Lekaide eta lekaimeak

ZUBIETA Y LES, Ramón

Dominico navarro, misionero en Filipinas, Prefecto y Vicario Apostólico de Urubamba y Madre de Dios, en el Perú. Nacido en Arguedas el 31-08-1864. Ingresó en los Dominicos en el convento de Ocaña (Toledo) el 6 de diciembre de 1881 y profesó en la Orden el 17 de diciembre de 1882. Allí mismo cursó los estudios eclesiásticos de filosofia (1882-85), y tres cursos de teología en Avila. En 1888 partió para Filipinas, donde completó los cursos de teología y se ordeno sacerdote el 16 de marzo de 1889. Ese mismo año fue destinado a la misión de Nueva Vizcaya; en 1891 fue trasladado a la misión de los mayoyaos y en 1892 a la de O'Dena, en Itaves, algo más al N. donde cayó prisionero de los insurrectos -katipuneros- filipinos. Durante el largo cautiverio de 16 meses hubo de sufrir numerosas y grandes vejaciones de parte de los insurrectos, como las sufrieron también el obispo y demás misioneros de Nueva Segovia. Liberados a finales de 1899, regresaron a Manila el 1 de enero de 1900. Erigida en 1900 la Prefectura Apostólica de Urubamba y Madre de Dios en el Perú, y confiada a los Dominicos de la Provincia de Filipinas, en 1901 el provincial destinó a la misma a tres religiosos bajo la dirección y presidencia de Zubieta, quien regresó ese mismo año de Filipinas a España, y al año siguiente partió para la Misión de Urubamba con otros dos misioneros, José Cuesta y José Palacios, llegaron al Perú a primeros de 1902, e inmediatamente iniciaron la obra de evangelización de los naturales, la mayoría de ellos semisalvajes que habitaban en la selva del Amazonas. A impulso y bajo la dirección de Zubieta, nombrado Prefecto Apostólico, se inició y desarrolló de tal modo la obra evangelizadora, que en 1913 fue erigida la Prefectura en Vicariato Apostólico, y el mismo Monseñor Zubieta fue nombrado Vicario Apostólico de Urubamba, con carácter episcopal, fue nombrado obispo titular de Adraa y consagrado en Roma el 15 de agosto de 1913. Además de la obra evangelizadora, hubieron de realizar al mismo tiempo los misioneros una obra cultural y social, promoviendo la instrucción de los aborígenes y el descubrimiento y conocimiento del entorno geográfico de la región hasta los orígenes mismos del Urubamba y Madre de Dios, que apreció elogiosamente y premió el gobierno peruano. En esa labor misional y cultural le ayudaron eficazmente sus colaboradores, especialmente los dominicos españoles que se asociaron a su obra evangelizadora y cultural y muy especialmente las religiosas dominicas de la Congregación de Dominicas Misioneras del Rosario, que fundó él mismo, con casa matriz y promocional de vocaciones en Navarra y Lima, que asoció a su labor misional y fueron y siguen siendo eficaces colaboradoras en la obra misional del Vicariato de Urubamba y Madre Dios, o de Maldonado, como se denomina hoy, en razón de la ciudad o sede del obispado. Misionero de gran temple humano y espiritual, dinámico y emprendedor, supo infundir esas mismas cualidades, con su esfuerzo y ejemplo, en sus colaboradores y colaboradoras, que continuaron su obra después de su muerte, acaecida en Huacho, en el Perú, el día 19-11-1921, y la continúan con gran espíritu hasta nuestros días.

María Mercedes GARCÍA PÉREZ

  • Ocio, H.: Compendio de la "Reseña Biográfica" de los Religiosos la Provincia del Rosario de Filipinas, Manila 1895, pp. 1180-1181;
  • G. Arnaiz: Continuación del "Compendio de la Reseña" del P Ocio, Ms., pp. 226-227;
  • W. Fernández Moro: El P. Zubieta, Madrid, 1954;
  • Id: Cincuenta años en la selva amazónica, Madrid 1952;
  • M. González Pola: Fr. Ramón Zubieta y Les, Prefecto y Vicario Apostólico de Urubamba y Madre de Dios en el Perú, en "Studium" 1994, pp. 509-518;
  • Hna, Isabel Martín-Tesorero Alvarez: Monseñor Zubieta, Madrid, 1997.