Politikariak eta Kargu publikoak

Lancre, Pierre de

Magistrado bordelés nacido en 1553 y fallecido en 1631.

Su abuelo Bernard de Rosteguy, viticultor adinerado, nacido en Juxue, se había establecido en Saint-Macaire (Gironda) en 1510. Su padre, al comprar el cargo de consejero-notario y secretario de la casa y corona del rey de Francia, pasó a ser señor de Lancre perdiendo el primitivo apellido. Pierre asistió al colegio de los jesuitas, se doctoró en derecho en 1576 y completó sus estudios jurídico-teológicos en Italia (Turín) y Bohemia. A su vuelta a la Gironda y merced a su conocimiento del italiano fue nombrado tutor de Pedro de Médicis y en 1582 consejero del parlamento de Burdeos. Marchó nuevamente a Italia participando en el jubileo de 1600 en Roma.

En mayo de 1609 Enrique IV lo envía a Laburdi a efectuar una investigación sobre la brujería local. Por esas fechas ya había publicado (París, 1607) un Tableau de l'inconstance et l'instabilité de toutes choses, où il est montré qu'en Dieu seul gît la vraie constance à laquelle l'homme sage doit viser. En Laburdi procedió imbuido de toda clase de interpretaciones satanistas apoyado por su acompañante el presidente Espaignet y gozando de plenos poderes sobre todas las autoridades locales. Durante cuatro meses Lancre hará perecer en la hoguera a cerca de 60 personas de toda condición. Fruto de sus lecturas y de esta experiencia es el célebre Tableau de l'inconstance des mauvais anges et démons où il est amplement traité des sorciers et de la sorcellerie (Paris, 1612), en el que Rosteguy pontifica sobre las malas inclinaciones laburdinas, la perversidad intrínseca de la mujer, la preparación del sabbat, venenos, canto del gallo, pacto demonológico, marcas y festines, danzas, coito con el demonio, licantropía, prácticas sanatorias, apariciones, acto de fe de Logroño de 1610, sacerdotes-brujos, misa negra, consideraciones jurídicas, etc. El último capítulo se titula de forma significativa "Qu'il faut faire mourir les sorciers (bien qu'ils ne soient prévenus d'aucun maléfice) pour avoir été simplement au sabbat, pactisé avec le diable, et fait audit lieu tout ce qu'ordinairement les autres sorciers accotumé d'y faire".

Dos años después pasó a ser consejero del rey prosiguiendo en su cargo del parlamento bordelés hasta 1616. En 1620 su casa de orillas del Garona en Santa Cruz del Monte (Cadillac) fue visitado por el rey convirtiéndose, en especial sus jardines, en lugar de peregrinación en la que se recluyó Lancre hasta su muerte en 1631 tras haber publicado dos libros más: Le Livre des princes (París, 1617) y L'incrédulité et mécreance du sortilége pleinement convaincue (París, 1622).

En 1982 la editorial Aubier Montaigne de París reedita su obra capital dotándola de un magnífico prólogo a cargo de Nicole Jacques Chaquin. Esta ha sabido interpretar el rol ideológico de Lancre en esta zona del País Vasco:

"Representante del rey en una región agitada, De Lancre hace hincapié sobre los desórdenes ocasionados por un amor a la libertad perjudicial al buen funcionamiento del poder central y retoma el gran mito de la brujería como azote social. Viviendo en una época en que las disensiones con España son numerosas -la misión encargada a Espagnet que Lancre comenta largamente en el comienzo del Tableau da fe de ello- se mostrará extremadamente sensible a la agitación que puedan crear estos litigios fronterizos y a los efectos contaminantes de la civilización española sobre el País Vasco francés. En fin, procedente de la nobleza bordelesa ciudadana y comercial, Lancre dará pruebas de una incomprensión de los hábitos sociales y económicos del Laburdi campesino, los cuales se le presentarán con un efecto de extranjería que atribuirá "naturalmente" a lo diabólico."