Auzoak

RESPALDIZA

Barrio del municipio de Ayala/Aiara (Álava-Araba) y capital del mismo, partido judicial de Amurrio, Álava. Se encuentra situado a los 43° 04' 45" y 0° 38' 55", hacia el O. del término, al pie del Pico Ungila (632 m.), a 330 m. de altitud.
Su casco urbano se asienta sobre terreno de micritas arcillosas, calizas arenosas y arcillas. Al N. y NE. del mismo encontramos terrenos constituidos por arcillas. Al S. de la población aparecen terrenos de rocas calizas.
Censos.1802: 100 vecinos; 1960: 288 h.; 1970: 313; 1978: 356; 1981: 318; 1986: 323; 1991: 294.
Castellano. En un documento de fines del s. XVIII se dice que hablan el idioma vascongado todos los pueblos de la Vicaría de Ayala, a la cual pertenecía esta localidad (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 61-66). Sin embargo, en el mapa de L. L. Bonaparte (1863) figura ya en la zona erderizada.
Lugar de señorío en la hermandad de Ayala, cuadrilla de Ayala. Se regía con la justicia ordinaria de la hermandad. (Ref. "D. G. H. R. A.", t. II, p. 272).
Está emplazada en el eje del valle de Ayala que por Lezama, Amurrio y Arceniega, une los caminos del Altube y el Nervión con Balmaseda y Las Encartaciones. Su situación estratégica en tal punto determinó la importancia de este lugar desde la temprana Edad Media.
Parroquia de nuestra Señora de la Asunción. Para esta parroquia se repite un modelo generalizado durante el siglo XVIII en las tierras de Ayala. Es un ejemplo temprano de este tipo de construcción, está cubierta por dos bóvedas de terceletes y una de aristas y flanqueada por interesantes capillas laterales. Las primeras referencias documentales se aportan entre 1623 y 1642, fechas en las que los canteros Esteban de Retes, Diego de Arana y Julián de Iturribarria debieron ejecutar las bóvedas. En 1646 y 1648 se pagaba al arquitecto Mateo de Urruela y al albañil de Labastida Francisco de Pamames el reconocimiento de las obras y hasta 1652 no se abonaba a Esteban de Retes el finiquito de la misma. Los trabajos proseguían entre 1664 y 1667, momento en el que parece que se reformó la capilla mayor con la traza y condiciones dadas por Mateo de Urruela y posteriormente pintada por Diego de Arana. En 1691 Juan de Ormaechea terminaba la capilla mayor y en 1731 se abrían las ventanas enrejadas. Por las mismas fechas Diego de Arechederra y Pedro de Arecha examinaban la fábrica en relación con el pleito que las iglesias del Valle había interpuesto a su Patrón. Entre 1773 y 1781 el Conde de Ayala costeaba la reforma propuesta por la iglesia, en concreto consistió en la elevación de las paredes, en la reconstrucción de la primera capilla y probablemente el tramo de los pies. La capilla de la Piedad es interesante, tiene planta cuadrangular y está cubierta por una cúpula sobre pechinas decorada con elementos geométricos, fajas en resalto y florón central. En un primer momento se accedía a esta capilla desde el exterior aunque años después se cegó y se dio acceso desde el interior. Según consta en una inscripción fue realizada en 1759 bajo el patronato de los hermanos Antonio y José de Jáuregui vecinos de Valladolid en Méjico y de la Corte respectivamente. La portada principal es un interesante ejemplo de románico o protogótico alavés, puede situarse a comienzos del siglo XIII y tiene similitudes con algunos restos de la Llanada. Consta de arco apuntado y tres arquivoltas, dos baquetonadas y una adornada con hojas de acanto, la parte inferior esta formada por dos pilastras y cuatro columnas con los fustes decorados con formas entrelazadas y capiteles con hojas de acanto trepanadas y otros motivos entre lo vegetal y lo geométrico. La torre se construía a finales del siglo XVIII es de planta cuadrada con cuatro cuerpos, el de campanas dispone de cuatro vanos y el inferior forma parte de las dependencias del ayuntamiento que se encuentra adosado a la iglesia con otra torre gemela al otro lado que sirvió de cárcel.

Esta iglesia dispone de un buen ejemplar de retablo barroco en su fase churrigueresca, es uno de los más tempranos de la zona junto con el de Zuaza (1689), los dos fueron ejecutados por el prestigioso maestro cántabro Francisco Martínez de Arce uno de los introductores de esta tipología en el País Vasco. El de la Asunción de Respaldiza (1679) se adapta con precisión a las características de la cabecera, consta de banco, cuerpo principal dividido en tres calles por columnas salomónicas pareadas y retranqueadas y ático semicircular con un gran trasparente en el centro. Dispone de frisos partidos, cornisas salientes, y una abundante decoración de motivos vegetales naturalistas. Fue tasado por Felipe del Castillo, un prestigioso arquitecto de Orduña con una producción escasa pero de calidad. La policromía se realizó en distintas fases, Francisco de Zacona comenzó con el sagrario hacia 1667 donde aún se conservan interesantes labores. A principios del siglo XVIII Mateo de Arana estofaba las imágenes, y en 1702 Tomás González de la Cámara y Hermeregildo Gil ajustaban la parte principal del altar. El mismo año Francisco Zacona, Pedro y Juan Antonio de Jáuregui contrataban .la tercera parte. del retablo. Hoy esta cubierta por vistosas imitaciones de jaspe probablemente realizados con posterioridad.

Entre los retablos laterales destacan los de la Virgen del Rosario y la Piedad. El primero es un retablo barroco construido a finales del siglo XVIII consta de un pequeño banco un cuerpo principal dividido en tres calles por cuatro columnas muy decoradas que sustenta un entablamento partido sobre el que se apoya el ático. Esta presidido por una imagen vestida de la Virgen del Rosario de posible procedencia madrileña. El retablo de la Piedad es rococó y está presidido por una interesante imagen de la Virgen de la Piedad. Se trata de una talla del Primer Renacimiento unitaria, cerrada, con un rostro algo idealizado pero en la que se consigue cierta expresividad en el tratamiento de la boca y los ojos. De este retablo también formaban parte, antes de que fueran trasladadas, dos pequeñas imágenes de Santa Bárbara y Santa Ursula procedentes de Malinas, y fechadas hacia finales del siglo XV o principios del XVI, la de Santa Bárbara lleva las marcas de procedencia y es estilísticamente algo más avanzada que la otra.

Fernando BARTOLOMÉ GARCÍA

Arquitectura civil

La estratégica situación de Respaldiza, cerca de Quejana, en el centro del valle de Ayala y en el camino de arriería, hizo que existieran dos casas torre y varios palacio rurales.

La torre de Txabarri, solar de los Atxa, fue construida en el siglo XV, varias veces reedificada y muy reformada en 1865 con los gustos neomedievalistas de la época. Presenta ciertos elementos añadidos para darle aspecto de fortaleza, que no son los más apropiados. Tiene planta cuadrada, y lo que más llama la atención son los modernos y añadidos recercos de ladrillo de las ventanas y el voladizo con ménsulas de ladrillo, recordando al que tuvo que tener en su origen. Aún conserva restos de un foso en el lado Oeste.

La otra torre, la torre de Ulibarri, desapareció y no quedan restos de su existencia.

El magnífico conjunto palaciego de los Atxa tiene su origen en 1639, aunque sufrió importantes reformas y reedificaciones en 1823 a expensas de los dueños de ese momento, Dámaso Antonio de Acha y Cerragería y María de los Dolores Cerrageria y Mendieta. El conjunto está formado por casa principal, torre, capilla, casa del administrador y otras edificaciones auxiliares como fuente, estanque, etc.

La portada del palacio y la torre son los elementos barrocos originales que han subsistido al tiempo. La portada presenta dos cuerpos superpuestos. El inferior es un vano adintelado flanqueado por dos columnas toscanas con el fuste partido y estriado, y sobre él se levanta el balcón con buenos trabajos de rejería. El remate del cuerpo superior es un frontón partido que albega la piedra armera.

El palacio es una sólida y sobria edificación con solana adintelada en la última planta. La torre tiene cuatro plantas separadas por lisas líneas de imposta. Todo el conjunto está rodeado por una tapia perimetrando un espacio de ámbito privado ideado para el descanso a juzgar por los estanques y las fuentes que lo adornan.

Otra casa hidalga es el dieciochesco y elegante Palacio Cerragería, bello ejemplo de palacio barroco ayalés por formarse de dos cuerpos diferenciados y anexos: el palacio, cúbico, y el edificio auxiliar en un lateral y en retroceso, rectangular. El palacio tiene fábrica de mampostería con sillares en las esquinas, recercos de los vanos y apeos de los balcones. Se cubre con tejado de cuatro vertientes.

Como es habitual en este tipo de palacios, la fachada principal es la que presenta estética más cuidada. Tiene cinco calles, la central más destacada con balcón corrido y vistosa piedra armera, y se eleva en tres pisos separados por línea de imposta lisa. El recio aspecto de este palacio se ve aligerado por los volumétricos balcones con finos trabajos de rejería en sus barandillas. Además los canes del alero están tallados.

Otras casas solariegas de Respaldiza son Goikosolo y El Arenal, ambas barrocas, de planta cuadrada, tejados a cuatro aguas y reparto equilibrado de vanos, si bien Goikosolo ha sufrido muchas reformas que han alterado su ordenada forma original.

Sin duda el edificio civil más importante de Respaldiza es la barroca Casa Consistorial, adosada a la iglesia a la que sirve de pórtico. Fue levantada en el siglo XVIII y está formado por un cuerpo central retranqueado de tres plantas de sillería, flanqueado por dos recias torres, una de ellas que hace de campanario de la iglesia. Las torres tienen cuatro pisos y son de mampostería con sillares en las esquinas.

La planta baja es una loggia de cinco arcos de medio punto, tres en el cuerpo central y uno en cada torre, que servía para las reuniones del Concejo, y el balcón corrido de la primera planta para proclamar los edictos. La segunda planta, separada por la anterior por una saliente imposta, debía servir como vivienda del alcalde. En ella está colocado el escudo con las armas de los Ayala. El tejado de este cuerpo es de una sola vertiente.

Este edificio es ejemplo de casa consistorial barroca alavesa, que sigue modelos palaciegos en su estructura, aunque más funcional. Como característica barroca merece advertir de su encuadre urbanístico, tan habitual en esta época. Estas casas consistoriales servían también de cárcel, vivienda del carcelero y de archivo, como es el conocido caso de Respaldiza.

En lo que a arquitectura popular se refiere, Respaldiza cuenta con varios ejemplos de caseríos típicos, mezclados con modernas edificaciones. Estos caseríos no más antiguos que los siglos XVIII y XIX son edificios de mampostería con zonas de sillares, como es habitual en estos casos. Los tejados son a dos aguas y con el caballete perpendicular a la fachada. En muchas ocasiones tienen entramado de madera visto relleno de ladrillo, como es el caso de los bellos caseríos de los barrios Isasi y Aretxa Arriba. Otros, como los del barrio La Llana y Larrea estructuran sus fachadas en tres crujías. Todas tienen salientes aleros que sostienen con estilizadas tornapuntas, en ocasiones talladas.

Itziar AGINAGALDE LÓPEZ
Aintzane ERKIZIA MARTIKORENA (2006)
  • BARTOLOMÉ GARCÍA, Fernando. La policromía barroca en Álava, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, 2001, pp. 264
  • BARTOLOMÉ GARCÍA, Fernando. «Las artes en el valle de Ayala entre el Renacimiento y el Barroco». En: GARCÍA FERNÁNDEZ, Ernesto (coord.). La tierra de Ayala, Actas de las jornadas de Estudios Históricos en conmemoración del 600 Aniversario de la construcción de la Torre de Quejana. Vitoria-Gasteiz: Ed. Diputación Foral de Álava, 2001, pp. 221-222
  • LÓPEZ DE OCARIZ, J.J. Pays Basque roman, nº 87, de la colección La Nuit de Temps; Sainte Marie de la Pierre-qui-bire, 1997
  • PORTILLA, Micaela. Catálogo Monumental Diócesis de Vitoria. Tomo VI. Vitoria-Gasteiz: Ed. Obra cultural de la Caja de Ahorros de Vitoria, 1988, pp. 815-831

    Fernando BARTOLOMÉ GARCÍA

  • Begoña Azcárraga, Ana de: "El esplendor del barroco y sus manifestaciones artísticas", en Llanos Ortiz de Landaluce, Armando (director): Álava en sus manos, Vitoria-Gasteiz, Caja Provincial de Álava-Arabako Kutxa, 1983, tomo 4, pp. 143-144
  • Flores López, Carlos: Arquitectura popular española, Madrid, Aguilar, 1973, tomo 2, pp. 130-133
  • Luengas Otaola, Vicente Francisco: Introducción a la historia de la Muy Noble y Muy Leal Tierra de Ayala, Bilbao, Editorial Vizcaína, 1974
  • Palacios Mendoza, Victorino: Inventario de arquitectura rural alavesa V: Cantábrica alavesa = Arabako nekazal arkitekturaren inbentarioa V: Arabako Kantaurialdea, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Dirección de Arquitectura = Arabako Foru Aldundia, Arkitektura Zuzendaritza, 1991, volumen 2, pp. 931-991
  • Palacios Mendoza, Victorino: "El patrimonio artístico del valle de Ayala: torres, palacios y puentes", en García Fernández, Ernesto (coord.): La tierra de Ayala, Actas de las Jornadas de Estudios Históricos en conmemoración del 600 aniversario de la construcción de la Torre de Quejana, Vitoria-Gasteiz, Arabako Foru Aldundia, Kultura Saila = Diputación Foral de Álava, Departamento de Cultura, 2001, pp. 163-189
  • Portilla Vitoria, Micaela Josefa: Torres y Casas fuertes en Álava, Vitoria-Gasteiz, Obra Cultural de la Caja de Ahorros Municipal de la ciudad de Vitoria, 1978, tomo I, pp. 899-901
Itziar AGINAGALDE LÓPEZ
Aintzane ERKIZIA MARTIKORENA (2006)
v. ACHA, Juan Nicolás de; RESPALDIZA, Domingo de.
Hacia el s. XVIII D. José Antonio de Melaunde y su hermano D. Diego Felipe, hijos de esta localidad, fundaron y dotaron dos escuelas de primeras letras -una para cada sexo-. A comienzos del s. XX funcionaba en la población una escuela pública mixta. En la misma fecha, su población escolar se calculaba en 80 niños y niñas.
Feria de ganado vacuno y porcino, el día 28 de abril. Mercados de ganado vacuno y porcino, los martes siguientes al segundo domingo de cada mes.
Nombre. Aparece como Arispaldizaca en doc. de 1095 reproducido en p. 286 del «C. S. M.» publicado en 1930; Relpaldizar en doc. de 1149 mencionado en p. 196 de «Historia eclesiástica de Alava» ( 1928) de Landázuri; Arespaldiza en doc. de 1371 citado en el «Fuero de Ayala» publicado en 1912 por Uriarte; Respaldizar en doc. de 1770 reproducido en p. 108 del t. I de «Historia civil de Alava» (1926) de Landazuri. El apellido del mismo nombre aparece como Respaldiza (Ruiz de) en doc. de 1487 citado en p. 233 del «Fuero de Ayala» publicado en 1912 por Uriarte. [Ref. G. L. G., «B. I. S. S.» 1969 p. 62].
Cabeza del Valle de Ayala. Tradicional capital del valle de Ayala, por su situación y la antiguedad de su fundación, hasta el s. XIX, las Juntas del Valle se reunieron en el pórtico de la iglesia de Respaldiza.

Guerra de 1936-39. En la guerra del 36 permaneció en poder de las fuerzas leales a la República hasta el 21 de junio de 1937 en que, hundida la resistencia del ejército vasco, entraron en la villa los efectivos de la III Brigada del ejército de Franco.
En 1800 pertenecía a la vicaría y arciprestazgo de Ayala. (Ref. "D. G. H. R. A.", t. II, p. 272). En 1800 había en su demarcación 4 ermitas bajo las siguientes advocaciones: Santa Lucía, S. Sebastián, Santa María Magdalena y S. Miguel.

Ainhoa AROZAMENA AYALA