Eleberria

Jimenez, Edorta (2002ko bertsioa)

Omar Navarro. Escritor en euskera nacido en Mundaka (Bizkaia) el 8 de noviembre de 1953. Ha publicado varios libros de poesía con el seudónimo Omar Navarro. Sus tres libros de narraciones breves, Atoiuntzia (Edit. Susa, 1990), Manhattan (Edit. Elkar, 1994) y Laudanoa eta sutautsa (1996), incorporan cuentos premiados en diferentes certámenes. El segundo de ellos ofrecía historias con trasfondo de sexo, droga, cine y rock. En el tercero, se presenta la eterna lucha entre Eros y Tanatos a través de un viaje literario por diferentes épocas y ambientes.

Resumiendo en los siguientes párrafos la información ofrecida por la profesora Marijose Olaziregi (Historia de la literatura vasca, UNED, 2000) se puede decir que la primera novela de Jimenez, Speed gauak (Edit. Susa, 1991), tenía como escenario el ambiente nocturno de Bilbao. Se trata de una novela urbana, con abundantes referencias a las músicas del gusto de la juventud. También tenía su dosis de intriga, en torno a la resolución de un asesinato. La segunda novela, Azken fusila (Edit. Susa, 1993), fue publicada en castellano en 1994, con el título El último fusil (Edit. Hiru).

Ganó el Premio Resurrección María Azkue. La acción se sitúa en 1952, durante la construcción de la línea férrea en un pueblo costero vizcaino. En la misma trabajan presos republicanos, que van trabando amistades. En otro plano de la novela, un guerrillero maqui aparece de improviso en casa de un amigo, el capitán Onofre. Según Marijose Olaziregi, esta novela es más interesante que la anterior, y entre los aciertos está el profundo retrato psicológico de Onofre, el uso de diferentes variantes del dialecto vizcaíno y la gran documentación que subyace en la obra.

La última novela del autor es Baleen berbaroa (Edit. Txalaparta, 1999). La versión en castellano (Voces de ballena) fue publicada ese mismo año también por la casa Txalaparta. Se trata de un thriller histórico ambientado en un pueblo de la costa vasca del siglo XVI. Una ballena aparece de improviso y altera la apacible vida del lugar. Ocurre entonces la muerte de un marinero en extrañas circunstancias, que hacen que el joven Sebastián comience una investigación entre los miembros de la cofradía de pescadores. El escritor se documentó ampliamente sobre la pesca y otros aspectos sociales de aquella época, con el fin de ambientar adecuadamente la historia.

En su faceta de poeta ha publicado estos libros: Itxastxorien bindikapena (Edit. Susa, 1984); Egutegi esperimentala (Edit. Susa, 1985); Gizaeuropa (junto con Joseba A. Urizar, Edit. Susa, 1986); Gaua zulatzen duten ahausietan (Edit. Susa, 1987); y Odoleko eskifaia (Edit. Elkar, 1989).

En el año 2001 se le publicó una antología poética en la colección XX. mendeko poesia kaierak (Edit. Susa). En el prólogo, Koldo Izagirre escribió lo siguiente: "Incluso en sus poemas más intimistas se intuye una gran presencia de Bilbao. (...) Bilbao no es un mero paisaje, también es un lugar de encuentro de personas, un escenario de disgustos sentimentales y conciencia de fracasos colectivos. Desde ese recuerdo histórico escribe Omar Nabarro queriendo salvar nuestra historia, porque este Bilbao también tuvo una vez una Metalurgia que quiso defender la libertad. (...) Es una escritura comprometida, en el mejor sentido de la palabra".

También en el año 2001, Jiménez fue uno de los creadores de la Fundación Artzainak, nacida para poner en marcha un repuesto de la revista Ardi Beltza, cerrada por el juez Garzón, y en ese mismo año publicó el libro de crónicas de viaje Europako mugetan barrena (Edit. Txalaparta), donde contaba su periplo en el llamado Tren de la Literatura, organizado por una asociación berlinesa, y que transportó en el 2000 a un centenar de escritores de todas las lenguas europeas por buena parte del continente. Jiménez acudió como representante del euskera. Por otra parte, este escritor se ha significado por la defensa del ecosistema de Urdaibai, y con su hermano ha solido mostrar desde un barco el ecosistema e historia de la zona, principalmente a grupos de escolares. Incluso ha publicado un volumen con historias y cuentos relacionados con esos parajes, titulado Urdaibaiko ipuin eta kondairak (Edit. Zubia, 1996).

Doroteo ezin dela izan otu zaio Onofreri, ezen enborra harena baino argalagoa eta burua jasoagoa, sendotasun behartua adierazten duen dardara batez eusten batiote eskutokiari besoek (...) Tenkada luzeagoa egin dio chesterrari eta orduantxe bilakatu dira errauts itsasgaineko ilenti gorrikarak, arratseko su guztia zigarrokinaren muturreko eraztun errera igaro balitz moduan.


"Onofre piensa que no puede ser Doroteo, pues los brazos sujetan el manillar con un temblor que delata una firmeza forzada, el tronco es más delgado que el de aquél y la cabeza más alta (...) Da una chupada más larga al chester y en ese instante los tizones rojizos de la superficie del agua se convierten en cenizas, como si todo el fuego del atardecer hubiera pasado al anillo calcinado de su cigarrillo".

(Azken fusila, Edit. Susa, 1993)