Monastegiak

Estibalitzeko Ama Birjinaren Santutegia

Estibalitzeko Ama Birjinaren Santutegia Arabako lautadan dago, Argandoña herrian hain zuzen. Arabako zaindariari dedikatutako santutegi honek lehentasunezko tokia hartzen du Arabako historian, baita Euskal Herriko Artearen historian ere, Erromanikoak eman duen eredurik garrantzitsuena dela esan dezakegu eta.

Datu historikoei erreparatuz, badakigu 1074 urtean monasterio bat izendatzen dela Estibalitzen, eta 1138an, Maria Lopezek, Diego Lopez de Haro Bizkaiko jaunaren ilobak, Errioxako Naiarako monasterioari ematen diola, Clunyko beneditarrena zena. Naiarako klunitarrenganako menpekotasuna oso garrantzitsua izango da Estibalitzentzat, menpekotasun artistikoa ere izango duelako. 1432an Aguraingo Konteak, Aialatar sendikoak, Gasteizko Santiago Ospitalearen menpean jarriko du Estibalitzeko santutegia. Mendetan zehar Gasteizko udalaren esku egon da santutegia eta parrokia bezala egongo da XX. mendera arte. 1904ean eliza guztiz zaharberritu zuten eta 1923an komunitate beneditarra hara bizitzera joan zen, gaur egunera arte. 2013an Erromanikoaren Interpretazio Zentroa ireki zuten Estibalitzeko monasterio berriaren areto batzuetan.

Estibalitzeko santutegiak gurutze latinoko oinplanoa dauka eta bi tramuko nabe bakarra. Oineko tramu bat XX. mendean gehitu zioten eta ez da erromanikoa. Gurutzadurak 3 nabe ditu eta bertan daude abside nagusia eta bi alboko abside txiki, hirurak erdizirkularrak. Abside nagusian tramu laukizuzen bat dago, Euskal Herriko Erromanikoan ohikoa den bezala. Eliza guztia gurutze-gangaz estalita dago, eta gurutzadurako tramuan ganga altuagoa da eta diferentzian leiho txiki batzuk irekitzen dira, barrualdea argiztatzeko. Ohikoa den bezala, leiho gutxi ditu eliza honek, eta dituenak oso txikiak dira edo XX. mendean egindakoak.

Estibalitzeko santutegia Erromaniko gorenaren fasean kokatu behar dugu, baina fase hau Euskal Herrian XII. mendearen erdialdean eta XIII.ean garatu zen, batez ere Rodrigo de Cascante (1146-1190) apezpikua Calahorrako elizbarrutiaren buru izan zen garaian, berak bultzatu baitzituen garai honetako eraikin erromaniko garrantzitsuenak, hala nola, Armentia, Markinez edo San Vicentejo. Garai honetan eraikuntzak gorakada nabarmena izan zuen eta Erromanikoak bere garai gorena ezagutuko zuen, heldutasun artistikoa erakusten duten ezaugarriak baititu. Arrazoi ugarik azaltzen dute fenomeno hori: Nafarroako erregeen hiribilduen fundazioen politikak, Arabako lautada luberritu izana, edo populazioak hazkunde garrantzitsua izatea, esate baterako.

Erromanikoaren fase honetan elizak nabe bakarrekoak dira, burualde borobila tramu laukizuzen bat aurrean duela, erdi puntuko arkuak apuntatzen hasten dira eta ondorioz kainoi gangak apuntatuak dira, sarrera hegoaldean izan ohi dute, sarrerek ez daukate tinpanorik eta atari batekin babestuta daude. Estibalitz 1200 urterako bukatua egongo zela pentsatu dezakegu eta aipatutako ezaugarri hauek ditu, lehen azaldu bezala.

Kapiteletan aberastasun ikonografiko nabarmena antzematen da. Burualdeko kapiteletan adibidez Jatorrizko Bekatuaren eszena dago, eta haren parean Deikundea. Bien artean Eva eta Ave-ren arteko hitz jokoa egiten dute, Erdi Aroan behin eta berriz agertzen dena eta fededunen aurrean agerian uzten duena bekatua egitea (Eva) eta bekatuaren erredentzioa (Ave) edo salbazioa nola den. Deigarria da kapitel hauen balio formala. Paisaiaren elementu batzuk sartzen dituzte pertsonaien artean, irudiak estilizatuak dira, eta Bekatuaren eszenan konposizioa eta pertsonaien keinuak Frantziako Clunyko monasterioko kapitelen antza handia dute. Maria Lopez de Harok Estibalitzeko monasterioa Naiarako clunyarren menpe jarri zuenean Frantziako joera artistikoak ekartzeko aukera ere eman zion. Borgoñako joera artistikoak ezagutzen zituen artista zen dudarik gabe Estibalitzekoa, eta nahiz eta Araba lurralde oso periferikoa izan Borgoniako zentroari dagokionez, bere esparruan, alegia, Euskal Herrian, zentro artistikoa izan zen. Estibalitzeko eskultoreek Euskal Herriko erromanikoan eragin zuzena izan dute, bertako zentro artistikoa baitzen. Erromanikoaren garapena ulertzeko gakoa da Estibalitzeko eskultura.

Santutegi honek duen elementurik interesgarriena portada nagusia da. Gurutzaduraren hegoaldean dago kokatua, Gasteiztik datorren bideari begira. Ziurrenik ez da jatorrizko portada eta ez dago jatorrizko tokian ere, lekuz kanpo daude erliebe batzuei erreparatzen badiegu, mendetan zehar jasan dituen moldaketak direla eta. Simetria erakusten du eta formen arteko oreka estetikoa. Gora egin ahala horma arinagoa da. Erromanikoan izaten den bezala eskultura arkitekturaren menpe dago eta hura apaintzeko erabiltzen da. Modu horretan eskultura arku eta kapiteletara mugatuta dago.

Portada honetako zatirik garrantzitsuena sarrera dugu, arkibolta ugariko sarrera. Tenplu honen Porta Speciosa da, alegia, tenpluaren ate ederra, hainbat eraikin erromanikoek izaten dutena. Ate eder honetan dagoen dekorazio sistema garaiko abangoardia artistikotzat jo dezakegu. Araba, Gipuzkoa eta Bizkaian barrena zabalduko zen ondorengo mendeetan eta horrek erakusten du Estibalitz bere inguruko esparru geografikoko panorama artistikoko buru zela. Saskigintzaren eragina duten dekorazio berezia da gairik aipagarriena. Fusteetan agertzen diren elkar korapilatutako lokarri gisakoak dira, inguruko elizetan behin eta berriz ikusiko ditugunak. Horrekin batera arkiboltetako landare-erroleoak ere Estibalitzetik zabalduko diren gaiak dira, hasiera batetan Araba inguruan, eta gerora Bizkaia eta Gipuzkoan ere. Mahats-mordoak, akanto hostoak edo kizkur begetalak egitura arkitektonikoa estaltzen dute harrizko parpailak bailira, eta ezaugarri hau berria zen Euskal Herrian, ordura arte Erromanikoa nahiko soila izan zelako. Kapiteletako landareak gainera trepanoz eginak daude eta balore plastiko aipagarria erakusten dute. Honekin eskultorearen gaitasun artistikoa goraipatu behar dugu.

Ate-zangoetako irudiak dira portada honen ikonografia eta sinbolismoa ezagutzeko gakoak ikerlari batzuen arabera behintzat. Hauen sutez portadak zentro kristologiko argia dauka. Ate-zango batean Kristoren irudia dago, eserita, buruan ninboa duela, eskuineko eskua bedeinkatzen duela eta ezkerrekoan liburua sostengatzen duelarik. Haren parean San Joan Bataiatzailearekin identifikatzen duten irudi bat dago, erroleo batzuetan kateatu bezala baina hatza altxatzen duela, santu honen ikonografian ohikoa dena. Haren azpian landare artean nahasita daude giza-irudi batzuk daude, kalitate artistiko berezi bat dutenak eta Borgoniako eragina erakusten dutenak berriz ere. Portadaren bazter batean Deikundea irudikatzen duen pieza bat dago. San Gabriel eta Ama Birjina daude erdi puntuko arku batzuen barruan. Armentiako eskulturarekin harreman estilistikoa dute beste elementu batzuekin batera.

Kanpai-horma da Araban eta Eusko Autonomi Erkidegoan kanpaiak kokatzeko gehien erabiltzen den elementua. Dorre erromanikoak egiteko baliabiderik ez zegoenez, kanpai-hormak agertuko zaizkigu nonahi. Estibalitzen kasuan bi gorputz zituen baina XIX. mendean goikoa erori zen. Horma bi erdi puntuko arkurekin irekita dago eta arku hauek markoztatzen dituen arkuen kolomatxoak dituzte, eta aurpegiak dituzten mentsula batzuekin burutzen dira.

Tenplu honek kontserbatzen dituen bi pieza aipagarri dira aurre-ate bat eta bataiarria. Aurre-atea ez da osorik kontserbatu, zati bat da soilik, baina dituen bi okuluen ikaragarrizko kalitatea daukate. Landare gaiak ditu eta polikromatuta zegoela jakin da 2013an egindako zaharberrikuntzan. Bataiarriak berriz arku gotikoen azpian dauden gizaki eta animali irudiak ditu, eta XIII edo XIV. mendekoa izan daiteke.

Santutegi honek eraldaketa sakonak jasan ditu XX. mendean, eta estruktura erromanikoak itxuraldatu zizkioten. 1904ean tenplua zaharberritu zuten garaiko irizpideen arabera, 1906an tramu bat gehitu zion Julian de Apraiz arkitektoak eta honek berak portada tokiz aldatu zion 1928an. Birmoldaketa lan hauetan eman zioten orain duen itxura, eta kontutan izan behar ditugu moldaketa hauek eraikuntzaren balorazioa egiterako orduan. XX. mendearen hasieran erabiltzen ziren irizpideek ez zuten historia gehiegi errespetatzen eta eraikuntza asko "erromanikoago" bihurtu nahi izaten zituzten, horretarako benetako formak aldatuz. Ezin dugu jakin zehazki nolako itxura zuen santutegi honek baina barrualde osoa kareztatua eta pintatuta zegoelaren zalantzarik ez dago. Kanpoaldeko eskulturak ere polikromia edukiko zuten. Barruan zituen erretaulak, aldareak, pinturak eta altzariak desagerrarazi zituzten, erromanikoaren ustezko estetika soila utzi arte. Gaur egun badakigu ustezko soiltasun hori oso erlatiboa dela eta eliza erromanikoak kolorez beteta zeudela.

Balorazio orokor bat egiteko, Estibalitzeko Santa Mariaren basilika Arabako zentro erlijiosoen artean lehen tokian kokatu dezakegu. Herrialdeko zaindari izateaz gain, historian zehar inportantzia handiko santutegi bat izan da, eta garrantzi artistikoari dagokionean ere Euskal Herriko Erromanikoa ulertzeko gakoa da. Eraldaketak jasan dituen arren, bere izaera erromanikoa ikusten da oraindik.

Se ha creído ver en el topónimo Estíbaliz un derivado del latino aestas-atis, "veranos" que tal vez se relacionara con un lugar de descanso veraniego ubicado durante la época romana, en este cerro o en las proximidades. La referencia románica se fortifica con la aparición de una lápida dedicada a Julio Flaco al efectuarse las obras de la ampliación de la iglesia.

Parece ser que durante la Edad Media se erigió el lugar en cabeza de un condado dependiente del reino de Navarra, y vinculado a la familia de D. Sancha, condesa de Álava e hija de los reyes de Navarra. A1 casar ésta con Fernán González, entra en la vinculación Castilla; el hijo de Gonzalo Tellez, hermano o yerno de Fernán, Aurivita Diego, puebla Villafranca de Estíbaliz con su casa solar e iglesia de Santa María. Por estas fechas se alzaría la fortaleza y el templo a los que habría venido a sumarse un mercado de reputación local frecuentado después por los peregrinos compostelanos.

En un privilegio del rey de Navarra, fechado el 962, se hace mención de la cofradía y cofrades de Oca, que más tarde se llamaría Arriaga, y se dice que fue fundada en honor del rey de los cielos y defensa de la cristiandad. Se componía del obispo de Calahorra y su arcediano, ricos hombres, infanzones, caballeros, escuderos y clérigos de la provincia de Álava, y de los dueños y señores alaveses. Se reunían en el campo de Oca, próximo a Arriaga, el día 1 de mayo de cada año. Celebraban una solemne procesión con la imagen de la Virgen de Estíbaliz, llevándola a la ermita de San Juan Bautista, enclavada en el campo de Arriaga. Nombraban 4 alcaldes jueces universales para que gobernasen durante el año siguiente toda la tierra de Álava, y de éstos uno era justicia mayor, el cual se encargaba de dar las sentencias y vivía en la casa de la cofradía, teniendo obligación de trasladarse al otero y somo de Estíbaliz a fallar las causas el día 1 de mayo. Este 1 de mayo de cada año se celebraban los "Juicios de Dios o Desafíos y Desagraviamientos de Estíbaliz". En el Real Privilegio se dice, entre otras cosas:

"et más, en quanto a los desafíos et desagraviamentos que han acostumbrado, como fasta aquí, los fagan et puedan facer de aquí adelante somo el otero de Estíbaliz; es a saber: en los días primeros del mes de mayo, después del sol salido fasta el sol entrado, et non desde más adelante, nin primero fasta otro día primero de mayo de otro año, et se puedan hedir los homes unos a otros en razón de sus fechos et agraviamientos cualesquiera día que dicho es de suso fasta sol entrado, de cuerpo a cuerpo, et nenguno los pueda contrallar, fuera aide que no fuedan fogar nin facer tales peleas con fallestenes, nin saetas, nin con otras armas de lanzar, dardos et espadas, et pabesas, etc.".

Siglos X-XII. En doc. de 984 Estíbaliz aparece citado junto con Divina (hoy Mendoza) y Morillas como lugares administrados por funcionarios navarros. Nuño González, nieto de Fernán González, fue otro de los Señores de Estíbaliz. A su muerte quedaron dos hijos llamados Munio Munioz, que siguió el patronímico de Estíbaliz con el señorío de la villa y solar, y el otro que se llamó Munio González. En el 1074 encontramos como dueño y señor de la casa de Estíbaliz a D. Álvaro González de Guinea, el cual otorgó en tal fecha una donación piadosa a favor del Monasterio de San Millán, cediendo en ella unas posesiones que tenía en el valle de Valdegobía y el altar de la derecha de Nuestra Señora de Estíbaliz a fin de que sirviese a San Millán (Archivo de San Millán, becerro gótico, fol. 49). En 1086 se titula conde de Estíbaliz, Lope Iñiguez (Cartulario de San Millán n. 258). En una escritura del archivo de San Millán de 1106 se dice que Munio, ministro de San Miguel en Álava, compró unos solares en Berrozteguieta, suscribiendo la transacción Senior Lope González dominando en Estivaliz.

1138-1431. En 1138, doña María López de Estíbaliz, hija de Lope González, hizo a los benedictinos cluniacenses del monasterio de Santa María la Real de Nájera la siguiente donación:

"El monasterio de Mugarneta que es en Sufia (valle de Zuia) con todas sus pertenencias pobladas y despobladas, Santa María de Urrecha con todas las pertenencias que a la misma corresponden, y Sta. M.ª de Oro con Magarrieta y el cercado de Murguía con las casas de Albaro de Zubiate en Arana quanto io tenga allí conviene a saber: collazos, viñas, entradas y salidas y los solares que a mí me pertenecen: Sta. María de Estívaliz con toda su pertenencia y dono para el servicio de Sta. María de Estívaliz un solar en Gaona con todo su pertenecido. Otro en Matauco con todo lo que le corresponde y otro en Petrequiz con toda su pertenencia. En Oreitia una casa con su entrada y salida y las casas de Galia de Arana con todo su pertenecido. De la misma manera: hago donación a Dios, a Sta. María de Nágera y San Pedro de Clunia de aquella Villafranca de Estíbaliz, cuanto yo tengo dentro de la villa y fuera de ella con todas sus entradas y salidas y con aquel fuero con el cual mis padres la poblaron y me vino a mi por derecho hereditario".

Doña María era sobrina del señor de Vizcaya Diego de Haro. La referencia a los pertenecidos de la iglesia en el momento de su donación a Nájera hace sospechar en la existencia de dependencias de tipo monasterial, sospechas que cobran aún mayor solidez al descubrirse, a comienzos de este siglo, vestigios cenobiales a los pies del templo asi como la existencia de un pozo alrededor del cual pudo haberse erigido un claustro. (Texto del documento en Landázuri: Historia civil de la M.N. y M.L. provincia de Álava, cap. XVII, año 1928, ap. 3).

Son varias las tradiciones que se remontan ya a esta época, incluso la imagen, colocada ya hace varios años, atrae a los peregrinos y dignatarios del reino y provincia. El 2 de abril de 1332, día de la incorporación llamada voluntaria de Álava a Castilla, el rey Alfonso XI vino con su corte al campo de Lakua, en el que la cofradía de Arriaga se reunía por última vez. Rindió homenaje a la Virgen de Estíbaliz y en su presencia firmó el contrato con los cofrades. Una de las tradiciones del santuario era la ofrenda de enormes cirios al santuario. García de Salazar en sus Bienandanzas e fortunas, nos dice:

"era costumbre de lebar grandes candelas de cera, de dos o tres quintales, a las iglesias que lo acostumbraban... e facían sus misas e ofrendas de aquellas candelas".

Lee en las mismas Bienandanzas que Iñigo de Guevara hubo de subir a este santuario a prestar juramento. Según se dice en dicho libro, este Iñigo de Guevara fue acusado de que "yantaba y cenaba con ella (su mujer) y se iba a acostar con una manceba que tenía..." Acusado de ello fue obligado a entregar los bienes que se había llevado en dote, pero se guardó una bocina de cuerno de vaca, que decía lo había recibido como regalo de parte de D. Lope González... Fue lo que motivó el dicho juramento en el santuario. Otra tradición dice que de las tierras de Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, y aun de la frontera francesa, venían los caballeros de ellas a partir el pan de la fraternidad en el somo de Estíbaliz. El señor de Oreitia ofrecía el yantar, después del cual los caballeros volvían a sus tierras.

El santuario de Estíbaliz perteneció al monasterio de Santa María la Real de Nájera hasta el 1431, año en el que los monjes lo vendieron a Fernán Pérez de Ayala, conde de Salvatierra, por el precio de 2.000 maravedís de juro de heredad, situados en las alcabalas de la villa de Nájera, y 1.000 florines de oro del cuño de Aragón, como consta en la escritura del 5 de julio de 1431.

Los señores de Ayala estuvieron como poseedores y patronos de Estíbaliz por más de una centuria, hasta que Don Atanasio de Ayala, heredero y mayorazgo de la casa de Ayala, determinó ceder el patronato de Estíbaliz al hospital de Santiago de Vitoria y al Ayuntamiento, Justicia y Regimiento de la misma. Por escritura dada en Valladolid por Don Atanasio de Ayala, fechada el 11 de mayo de 1542:

"cedió la posesión y patronato de la iglesia y casa de Sta. María de Estíbaliz y los bienes raíces anejos a la misma en los pueblos de Villafranca, Argómaniz, Arbulo, Oreitia, Matauco y Argandoña al hospital de Santiago y al Ayuntamiento, Justicia y Regimiento de la ciudad de Vitoria".

Se le dieron a D. Atanasio por este motivo 1.500 escudos de oro sacados del fondo del hospital de Santiago.

Siglos XVII y XIX. Desde que el hospital de Santiago se hizo cargo del santuario de Estíbaliz había en él un ermitaño llamado el Páter, que era simplemente un colono sacristán que pagaba sus rentas al dicho hospital. Por estos años el monasterio deja de ser tal para funcionar sólo como una iglesia. En los siglos XVII y XVIII las noticias sobre la iglesia son muy escasas. Lo más destacable es la existencia de dos cofradías: una de trajineros, que consta en 1625 y debía de ser muy antigua, ya que cerca de Estíbaliz hubo durante la Edad Media un mercado célebre, y la cofradía de Nuestra Señora del Rosario fundada en 1702. Los pueblos de Añua, Eguileta, Trocóniz e Ijona, que formaban la comunidad de la ermita de San Adrián, tenían su peregrinación a Estíbaliz, como se demuestra por un documento del 21 de junio de 1624 y en que se dice que era costumbre inmemorial. Se reunían el día de San Juan (luego sería en la víspera). En estas reuniones trataban entre otras cosas, de la administración del monte comunal llamado Lauria Basoa. Una vez reunidos, venían en rogativa al santuario de Estíbaliz. Todos los vecinos estaban obligados a ello y su no asistencia se multaba con 2 reales. Los vecinos de los pueblos de Nanclares de Gamboa, Landa, Azúa y otros muchos, acudían el día de la Cruz de Mayo al cerro para unirse a los pueblos de la comunidad de Estíbaliz que tenían su romería en este día. Los capellanes que sirvieron en la ermita desde el 1490 hasta el 1757, sumaron un total de 34; la mayor parte de ellos eran los curas párrocos de los pueblos inmediatos, que cada 8 días subían a celebrar la misa. A finales del siglo XVIII la iglesia se hallaba ya casi abandonada. En 1793 se proyectó venderla al capitán general de Álava, Luis de Urbina. Durante el siglo XIX funcionó su iglesia de forma discontinua y experimentó un incendio en los primeros años del siglo.

La Diputación alavesa yo el Ayuntamiento vitoriano inician en 1904 la restauración del santuario, muy dañado por el abandono de siglos al que se había visto sometido. El 21 de octubre de 1906 se reanuda el culto y en 1913 se da por concluida esta primera restauración. Posteriormente R. Uralde y J. Apraiz agrandan la nave añadiendo un hastial al coro. El 27 de noviembre de 1923 se cedió el usufructo del santuario y sus pertenencias a los religiosos benedictinos de la abadía de Silos. Ya en los años 70 se ha atendido a la conservación nuevamente deficiente del santuario.