficas del Estado. Los 7.977 inmigrantes de 1981 se han reducido a 2.905 en 1991. Esto es debido al retomo de muchos inmigrantes a su lugar de origen y al aumento de nativos (de Tolosa y conjunto provincial) como consecuencia de los nacimientos producidos en estos últimos años. Los inmigrantes, como colectivo, son un grupo de edad adulta; ya que son mayoritarios los que rebasan la edad de 40 años. La inmigración en la actualidad y desde hace una quincena de años es nula.

Migración en 1993: Inmigración: 50. Emigración: 77. Saldo migratorio externo: -27.

Familia: En 1991 había 5.418, de un tamaño medio de 3,30 miembros.

AAA

Tolosa, orientada de norte a sur, presenta una planimetría regular cerrada y con forma ligeramente ovalada, al aprovechar un meandro del río Oria. Su urbanismo se conforma con seis calles paralelas y rectas que dan lugar a cuatro manzanas dobles en el interior y dos simples en los límites exteriores, todo ello rodeado originariamente de murallas defendidas por torreones y sólo rota por sus puertas.

Extramuros existían en Tolosa dos grandes centros religiosos, el Convento de Santa Clara y el de San Francisco, que fueron reuniendo pobladores a su alrededor conformando pequeños núcleos secundarios o arrabales.

AGS 2011

Tolosa es núcleo fundamental ya que a través del valle del Oria se desarrollan los ejes de comunicación por carretera y ferrocarril con la capital provincial, lo que supone la conexión con la frontera y con Vitoria-Gasteiz, o, lo que es lo mismo, con la Meseta castellana. También es núcleo destacadísimo en la conexión con Pamplona, lo que significa comunicar con el Mediterráneo a través del Ebro. El municipio está atravesado por la autovía -antigua N1- Donostia-Etxegarate, y por la línea férrea Madrid-Irún. Con la capital provincial hay comunicaciones permanentes a través de los trenes de cercanías y del autobús interurbano Donostia-Tolosa.

AAA

La población de Tolosa desarrolla su actividad de manera mayoritaria en el sector secundario y en los servicios. La actividad agraria existente es muy reducida.

El sector primario contabiliza un total de 215 explotaciones, de las cuales 213 son consideradas con tierras y una superficie de 2.729 Ha. El 75% de las explotaciones son ganaderas y ocupan una superficie próxima a las 2.000 Ha. Además de la ganadería son destacables los productos hortícolas para consumo del entorno urbano, de entre los que destacan las alubias, de reconocida fama.

Durante muchos años ha sido el soporte de la actividad económica de la villa. Sin embargo, la crisis industrial de estos últimos años le ha afectado sobremanera y muy especialmente al sector papelero, de gran tradición y raigambre. Las papeleras, sinónimo de actividad fabril en Tolosa, cuyo origen está muy vinculado a la industrialización de Gipuzkoa en el siglo XIX, tienen una actividad muy reducida. El tamaño de empresa dominante ha disminuido y hoy abundan las de escaso número de operarios, algo similar a lo que ocurre en el resto de las ramas industriales. En 1975 había más de trescientas empresas, seis años después no llegan al centenar y en la actualidad se sitúan en esa cifra (101) pero con un empleo que apenas rebasa las 2.500 puestos de trabajo (2.595) frente a los 3.000 de 1981 , lo que significa un ratio de 25 trabajadores/empresa, muy lejos del existente hace una treintena de años.

Las empresas de más de diez trabajadores enclavadas en su término en 1980 eran (Catálogo Inductrial del País Vasco,1982):

  1. Azaldegui y Amiano, S.A. (Usabal, herramientas) con 70
  2. Azurmendi Aristi, Miguel (canteras) con 13
  3. Basagoitia, S.A. (Usabal, maquinaria para industrias papeleras) con 80
  4. Berogas Langile Elkartea, S.A. (instalaciones) con 14
  5. Boinas Elosegui, S.A., con 101
  6. Burniola, S.A. (armaduras metálicas) con 1
  7. Calderería del Oria, S.A. con 30
  8. Carrocerías San Cristóbal, S.A. (San Esteban) con 27
  9. Cartonajes Limousin, S.A. (Usabal) con 4
  10. Central municipal de agua y luz con 13
  11. Construcciones J. Carrera, S.A. con 38
  12. Construcciones Javier Imaz, S.A. con 12
  13. Construcciones mecánicas Licar, S.A. (Usabal) con 94
  14. Echeverría Goicoechea, Pedro (construcción) con 11
  15. F. Domínguez, S.A. (decoración de edificios) con 14
  16. Forja y calderería Delta, S.A. (Usabal) con 30
  17. Fundiciones Gorostidi. S.L. con 28
  18. Fundiciones Tellería, S.L. con 40
  19. González lñurrategui, Germán, Electromecánica del Norte con 25
  20. Gorostidi, S.A. (T.G.) con 176
  21. Hermanos Dávila, S.L. (albañilería) con 20
  22. Hijos de Antonio San Gil y Ollo, S.A., Papelera La Guadalupe (HASGOSA) (Santa Luzi) con 84
  23. Labayen y Laborde, S.L. (mecánica) con 17
  24. Luminia, S.A. (productos para la limpieza) con 14
  25. Metalúrgica Sagastibelza, S.A. (llantas en acero) con 32
  26. Montajes eléctricos Zeta, S.A. con 12
  27. O. Mustad e Cía, SRC (siderometalurgia) con 195
  28. Olur Industrias Gráficas, S.A. (San Esteban) con 86
  29. Panificadora Izaskun. S.A. (PANIFISA) (Usabal) con 32
  30. Papelera de Amaroz, S.A. con 244
  31. Papelera del Araxes, S.A. con 227
  32. Papelera de Arzabalza, S.A. con 173
  33. Papelera Tolosana, S.A. con 85
  34. Pastelería Eceiza, S.A. con 28
  35. Sociedad Anónima de talleres de manipulación de papel (S.A.M.) con 225
  36. Sorarrain Ramos, Paulino (madera) con 28
  37. Talleres Arreche, S.A. (Piezas de decoletaje) con 47
  38. Talleres protegidos Gureak, S.A. (GUREAK, S.A.) (cerraduras) con 43
  39. Talleres Pasaban, S.A. (maquinaria para la industria del papel) con 55
  40. Talleres Orbe, S.A. (San Esteban, válvulas) con 18
  41. Talleres Ugarola, S.A. (máquina herramienta) con 26
  42. Talleres Victoriano Sánchez, S.A. (TAVISA) (maquinaria diversa) con 18
  43. Tax Sociedad Cooperativa (TAX. S. COOP.) (copiadores) con 24
  44. Unipapel, S.A. (San Esteban) con 154
  45. Vitoria Olariaga, Daniela. Viuda de Garmendia (San Esteban. construcción) con 19
  46. Voith Tolosa, S.A. (maquinarias para la md. del papel) con 134

Junto a la crisis industrial hay otro factor que limita el número de empresas, los desplazamientos a polígonos industriales de la propia comarca obligados por la imposibilidad de desarrollo en Tolosa. Establecimientos industriales de más de 9 empleados en 1993: 41. Personal ocupado: 1.596. En el período 1994-1995 la tasa de paro registrado en el INEM descendió en un 4,1%.

Tolosa por su ubicación geográfica ha sido un gran centro comercial desde épocas medievales. Tradición que se ha mantenido hasta la actualidad, ya que es el núcleo comercial de la comarca y su influencia se extiende hasta municipios limítrofes del territorio navarro. El sector terciario ocupa una población activa similar a la industrial. La villa contabiliza un total de 414 establecimientos comerciales con lógico predominio del sector de alimentación, bebidas y tabaco. Esta cifra supone el 59,22% del total comarcal. Su distribución según sectores es la siguientes:

Alimentación, bebidas y tabaco136
Textil, confección, calzado y cuero122
Droguería, perfumería y farmacia27
Muebles y artículos para hogar52
Vehículos accesorios11
Carburantes y combustibles3
Otro comercio al por menor63
Grandes almacenes, almacenes populares----

AAA

Municipio, partido judicial de Tolosa, Gipuzkoa.

Centro de proceso de datos. dependiente del Departamento de Presidencia de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Sanidad: Centros de Osakidetza: Ambulatorio de especialidades, Servicio de Salud Escolar, Inspección médica, Urgencias, Centro de Salud, Consultorio de Amaroz y Centro de Salud Mental. Otros centros: Atención en Información del INSS, Clínica de la Asunción y Clínica de San Cosme y San Damián, Dispensario de la Cruz Roja, Dya, Donantes de Sangre y Pastoral Sanitaria.

AAA

Louis-Lucien Bonaparte, en 1863, la clasificó en el euskera guipuzcoano y, dentro del mismo, en el subdialecto septentrional y variedad de Tolosa. En el primer tercio del siglo XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: Geografía Histórica de la Lengua Vasca, Auñamendi, 1960, t. I, pp. 4460). En 1970 el número de vascófonos ascendía a 13.250 personas, representando al 65 por mil de su población agrupada y a la totalidad de la diseminada (Pedro de Yrizar: "Los dialectos y variedades de la lengua vasca", separata Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1973, pp. 27-28). Según los censos de 1981 y 1991 había los siguientes hablantes:

Ref. Educación y euskera
19811991
Erdaldunes4.3613.706
Euskaldunes
Alfabetizados3.5776.583
Algo Alfabetizados4.6363.033
No alfabetizados1.134738
Casi euskaldunes
Alfabetizados1.9121.522
Algo Alfabetizados2.1251.450
Pasivos723836

AAA

Según Gorosábel (1860): Tolosa sostenía de los fondos municipales tres escuelas de primeras letras de niños, una superior, otra elemental ampliada, y la tercera elemental completa. Conservaba otra de esta última clase de niñas, servida por una maestra y su ayudante. Las dotaciones de estos maestros y maestras ascendían a 19.700 reales. Tenía igualmente una escuela de párvulos erigida en 1851 , servida por un director y una maestra con la asignación de 6.590 reales, y un colegio de señoritas con una directora que gozaba de la de 5.000 y la mitad de las mensualidades de las alumnas. Del mismo modo había una academia de dibujo, fundada en 1807, con tres profesores, a cada uno de los cuales se gratificaba con 1.500 reales anuales. Existió también un colegio privado de segunda enseñanza de segunda clase incorporado al instituto de Bergara, donde se explicaban los cuatro cursos de Filosofía. Para su sostenimiento contribuían los fondos municipales al empresario con 16.500 reales más la dotación de un profesor de Latín con 6.500. Antes del establecimiento de este colegio hubo una cátedra de latinidad con un preceptor o maestro de este idioma, fundado en 1583 por el testamentario del bachiller Juan Martínez de Zaldivia, que destinó para el efecto cien ducados anuales, dotación que aumentó después la villa a 4.975 reales anuales. En el convento de San Francisco de la misma villa hubo un colegio llamado de Artes y Teología, bajo la advocación de San José, fundado por Doña Isabel de Idiáquez, por escrituras otorgadas en 1611 y 1612. Este colegio era casa de estudios de los religiosos de la orden franciscana de la provincia de Cantabria, y se admitían también los seglares, cuyos cursos filosóficos servían para recibir el grado de bachiller en cualquier universidad del reino, previo el correspondiente examen. Cesó esta enseñanza mediante extinción del convento mencionado.

En el curso 1970-1971 poseía 82 unidades escolares: 33 estatales, 43 de la Iglesia y 6 privados. Total de escolarizados: 934 niñas y 1.510 niños. Instituto mixto de Bachillerato Orixe, transferido a la Comunidad Autónoma Vasca en 1981. La ikastola Poxpolin acoge a alumnos de Preescolar y Primaria y la de Usabalgo Laskorain alumnos de Jardín de Infancia, Preescolar, Primaria; cuenta con comedor y transporte (1990). Inmaculada Concepción. Centro privado de formación profesional, concertado con el Departamento de Educación del Gobierno Vasco, especializado en formación de educadores de disminuidos psíquicos. Instituto de formación profesional (público) especializado en máquinas-herramientas, instalaciones y líneas eléctricas, administrativa e informática de gestión. Instituto de fórmación profesional (público). Escuela del papel especializada en fabricación de papel. San José. Centro privado de formación profesional, concertado con el Departamento de Educación del Gobierno Vasco, especializado en estudios administrativos.

La gau-eskola contaba con 251 alumnos para dar clases de euskara durante el curso 1981-1982. Con motivo de la orden de 21 de agosto de 1981 del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, se transformó al euskara en el Colegio Nacional Félix María Samaniego dos de las dieciséis unidades de Primaria y se creó una unidad de Párvulos habiendo anteriormente una unidad en euskara; en el Colegio Público "Pablo Gorosábel" una de las tres unidades de Párvulos y en el Centro Preescolar "Amaroz" la única unidad existente de Párvulos.

En 1982 había una población preescolar de 502 niños y 473 niñas, 3 centros públicos de EGB y 5 privados que acogían 1.557 niños y 1.678 niñas, un centro público de bachillerato y COU y 3 privados a los que asistían 554 niños y 756 niñas, 3 centros de FP públicos a los que acudían 408 niños y 4l1 niñas. La población escolar de las ikastolas era la siguiente: 482 alumnos de preescolar, 1.005 de EGB en 2 centros y 222 de Bachillerato y COU en un centro. (Ref. Anuario Estadístico Vasco 1982).

El número de alumnos en el curso 1983-1984 era: en preescolar 812, de los cuales 137 en centros públicos, 358 en ikastolas y 317 en centros privados; 3.522 en EGB, de los cuales 824 en centros públicos, 1.115 en ikastolas y 1.583 en centros privados: 1.403 en BUP/COU de los cuales 730 en centros públicos, 247 en ikastolas y 426 en centros privados; 488 en FP.I, de los cuales 287 en centros públicos y 201 en centros privados; 402 en FP. II, de los cuales 214 en centros públicos y 188 en centros privados.

Distribución del alumnado en el curso 1993-1994, según nivel y carácter de la enseñanza
Fuente: Anuario Estadístico Vasco, 1994
TotalPúblicaPrivada
Educación infantil630103527
Enseñanza General Básica2.1713681.803
Educación Permanente de Adultos217217---
Educación Especial35---35
BUP y COU1.694709985
Bachillerato LOGSE---------
Formación Profesional1.064344720
Reforma de Enseñanzas Medias503503---
Módulos Profesionales1919---
Total6.3332.2634.070

Servicio de educación especial en los Colegios Públicos Félix Samaniego, Pablo Gorosábel y la atención a deficientes mentales en el Patronato San Miguel Arans-Gui (rehabilitación auditiva), Gureak-Tolosa (actividad laboral) y en el Club Txelarte de Tolosa (ocio y tiempo libre).

Nivel de instrucción de los mayores de 10 años, según el censo de 1981
Ref. Educación y Euskera
Analfabetos223
Sin estudios2.936
Primer Grado6.630
Primer Ciclo2.027
Formación Profesional601
Segundo Ciclo838
Escuelas Universitarias509
Facultades / ETS330

Nivel de instrucción de los mayores de 10 años, según el censo de 1991
Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1995
Analfabetos175
Sin estudios937
Prees. y Primarios8.504
Profesionales2.311
Secundarios2.581
Medio-superiores940
Superiores1.148

Tolosa cuenta con un importante número de centros para actividades culturales, recreativas y sociales, muchos de ellos de clara influencia comarcal e incluso provincial, como el caso del Archivo Histórico. Pero además cuenta con dos salas de cine, dos bibliotecas, seis archivos, museos y salas de exposiciones y tres academias recreativas, además de contabilizar cinco grupos de música y canto, tres grupos de teatro y danza y un hogar del jubilado. El frontón, además de su actividad deportiva, también se utiliza como lugar de actividades culturales, una de las más famosas es sin lugar a dudas el Certamen de Masas Corales. Igualmente, son reseñables las Semanas Micológicas y las Semanas de la Naturaleza, que tienen gran arraigo entre los aficionados a estas actividades.

Casa de Cultura en la Antigua Diputación de Guipúzcoa. Los servicios que integra son: Biblioteca infantil y de adultos, Sala de conferencias, Sala de reuniones, Taller de imagen, Radio local, Taller de artes plásticas, Taller de danza, Taller de teatro y Sala de exposiciones. Cuenta con un responsable y animador cultural.

El Archivo General de Guipúzcoa. Aunque habría que remontar sus orígenes al nacimiento de la Hermandad de Guipúzcoa, el Archivo no tuvo sede permanente hasta 1530. En las Juntas Generales reunidas en Zumaia en ese año, se acuerda establecer como sede fija de los papeles de la provincia, hasta entonces itinerante según los Lugares de celebración de Juntas, la iglesia de Santa María de Tolosa, donde se custodiaron casi permanentemente hasta 1904. Las diversas gestiones cristalizaron a finales del siglo XVI, en que se asigna al archivo entonces compuesto por los documentos de Juntas y Diputaciones- unas salas situadas encima de la sacristía vieja de la iglesia tolosarra. La decoración de su acceso fue encargada a Jerónimo Larrea y Goizueta, sobre trazas de Lope de Larrea. Destruida en uno de los incendios sufridos por el templo, se conservan en la actualidad sólo unos relieves custodiados en el moderno edificio del archivo. A lo largo del siglo XVIII fueron los papeles trasladados en varias ocasiones, salvándose del incendio de 1781 y siendo depositados en el Ayuntamiento. El mal estado del archivo ocasionó durante el s. XIX varios intentos de traslado, decidiéndose en 1901 la construcción de un edificio al efecto. Se encargó el proyecto al arquitecto provincial Manuel de Echave, siendo inaugurado el nuevo edificio, situado en el paseo de San Francisco, el 8 de septiembre de 1904. Durante el siglo XX, al núcleo documental inicial se le añadieron el archivo del Corregimiento, el de Protocolos del partido judicial de Tolosa y varios archivos y colecciones documentales públicas y privadas, como los del duque de Mandas, Serapio Múgica y el archivo de la Diputación carlista (1834-1839). Tanto el edificio, ampliado y reformado sobre planos del arquitecto Felipe Setién, como las instalaciones y servicios fueron totalmente renovados y reacondicionados a las necesidades y técnicas modernas, con las más actuales instalaciones y sistemas, tanto archivísticos como de conservación, restauración y de seguridad, entre 1986 y 1990, siendo inaugurado el nuevo Archivo General de Guipúzcoa con una exposición celebrada entre octubre y noviembre de este último año.

Banda y Academia Municipal de Música. La Banda Municipal de Tolosa, de gran prestigio y solera, tuvo sus antecedentes en la agrupación «Música Marcial de Aficionados» que existía oficialmente ya en 1828. La Academia, semillero de grandes músicos, comenzó su andadura a mediados del s. XIX, siendo en 1982 elevada a la categoría de Conservatorio. Han sido directores de la Banda y de la Academia, José Mateo de Ezpeleta (1828-1833), Martín de Lacarra (1833-1846), A. Fernández de Artabeitia (1846-1860), Antonio Buenechea (1860-1876), Felipe Gorriti (1878-1885), Rufo Montilla (1886-1896), Eduardo Mocoroa ( 1886-1906), Justo Saizar (1906-1920), Félix Azurza (1921-1922), Feliciano Beobide (1922-1933), Félix Azurza (1933-1940), Felipe Bernad (1944-1961), Manuel Valmaseda (1961-1964), José Antonio Ruiz Bona (1965-1983) y Luis María García Artetxe (1983).

Banda municipal de txistularis Capilla de Música de Santa María. Compuesta por el órgano, coro y orquesta de la parroquial de Santa María, tiene sus orígenes en los primeros años del s. XVII, habiendo ocupado el puesto de organista titular prestigiosos músicos.

Orquesta de acordeones de Isidro Larrañaga. Compuesta por sus alumnos de Musika Eskola y dirigida por él mismo, sus 28 miembros ofrecen numerosos conciertos por el País Vasco, Francia y en varios programas de RTVE y ETB. Obtiene el Primer Premio y Medalla de Oro en el XIV Gran Prix Internacional de acordeón (1989, Mutzig, Francia). I. Larrañaga (hijo) crea una segunda orquesta, 1994, con jóvenes estudiantes de música (25 miembros). Ambas orquestas obtienen Medalla de Plata en el Gran Prix Internacional de acordeón (1997, Bischwiller, Francia) en sus respectivas categorías.

Coral Abeslari Lagunak, creada en 1983 al escindirse del Coro Leidor; agrupación de 40 voces graves.

Coral Eresoinka; agrupación de voces blancas fundada en 1976 por José Ramón Arteta. Tiene en su haber un importante palmarés de premios internacionales, destacando en 1983, el primer puesto del Premio Nacional UNICEF.

Coral Leidor. Prestigiosa agrupación creada en 1971 , teniendo sus orígenes en el Otxote Leidor (1959), por el maestro de capilla de Santa María Fernando Aizpurua, tiene en su haber, entre otros premios, cuatro medallas de oro del Certamen Internacional de Masas Corales tolosarra.

Certamen Internacional de Masas Corales. Desde finales de la década de 1960-1970 se celebra en Tolosa el Certamen Internacional de Masas Corales, uno de los concursos corales más importantes y prestigiosos a nivel internacional. En 1991 tuvo lugar la XXIII edición del concurso y la XV edición del concurso infantil de agrupaciones corales.

Museo de Confitería Vasca.

AAA

Piscinas y polideportivo municipal de Igarondo.

Coincidiendo con la fundación de la Real Sociedad de Fútbol allá por 1909 se inicia la historia de fútbol en Tolosa. El primer equipo del que se tiene noticia se enfrentó al Cantabria de San Sebastián el 3 de marzo de 1909, jugándose el encuentro en la Plaza Nueva. Estos fueron los once pioneros del fútbol urdiña: Eduardo Laborde; Alcázar, Lete; Munita, Ramón Moraiz, Arsuaga; Aramburu, Ladis Calparsoro; Ángel Lasquibar, Bergol y Basauri.

Se fundan casi simultáneamente el Small Club y el Sasoy Club y, meses después, nace el Club Sportivo inaugurándose el campo de Laskurain, primer campo reglamentario con el que contó Tolosa. Pero sucedió que al abandonar muchos de los jugadores Tolosa por razón de sus estudios, el Sportivo cesó en su actividad y el terreno de juego se convirtió en campo de cultivo de nabos y maíz. Dos años después el Sportivo reiniciaba con entusiasmo su actividad para desaparecer definitivamente en 1915, aunque años después un grupo de jóvenes bautizara con el mismo nombre un nuevo equipo.

En 1917 se fundan el Iberia, el Unión y el Tolosa Unión Club, este último en el mes de mayo. En 1918 se celebra el primer campeonato local de fútbol con la participación de los cuatro equipos punteros de Tolosa: Iberia, Unión, Sportivo y Aurrera. Dos años más tarde en pleno auge del nuevo deporte se inaugura el campo de Berazubi. Fue exactamente el 24 de junio de 1920, conteniendo los primeros equipos de la Real Sociedad y del Real Unión.

En junio de 1922, luego de diversas reuniones, se llega al acuerdo de fusión de los clubs Iberia, Sportivo y Unión, para conseguir un equipo que represente con dignidad al pueblo de Tolosa. Así nace el Tolosa Foot-Ball Club y el 24 de junio debuta el equipo en su flamante Berazubi, frente a la Real Sociedad. Esta es la primera formación urdiña: Goenaga, Murillas, Iguarán, Marquet, Recondo, Rouge, Zabaleta, Alcorta, Aramburu, Gurucarri e Iturralde. Victoria del Tolosa F. C. por cuatro a dos. Un dato para la historia: el primer gol del nuevo equipo lo marcó Chicho Aramburu. Luego de varios partidos amistosos el Tolosa participa en el Campeonato de Guipúzcoa de la serie B, ya que en la A se reduce al duelo entre los dos grandes, Real Sociedad y Real Unión. En la serie B, participan con el Tolosa, Osasuna de Pamplona, Esperanza, Avión, Cuchana y Unión Deportiva, todos ellos de San Sebastián. Fue un éxito para los tolosanos que quedaron en segunda posición detrás del Esperanza, por lo que ambos se incorporaron a la categoría, según acuerdo tomado por la Federación Guipuzcoana. Como estaba previsto, la lucha se reduce a la que mantienen Real Sociedad y Real Unión, realizando no obstante el Tolosa, un digno papel.

En la temporada 24-25 se incorporan al grupo el Osasuna y el Logroñés, consiguiendo animar la competición. Los encuentros contra el Osasuna, especialmente, tanto en Berazubi como en San Juan, revisten caracteres épicos, produciéndose reiteradas alteraciones del orden público. La cantera tolosana va dando sus frutos y mientras Olarreaga se marcha al Altetic de Madrid, Diego se va al Júpiter de Barcelona y Goldona al Iberia de Zaragoza. En 1927 Cholín firma por la Real Sociedad, lo que provoca una fuerte polémica por ser el primer tolosarra que ficha por la Real. El día de la primera visita del equipo realista se regalan pitos en la puerta de Berazubi.

Al final de la temporada 28-29, luego de cinco complicadas eliminatorias, el Tolosa F. C. asciende a Segunda División. Los hombres de la plantilla son: Goenaga, Cenzano, Joaquín y Bibiano Larramendi, Pepe y Eugenio Hilario, E. Iguarán, Alonso, E. Garayalde, G. Huarte, M. Muñagorri, R. Gabarain, J. Carrera, D. Mocoroa, C. Urretavizcaya, J. Astarloa, Arana, Subijana, B. Marquet y M. Gabarain. Una temporada más tarde desciende a 3.ª iniciándose una difícil etapa especialmente en el aspecto económico. Al final de la temporada 30-31 los ingresos en taquilla han sido... ¡1.813 ptas.!

En 1935 tenemos al Tolosa en la 1.º Regional junto al Euskalduna y Touring de Rentería, Izaga y Roca de Irún, Trincherpe, Español y Donosti (reserva), estos tres de San Sebastián. Se abre el trágico paréntesis de la guerra civil y cesa la actividad deportiva, suspendiéndose las competiciones oficiales. En 1939 participa en el Campeonato llamado Mancomunado de Guipúzcoa-Aragón-Navarra, quedando clasificado en última posición, aunque ha de tenerse en cuenta que sus antagonistas son Real Sociedad, Real Unión, Osasuna, Zaragoza y Alavés. Milita en categoría Regional durante los años siguientes hasta hacerlo en Tercera en la temporada 43-44 bajo la dirección de Sebastián Silveti. El 14 de abril de 1946 en encuentro correspondiente a la Copa Federación, el Tolosa se enfrenta al Villafranca que envía un equipo de circunstancias por tener que jugar también otros encuentros de Campeonato de Aficionados. Vence el Tolosa por el escandaloso tanteo de 21-0. Tenemos nuevamente al Tolosa en Regional al final de la temporada 47-48, permaneciendo en ella durante nueve largos años. En la 56-57 se asciende de nuevo, siendo distinguido el Tolosa como Club Distinguido por la Federación Guipuzcoana de Fútbol. El equipo estaba entrenado por Joseba Elizondo.

En 1958 se proclama vencedor en la final de la Copa Guipuzcoana al vencer al Hernani por 2-1 tras 120 minutos de partido. Volverá a conquistar idéntico título dos años más tarde derrotando al Elgoibar en la prórroga por 10. Al iniciarse la década de los sesenta la situación del club es complicada, atravesando una grave crisis en 1962, en cuyo momento una Junta Gestora trata de enderezar el rumbo. Llega el temido descenso, sin embargo, y no se logra recuperar la categoría hasta 1966. Nueva caída dos temporadas más tarde para llegar a la de 68-69 en la que se consiguen dos títulos: Campeonatos de 1.ª Regional y Campeones de Guipúzcoa de Aficionados. En la década de los setenta el Tolosa F. C. ha jugado siempre en Tercera División, con una sola temporada en categoría Preferente. De entre los muchos jugadores formados en el Tolosa que han jugado en la Real Sociedad recordamos a Cholín, Juanito Jáuregui, Felipe Martínez, Arregui y "Perico" Alonso. Entre otros jugadores surgidos del equipo urdiña, sin pretender hacer aquí un censo riguroso de los que han destacado en otros equipos, podemos citar a Julián Aizpurua, Núñez. Chelo, Perea, los Chapela I y II... [Ref. Kirolak, 1980, n.º 106].

AAA

San Esteban. El yacimiento se sitúa en el casco urbano de Tolosa. En el curso de los trabajos llevados a cabo en el solar en que fue demolida en 1918 la ermita de San Esteban, bajo los depósitos medievales se localizó un nivel de arcilla de 0,45 m. de potencia con numerosos restos líticos, consistentes principalmente en restos de talla, láminas y lascas de diferentes dimensiones. Asimismo se han hallado instrumentos tales como puntas de dorso y en menor número perforadores, buriles y raspadores pertenecientes al período Epipaleolítico.

Intxur. El poblado de Intxur se sitúa en el monte del mismo nombre entre los término; municipales de Albiztur y Tolosa, dentro del territorio de Gipuzkoa. Con una cota máxima de 738 metros presenta desde el recinto un gran dominio óptico, divisándose desde su vertiente Sur parte del curso del río Oria así como diversos pasos de montaña que conducen a dicho valle. Por la vertiente opuesta se controla el paso natural que comunica la comarca del Oria con la del río Urola. Una eran parte del perímetro de este poblado se encuentra defendido por grandes fosos y murallas que en varias líneas paralelas cierran sus lados de más fácil acceso, mientras que en la zona de pendiente más abrupta no presenta defensa alguna. Este yacimiento, excavado entre 1957 y 1959 por José Miguel de Barandiaran no proporcionó restos arqueológicos salvo los sistemas defensivos. Entre 1985 y 1993 ha sido excavado a lo largo de nueve campañas consecutivas por Xabier Peñalver, obteniéndose una serie de materiales e informaciones que se recogen brevemente a continuación.

La localización de las estructuras de habitación de este recinto es uno de los descubrimientos más significativos. Estas se sitúan en la ladera Sur de la alineación montañosa, debido a factores tanto climáticos (protegidas del viento orte y noroeste) como orográficos (el buzamiento hacia el sur de los materiales que forman estas laderas son menos pendientes). Los trabajos de acondicionamiento del terreno debieron reducirse al aterrazamiento y explanación de las zonas a diferentes niveles. Los suelos han sufrido procesos de eliminación de aristas rocosas al mismo tiempo que estas zonas han sido niveladas a partir del relleno con los propios materiales excavados. Los materiales utilizados para la construcción de las estructuras tanto defensivas como de habitación son de origen autóctono, muy probablemente procedentes de las propias obras de acondicionamiento del sustrato (explanaciones, aterrazamientos, construcción de fosos), realizados previamente. Los sistemas defensivos, compuestos por fosos, terraplenes y murallas presentan notables variantes según los lugares. Los primeros llegan a alcanzar en ocasiones desniveles de 4 metros y anchuras de entre 1,25 y 3 metros, en la primera línea de defensa del recinto.

La muralla, en los puntos en donde se han practicado labores de excavación presenta una anchura variable de entre 2,50 y 3 metros y está formada por dos lienzos o paredes relleno su interior con piedras de diferentes tamaños y tierra. Los dos lienzos están construidos a partir de la yuxtaposición de lajas de arenisca sin argamasa. Las viviendas, semiexcavadas en la roca, presentan una planta rectangular, y previa preparación del terreno horizontalizando su leve inclinación se han construido una serie de plataformas con el fin de facilitar la habitabilidad del recinto. Los materiales arqueológicos localizados presentan una gran variedad e interés. Destacan por su importancia los restos cerámicos pertenecientes a vasijas fabricadas a mano de muy diversas dimensiones, con decoraciones a base de cordones y digitaciones principalmente.

Entre la industria lírica sobresalen los molinos barquiformes, alisadores y otros instrumentos con funciones principalmente de moler. Es sin embargo el metal, y básicamente el hierro el elemento más significativo de este yacimiento. Desde una muy bien conservada hoz de hierro, pasando por grapas y clavos, el dominio de este metal es evidente en este momento en el caso de este poblado guipuzcoano. Los estudios carpológicos y palinológicos practicados documentan la existencia de especies cerealísticas como la espelta, la cebada vestida y desnuda y el panizo; el haba y el guisante entre las legumbres, así como plantas silvestres como la avena loca, el bromo, el llantén y la zarza. Se pueden así mismo determinar árboles tales como el abedul y el avellano. Como síntesis podría destacarse en Intxur la existencia de un hábitat estable con viviendas confortables y perfectamente estructuradas en su interior en el que sus habitantes dispondrían de recursos importantes tanto de carácter ganadero como agrícola. La documentación de numerosos elementos pertenecientes a actividades agrícolas (hoz de hierro, molinos, grandes vasijas de almacenamiento y cereales variados) es quizá lo más reseñable de este poblado datado por C 14 entre el 2720 y el 2030 antes del presente.

XPI

  • Aforamiento y fundación

Tras la conquista castellana de Gipuzkoa en el año 1200, Tolosa fue aforada y "morada" por Alfonso X de Castilla por orden expedida en Segovia el 13 de septiembre de 1256, otorgando a sus pobladores los fueros y franquicias de Vitoria. El 28 de mayo de 1259, en Toledo, el mismo monarca concede a la villa la exención del pago del portazgo en todo el reino de Castilla, excepto en Toledo, Sevilla y Murcia. Todos estos privilegios serán confirmados el 28 de abril de 1282 por el infante don Sancho de Castilla. La población fundacional se realiza con hidalgos y labradores horros de las tierras no realengas de sus alrededores ("mando que los míos pecheros que moran en los míos solares de Guipúzcoa que non vengan y poblar"). Acuden pues a poblar Tolosa hidalgos rurales con sus dependientes, reproduciéndose así en el interior de la villa la jerarquía social preexistente. Las causas de la fundación, junto a una evidente estrategia comercial, estuvieron relacionadas con el intento de definir claramente las posiciones castellana y navarra en la frontera. La fundación reforzaría así la posición castellana en Gipuzkoa y la villa se convertiría en punto de resistencia frente a cualquier intento de recuperación navarro. Tolosa fue desde su origen el pueblo interior de más importancia de la provincia. Así lo reconoce en el siglo XVII Arnaud Oihenart en su Notitia Utriusque Vasconiae, diciendo de esta manera: "Tolosa ad confluentes Orii atque Araxis amniurn sita, mediterraneum hujusce, dictionis urbium principatum tenet".

  • Villa murada

Del contexto de las cartas de 1256 y 1282 inferirá tal vez alguno que antes de su expedición no había en el territorio de Tolosa ninguna población, pero semejante concepto, señala Gorosábel, parece equivocado. A la verdad estaba para entonces poblada la jurisdicción que comprende, y es de creer que también lo estuviese en parte el solar que en el día ocupa la villa. El resto de sus habitantes vivía sin duda en los caseríos circunvecinos, dedicados a la labranza de los campos. Esta opinión se justifica por medio del privilegio librado por el infante Sancho, que después fue rey cuarto de este nombre, en Valladolid el 28 de abril de 1282. Dice así:

"Por facer bien é merced á vos el concejo de Tolosa do vos, é otorgo vos, é confirmo vos por siempre jamás todos vuestros fueros, usos, costumbres, libertades, franquezas, privilegios é cartas que tuvistes en el tiempo del rey D. Alfonso mio visabuelo é del rey Fernando mio abuelo, é de todos los otros reyes, etc.".

De aquí se deduce claramente que el territorio de Tolosa, no solamente estaba poblado a principios del siglo XII, sino que sus habitantes gozaban de sus fueros, privilegios y franquezas por concesiones de los monarcas castellanos. Alfonso el Sabio dispuso el citado año de 1256 la fortificación, no solamente de Tolosa, sino también de Villafranca y Segura, puntos fronterizos con Navarra, y acomodados para la clase de defensa que se hacía en aquellos tiempos en que no se conocía artillería. Consiguiente a ello, esta villa fue cercada de muros, torreada, y reducida a una verdadera isla por medio de una parte del río Oria, que pasaba por donde luego estuvo la calle de la Rondilla. Tenía seis puertas de entrada, que eran las llamadas de Castilla, Navarra, Arramele, Matadero, casa de las Damas y Nuestra Señora del Socorro, con sus respectivos torreones de defensa.

  • En la ruta jacobea

Fue paso obligado de los peregrinos de Santiago que seguían la ruta compostelana Bayona-Burgos, y en ella encontraban un hospital, situado en un comienzo cerca de la parroquia de Santa María, en el lugar que luego se conoció con el nombre de "hospitalzarra". Más tarde fue trasladado al lugar en que se encuentra hoy la Casa de Beneficencia. (Gorosábel: Bosquejo de las antigüedades de Tolosa, p. 343). Con el objeto de conseguir recursos para la construcción de la nueva Casa se vendieron, además del Hospital viejo, las ermitas de Santa María Magdalena y de Santa Lucía con sus casas anexas, como dice Eugenio Urroz en Compendio Historial de la villa de Tolosa, Tolosa, 1913, p. 94. [Ref. José María Lacarra: Peregrinaciones a Santiago, Madrid, 1949, t. II, pp. 443-444].

  • Incendio de 1282

Tolosa resultó incendiada y destruida en gran parte en 1282. Sancho IV de Castilla concedió para su reconstrucción diversos privilegios y exenciones otorgados en Burgos el 30 de mayo de 1283 y el 12 de mayo de 1286. Para fomentar la repoblación de la villa, el mismo rey libró privilegio en Vitoria el 20 de abril de 1290, eximiendo a los que fueran a poblar Tolosa de todos los tributos pertenecientes a la Corona. Todo ello fue confirmado por Fernando IV (Valladolid, 8 de agosto de 1295 y 3 de julio de 1305) y por Alfonso XI (Gibraltar, 11 de agosto de 1349).

  • Privilegios

Otros privilegios más fueron otorgados por los monarcas castellanos. Así, el librado por Fernando IV en Valladolid el 13 de marzo de 1307, confirmado por Alfonso XI en Carrión el 5 de mayo de 1317, por el que se autoriza también la venta en Tolosa de la sal de las Salinas de Añana. El mismo rey concedió a Tolosa la instalación de los molinos harineros dentro de la villa (Valladolid, l5 de junio de 1322). En 1337 y 1341 se vuelven a confirmar las exenciones de Tolosa, lo que será de nuevo confirmado por Pedro I en 1351 (Valladolid, 2 de octubre).

  • Batalla de Beotibar

Tuvo lugar el día 19 de septiembre de 1321 y no tan abultada como la dan a conocer el cronista Zaldibia, Alonso Onceno, Ochoa Alvarez de Isasaga y otros que llegan a estimar hasta en 70.000 los combatientes navarros y en 800 los guipuzcoanos. Lo importante es que la lucha de Beotibar, como todas las que se venían sucediendo en la frontera navarro-guipuzcoana eran una consecuencia inevitable de la desmembración del Reino vasco acaecida en 1200 por la conquista castellana de Alfonso VIII. Los navarros se amparaban en los castillos de Lecumberri y Gorriti que utilizaban como punto de partida para incursionar en la comarca de Tolosa. Los guipuzcoanos se apoyaban sobre todo en Berástegui. La versión de Moret parece la más ajustada a la verdadera historia. Dice que:

"consta de cierto que este año (1321), por la parte de Guipúzcoa se arrimaron tropas y hubo movimiento de armas en aquella frontera, entrando en los fines de Navarra con hostilidad rompida de robos".

Parece ser que los guipuzcoanos se apoderaron del castillo de Gorriti que los navarros reputaban seguro. Como represalia se encaminó hacia la frontera el Gobernador del Reino, Ponce de Morentayna, con un buen número de navarros y gascones dispuestos a incursionar sobre la región tolosana. Moret reseña esta entrada por San Miguel especificando que fue tomada la villa de Berástegui. Campión estima que los navarros siguieron avanzando hasta las cercanías de Tolosa y que al llegar al vallecito de Beotibar, Gil López de Oñaz, señor de la casa de Larrea, puesto al frente de los oñacinos, atacó a los navarros infligiéndoles una grave derrota. Según Garibay habría sido hecho prisionero Martín de Aybar, Alférez del Pendón Real.

  • Producción de manzana

El 20 de julio de 1329 el concejo de Tolosa adoptó medidas proteccionistas para la producción de manzana, prohibiendo la entrada de esta fruta en la villa hasta que no se vendiera la producción propia. Esta ordenanza fue confirmada por Alfonso XI de Castilla por instrumentos otorgado en Madrid el 24 de agosto del mismo año, y en Valladolid el primero de noviembre de 1335. En 1354 Pedro I confirmará disposiciones concejiles sobre la venta de trigo en Tolosa.

  • La cuestión de la fonsadera

En 1341 los recaudadores de los derechos reales exigieron a los habitantes de esta villa la contribución llamada fonsadera, apremiándoles a su pago bajo pena de embargo de bienes. En consecuencia, enviaron los segundos a su vecino y alcalde Lope Sánchez de Yurreamendi a la corte del rey Alfonso XI a representar contra semejantes extorsiones, haciéndole presente la exención que en virtud de los fueros contenidos en las cartas de fundación les pertenecía como a hijosdalgo, pidiendo por lo tanto el sobreseimiento de las diligencias de apremio. El rey comisionó a Lope Díaz de Rojas, merino mayor de la provincia, y a Pedro Ibáñez de Urbieta, alcalde de los hijosdalgo de la misma, para que hiciesen pesquisa sobre quiénes eran en esta villa y su término hijosdalgo de padre y abuelo, conforme al fuero de Castilla. A esta circunstancia se debe el que tengamos el padrón que se formó de dichos hijosdalgo, que se halla inserto en una real cédula librada en el Real sobre Gibraltar a 11 de agosto de 1349, cuya copia testimoniada se conservó en el archivo de la villa. Por ella se mandó que a los hijosdalgo comprendidos en dicha lista no se les exigiesen fonsaderas, monedas, servicios, ni otros pechos algunos que las villas y lugares de allende el Ebro con Gipuzkoa debían dar al rey. Pero se declaró al mismo tiempo que los hijosdalgo presentes y venideros de Tolosa estuviesen obligados a ir a servir al rey "por sus cuerpos", o sea personalmente, en las guerras que tuviese cada vez que lo mandase.

A pesar de la terminante declaración de 1349, el judío Gaón, vecino de la ciudad de Vitoria, vino a esta villa por el mes de abril de 1463 a exigir a sus habitantes la contribución conocida con el nombre de pedido, reclamándoles el pago de los años pasados del tiempo de las albaquías. Requiriéronle los tolosanos con repetición que no fuese contra los privilegios que tenían confirmados por el rey y, no queriendo desistir de su empeño, fue muerto, según tradición, en la casa llamada Arteagaetxea, luego número 33 de la calle del Correo, y según otro en la torre de Andia. No contentos con esto, pusieron la cabeza de dicho Gaón en una picota, como éste había colocado a Tolosa a la cabeza de sus padrones de recaudación a modo de terrible ejemplo para los quebrantadores de los fueros. El rey Enrique IV se hallaba a la sazón en Fuenterrabía con motivo de sus vistas con Luis XI de Francia. A su regreso trató de ejecutar severos castigos contra los tolosanos ya que la medida tomada contra él, no podía ser tolerada por el rey. Así, al aproximarse el rey a esta villa, huyeron los tolosarras a los montes inmediatos, evitando así los primeros ímpetus de la cólera real. El procedimiento criminal continuó, sin embargo, y temerosos los habitantes de esta villa de sus resultados, acudieron a las Juntas de la provincia, a fin de que suplicara al rey les concediese el perdón de su exceso. Las Juntas Generales celebradas en la villa de Azkoitia por noviembre de 1466 dirigieron, en efecto, al rey la exposición siguiente:

"Muy alto y muy poderoso príncipe, rey y señor: Vuestros humildes servidores, súbditos y naturales, los procuradores de los escuderos hijosdalgo de las vuestras villas y lugares de la vuestra noble y leal provincia de Guipúzcoa, que estamos juntos en junta general en la vuestra villa de Azcoitia, besamos vuestras manos, y nos encomendamos en vuestra merced: a la cual plegue saber que al tiempo que vuestra señoría vino a esta vuestra provincia esta postrimera vez cuando las vistas con el rey de Francia, puede haber tres años y medio poco más o menos, en la vuestra villa de Tolosa fue muerto Gaón, judío vecino de la ciudad de Vitoria, el cual fue muerto por gran culpa suya: porque a la dicha villa de Tolosa les quería quebrantar los privilegios y franquezas, en especial el privilegio de la franqueza del pedido demandándoles de ciertos años pasados del tiempo de las albaquías, y siendo pasados los tiempos de las dichas albaquías, e habiéndoles confirmado vuestra señoría los dichos sus privilegios del dicho pedido, el dicho Gaón diciendo que debían el pedido de los tiempos pasados de antes de la confirmación del dicho privilegio, y requiriéndole asaz veces que no fuese contra sus privilegios ni en quebrantamiento de ellos, por manera que a gran culpa suya se hizo la dicha muerte y en defensión de los privilegios. Y por cuanto, muy poderoso señor, la dicha vuestra villa de Tolosa es una de las mas principales de esta vuestra provincia, e tal que siempre hubo e procuró vuestro servicio, y ha trabajado mucho en el bien y conservación de esta hermandad e en la defensa y guarda de esta vuestra provincia. -A vuestra señoría humildemente suplicamos le plega de perdonar a la dicha vuestra villa de Tolosa y al concejo y alcalde y oficiales y homes buenos, vecinos y moradores la dicha muerte de dicho Gaón judío, e les mandar vuestra carta de perdón, que les cumplirá sobre ello. Otrosí a vuestra alteza le plega de les mandar otra vuestra carta para todos los concejes y justicias de vuestros reinos que por causa del dicho pedido de los dichos tiempos pasados de antes de la confirmación, que vuestra alteza les hizo del dicho su privilegio, pues que vuestra alteza se lo confirmó y dió por bueno, cuanto más que el tiempo de las dichas albaquías es pasado, que no los prendan, ni fatiguen, ni les hagan enojo alguno por causa de ello, dando por libres e quitos de ello al dicho concejo de Tolosa: en lo cual vuestra alteza fará su servicio, e a la sobredicha villa de Tolosa e a esta provincia fará mucha merced. -Muy alto y muy poderoso príncipe, rey y señor, nuestro señor Dios acreciente y ensalce vuestra vida y estado para su santo servicio. -E de esto enviamos a vuestra alteza esta nuestra petición firmada de nuestro escribano fiel, y sellada con nuestro sello escripta en la nuestra junta e ayuntamiento general de la dicha villa de Azcoitia a quince del mes de noviembre año de sesenta y seis. -Humilde servidor de vuestra alteza, que vuestras manos reales besa. -Domenjon González."

Esta representación surtió sin duda efecto favorable pues, lejos de haber noticia de que los habitantes de esta villa hubiesen sufrido algún castigo por el expresado suceso, se sabe por tradición que fueron perdonados.

  • Ampliación del territorio

La inseguridad reinante en el mundo rural guipuzcoano, especialmente desde la crisis del siglo XIV, llevó a numerosos lugares de su entorno a unirse a la jurisdicción de Tolosa a cambio de su protección. El proceso, por orden cronológico, es el siguiente. En 1348 se incorporan a Tolosa los lugares de Alkiza y Asteasu; en 1384, Albiztur: en 1385 las colaciones de Irura y Amasa; en 1391 la colación de San Millán de Zizurkil y la villa de Alegia; en 1396 se reincorpora, pues se había separado, San Martín de Alkiza; en 1435, figuran como pertenecientes a la jurisdicción tolosarra Berastegi, Belauntza, Elduaien, Leaburu, Gaztelu, Lizarra, Amasa, Orexa, Irura, Anoeta, Ernialde, Zizurkil, Aduna y Alkiza. A partir de 1418 tienen lugar una serie de desanexiones, aunque la mayoría de las poblaciones volverán a la jursidicción de la villa. En 1444 vuelven a anexionarse Zizurkil, Alegia, Irura y Amasa, y en 1475, Andoain. Asimismo, Gorosábel señala cómo entre 1374 y 1392 se unieron a Tolosa, Abalzisketa, Amezketa, Orendain, Ikaztegieta y Altzo, formando parte de un contrato con Tolosa de 1412, además de Baliarrain, Berrobi e Ibarra. Estas dos últimas poblaciones formaban parte del corriedo de Tolosa en 1350, junto con Anoeta. Ezama, Yurre, Lizartza, Gaztelu, Leaburu, Belauntza y Laskoain. Pendiente el negocio de 1435 en grado de revista, los lugares demandantes, a excepción de Aduna, Alkiza y Zizurkil, celebraron con el concejo de Tolosa una escritura de concordia que fue confirmada por el rey en Fuente del Sauco a 19 de agosto de 1450. En su virtud, no sólo quedaron arregladas las diferencias referentes al pago de repartimientos y sisas, sino que se extendió el convenio a otros puntos de gobierno municipal, administración de justicia, servicio militar, pastos de montes, nombramiento de procuradores junteras, prendarías de ganado, etc. Así quedaron concluidas las diferencias de dichos once lugares, y no consta cuál fuese el resultado de los tres disidentes mencionados. En términos generales, los acuerdos suscritos presentaban como condiciones el compromiso de Tolosa de defender las aldeas, cuyos habitantes serían juzgados por el alcalde de Tolosa, gozando asimismo de los privilegios, exenciones y obligaciones de los pobladores de la villa.

  • Puerto Seco

Tolosa desde muy remoto ha sido puerto seco, dice Gorosábel, o sea punto por donde debían pasar las mercaderías, que desde los puertos marítimos de la provincia iban a Navarra, o venían desde este reino a los mismos. Que esta villa era el resguardo del puerto de San Sebastián para la introducción de mercaderías de lícito comercio, consta del capítulo 14 del cuaderno de las Cortes de Valladolid de 1351. En el puerto seco se satisfacían los derechos del diezmo viejo y albalás que correspondían al rey, así como las sisas impuestas por el concejo. Todo esto resulta también expresado con claridad en el privilegio que el rey Juan II le dio en Talavera a 10 de diciembre de 1442, para que los mercaderes expresados tuviesen que pasar precisamentepor el centro de esta población.

"Sepades, dice, que Juan Martínez de Gaztañaga, vuestro procurador, me fizo relación que esa dicha villa era e es puerto antiguamente de diez, e veinte, e treinta, e cuarenta años acá, e más tiempo, e aun de tanto tiempo que memoria de hombres non es en contrario, e desde los dichos tiempos acá todos los que iban de las dichas villas de Guetaria e San Sebastián, e de todas sus comarcas e vecindades, siempre acostumbraron de ir e venir a pasar por esa dicha villa de Tolosa, e pagaron siempre ende en la dicha villa los diezmos viejos e derechos de albalás del fierro que a mí pertenecen e los derechos de la villa de Tolosa, etc."

Este privilegio fue confirmado por el mismo monarca en Fuente del Sauco a 30 de septiembre de 1443, y por los Reyes Católicos en Córdoba a 9 de septiembre de 1491.

  • Conquista de Leitza

Durante la guerra, que el rey Juan II de Castilla tuvo con los de Navarra y Aragón, los tolosanos conquistaron los lugares de Leitza y Areso y los conservaron a la disposición de dicho monarca castellano. Tan señalado debió ser este servicio, que el rey Juan II hizo a la villa de Tolosa la singular merced de la cesión de los dos pueblos con sus derechos y pertenencias de la justicia civil y criminal, y todo lo demás correspondientes en ellos al rey, salvo el señorío mayor y alcabalas, que retuvo para sí. Esta merced fue confirmada y mandada cumplir por real cédula despachada en Salamanca a 20 de setiembre de 1430.

  • Diferencias entre Tolosa y sus aldeas

Los pueblos que permanecieron en la vecindad de Tolosa, tuvieron con el concejo de esta villa varias diferencias, cuestiones y pleitos. La primera desavenencia que tuvieron ocurrió en el año de 1435. Como consecuencia de haberse negado dichos lugares a pagar los repartimientos que les hacía el Ayuntamiento de Tolosa, para atender a los gastos que se consideraban de utilidad común, repartimientos a cuya contribución se habían obligado en las respectivas cartas de vecindad. De aquí se originó un pleito formal ante la real corte, en el que tomaron parte las colaciones de Aduna, Alkiza, Amasa, Anoeta, Belauntza, Berastegi, Zizurkil, Elduaien, Gaztelu, Hernialde, Irura, Leaburu, Lizartza y Orexa. El resultado de la demanda de estos catorce lugares no les fue favorable, pues se desestimó su pretensión por real sentencia de vista con condenación de costas. La anexión de Andoain, de Aduna y Alkiza no fue estable, sino al contrario muy disputada por la entonces villa de San Sebastián, que pretendía su posesión por efecto de iguales concordias celebradas con ellas. Lo cual ocasionó graves altercados entre esta última y Tolosa. Estas diferencias se arreglaron mediante escritura de concordia otorgada por ambas villas en 1479. Quedó convenido en ella que ambos concejos se perdonaban todos los rencores y odios pasados, que, en adelante, fuesen buenos amigos, y se tratasen bien unos a los otros, guardando el servicio de Dios, del rey, de la provincia y el cuaderno de ordenanzas de ella; que se diesen favor los unos a los otros, así en Juntas como en otras partes. Con respecto a la cuestión principal, quedó asentado que los tres lugares citados fuesen de la jurisdicción de San Sebastián, en cuya consecuencia quedaron separados de la de Tolosa.

  • Contencioso con Lekunberri

Los habitantes de esta villa tuvieron con los del lugar de Lekunberri de Navarra en el año de 1460 un desacuerdo notable, digno de memoria. Dio motivo a esto el caso de que cuatro tolosanos, que por sus negocios llegaron a dicho lugar, fueron muertos alevosamente en él por vecinos del mismo. La justicia de Tolosa requirió con repetición a los de Lekunberri, para que procediesen contra los malechores y los castigase conforme a derecho, o bien hiciese su entrega a los jueces de esta provincia para el mismo efecto. Los de Lekunberri no hicieron ni lo uno ni lo otro, antes bien, consintieron que los asesinos anduviesen en público libremente, sin que nadie les hiciese cargo. Irritados los tolosanos con una impunidad tan escandalosa, se armaron en gran número, fueron sobre el pueblo de Lekunberri y lo quemaron del todo hasta su casa torre. Algunas llamas que volaron de los tejados de las casas incendiadas parece se comunicaron a la iglesia, y ésta se quemó también en parte, por cuya razón incurrieron los tolosanos en excomunión. Queriendo éstos evitar tal pena, recurrieron al tribunal eclesiástico de Pamplona, suplicando humildemente su alzamiento. El provisor accedió a este ruego por medio de su despacho librado a l8 de abril del mismo año, imponiendo por penitencia los que tuviesen necesidad de ella el que en el próximo domingo de Cuasimodo fuesen en procesión por las calles con cabezas descubiertas, los pies descalzos, y una vela encendida en la mano, rezando el Miserere. Mandó que al mismo tiempo los clérigos les pegasen en las cabezas y espaldas moderadamente con unas varitas, y que se obligasen a pagar el daño de dicha iglesia en el tiempo que prefijase el vicario de Tolosa Pedro de Gaztañaga. El concejo de esta villa pagó luego los doce florines de Navarra en que se reguló dicho deterioro y el provisor dio a los culpantes la absolución acordada, con lo que se terminó este incidente de la excomunión. No consta en qué paró el procedimiento contra los indicados asesinos de los cuatro vecinos de esta villa.

  • Incendio de 1469

Según resulta, señala Gorosábel, de las actas de la Junta General celebrada en Elgoibar en noviembre de 1469, Tolosa sufrió otro importante incendio ese año, lo que se deduce de la exención del pago de las contribuciones foguerales otorgada por la Provincia por 15 años.

  • Rotación en Juntas

El 26 de septiembre de 1472 (Segovia), el rey Enrique IV de Castilla dispuso un procedimiento rotatorio por medio de Real Orden, según el cual habían de realizarse las Juntas Generales, señalando que, entre otras villas, éstas tuvieran lugar también en Tolosa, precedidas de las de Mutriku y seguidas por las de Mondragón. (Ref. Cartulario Real de Enrique IV a la provincia de Guipúzcoa, Sociedad de Estudios Vascos, 1983).

  • Guerras de Bandos

En la época de los bandos oñacino y gamboíno, señala Gorosábel, no se afilió Tolosa a ninguno de ellos sino que, deseando mantenerse tranquila y neutral, hizo conciertos con ambos. El partido del orden y de la autoridad le halló también como un auxiliar poderoso en los reinados de Juan II y Enrique IV, contra las demasías de los parientes mayores y sus hijos trabajaron no poco en abatir el poderío de estos trastornadores de la quietud pública.

  • Encrucijada de caminos

Tolosa siempre se opuso a la apertura de nuevos caminos a Navarra para el tránsito del hierro, vena, carbón y demás mercaderías desde los puertos de mar o viceversa. Como consecuencia de estas gestiones, siempre consiguió en los tribunales de justicia el que la calle de la misma villa fuese la única vía de comunicación desde San Sebastián y Getaria, como se deduce de los casos siguientes ocurridos. El más antiguo tuvo lugar por los años de 1496 y siguiente como consecuencia de haber los concejos de Berastegi y Elduaien, y los propietarios de las ferrerías construidas sobre el río Leizarán, intentado abrir paso por el paraje llamado Belauriate. Las sentencias de vista y revista pronunciadas por la real chancillería de Valladolid sobre el particular se ejecutoriaron el 22 de febrero de 1498. Se declaró por ellas que dichos ferrones no podían pasar con sus bestias y mercaderías de los puertos a Navarra o al revés sino es por la población de Tolosa, pero que les fuese permitido llevar por Belauriate el hierro que ellos mismos labrasen.

  • Incendio de 1503

La villa se incendió en 1503, hasta el punto de haber quedado quemada hasta la iglesia parroquial, a pesar de hallarse aislada y de lo cual se deduce que el incendio fue general en todo el pueblo. En consideración a tan terrible desgracia la provincia en la Junta General celebrada en Fuenterrabía por el mes de noviembre del mismo año le relevó de 80 fuegos por un tiempo de diez años en los repartimientos. También, los Reyes Católicos libraron una carta para que el corregidor residiese en esta villa, salvo cuando saliese a visitar las otras villas y lugares de la provincia, a fin de que se tornase a edificar, por lo que se había quemado. Tales son las palabras que contiene una real provisión del consejo librada en Toro a 8 de enero de 1505.

  • Aduana

Mientras no hubo aduanas en las fronteras y costa marítima, hubo siempre en Tolosa una aduanilla donde se registraban las mercaderías que se conducían a Navarra o se traían a Gipuzkoa de este reino. Esta dependencia se estableció formalmente en virtud de una real cédula de los Reyes Católicos de 11 de febrero de 1503. El contexto de este real mandato se expresa de esta manera:

"e porque en la dicha ley no hay nombrado puerto en la provincia de Guipuzcoa, por esta mi carta nombro por puerto la villa de Tolosa, donde mando a los mis recaudadores mayores que nombren una casa de aduana, donde se registren dichas mercaderías."

La expresada aduanilla de esta villa, cuyo antiguo establecimiento fue confirmado por el capitulado celebrado entre el gobierno del rey y esta provincia de 1728, desapareció como consecuencia de la traslación de las aduanas a la frontera del reino y puertos de mar verificada en 1841. En su lugar se estableció en 1852 una administración para el despacho de guías de referencia, cuyo empleado era pagado por la villa, auxiliada por la provincia.

  • Tolosa y la conquista de Navarra. Belate y Noain

Como lugar fronterizo con Navarra, fue plaza de armas, cuya defensa encargó el Rey Católico a Bernardino de Lazcano, en la invasión navarro-francesa de 1512. De los 3.500 tercios guipuzcoanos que asistieron en el año de 15I2 a la renombrada batalla de Belate, su mitad se componía de la gente de Tolosa y lugares de su jurisdicción mandada por Alberto Pérez de Réxil, vecino de la misma villa. Es por eso seguramente que una casa de este caballero se denominó Belate puesto que en su frontis existía un letrero en que se expresaba la señalada parte que tuvo en dicha batalla. En igual forma, los tolosanos concurrieron y tomaron una parte principal en la batalla de Noain de 1521, en el armamento foral de los años de 1579, 1597 y 1625. La plaza de Fuenterrabía, tantas veces asediada por los ejércitos navarro-franceses, se conservó sin ser tomada por éstos, siempre que los tercios de Tolosa la presidieron; pero tuvo que capitular en la única ocasión en que ellos dejaron de estar dentro de la misma, que fue el año de 1521.

  • Incorporación de Bedaio

Consta que Juan Martínez de Berástegui, propietario de todo el barrio de Bedaio, reconoció la jurisdicción de esta villa de Tolosa en 8 de junio de 1544, como también que formalizó la competente escritura sobre el particular en 13 de enero de 1546.

  • Defensa del "monopolio fronterizo"

San Sebastián y Hernani quisieron en 1598 abrir otro camino para Navarra por el valle del Urumea, con el apoyo de gente armada. Tolosa por su parte armó también a gran número de sus vecinos, con el objeto de estorbar a la fuerza los trabajos principiados, con cuyo motivo, alarmada la provincia, se reunió en Junta particular en San Bartolomé de Bidania. El acuerdo se limitó a dejar en manos del rey la resolución del asunto. Consiguiente a ello, después de recibir los oportunos informes de ingenieros militares, mandó el rey que no se abriese dicho camino ni otro alguno.

  • Brujería

También en la localidad de Tolosa se encuentran vestigios de brujería en los siglos XVI y XVII. Así, en el año 1595, los representantes de esta villa en las Juntas Generales de Guipúzcoa decían que en su distrito había brujos y brujas en abundancia y que se debía pedir intervención al Santo Oficio. No consta el resultado de esta gestión, pero se sabe que el 'Tribunal realizó alguna diligencia. Quince años después la villa ratificó la petición ante las Juntas reunidas en Ordizia.

  • Segregaciones

En el año 1602 la mayor parte de los lugares dependientes de la jurisdicción de Tolosa promovió ante el tribunal superior, residente a la sazón en Medina del Campo, otro expediente contencioso. Después de formular en él 45 capítulos de agravios, que suponían haber recibido, concluyeron con la petición de exención, o sea la separación absoluta. Las expresadas aldeas no fueron tan felices en esta nueva tentativa de emancipación, que les fue denegada por sentencia de vista y revista pronunciadas el año de 1607, pero estos deseos suyos se cumplieron en el de 1615, obteniendo los villazgos, la jurisdicción civil y criminal, mero y mixto imperio. Tales fueron Abaltzisketa, Albistur, Alegia, Altzo, Amasa, Amezketa, Andoain, Anoeta, Baliarrain, Berastegi, Zizurkil, Elduaien, Ikaztegieta y Orendain. Por su parte, Lizartza consiguió la separación en 1791; Belauntza, ernialde e Ibarra en 1802.

Eugenio Urroz y Erro, en La villa de Tolosa: síntesis histórica (Euskalerriaren Alde n.º 61-62-63, 1913), nos da las siguientes indicaciones:

"El incendio más terrible ocurrido en Tolosa fue el del año 1503; ese año un fuego voraz destruyó la villa enteramente, sin que se salvara la Iglesia parroquial de Santa María. Después del incendio, sobre el mismo perímetro ocupado por la antigua villa, reconstituyose la nueva población que hacia el año 1608 fue cercada de muros con torres altas á trechos, En la antigüedad, hasta principios del siglo XIX, la villa de Tolosa bañada por uno de los lados por el Oria y rodeada por la otra de un brazo del mismo río, formaba una pequeña isla a la que daban acceso varias puentes correspondientes a otras tantas puertas de entrada. Estas puertas de entrada eran: la puerta del torreón de Lascoain que daba salida al camino de Castilla, el portal de Navarra, el portal de Arramele, el de Socorrope ó de las Damas y el de Iturrichiki. En 1672 se dotó á Tolosa con el puente denominado Zubiberri, situado detrás de la Armería Real. La calle principal de la villa con la calle de Lascoain, más tarde calle del Correo y hoy calle de Antonio Elósegui. Las calles que cantan paralelamente á la calle de Lascoain eran la calle de Miqueo, hoy de los Herreros y la de Arosteguieta ó Arpausocale, por el lado del Montescue, y por el otro lado la calle Mayor, la del Emperador, y la de Jesús, más tarde de Elizaldea, y hoy calle de Santa María. Existían además la calle de la Solana o de Cerco-ausi ó Cercausi y de la Lechuga y varias callejuelas y pasadizos que no merecen especial mención. La actual plaza de la Verdura en la que se hallaban situadas la alhóndiga municipal y la carnicería de la villa, era el centro del pueblo. Hasta 1658 las Fiestas, los regocijos públicos y el renombrado mercado semanal se celebraban en la actual plaza de Idiáquez que era entonces de más reducidas dimensiones que ahora. El año 1690 y siguientes en el lugar llamado Iribarazeta se formó la plaza Nueva, hoy de los Fueros. Cerca del torreón de Lascoain, conocido también con el nombre de portal de Castilla, la provincia estableció un depósito que se denominaba Polvoraechea y era al par de polvorín provincial el lugar donde se guardaban arcabuces y otros efectos de guerra; y en 1630 se estableció una real fábrica de armas para la construcción de las destinadas a los ejércitos reales. En 1618 se tomó en los bosques de Igarondo, propios de la villa, el actual paseo de Zumardi aundi ".

  • Contrabando

Siendo la población de Tolosa el camino establecido para el tránsito de mercaderías, era conseguir que las que se intentasen conducir por otra vía se considerasen descaminadas, o sea de contrabando. Por esta razón los alcaldes de esta villa procedieron criminalmente contra semejantes contraventores del privilegio de la misma y disposiciones reales en materia de aduanas. Los ejemplares de tales denunciaciones y procedimientos criminales fueron numerosos, particularmente en los siglos XVI y XVII. Uno de tales casos ocurrió el año de 1675 contra ciertos arrieros navarros que con mercaderías pasaron de San Sebastián a Navarra por el camino de Oiartzun a Goizueta, hecho que denunciaron los administradores de rentas reales al alcalde de Tolosa con lo que éste tuvo que formar el correspondiente proceso. Quejóse de esto la ciudad de San Sebastián a la provincia; la cual con tal motivo se reunió en Junta particular en Santa Cruz de Basarte, y este congreso remitió el asunto a la junta general inmediata, que se celebró en la villa de Azkoitia. Su acuerdo consistió en mandar que se cumpliese lo decretado en las de Villafranca de 1666, reducido a declarar que la ejecutoria del año de 1498 alegada por Tolosa sólo debía tener efecto respecto de las villas de Berastegi y Elduaien y ferrones, únicos litigantes en aquel pleito. Añadió que en todo caso el alcalde de la villa de Tolosa carecía de jurisdicción para entender de semejantes denunciaciones fuera de su término. Consiguiente a este principio, se acordó salir en defensa de los arrieros denunciados, a voz y costa de la provincia, en todos los tribunales. Después de esta declaración cesaron las denuncias de semejantes descaminos y el mencionado privilegio dejó de observarse. Las trabas que ponía a la libertad que necesita el comercio, para llevar los géneros por el camino más corto o mejor, no podía sostenerse por más tiempo.

  • Canonización de San Ignacio

Tolosa fue el pueblo donde la provincia solemnizó la canonización de su hijo Ignacio de Loyola en el año de 1622.

  • En la guerra contra Francia

Tolosa tomó parte en las operaciones bélicas de la guerra franco-española, participando en las tomas de Ziburu y de Sokoa en 1636 y en la defensa de Hondarribia en 1638.

  • Población de Aldaba

La población del barrio de Aldaba es muy moderna; el primer caserío que se construyó, que es el denominado Aldabazarra, se verificó en el año de 1691. A éste siguieron otros seis entre los años de 1725 y 1729, y los demás, con un molino harinero, se levantaron después sucesivamente.

  • Matxinadas

No sólo no tomó parte en la matxinada de 1718 sino que tampoco participó en la de 1766, armada por otros pueblos a consecuencias de la carestía del precio de granos. Muy al contrario, se opuso en ambas ocasiones a semejantes desmanes y su influjo contribuyó no poco en la última para que los amotinados se retirasen a sus casas.

  • Inundaciones

Por su situación en un valle angosto y a las orillas de un río de gran caudal como el Oria, Tolosa ha sufrido numerosas inundaciones a lo largo de su historia. Según Gorosábel la más antigua de la que ha quedado memoria, es la ocurrida en 1678. Las aguas subieron "dos varas" en las calles de Herreros y Correo, así como en las de Santa María, Mayor y del Emperador, inundándose asimismo las iglesias matriz de Santa María y las de los conventos de San Francisco y Santa Clara. Se destruyeron numerosas construcciones de las orillas. A consecuencia de esto, señala Gorosábel, la villa hizo voto de guardar perpetuamente el día de San Cipriano como de precepto, "bajo pena de pecado mortal" con procesión y misa.

En el siglo XVIII sufrió asimismo diversas avenidas del río, siendo las más devastadoras las ocurridas en junio de 1762, 1765 y 1787, repitiéndose en octubre de este último año. A consecuencia de las acaecidas el último año se realizaron obras de refuerzo de los puentes y de los muros del convento de Santa Clara, cuyas huertas se destruyeron. No fue menor la inundación que experimentó en los días 20 y 21 de mayo de 1801, pues las aguas que entraron por los boquetes de la muralla del Tinglado y casa de Idiáquez corrían con gran fuerza a las once y media de la mañana por las calles Mayor y del Emperador. Penetraron también las aguas desde San Esteban, aunque en poca cantidad, y corriendo por la calle del Correo, atravesando el arco del portal de Castilla. La parte más baja de la población fue inundándose al mismo tiempo de retroceso de manera que llegó a cubrirse el camino real frente al convento de Santa Clara, todo el campo de Laskoain hasta la altura de las espigas de los trigos, y en la iglesia de San Francisco subió unas dos varas. Los daños que se experimentaron fueron igualmente considerables por lo que se ejecutaron algunas obras de defensa, trazadas con mucho conocimiento por el ingeniero hidráulico José del Solar. Tales fueron: la cerradura del paso de las aguas por La Rondilla, el murallón de San Esteban, la elevación dada al camino real cerca de la misma ermita, con la continuación de un murallón hacia Alliri, en fin, la construcción de una pared de cerradura de heredades de Laskoain inferior hasta sus huertas.

Dos inundaciones de consideración han ocurrido durante el siglo XIX en esta villa. La una fue en la noche del 28 al 29 de enero de 1831; la otra en la mañana del 16 de septiembre de 1860. Las aguas entraron por el puente de Santa Clara, portal de Castilla, boquetes de la muralla del Tinglado, y por la parte de la Rondilla, al mismo tiempo que subieron por la de la matadería, como la más baja. Entre las cinco y seis horas de la mañana del 29, de su mayor crecimiento, las aguas llegaron a ocupar el camino real de Navarra frente a Santa Clara y sobrepujaron el primer arco de su puente, entrando en la plaza vieja; en la nueva subieron hasta el cerrojo de los Toriles y segunda grada de las escaleras de la casa concejil. Todas las calles de la población se vieron por consiguiente anegadas, y las tiendas de comercio se vieron en bastante peligro. Fue opinión de observadores prácticos que esta riada fue mayor que la de 1801. La de septiembre de 1860 no fue tan grande. Sin embargo, hay que advertir que los grandes torrentes de agua que anteriormente solían entrar en la población desde la parte de Berrano, no lo hicieron esta vez sino en poca cantidad, merced a la vía férrea que se construyó, y no puede calcularse lo que hubiera sido sin esta circunstancia. La abundante y continuada lluvia de la noche del 15 al l6 produjo por consiguiente un extraordinario crecimiento del río Oria. En su virtud entró éste por los caños de la muralla del Tinglado, y también por las huertas que hay al frente de San Francisco, de manera que ambas aguas reunidas corrían en gran cantidad por la calle del Correo. Así como en todas las inundaciones anteriores, también en ésta subió de retroceso por todos los puntos de la población, entrando por la parte de Belate. Sin embargo, no rebasó el alto de la ermita de San Esteban, aunque le faltó muy poco, ni penetró en la iglesia de San Francisco más que una pequeña cantidad, y aun ésta desde el camino real.

  • Epidemias

Tolosa sufrió numerosas epidemias a causa de su estratégica posición como lugar de paso de gentes, mercancías y tropas. Destaca, en época moderna, la que tuvo lugar en 1707 a consecuencia de la estancia en la villa de prisioneros hechos por las tropas franco-españolas en la batalla de Almana, en el marco de la guerra de Sucesión española. En marzo de 1784 tuvo lugar asimismo una epidemia que duró varios meses y diezmó a la población más pobre. Los médicos atribuyeron la endemia "al vicio de la atmósfera local originado de y la falta de policía urbana, a la estrechez y suciedad de las habitaciones, a la aglomeración de gentes en éstas y a la miseria de las mismas". Se tomaron medidas encaminadas a la mayor limpieza de las calles, al enterramiento de cadáveres con cal viva y a mayor profundidad, al desahogo y ventilación de las habitaciones y tiendas. Con motivo de los estacionamientos de tropas a causa de la Guerra de la Convención, hubo otra epidemia de "fiebres pútridas contagiosas" en 1794. Se experimentó también, consigna Gorosábel, en esta villa en 1804 una enfermedad contagiosa, que se cebó en la gente pobre por falta de aseo, alimento sano, ropa decente y su aglomeración. Igualmente en julio de 1808 principió la "calentura bilioso-pituitosa" a consecuencia del continuo tránsito de las tropas francesas. Propagáronla los numerosos y continuos alojamientos de éstas, la falta de aseo consiguiente en las calles y habitaciones, el no enterrar los muchos caballos que morían a la conveniente profundidad, etc. Como estas causas subsistieron por el estado de la guerra, duró también la epidemia hasta principios del año inmediato, causando entretanto muchas víctimas, particularmente entre los pobres.

  • Visita de Jovellanos en 1791

Cerca de Tolosa, y antes de entrar, se detiene el viajero en el convento de San Francisco y, apeándose, entra en la iglesia. Como siempre que describe arte, es moroso en las descripciones de cada una de las obras que contempla, pero en esta iglesia de Tolosa descubre un retablo, el de la Piedad, que colma su capacidad de asombro. Por su descripción y por las conjeturas que hace de su posible autor, merece que lo trascribamos:

"pero lo que sorprende y causa una admiración extraordinaria es el retablo de la Piedad, que está en una capilla al lado de la Epístola, frente al púlpito. En el embasamento hay una bellísima medalla que representa en medio relieve el Entierro del Salvador en figuras de la mitad del natural; no puedo ponderar bastante cuánto me agradó esta escultura, muy superior en el dibujo, en el gusto, en la expresión y en la buena y delicada ejecución, a cuanto he visto en España. Gregorio Hernández y Juan de Juni se quedan muy atrás; y si esta obra no es de Alonso Cano, no sé a quién se pueda atribuir en España, aunque sí que éste sólo pudiera competir con el autor del dicho retablo. Jovellanos se refiere sin saberlo a Ambrosio de Bengoechea, discípulo de Juan de Anchieta. "En el primer cuerpo hay una Piedad, en que Nuestra Señora, con su Hijo en los brazos, sobrepuja a lo mejor que hizo Hernández en este misterio tan repetido. La estatua del Cristo es digna de Miguel Ángel, y la de la Virgen tiene una fuerza de expresión sorprendente: está sentada al pie de una cruz de gran carácter, y todo el cuadro, con bellísimo marco, es contenido en un cuerpo de arquitectura de orden corintio, de dos columnas pareadas, y su cornisamento con un romanato cortado para dar lugar a un crucifijo que no me pareció igual a lo demás, o por estar estofado (todo el resto en madera), o por ser de otra mano; pero el San Juan y la Virgen en pie que están a su lado son dos estatuas de mérito igual a las anteriores, y no les ceden San Andrés y Santa Elena, de algún mayor tamaño, que están colocados sobre el cornisamento, perpendiculares a las columnas del primer cuerpo. Si yo entiendo algo de esto, créase que todo es asombroso". Ya en Tolosa, va "a la posada nueva: buena y bien servidos".

Buen observador de las diversiones populares, Jovellanos reseña que en la plaza: "vimos jugar... a la pelota a algunos jugadores de chapa, entre ellos dos clérigos". Pero no se conforma con ver, indaga y pregunta, por lo que puede anotar: "nos dijeron que con ocasión de fiestas públicas había grandes partidos de pelota a que bajaban franceses, navarros y vizcaínos; que en el último las apuestas importarían 100 pesos (otros dice 200), que ganaron los franceses, aunque el penúltimo partido fuera el triunfo sobre ellos de los tolosanos". Averigua que en Tolosa "está la fábrica de bayonetas para el Ejército". Pregunta por don Félix Samaniego, pero le dicen que estaba en "la hacienda de campo de Juramendi (si no me engaño); le veré a la vuelta". Por la tarde vuelve a iniciar el viaje, con dirección a Hernani. Días más tarde vuelve a Tolosa al anochecer, alojándose "no estamos en la posada nueva: era día de arribo de la diligencia y estaba ocupada con huéspedes; la que nos aloja es limpia y bien asistida". Aquí se entrevista con don Félix Samaniego, como se lo había propuesto en su paso anterior por Tolosa el pasado lunes, día 22. Con el fabulista sostiene "graciosísima conversación" y les recita algunos versos "de su descripción del Desierto de Bilbao, dos de sus nuevos cuentos de que hace una colección, todo saladísimo". Está con él "hasta las diez dadas", encargándole Samaniego que visite a su mujer a su paso por Valladolid. A las seis de la mañana del sábado, día 27, con niebla y frío, sale de Tolosa "por buen camino a la derecha del río".

  • Guerra de la Convención

El 2 de agosto de 1794, ante el avance de las tropas francesas dentro de Guipúzcoa, las tropas españolas que se habían retirado desde la zona de Irún hasta Hernani, deben abandonar esta última villa y retroceder hasta Tolosa donde establecen su cuartel general. El 4 de agosto, conocida la capitulación de San Sebastián, estas tropas, al mando del conde de Colomera, salen de Tolosa y se dirigen hacia el interior. El 9 de agosto, las tropas ligeras francesas toman Tolosa, tras ser diezmadas considerablemente por el regimiento español de caballería de Farnesio, el cual se retira a Lecumberri. El 26 de agosto, tres batallones franceses salen de Tolosa, según la orden recibida del representante del pueblo, Pinet, y, por el camino de Régil, llegan a Azpeitia, donde roban las reliquias de la iglesia de Loyola; más tarde, van a Eibar y Elgoibar, que incendian, produciendo una fuerte reacción en contra del pueblo guipuzcoano. Los daños que experimentó el pueblo en esta ocupación enemiga se evaluaron en 3.721,482 reales; sin contar los perjuicios que tuvieron las muchas familias que emigraron al interior de la provincia, Alava, etc., abandonando sus casas. Existe un yacimiento arqueológico en el paraje de Igarondo, orilla derecha del Oria, necrópolis relacionadas con el cercano convento de Santa Clara, utilizado como acuartelamiento durante las guerras de la Convención, napoleónica y realistas. Resto de 115 individuos jóvenes del sexo masculino, así como restos de ropa, botones militares franceses y monedas, que confirman la hipótesis de un cementerio militar.

  • Auto de "buen gobierno" (1799)

A causa del ambiente postbélico que se respiraba en Tolosa tras la guerra de la Convención, el Ayuntamiento, presidido a la sazón por Manuel Sebastián de Aranza Aguirre, promulgó el 4 de enero de 1799 un auto por el que se dictaban normas de policía municipal que contemplaban aspectos sobre circulación de mercancías, tránsito nocturno de personas, respecto de los días de precepto y festividades religiosas, así como normas sobre transeúntes y viajeros. Predominan estas últimas (control de transeúntes y de inquilinatos y hospedajes), así como las referidas a circulación nocturna, sin duda dirigidas al control de espías y personas indeseables, manifestándose así el ambiente de inseguridad propio de épocas turbulentas.

  • Ocupación francesa

Durante la guerra antinapoleónica Tolosa estuvo ocupada constantemente por una guarnición de tropa francesa. Sujeta, por lo tanto, a sus órdenes, exigencias y extorsiones. Tampoco pudo desentenderse de los pedidos de las guerrillas de naturales del país y así es que, por haberse puesto alguna dificultad al pago de las contribuciones que le exigieron, algunos caseríos de su jurisdicción fueron incendiados el 25 de marzo de 1812. Para libertarse de la continuación de las quemas, con que amenazaba el diputado José de Guerra, tuvo que pagar la contribución pedida, de lo que noticioso el general francés conde Dorsenne exigió en pena doble cantidad. Después de la batalla de Vitoria, el general Foy con unos 12.000 hombres se replegó para esta villa el 25 de junio de 1813 por la mañana. Los pedidos de raciones que antes de su llegada hicieron los comisarios fueron muy grandes, e imposibles de cumplirse en la penuria en que estaba el pueblo. Era, pues, inminente un saqueo general de parte de un enemigo escaso de víveres; y que además iba en retirada. Una feliz casualidad salvó a este vecindario de semejante desastre. Fue la noticia que el padre de Gorosábel, alcalde de la misma villa, dio a Foy acerca de la dirección tomada por José Bonaparte después de la mencionada batalla: dirección, de la que este general se hallaba del todo ignorante. Los aliados y franceses se batieron en todo el dicho día 25 en las cercanías de esta villa, a la cual avanzaron los primeros hacia el anochecer, a saber, los ingleses y portugueses con la brigada de Francisco Longa por la parte de Navarra, las divisiones españolas por la de Castilla. Apenas habían acabado de evacuar la población los últimos franceses, cuando los aliados entraban por ambas puertas. Si grande fue el alborozo de los tolosanos, no fue menor el compromiso en que vieron de atender a las necesidades de tan numerosas tropas, compromiso, del cual el Ayuntamiento salió con bastante felicidad, atendidas las circunstancias. Por esta razón se decretó después que, el 25 de junio de cada año, se celebrase una función solemne de iglesia con sermón y Te Deum, función que se hizo en bastantes años, pero quedó después suspendida. Durante esta guerra gran parte de su juventud tomó las armas en los batallones que se levantaron al mando del coronel Gaspar de Jauregui.

  • Trienio Liberal

En la época de 1820 al 1823 sus hijos se armaron en defensa de la causa constitucional. Después de haber sostenido la población en buen orden, a la invasión del ejército francés en abril de ese año, unos se quedaron en la defensa de San Sebastián, pero los más pasaron a Santander, Oviedo y· La Coruña, donde pelearon con dicho enemigo francés, capitulando con honor. Hubo en Tolosa, durante el Trienio Liberal, una Sociedad Patriótica. Fundada en mayo de 1820, fue la primera de Guipúzcoa.

  • I Guerra carlista

En octubre de 1833 comienza el primer conflicto armado carlista. En las provincias vascas sobre todo, en Aragón y Cataluña, masas de campesinos y parte de la clase urbana ingresa en las filas carlistas a la muerte de Fernando VII. Por factores tan influyentes en esta época como los fueros, lucha entre el centro y la periferia, discordancias sociales, cuestiones religiosas y políticas, las provincias vascas se verán envueltas en dos largas guerras. En 1833 se formó en Tolosa una Junta que comenzó a organizar la guerra. Lardizabal fue nombrado comandante general y por otra parte Iturbide. Iturriza e Iturriaga fueron comisionados para reclutar jóvenes y formar partidas. En 1835 Tolosa estaba en manos de los liberales. Al capitular la guarnición liberal de Villafranca el 3 de junio del mismo año. Jauregui, jefe liberal que ocupaba la plaza fuerte de Tolosa, huye a San Sebastián, temiendo alguna sorpresa de los carlistas. Queda en manos de éstos, para volver a ser reconquistados a los pocos días por los liberales. El 5 de junio de 1835, es decir, a los tres días del desastre que sufren los liberales en el Alto de Deskarga, vuelve Tolosa a manos carlistas.

  • Batallón de la Libertad

Tras la reacción absolutista al Trienio Liberal (1823-1833) y al filo de este último año, los liberales de Tolosa organizaron sus milicias, como los realistas de la villa lo habían hecho en 1825. Esta fuerza de urbanos abandonó Tolosa al ser ésta tomada por Zumalacárregui, refugiándose en San Sebastián y volviendo a la villa tras el convenio de Bergara. Al ocurrir la revolución de septiembre de l868 y la instauración, en octubre del mismo año, del nuevo Ayuntamiento liberal tolosarra, la Corporación solicita a Madrid la creación de una fuerza armada de "voluntarios de la Libertad". En junio de 1869 se forma una compañía a cuyo frente se colocó como capitán de Miqueletes de la Provincia, fue sustituido por Leandro Lasquibar. Tras el resurgimiento de las partidas carlistas en 1872, los voluntarios de la Libertad eligen como jefe a José Aranzabe y como teniente, a Sebastián Córdoba. Esta milicia luchó duramente con las tropas del cura Santa Cruz. Durante este año de 1872 y ante el enrarecimiento de la situación, el Ayuntamiento fortifica la villa, disponiendo que todos los empleados municipales pertenecieran al cuerpo de voluntarios de la Libertad. En enero de 1873 se uniforman, adoptando la boina roja. En junio de 1873 los voluntarios, a los sones del himno de Riego, proclaman oficialmente la República. Este año fue el de mayor apogeo de la milicia liberal tolosarra, que ascendió a 541 individuos. Además del batallón existía en Tolosa una compañía de artillería y otra de móviles y auxiliares, compuesta asimismo por paisanos. En 1874 las tropas carlistas del general Lizarraga cercaron Tolosa. Ante la imposibilidad de recibir ayuda, los batallones de Libertad, con sus familias y numerosos liberales tolosarras se refugian de nuevo en Donostia. Tras la restauración en la persona de Alfonso XII y la derrota del carlismo, en 1876 el Ayuntamiento liberal encarga a los batallones del recibimiento al nuevo monarca. Con la primera quinta forzosa del ejército, desaparecieron las tropas voluntarias y milicias civiles de uno u otro color. (Ref. Tuduri, José María: "El batallón de la libertad"..., Muga, 13, 1981).

  • Capital de Gipuzkoa

Durante el período constitucional, de 1820 a 1823, se planteó un proyecto de ley, a las Cortes sobre división territorial que colocaba a Tolosa como capital de la "provincia de Tolosa"; el proyecto no prosperó por las presiones contrarias ejercidas por San Sebastián. Por decreto de 19 de enero de 1844 fue Tolosa la capital guipuzcoana, hasta 1854 en que recuperó San Sebastián la capitalidad.

  • La jurisdicción de Tolosa en época de Gorosábel

En 1860 Aldaba se componía de 24 caseríos de labranza, una fábrica de cartón y estraza, dos molinos harineros y la casa de habitación del cura. El barrio de Bedaio, en el confín de esta provincia, limítrofe con los lugares de Uztegi y Azkarate de Navarra, tenía 16 caseríos de labranza, una casa rural y otra de habitación del beneficiado. La jurisdicción de la villa de Tolosa en 1860 se componía del territorio propio de la misma con sus barrios extramurales y de los lugares de Berrobi, Gaztelu, Irura, Leaburu y Orexa. En época anterior era de mucha mayor extensión, y tal que llegaba a la sexta parte de toda la provincia.

  • La batalla de Belabieta

El general Lizarraga, jefe carlista de Guipúzcoa, tenía sitiada desde setiembre de 1873 la plaza de Tolosa, sin que le fuera posible a su contrincante Loma levantar el cerco por más esfuerzos que hizo. En una de las ocasiones consiguió llevar un importante convoy a Tolosa, cuya guarnición se reanimó al recibir la ayuda, pero no hizo más que regresar a Andoain la columna Loma y el cinturón quedó otra vez cerrado por las fuerzas carlistas. Los liberales no se resignaban a perder la antigua capital foral de Guipúzcoa, y Moriones concibió un plan audaz y bien meditado para socorrerla y librarla definitivamente del acoso en que la tenían los voluntarios de D. Carlos. Moriones se decidía a acudir en socorro de Tolosa, pero su marcha de Pamplona era muy peligrosa y casi imposible; entonces recurrió a una estratagema que le salió muy bien. Conociendo Ollo la próxima marcha de Moriones a Tolosa, se movió rápidamente con los batallones 1.º, 2.º, 3.°, 4.º y 5.° de Navarra y la batería de montaña, situando sus fuerzas en Lecumberri, Betelu y Berástegui. Pero Moriones hizo correr la voz de que se dirigía a Logroño, para atacar otra vez Estella. En las estaciones de Tafalla, Tudela, etc., se cargaba material, al parecer, con destino a Logroño. El brigadier Argonz, segundo jefe de Navarra envió angustiosos avisos a Ollo, rogándole volviera hacia Estella, pues temía ser atacado y no contaba con fuerzas suficientes para resistir. Ollo no era de su opinión, pero ante la posibilidad de perder Estella, retrocedió yendo a situarse entre Muez, Munarriz y Salinas de Oro. Entonces Moriones, que había mandado salir fuerzas de Tafalla y Lerin y Olite en dirección a Logroño, contramarchó rápidamente y se fue a Pamplona de donde partió sin perder momento hacia el puerto de Belate, paso dificilísimo que cruzó sin ser molestado, ni siquiera por guerrillas sueltas. Desde Belate llegó hasta Aritxulegi, en los confines del valle de Oiartzun, logrando unirse sin pérdida alguna con la división de Loma: unidas ambas fuerzas se dirigieron a Tolosa.

Ollo, enterado de la marcha de Moriones, partió inmediatamente para Lecumberri y desde allí por Leiza y Berástegui se aproximó al lugar donde iba a librarse la batalla. Coincidió todo esto con la entrada de Santa Cruz en España y su marcha sigilosa hasta las líneas carlistas, con el propósito de sublevar la división guipuzcoana que mandaba Lizarraga. Liquidado este incidente, Moriones y Loma concentraron sus fuerzas en Andoain y Lasarte. Ollo se concentró en Elduayen y Lizarraga en Asteasu, Larrauri, Zizurkil, etc.: las tropas de Moriones y Loma atacaron a este último, quien se vio obligado a ceder terreno: entonces Ollo mandó avanzar las suyas y la artillería que disparaba sobre Andoain. La acción alcanzaba gran amplitud y en vista de esto Ollo envió avisos a Elío para que, si lo tenía a bien, le auxiliara con dos batallones con los que se hallaba acantonado en Leiza. Elío se puso en marcha, pero no llegó al lugar de la acción hasta después de anochecido, cuando ya había cesado la batalla. La acción fue muy dura, pues sólo el 2.º de Navarra tuvo más de 200 bajas: el brigadier liberal Padial fue herido dos veces. Elío, que tomó el mando de todas las fuerzas carlistas, ordenó que se retirasen a alojamientos aceptables, dejando tan sólo avanzadas en los montes de Belabieta. Moriones y Loma tuvieron muchas bajas, pero consiguieron su objeto de abastecer y socorrer a Tolosa, levantando momentáneamente el bloqueo, pero a los ocho días volvió a cerrarse el anillo, merced a la nueva ocupación por los carlistas de Villabona, Zizurkil, Asteasu y alturas vecinas que dominaban completamente la carretera de acceso. Todo el prestigio que pudo dar a Moriones esta fugaz victoria, lo perdió al verse obligado a embarcar sus columnas en San Sebastián para regresar a Navarra, dando un gran rodeo, pues no se atrevió a retirarse ni por Belate, ni por Lecumberri, ni por Segura, por temor a sus adversarios. La batalla de Belabieta tuvo lugar el día 11 de diciembre. Las fuerzas que en ella tomaron parte permanecieron en Guipúzcoa. [Ref. Oyarzun, Román. Historia del carlismo, 1939 (pp. 384-387)].

  • La II Guerra carlista

Durante la segunda guerra (1872-1876) se publica en Tolosa algunas veces el periódico carlista El Cuartel Real. Otras veces se publicaba el mismo periódico en Durango. Oñati o Estella. Era el único periódico carlista que se editaba, pues la actividad periodística había cesado por causa de la guerra. En 1874, el general Loma encontraba demasiadas dificultades para abastecer Tolosa, que estaba sitiada desde septiembre de 1873 por los carlistas; decide pues evacuar la guarnición a San Sebastián, el 28 de febrero. El 5 de marzo D. Carlos hizo su entrada triunfal en Tolosa. Desde este momento los carlistas eran dueños de toda Guipúzcoa, excepto la capital, Irún y alrededores.

  • Logia masónica

Hubo en Tolosa una logia francmasona, denominada "Obreros del Progreso", cuya primera noticia data de junio de 1878.

  • Organización foral

Villa, independiente. Era una de las cuatro en que debía residir el Corregidor durante un año enteramente con su Tribunal y Audiencia. [Fuero de Guipuzcoa, Tít. III, Cap. I]. También la Diputación de la Provincia. [Fuero de Guipuzcoa, Tít. VII, Cap. I]. Fue una de las dieciocho en que se debían celebrar las Juntas Generales. [Fuero de Guipuzcoa, Tít. IV, Cap. I]. En ella debía de estar el Archivo General de todos los papeles antiguos y modernos de la Provincia, colocados en su iglesia parroquial en el respaldo de ella, a la parte de la Epístola. Había también intramuros de la villa. un almacén, en el que se guardaban las municiones que había de usar la gente de la Provincia en las ocasiones de guerra, y una Casa Real en la que se fabricaba todo género de armas defensivas y las ofensivas que no necesitaban de pólvora con encargados que cuidaban de su gobierno y mantención y con gran número de oficiales que trabajaban a sueldo del rey en diferentes oficinas y labores para la provisión de los ejércitos y armadas reales "de todos los Reinos de España". Tenía su asiento esta villa en las Juntas Generales de la Provincia el primero a la mano siniestra del Corregidor y votaba en el s. XIX con 155 fuegos y medio, entre los que se comprendían los 9 lugares o aldeas sujetas a su jurisdicción y los del encabezamiento particular de Billabona. [Fuero de Guipuzcoa, Tít. IX, Cap. I y III].

Desde época bastante antigua, señala Gorosábel, tuvo la villa de Tolosa ordenanzas municipales. Consta, en efecto, que ya las tenía el año de 1322 con aprobación del rey, Alfonso XI de Castilla, si bien no se sabe su contenido, ni cuál era la organización del municipio determinada por ellas. Hay también antecedentes de que en 1338 se le dieron otras, respecto de las cuales existe igual carencia de noticias. Lo que parece es que tales ordenanzas primitivas no serían más que algunas disposiciones particulares sobre puntos determinados de administración económica y no un cuerpo o colección de ellas. Así es que sabemos que el rey aprobó las que le propuso la villa, referentes a la venta de la sidra, despachando sobre ello su provisión en Valladolid a 1 de noviembre de 1335. Se ve también que Pedro I confirmó en Castrogeriz a 21 de abril de 1354 otro acuerdo de la villa según el cual nadie podía comprar en su albóndiga más de una fanega de trigo cada día, ni clase alguna de granos para revender. A este tenor habría probablemente otras ordenanzas decretadas de forma aislada, conforme iba existiendo la necesidad de dictarlas. La organización municipal antigua estaba reducida a un alcalde ordinario, un fiel de la cofradía de San Juan de Arramele, y otro fiel o escribano del concejo y, por consiguiente, no había ayuntamiento propiamente tal. En su lugar había junta general o batzarre de vecinos, la cual se acostumbraba celebrar en público en la plazuela de Santa María y en la que se trataban todos los asuntos de alguna importancia del pueblo. Lo que después se llamó regimiento, o sea la institución de regidores, con deliberación reservada de los negocios, fue una reforma hecha en vista de los inconvenientes que se experimentaron de la numerosa concurrencia: alborotos, riñas, escándalos, etc. Continuó, no obstante, hasta el s. XIX, la costumbre de tocar la campana mayor de la iglesia parroquial para la celebración de los ayuntamientos particulares, aun en los días de tabla u ordenanzas, ceremonia que se consideraba necesaria para la validez de los acuerdos.

En tal estado solicitó la villa al rey el año de 1532 la mejora de su organización municipal y ésta fue aprobada en Medina del Campo a 5 de agosto del mismo año. Estas ordenanzas, que constan de 109 capítulos, se aumentaron en 1534 con otras seis, y, más adelante en 1706, tuvieron nuevas adiciones y retoques. Con arreglo a sus diferentes disposiciones, el gobierno municipal de Tolosa debía componerse de un alcalde, de un fiel de la cofradía de San Juan de Arramele y de cinco regidores, cuyas obligaciones se especifican. Debía haber además, sin entrada en ayuntamiento, un mayordomo balsero, un manobrero de la iglesia, dos jurados y otros tantos guardamontes. También un teniente de alcalde, para suplir las ausencias, enfermedades y demás impedimentos del propietario. Todos estos cargos eran anuales, y los que los servían no podían ser reelegidos sin guardar los huecos de años señalados en las mismas ordenanzas. Debían recaer precisamente en vecinos concejantes nobles hijosdalgo intramurales, y solamente los dueños de la casa de Yurreamendi gozaban de la prerrogativa de poder optarlos pese a vivir fuera del cuerpo de la villa. El alcalde, su teniente y regidores se nombraban el día de San Miguel, lo que se verificaba por medio de seis electores sacados a la suerte de entre los vecinos concejantes. La elección del fiel de la cofradía de Arramele se hacía 15 días antes en la iglesia de San Juan de este barrio. Se estableció después un síndico procurador general, para que representase los intereses públicos, como vigilante y fiscal de los mismos. Más adelante, en 1762, con arreglo a las órdenes generales del rey, la elección del ayuntamiento se trasladó al día 1 de enero de cada año. Así, en virtud del auto-acordado de 5 de mayo de 1766 se establecieron dos diputados del común y un síndico personero.

Toda esta organización municipal cambió a consecuencia de la publicación de la ley de 8 de enero de 1815, conforme a la cual, el ayuntamiento de esta villa se compuso de un alcalde, dos tenientes de alcalde y once regidores. El alcalde ordinario de Tolosa desde la fundación de esta villa fue revestido de toda la jurisdicción necesaria civil y criminal, mero y mixto imperio en la primera instancia. No tenía, sin embargo, un documento explícito y particular que acreditase esta autoridad, por lo que solicitó, y obtuvo el competente albalá dado por Juan II a 15 de mayo de 1442. Se dice en él que por hacer bien y merced a los vecinos y moradores de dentro del cuerpo de la misma villa y de sus vecindades de fuera de ella, y porque le había suplicado su primo el rey de Navarra, era su voluntad que no fuesen demandados ni juzgados en primera instancia si no es ante el alcalde expresado, y no ante otro juez cualquiera. Quedó, por consiguiente, a salvo el recurso de apelación, conforme a las leyes, para ante la real audiencia y chancillería, o bien, en su caso, para ante el corregidor de la provincia. El concejo de Tolosa suplicó luego al rey se dignase expedir el correspondiente privilegio rodado de dicha merced, y esto se verificó en pergamino de cuero (Cantalapiedra a 7 de junio de 1443), que conservó la villa en su archivo. A pesar de esto, parece que el fiscal del rey pretendió que no debía observar este privilegio, porque no había pasado ante su escribano de cámara, y por otras razones que alegó. En su vista el rey mandó que no se usase ni guardase dicho privilegio hasta tanto que se determinase lo que correspondía por fuero y derecho, contra cuya disposición representó el concejo de Tolosa al rey, exponiendo a su consideración los agravios y daños que de esto se le seguirían. El rey mandó se guardase y observase puntualmente la citada merced de la primera instancia, librando para el efecto la oportuna real cédula en Estadillo a 28 de junio de 1451.

Desde el origen de la hermandad guipuzcoana de Tolosa fue una de las cuatro, donde el corregidor de la provincia, a una con la diputación de la misma, tenía su residencia alternativa. Los Reyes Católicos mandaron que dicho funcionario residiese continuamente en esta villa, salvo cuando saliese a visitar las demás de la provincia; pero esta disposición fue revocada a instancia de algunas otras, en virtud de una real provisión del consejo librada en Toro a 8 de enero de 1505. Mandóse, sin embargo, por ella que el corregidor residiese en Tolosa el mayor tiempo que buenamente pudiese hacerlo, determinación que se sobrecarteó en Segovia a 18 de mayo del mismo año. Las Juntas Generales celebradas en Villafranca el año de 1799, habiendo declarado la conveniencia de que el corregimiento y diputación de la provincia se fijasen en un pueblo, eligieron por tal a la villa de Tolosa cuyo acuerdo fue aprobado por el rey, librando para su ejecución la competente real cédula en Aranjuez a 25 de mayo de 1800. En su cumplimiento se establecieron en esta dicha villa las dos expresadas autoridades provinciales con todas sus dependencias. Así las cosas, a la instancia de algunos otros pueblos, que se creían perjudicados con esta medida, se restableció el sistema de tandas por una real provisión; y el corregidor y diputación se trasladaron en 1802 a la villa de Azpeitia. Las Juntas Generales de 1834 decretaron también la residencia perpetua del corregidor y diputación en esta villa, cuya aprobación suplicaron a la reina quedando suspendida por las circunstancias de la guerra civil. Concluida ésta, diferentes pueblos renovaron este asunto y por real decreto de 19 de enero de 1844 Tolosa fue declarada capital de Gipuzkoa.

A su virtud se establecieron en esta villa las autoridades política y administrativa de la misma provincia, conservándose en ella hasta que a consecuencia de la revolución del año de 1854, se trasladó la capitalidad a San Sebastián aunque la Diputación foral y Consejo provincial subsistieron en esta villa de Tolosa hasta la segunda guerra. Los lugares sometidos a la jurisdicción de la villa de Tolosa no tuvieron al principio más autoridad local que un jurado. Después se establecieron en ellos alcaldes pedáneos, dependientes del ordinario de esta villa. Sus atribuciones en lo civil se reducían a entender en juicio verbal de cantidades que no pasasen de dos mil maravedíes, y aun esto en concepto de jueces delegados. En lo criminal sus facultades consistían en tomar las primeras providencias para detener a los presuntos reos, auxiliar a los agraviados, dar parte de los delitos, y remitir todo lo obrado al alcalde de Tolosa. Por ello los alcaldes de los lugares venían a esta villa, después de su elección en los mismos a jurar sus cargos en manos del de Tolosa, costumbre que se observó inalterablemente. Los alcaldes de Berrobi, Gaztelu, Irura, Leaburu y Orexa, que todavía no se habían eximido, continuaron practicando la misma formalidad del juramento hasta que, publicada la ley' de ayuntamientos de 8 de enero de 1845, cesaron de tener la calidad de pedáneos, y ejercieron las atribuciones comunes.

  • Elecciones en el siglo XIX
Elecciones generales de 21-IV-1879
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa, del 24-IV-1879.
CandidatosVotos
Conde de Egaña72
Egaña y Carpio49
Castelar1

Elecciones generales del 11-II-1891
Ref. La Voz de Guipúzcoa del 3-II-1891.
CandidatosPartidosVotos
GoitiaCoalición liberal534
RezustaCarlista437
AmestoyIntegrista122

Elecciones generales del 5-III-1893
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 9-III-1893. Filiaciones en diversas publicaciones de la época.
CandidatosPartidosVotos
GoitiaCoalición Liberal614
ZubizarretaCarlista457
AmeztoyIntegrista77

Elecciones generales del 12-IV-1896
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 17-IV-1896.
CandidatosPartidosVotos
AlzolaConservador598
ZubizarretaCarlista557
En blanco 2

Elecciones generales del 27-III-1898
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 30-III-1898. Filiación en El Fuerista del 27-III-1898.
CandidatosPartidosVotos
FigueroaCoalición Liberal627
Patricio de Orcaiztegui 3
Tomás Santa Cruz 1
En blanco 2

Elecciones generales del 16-IV-1899
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 19-IV-1899. Filiaciones en La Unión Vascongada del 17-IV-1899.
CandidatosPartidosVotos
PraderaCarlista636
García CortinaAdicto515

  • Industrialización

El desarrollo histórico de Tolosa, en el primer tercio del siglo XX, se caracteriza por dos elementos fundamentales; el proceso industrializador y la presencia de las organizaciones obreras. Tras el final de la Segunda Guerra Carlista la industria moderna comienza a desarrollarse en la villa del Oria. Consecuencia inmediata de esto es la aparición de las primeras organizaciones obreras, pioneras en la historia obrera de Guipúzcoa. En 1891, como consecuencia de la victoria en la huelga minera de Vizcaya de 1890 y en las elecciones municipales de ese mismo año, que suponen la elección de los primeros concejales socialistas en el País Vasco, se crea la primitiva agrupación socialista de Tolosa, el 31 de julio de 1891, tras un mitin de Facundo Perezagua.

La conflictividad laboral se hará presente en la antigua capital foral desde los primeros años del siglo. Desde 1901 existe una Sociedad de Oficios Varios, que será reemplazada en 1902 por la definitiva Agrupación Socialista de Tolosa. Consecuencia de la organización de los trabajadores serán las reivindicaciones laborales de éstos. De esta manera en 1902 se produce la primera huelga en la factoría La Guipuzcoana. La paz social no se volverá a ver alterada hasta 1907. Ese año el conflicto se declara en Mustad y Cía., pero no tendrá mayores consecuencias.

Habrá que esperar hasta 1912 para asistir a la primera conmoción de tipo social en Tolosa. En el verano de dicho año, los trabajadores de la sección de "couché" de la Papelera Española se declaran en huelga en demanda de la desaparición del trabajo a destajo y de la implantación de un sueldo fijo. La victoria de los trabajadores en el conflicto se traduce en una considerable mejora de las condiciones de vida de los mismos, a la vez que en un considerable avance de la afiliación a las organizaciones obreras, que da origen a la publicación de un diario -Avante- dirigido por Enrique de Francisco.

El año 1916 marca un nuevo hito en la historia de Tolosa en el siglo XX. En dicha fecha, y en protesta por la carestía que provoca el bloqueo naval inglés como consecuencia de la I Guerra Mundial, se origina un nuevo conflicto. En esta ocasión las demandas, a las que se unen los sindicatos católicos, se concretan en la solicitud de aumento de salarios, pago semanal de los mismos y· descanso dominical. El largo conflicto, de noviembre de 1916 a enero de 1917, dio origen a la creación de una cocina popular en la plaza de toros de Tolosa. Una vez finalizado el conflicto, las mujeres de la villa pidieron su mantenimiento debido a su economía.

Tras el final de la guerra europea, a principios de la década de los veinte, comienza a hacerse sentir el fantasma de la crisis económica. El paro y el endurecimiento de las posturas patronales van oscureciendo el panorama de la villa. A pesar de ello, en abril de 1920, se logra la firma del Convenio Colectivo de Trabajo, acuerdo alcanzado por Nicolás de Urgoiti -en representación de la Papelera Española- y Enrique de Francisco por el Sindicato Papelero de Tolosa. Fruto de este convenio es el reconocimiento -por parte de la empresa- del sindicato como interlocutor válido, el compromiso de respetar los derechos cívicos y políticos, la revisión salarial cuando el coste de la vida aumente en un 10% y el acuerdo de pagar al sindicato 10 pesetas por cada tonelada de producto elaborado. Esta cantidad se destinaría a la construcción de edificios sociales, mutualidades, creación de cooperativas y escuelas.

A partir de este año otro elemento entra en juego en Tolosa, la aparición del sindicalismo anarquista, representado por el Sindicato Único. Este pronto hace presentes otros medios de lucha obrera. En enero de 1921 es incendiada la Papelera Beotibar, en represalia por el despido de varios obreros y la negativa del resto de secundar una huelga. A los pocos días, el presidente del sindicato anarquista tratará de asesinar en el puente de Arramele a Enrique de Francisco, en un atentado que ocasionará la muerte de un joven. La Dictadura de Primo de Rivera, entre 1923 y 1930, supondrá un período de relativa paz política y social. La actividad de las organizaciones de tipo político y obreras se reduce sensiblemente hasta el final del período dictatorial.

  • Asamblea de la Liga Foral

El 23 de julio de 1905 tiene lugar en Tolosa una asamblea en que la Liga Foral convoca a "las juntas locales, partidos, organismos colectivos, prensa y particulares..." con el fin de designar una candidatura conjunta para las elecciones al Congreso convocadas para septiembre. La reunión será presidida por el presidente de la Liga Eugenio Gabilondo.

  • Asamblea de 1918

El 1 de diciembre de 1918 se reunieron en Tolosa los representantes de los municipios guipuzcoanos, presididos por los alcaldes de Donostia, Tolosa, Bergara, Irún y Azpeitia, reclamando junto con las diputaciones de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa la derogación de la ley de 1839 y la plena reintegración foral.

  • II República

Con la llegada de la II República da comienzo una de las etapas más intensas de la historia de la villa. Las elecciones municipales del 12 de abril dan la victoria a los candidatos tradicionalistas que se imponen a los candidatos PNV y republicanos.

  • Elecciones 1900-1936
Elecciones generales del 19-V-1901
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 24-V-1901. Filiaciones en La Unión Vascongada del 13-V-1901.
CandidatosPartidosVotos
RuizLiberal562
PraderaCarlista540
En blanco 1

Elecciones generales del 26-IV-1903
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 29-IV-1903. Filiaciones en La Constancia del 26-IV-1903.
CandidatosPartidosVotos
UrquijoCarlista675
PardoLiberal369
Guillermo Laborde Beovide-1

Elecciones generales del 10-IX- 1905
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 13-IX-1905. Filiaciones en La Voz de Guipúzcoa de 11-IX-1905.
CandidatosPartidosVotos
OruetaLiga Foral686
UrquijoCarlista562

Elecciones generales del 21-IV-1907
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 24-IV-1907. Filiaciones en La Voz de Guipúzcoa del 22-IV-1907.
CandidatosPartidosVotos
Díaz AguadoCarlista533

Elecciones a Diputados en Cortes del 8 de marro de 1914
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa. marzo 1914.
CandidatosVotos
José de Orueta Pérez de Nenin512
Pablo Iglesias Posse92
Pedro Endaya14
Pedro Otegui2
Ladislao Zabala1
Fermín Zavala1
Rafael Díaz Aguado1
Rafael Bandrés1
Roberto Castronido1
Francisco Arocena1
Orueta, Olazabal y Orcaiztegui1
Votos en blanco17

Elecciones generales del 9-IV-1916
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 12-IV-1916. Filiaciones en La Voz de Guipúzcoa del 10-IV-1916.
CandidatosPartidosVotos
BilbaoCarlista858
UsabiagaRepublicano249
En blanco 23

Elecciones generales del 24-II-1918
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 27-II-1918. Filiaciones en La Voz de Guipúzcoa del 25-II-1918.
CandidatosPartidosVotos
BilbaoJaimista812
LardizabalPNV539
Votos sueltos 11
En blanco85

Elecciones generales del l-VI-1919
Ref. Boletín Oficial de Guipúzcoa del 6-VI-1919. Filiaciones en El Pueblo Vasco del 26-V-1919.
CandidatosPartidosVotos
CareagaTradicionalista639
HornPNV265
BandrésLiberal234
Votos sueltos 4
En blanco 14

Elecciones generales del 29-IV-1923
Ref. El Pueblo Vasco del 1-V-1923.
CandidatosPartidosVotos
OrejaTradicionalista399
EizaguirrePNV1

Elecciones Municipales del 12 de abril de 1931
CandidatosPartidos
José SasiainRepublicano
José A. Labadía (Bolas)Republicano
Pedro ArreguiRepublicano
Félix CarreraRepublicano
Pedro DoctoriarenaSocialista
Fidel AzurzaTradicionalista
Alejandro BarrenecheaTradicionalista
Antonio ElóseguiTradicionalista
Pedro CaballeroTradicionalista
Ramón LarrañagaTradicionalista
Rufo de AndañoTradicionalista
Javier GurruchagaIntegrista
Marcelino AlcortaIntegrista
Jesús ArsuagaIntegrista
Dionisio OñativiaJaimista
Manuel UrretaJaimista
Jesús S. IrazustaNacionalista
Isaac López MendizabalNacionalista

Este resultado será denunciado por los nacionalistas alegando coacciones a los electores, lo que llevará a la repetición de las elecciones en mayo de 1931. Debido a las reclamaciones existentes se constituyó una gestora que funcionó hasta el 8 de mayo de 1931 , día en el que, en accidentada sesión repleta de incidentes entre el público, fue constituido el Ayuntamiento siendo elegido alcalde el republicano José Sasiain con los votos de la Coalición republicano-socialista y los de los nacionalistas. El 14 el Ayuntamiento acordó no adherirse a la República con el voto en contra de la no adhesión, de los republicanos y nacionalistas. Esta composición no fue durable ya que, algunos días después, fueron destituidos varios concejales en virtud de decreto del Gobierno que instituyó una gestora compuesta por Pedro Aguirre y Félix Carrera, republicanos, Pedro Doctoriarena, socialista, Ricardo Andoño y Ramón L., tradicionalistas. A fines de mayo se formará una única lista de derecha -integrada por los tradicionalistas y nacionalistas- lo que supone un primer ensayo de la candidatura que se impondrá en las próximas elecciones legislativas de mayo de 1933. La nueva mayoría se impone a los candidatos republicano-socialistas en una jornada plagada de incidentes y en la que se produjeron varios heridos.

Elecciones municipales de 3 de mayo de 1931
Ref. La Voz de Guipúzcoa del 2-VI-1931.
PartidosNº concejales
Carlistas6
Integristas2
PNV6
Socialistas1
Republicanos4

Alcalde: Doroteo Ciaurriz.


Los comicios celebrados entre 1931 y 1936 muestran un dominio de las fuerzas conservadoras en Tolosa. De esta forma, en las elecciones legislativas de 1931 se impondrá la llamada "Candidatura Defensora del Estatuto", integrada por la Comunión Tradicionalista y el PNV. Unicamente en 1933, como consecuencia del impacto del plebiscito autonómico celebrado escasas fechas antes, logrará imponerse el PNV. Las elecciones legislativas de febrero de 1936 volverán a poner de manifiesto la supremacía de la derecha, que será la candidatura más votada. La gran conmoción de la Segunda República, la Revolución de Octubre, se salda en Tolosa con un muerto y varios heridos al tratar la fuerza pública de despejar la carretera. Junto a este incidente se produce un paro generalizado y ejemplares del diario tradicionalista La Constancia son prendidos fuego en las calles de la villa foral.

Elecciones generales del 28-VI-1931
Ref. La Voz de Guipúzcoa del 30-VI-1931. Filiaciones en El Pueblo Vasco del 30-VI-1931.
CandidatosPartidosVotos
PicaveaIndependiente1.533
PildainIntegrista1.530
UrquijoTradicionalista1.528
LeizaolaNacionalista1.527
GárateAcción Nacionalista976
UsabiagaDerecha Republicana973
AmilibiaUnión Republicana972
De FranciscoSocialista965

Sí al Estatuto Vasco: Tolosa estuvo representada en la Asamblea de Estella.

En el plebiscito del 5 de noviembre de 1933 para refrendar el Estatuto Vasco se obtuvo en esta localidad el siguiente resultado:

Ref. La Voz de Guipúzcoa, nov. 1933
Nº de Electores7.042
A Favor6.631
En Contra98

En febrero de 1934 parte de sus concejales enviaron un telegrama a la Comisión de Estatuto Vasco de las Cortes protestando por el estado parlamentario del proyecto y la aceptación de los resultados del plebiscito.

Elecciones a Diputados en Cortes del 19 de noviembre de 1933
CandidatosVotos
Tellería1.971
Urraca1.970
Paguaga1.963
Maeztu1.958
Irazusta1.822
Leizaola1.728
Monzón1.712
Irujo1.690
Picavea1.567
De Francisco856
Echevarría833
Alvarez815
Angulo810
Bizcarrondo677
Usabiaga674
Gomendio649
De la Torre627
Imaz23
Larrañaga13
Astigarribia11
Zapirain11

Elecciones a Diputados en Cortes del 16 de Febrero de 1936
Ref. El Pueblo Vasco, febrero 1936.
CandidatosVotos
Lojendio2.227
Oreja2.218
Paguaga2.211
Múgica2.180
Ansó1.734
Apraiz1.703
Larrañaga1.637
Irujo1.593
Irazusta1.543
Monzón1.454
Lasarte1.450
Picavea1.410
Amilibia1.169

Elecciones a Diputados en Cortes del 1 de marzo de 1936
CandidatosVotos
Picavea2.793
Lasarte2.415
Irujo2.323
Irazusta2.323
Ansó1.772
Apraiz1.770
Amilibia1.719
Larrañaga1.693

  • Guerra Civil

La Guerra Civil tendrá unas graves repercusiones en la villa. Desde un primer momento un "Comité Revolucionario", integrado exclusivamente por las organizaciones socialistas, se hace con el control de la villa, procediendo a la detención de los principales dirigentes de la derecha local que son conducidos a la Casa del Pueblo. Sólo tras la intervención de los concejales republicanos, a los que acompañaban los nacionalistas y la Guardia Civil, logran que éstos sean trasladados a la cárcel de la villa y algunos puestos en libertad. El 28 de julio, con las fuerzas provenientes de Navarra en las inmediaciones de Tolosa, el Comité Revolucionario decide hacerse con el control de la situación, para lo que contaba con el respaldo del dirigente comunista Jesús Larrañaga, a la sazón Comisario de Guerra. Como consecuencia de esta acción, once presos derechistas de Tolosa serán detenidos y trasladados a la capital donostiarra, donde serán asesinados. Esta acción provocó la dimisión de la Junta de Defensa de Tolosa y el comisario de Orden Público, el nacionalista Telesforo Monzón. En lo que se refiere a las operaciones militares se puede decir que la campaña fue breve en Tolosa. Para el 10 de agosto las tropas de Cayuela -que avanzaban desde Ordizia- y las de Latorre, provenientes del valle de Berastegi, han cercado Tolosa. Ese día, ocupada la estación y la factoría de la Papelera Española, se acuerda la evacuación de la villa, que es ocupada al día siguiente por las tropas de Cayuela. A partir de este momento da comienzo una dura represión, difícil de contabilizar, que se extenderá hasta mediados de la década de los años 40.

  • Tiempo de destrucción

En la posguerra un hecho destacado convulsionó a la sociedad tolosarra y guipuzcoana en general. El 3 de noviembre de 1950 era asesinado el guarda del Banco de Tolosa, hecho que quedó sin esclarecer pese al envío de policías de Madrid para su investigación. La presunta implicación de personalidades del Régimen y la conmoción que supuso este hecho quedó recogida en la novela inconclusa de Luis Martín Santos Tiempo de Destrucción.

  • Tolosa en el Primer Franquismo (1936-1948)

El periodo del Primer Franquismo en Tolosa, que extendemos desde la ocupación de la villa, en agosto de 1936, hasta la celebración de las primeras elecciones orgánicas -en noviembre de 1948- supuso la consolidación de la hegemonía carlista en la villa que, en cierto modo, se vio amenazada por el nacionalismo vasco durante la II República. Tenemos que recordar que Tolosa fue uno de los municipios en los que se repitieron las elecciones municipales de abril de 1931. Los resultados siempre resultaron favorables para los tradicionalistas, que en abril se imponen con amplia mayoría, y que en mayo lideran un amplio frente católico fuerista en el que se incluyeron los nacionalistas vascos. La Comunión Tradicionalista solo pierde su hegemonía en las elecciones legislativas de 1933, donde el PNV logra mejores resultados. En las otras dos elecciones (1931 y 1936) las coaliciones "Defensora de Estatuto de Estella" y "Contrarrevolucionaria" respectivamente logran el triunfo electoral con comodidad (Cfr. Rodríguez Ranz, 1994). Las fuerzas políticas presentes en Tolosa durante la II República, nacionalistas vascos, PSOE, el republicanismo e incluso la pequeña presencia del Partido Comunista, no lograron contrarrestar la hegemonía del carlismo en la villa. El comienzo de la Guerra Civil, a semejanza de lo que ocurre en otros municipios, pone el control de la localidad en manos de una Junta de Defensa Local, en la que se integran todos los partidos pero en la que los socialistas ejercen un mayor control de la situación.

La campaña emprendida por los sublevados el 18 de julio se acerca a mediados del mes de agosto de 1936 a Tolosa. Tras la ocupación de Ordizia (29 de julio) los republicanos establecieron una línea defensiva que se apoyaba en las localidades de Zaldibia, Abaltzisketa y Gainza, desde donde el fuego de la artillería republicana amenazaba Ordizia. La línea defensiva se cerraba con el monte Aldaba. Sin embargo, y pese a la resistencia de los milicianos que defendían Gainza, el día 7 de agosto la línea republicana es desbordada y las tropas sublevadas que avanzan por el Oria pueden establecer contacto con las que proceden de la zona de Berastegi con el fin de cercar Tolosa, cortando las vías de comunicación que desde la misma se dirigen a Azpeitia y a la capital guipuzcoana.

El día 10 de agosto las primeras vanguardias de los sublevados se acercan a Tolosa y, pese a los ataques de la aviación republicana, logran ocupar la estación y el edificio de la Papelera Española. Ese mismo día las autoridades republicanas, ante la posibilidad de establecer un combate callejero, optan por acordar la evacuación de la villa. En la calle San Francisco y en el puente de "Los Fueros" se establecen las últimas barricadas defensivas de Tolosa, con la intención de proteger el repliegue hacia Villabona de las tropas republicanas. Sin embargo, los atacantes optan por rodear la localidad con la intención de cortar la retirada de los republicanos. El día 11 Tolosa es ocupada, hecho que es recogido por el periodista británico Steer cuando narra que "el comandante carlista [Cayuela] llegó a pie hasta la alcaldía y se encontró con las sobras de la comida de los oficiales del Frente Popular. Se hicieron unos cien prisioneros y dudo que se les tuviera mucho tiempo esperando". Los días siguientes, pese al continuo ataque de la aviación republicana, los sublevados consolidaron su dominio de la villa, periodo que aprovechan los sublevados para reorganizar sus tropas para, el día 16 proseguir su avance hacia Andoain, con lo que la guerra se puede dar por terminada en Tolosa.

Pese a que el frente se alejaba de Tolosa en dirección a San Sebastián la creación de la Junta de Defensa de Azpeitia pudo haber tenido repercusiones sobre la situación en Tolosa. Los nacionalistas vascos, tras la creación de la junta dieron comienzo a la formación de las milicias vascas, que se acuartelaron en la Casa de Ejercicios de Loyola, las del PNV, y en el "Hotel Loyola", las de ANV Estas milicias avanzaron por Régil hasta llegar a Gabiria. Esta localidad se convirtió en uno de los vértices de una línea defensiva establecida por las milicias nacionalistas que pasaba por el collado de Andazarrate -en cuya ocupación intervino el diputado nacionalista Manuel de Irujo (cfr. Barruso, 2003)- hasta Oria. De esta manera las alturas que dominaban Tolosa por el oeste quedaban en manos de los nacionalistas, amenazando el flanco de las tropas que progresaban por el Oria. Sin embargo los mandos nacionalistas, en vez de progresar hacia Tolosa, con la posibilidad de atacar la retaguardia de los sublevados optaron por proteger la carretera Tolosa-Azpeitia sin entrar en combate con las columnas procedentes de Navarra.

Pero el conflicto no se aleja de Tolosa, ya que el Ayuntamiento decidió instalar, en el pabellón del Hospital Civil, un "hospital de sangre" con trescientas camas, que posteriormente, al ser insuficiente, se extendió al asilo de la Casa de Beneficencia, que desde el 5 de agosto de 1937 pasó a ser controlado por las intendencia militar. Pero éste no fue el único hospital instalado en la villa, ya que en las Escuelas Nacionales Graduadas se instaló otro con capacidad para doscientos heridos. La instalación del hospital de sangre en la Casa de Beneficencia, sin embargo, fue una fuente de problemas para el municipio. Tal como se indica en un informe interno de FET y de las JONS los hospitalizados civiles tuvieron que ser trasladados a los sótanos, donde la "falta de mínimas condiciones de higiene y salubridad públicas.... con consecuencias mortales para algunos" llegaron al extremo de que "muchos de los niños acogidos, al ser cedidas su camas para los menesteres del hospital de sangre, hubieron tenido que dormir, de mala manera, sobre el suelo" (AGA-Presidencia, c.23). Finalmente la propia Jefatura Provincial del Movimiento, en febrero de 1940, pide que se clausure el hospital de sangre para que éste recupere su carácter civil.

· La represión de guerra y posguerra

En Tolosa, al igual que ocurre en el resto de localidades guipuzcoanas, tras la derrota de los republicanos se ponen en marcha una serie de procesos represivos que afectan en mayor o menor medida a la población y que tienen mucho que ver con la situación que se ha vivido en la localidad durante la Guerra Civil pese a que, como en el caso de Tolosa, esta haya durado unos pocos días.

La Tolosa de posguerra está, en gran medida, condicionada por la muerte de los presos derechistas de la localidad, que fueron sacados de la cárcel de Tolosa para ser fusilados en San Sebastián el día 4 de agosto de 1936. El recuerdo de estas víctimas se perpetuará en el Franquismo mediante un monumento que será escenario de diversas manifestaciones del Régimen y que en los años finales del Franquismo sufrirá uno de los primeros atentados con bomba llevados a cabo por E.T.A. La muerte de los presos tradicionalistas de Tolosa tienen una gran repercusión en la localidad, pero no podemos establecer una relación clara entre este hecho y la represión que se llevó a cabo en la misma. En el momento actual podemos documentar el caso de 67 vecinos de la villa que pasaron por tribunales militares de los cuales 22 fueron condenados a muerte y nos consta la ejecución de al menos 19 de ellos. Entre los fusilados destaca, sin lugar a dudas, el sacerdote tolosarra y propagandista nacionalista José Ariztimuño "Aitzol", que fue apresado al bordo del buque "Galerna" que hacía la travesía Bayona-Bilbao (Cfr. Barruso, 2001) y que sería fusilado en el mes de octubre de 1936 en el cementerio de Hernani sin que se formara causa alguna. Otros vecinos de la localidad fueron juzgados en Santoña -tras la rendición de los batallones nacionalistas- y condenados a largas penas de prisión. Según los datos de Carmelo Landa Montenegro (Cfr. Landa, 1998) al menos cinco vecinos de Tolosa fueron juzgados en la localidad cántabra y condenados a penas que oscilan entre los 12 y los 30 años de prisión. Otros fueron detenidos en la posguerra, tras ser enviados a sus casas tras el final de la contienda, como es el caso de José Irurita, detenido tras ser puesto en libertad en Albacete y condenado a muerte. Conmutada la pena permaneció seis años en prisión (Cfr. Barruso, Blázquez, Villanueva, 1991). El perfil de los procesados por la Justicia Militar en Tolosa responde al de un hombre, de unos 30 años, de izquierda y condenado a penas de 12 a 30 años de cárcel de los que cumplieron -afortunadamente- sólo una parte debido al colapso que sufrió la justicia. De todas maneras la presencia de tolosarras en la cárcel municipal se prolongó en el tiempo: entre agosto de 1937 y diciembre de 1938 son 102 los presos que permanecen en la cárcel de la localidad, 64 de los mismos en espera de concejo de guerra y el resto como detenidos. Esta alta densidad de presos se reducirá sensiblemente en la posguerra, como demuestra que de los 1.262 presos que las autoridades franquistas reconocen que existen en Gipuzkoa en 1940, solo 23 de ellos permanecen en la cárcel de la localidad. Esto sin embargo no quiere decir que la represión se suavice sino que la prisión de Ondarreta y el campo de prisioneros de Zapatari concentran la mayor parte de la población reclusa de la provincia.

· Represión económica e incautaciones

Menos conocida que la represión física, pero tan importante o más que la anterior, es la represión económica puesta en marcha por los Franquistas. Esta se organizó sobre la base de dos textos legislativos; el decreto del 9 de enero de 1937 -que crea las Comisiones Provinciales de Incautación de Bienes- y la ley de Responsabilidades Políticas de 9 de febrero de 1939. Veamos brevemente a aplicación de cada uno de estos textos en Tolosa.

Durante la Guerra Civil la represión económica corrió a cargo de la Comisión Provincial de Incautación de Bienes, quien basándose en una serie de supuestos (pertenencia a los partidos políticos opuestos al "Alzamiento", actuación política durante la II República...) procedió a incautar los bienes de las organizaciones políticas que se habían opuesto a la sublevación. En Tolosa tenemos constancia de la incautación del batzoki del PNV y de la Casa del Pueblo del PSOE que se produjo el 24 de julio de 1937 y quedó convertida en depósito de muebles de la Comandancia Militar de Tolosa. Igualmente se incautó la cuenta de la Agrupación Socialista de Tolosa con 507 pesetas.

Pero la incautación no solo afectó a las organizaciones políticas sino también a los particulares. Según el registro de propiedades administradas por la Comisión Provincial de Incautación de Bienes de Guipúzcoa podemos señalar que al menos treinta vecinos de Tolosa -entre los que se encuentran Doroteo Ciaurriz e Isaac López Mendizábal- tienen sus bienes incautados. En total son un conjunto de 54 propiedades (dieciséis fincas urbanas, tres caseríos, quince fincas rústicas y diez créditos lo incautado) que en el período de vigencia de la Comisión Provincial -es decir hasta julio de 1939- rindieron a las arcas del Estado un total de 10.328 pesetas, lo que viene a suponer más de trece mil euros en la actualidad. Pero la actuación de la Comisión Provincial no se limitaba a la incautación de los bienes sino que instruía un expediente del cual se derivaba una sanción que era impuesta por las autoridades militares. No tenemos demasiados datos de las sanciones impuestas por la Comisión pero si podemos documentar una sanción de 100.000 pesetas que se impuso en diciembre de 1938 al nacionalista Eduardo Ortizberea quien, sin embargo había muerto en el frente de batalla (AGA-Justicia, c.76).

La Ley de Responsabilidades Políticas de 9 de febrero de 1939 vino a sustituir a actividad de las comisiones provinciales y su finalidad era sancionar todas las actividades políticas "contrarias al Movimiento" que habían tenido lugar con posterioridad al 1 de octubre de 1934. En virtud de esta ley son 27 los vecinos de Tolosa procesados de los cuales 11 son condenados imponiéndoseles un total de 45.000 pesetas (unos 60.000. en la actualidad) en sanciones. La sanción más elevada que impone el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Navarra y Guipúzcoa, con sede en Pamplona, recae sobre Pedro Arraiza Huarte. En marzo de 1940 se le impone una sanción de 40.000 pesetas acusado de ser el secretario del Partido Radical en Tolosa y pasar "en Francia gran parte del tiempo que duró la pasada guerra". Previamente la Comisión Provincial de Incautación de Bienes le había impuesto una multa de 75.000 pesetas. Arraiza, corresponsal en Tolosa del diario republicano La Voz de Gipuzkoa, es acusado por el Ayuntamiento de Tolosa de "propagar entre las masas inconscientes sus enconos políticos llegando en varias ocasiones al insulto personal contra elementos de derecha por sus actuaciones político sociales y concejiles inyectando el odio en las masas contra esta clase de personas que fácilmente se dejó sentir durante el período rojo con la detención, encarcelamiento y fusilamiento de respetables personalidades derechistas" (AGA-Justicia, c.1.406). Tras este la siguiente sanción más elevada recae en el nacionalista Eusebio Vitoria Echeverría, miembro de la Junta de Abastos e interventor del PNV, que se encuentra en el exilio. En diciembre de 1940 es condenado a pagar una multa de 3.000 pesetas (AGA-Justicia, c. 1.350).

· Depuración y control social en la posguerra

Pero las actuaciones represivas puestas en marcha por el Franquismo no se detuvieron en lo que hemos mencionado, sino que se extendieron por todos los estamentos de la sociedad. Los prisioneros de la Guerra Civil, una vez puestos en libertad, estaban expuestos a sufrir detenciones periódicas o a ser inhabilitados para determinados puestos de trabajo, lo que en no pocos casos, obligaba a la emigración. Pero en el caso de Tolosa, debemos mencionar dos grupos que experimentaron el rigor represivo del régimen; nos referimos al clero y a los profesionales de la Enseñanza.

La cuestión del clero ya no debe sorprender a nadie. Dieciséis fueron los clérigos fusilados por los franquistas y otros muchos los encarcelados y sancionados. Entre el clero tolosarra podemos mencionar al menos cuatro clérigos a los que el Gobierno Civil de Gipuzkoa pensaba sancionar. Dos de ellos -Francisco Las Heras y Miguel Apezteguía- en 1937 se encontraban detenidos en la cárcel de Tolosa, mientras que un tercero, Juan J. Sesé opta por huir hacia Bizkaia, de donde pasó al exilio. Si a esto unimos la muerte de Ariztimuño podemos afirmar que, en proporción, el clero de la villa papelera fue uno de los sectores sociales más afectados por la represión franquista, pese a que pueda parecer una paradoja. En el conjunto del Arciprestazgo de Tolosa se pretendió sancionar a un total de 21 sacerdotes de los cuales fueron desterrados cuatro y otros seis fueron detenidos durante algún tiempo.

Otro de los sectores más afectados por la depuración de la posguerra fue el del Magisterio. De un total de quince maestros nacionales que ejercían en Tolosa cuatro son sancionados y uno, Tomás Ortiz, separado definitivamente del servicio al encontrarse ausente de la localidad. Al parecer Tomás Ortiz era miembro de la dirección de Izquierda Republicana en Tolosa. Para apreciar con claridad el intenso control social al que se ve sometida la población de la villa papelera durante la inmediata posguerra podemos detenernos en el caso de Pablo Arrizabalaga, maestro de la localidad. La guerra la sorprende en Zegama, lugar donde pasaba las vacaciones y donde es detenido durante un día acusado de ser nacionalista. Sin embargo es puesto en libertad y, según informa el alcalde de Tolosa -el tradicionalista Fidel Azurza- se reintegra a su puesto al comenzar el curso escolar. Sin embargo, a finales de 1936 da comienzo su expediente de depuración, en el que es acusado por los diferentes informantes, de ser nacionalista y haber votado en las elecciones a esta candidatura. Los informes remitidos desde Zegama van en la misma dirección, señalando que figuraba como "socio de la Eusko Echea (sic) de esta localidad, estando por tanto considerado como nacionalista" (AGA-Educación, leg.190). Esto supone que se formulen cargos en su contra a los que responde que su pertenencia al batzoki se debía "más a tener un punto de reunión con mis amigos que por ideología" y aunque reconoce haber votado a los nacionalistas señala que "no he querido votar separatismo" (AGA-Educación, leg. 190). El maestro es detenido nuevamente, esta vez tres meses y medio, sin que sepamos si las autoridades militares le imponen alguna sanción. Su expediente se resuelve finalmente en 1939 siendo inhabilitado durante dos años para ejercer el Magisterio, que la Comisión D eleva a cinco en el caso de que ejerza en el País Vasco o en Cataluña.

Igualmente llamativo es el caso de la maestra Mª Luisa Olano, que "por presión de su marido, destacado izquierdista de Tolosa" (AGA-Educación, leg.192) permaneció en Francia hasta julio de 1937. Esto, siguiendo la lógica de la Comisión D, le supuso la separación definitiva del servicio al encontrarse ausente pero, en 1940, tras haberse trasladado a Haro la citada maestra, pide la revisión de su expediente. En el mismo se pueden apreciar los informes contradictorios del párroco, quien en 1936 afirmaba que la expedientada "parecía simpatizar con el ideario de su marido que milita en Izquierda Republicana". El mismo clérigo, en octubre de 1940, afirmaba que "se sabe que durante el laicismo hizo bendecir a calladas, con gran riesgo para su persona, las escuelas que ella regentaba" (AGA-Educación, 192). A la vista de los nuevos informes la Comisión Superior Dictaminadora de Examen de Penas, en noviembre de 1941, decide confirmar a la maestra en cuestión pero inhabilitándola para cargos directivos y decretado la pérdida de los haberes no percibidos. La otra maestra sancionada lo es por haber pertenecido a Emakume Abertzale Batza y se le impone un traslado dentro del País Vasco y tres meses sin sueldo (AGA-Educación, leg.192).

· La vida política en el Primer Franquismo

El carlismo tolosarra emerge como fuerza hegemónica de poder local durante el Primer Franquismo. La alcaldía de Tolosa es ocupada por Fidel Azurza, que ya había ocupado el cargo durante la II República y que durante la Guerra Civil había sido presidente de la Junta Carlista de Guerra. Esta, constituida el 10 de agosto de 1936 en Ordizia, cuenta con la presencia de los tolosarras Ramón Alcorta, Germán Raguán y José Aramburu, este último nombrado secretario de la misma. El intento de desarrollar el partido único en Gipuzkoa encuentra numerosos problemas, como queda puesto de manifiesto en un documento fechado en 1943 en el que se señala que las jefaturas locales llevan "una vida muy lánguida" mientras que, por el contrario, cuando existe "un centro o círculo de recreo (generalmente el antiguo Círculo Tradicionalista) hay mayor lozanía en su desenvolvimiento" (AGA-Presidencia, c.92). Las difíciles relaciones entre falangistas y carlistas en Tolosa se ponen de manifiesto con motivo de los actos que tienen lugar para conmemorar la "liberación" de Tolosa en agosto de 1942. En los citados actos se producen incidentes entre los carlistas seguidores de Fal Conde, y opuestos al Franquismo, y el aparato oficial de FET y de las JONS con el Alcalde de Tolosa, Serapio Altuna, y el Presidente de la Diputación, Fernando Aramburu al frente. Pero los problemas políticos en Tolosa durante el Primer Franquismo son constantes. En 1942 un informe señala que no se ha conseguido resolver el problema de la Jefatura Local de FET y de las JONS, a la vez que ponía de manifiesto la hegemonía política de los hermanos Ortiz de Zárate que ocupaban los cargos de Jefe Local, y las delegaciones de Auxilio Social, Información e Investigación, Frente de Juventudes y Prensa y Propaganda. Según este informe ésto producía un retraimiento de los miembros del partido único -en su mayor parte tradicionalistas- y era empleado por los partidarios de Fal Conde como una muestra de apoyo al dirigente carlista disidente. Para solucionar esta situación se propone que se nombre como jefe local a Germán Raguán, integrante -como hemos visto- de la Junta Carlista de Guerra y que luchó en la Guerra Civil con el grado de teniente. Como méritos para la designación de Raguán se menciona, aparte de ser ex combatiente, el haber perdido "a sus otros dos hermanos, uno asesinado por los rojos y otro caído en el frente", eso sí, en el informe se recomienda mantener las delegaciones de mayor interés político en manos falangistas (AGA-Presidencia, c.92).

El personal político en Tolosa sigue el mismo proceso que en el resto de municipios guipuzcoanos. Durante el período de la Guerra Civil son designados por el Gobernador Civil los gestores municipales, recayendo la mayor parte de los cargos en tradicionalistas que, en el caso de Fidel Azurza, ostentará un buen número de cargos en el Franquismo. Azurza, como ya hemos visto, fue nombrado alcalde de Tolosa, cargo que dejará para ser nombrado -en septiembre de 1937- Jefe Provincial de FET y de las JONS, cargo en el que permanecerá hasta agosto de 1938 en que es sustituido por Juan José Pradera, director de La Voz de España e hijo de Víctor Pradera, fusilado por los republicanos en los días previos a la ocupación de San Sebastián. Pero no será Azurza el único político tolosarra que ostente cargos de importancia en el Franquismo. En 1949 el alcalde de la villa, Ramón Llanos Goiburu, es designado procurador en las Cortes franquistas a propuesta del Jefe Provincial del Movimiento siendo elegido en detrimento del alcalde de Eibar (AGA-Secretaría General del Movimiento, c.200).

El resto de la vida política se caracteriza por un proceso de renovaciones continuas en la composición del consistorio, pero siempre con el denominador común de que los designados son tradicionalistas. En 1939 se produce una renovación parcial del consistorio. En octubre renuncia el alcalde Eusebio Alberdi al que sustituye Rafael Ariztia de Harrasarri, que ocupaba el cargo de primer teniente del alcalde. Como consecuencia del nombramiento del nuevo regidor al mes siguiente se produce una profunda renovación del consistorio, entrando a formar parte del mismo cuatro nuevos concejales. A diferencia de lo que ocurre en otros municipios guipuzcoanos, en 1943, no se producen grandes cambios en la corporación municipal. Tan solo se cubre una vacante que pasa a ser ocupada por José Olarriaga Zabaleta, miembro de la Comunión Tradicionalista y de la Junta Carlista de Guerra en San Sebastián, cargo desde el que accede a la jefatura de intendencia de la Administración General de la Junta Carlista de Burgos (AGA-Gobernación, 2540). Entre 1943 y 1948, año en el que se celebran las primeras elecciones municipales "orgánicas" llevadas a cabo por el Franquismo podemos documentar varios cambios parciales en el consistorio que se llevan a cabo en 1945 y 1946 en todos los casos para cubrir vacantes que se producen por renuncia de los concejales que las ocupaban.

Los años 1947 y 1948 son de mayor actividad política en los municipios guipuzcoanos en general y en Tolosa en particular. En 1947 el régimen celebra el primero de sus referéndums, en el que se somete a aprobación la Ley de Sucesión, que facultaba a Franco a nombrar su sucesor. Como es lógico suponer el Franquismo pone en marcha un proceso interno para lograr que la consulta arroje los resultados esperados, lo cual no impide que se celebre una "campaña" electoral a favor del "SÍ". La campaña arranca con un acto en el "Teatro Gorriti" de Tolosa el 1 de julio de 1947 con la intervención del Alcalde de Tolosa; Ramón Llanos Goiburu, el Diputado Provincial Dionisio Tellería, el Secretario de las Cortes Antonio Paguaga y el Gobernador Civil de Gipuzkoa, Barón de Benasque (La Voz de España, 2-7-1947). El referéndum arroja unos resultados claramente favorables al Régimen en el que un 78% del censo se posiciona a favor del "SÍ". Sin embargo la poca transparencia y la manipulación llevada a cabo del proceso de la votación - no conocemos los resultados municipales- y del censo -se excluye a todos aquellos que pueden ser considerados como "desafectos"- (Cfr. Barruso, 2000) nos ponen de manifiesto el escaso valor que tienen la consulta a nivel popular.

El siguiente acto de la campaña política emprendida por el régimen es la celebración, en noviembre de 1948, de las primeras elecciones municipales orgánicas mediante las cuales serían elegidos los ayuntamientos de los Tercios de Representación. De éstos -Familiar, Sindical y de Entidades- tan solo el primero era votado directamente -aunque de manera muy restrictiva- por los ciudadanos, ya que en los otros dos la elección correspondía a los compromisarios sindicales en el caso del segundo tercio y a los concejales de los dos tercios anteriores, que elegían entre una lista propuesta por el Gobernador Civil, los miembros del tercero de los tercios de representación.

A pesar del falseamiento electoral Tolosa es una de las escasas localidades guipuzcoanas en las que se llevan a cabo las "elecciones". Tan solo en dieciséis municipios hay más candidatos que puestos a cubrir, ya que en el resto la proclamación de candidatos -al coincidir ambas cifras- suponía la elección automática de los mismos. En Tolosa son cinco los candidatos, lógicamente todos del partido único, y conocedores de que los "perdedores" debían representar ese papel para dar una cierta imagen de verosimilitud al proceso. En Tolosa, según se desprende de la consulta de la documentación, tenían "derecho al voto" tres mil cabezas de familia, es decir tan solo el 23% de la población de los que "votan" tan "solo" el 62%, lo que supone uno de los porcentajes más bajos de la provincia exceptuando Mondragón (60%) y Eibar (51%). La corporación de 1948 estaba presidida por Ramón Llanos y formada por seis tradicionalistas, dos falangistas, un monárquico y tres concejales sin filiación conocida antes de la Guerra Civil. Por tercios los tradicionalistas son mayoritarios en todos excepto en el de entidades pero esta cuestión carece de importancia ya que todos los elegidos menos tres son militantes de FET y de las JONS. El perfil sociológico de los regidores tolosarras de 1948 corresponde al de un tradicionalista, de una edad en torno a los cuarenta años, afiliado al partido único, considerado como afecto al régimen, empleado en el sector secundario -con un importante porcentaje de industriales que supera el 35% de los miembros de la corporación- y escasa presencia de los otros dos sectores; tan solo un concejal declara como profesión "labrador" y otro "comerciante", si bien estos términos son ambiguos y deben ser entendidos como pequeños propietarios agrícolas y propietarios de establecimientos comerciales (AGA-Secretaría General del Movimiento, c.207). El sistema de elecciones orgánicas pervivió hasta los últimos años del Franquismo, que celebró periódicamente elecciones parciales, ya nunca se eligió a toda la corporación de manera simultánea. Los comicios posteriores, como los de 1954, sirvieron para encumbrar una clase dirigente, procedente de la Guerra Civil -los dos concejales nombrado en 1954 son ex combatientes y procedentes del tradicionalismo.

Cuadro 1: Evolución demográfica en Tolosaldea (zona de Tolosa)Cuadro 1: Evolución demográfica en Tolosaldea (zona de Tolosa)
Pob. 1930Pob. 1940Pob. 1948
Abalzisketa50352522104,375977214,31
Aduna428405-2394,63429245,61
Albiztur647628-1997,06664365,56
Alegia1.1261.115-1199,021.141262,31
Alkiza494466-2894,33213-253-51,21
Altzo425387-3891,064314410,35
Amezketa1.0671.211144113,51.305948,81
Anoeta384381-399,2238430,78
Asteasu1.2451.389144111,571.372-17-1,37
Belauntza266239-2789,851.043-239-89,85
Berastegi1.1501.000-15086,96434433,74
Berrobi37841234108,991.229225,82
Zizurkil1.2451.29045103,61367-61-4,9
Elduain340339-199,71301288,24
Gaztelu27028717106,3257145,19
Goiatz229226-398,692293113,54
Hernialde347322-2592,81.080-93-26,8
Ibarra9341.120186119,91545-40-4,28
Irura5195212100,39292244,62
Larraul280272-897,14519207,14
Leaburu47751134107,1362281,68
Lizartza5705766101,05181468,07
Orexa183175-895,631.50063,28
Errezil1.4471.364-8394,2613.0241369,4
Tolosa12.84713.583736105,73739-559-4,35
Bidania70271513101,852.003243,42
Villabona1.8801.94666103,51573,03

Un último apunte se refiere al comportamiento demográfico de Tolosaldea en el Primer Franquismo. Como se puede observar en el cuadro 1 la comarca mantiene el crecimiento entre 1930 y 1940 pero luego desciende, en términos absolutos, en 1948. Tolosa pese a mantener un leve ascenso entre 1930 y 1940 experimenta un retroceso de población al final del Primer Franquismo, al igual que ocurre con otras localidades de su comarca.

PBB

  • Las primeras votaciones del postfranquismo

Tras haberse expresado en el referéndum de 1976 con 4. 156 sí, 106 no, 217 votos en blanco y un 37,46% de votantes, en 1977 define así sus opciones:

Elecciones del 15-VI-1977
PNV3.13234,30%
PSOE1.56017,10%
EE1.03611,30%
GU97910,70%
ESB7978,70%
DCV5235,70%
DIV4995,40%
PCE2112,30%
AETG1701 ,8 %
PSP700,70%
FUT590,60%
ANV420,40%
FDI260,20%
Nulos y abst.enciones4.42232,70%

Referéndum constitucional del 6 de dic. de 1978 (censo electorla: 14.390)
Votos5.820
3.37123.43%
No2.04514,21%
Abstenciones8.57059.56%
Blanco333
Abstenciones y No73.77%

Elecciones generales del 1-III-1979 (Censo electoral: 15.164)
Ref. Ibermática. Norte, S. A
EE1 .16413,53%
PNV2.45328,53%
HB1.55818,12%
UCD1.36215,84%
PSOE1.02311,89%
EKA3704,30%
PCE2122,46%
ORT1571,82%
UFV951,10%
EMK750,87%
UN700,81%
LKI280,32%
IR250,29%
FE(A)40,04%
ULE10,01%
Abstenciones6.40142,21%

Elecciones municipales del 3 de abril de 1979
Para hacerse cargo de las 17 concejalías de este Ayuntamiento se presentaron diez candidaturas: LKI, PNV, PCE. EE, ORT, EMK-OIC, HB, EKA, PSOE y Tolosa'ko Kirolarien Elkartea. Los votos y, concejales elegidos, sobre un censo de 13.534 electores, fueron: PNV con 3.513 votos: Iñaki Linazasoro, José Aguirrezabala, M. Edurne Etxeberria. Juan Zubiria, José Martín Amantegui, Román Orobengoa, Miguel Zabala y Santos Mocoroa; HB con 1.959: Jokin Gorostidi, Jesús M. Aguirre, M. Josefa Gorostidi, Juan Ignacio Mendizábal y José Sasieta; EE con 1.113: Martín Aguirrezabala y José Javier Moreno; EKA con 480: María Victoria Salinas; PSOE con 693: Juan Asensio. Alcalde: Iñaki Linazasoro del PNV por ser el cabeza de la lista mayoritaria, ya que en la votación el PNV obtuvo 8 votos, Herri Batasuna 7, EE 1 y el PSOE 1.

Referéndum estatutario del 25-X-1979 (Censo electoral: 13.998)
Ref. El Diario Vasco 27-X-1979.
Votos8.57161,28 %
Abstenciones5.42438,77 %
83.15595,14 %
s/c58,25 %
No2062,40 %
Blanco490,57 %
Nulo710,82 %

Primeras elecciones para el Parlamento Vasco: 9-III-1980. (Censo electoral: 14.829)
Ref. El Diario Vasco, 11-III-1980
HB1 .39516,38%
PNV3.39839,92%
EE1.26414,84%
PSOE7779,12%
UCD7188,43%
AP2783,26%
PCE2112,47%
EKA1661,95%
PTE820,96%
EMK660,77%
ESEI480,56%
LKI230,27%
UC110,01%
Abstenciones6.31742,60%

  • Elecciones 1980-1996
Elecciones Generales de 28 de octubre de 1982 (censo electoral: 14.243)
PNV3.843
HB2.029
PSOE1.723
EE1.313
AP/UCD154
PCE151
CDS142
PST22
PCEml13
CUC8
EN7
UCE4

Elecciones municipales del 8 de mayo de 1983
Concejales: PNV; Miren Edurne Echeverría, José Ramón Arriarán, Pedro Tolosa, Juan Zubiria, José Aguirrezabala, José M.ª Urquiola, Francisco Lizarralde y Félix Zubiria. HB: Jesús M.ª Aguirre, Ignacio Javier Aguirre, Luis Maiz y José Francisco Javier Salazar. PSOE; Agapito Julio Turrientes y Joaquín Galán. EE: : Bittor Zubelzu e Iñaki Tapia. Otros: Juan José Zabala. Resultó elegido alcalde el primero.

Elecciones al Parlamento de Vitoria de 26-II-1984
PNV4.131
HB1.699
PSOE1.319
EE976
CP879
Auzolan144
PC97

Elecciones generales del 22 de junio de 1986
PNV2.844
HB2.102
PSOE1.203
EE1.168
CP856
CDS282
IU83
UC47

Elecciones municipales del 10 de junio de 1987
Resultaron elegidos los siguientes concejales: EA: José Manuel Gurrutxaga Segurola. Javier Tellería Eloz, Eulogio López Tolosa, Daniel Aristimuño Alustiza, Esteban Elola Irulegi. HB: Koldo Maiz Larrañaga, Iñaki Elduayen Ugartemendia, Silvana Ostiza Goikoetxea. Juan Antonio Fernández Erdoiza, Antton Izagirre Gorostegi. EE: José María Arakama Carrera, Iñaki Tapia Jiménez, José Antonio Femández de Antona Arregui. PNV Miren Edurne Etxeberria Arrue, José Ramón Arriarán Ayestarán. PSOE: Alfredo de la Iglesia de la Visitación. AP: Francisco Javier Argómaniz Laredo.

Elecciones generales del 29 de abril de 1989
HB2.237
EA2.158
PNV1.360
EE1.103
PSOE1.016
PP721
CDS138
IU116
Otros145

Elecciones al Parlamento de Vitoria del 28-X-1990
HB2.237
PNV1.971
EA1.898
PSOE984
PP708
CDS24
Otros143

Elecciones municipales del 26 de mayo de 1991
Resultaron elegidos los siguientes concejales: EA: José Manuel Gurrutxaga, Javier María Tellería, María Gloria Arzuaga, Antxon González, José Ignacio Tellería y María Jesús Labayen. EE: José María Aracama. HB: Antxon Izaguirre, Jonan Fernández, Garbiñe Ubeda, Luis María Inza y José Miguel Goenaga. PNV: Julián Lacunza, Francisco Ezkiaga y José Ramón Arriarán. PSE: Juan María Jáuregui. PP: Andrés Manuel Bernabé. Fue elegido alcalde José Manuel Gurrutxaga.
Elecciones generales del 6 de junio de 1993
EA2.178
H B2.118
PNV1.695
PSE/EE1.417
PP1.119
CDS24
Otros788

Elecciones al Parlamento de Vitoria de 23-X-1994
HB2.116
PNV1.909
EA1.804
PP996
PSE-EE864
IU406
UA18
CNPS11

Elecciones municipales del 28 de mayo de 1995
Resultaron elegidos los siguientes concejales: EE.: Joxe Gurrutxaga, Antxon González, Itziar Irurzun, José I. Tenería, Lourdes Belloso y Maite Urbistondo. HB: Iñaki Elduayen, Luis M.ª Intza, Bakarne Aranzabal y José M. Peña. PNV: José M.ª Aguirre, Patxi Ezkiaga, Julián Lacunza y Jokin Bildarraz. PP: Juan Carlos Araniguria y Angel Bernardo Yañez. PSE-EE: Oscar Hugo Renedo. Fue elegido alcalde Joxe Gurrutxaga Segurola.
Elecciones generales del 3 de marzo de 1996
PNV2.129
HB2.125
EA1.980
PSE/EE1.446
PP1.284
IU/EB538
Otros74

AAA

Al interior de las murallas, abiertas por sus cinco puertas, de las que hoy se conserva el portal de Castilla con modificaciones del siglo XVIII, las casas se organizaban como en toda villa medieval, en solares estrechos y alargados con muy poca fachada hacia la calle. Así se mantienen muchas de las construcciones modernas, de los siglos XIX y XX sobre solares de origen medieval. Será en el siglo XVI cuando se comiencen a construir edificaciones más sobresalientes para familias destacadas que se convierten en auténticos palacios en el interior de la villa.

Entre ellos podemos destacar el de Idiáquez en la Plaza vieja, el de Iturriza en la Calle Correo y el de Atodo en la Calle Mayor. El de Iturriza nos muestra una primera planta en piedra gris de sillería, reservándose ésta para los esquinales y recercos de los vanos en las plantas superiores, construidas con ladrillo dispuesto a tizón. Su fachada se organiza simétricamente con tres pisos separados por impostas pétreas y tres vanos en cada uno de ellos. En la planta baja el portal adintelado se sitúa en el centro, tres balcones en la primera planta y dos escudos flanqueando el central. En el segundo piso, tres balcones de igual tamaño continúan los ejes principales de la fachada.

El palacio de Atodo es de grandes dimensiones pero fruto de sucesivas ampliaciones. No mantiene simetría en su fachada de piedra de sillería. Destaca por su amplitud, su escudo nobiliar sobre los vanos amplios de la primera planta y por una bella galería de vanos de menor tamaño en la planta superior, formado por arcos deprimidos, sobre los cuales se levanta el doble alero de madera tallada.

El palacio de los Idiáquez se situó en el siglo XVI entre la plaza de Santa María y el río, próximo a la puerta y puente de Navarra, en un amplio solar de planta irregular. Su construcción a lo largo del segundo tercio del siglo XVI se llevó a cabo siguiendo las trazas del arquitecto de Carlos V, Luis de Vega. Modificaciones posteriores realizadas entre 1605 y 1619 nos legan el palacio tal cual lo vemos hoy, asentado sobre parte de la muralla, con fachada pétrea y torre manteniendo la misma estructura que aquella, hacia la plaza, y muros escalonados de ladrillo hacia el río. Su fachada cuenta con tres alturas construidas en piedra de sillería. Destaca la puerta centrada y el primer piso con balcones y rejería, sobre estos vanos rematados con frontones curvos se disponen óculos en los vanos laterales y el escudo familiar en el central. El segundo piso se levanta sobre una línea de imposta y consta de vanos menores. Se remata la fachada con cornisa pétrea y sobre ella se dispone el alero de madera.

El palacio de Aramburu, construido en el siglo XVII en la plaza de Santa María es una construcción cuadrangular exenta y con cubierta a cuatro aguas. Es un palacio aglomerado del siglo XVII, sin patio interior. El interior ha sido totalmente modificado, su fachada principal en piedra de sillería consta de tres alturas separadas por líneas de imposta. En la primera se sitúa el vano de acceso adintelado, decorado con orejetas, y dos ventanas a sus lados. En el principal tres balcones con rejería, destacando el central sobre el que van las armas de la familia. En el último, tres balcones de menor tamaño y también con rejería, hasta rematar la fachada con cornisa pétrea.

Importante construcción dentro de las murallas de Tolosa es el Ayuntamiento. Construido a finales del siglo XVII a la vez que se configuraba el espacio público sobre el que abría la fachada y que constituye la Plaza Zarra. Se levanta siguiendo el diseño que en 1662 hiciera Martín de Abaria. Consta de tres alturas y tres vanos en cada una de ellas. La planta baja se abre a la plaza con pórtico de tres arcos en piedra de sillería y sobre ella se levanta las dos siguientes en ladrillo con recerco de piedra. En la primera los tres vanos se unen en un mismo balcón con rejería, mientras en la segunda se mantienen balcones independientes para cada uno de los vanos. En la actualidad vemos un nuevo piso sobre estos dos, fruto de las obras de restauración emprendidas a mediados del siglo XX.

Pronto este edificio deviene insuficiente y es necesario plantear la construcción de uno nuevo en un espacio abierto. El lugar elegido será la zona norte de la ciudad, siempre intramuros y entre las calles Herrería y Arostegieta. Se configura un espacio alargado entre estas dos calles ocupando los solares entre ellas, derribando las casas que ya existían. Además de para ubicar los nuevos edificios concejiles, esta plaza debía alojar festejos taurinos y juego de pelota. Para el nuevo Ayuntamiento se siguieron las trazas dadas por Juan de Leyzi y aprobadas en 1693. A partir de 1716 se comienza la ejecución de estas obras por parte del cantero Miguel de Muñoa.

A mediados del siglo XIX, siendo Tolosa capital de la provincia, y ante la necesidad de ubicar el Juzgado y las Cárceles se encarga a José Eleuterio de Escoriaza, que ya había diseñado la casa consistorial de la Plaza Berri, y a Vicente de Unanue, la redacción del proyecto que presentaron en 1850. A la construcción de estas dependencias entre 1851 y 1853, siguió la constitución de la plaza hasta conseguir el aspecto con que la vemos hoy.

Fruto también de la capitalidad de Tolosa se hace necesario la construcción del Palacio de la Diputación, finalizado hacia 1856 fuera de la muralla de la ciudad, hacia los campos de San Francisco. Es un edificio de cuatro alturas y gran horizontalidad, tan sólo matizada por las pilastras de orden gigante que unifican la primera y la segunda planta. Se conforma con piedra de sillería en la planta baja mientras en las tres restantes se usan materiales más económicos, luego enlucidos. Destaca la labor de rejería en todos los vanos, llamando la atención el corrido de la tercera planta.

Coetáneamente se realizan operaciones inmobiliarias tendentes a la conformación de la Plaza de la Alhóndiga entre la calle Mayor y la calle Correo, donde se ubicaban además de aquella, la Carnicería y la Pescadería. Esta plaza pasará a llamarse Plaza de la Verdura, nombre con el que se la conoce en la actualidad. A mediados del siglo XIX se demuelen los edificios antiguos, trasladados esos servicios a la vieja Armería Real. Años después, en 1899, el arquitecto municipal Juan Alejandro Múgica realiza el proyecto para la construcción de hierro y cristal que cubriría el mercado diario en esta plaza y que se situaba de forma paralela a los pórticos de las viviendas ya construidas a los lados. Es de destacar la ligereza y funcionalidad de la construcción y los elementos decorativos en los elementos de hierro fundido.

Unos años antes el mismo arquitecto municipal, en 1895, realiza el proyecto para la construcción del Tinglado o Zerkausi nuevo para la celebración de los mercados semanales en el lugar del antiguo, en la Calle Solana, junto al río y sobre la muralla de la villa. Las obras comienzan en 1898 y se desarrollan hasta 1900, arbitrando una doble utilidad, mercado semanal abierto y paseo cubierto hacia el sur, en la orilla del Oria. Se trata de un bello y esbelto pabellón alargado, seriado gracias a las columnas de fundición y con dos alturas aprovechables y dos crujías en la parte superior.

Dentro de la arquitectura religiosa de Tolosa destacan tres edificios sobresalientes, la parroquia de Santa María en el centro de la villa y dos conventos situados extramuros, los ya mencionados de San Francisco y de Santa Clara.

La parroquia de Santa María, sobresale en el centro de la villa por su monumentalidad. En su origen está la iglesia medieval y se configura como la vemos hoy en su aspecto exterior en el siglo XVI, en su segunda mitad. La iglesia originaria, de dimensiones más reducidas que la actual se incendia en 1503. Será a partir de 1548 cuando se reconstruya la actual según las trazas de Pedro de Lizarazu y a cargo del cantero Pedro de Echaburu primero y de su hermano Juan Martín de Aguirre, después, llegando a hacer la capilla mayor y el crucero. Nuevas trazas se dan a partir de 1581 por Juan de Santesteban y después de 1591, Beltrán de Muguerza, Hernando de Loidi y Mendiola, para continuar con la construcción de la iglesia hasta finales del siglo XVII. De este modo se realiza la iglesia de Tolosa como un gran edificio de tres naves a la misma altura, una iglesia de planta de salón y cubierta con variadas bóvedas de terceletes, combados y estrelladas sobre pilastras circulares y un coro alto a los pies de las tres naves.

La fachada de la iglesia, construida en piedra de sillería gris, consta de un gran muro articulado por cuatro pilastras y en el que se abrirán tres óculos para iluminar las tres naves de la iglesia. Entre las centrales se coloca la espadaña de tres vanos y de dos pisos, construida en piedra de toba para aligerar pesos, decorada con volutas laterales y jarrones en la parte superior. En los extremos de este gran lienzo de muro, sobre las pilastras laterales se construyen sendas torres de menor tamaño y de movida planta. Se unen con la espadaña central con una balaustrada pétrea que recorre la fachada. El proyecto fue obra de Martín de la Carrera y se ejecutó entre 1761 y 1764.

La fábrica de la iglesia se completará con la portada de Santa María, obra realizada a partir de 1764 siguiendo las trazas de Tomás de Jaúregui. Esta consiste en un pórtico adelantado al muro de la fachada, con planta cuadrangular y tres arcos de medio punto como accesos central y laterales sobre pilastras, con cornisas movidas y jarrones. Sobre este primer piso, una hornacina muy decorada alberga la imagen pétrea de San Juan, obra barroca de Santiago Marsili y el escudo de la villa.

Entre el ajuar de la iglesia destacan el conjunto de retablos neoclásicos, tanto el mayor como los laterales que se hicieron como consecuencia del incendio que sufrió la parroquia en 1781. Para el ábside de esta iglesia se realizó un retablo diseñado por Pedro de La Torre, escultor y arquitecto de Madrid, al frente del cual estuvo Bernabé Cordero, también madrileño. El objetivo era servir de complemento al sagrario que había hecho Anchieta en el siglo XVI, pero que fue sustituido por uno barroco en 1659. Fue ayudado posteriormente por Juan Bazcardo y Francisco de Ureta y quedó acabado en 1647. El conjunto pereció en el incendio de 1871.

A comienzos del siglo XIX Silvestre Pérez actualizó el interior de la iglesia para dotarle de cierto clasicismo, y diseñó los retablos neoclásicos que adornan sus paredes. A partir de 1805 se construyen los retablos neoclásicos que vemos, en los que predominan los de cuerpo único, sean laterales o el mayor, y la fuerza y protagonismo de las columnas de fuste liso. Gran parte de las esculturas son obra del valenciano José Piquer y Duart, de mediados del siglo XIX, aunque apegadas a la tradición de la imaginería española, prescindiendo del patetismo. Son suyas las imágenes de San Ignacio de Loyola, San Antonio de Padua, San Juan Bautista y San José con el Niño. El retablo mayor lo preside un lienzo de la Asunción de la Virgen, obra de Antonio de Zabala y colocado en 1829.

Destacan en esta iglesia varios relieves romanistas repartidos por la iglesia y que pertenecieron al retablo que Ambrosio de Bengoechea realizó para el retablo que Petronila de Idiáquez costeó para su capilla en el vecino convento de San Francisco. Se trata de las escenas de la Piedad y el Santo Entierro, dispuestas sobre las puertas laterales al altar mayor, que dan acceso a la sacristía y a otra dependencia en el lado del evangelio y la epístola respectivamente. En el primer retablo lateral del lado del evangelio se encuentran el Crucificado, la Virgen y San Juan del mismo conjunto. Pese a que la policromía de paños lisos no ayuda a su valoración, se aprecia la contundencia de las anatomías y la plasticidad y pesadez de los ropajes, herencia de los últimos dibujos de Miguel Ángel en Roma.

Otro conjunto importante de esculturas barrocas las encontramos en la sacristía entre las que destaca la talla barroca de San Juan Bautista. Debajo del coro se localiza un pequeño retablo barroco churrigueresco ejecutado en 1722 posiblemente por Juan Bautista Sagüés en el que se guardan las tallas de Semana Santa. En él se guardan la imagen del Cristo muerto y una Virgen de los Dolores o de la Soledad, de la segunda mitad del siglo XIX, y un Cristo con la cruz y otro atado a la columna, obras de J. Campeny en 1915. A su lado, en un sencillo retablo clasicista está la talla de Cristo crucificado, obra realizada por José Pérez Sojo, escultor madrileño, y donada a la iglesia en 1916.

En el coro alto de la iglesia destaca un órgano Stoltz-Frères de París, ejemplar de 1885 y una bella sillería de coro barroca con pintura sobre tabla en los respaldares. Tanto la caja del órgano, como la sillería de coro, fueron obra del escultor Juan de Leyzi, realizada a fines del siglo XVII. En el baptisterio original, en el lado de la epístola se encuentra hoy también una portada románica procedente de la ermita de San Esteban y trasladada a este emplazamiento en 1918. Mención especial merece la pila bautismal, bello ejemplar pétreo de en torno a 1500, hoy situada en el altar. En su copa, de exterior afacetado, encontramos representaciones animales, como el león, el águila y otras aves y elementos vegetales como jarrones con azucenas. En el apartado pictórico, destacan las pinturas que a gran altura decoran los muros laterales de las naves. En los intercolumnios de los muros están seis grandes lienzos con episodios bíblicos pintados por el pintor Eugenio de Azcue antes de 1860. Los temas de estas obras son Moisés salvado de las aguas, Juicio de Salomón, Saúl y David, Resurrección de Lázaro, Cristo con la mujer adúltera y la Resurrección. Otros seis lienzos fueron pintados hacia 1940 por el pintor de Bergara Simón Arrieta. Sus temas son la Inmaculada Concepción, Pedro pescador, Santa Cecilia, Virgen de Izaskun, Aparición de Jesús y Agnus Dei.

La arquitectura religiosa continúa en Tolosa en los Conventos de San Francisco y Santa Clara. El primero surge a fines del siglo XVI como donación de Pedro de Mendizorrotz. Se siguen los planos de Miguel de Aramburu a partir de 1597 y trabaja en la obra el cantero Pedro de Mendiola, entre otros. Destaca su fachada lienzo con triple arquería de ingreso entre pilastras y segunda planta con ventanas y dos escudos entre ellas. Al interior destaca su retablo mayor, obra de Ambrosio de Bengoechea.

El contrato para su ejecución se hace en 1604 conforme a la traza del mismo escultor. Es un retablo fachada que cuenta con banco y dos cuerpos de tres calles y dos entrecalles. El ático, es añadido posterior. Prima en su estructura la arquitectura. Las calles del banco se separan por pilastras, mientras que las cajas de los dos cuerpos se separan por columnas de fuste acanalado y capitel toscano y jónico respectivamente. Sobre ellas, frontones triangulares y partidos se alternan armónicamente. En las calles laterales se narran numerosos episodios de la vida de San Francisco, mientras en las entrecalles se disponen imágenes de santos. En la calle central, sobre el relicario romanista y el expositor barroco, se sitúa el titular, San Francisco, la Virgen con el Niño y el Calvario en el ático.

El convento de Santa Clara es también fruto de una donación particular. Ya en 1612 existían clarisas en el Palacio de Atodo, intramuros, gracias a la cesión del mismo que habían hecho Miguel Pérez de Mendiola y su esposa Magdalena de Unanue. Ellos mismos serán los que promuevan la construcción del convento actual, situado extramuros de la villa, al otro lado del puente de Navarra, en 1666. La iglesia, de planta de cruz latina y bóvedas de lunetos en las naves y cúpula en el crucero, fue construida en el primer tercio del siglo XVIII y fue decorada con retablos del Barroco rococó.

El retablo mayor es un bello ejemplar de retablo cascarón diseñado por Ignacio de Ibero y realizado por los arquitectos Francisco Ignacio de Azpiazu y Tomás de Jauregui entre 1744 y 1746. Las tallas son obra de Tomás de Gorgollo, escultor. Consta de basamento con dos puertas laterales, un solo cuerpo de tres naves con columnas acanaladas sobre amplios mensulones y capitel compuesto y un ático en forma de media cúpula. Un elegante sagrario con expositor y rematado en cúpula ocupa la parte baja de la calle central. Sobre él, la gran hornacina que cobija la imagen de Santa Clara con la custodia y sobre ella, la talla de la Virgen Inmaculada. En las calles laterales se sitúan santos de la orden franciscana como San Francisco y San Antonio de Padua. Otras dos santas franciscanas se colocan en el ático a los lados de la Virgen. Ángeles, querubes y Padres de la iglesia completan el ciclo iconográfico, mientras la decoración vegetal y las rocallas inundan la arquitectura del conjunto.

Todo el mobiliario litúrgico de la iglesia mantiene una unidad estilística, así los cuatro retablos laterales son barrocos y fueron construidos con posterioridad por Lete y Ormaechea. Además la comunidad de clarisas de Tolosa cuentan con otras joyas escultóricas. Un correcto y bello Ecce Homo de medio cuerpo de hacia 1630, que se coloca en un retablo lateral del lado del evangelio. Es un buen ejemplo de la escultura barroca naturalista sobre episodios de la Pasión, ligada a la tradición castellana y que conserva la policromía original. Conservan también, en este caso en clausura, una Virgen gótica, del siglo XIII.

  • AGIRRE-MAULEON, Juantxo; AGIRRE MUXIKA, Luis Anjel. Gipuzkoako udaletxeak. Ayuntamientos de Gipuzkoa. San Sebastián: Club Juvenil de Kutxa, 2000.
  • ARRAZOLA ECHEVERRIA, Mª Asunción. Renacimiento en Guipúzcoa. San Sebastián: Departamento de Cultura. Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988.
  • ARREGUI BARANDIARAN, Ana. Pablo Uranga. San Sebastián: Gipuzkoa Donostia Kutxa, 1992.
  • ARIZAGA BOLUMBURU, Beatriz. El nacimiento de las villas guipuzcoanas en los siglos XIII y XIV: morfología y funciones urbanas. San Sebastián: Sociedad guipuzcoana de ediciones y publicaciones, 1978.
  • ASTIAZARAN ACHABAL, Mª Isabel. Arquitectos guipuzcoanos del siglo XVIII : Ignacio de Ibero, Francisco de Ibero. San Sebastián: Diputación de Gipuzkoa, 1990.
  • ASTIAZARAN ACHABAL, M.ª Isabel. Arquitectos guipuzcoanos del siglo XVIII : Martín de Carrera, Manuel Martín de Carrera. San Sebastián: Diputación de Gipuzkoa, 1991.
  • CENDOYA ECHANIZ, Ignacio. La Semana Santa en Gipuzkoa. Estudio histórico-artistico. Cuadernos de Sección. Artes plásticas y monumentales, 13. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 1995.
  • CENDOYA ECHANIZ, Ignacio. El retablo barroco en el Goierri. La constante academicista en Gipuzkoa. Donostia: Sociedad guipuzcoana de ediciones, 1992.
  • CENDOYA ECHANIZ, Ignacio. "La Escultura procesional en la Semana Santa de Guipuzkoa". Ondare: cuadernos de artes plásticas y monumentales, 13. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 1995.
  • Guía histórico monumental de Gipuzkoa. San Sebastián: Diputación Foral de Gipuzkoa, 1992.
  • LINAZASORO, Iñaki. Historia y guía de Tolosa. San Sebastián: Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1980.
  • LINAZASORO, Iñaki. Santa María de Tolosa. Templo histórico-monumental. San Sebastián: Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1989.
  • MARTIN RAMOS, Ángel. La construcción de Tolosa. Bilbao: Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro, 1993.
  • Revisión del Arte Barroco. Ondare. Cuadernos de Artes plásticas y monumentales, 19. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 2000.
  • Revisión del Arte Neoclásico y Romántico. Ondare. Cuadernos de Artes plásticas y monumentales, 21. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 2002.
  • Revisión del Arte del Renacimiento. Ondare. Cuadernos de Artes plásticas y monumentales, 17. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 1998.
  • III Centenario del monasterio de Santa Clara. Tolosa 1666-1966.Tolosa: Tapia y Laborde y Labayen, 1966.
  • ZAVALA, Federico de; GARMENDIA LARRAÑAGA, Juan. Monografía histórica de la villa de Tolosa. San Sebastián, 1969.

AGS 2011

  • Fiestas Euskaras de 1913.

Grandes fiestas con concursos y festivales. La revista Euskalerriaren Alde dedicó los números 61, 62 y 63 a su reseña. El resultado del certamen literario dio por resultado: I. Primer premio a Juan José Ayerbe por su versión al euskera del Compendio de la Historia de Tolosa de E. Urroz. II. Premiado Isaac López Mendizabal, primer premio de este tema, por su Euzkerazko amalaudunak edo amalaukuak nolakoak egin izan diran eta nolakoak egin biar diran. III. Premiada Ignacia Pradere Arruti por su trabajo Guipuzcoaren kondairarako Gorosabel-dar Pablo jaunak artu zituban nekeak. IV. Premio a Blas Pradere por el titulado Tolosa-ko erriyaren izenak lenago eta orain. V. Premio a Antonio Amundarain, de Zumarraga, por la zarzuela Bertan goxo, y a José García Goldaraz por la comedia en 3 actos Zintzotasuna. VII. Antonio de Arruti por el cuento Lukainka, y a Emiliano Múgica Lasquibar por el titulado Umeak nigan betoz. IX. Al mismo Arruti por su poesía Olagizona, y a Victoriano Iraola por la titulada Muslariya. Los temas no detallados se declararon desiertos. Jurado: Arturo Campión, Julio Urquijo, Domingo Aguirre, Carmelo Echegaray y Gregorio Mújica. (BEL: Lit. II, p. 147).

  • II Día de la Poesía Vasca.Eusko-Olerti-Eguna.

Celebrado en septiembre de 1931 en Tolosa. En honor del poeta tolosarra don Emeterio de Arrese, presente en el homenaje. Programa: Función religiosa con predicación a cargo de don Resurrección María de Azkue. Velada literaria con declamación de la poesía premiada Basti-Itzal, de Lizardi a cargo de Aranzazu Barrena. Conferencia estudiando la significación poética de Arrese, a cargo de Bonifacio de Echegaray. Festival atlético y de danzas en el Stadium Berazubi. [BEL: Lit. II, p. 336].

  • Homenaje a Lizardi (1933).

Los tolosarras inauguraron un monumento a José María de Aguirre "Lizardi" en las laderas del Urkitzu obra de Adrián Lasquibar y de P. Garmendia. El acto de homenaje tuvo lugar el día 10 de octubre. Bendijo el monumento el sacerdote Francisco Las Heras. Celebró misa en la ermita "Aitzol". Los tolosarras cantaron el Agur Iziartxo, Entzun gure otoitza jauna y Libérame a cuatro voces. Representó a la Sociedad de Estudios Vascos don Isaac López Mendizabal. (BEL: Lit. II, p. 357).

  • Homenaje a Lizardi en Tolosa (28 de mayo de 1961).

Organizado por la Academia y el Ayuntamiento de Tolosa. Comenzó con una misa en la iglesia de Santa María. Después de ésta, concierto de txistularis, en Plaza Zarra. Al mediodía, en el teatro Iparraguirre, la Academia procedió a proclamar a los vencedores del certamen premio Lizardi de poesía. Presidió el acto el alcalde de Tolosa, Enrique Ortiz de Zárate, el presidente de la Academia, Ignacio María Echaide, y miembros de la Academia y del Ayuntamiento. Mirentxu Moraiz, del grupo "Lizardi", leyó parte del poema premiado y una poesía inédita del propio Lizardi. Finalizaron el acto Nicolás Ormaetxea, vencedor del certamen y el académico Antonio Arrúe. Al mediodía hubo banquete, al que asistió el obispo de Guam, monseñor Olano. La fiesta de la tarde, en la repleta plaza de toros, fue imponente. Actuaron los danzantes de Pamplona, el grupo Txirinbil de Vitoria, el Gaztedi, de Bilbao, el Oldarra, de Biarritz, el Oinkari, de Donostia, y otros danzaris y corales de San Sebastián. Terminaron dejándose oír los bertsolaris Basarri y Uztapide. Una romería vasca en Zumardi Txiki fue su digno remate popular. En la víspera de estas fiestas artístico-literarias se representó la obra de teatro Ezkondu ezin ziteken mutilla en el teatro Iparraguirre, a cargo del grupo teatral Lizardi (día 22). Un discurso de Koldo Mitxelena el día 24 y un partido de pelota el 27.

  • Homenaje a "Orixe" en Tolosa (1963).

Por el mes de octubre se celebró una hermosa fiesta en memoria del gran escritor y poeta Nicolás Ormaechea "Orixe". En el certamen de poesía convocado, obtuvo el primer premio el poema Harri eta Herri del poeta Gabriel Aresti. [BEL: Lit. III, p. 1361].

Creencias, cuentos y leyendas: Sansonarri. [Ref. José Miguel de Barandiarán: El Mundo de la Mente Popular Vasca, t. I, l 17; Refranes y dichos populares: "Anuario de Eusko Folklore", 1921, p. 58].

AAA

Bordon-dantza. Baile tradicional de Tolosa, de gran antigüedad, que se baila en honor del patrón de la villa, San Juan Bautista. Alarde formado por una comparsa de 24 danzantes armados de alabardas que acompañan al santo y preceden a la corporación municipal. Tiene su origen en la conmemoración de la batalla de Beotibar. La melodía es interpretada por txistularis: los dantzaris forman en cuatro hileras, actuando los cabos anterior y posterior de cada uno como directores del baile, que tiene similitudes con la espata-dantza.

Canciones populares vascas: Oiek, mutiko txiki politok: Idiarena, Zortxiko (X), Andra Santa Luzia, Dondon kandel, Agur agur errekoak, Txomin de Patxi: Ukuilun dagon astoak. Ref. Resurreción María de Azkue: Cancionero Popular Vasco, n.º 235, 348, 359, 474, 490, 913, 986, 987.

AAA

Celebra fiestas patronales en torno al 24 de junio, San Juan Bautista; bordon-dantza, festejos taurinos, zortziko de San Juan, etc. Las fiestas y el Alarde de San Juan tuvieron una época de decadencia tras la guerra. Su revitalización y fortalecimiento tuvo lugar merced a la iniciativa del popular tolosarra José María Gorrotxategui que, en 1968, presentó un proyecto para trasladar las Vísperas al anochecer del día 23, antes del encendido de las fogatas, e incrementar el número de compañías de salvas de escopeteros del día 24 hasta las 12 actuales, varias de las cuales son mixtas y una (desde 1984) de mujeres. La indumentaria de los bordondantzaris fue diseñada por Juan Antonio Urbeltz.

El 3 de febrero, San Blas, en el barrio del nombre; el 29 de junio, San Pedro, en San Pedro de Urkizu.

Tanto las fiestas de San Juan como los Carnavales, gozan de gran tradición y renombre.

Gorosábel (1860) aporta las noticias siguientes:

"La fiesta profana principal es la que se celebra el día de su patrono San Juan Bautista y los dos inmediatos. En la tarde del primero de ellos, después de cantarse las vísperas y rezarse el rosario con asistencia del ayuntamiento, va éste en corporación acompañado de la bordon-dantza y música marcial de aficionados a la capilla de San Juan de Arramele, sita hoy en la Misericordia, a oír y rezar las completas. Desde allí se traslada a la plaza, donde se sacaban antes algunos novillos, y después un baile del país, llamado esku-danta. Costumbre antiquísima es, de cuyo origen no hay noticia cierta, el que concluido este baile, el ayuntamiento precedido del pregonero con espada desenvainada, llena de rosas y claveles, así que de la bordon-danza, tamboriles, etc., vaya al prado de Iguerondo a continuar la fiesta. La bordon-danza se compone de veinte y cuatro mozos, de los que los cuatro que van por delante y otros tantos por detrás con ciertos palos cortos adornados, representación de las antiguas alabardas, hacen los jefes de la comparsa. Los otros diez y seis llevan palos, con los cuales van enlazados, bailan, corren y hacen las demás evoluciones: todo al son de un zortzico antiquísimo e inmemorial, propio y peculiar de la festividad de este día. Semejante ida del pueblo tolosano a dicho prado indudablemente es una conmemoración o aniversario de la célebre batalla de Beotibar, ganada por los habitantes de esta villa con la ayuda de otros guipuzcoanos en 1321. Es, en efecto, tradición muy recibida que después de la victoria los vencedores volvieron danzando, enlazados con las armas que ganaron; como lo refiere el P. Henao en el libro III, capítulo 45, de las Antigüedades de Cantabria. La memoria de tan señalado acontecimiento se ha renovado, sin interrupción, por el medio ya indicado hasta estos días en los 541 años que han transcurrido desde entonces; salvo en los de guerras, o cuando algún otro accidente extraordinario ha impedido su celebración. En esta villa se celebra los sábados de cada semana, o el viernes anterior si el sábado cae en día festivo, mercado muy concurrido de granos, aves, frutas y de otros comestibles; así que de telas, lienzos del país, quincallería y otros de uso común. La concurrencia de gentes forasteras con este motivo es considerable. Este mercado con respecto a los granos se halla considerado como el regulador de los precios en toda la provincia, para la determinación de las cuestiones judiciales; por cuyo motivo tiene el ayuntamiento un libro en que se toma la razón del máximo, medio y más bajo a que se vende. Hay también feria de ganados los primeros lunes de cada mes muy asistida de gentes de los pueblos circunvecinos; la cual igualmente se anticipa un día, cuando cae en festivo. Al estilo de la ciudad de Vitoria, a cuyo fuero está fundada Tolosa, antiguamente solía haber en esta villa tres mercados semanales, o sea los martes, jueves y sábados; cada uno de los cuales estaba destinado a la venta de objetos particulares, como granos, comestibles, etc. En los tiempos remotos la feria de ganados era quincenal: en 1782 se redujeron a seis en cada año, o sea el jueves anterior a Natividad, Purificación, domingo de Ramos, San Antonio de Padua, Asunción y San Francisco de Asís. Pero en 1788 se dispuso la mensual que en el día se observa; durando el concurso toda la tarde. Además de las funciones de San Juan se celebra el carnaval con festejos de plaza; lo cual anteriormente se verificaba también por el Corpus Cristi y San Roque. En lo antiguo, y todavía en época bastante reciente, había también la costumbre de que a las tres de la tarde en punto de todos los viernes del año, menos durante la cuaresma, se sacase a correr por las calles con maroma al son del tamboril el buey destinado a matar para la provisión del vecindario. Esta especie de fiesta obligaba a los artesanos, y a los que no lo eran, a suspender sus trabajos con notable perjuicio de las familias. Por ello sin duda, y también por los inconvenientes de que se corriesen bueyes por las calles en una población de tanto tránsito y comercio, desapareció este uso hacia fines del último siglo. El que se conserva es la vuelta que dan los tamboriles por las calles a cosa de las nueve horas de la mañana de todos los días festivos del año, menos en la Cuaresma. También su ida al prado de Iguerondo en los mismos días del verano, o a la plaza de San Francisco en la estación del invierno; con cuya música popular bailan los jóvenes de ambos sexos."

El de Tolosa es uno de los carnavales más célebres de Euskal Herria.

AAA



  1. Ignacio María de Acedo y Atodo
  2. Martín de Achieta
  3. Licenciado Aguirre
  4. Ramón María de Aldasoro
  5. Miguel Ángel Álvarez Muro
  6. Domingo de Anciondo
  7. Juan Pérez de Anciondo
  8. Antón González de Andia
  9. Domenjón González de Andia
  10. Francisco de Andia Irarrazabal
  11. Juan Felipe de Apezteguia
  12. Juan Bautista de Aramburu
  13. Miguel de Aramburu
  14. Pedro de Aramburu
  15. José de Ariztimuño Olaso "Aitzol"
  16. Pedro de Armendia
  17. Emeterio Arrese Bauduer
  18. Martín de Artano
  19. Francisco María de Arzuaga y Letamendia "Txango"
  20. Bernardo de Atodo
  21. Fermín de Atodo
  22. Diego de Belaunza
  23. Javier Bello Portu
  24. Joannes de Betelu
  25. Iñigo de Brizuela y Arteaga
  26. Vicente José María Cobreros Uranga
  27. José de Eizaguirre Ayestaran
  28. Juan Pérez de Elizalde
  29. Julián Gainza
  30. Eugenio Garagarza y Dugiols
  31. Karmele Goñi Auzmendi
  32. Pablo de Gorosabel
  33. Juan de Ibar
  34. Alfonso o Alonso de Idiáquez
  35. Antonio de Idiáquez
  36. Francisco Idiáquez
  37. Miguel de Idiáquez
  38. Daniel Inchausti
  39. Jesús Insausti Urquirizar "Uzturre"
  40. Eugenio Insausti Zugasti
  41. Francisco de Irarrazabal y Andia
  42. Alejandrino Irureta Artola
  43. Antonio Labaca
  44. Ramón Labayen Sansinenea
  45. Matxin Labayen Sansinenea
  46. Antonio María Labayen Toledo
  47. Francisco María Labayen Toledo
  48. Joaquín Labayen Toledo
  49. Francisco de Lalama
  50. Juan Manuel de Lalama
  51. Viuda de Lalama
  52. Francisco Larrañaga Goya
  53. Ignacio Larrañaga Lasa
  54. José María Lasquivar Yurramendi
  55. Diego de Lazcano
  56. Antonio María Lecuona Echaniz
  57. Francisco Lete
  58. Juan Lope Jiménez
  59. Isaac López Mendizabal
  60. Fermín López de Mendizorrotz
  61. Blas Miner
  62. Eduardo Justo Mocoroa Arbilla
  63. Ignacio Mocoroa Damborena
  64. Justo María Mocoroa Mújica
  65. Valeriano Mocoroa Soto
  66. María del Carmen Ocariz Álvarez
  67. Luis Olarra Ugartemendia
  68. Joaquín Pildain Araolaza
  69. Francisco Recondo
  70. Alberto Pérez de Regil
  71. José Miguel Rezola Camino "Tximela"
  72. Jesús Sagarberria Aguerri "Aguerri"
  73. Jorge Sagastume
  74. Genaro de Sorarrain Ogarrio
  75. Tomás de Sorreguieta Arribillaga
  76. Juan de Tolosa
  77. Nicolás de Tolosa
  78. Pedro Tolosa
  79. José María Tuduri Esnal
  80. Francisco Tuduri Esnal
  81. Francisco Umendia
  82. Manuel Urreta Amiano
  83. Eugenio Urroz Erro
  84. Gaspar Yurreamendi
  85. Gregorio Ruiz de Yurreamendi
  86. Juanes Yurreamendi
  87. Martín Ruiz Yurreamendi
  88. Juan Martínez de Zaldivia
  89. Domingo Antonio de Zatarain
  90. Martín Zatarain
  91. Manuel José de Zavala Acedo
  92. Federico de Zavala Alcibar-Jauregui
  93. Antonio Zavala Echeverria
  94. Justo María Zavala Echeverria
  95. Ladislao de Zavala Salazar

AAA

Parroquia principal dedicada a Santa María y tres parroquias de barrio, arciprestazgo de Tolosa, obispado de San Sebastián. Ermitas de Santa María de Yurre, San Miguel de Yurreamendi, San Esteban de Laskoain, San José, San Juan de Arramele, Santa Lucía de Ezama y Santa María Magdalena. Convento de franciscanos de San Francisco y de clarisas de Santa Clara.

Historia eclesiástica de Tolosa, según Gorosábel (1862)

En los tiempos antiguos hubo cuatro parroquias que eran, la de Santa María, Nuestra Señora de Yurre, San Esteban y la Magdalena. Después de fundarse la villa, se agregaron a la primera las otras tres, que quedaron reducidas a meras ermitas, sin administración de sacramentos. La expresada iglesia parroquial de Santa María se hallaba servida en el siglo XIX por un vicario, nueve beneficiados, un sacristán eclesiástico y, otro lego, varios capellanes, un organista, capilla música y los competentes sirvientes inferiores. La presentación de la vicaría y beneficios se hacía antiguamente por todos los que tuviesen casa con hogar en la misma población o su término, para cuyo efecto se solían reunir en la plazuela que hay en frente de dicha iglesia. Así se siguió hasta el año de 1411 en que, con motivo de algunas diferencias que se suscitaron sobre la distribución de los frutos decimales, el Ayuntamiento y, cabildo eclesiástico recurrieron al tribunal eclesiástico de Pamplona solicitando el arreglo de estas cuestiones. Su determinación no se hizo esperar mucho tiempo. El 4 de noviembre del mismo año D. Lanceloto de Navarra, administrador del obispado, hizo un estatuto, llamado concordia y carta-partida; por lo cual, no solamente resolvió el punto sometido a su consulta, sino que pasó a arreglar otros más. Según él, la vicaría debía proveerse en la forma anterior, recayendo la elección en uno de los cuatro beneficiados enteros, y las epistolanías, o sea beneficios, debían proveerse por los cuatro beneficios enteros a una con el alcalde. Tal era el método que se observó en la provisión de piezas de esta iglesia hasta la formación del nuevo plan. Esto se verificó por el ordinario eclesiástico en 18 de julio de 1803, adicionado de real orden en 28 de diciembre de 1804, el cual fue aprobado por la real cámara de Castilla en 18 de abril de 1805, y es el que rige en la actualidad. Sus disposiciones principales se reducen a los puntos siguientes:

  1. 1.º Que haya un vicario, diez beneficiados, de los cuales uno esté destinado al servicio filial de Aldaba como coadjutor, y un sacristán eclesiástico.
  2. 2.° Que la vicaría se provea en naturales de esta villa, hijos de vecinos concejantes, que tengan la edad prescrita por derecho, aunque no sean sacerdotes, a presentación de cinco electores sacados a la suerte de entre los que sean dueños de casa con hogar en esta villa, concurrentes a la elección.
  3. 3.º Que la provisión de los beneficios se haga por una junta compuesta del alcalde, vicario y tres beneficiados más antiguos, recayendo en presbíteros naturales de esta villa e hijos de vecinos concejantes.
  4. 4.º Que la sacristanía se provea por el alcalde y vicario en sujeto que tenga la edad de veinte y un años cumplidos.
  5. 5.º Que haya capellanías colativas para las ermitas de Urkizu, San Blas e Izaskun, y otras dos de coro.
  6. 6.° Que haya un organista, un chantre y un bajonista.
  7. 7.° Que la capellanía de San Blas se provea por el cabildo eclesiástico: la de Urkizu por el vicario, el beneficiado más antiguo y el patrono de la memoria de José de Arostegui; la de Izaskun por la villa.
  8. 8.º Que el coadjutor del barrio de Aldaba tenga opción a las vacantes de los beneficios que ocurran en la expresada matriz después de ocho años de servicio en propiedad.

El patronato de esta iglesia parroquial correspondió desde su fundación a la misma villa, cuya prerrogativa fue confirmada por los grandes sacrificios que hizo ésta en su reparación, mejora y adorno. Sin embargo, el cabildo eclesiástico tuvo en el año de 1610 la pretensión de pertenecerle el copatronato de ella, y titularse tal copatrono con el Ayuntamiento, lo cual dio margen a un pleito, que se siguió en el tribunal diocesano de Pamplona. Consiguiente a esta desavenencia, el Ayuntamiento colocó a los dos lados del altar mayor dos escudos de tabla con los letreros que decían: La noble y leal villa de Tolosa es patrona única merélega de esta su iglesia parroquial. Estos letreros se hallaron borrados con tinta negra a los pocos días, y esto dio lugar a un procedimiento criminal. El pleito concerniente al copatronato continuó con calor en los años siguientes, pero quedó interrumpido después, sin que por lo tanto hubiese recaído ninguna resolución definitiva.

Renovado en 1678, después que se hicieron por ambas partes las probanzas que se tuvieron por convenientes. comprometieron su determinación en Antonio Liberati, auditor de la nunciatura de España, Juan de Alcantaud, José de Gurupegui y Juan Andrés de Escaroz, abogados vecinos de Madrid. Estos árbitros pronunciaron su sentencia definitiva el 22 de julio de 1682, declarando que el patronato de esta iglesia de Santa María tocaba y pertenecía únicamente a la villa de Tolosa, concejo y vecinos de ella, como patrona única merélega, sin intervención ni dependencia del cabildo eclesiástico como tal en cosa alguna. Tal noticia fue celebrada por la villa con una misa solemne cantada en la misma iglesia, Te Deum, procesión por las calles, iluminación, fogatas y otros regocijos públicos. Este laudo, por no haberse apelado de él por parte del cabildo eclesiástico, pasó en autoridad de cosa juzgada, y desde entonces se halla en plena observancia.

Después el Ayuntamiento en el año de 1752, con el fin de acreditar la posesión del patronato de la villa, acordó que en las cinco festividades principales del año, o sea en las pascuas de Resurrección, Pentescostés y Natividad del Señor. Asunción de Nuestra Señora y Todos los Santos, mientras se cante el Gloria, el mayordomo de la misma iglesia recoja la limosna bajo la presidencia del fiel acompañado del beneficiado decano. Desde entonces se observó inalterablemente esta ceremonia, con la diferencia de que, no habiendo en el Ayuntamiento título de fiel, hizo sus veces y funciones el primer teniente de alcalde. La basílica de San Miguel fue parroquia de Aldaba adjunta de la matriz Santa María de esta villa. Regida por un cura coadjutor del vicario de ésta, que tenía las consideraciones y derechos de beneficiado de la misma, según el plan beneficial. Dicha basílica estuvo situada en el caserío de Aldabazarra hasta el año de 1821 en que se trasladó.

La iglesia parroquial de Bedaio es de la advocación de Santa María; su patronato correspondía al marqués de Legarda, dueño de las casas del barrio, y se hallaba servida por un abad y beneficiado, de presentación del mismo.

Las basílicas y ermitas que había en el siglo XIX en esta villa eran las de San Blas, San Esteban, San Pedro de Urkizu y San Miguel de Yurreamendi más una capilla de la advocación de San José, propia de los herederos del marqués de Vargas.

Aunque de propiedad y patronato de la misma villa, la basílica de Nuestra Señora de Izaskun se hallaba en jurisdicción de la de Ibarra. Hubo las denominadas Santa Lucía y Santa María Magdalena, suprimidas en 1775 con autorización del consejo de Castilla, y vendidas para costear con su precio las obras de la nueva Casa de Misericordia. Otra dedicada a San Cipriano se quemó. La de San Juan de Arramele, que en su origen fue de los templarios, y después perteneció a la orden de San Juan de Jerusalén, se derribó del todo para construir en 1849 en sus solares la Casa de Misericordia cuya capilla se halla dedicada por esta razón al expresado santo patrono.

Extramuros de la población, al otro lado del puente de Navarra, hubo un convento de monjas recoletas de la orden y regla de Santa Clara. Fue fundado con real licencia de 16 de mayo de 1612 por el licenciado Miguel Pérez de Mendiola y Magdalena Huacue, su mujer, vecinos de Tolosa y San Sebastián, en su casa torre de lturriza. Intervinieron en su otorgamiento el Ayuntamiento, el provincial, guardián y demás religiosos del convento de San Francisco y las monjas que debían ocuparlo; estipulando las respectivas obligaciones, y declarando a la villa por su patrona. Por la falta de comodidades que tenían las monjas que se establecieron en este convento, situado sobre una calle de mucho tránsito, y sin el desahogo de una huerta, se trasladó en el año de 1666 al sitio en que en la actualidad existe, previa autorización del prelado y consentimiento de la villa, su patrona.

A la salida de la misma para Castilla hubo otro convento de religiosos de la orden de San Francisco, cuyo fundador fue Pedro de Mendizorroz, natural de Ibarra y vecino de Tolosa, para lo cual se otorgó la competente escritura el 20 de agosto de 1587 ante Antonio de Armora, escribano numeral de la misma villa. El patronato de este convento fue reservado privativamente a la villa, y en su representación al Ayuntamiento, y así se estipuló que en el crucero de la iglesia no debía haber capilla alguna, sepultura, ni asiento. Las obras de este convento y su iglesia se ejecutaron en los años inmediatos a su fundación, y los frailes los ocuparon desde luego. Opusiéronse éstos en el año de 1604 a que el Ayuntamiento tuviese asiento preferente en la capilla mayor en la función del 2 de agosto, lo cual ocasionó un pleito, pero con licencia del ordinario se otorgó una escritura de concordia el 27 de diciembre de 1605, por la cual la comunidad reconoció el patronato de la villa en el convento e iglesia con todos los honores, preeminencias y derechos anexos. La villa tuvo con la comunidad de San Francisco otros varios pleitos, ya sobre la obligación de ésta a dar predicador para la parroquia, ya sobre su asistencia a la procesión del Corpus el domingo de infraoctava: asuntos en que la primera salió airosa en medio de la fuerte oposición de la segunda. En este convento de San Francisco hubo un colegio denominado San José, instituido por Isabel de Idiáquez, vecina de la misma villa, viuda del almirante general Juan Martínez de Recalde, para el estudio de la Filosofía y Teología. A este efecto otorgó la competente escritura con su comunidad el 25 de mayo de 1611, reservándose el patronato. Pero como no intervino en ella la villa, ni prestó ésta su consentimiento, se hizo de nuevo otra el 27 de septiembre de 1612, por la que se declaró a la villa única patrona, y se establecieron las respectivas obligaciones de la fundadora y religiosos. Este convento quedó suprimido en el año de 1836 en virtud de las disposiciones generales y se destinó a cuartel de la tropa, mediante la cesión de su propiedad hecha por el gobierno a favor de la villa. Sin embargo, su iglesia estaba habilitada para el culto a cargo de dos sacerdotes, que fueron religiosos de la orden de San Francisco.

AAA