Pintoreak

Mieg Solozabal, Juan

Pintor contemporáneo, nace en Vitoria el 4 de marzo de 1938.

Es hijo de Miguel Mieg, quien fuera durante tantos años (1928-1966) arquitecto municipal. En 1953 asiste como alumno libre a las clases de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios. Tiene como profesores a Miguel Jimeno de Lahidalga y Mariano Basterra. También perfecciona conocimientos dibujísticos en una academia particular de Madrid (1954-1956), acaso como preparación para su futuro ingreso en la Escuela Superior de Arquitectura.

Antes de terminar la década se encuentra viviendo en Barcelona. Se matricula en arquitectura, carrera que deja inconclusa. Cada vez se siente más atraído por la pintura, disciplina en la que progresa de manera autodidacta a orillas del Mediterráneo. Conoce la obra de Albert Ráfols Casamada, Román Vallés, Tharrats, Cuixart, Tàpies, Miró, etc. En aquella época también le fascinó, y mucho, la pintura del entonces ya desaparecido José Gutiérrez Solana. En 1960 expone uno de sus primeros trabajos al óleo en la Escuela de Arquitectura de la Ciudad Condal; repetirá experiencia al año siguiente en el Salón de Mayo.

En 1962 emprende viaje a París. Desea conocer el ambiente artístico y cultural de la capital francesa en primera persona. Sin intermediarios, aferrándose a su propia experiencia; sin que nadie le tenga que contar ya nada. Unos meses después retorna a Vitoria para cumplir con el servicio militar. Por primera y única vez participa en el XX Certamen de Arte Alavés (1963), edición en la que se presentó un número estimable de cuadros abstractos. Juan Mieg remitió cuatro obras; cada una de ellas con el título genérico de Cuadro. Acusan aquellos trabajos los conceptos estéticos surrealistas e informalistas aprendidos tanto en Barcelona como en París.

Hacia 1964 abre estudio en una de las viviendas que conforman el patio del viejo Seminario Conciliar, aledaño a la catedral de Santa María. Con la composición Pintura concurre a la I Anual Plástica en agosto de 1964, evento que se celebró en los soportales de la Plaza Nueva (o de España). A los pocos días tuvo que retirar el cuadro debido al constante manoseo que recibían las texturas pictóricas por parte del público.

A finales de ese mismo año de 1964 marcha a Madrid con su amigo el pintor Carmelo Ortiz de Elgea. Vivirán ambos en una vivienda de la calle Amaniel con el arquitecto y pintor riojano Julián Gil. Fruto de aquella estancia madrileña, ya de regreso a Vitoria, es la exposición que comparte con Elgea en los Salones de la calle Olaguíbel: en julio de 1965. En aquel mismo verano, gracias a los contactos establecidos con la galería madrileña Edurne, Juan Mieg, también Ortiz de Elgea, participará en una magna exposición en Fuenterrabía-Hondarribia, en el Castillo de Carlos V. Con artistas de la talla de Vicente Ameztoy, Néstor Basterretxea, Gonzalo Chillida, Remigio Mendiburu, Juan Barjola, Rafael Canogar, Modest Cuixart, Manuel Millares, Antonio Saura, Manuel Viola, etc.

Asimismo a finales de septiembre del 65 participa en la muestra "Pintura actual alavesa", también en los Salones de Olaguíbel de la Caja Municipal de Vitoria. Con Abad Biota, Fraile, Lafuente, Moraza y Vizcarra. Exhibe ya en estos meses unas variantes plásticas y expresivas modernas que le hacen inconfundible ante sus paisanos. Sello personal que confirma en la misma sala vitoriana durante su primera muestra individual: en marzo de 1966. En el mes de mayo, en la galería Illescas de Bilbao, acontecerá su segunda comparecencia a nivel particular. Intervenciones ambas con formas expresivas abstractas que le definen como uno de los principales valores del arte vasco de vanguardia. Es miembro fundador del grupo alavés Orain del Movimiento de la Escuela Vasca. Colectivo con el que expone en la sala Barandiaran de San Sebastián en agosto de 1966: con los pintores vitorianos Ortiz de Elgea y Fraile, y con el fotógrafo Alberto Schommer.

Con Orain volverá a exponer en el Museo de Bellas Artes de Álava (octubre-noviembre de 1966), en los Salones de Olaguíbel (abril de 1968) y en la sala vitoriana, de la calle Herrería, Mosel (Diciembre 1969-Enero 1970). También participa por segunda y última vez en la III Anual Plástica del Ayuntamiento de Vitoria en 1966, certamen por el que mostró una actitud crítica a través de la prensa local. A mediados de la década envía obra igualmente al Gran Premio de Pintura Vasca de San Sebastián, recibiendo un accésit en la edición de 1967.

Nada más comenzar la década de los setenta, participa en dos importantes foros culturales que, por causas muy diferentes, motivaron un abundante caudal de letra impresa. Nos estamos refiriendo a la Exposición de Arte Vasco, organizada por el Ayuntamiento de Baracaldo, en diciembre de 1971, y a los Encuentros de Alea, que, bajo los auspicios de la familia Huarte, se celebraron en Pamplona del 26 de junio al 3 de julio de 1972. Antes de concluir el año 1972, expondrá individualmente en la galería Mikeldi de Bilbao.

La actividad de Juan Mieg, como en años anteriores, prosigue por campos expresivos característicos de un arte basado en la experimentación abstracta. De una abstracción lírica con efluvios informalistas y gestuales, y de "pop art" (con aportes extrapictóricos), pasará a un tipo de formulación abstracta más racional; de formas geométricas regulares expandidas también sobre espacios pictóricos ilimitados. Continuará quebrando el campo visual de las composiciones ahora con pequeñas estructuras o cristalizaciones geométricas muy angulares; construcciones en las que será apreciable la influencia cubista a partir de múltiples fragmentaciones en el plano.

Un itinerario artístico renovado y ampliado que, como arma de lucha y ruptura, mantiene firme en numerosas muestras individuales y colectivas. De sus comparecencias en solitario, destacamos las que tienen lugar en Vitoria, en la sala Luis de Ajuria, en 1974, y Eder Arte, en 1975 ("Acumulaciones". Homenaje a Paul Kammerer) y 1976; en Bilbao, en la galería Lúzaro, a principios de 1976; y en Madrid, en Kreisler Dos, en junio de 1977.

Entre las de carácter colectivo, mencionamos "37 pintores vitorianos", evento con el que se inaugura en julio de 1974 la galería vitoriana Tártalo Arte; "Un escultor y cuatro pintores alaveses", que recorre las ciudades de San Sebastián (Museo San Telmo) y Pamplona (Pabellones de la Ciudadela), en septiembre y noviembre de 1974, respectivamente, y en la que participan, junto a Mieg, José Luis Álvarez Vélez, Santos Iñurrieta, Carmelo Ortiz de Elgea y Josetxu Aguirre. En noviembre de 1977, en los bajos de la librería vitoriana Axular, expone con Santos Iñurrieta.

Durante los años 1978, 1979 y primeros meses de 1980 es uno de los artistas vascos becados y patrocinados por la Fundación Faustino Orbegozo. Con el apoyo de esta institución participará en diversas colectivas por todo el País Vasco, Madrid (Palacio de Velázquez) y Barcelona (Fundación Joan Miró). Otras firmas vinculadas en mayor o menor medida con la Orbegozo fueron los alaveses Iñurrieta, Ortiz de Elgea y Alberto González, los vizcaínos José Barceló, Jesús María Gallo Bidegain y Gabriel Ramos Uranga, y los guipuzcoanos Remigio Mendiburu, Andrés Nagel y José Luis Zumeta.

Nada más iniciarse la década de los ochenta, Juan Mieg imprime nuevas vibraciones al discurso plástico. Este cambio de actitud, con la correspondiente deriva pictórica, origina que se replantee otros caminos expresivos. Así lo recoge el propio protagonista en unos textos autógrafos inéditos:

"Los cuadros de esta época acabaron siendo muros infranqueables, de materia sorda, espesa, negra. Y a partir de ahí comenzaron a aparecer puertas de salida o acaso de entrada a otros lugares".

"Estaba en el límite, en el filo".

"Hasta entonces, los cuadros estaban poseídos de su importancia material y formal. A partir de aquí, todo eso entró en crisis. El cuadro se disuelve, se diluye, se libera de la materia, de sus formas rotundas, va perdiendo presencia física, va liberándose".

"Si la materia me ayudó en su proceso a liberar el subconsciente, su densificación hizo que ante su aparición, el coloso matérico se derrumbara. Salvada la contradicción me quedo entonces en un vacío y empiezo a llevar el proceso hacia mí mismo. El vacío, a mí mismo".

En un proceso coherente y evolutivo, el vitoriano asume con naturalidad la necesidad de reinventar su propia trayectoria y su propio arte como consecuencia de una actitud libre y abierta hacia el mundo de la creación plástica. Una individualidad, la suya, que es por tanto intransferible. Continúa reconociendo, como en etapas anteriores, el papel activo de las fuentes inconscientes en el acto creador.

El espíritu aformal de Mieg alcanza nuevos réditos con un tipo de pintura mucho más líquida y acuosa. Lienzos inundados por "pictografías"; pequeños rasgos caligráficos, sutiles y espontáneos trazos de color que, expandidos en todas direcciones, conforman sobre la superficie de los lienzos una suerte de visiones cosmogónicas o microscópicas. Visiones fragmentadas que, a través de la subjetividad gestual, aluden a realidades múltiples de difícil transcripción racional. Unas transcripciones pictoricistas -manchas y signos de color- que encuentran su acomodo en radiantes y relajantes paredes (fondos) de color rosa, naranja, azul, amarillo, verde, etc.

En este sentido, la exposición individual que celebra en la sala Luis de Ajuria, del 11 al 20 de febrero de 1982, con el significativo título El sonido del agua dice lo que pienso, descubre perspectivas y horizontes hasta entonces inéditos en la evolución del artista. La anterior vertebración racional de los cuadros, que conservan siempre en su haber (hacer) un fuerte componente de espontaneidad, desaparece, dando lugar al despliegue de una aventura estética más libre, personal e instintiva.

En 1983 expone en la galería bilbaína Windsor; al año siguiente, nuevamente en Luis de Ajuria; en 1986 (noviembre), en la galería Manú de Colonia (Alemania), y, a finales de año, en la Sala de Arte de la Caja de Ahorros Vizcaína, sita en la Gran Vía de Bilbao. En febrero de 1987 participará en el quinto programa didáctico Así pinta..., de la Caja de Ahorros Provincial de Álava, celebrándose paralelamente una retrospectiva de su obra (1961-1987) en la misma sala San Prudencio de Vitoria. En marzo de 1988 exhibe sus cuadros en la galería donostiarra Altxerri.

Entre las exposiciones colectivas, cabe destacar su participación en El autorretrato en la Pintura Vasca (1983); Pintura Vasca Contemporánea (1910-1985), sala Garibay de San Sebastián (1985), y Hostoa, exposición itinerante compuesta por ocho pintores vascos y un escultor, organizada por la Consejería de Cultura del Gobierno Vasco. Inaugurada en julio de 1986 en los locales del Commerzbank de Frankfurt, se traslada en octubre a la villa Rhingold de la ciudad de Colonia, luego a Menorca y Mallorca, concluyendo el periplo viajero en Bilbao. Asimismo, en junio de 1985, colabora Mieg en el I Taller Abierto de Vitoria-Gasteiz, que organiza el Ayuntamiento de la Ciudad en el paraninfo de la Escuela de Artes y Oficios. En febrero de 1986, figura, con sus lienzos, en la feria internacional de Arco.

De mediados de los ochenta también son algunos proyectos comunes que lleva a feliz término con otros compañeros vitorianos de análogas inquietudes artísticas. Nos estamos refiriendo principalmente a la impresión serigráfica, a la técnica de la pintura sobre piedra, experimento muy puntual que no tiene ninguna continuidad, y a la decoración de la cúpula y dependencias del nuevo edificio de Protección Ciudadana de Vitoria-Gasteiz. Trabajó en este proyecto decorativo, en Aguirre-Landa, con Carmelo Ortiz de Elgea, colaborando también en el mismo el escultor José Gabriel Aguirre (1928-1988), que realizó una esbelta y ascensional pieza organicista (troncos ensamblados) en madera de nogal. Anteriormente, a principios de la década, Juan Mieg había ejecutado un mural para la entidad Bankunión de Vitoria.

La potencia creadora de Juan Mieg seguirá fiel a su originalísima transcripción de mundos particulares, ensimismados en realidades y sueños muy íntimos, plenos de fantasía e imaginación. Pero pronto estos contenidos plásticos, que mantienen y preservan la unidad estructural de cada cuadro, pues se trata siempre de un mismo mundo mirado e interpretado con diferentes matices, experimentarán fecundos aportes en su gradual evolución, en su enésimo punto de inflexión.

No afloran cambios sorprendentes ni aparecen tampoco etapas muy diferenciadas en la trayectoria del pintor vitoriano. Lógicamente sí serán perceptibles una serie de variaciones y de rasgos sutiles que irán modificándose con el devenir de los tiempos. Pero por muchas vueltas y revueltas que confiera Mieg a su obra en estos años, el camino por el que transita es siempre el mismo.

Elabora ya su propio lenguaje. Familiarizado desde la década de los sesenta con los postulados de las corrientes plásticas de vanguardia, período que sirve de verdadero anclaje a su personalidad, se aviene a introducir en sus composiciones unas formas que son en sí mismas formas de expresión. Así, la pintura de Juan Mieg se va desarrollando a medida que también se ejecuta la obra, a medida que aparecen problemas en el estudio.

La pintura como discurso propio. O lo que es lo mismo: la pintura entendida como acto individual. Lo que significa reconocer en este artista una genuina cualidad, un particular "modo de ver". Porque es Mieg un pintor que nos hace ver, con ojos nuevos, otras realidades que nada deben a los sistemas de representación artística tradicional. Es en este enfoque directo, en este modo personal de abordar la realidad cuando surge el reflejo de su propia identidad. Por eso, sus obras remiten directamente a su propio yo como pintor.

Dentro pues de una evolución matizada pero constante, nuevos horizontes pictóricos exhibe Mieg ya en el Museo de Arte e Historia de Durango (septiembre de 1989). Y que refrendará en una serie continuada de muestras individuales hasta la actualidad. Así en Vitoria-Gasteiz: en la sala Araba (marzo de 1990), del complejo comercial Dendaraba; en la sala Luis de Ajuria (enero de 1993, Enero-Febrero de 1996 y septiembre de 1999); en la galería Lourdes Ugarabe (Diciembre 1993-Enero 1994); en la sala Amárica (Septiembre-Octubre de 1995) y en el Centro Cultural Montehermoso y en la galería Felisa Navarro (Febrero-Abril de 2004). Así en Bilbao, en la sala BBK de la Gran Vía (noviembre de 1995); en la galería Berta Belaza (año 1996 y mayo de 1999); en la galería Epelde&Mardaras (noviembre de 2001), y en la galería Juan Manuel Lumbreras (Febrero-Marzo de 2006). En esta misma galería presenta en 2010 "Grandes Formatos".

Entre otras colectivas, subrayamos la muestra que realiza en el Museo San Telmo de San Sebastián (agosto de 1990) con Santos Iñurrieta y Carmelo Ortiz de Elgea, y en la galería Maillope, en el valle navarro de Araiz (septiembre de 1994); "Pintores Vascos en las Colecciones de las Cajas de Ahorros" a lo largo de 1996 por las tres capitales de la C.A.V.; "Arte Alavés en el siglo XX", muestra que inaugura el Centro Cultural Montehermoso de Vitoria-Gasteiz en octubre de 1997, significando también, por su carácter revisionista, con aportes pictóricos más recientes, la exposición homenaje al grupo Orain en la sala Fundación Caja Vital (Abril-Mayo de 2005).

  • ARCEDIANO, Santiago. "El grupo Orain y el contexto artístico alavés de los años 60". Catálogo Grupo Orain 5+1, Fundación Caja Vital, Vitoria-Gasteiz, 21 abril-22 Mayo, 2005, pp. 16-20.
  • ARCEDIANO, Santiago. "El sentido de la pintura para Juan Mieg". Catálogo Juan Mieg, Centro Cultural Montehermoso, Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, 26 Febrero-11 Abril de 2004, pp. 4-15.
  • ARCEDIANO, Santiago. "El itinerario pictórico de Juan Mieg". Catálogo Juan Mieg, Sala Amárica-Diputación Foral de Álava, Vitoria, 15 Septiembre-29 Octubre de 1995, pp. 23-70. (Este texto se reprodujo de nuevo para la Sala BBK, de la Gran Vía de Bilbao, Noviembre de 1995).
  • ARCEDIANO, Santiago. "Juan Mieg o la actitud total del artista". Revista Celedón, Nº 75, Vitoria, 1993, pp. 57-61.
  • ARCEDIANO, Santiago. "Las primeras tentativas abstractas en la pintura alavesa de postguerra". Nuevas formulaciones culturales: Euskal Herria y Europa. XI Congreso de Estudios Vascos, San Sebastián, 1991. Actas del Congreso, San Sebastián, 1992, pp. 467-472.
  • FRAILE, Joaquín. La vanguardia de los años sesenta: Escuela Vasca de Pintura, separata de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (Comisión de Álava), núm. 27, Vitoria, 1990.
  • FRAILE, María Asunción. "Interrogantes sobre el arte nuevo que Juan Mieg contesta según su "leal ver y entender"". Norte Exprés, 7 de diciembre, 1972.
  • GOLVANO, Fernando. "Grupo Orain: Poiesis vanguardistas y algunas querellas modernas", en Catálogo Grupo Orain 5+1, Fundación Caja Vital, Vitoria-Gasteiz, 21 abril-22 Mayo, 2005, pp. 10-15 y 85-86.
  • GUTIÉRREZ, Carmen. "El sonido del agua en la pintura de Mieg". El Correo Español-El Pueblo Vasco, 10 de marzo, 90.
  • KORTADI, Edorta. "Juan Mieg: pintura sensible y lírica". Deia, 7 de abril, 1988.
  • KORTADI, Edorta. Pintura Vasca Contemporánea (1910-1985), Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, sala Garibay, San Sebastián, Del 10 al 31 de agosto de 1985.
  • LASHERAS, Amparo. "[Juan Mieg] Una mirada creativa". El Mundo, 7 de enero, 1994.
  • MIEG, Juan. Introducción Catálogo Juan Mieg, Galería Juan Manuel Lumbreras, Bilbao, 7 Febrero-4 Marzo de 2006.
  • MORENO RUIZ DE EGUINO, Iñaki. "Abstracción vasca. Inicio y desarrollo: 1928-1980". Pintores Vascos en las Colecciones de las Cajas de Ahorros (BBK, Kutxa y Vital), Vol. VI, San Sebastián, 1996.
  • MORENO RUIZ DE EGUINO, Iñaki. "Imágenes como toques anímicos sobre el lienzo. Juan Mieg en Galería Altxerri". Diario Vasco, 27 de marzo, 1988.
  • PÉREZ URALDE, Carlos. Catálogo Exposición Ortiz de Elguea, Mieg, Iñurrieta, Museo San Telmo, San Sebastián, 13 Julio-16 Agosto, 1990.
  • PÉREZ URALDE, Carlos "Juan Mieg, entre el muro y las nubes". Deia, 10 de marzo, 1990.
  • SERRANO, Javier. Memoria y presente en la obra de Juan Mieg. Catálogo Mieg, Galería Kreisler Dos, Madrid, 7 Junio- 9 Julio de 1977.
  • SERRANO, Javier. Catálogo Mieg, Sala Luis de Ajuria, Vitoria, 1-10 Junio, 1974.
  • SERRANO, Javier. Catálogo Mieg, Galería Mikeldi, Bilbao, 16-30 Noviembre, 1972.
  • SERRANO, Javier. "Exposiciones de pintura Juan Mieg". El Correo Español-El Pueblo Vasco, 30 de marzo, 1966.
  • SERRANO, Javier. "El mundo fantástico de Juan Mieg". El Correo Español-El Pueblo Vasco, 22 de marzo, 1990.
  • VV.AA. Arte y artistas vascos en los años sesenta, Centro Koldo Mitxelena, Diputación Foral de Guipúzcoa y Fundación Kutxa, 7 Julio-7 Septiembre de 1995.
  • VIAR, Javier. "[Juan Mieg] Rito, viaje iniciación". El Mundo, 13 de octubre, 1995.
  • VIAR, Javier. Amón, Santiago. Erakusketa 1979. Pintura. Escultura, Fundación Faustino Orbegozo, Palacio de Velázquez (Madrid), Bilbao, 1979.
  • VIAR, Javier. Catálogo Juan Mieg, Galería Lúzaro, Bilbao, 9-25 Enero de 1976.
  • VIAR, Javier. Catálogo Juan Mieg, Galería Kreisler Dos, Madrid, 7 Junio- 9 Julio de 1977.
  • ZABALETA, María. "Pintura poética. El artista vitoriano Juan Mieg reúne en Montehermoso una muestra de la pintura "lírica" de los últimos tres años". El Correo, 26 de febrero, 2004.