Poètes

Urkiaga Basaraz, Estepan

Lauaxeta

Poeta vizcaíno nacido en Laukiz el 3 de agosto de 1905 pero residente desde muy pequeño en la casa "Lauaxeta" de Mungia. Fue fusilado en Vitoria el 25 de junio de 1937.

Acude al colegio de los jesuitas de Durango desde 1916 y, en 1921 entra en el noviciado de Loyola permaneciendo en él hasta que cumple los 20 años. Compañeros suyos fueron Jokin Zaitegui y Plácido Múgica que dan testimonio de su impresionabilidad, insomnio y sonambulismo. Es durante estos años, correspondientes a la Dictadura de Primo de Rivera, cuando se constituye en el seminario del santuario un pequeño grupo -Ibiñagabeitia, Argárate, Lauaxeta, Múgica, Zaitegui, Goenaga, Marticorena, los Corta-Zubiaga- preocupado por el porvenir de la lengua vasca, grupo que inicia sus publicaciones en Jesus'en Biotzaren Deya de El Mensajero. Urquiaga se inicia aquí y en Jaungoiko-Zale de los Carmelitas de Larrea. En 1926 se traslada al noviciado de Oña donde permanece dos años más. Allí hay una informal "Academia Vasca" entre los vascoparlantes. En 1927 publica sus primeros cuentos Iru adiskideak y Ipuiña dirudin egia en revistas religiosas.

En julio de 1928 abandona la carrera sacerdotal y vuelve a Mungia comenzando sus colaboraciones en Euzkadi: traducciones (Tennyson, Verdaguer, Hugo, Carducci, Sully-Proudhomme) y producción propia bajo la firma que le haría famoso. Cumple el servicio militar en Bilbao. Aparecen también colaboraciones suyas en Euzkerea, publicación paralela del hibernado PNV. En 1930 gana el primer premio del "Día de la Poesía Vasca" organizado por Euskaltzaleak en Rentería con el poema Maitale Kutuna, quedando ganador sobre Orixe y Lizardi. Ese año publica también el bonito cuento Illuntzeko ixarra en la revista Euzkerea. Antes de que tenga lugar el trascendental cambio político del 14 de abril de 1931 se ha afincado en Bilbao e ingresa en Juventud Vasca. Participa en la creación de Pizkundia. Inaugura en el periódico Euzkadi en marzo una columna fija denominada Azalpenak (opinión política) y se hace cargo de la página en euskera de este diario.

Al caer la Dictadura, su alineamiento con el PNV es total por lo que su tiempo tiene que repartirse entre el escritor y el orador militante. Forma parte de AVASC de la que se separa en 1932. A finales de abril integra la comisión que va a Madrid a solicitar del Ministro de Instrucción pública la instauración del bilingüismo escolar. Su actividad propagandística se orienta con preferencia al fortalecimiento de Emakume Abertzale Batza y ELA-STV. En agosto se estrena su obra teatral Gotzone en Mungia. Otras dos piezas más, Asarre Aldija y Epaita son publicadas en Euzkadi. En diciembre de ese año, cuando cuenta con 24 de edad, publica su primer libro de poesías Bide barrijak, cuya traducción al castellano aparece contrapuesta.

Tanto sus planteamientos lingüísticos como los temáticos chocarán en determinados ambientes tradicionales. La lectura de los simbolistas se hace en ellos patente aunque la impronta jesuística, en este caso ilustrada, no deja lugar a dudas sobre su firme convicción católica. En 1932-1933 diversifica su producción periodística introduciendo temas de actualidad, culturales y literarios (polémica con Orixe), escribe incluso en castellano. Su actividad como propagandista político en mítines y actos similares se acrecienta. El 12 de febrero de 1932 se le dedica un homenaje en Gatika. En junio solicita en las páginas de Euzkadi que se recoja la versificación popular para que sea publicada. En diciembre publica en Euzkadi su traducción de Balbia de Maeterlinck. En sus comentarios sobre el primer Aberri Eguna, compara al pueblo vasco al hebreo peregrinando en el desierto.

Entre enero y febrero de 1933 aparece en Euzkadi su traducción Iru Gudari de su correligionario y amigo Manu Sota. En octubre se le nombra miembro de la recién constituida Euzkel Idazle Batzarra. Participa en emisiones radiofónicas. 1934 es el año en que imparte un curso sobre su Partido en Güeñes, Barakaldo, Sodupe, Basauri, La Arboleda y Somorrostro. Ese año ocurre la escisión de Yagi-Yagi de los Mendigoxales; Lauaxeta, muy influenciado por Gandhi, se mantiene dentro de la ortodoxia dándose de baja del grupo. Es destacable su labor con Euzko Ikasle Batza a la que abre una sección en el periódico bajo el título de "Ikasle Ingoskila".

Su segundo libro de poemas, Arrats beran, aparece en 1935 recopilando lo publicado en diversas revistas y en Euzkadi. El amor (casto), el irremediable transcurso del tiempo y el misterio de la muerte son las coordenadas que incardinan su reflexión poética; uno de sus poemas, Udabarriko Autorkuntza causó molestia en cierto sector del pacato catolicismo vasco por su visión irónica del rigorismo moral imperante. Su actividad de dinamizador literario se acrecienta; asiste en mayo a los Juegos Florales de Barcelona, quedando muy impresionado por el dinamismo de la cultura catalana en contraposición a la vasca. En noviembre ha abierto la nueva sección "Olerki Ingoskija" en su diario. Su colaboración con la Exposición del Libro Vasco de Bilbao es fundamental. En 1936 promueve el Concurso de Obras Teatrales de Juventud Vasca que no se celebraría debido a la guerra. Ese año conoce, por intermedio del grupo "Alea" y de Blas de Otero, a García Lorca homenajeado en Bilbao con motivo del estreno en esta capital de Bodas de Sangre. Cuando la guerra estalla su pesimismo sobre la cultura vasca era remarcable, lo cual no obstaba para que siguiera a brazo partido en su labor de promotor y creador.

Al estallar la guerra es nombrado Comandante de Intendencia en el cuartel de gudaris del Colegio de Escolapios de Bilbao y director de la revista Gudari, órgano de Euzko Gudarostea. En 1937 aparecen en esta revista, traducidos al euskera, sus cuentos El fusil del Abuelo y La campa de Guztiz Ederra, este último con noticias del bombardeo de Gernika. A los días de éste, cuando el 30 de abril de 1937 enseñaba las ruinas al corresponsal de La Petite Gironde, fue sorpresivamente hecho prisionero por los facciosos e ingresado en el convento de las Carmelitas de Vitoria. Allí conoció la caída de Bilbao y fue fusilado el 25 de junio, a los 32 años de edad.

Su breve testamento reza: "Muero por nacionalista vasco, porque amo con pasión a este desgraciado pueblo. Espero en la bondad de Dios que algún día se logrará lo que este pobre hijo ansió ver en sus días. Vascos, carne de mi carne, sangre de mi sangre; Euzkadi tiene que ser eterna; pero nosotros para ella y la patria para Dios. ¡Cristo, tened piedad de mí!".

Sus papeles de autor, sus posibles originales inéditos -entre los cuales un Diccionario castellano-euskera- y su biblioteca desaparecieron. 19 poesías más en euskera y dos en castellano ven la luz en la reedición de 1974 de sus dos poemarios, 5 de las cuales escritas durante su periodo final en espera de la muerte.

Lauaxeta se mantuvo siempre dentro de la ortodoxia jelkide; no obstante representa a la nueva generación nacionalista que, aun permaneciendo dentro del PNV, se vio profundamente permeada por la sacudida moral de la postguerra europea y las ideas de la generación que abanderó la II República española.

Su muerte, en plena juventud, cortó de raíz la evolución modernista de la poesía euskara. Jon Kortazar dedicó a la vida y obra de este clásico de la literatura vasca la tesis doctoral Teoría y práctica poética de Lauaxeta, que defendió en la Universidad de Deusto en 1985.

En la colección Bidegileak editada por el Gobierno Vasco hay más información disponible sobre Esteban Urkiaga, "Lauaxeta".