Filólogos

Altube Lertxundi, Sebero

Arrasate 1879-11-8; Gernika 1963-08-27

Sebero Altube Lertxundi nació en Arrasate el 8 de noviembre de 1879. Sus padres eran Juan Alejandro y María Clara. Tuvo tres hermanos: Benigno, Jesusa e Hilario Mercedes. La niñez de estos jóvenes no fue de color rosa, ya que su padre era un hombre muy rudo y tanto los niños como su madre vivieron con frecuencia un doloroso ambiente. Fallecida la madre de Sebero, su padre contrajo segundas y terceras nupcias, naciendo de aquellos matrimonios otros dos hermanos.

Sebero cursó sus estudios primarios en Arrasate, con el "Maisu Zaharra" o "Viejo Maestro" Juan José Rodríguez. Y estudió solfeo de la mano del organista Victoriano Balerdi. Pero Altube, además de ser músico, destacó especialmente en otro ámbito. Era lingüista, de excelente nivel además, y profundizó sobre todo en lo concerniente al euskara. ¿Dónde aprendió, y con quién?. Sin lugar a dudas, fue su fuego interno el que le suscitó la pasión por la lingüística, y aun no habiendo estudiado en ninguna universidad, supo cultivar el campo de la lingüística a muy alto nivel. Y Altube, además, ejerció también de empresario, en Gernika. ¿De dónde procedía ese afán por aprender?. Este hombre comprendió desde pequeño que la clave de la libertad de pensamiento la podía obtener a través de los estudios, y eso es lo que trató de hacer durante toda su vida. Quienes le conocieron dicen de él que era "sabio, pero sin pizca de fanfarronería".

Sebero, su hermano Benigno y Cristobal Bedia, los tres de Arrasate, formaban uno de los grupos de dultzaina más populares de Euskal Herria. Habiéndose propuesto orientar su vida hacia la música, opositó para director de la Banda de Música de Gernika, obteniendo el puesto en 1901. Fue miembro de la Banda durante quince años, hasta el momento en que se dio cuenta de que le resultaba imposible compaginar la gerencia de la fábrica Alkartasuna con la dirección de música.

El 11 de abril de 1918 contrajo matrimonio con Gregoria Gangoiti en Gernika. No tuvieron descendencia y la pareja acogió a Elixabete, hija de su hermano Benigno, gracias a la cual pude obtener muchos datos en torno a Sebero.

En 1931, Sebero fue nombrado alcalde de Gernika. Los votos para que resultara elegido los consiguió gracias al enorme trabajo realizado en pos de esta ciudad y, en general, de Euskal Herria. No era él un hombre político, pero los cinco años que permaneció en la alcaldía dejaron un grato recuerdo en sus conciudadanos.

El 29 de septiembre de 1936 tuvo que salir al exilio. Primeramente marchó a Argentina, donde fue acogido por los parientes de su mujer, y de allí a Pau, ciudad francesa en la que residió durante veintidós años y donde desarrolló sus trabajos más importantes en el ámbito de la lingüística y la filosofía.

En 1958 Sebero y Gregorio regresaron del exilio. Para entonces Sebero era un anciano de delicada salud; sin embargo, Gregoria murió antes, en 1961, cayendo el espíritu de Sebero en la soledad y el dolor. No se recuperó. Falleció dos años después, el 27 de agosto de 1963. Su féretro fue cubierto con una ikurriña, junto con un puñado de tierra cercana al árbol de Gernika. En el funeral tomó parte la Banda de Música de Gernika, la Banda de Sebero Altube, motivo principal de su traslado de Arrasate a Gernika y uno de los motivos de orgullo de nuestro hombre.

Sebero formó junto con su hermano Benigno y Cristobal Bedia -los tres naturales de Arrasate- uno de los grupos de dulzaina más populares de Euskal Herria. Su formación musical lo llevó en 1899 a dirigir la Banda de Música de Arrasate, aunque un par de años más tarde se hizo gracias a la marcha Cor Jesu con la dirección de la Banda de Música de Gernika. Entonces trasladó su residencia de Arrasate a Gernika.

En Gernika formó un Coro y también una Academia de Música. Llevado por su afición, pronto comenzó a publicar artículos, sobre todo en la Revista Musical de Bilbao y en la Euskalerriaren alde de San Sebastián. Aunque resulte curioso, cuando Sebero se dedica a analizar el euskara, sostiene que nuestra lengua vasca debería ser investigada por su morfología, sintaxis y tono, abriendo así una nueva puerta para los quehaceres de la lingüística vasca.

Podemos decir que empezó a trabajar sobre el ámbito de la lengua a principios de siglo. Reconocía que la lingüística le atraía y que había leído obras de varios reconocidos lingüistas europeos. Comenzó a estructurar sus teorías, en base a las de Hovelacque, Dauzat, Gregoire, Meillet y de otros más. Teorías con frecuencia rompedoras que Altube quiso aplicar al caso del euskara.

Los primeros contactos que mantiene con Azkue datan de 1909, principalmente por motivo de léxico vasco. Cuando Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos organizó su primer Congreso en Oñati en 1918, allí estuvo él. De ahí surgió la idea de crear Euskaltzaindia-Real Academia de la Lengua Vasca, decidiendo la primera formación al año siguiente. El 22 de junio de 1920 designaron a Sebero Altube miembro de Euskaltzaindia para ocupar el puesto vacante tras la muerte de Txomin Agirre. Ya para entonces sus obras sobre el euskara eran conocidas. Más adelante citaré los trabajos más sonados de Sebero en este campo.

Pero especial mención merece el titulado Erderismos. Este trabajo, publicado en la revista Euskera en 1929, se editaría un año después como libro. La obra constituyó una de las aportaciones más debatidas hasta entonces a la lingüística vasca. Azkue no llegó a aceptarlo, y al cabo de unos años Koldo Mitxelena le dirigió una dura crítica, acusando a Altube de mezclar "lo que es y lo que querría que fuera".

Es cierto que ese trabajo de Altube no evalúa la sintaxis vasca en su totalidad, y que la crítica que se le pueda hacer en ese aspecto es justa. Pero la intención de Sebero no era la de realizar un estudio sobre todos los dialectos vascos. Pretendía sobre todo establecer unas normas para así evitar los errores más trascendentales que percibía en los escritores vascos de su época. Muchos imputan a Sebero el querer imponer otro purismo, además del concerniente al léxico. Afirman que quiso crear una sintaxis irreal. Puede ser, porque muchas veces se muestra bastante inflexible, pero no es menos cierto que gracias a la teoría de Altube se ofrecen correctas respuestas a numerosas preguntas que se pueden formular en torno a nuestra lengua.

No obstante, los hay -claro- quienes ensalzan el trabajo del mondragonés. Aita Villasante, Aita Onaindia y Iokin Zaitegi son, entre otros, expertos que han defendido en más de una ocasión la tarea de Altube. Y es que este hombre, al fin y al cabo vivía el euskara y amaba lo cotidiano, sencillamente:

"Atara aixetara geure izkera maitiau, erabilli beti ta beti, edonun ta edonorekin, emon orretaraxe bizija ta indarra... Beste asmokeri ta barrikerizko bideok, alperriko ta kaltegarri baño eztira..." (Sacad a los cuatro vientos nuestra querida lengua y empleadla siempre y en todo lugar y con cualquier persona, dedicad a ella vuestra vida y fuerzas... Los caminos de las otras pretensiones y novedades no son sino vanos y perjudiciales...)

Dejando por ahora de lado la lingüística de Altube, recordemos que hubo un Altube filósofo, profundamente preocupado por los problemas de la sociedad. Afirmaba que el afán por conocer la causa del dolor humano nació en él tras el bombardeo de Gernika. Como consecuencia de ello y tras leer las obras de los filósofos más destacables de Europa, publicó en Pau el libro La fonction de la douleur.

Por otro lado, en lo que es la literatura creativa, basa su obra más conocida, Laztantxu eta Betargi, en el bombardeo contra su villa natal. Emplea un euskara pulcro -aunque quizás resulte bastante difícil- para hacer una descripción histórica ficticia de tan atroz acontecimiento.

Más arriba he dicho que la obra de Sebero Altube ha sido analizada con ojo crítico. Y la crítica no siempre ha resultado muy favorable; se le ha imputado sobre todo falta de rigurosidad a la hora de aplicar las teorías sobre la sintaxis a todo el euskara. Es posible que así sea. Configuró teorías que hoy en día no se darían por buenas. Pero me parece que al menos se le ha de reconocer ese mérito, por haber sido osado cuando los pilares de la lingüística vasca eran débiles. Sebero abrió un camino a la lingüística vasca. No es poco, como él mismo decía, pedir que se investigue el euskara en su sintaxis, morfología y tono. Pedir, y, claro está, ponerse a ello, tal como el mondragonés lo hizo.

Así decía Aita Villasante en mi libro Sebero Altube:

"Como en la mayoría de los hombres, también en Altube puede haber límites. Pero la persona y obra del señor Altube, con todo su valor y todas sus limitaciones, siempre estará ahí erguida, como espejo y como hito. Una fuente de aprendizaje para todos".

  • 1911. Euskerazko itzak (Euskal Esnalea, I-58/60)
  • 1919. De sintáxis euskerica (Euskal Esnalea, IX)
  • 1920. Euskeraren joskera dela ta (Euskal Esnalea, X, XI, XII)
    Erderatiko itzak; itz barrijak eta antxinako itzak (Euskera II)
    Izkuntz jakintzia eta euskeriaren bizitzia (Euskera 1921)
  • 1922. Euskel itz barrijak, eurok eraltzeko erderak zetara lagundu bear deuskuen (III Congreso de Eusko Ikaskuntza)
  • 1923. De fonética vasca (RIEV XV)
  • 1925. Modismos euskericos (Euskera VI)
  • 1929. Erderismos (Euskera; y como libro, Gaubeka Irarkola)
  • 1932. El acento en la prosa y en el verso (como libro, Gaubeka Irarkola)
  • 1933. La vida del euskera. Divulgación a los principios de la lingüística general aplicables a su defensa. (Euskera XV; como libro, Gaubeka Irarkola; junto con la Morfología de Azkue, La Gran Enciclopedia Vasca)
  • 1934. Observaciones al tratado de morfología vasca de Don Resurrección María de Azkue (Euskera, XV; como libro Gaubeka Irarkola; y La Gran Enciclopedia Vasca)
  • 1936. Más sobre la vida del euskera (Euskera, XVII; como libro Gaubeka Irarkola)
  • 1948. Fonética y etimología esukéricas (Eusko Jakintza I, II, III, IV)
  • 1949. La unificación del euskera literario (Eusko Jakintza, III)
  • 1950. Erderakadarik txarrenak (Euzko Gogoa, I, II, III)
  • 1956. Literatur- euskara: sobre sintaxis vasca (Euskera I)
  • 1960. Euskerari buruz (Euskera V)

En la colección Bidegileak editada por el Gobierno Vasco hay más información disponible sobre Sebero Altube.